Aler­ta roja nuclear, el arte de la gue­rra

«Tene­mos bom­bas nuclea­res», decla­ró en tele­vi­sión el ana­lis­ta polí­ti­co sau­di­ta Daham al-Anzi, voce­ro de fac­to de Riad.

Ara­bia Sau­di­ta ya había pro­cla­ma­do1 su inten­ción de adqui­rir armas nuclea­res en Pakis­tán –que no ha fir­ma­do el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción – , cuyo pro­gra­ma nuclear está finan­cia­do al 60% por Riad. Aho­ra, por boca de al-Anzi, el rei­no sau­di­ta anun­cia que comen­zó a com­prar armas nuclea­res hace 2 años.

Por supues­to, según Riad, lo hace para hacer fren­te a la «ame­na­za ira­ní» en Yemen, en Irak y en Siria, don­de «Rusia está ayu­dan­do a Assad». O sea, don­de Rusia está ayu­dan­do el gobierno sirio a libe­rar su país del Emi­ra­to Islá­mi­co y de otras for­ma­cio­nes terro­ris­tas finan­cia­das y arma­das… por Ara­bia Sau­di­ta en el mar­co de la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos y la OTAN.

Riad posee más de 250 caza­bom­bar­de­ros capa­ces de uti­li­zar tan­to armas con­ven­cio­na­les como arma­men­to nuclear, caza­bom­bar­de­ros pro­ve­nien­tes de Esta­dos Uni­dos y las poten­cias euro­peas. Des­de 2012, Ara­bia Sau­di­ta es par­te de la «NATO Euro­figh­ter and Tor­na­do Mana­ge­ment Agency», la agen­cia de la OTAN que mane­ja las ven­tas de los avio­nes de com­ba­te euro­peos Euro­figh­ter y Tor­na­do, de los cua­les Riad ha com­pra­do a Gran Bre­ta­ña el doble de los que posee la Royal Air For­ce bri­tá­ni­ca.

En ese mis­mo mar­co se ins­cri­be –gra­cias a la minis­tra ita­lia­na Rober­ta Pinot­ti, efi­cien­te repre­sen­tan­te del comer­cio de armas– el inmi­nen­te mega­con­tra­to, por 8 000 millo­nes de euros, para la entre­ga a Kuwait (alia­do de Ara­bia Sau­di­ta) de 28 avio­nes de com­ba­te Euro­figh­ter Typhoon, fabri­ca­dos por el con­sor­cio del que for­ma par­te [la fir­ma ita­lia­na] Fin­mec­ca­ni­ca, jun­to a indus­trias de Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia y Espa­ña. Se tra­ta del mayor con­tra­to en toda la his­to­ria de Fin­mec­ca­ni­ca, que se echa­rá en el bol­si­llo la mitad de los 8 000 millo­nes de dóla­res, con la garan­tía de un finan­cia­mien­to de 4 000 millo­nes pro­ce­den­te de un pool de ban­cos, entre los que apa­re­cen Uni­cre­dit e Inte­sa San­pao­lo, así como la Sace, del gru­po Cas­sa depo­si­ti e pres­ti­ti.

Se ace­le­ra así la recon­ver­sión de Fin­mec­ca­ni­ca en la indus­tria del arma­men­to, con resul­ta­dos que entu­sias­man a todos aque­llos que se enri­que­cen con la gue­rra: en 2015, la acción de Fin­mec­ca­ni­ca regis­tró en la Bol­sa un alza de 67%. Eso suce­de a pesar del «Tra­ta­do sobre el Comer­cio de Armas», rati­fi­ca­do en 2013 por el par­la­men­to ita­liano, docu­men­to don­de se esti­pu­la que:

Nin­gún Esta­do par­te auto­ri­za­rá la trans­fe­ren­cia de armas en caso de que sepa que esas armas pue­den ser uti­li­za­das en ata­ques diri­gi­dos con­tra obje­ti­vos o per­so­nas civi­les, o para come­ter otros crí­me­nes de gue­rra.

Ante la denun­cia de que el arma­men­to que Ita­lia pro­por­cio­na es uti­li­za­do por las fuer­zas aéreas de Ara­bia Sau­di­ta y de Kuwait para per­pe­trar masa­cres de civi­les en Yemen, la minis­tra ita­lia­na de Defen­sa, Rober­ta Pinot­ti, res­pon­de: «No con­vir­ta­mos en enemi­gos a los Esta­dos que son nues­tros alia­dos en la lucha con­tra Daesh. Eso sería un error muy gra­ve».

El «error» más gra­ve sería per­mi­tir que se conoz­ca la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de «nues­tros alia­dos» sau­di­tas y kuwai­tíes: monar­quías abso­lu­tis­tas don­de el poder se con­cen­tra en manos del sobe­rano y de su fami­lia; don­de par­ti­dos y sin­di­ca­tos están sim­ple­men­te prohi­bi­dos; don­de los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes (10 millo­nes en Ara­bia Sau­di­ta –lo cual cons­ti­tu­ye alre­de­dor de la mitad de la fuer­za de tra­ba­jo de ese país– y 2 millo­nes de los 2,9 millo­nes de habi­tan­tes de Kuwait) viven bajo con­di­cio­nes de sobre-explo­ta­ción y escla­vi­tud; don­de todo el que recla­ma los dere­chos más ele­men­ta­les se expo­ne a ser ahor­ca­do o deca­pi­ta­do.

Es en esas manos que la «demo­crá­ti­ca» Ita­lia está ponien­do caza­bom­bar­de­ros capa­ces de trans­por­tar bom­bas ató­mi­cas, sabien­do por demás que Ara­bia Sau­di­ta ya está en pose­sión de ese tipo de armas y que Kuwait tam­bién podría uti­li­zar­las.

En la «Con­fe­ren­cia de Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio», la minis­tra Pinot­ti, des­pués haber sub­ra­ya­do lo impor­tan­te que es «res­pe­tar las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal», con­clu­yó que «Ita­lia es, en ese aspec­to, un país enor­me­men­te creí­ble y res­pe­ta­do».

Man­lio Dinuc­ci

25 de febre­ro de 2016

Fuen­te: Il Mani­fies­to

Tra­du­ci­do al espa­ñol por la Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de Marie-Ange Patri­zio

  1. Iran nuclear talks : Pros­pect of deal with Iran pushes Sau­di Ara­bia and Israel into an unli­kely allian­ce, Kim Sen­gup­ta, The Inde­pen­dent, March 30, 2015.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *