La filo­so­fía mar­xis­ta-leni­nis­ta es el mate­ria­lis­mo dialéctico

Es casi un tópi­co de cual­quier manual sovié­ti­co de mar­xis­mo-leni­nis­mo, escri­to por algún señor cuyo ape­lli­do impro­nun­cia­ble casi siem­pre aca­ba en -ov o en -ev, decir que, al con­tra­rio que para la bur­gue­sía, para el pro­le­ta­ria­do son nece­sa­rios los cono­ci­mien­tos más pro­fun­dos para avan­zar en la trans­for­ma­ción de la socie­dad. Como noso­tros no somos sovié­ti­cos ni ale­ma­nes orien­ta­les, sino anda­lu­ces, y, gene­ral­men­te, nues­tros nom­bres aca­ban en -ez, tene­mos que expli­car­nos un poco. Para cam­biar algo, para tra­ba­jar sobre lo que sea, son nece­sa­rios unos míni­mos cono­ci­mien­tos. A nadie se le ocu­rri­ría meter­le mano a las cañe­rías o al cablea­do de su casa sin tener ni idea algu­na de fon­ta­ne­ría o de elec­tri­ci­dad. Por ende, ¿cómo se te va a pasar por la cabe­za trans­for­mar la reali­dad social sin saber ni por aso­mo de en qué con­sis­te? Lógi­ca­men­te, si quie­res mili­tar como mili­tan­te crí­ti­co en cual­quier movi­mien­to que aspi­re a mejo­rar el mun­do, y no como un sim­ple borre­gui­to en manos de los diri­gen­tes de turno, nece­si­tas com­pren­der­lo. Por eso si te plan­teas real­men­te afron­tar tan noble tarea, debes estu­diar y asu­mir una nue­va y revo­lu­cio­na­ria con­cep­ción del mun­do, el mar­xis­mo-leni­nis­mo, empe­zan­do por un estu­dio metó­di­co y pro­fun­do de su filo­so­fía: el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. En pala­bras de Karl Marx, «así como la filo­so­fía encuen­tra en la filo­so­fía su arma mate­rial, el pro­le­ta­ria­do encuen­tra en la filo­so­fía su arma espi­ri­tual1». Esto sig­ni­fi­ca asu­mir una nue­va for­ma de pen­sar, sus­ti­tuir la ram­plo­na lógi­ca for­mal por la lógi­ca dia­léc­ti­ca, a tra­vés de lar­go de un lar­go pro­ce­so de sedi­men­ta­ción de cono­ci­mien­tos que se da por medio de un esfuer­zo dia­rio de muchos años.

En un momen­to dado de la His­to­ria de la Huma­ni­dad, con el ago­ta­mien­to del feu­da­lis­mo y el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo, el increí­ble incre­men­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas sir­vió de base sobre la que se dio un gran flo­re­ci­mien­to cul­tu­ral que per­mi­tió el pro­gre­so de las cien­cias natu­ra­les en el que se basó el mate­ria­lis­mo moderno y, por otra par­te y gra­cias al desa­rro­llo del cono­ci­mien­to de las leyes del pen­sa­mien­to, la apa­ri­ción de la dia­léc­ti­ca de Hegel.

Marx y Engels rea­li­za­ron una sín­te­sis inte­lec­tual de ambas corrien­tes filo­só­fi­cas con­si­guien­do su supera­ción con el mate­ria­lis­mo dialéctico.

El desa­rro­llo y pro­gre­so de la Cien­cia duran­te todo el siglo XX y lo que lle­va­mos del XXI no hace sino con­fir­mar las tesis filo­só­fi­cas de nues­tros clá­si­cos y su abso­lu­ta uti­li­dad práctica.

His­tó­ri­ca­men­te, tan­to la bur­gue­sía como sus agen­tes en el seno del movi­mien­to obre­ro, opor­tu­nis­tas y revi­sio­nis­tas de todas las cala­ñas, siem­pre han ata­ca­do e inten­ta­do des­pres­ti­giar el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. Así, cuan­do alguien inten­ta des­vir­tuar el con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio y de cla­se del mar­xis­mo siem­pre empie­za o ter­mi­na por defor­mar al mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co ya que es este la base de la con­cep­ción del mun­do pro­le­ta­ria. A este res­pec­to, Lenin man­te­nía que: toda una serie de escri­to­res que pre­ten­den ser mar­xis­tas han empren­di­do en nues­tro país, en el año en cur­so, una ver­da­de­ra cam­pa­ña con­tra la filo­so­fía del mar­xis­mo… Todos estos indi­vi­duos no pue­den igno­rar que Marx y Engels, dece­nas de veces, die­ron a sus con­cep­cio­nes filo­só­fi­cas el nom­bre de mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co2.

En la fal­si­fi­ca­ción del mar­xis­mo en for­ma opor­tu­nis­ta, reem­pla­zar la dia­léc­ti­ca por el eclec­ti­cis­mo es el modo más fácil de enga­ñar a la gen­te. Le da una apa­ren­te satis­fac­ción, pare­ce tener en cuen­ta todos los aspec­tos del pro­ce­so, todas las ten­den­cias de desa­rro­llo, todas las influen­cias con­tra­dic­to­rias, etcé­te­ra, cuan­do en reali­dad no pro­por­cio­na nin­gu­na con­cep­ción inte­gral y revo­lu­cio­na­ria del pro­ce­so de desa­rro­llo social3.

Auto­res tre­men­da­men­te popu­la­res hoy por hoy en el cam­po de la izquier­da se basan en ese eclec­ti­cis­mo y extien­den una visión defor­me e incon­se­cuen­te del mar­xis­mo con pere­gri­nas con­clu­sio­nes teó­ri­cas y dudo­sas apli­ca­cio­nes prác­ti­cas. Y es que sin com­pren­der pro­fun­da­men­te el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, sin «revo­lu­cio­nar» tu con­cep­ción del mun­do es impo­si­ble que pue­das com­pren­der cabal­men­te el mar­xis­mo-leni­nis­mo y asi­mi­lar­lo, y ter­mi­na­rás, de una u otra for­ma, o bien en el revi­sio­nis­mo o bien en el dog­ma­tis­mo, que no son sino la con­se­cuen­cia lógi­ca de una visión uni­la­te­ral de la teo­ría revolucionaria.

El mate­ria­lis­mo

A comien­zos del siglo XIX, como resul­ta­do de la des­com­po­si­ción de la escue­la filo­só­fi­ca de Hegel, se desa­rro­lló la escue­la de los jóve­nes hege­lia­nos, que, fren­te al hege­lia­nis­mo «ofi­cial», opi­na­ban que el Esta­do y la socie­dad pru­sia­nos de la épo­ca no eran la cul­mi­na­ción de la His­to­ria, y que la socie­dad pru­sia­na del momen­to esta­ba lejos de la per­fec­ción pues­to que con­te­nía bol­sas de pobre­za, cen­su­ra guber­na­men­tal, y dis­cri­mi­na­ción reli­gio­sa. En esa épo­ca, Karl Marx se adhi­rió a las posi­cio­nes de Lud­wig Feuer­bach que había roto con Hegel des­de posi­cio­nes mate­ria­lis­tas, si bien en for­ma incon­se­cuen­te y unilateral.

Según Engels:

Feuer­bach era el úni­co que tenía impor­tan­cia como filó­so­fo. Pero la filo­so­fía, esa supues­ta cien­cia de las cien­cias que pare­ce flo­tar sobre todas las demás cien­cias espe­cí­fi­cas y las resu­me y sin­te­ti­za, no sólo siguió sien­do para él un lími­te infran­quea­ble, algo sagra­do e intan­gi­ble, sino que, ade­más, como filó­so­fo, Feuer­bach se que­dó a mitad de camino, aba­jo era mate­ria­lis­ta y por arri­ba idea­lis­ta: no ven­ció crí­ti­ca­men­te a Hegel, sino que se limi­tó a echar­lo a un lado como inser­vi­ble, mien­tras que, él mis­mo, fren­te a la rique­za enci­clo­pé­di­ca del sis­te­ma hege­liano, no supo apor­tar nada posi­ti­vo, más que una ampu­lo­sa reli­gión del amor y una moral pobre e impo­ten­te4.

El mate­ria­lis­mo no es más que con­ce­bir el mun­do (tan­to la natu­ra­le­za como la socie­dad huma­na) tal como es, dejan­do de lado cual­quier pre­jui­cio idea­lis­ta que pue­da nublar­la. El mate­ria­lis­mo no admi­te la exis­ten­cia de fuer­zas sobre­na­tu­ra­les ni de Demiur­go alguno y, al hacer esto, eman­ci­pa a la huma­ni­dad de las supers­ti­cio­nes y de una mile­na­ria depen­den­cia espi­ri­tual, libe­rán­do­la y hacién­do­la supe­rar ese esta­dio de eterno infan­ti­lis­mo al que la some­te el pen­sa­mien­to mági­co. Una per­so­na que asu­me el mate­ria­lis­mo se «empo­de­ra» y se ele­va sobre la gran masa de eunu­cos men­ta­les fabri­ca­dos a esca­la indus­trial por la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca del mis­ti­cis­mo y la reli­gión. El desa­rro­llo de los cono­ci­mien­to cien­tí­fi­cos ava­la, como no podía ser de otra for­ma, esta espe­cu­la­ción filo­só­fi­ca al pun­to ya exis­ten teo­rías que nie­gan, inclu­so, que el Uni­ver­so ten­ga un momen­to ini­cial como las basa­das en la cos­mo­lo­gía de bra­nas, por ejem­plo. Evi­den­te­men­te nues­tros cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos son del todo insu­fi­cien­tes para expli­car esto o, siquie­ra, para valo­rar la correc­ción o no de estas teo­rías y, des­de lue­go, reba­sa en mucho el pro­pó­si­to de esta obra. Pero que­re­mos apun­tar que la Cien­cia no sólo recha­za de fac­to la exis­ten­cia de un Crea­dor sino que ya lle­ga a un pun­to en que empie­za a negar la Crea­ción del Cos­mos en si mis­ma y, con ello, no hace más que corro­bo­rar el acier­to del mate­ria­lis­mo filosófico.

La demos­tra­ción de que no exis­te Dios alguno ni nin­gún tipo de «crea­dor» se da en la evo­lu­ción mate­rial, cul­tu­ral y cien­tí­fi­ca del ser humano. Así vemos como, paso a paso, va arrin­co­nán­do­se el pen­sa­mien­to mági­co y la supers­ti­ción reli­gio­sa y lle­ga­mos a la con­clu­sión de que, al fin y a la pos­tre, su úni­co des­tino es la des­apa­ri­ción. Tal vez te pue­da extra­ñar que este no haya sido aún liqui­da­do por la His­to­ria, pero debes ser cons­cien­te de que los intere­ses de las cla­ses opre­so­ras man­tie­nen y defien­den toda cla­se de supers­ti­cio­nes y mis­ti­fi­ca­cio­nes de la reali­dad (des­de la reli­gión a los horós­co­pos pasan­do por los OVNIS nazis o ante­pa­sa­dos extra­te­rres­tres para la Humanidad).

Mate­ria­lis­mo con­tra idealismo

El pro­ble­ma esen­cial de la Filo­so­fía es el de la rela­ción del ser y el pen­sar, entra la natu­ra­le­za y el espí­ri­tu, entre la mate­ria y la idea. ¿Que sur­gió antes? Los filó­so­fos se divi­den en dos gran­des cam­pos en fun­ción de la res­pues­ta que se le da a esta pregunta:

  • para el idea­lis­mo, el espí­ri­tu sur­ge antes que la mate­ria y, en cohe­ren­cia con ello, plan­tean que, de una u otra for­ma, la idea (el espí­ri­tu) es quien ha crea­do la mate­ria. Vemos, por tan­to, que tras el idea­lis­mo se escon­de, de una for­ma u otra la reli­gión, el con­cep­to de Dios.

  • para el mate­ria­lis­mo la natu­ra­le­za, la mate­ria, es ante­rior a la idea, la cual es con­se­cuen­cia de esta. Es, en con­se­cuen­cia, enemi­go de cual­quier reli­gión o supers­ti­ción, de cual­quier mis­ti­fi­ca­ción de la realidad.

Los opre­so­res siem­pre uti­li­za­ron esta capa­ci­dad de dis­tor­sión de la reali­dad de la reli­gión para ocul­tar y jus­ti­fi­car su explo­ta­ción. Es por ello que, aque­llos que luchan por su libe­ra­ción polí­ti­ca o social deben luchar al mis­mo tiem­po por eman­ci­par sus men­tes de la cas­tra­ción men­tal a la que son some­ti­das por el pen­sa­mien­to mági­co. Por ejem­plo, para Marx:

…en el siglo XVIII , sobre todo en Fran­cia, no había sido sola­men­te una lucha con­tra las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas exis­ten­tes y, al mis­mo tiem­po, con­tra la reli­gión y la teo­lo­gía, sino tam­bién… con­tra toda meta­fí­si­ca (en el sen­ti­do de «espe­cu­la­ción ebria», a dife­ren­cia de la «filo­so­fía sobria»)5.

Marx decía que

la uni­dad ver­da­de­ra del mun­do está en su mate­ria­li­dad, y esta últi­ma se prue­ba, no por algu­nas fra­ses de char­la­tán y por algu­nos mane­jos de pres­ti­di­gi­ta­dor, sino por una lar­ga y labo­rio­sa evo­lu­ción de la filo­so­fía y de las cien­cias de la naturaleza.

Todo lo que exis­te en el Uni­ver­so tie­ne una cosa en común: es algo mate­rial. Pero ¿qué es la mate­ria? En reali­dad cuan­do deci­mos «mate­ria» esta­mos uti­li­zan­do un con­cep­to abs­trac­to, que resu­me una inmen­sa varie­dad de cosas.

La mate­ria es una cate­go­ría filo­só­fi­ca para desig­nar la reali­dad obje­ti­va, dada al hom­bre en sus sen­sa­cio­nes, cal­ca­da, foto­gra­fia­da y refle­ja­da por nues­tras sen­sa­cio­nes y exis­ten­te inde­pen­dien­te­men­te de ellas6.

El movi­mien­to es el modo de exis­ten­cia, la mane­ra de ser de la mate­ria. Nun­ca, ni en par­te algu­na, ha habi­do ni pue­de haber mate­ria sin movi­mien­to. (…) La mate­ria sin movi­mien­to es tan impen­sa­ble como el movi­mien­to sin materia.

Si se con­si­de­ra de más cer­ca qué son el pen­sa­mien­to y la con­cien­cia y de dón­de pro­vie­nen, se halla que son el pro­duc­to del cere­bro humano y que el hom­bre mis­mo es un pro­duc­to de la natu­ra­le­za, que se ha desa­rro­lla­do en y con el medio ambien­te; lo cual per­mi­te com­pren­der cómo los pro­duc­tos del cere­bro humano que, en últi­mo aná­li­sis, son igual­men­te pro­duc­tos de la natu­ra­le­za, no están en con­tra­dic­ción con el orden de la natu­ra­le­za y coin­ci­den con el mismo.

Al fin y al cabo, el pen­sa­mien­to no es sino el resul­ta­do de algo mate­rial, del cere­bro, y más con­cre­ta­men­te, es el refle­jo, más o menos defor­ma­do, en ese mis­mo cere­bro de la reali­dad exterior.

Sta­lin expli­ca­ba del mate­ria­lis­mo que:

par­te del prin­ci­pio de que el mun­do y las leyes por que se rige son per­fec­ta­men­te cog­nos­ci­bles, de que nues­tros cono­ci­mien­tos acer­ca de las leyes de la natu­ra­le­za, com­pro­ba­dos por la expe­rien­cia, por la prác­ti­ca, son cono­ci­mien­tos vera­ces, que tie­nen el valor de ver­da­des obje­ti­vas, de que en el mun­do no hay cosas incog­nos­ci­bles, sino sim­ple­men­te aún no cono­ci­das, pero que la cien­cia y la expe­rien­cia se encar­ga­rían de reve­lar y de dar a cono­cer7.

El mate­ria­lis­mo ante­rior a Marx era, pese a todo, uni­la­te­ral, meca­ni­cis­ta y, por tan­to, anti­cien­tí­fi­co. Para este mate­ria­lis­mo pri­mi­ti­vo el movi­mien­to se redu­cía al movi­mien­to mecá­ni­co, dan­do la espal­da a todos los avan­ces cien­tí­fi­cos del siglo XIX. En con­se­cuen­cia, este vie­jo mate­ria­lis­mo no tenía un carác­ter dia­léc­ti­co, no con­ce­bía la reali­dad como pro­ce­sos en desa­rro­llo rela­cio­na­dos con todo lo que les rodea, sino como com­par­ti­men­tos estan­co, como obje­tos fijos y aca­ba­dos. De ahí que, para él, exis­tie­ra una espe­cie de «esen­cia huma­na» que no era pro­duc­to de las rela­cio­nes socia­les deter­mi­na­das de un momen­to his­tó­ri­co, sino que era inmu­ta­ble e igual para todos y en todos los tiem­pos. Por eso, el mate­ria­lis­mo pre-mar­xis­ta se limi­ta­ba a inter­pre­tar el mun­do, no a trans­for­mar­lo: por­que no enten­día la impor­tan­cia de la acción prác­ti­ca. En pala­bras de Marx, «los filó­so­fos no han hecho más que inter­pre­tar de diver­sos modos el mun­do, pero de lo que se tra­ta es de trans­for­mar­lo.8»

Hemos dicho que las ideas son pro­duc­to y refle­jo, más o menos defor­ma­do, de la mate­ria. Pero eso no sig­ni­fi­ca que las ideas no influ­yan el desa­rro­llo de la socie­dad humana.

Las nue­vas ideas y teo­rías socia­les sur­gen pre­ci­sa­men­te por­que son nece­sa­rias para la socie­dad, por­que sin su labor orga­ni­za­do­ra, movi­li­za­do­ra y trans­for­ma­do­ra es impo­si­ble lle­var a cabo las tareas que plan­tea el desa­rro­llo de la vida mate­rial de la socie­dad y que están ya en sazón de ser cum­pli­das. Y como sur­gen sobre la base de las nue­vas tareas plan­tea­das por el desa­rro­llo de la vida mate­rial de la socie­dad, las nue­vas ideas y teo­rías socia­les se abren paso, se con­vier­ten en patri­mo­nio de las masas popu­la­res, movi­li­zan y orga­ni­zan a éstas con­tra las fuer­zas socia­les cadu­cas que fre­nan el desa­rro­llo de la vida mate­rial de la socie­dad9.

La sín­te­sis supe­ra­do­ra del mate­ria­lis­mo pre-mar­xis­ta y la dia­léc­ti­ca hege­lia­na per­mi­tió a ambos corre­gir sus erro­res y colo­car­se de lleno en el cam­po de la Cien­cia, dan­do fin al des­en­cuen­tro entre Filo­so­fía y Cien­cia que duran­te casi dos mil años, apro­xi­ma­da­men­te des­de Aris­tó­te­les, se había dado. De ahí que para el mar­xis­mo-leni­nis­mo, el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co sea la base de nues­tra con­cep­ción del mun­do, una con­cep­ción cien­tí­fi­ca del mismo.

La dia­léc­ti­ca

Para Lenin la dia­léc­ti­ca es:

la doc­tri­na del desa­rro­llo en su for­ma más com­ple­ta, pro­fun­da y libre de uni­la­te­ra­li­dad, la doc­tri­na acer­ca de lo rela­ti­vo del cono­ci­mien­to humano, que nos da un refle­jo de la mate­ria en per­pe­tuo desa­rro­llo»10

Según expo­nía Stalin:

la pala­bra dia­léc­ti­ca vie­ne del grie­go “dia­le­go”, que quie­re decir diá­lo­go o polé­mi­ca. Los anti­guos enten­dían por dia­léc­ti­ca el arte de des­cu­brir la ver­dad ponien­do de mani­fies­to las con­tra­dic­cio­nes implí­ci­tas en la argu­men­ta­ción del adver­sa­rio y superan­do estas con­tra­dic­cio­nes. (…) Este méto­do dia­léc­ti­co de pen­sar, que más tar­de se hizo exten­si­vo a los fenó­me­nos natu­ra­les, se con­vir­tió en el méto­do dia­léc­ti­co de cono­ci­mien­to de la natu­ra­le­za, con­sis­ten­te en con­si­de­rar los fenó­me­nos natu­ra­les en per­pe­tuo movi­mien­to y cam­bio, y el desa­rro­llo de la natu­ra­le­za como el resul­ta­do de las con­tra­dic­cio­nes exis­ten­tes en ésta, como el resul­ta­do de la acción recí­pro­ca de las fuer­zas con­tra­dic­to­rias en el seno de la natu­ra­le­za»11.

Al dar el sal­to al mate­ria­lis­mo, Marx y Engels, al con­tra­rio de Feuer­bach, no die­ron de lado a todos los apor­tes del genio de Hegel, sino que fue­ron capa­ces de apre­ciar el tre­men­do poten­cial revo­lu­cio­na­rio del méto­do dialéctico.

«Pero, bajo la for­ma hege­lia­na, este méto­do era inser­vi­ble», según Engels.

Como vemos en Hegel, el desa­rro­llo dia­léc­ti­co que se reve­la en la natu­ra­le­za y en la his­to­ria, es decir, la con­ca­te­na­ción cau­sal del pro­gre­so que va de lo infe­rior a lo supe­rior, y que se impo­ne a tra­vés de todos los zig­zags y retro­ce­sos momen­tá­neos, no es más que un cli­ché del auto­mo­vi­mien­to del con­cep­to; auto­mo­vi­mien­to que exis­te y se desa­rro­lla des­de toda una eter­ni­dad, no se sabe dón­de, pero des­de lue­go con inde­pen­den­cia de todo cere­bro humano pen­san­te. Esta inver­sión ideo­ló­gi­ca era la que había que eli­mi­nar. Noso­tros retor­na­mos a las posi­cio­nes mate­ria­lis­tas y vol­vi­mos a ver en los con­cep­tos de nues­tro cere­bro las imá­ge­nes de los obje­tos reales, en vez de con­si­de­rar a éstos como imá­ge­nes de tal o cual fase del con­cep­to abso­lu­to. Con esto, la dia­léc­ti­ca que­da­ba redu­ci­da a la cien­cia de las leyes gene­ra­les del movi­mien­to, tan­to el del mun­do exte­rior como el del pen­sa­mien­to humano: dos series de leyes idén­ti­cas en cuan­to a la esen­cia, pero dis­tin­tas en cuan­to a la expre­sión, en el sen­ti­do de que el cere­bro humano pue­de apli­car­las cons­cien­te­men­te, mien­tras que en la natu­ra­le­za, y has­ta hoy tam­bién, en gran par­te, en la his­to­ria huma­na, estas leyes se abren paso de un modo incons­cien­te, bajo la for­ma de una nece­si­dad exte­rior, en medio de una serie infi­ni­ta de apa­ren­tes casua­li­da­des. Pero, con esto, la pro­pia dia­léc­ti­ca del con­cep­to se con­ver­tía sim­ple­men­te en el refle­jo cons­cien­te del movi­mien­to dia­léc­ti­co del mun­do real, lo que equi­va­lía a poner la dia­léc­ti­ca hege­lia­na cabe­za aba­jo; o mejor dicho, a inver­tir la dia­léc­ti­ca, que esta­ba cabe­za aba­jo, ponién­do­la de pie12.

La dia­léc­ti­ca entien­de la reali­dad «como un todo arti­cu­la­do y úni­co, en el que los obje­tos y los fenó­me­nos se hallan orgá­ni­ca­men­te vin­cu­la­dos unos a otros, depen­den unos de otros y se con­di­cio­nan los unos a los otros»13.

En cier­ta for­ma, con­ce­bir los pro­ce­sos en su desa­rro­llo y cir­cuns­tan­cias sabien­do que no hay ver­da­des eter­nas ni inmu­ta­bles y que las con­clu­sio­nes a las que lle­gue­mos no dejan de ser limi­ta­das y con­di­cio­na­dos es algo común­men­te acep­ta­do, pero no has­ta sus últi­mas consecuencias.

El méto­do opues­to a la dia­léc­ti­ca es la meta­fí­si­ca y es la base de la con­cep­ción bur­gue­sa del mun­do. Mao la defi­ne de la siguien­te manera:

La con­cep­ción meta­fí­si­ca del mun­do, o con­cep­ción del mun­do del evo­lu­cio­nis­mo vul­gar, ve las cosas como ais­la­das, está­ti­cas y uni­la­te­ra­les. Con­si­de­ra todas las cosas del Uni­ver­so, sus for­mas y sus espe­cies, como eter­na­men­te ais­la­das unas de otras y eter­na­men­te inmu­ta­bles. Si reco­no­ce los cam­bios, los con­si­de­ra sólo como aumen­to o dis­mi­nu­ción cuan­ti­ta­ti­vos o corno sim­ple des­pla­za­mien­to. Ade­más, para ella, la cau­sa de tal aumen­to, dis­mi­nu­ción o des­pla­za­mien­to no está den­tro de las cosas mis­mas, sino fue­ra de ellas, es decir, en el impul­so de fuer­zas exter­nas. Los meta­fí­si­cos sos­tie­nen que las diver­sas cla­ses de cosas del mun­do y sus carac­te­rís­ti­cas han per­ma­ne­ci­do igua­les des­de que comen­za­ron a exis­tir, y que cual­quier cam­bio pos­te­rior no ha sido más que un aumen­to o dis­mi­nu­ción cuan­ti­ta­ti­vos. Con­si­de­ran que las cosas de una deter­mi­na­da espe­cie sólo pue­den dar ori­gen a cosas de la mis­ma espe­cie, y así inde­fi­ni­da­men­te, y jamás pue­den trans­for­mar­se en cosas de una espe­cie dis­tin­ta. Según ellos, la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, la com­pe­ten­cia capi­ta­lis­ta, la ideo­lo­gía indi­vi­dua­lis­ta de la socie­dad capi­ta­lis­ta, etc., pue­den ser halla­das igual­men­te en la socie­dad escla­vis­ta de la anti­güe­dad, y aun en la socie­dad pri­mi­ti­va, y exis­ti­rán sin cam­bio para siem­pre. En cuan­to al desa­rro­llo social, lo atri­bu­yen a fac­to­res exte­rio­res a la socie­dad, tales como el medio geo­grá­fi­co y el cli­ma. De mane­ra sim­plis­ta, tra­tan de encon­trar las cau­sas del desa­rro­llo de las cosas fue­ra de ellas mis­mas, y recha­zan la tesis de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta según la cual el desa­rro­llo de las cosas se debe a sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. En con­se­cuen­cia, no pue­den expli­car ni la diver­si­dad cua­li­ta­ti­va de las cosas, ni el fenó­meno de la trans­for­ma­ción de una cali­dad en otra. En Euro­pa, este modo de pen­sar se mani­fes­tó como mate­ria­lis­mo meca­ni­cis­ta en los siglos XVII y XVIII y como evo­lu­cio­nis­mo vul­gar a fines del siglo XIX y comien­zos del XX14.

El vie­jo méto­do de inves­ti­ga­ción y de pen­sa­mien­to que Hegel lla­ma “meta­fí­si­co” méto­do que se ocu­pa­ba pre­fe­ren­te­men­te de la inves­ti­ga­ción de los obje­tos como algo hecho y fijo, y cuyos resi­duos embro­llan toda­vía con bas­tan­te fuer­za las cabe­zas, tenía en su tiem­po una gran razón his­tó­ri­ca de ser»15.

Diji­mos más arri­ba que el pen­sa­mien­to filo­só­fi­co par­te, en todo momen­to, de los cono­ci­mien­tos que per­mi­te la prác­ti­ca huma­na. Pues bien, es por tan­to del todo cohe­ren­te con esta pro­po­si­ción que, en una épo­ca en que la Cien­cia estu­dia­ba las cosas como fijas e inmu­ta­bles, la Filo­so­fía hicie­se otro tan­to. Una vez que las inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas avan­za­ron y comen­za­ron a enten­der estas como pro­ce­sos inaca­ba­dos y en con­ti­nuo cam­bio, la vie­ja meta­fí­si­ca entró en cri­sis. Los des­cu­bri­mien­tos de la célu­la, de la ley de la con­ser­va­ción de la ener­gía, la teo­ría de la evo­lu­ción de las espe­cies, la teo­ría de la rela­ti­vi­dad, la mecá­ni­ca cuán­ti­ca o la hipó­te­sis del Uni­ver­so osci­lan­te demues­tran que:

la natu­ra­le­za es la pie­dra de toque de la dia­léc­ti­ca, y las moder­nas cien­cias natu­ra­les nos brin­dan para esta prue­ba un acer­vo de datos extra­or­di­na­ria­men­te copio­sos y enri­que­ci­dos con cada día que pasa, demos­tran­do con ello que la natu­ra­le­za se mue­ve, en últi­ma ins­tan­cia, por los cau­ces dia­léc­ti­cos y no por los carri­les meta­fí­si­cos, que no se mue­ve en la eter­na mono­to­nía de un ciclo cons­tan­te­men­te repe­ti­do, sino que reco­rre una ver­da­de­ra his­to­ria16.

Y si aún sobre­vi­ve la con­cep­ción meta­fí­si­ca es gra­cias al apo­yo de los pro­pa­gan­dis­tas y voce­ros de la bur­gue­sía, que recu­rren a mil y una arti­ma­ñas para ello, y al des­co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y filo­só­fi­co de las gran­des masas del pue­blo tra­ba­ja­dor que va cada vez más limi­ta­do su acce­so a la ense­ñan­za y se encuen­tra cada vez más embru­te­ci­do por los medios de alie­na­ción de masas.

El avan­ce de los cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos duran­te todos los siglos XIX, XX y lo que lle­va­mos del XXI nos abren la posi­bi­li­dad de man­te­ner fir­me­men­te una visión cien­tí­fi­ca del Universo.

De ahí que Lenin man­tu­vie­ra que:

el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co no nece­si­ta de nin­gu­na filo­so­fía entro­ni­za­da sobre las demás cien­cias. Lo úni­co que que­da en pie de la filo­so­fía ante­rior es «la teo­ría del pen­sa­mien­to y sus leyes, la lógi­ca for­mal y la dia­léc­ti­ca17.

Para noso­tros, los mar­xis­tas, la dia­léc­ti­ca es el méto­do filo­só­fi­co que mejor expli­ca todo ese desa­rro­llo inin­te­rrum­pi­do de Uni­ver­so en toda su ele­gan­te y com­ple­ja rique­za. Para Lenin, la dialéctica

es un desa­rro­llo que pare­ce repe­tir las eta­pas ya reco­rri­das, pero de otro modo, en un terreno supe­rior (la «nega­ción de la nega­ción»); un desa­rro­llo que no dis­cu­rre en línea rec­ta, sino en espi­ral, por decir­lo así; un desa­rro­llo a sal­tos, a tra­vés de catás­tro­fes y de revo­lu­cio­nes, que son otras tan­tas «inte­rrup­cio­nes del pro­ce­so gra­dual», otras trans­for­ma­cio­nes de la can­ti­dad en cali­dad; impul­sos inter­nos del desa­rro­llo ori­gi­na­dos por la con­tra­dic­ción, por el cho­que de las diver­sas fuer­zas y ten­den­cias que actúan sobre un deter­mi­na­do cuer­po o en los lími­tes de un fenó­meno con­cre­to, o en el seno de una socie­dad dada; inter­de­pen­den­cia e ínti­ma e inse­pa­ra­ble con­ca­te­na­ción de todos los aspec­tos de cada fenó­meno (con la par­ti­cu­la­ri­dad de que la his­to­ria pone cons­tan­te­men­te de mani­fies­to aspec­tos nue­vos), con­ca­te­na­ción que ofre­ce un pro­ce­so úni­co y lógi­co uni­ver­sal del movi­mien­to: tales son algu­nos ras­gos de la dia­léc­ti­ca, doc­tri­na del desa­rro­llo mucho más rica de con­te­ni­do que la teo­ría corrien­te18.

Si vas un día al reba­la­je de la pla­yas de Mála­ga y obser­vas la Bahía, verás que la mar no es algo está­ti­co, sino que está en con­ti­nuo movi­mien­to. Ade­más de las olas, tam­bién hay resa­cas y todo tipo de corrien­tes. Algo así es la reali­dad para los marxistas.

Pri­me­ra ley de la dia­léc­ti­ca: la ley del cam­bio uni­ver­sal y del desa­rro­llo incesante

La pri­me­ra ley de la dia­léc­ti­ca podría resu­mir­se, de una for­ma extre­ma­da­men­te bas­ta, en el «todo flu­ye» de Heráclito.

Para la dialéctica:

el mun­do no pue­de con­ce­bir­se como un con­jun­to de obje­tos ter­mi­na­dos, sino como un con­jun­to de pro­ce­sos, en el que las cosas que pare­cen esta­bles, al igual que sus refle­jos men­ta­les en nues­tras cabe­zas, los con­cep­tos, pasan por una serie inin­te­rrum­pi­da de cam­bios, por un pro­ce­so de géne­sis y cadu­ci­dad, a tra­vés de los cua­les, pese a todo su apa­ren­te carác­ter for­tui­to y a todos los retro­ce­sos momen­tá­neos, se aca­ba impo­nien­do siem­pre una tra­yec­to­ria pro­gre­si­va19.

Si quie­res estu­diar algo debes estu­diar­lo en sus cir­cuns­tan­cias, en su movi­mien­to, en su cam­bio. A este res­pec­to, Politzer daba el soco­rri­do ejem­plo de la man­za­na para expli­car, muy peda­gó­gi­ca­men­te, el con­cep­to de cam­bio dialéctico:

Si que­re­mos estu­diar la man­za­na situán­do­nos des­de el pun­to de vis­ta dia­léc­ti­co, nos situa­re­mos des­de el pun­to de vis­ta del movi­mien­to; no del movi­mien­to de la man­za­na cuan­do rue­da y se des­pla­za, sino del movi­mien­to de su evo­lu­ción. Enton­ces com­pro­ba­re­mos que la man­za­na madu­ra no siem­pre ha sido como es. Antes era una man­za­na verde.

Pre­via­men­te a su con­di­ción de flor era un botón; y así nos remon­ta­re­mos has­ta el esta­do del man­zano en la épo­ca pri­ma­ve­ral. Por lo tan­to, la man­za­na no ha sido siem­pre una man­za­na, tie­ne una his­to­ria; y del mis­mo modo, no segui­rá sien­do lo que es. Si cae se pudri­rá, se des­com­pon­drá, libe­ra­rá sus semi­llas que, si todo va bien, darán un reto­ño y des­pués un árbol. Por con­si­guien­te, la man­za­na no ha sido siem­pre lo que es y tam­po­co segui­rá sien­do lo que es.

He aquí lo que se lla­ma estu­diar las cosas des­de el pun­to de vis­ta del movi­mien­to. Es el estu­dio des­de el pun­to de vis­ta del pasa­do y del por­ve­nir. Estu­dian­do de este modo, sólo se ve la man­za­na como tran­si­ción entre lo que era, el pasa­do, y lo que será, el por­ve­nir20.

Esta filo­so­fía dia­léc­ti­ca aca­ba con todas las ideas de una ver­dad abso­lu­ta y defi­ni­ti­va y de un esta­do abso­lu­to de la huma­ni­dad, con­gruen­te con aque­lla. Ante esta filo­so­fía, no exis­te nada defi­ni­ti­vo, abso­lu­to, con­sa­gra­do; en todo pone de relie­ve lo que tie­ne de pere­ce­de­ro, y no deja en pie más que el pro­ce­so inin­te­rrum­pi­do del deve­nir y del pere­cer, un ascen­so sin fin de lo infe­rior a lo supe­rior, cuyo mero refle­jo en el cere­bro pen­san­te es esta mis­ma filo­so­fía21.

No debes pen­sar, por tan­to, que hay nada sagra­do, eterno, inmu­ta­ble, ni siquie­ra nues­tra con­cep­ción del mun­do. De tal mane­ra que aquel que no se «revo­lu­cio­na» ter­mi­na por vol­ver al redil del sis­te­ma, por ser «recu­pe­ra­do» como dirían los anar­quis­tas. Y, al igual, que la Cien­cia pro­gre­sa, nues­tra con­cep­ción del mun­do mar­xis­ta-leni­nis­ta tam­bién debe hacer­lo, debe cam­biar so pena de con­ver­tir­se en una herra­mien­ta de trans­for­ma­ción inú­til. Eso sí, deci­mos «cam­bio», no «tra­ves­tis­mo». El mar­xis­mo-leni­nis­mo debe avan­zar, incor­po­rar nue­vos cono­ci­mien­tos, pro­gre­sar, pero sien­do fiel a sus prin­ci­pios y a su obje­ti­vo revo­lu­cio­na­rio. Que el vie­jo tru­co opor­tu­nis­ta de excu­sar­se en que empren­der «nue­vos rum­bos» para pros­ti­tuir al mar­xis­mo ya nos lo cono­ce­mos: es lo que decían Carri­llo, Jrus­chev o Bernstein.

Engels, en su Dia­léc­ti­ca de la Natu­ra­le­za, defi­nía el movi­mien­to como algo universal:

el movi­mien­to, en el sen­ti­do más gene­ral de la pala­bra, con­ce­bi­do como una moda­li­dad o un atri­bu­to de la mate­ria, abar­ca todos y cada uno de los cam­bios y pro­ce­sos que se ope­ran en el Uni­ver­so, des­de el sim­ple des­pla­za­mien­to de lugar has­ta el pensamiento.

La prue­ba del algo­dón para no caer en una visión esque­má­ti­ca y uni­la­te­ral es no olvi­dar nun­ca la máxi­ma leni­nia­na de que «en lo que cons­ti­tu­ye la esen­cia mis­ma, el alma viva del mar­xis­mo: el aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta»22.

Ante cada pro­ce­so debes inda­gar seria­men­te en él, inves­ti­gar cómo se desa­rro­llan las con­tra­dic­cio­nes con­cre­ta­men­te en ese pro­ce­so con­cre­to, si se nos per­mi­te la redun­dan­cia. Por­que cada pro­ce­so es par­ti­cu­lar y úni­co y, aun­que en van a actuar las leyes uni­ver­sa­les de la mate­ria, las leyes del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, esta actua­ción se va a dar siem­pre en una for­ma úni­ca y con­cre­ta que sólo por medio de la inves­ti­ga­ción y de la prác­ti­ca podre­mos cono­cer realmente.

Segun­da ley de la dia­léc­ti­ca: la ley de acción recí­pro­ca y de la cone­xión universal

Podría­mos resu­mir esta segun­da ley de la dia­léc­ti­ca en base al famo­so ejem­plo que se uti­li­za para expli­car la teo­ría del caos según el cual «el ale­teo de una mari­po­sa en Hong Kong pue­de des­atar una tor­men­ta en Nue­va York». Este enca­de­na­mien­to de pro­ce­sos se da en todos los aspec­tos de la vida. Un peque­ño cam­bio pue­de gene­rar gran­des resultados.

No exis­ten pro­ce­sos ais­la­dos, puros, sino que unos inter­ac­túan con otros. Si recuer­das la expre­sión popu­lar «los árbo­les no nos dejan ver el bos­que» podrás enten­der mejor esta idea. Muchas veces nos fija­mos en cues­tio­nes pun­tua­les y olvi­da­mos que for­man par­te de un todo pero es que, ade­más, este todo con­di­cio­na tam­bién a la par­te. No cre­ce igual un árbol en un bos­que que ais­la­do. Cam­bian los nutrien­tes, es dis­tin­to su acce­so a la luz, no son las mis­mas espe­cies las que pue­den dañar o bene­fi­ciar a la plan­ta: has­ta ese pun­to es impor­tan­te com­pren­der los pro­ce­sos no como algo ais­la­do, sino enca­de­na­do y en con­ti­nuo movimiento.

Para el pen­sa­mien­to meta­fí­si­co, esto no es así. Por eso en cual­quier dis­cu­sión bus­ca siem­pre el anéc­do­ta, el hecho pun­tual, ais­lán­do­lo de su con­tex­to y sin ver­lo en inter­re­la­ción con otros pro­ce­sos. Hablan­do del pac­to ger­mano-sovié­ti­co de 1939, por ejem­plo, dirán que «es que Sta­lin pac­tó con los nazis» sin tener en cuen­ta que, si bien es cier­to que lo hizo, no es menos cier­to que fue tras dos lar­gos años de inten­tos infruc­tuo­sos de for­jar una alian­za anti­fas­cis­ta a nivel inter­na­cio­nal, que fue una mane­ra de evi­tar la gue­rra en dos fren­tes que la fir­ma del Eje Anti-Komin­tern pare­cía poner «a hue­vo», que se fir­mó como resul­ta­do de la acti­tud de cola­bo­ra­ción evi­den­te de Fran­cia y el Rei­no Uni­do con el fran­quis­mo fren­te al gobierno del Fren­te Popu­lar duran­te la Gue­rra Civil en el Esta­do Espa­ñol entre 1936 – 1939, que la Unión Sovié­ti­ca enten­día el pac­to como una tre­gua duran­te la que pre­pa­rar­se para una gue­rra que daba por hecha, que ese pac­to rom­pía los pla­nes del impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co de enviar al nazi-fas­cis­mo «hacia el Este» para, una vez ago­ta­da la Wehr­macht entrar en la gue­rra como vencedores.

Por­que la meta­fí­si­ca pue­de ser, y es, una de las for­mas de pen­sa­mien­to más fal­sas y embus­te­ras que pue­da haber.

Ais­lan­do la reali­dad de su con­tex­to es como los medios de alie­na­ción de masas con­de­nan a Cuba, a Siria o, inclu­so a Mari­na­le­da. Por ejem­plo, cuan­do la ultra­de­re­cha mediá­ti­ca afir­ma que Mari­na­le­da reci­be sub­ven­cio­nes no está dan­do un dato fal­so, pero si lo pone­mos en su con­tex­to, si somos cons­cien­tes de que la reali­dad se com­po­ne de una serie de pro­ce­sos enca­de­na­dos, vere­mos que, si bien es cier­to que reci­be sub­ven­cio­nes, reci­be exac­ta­men­te las que tie­ne dere­cho por su tama­ño y nece­si­da­des y que todos los ayun­ta­mien­to del Esta­do espa­ñol están sub­ven­cio­na­dos. En oca­sio­nes más que Marinaleda.

Ter­ce­ra ley de la dia­léc­ti­ca: el cam­bio cualitativo

La ter­ce­ra ley de la dia­léc­ti­ca es que la acu­mu­la­ción de sal­tos cuan­ti­ta­ti­vos dan lugar a sal­tos cualitativos.

El ejem­plo más típi­co de esta ley es el del cazo de agua. Si pones un cazo con agua a calen­tar verás como poco a poco se calien­ta, va subien­do de tem­pe­ra­tu­ra (cam­bios cuan­ti­ta­ti­vos) has­ta que, en un momen­to dado, lle­ga a los 100ºC y comien­za a her­vir. En ese momen­to, da un sal­to cua­li­ta­ti­vo pasan­do del esta­do líqui­do (agua) al esta­do gaseo­so (vapor).

Vemos pues, que la acu­mu­la­ción de peque­ños cam­bios, a veces imper­cep­ti­bles, dan lugar a sal­tos de carác­ter radical.

El pen­sa­mien­to meta­fí­si­co nie­ga el cam­bio o, al menos, lo res­trin­ge al mero movi­mien­to mecá­ni­co. Cuan­do asu­me que algo ha cam­bia­do da por hecho que todo sigue, en esen­cia, igual. Para él, el Uni­ver­so es una espe­cie de pén­du­lo gigan­tes­co que cuan­do se mue­ve es para vol­ver a su lugar de origen.

Si obser­vas la his­to­ria natu­ral verás que la his­to­ria del Uni­ver­so va pasan­do des­de las for­mas más sim­ples a las más com­ple­jas por medio de una acu­mu­la­ción de sal­tos cuan­ti­ta­ti­vos que dan lugar a cam­bios de cali­dad, a sal­tos cualitativos.

Como todos sabe­mos, las estre­llas se for­man en base a la com­pre­sión y reca­len­ta­mien­to de nubes de gas que da lugar a reac­cio­nes nuclea­res. Duran­te todo el ciclo de vida de una estre­lla, van dán­do­se lugar esos pro­ce­sos ter­mo­nu­clea­res has­ta que, en un momen­to dado, cuan­do ha gas­ta­do todas las posi­bles fuen­tes de ener­gía nuclear, se con­vier­te en una enana blanca.

Depen­dien­do del tama­ño de la estre­lla pue­de ter­mi­nar explo­tan­do como nova o super­no­va, devol­vien­do al medio inter­es­te­lar ele­men­tos más pesa­dos que el hidró­geno que ha sin­te­ti­za­do en su inte­rior. Así, las gene­ra­cio­nes futu­ras de estre­llas que se for­men en base a estos ele­men­tos comen­za­rán su vida con una varie­dad mayor de ele­men­tos pesa­dos que las ante­rio­res. Como vemos, este es un buen ejem­plo de como el Uni­ver­so va pasan­do de lo infe­rior a lo supe­rior, a tra­vés de sal­tos cuan­ti­ta­ti­vos pasan­do de for­mas más sim­ples de mate­ria a for­mas cada vez más complejas.

Otro buen ejem­plo pue­de ser la evo­lu­ción de las espe­cies que la Cien­cia con­ci­be como una pro­gre­sión hacia la com­ple­ji­dad basa­da en el ADN y la selec­ción natu­ral en la que las for­mas de vida evo­lu­cio­nan, no son está­ti­cas, y unas espe­cies se ori­gi­nan y otras se extinguen.

En este pro­ce­so de evo­lu­ción, los gran­des cam­bios evo­lu­ti­vos impli­can muchos peque­ños cam­bios ya que geno­ti­pi­ca­men­te los cam­bios son con­ti­nuos con cada gene­ra­ción y la acu­mu­la­ción de estos cam­bios (sal­tos cuan­ti­ta­ti­vos) son lo que, a su vez, ter­mi­nan gene­ran­do cam­bios en los feno­ti­pos (sal­to cualitativo).

Cuar­ta ley de la dia­léc­ti­ca: la uni­dad y lucha de contrarios

Para Lenin, «la dia­léc­ti­ca, en sen­ti­do estric­to, es el estu­dio de la con­tra­dic­ción en la esen­cia mis­ma de los obje­tos23». «El des­do­bla­mien­to de un todo y el cono­ci­mien­to de sus par­tes con­tra­dic­to­rias(…) es la esen­cia (…) de la dia­léc­ti­ca»24. «En una pala­bra, la dia­léc­ti­ca pue­de ser defi­ni­da como la doc­tri­na acer­ca de la uni­dad de los con­tra­rios. Esto aprehen­de el núcleo de la dia­léc­ti­ca pero exi­ge expli­ca­cio­nes y desa­rro­llo»25.

Las dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta con­si­de­ra que el moti­vo últi­mo del desa­rro­llo de las cosas es interno, y no externo. Lo con­tra­rio sería con­si­de­rar que hay que bus­car un impul­so externo, una cau­sa ajeno a la mate­ria para expli­car su existencia.

La dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta con­si­de­ra que las cau­sas exter­nas cons­ti­tu­yen la con­di­ción del cam­bio, y las cau­sas inter­nas, su base, y que aque­llas actúan a tra­vés de estas. A una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, un hue­vo se trans­for­ma en pollo, pero nin­gu­na tem­pe­ra­tu­ra pue­de trans­for­mar una pie­dra en pollo, por­que sus bases son dife­ren­tes26.

No hay nada en el Cos­mos que no con­ten­ga en su inte­rior la con­tra­dic­ción. La con­tra­dic­ción es, por tan­to, una ley uni­ver­sal. Un buen ejem­plo de ello podría ser el prin­ci­pio de super­po­si­ción de la mecá­ni­ca cuán­ti­ca, magis­tral­men­te expli­ca­do la para­do­ja pro­pues­ta por el pre­mio nobel Erwin Schrö­din­ger en 1935 (el cele­bé­rri­mo gato de Schrö­din­ger). Para la lógi­ca for­mal, uno pue­de estar vivo o muer­to pero no pue­de estar en una super­po­si­ción de ambos esta­dos, o sea, vivo y muer­to al mis­mo tiem­po. Sin embar­go, el prin­ci­pio de super­po­si­ción, uno de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la Mecá­ni­ca Cuán­ti­ca, esta­ble­ce que si un sis­te­ma cuán­ti­co pue­de estar en un esta­do A (por ejem­plo vivo) o en un esta­do B (muer­to) y pue­de tam­bién estar en una super­po­si­ción de ambos. Pura dia­léc­ti­ca. A otro nivel, y en otro orden de cosas, G.Politzer expli­ca­ba que:

Cree­mos que la vida, la de los seres vivos, sólo es posi­ble por­que hay una lucha per­pe­tua entre las célu­las y por­que con­ti­nua­men­te unas mue­ren para ser reem­pla­za­das por otras. Así, la vida con­tie­ne en ella la muer­te. Cree­mos que la muer­te no es tan total y sepa­ra­da de la vida como lo cree la meta­fí­si­ca, por­que en un cadá­ver no ha des­apa­re­ci­do com­ple­ta­men­te toda vida, pues­to que cier­tas célu­las con­ti­núan vivien­do por algún tiem­po y de ese mis­mo cadá­ver nace­rán otras vidas27.

Lenin enu­me­ra, a este res­pec­to, muchos más ejemplos:

  • En mate­má­ti­cas: + y -. Dife­ren­cial e integral.

  • En mecá­ni­ca: acción y reacción.

  • En físi­ca: elec­tri­ci­dad posi­ti­va y negativa.

  • En quí­mi­ca: com­bi­na­ción y diso­cia­ción de átomos.

  • En cien­cias socia­les: lucha de cla­ses28.

Asu­mir esto es de una impor­tan­cia fun­da­men­tal para todo mili­tan­te comu­nis­ta. Es por ello que te ani­me­mos a que refle­xio­nes sobre ello por­que, en pro­pie­dad, esta es la quin­tae­sen­cia del marxismo-leninismo.

En pala­bras de Mao:

Toda dife­ren­cia entre los con­cep­tos de los hom­bres debe ser con­si­de­ra­da como refle­jo de las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas. El refle­jo de las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas en el pen­sa­mien­to sub­je­ti­vo for­ma el movi­mien­to con­tra­dic­to­rio de los con­cep­tos, impul­sa el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to y va resol­vien­do sin cesar los pro­ble­mas plan­tea­dos al pen­sa­mien­to humano.

La opo­si­ción y la lucha entre ideas dife­ren­tes tie­nen lugar cons­tan­te­men­te den­tro del Par­ti­do. Éste es el refle­jo en su seno de las con­tra­dic­cio­nes entre las cla­ses y entre lo nue­vo y lo vie­jo en la socie­dad. Si en el Par­ti­do no hubie­ra con­tra­dic­cio­nes ni luchas ideo­ló­gi­cas para resol­ver­las, la vida del Par­ti­do toca­ría a su fin29.

El fin de un pro­ce­so vie­jo por otro nue­vo, de algo anti­guo por algo nue­vo, no es más que la sus­ti­tu­ción de una vie­ja uni­dad de con­tra­rios por otra nue­va en la que exis­te una nue­va con­tra­dic­ción en su seno.

La apli­ca­ción del méto­do dia­léc­ti­co mate­ria­lis­ta ante cual­quier asun­to sig­ni­fi­ca par­tir, a la hora de ana­li­zar­lo, del hecho de que éste encie­rra en su seno una con­tra­dic­ción. Pero este aná­li­sis no pue­de ser abs­trac­to. Es nece­sa­rio que ana­li­ce­mos la for­ma en con­cre­to en que se da esa con­tra­dic­ción, que estu­die­mos esa con­tra­dic­ción en particular.

A este res­pec­to, Mao advier­te que:

Con­tra­dic­cio­nes cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­tes sólo pue­den resol­ver­se por méto­dos cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­tes. Por ejem­plo: la con­tra­dic­ción entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía se resuel­ve por el méto­do de la revo­lu­ción socia­lis­ta; la con­tra­dic­ción entre las gran­des masas popu­la­res y el sis­te­ma feu­dal, por el méto­do de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca; la con­tra­dic­ción entre las colo­nias y el impe­ria­lis­mo, por el méto­do de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria nacio­nal; la con­tra­dic­ción entre la cla­se obre­ra y el cam­pe­si­na­do en la socie­dad socia­lis­ta, por el méto­do de la colec­ti­vi­za­ción y la meca­ni­za­ción de la agri­cul­tu­ra; las con­tra­dic­cio­nes en el seno del Par­ti­do Comu­nis­ta, por el méto­do de la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca; la con­tra­dic­ción entre la socie­dad y la natu­ra­le­za, por el méto­do del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Los pro­ce­sos cam­bian, des­apa­re­cen vie­jos pro­ce­sos y con­tra­dic­cio­nes y sur­gen nue­vos pro­ce­sos y con­tra­dic­cio­nes, y, en con­se­cuen­cia, varían los méto­dos para resol­ver las con­tra­dic­cio­nes. En Rusia fue­ron radi­cal­men­te dife­ren­tes tan­to la con­tra­dic­ción resuel­ta por la Revo­lu­ción de Febre­ro y la resuel­ta por la Revo­lu­ción de Octu­bre, como los méto­dos emplea­dos para resol­ver­las. Resol­ver con­tra­dic­cio­nes dife­ren­tes por méto­dos dife­ren­tes es un prin­ci­pio que los mar­xis­ta-leni­nis­tas deben obser­var rigu­ro­sa­men­te. Los dog­má­ti­cos no obser­van este prin­ci­pio, no com­pren­den las dife­ren­cias entre las con­di­cio­nes de los dis­tin­tos tipos de revo­lu­ción y, por eso, tam­po­co com­pren­den la nece­si­dad de usar méto­dos dife­ren­tes para resol­ver con­tra­dic­cio­nes dife­ren­tes; antes al con­tra­rio, siguen inva­ria­ble­men­te una fór­mu­la que supo­nen inal­te­ra­ble y la apli­can mecá­ni­ca­men­te y en todas par­tes, lo cual sólo pue­de cau­sar reve­ses a la revo­lu­ción o lle­var a hacer muy mal lo que podría hacer­se bien30.

Como ves, cada asun­to en la vida, cada con­tra­dic­ción, debe ser tra­ta­da de for­ma dis­tin­ta en fun­ción de su reali­dad con­cre­ta y tenien­do en cuen­ta sus con­di­cio­nan­tes con­cre­tos. Lenin insis­tía una y otra vez a este res­pec­to dicien­do que el aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta es el alma viva del marxismo.

Aho­ra bien, aun­que en cual­quier pro­ce­so exis­ten muchas con­tra­dic­cio­nes un de ellas es, por fuer­za, la prin­ci­pal por­que su desa­rro­llo deter­mi­na el desa­rro­llo de las demás con­tra­dic­cio­nes (por ejem­plo, en la lucha de cla­ses que se da la socie­dad capi­ta­lis­ta la con­tra­dic­ción entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía es la prin­ci­pal, aun­que no sea la úni­ca, ya que exis­ten con­tra­dic­cio­nes entre la peque­ña y la gran bur­gue­sía, entre la bur­gue­sía mono­po­lis­ta y la no mono­po­lis­ta, etc…).

Es fácil com­pren­der que los dos aspec­tos de una con­tra­dic­ción se exclu­yen, luchan y se opo­nen entre si pero, al mis­mo tiem­po, for­man una uni­dad, una iden­ti­dad. Esto te pue­de pare­cer un absur­do y, sin embar­go, no es así si lo pien­sas bien. Al fin y al cabo, nin­guno de los dos aspec­tos de la con­tra­dic­ción pue­den exis­tir inde­pen­dien­te­men­te del otro y ambos coexis­ten en un todo úni­co. Ambos con­tra­rios se imbri­can, se inter­co­nec­tan e impreg­nan cada uno del otro ya que depen­den el uno del otro.

Así, es incon­ce­bi­ble la vida sin la muer­te, por ejemplo.

Pero, ade­más de ello, den­tro de toda con­tra­dic­ción el desa­rro­llo de los con­tra­rios es des­igual por­que, siem­pre, el equi­li­brio entre ambos es tem­po­ral, rela­ti­vo. De ambos aspec­tos uno es, nece­sa­ria­men­te, el prin­ci­pal y otro el secun­da­rio. Aho­ra bien, esto tam­po­co es está­ti­co sino que, en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, el aspec­to prin­ci­pal y secun­da­rio cam­bian de posi­ción y, de esa mane­ra, cam­bia la natu­ra­le­za de la cosa. Un ejem­plo: en esen­cia, la revo­lu­ción con­sis­te en que el pro­le­ta­ria­do pase de ser la cla­se domi­na­da a ser la cla­se domi­nan­te, inter­cam­bian­do su posi­ción con la burguesía.

Res­pec­to al inter­cam­bio de posi­ción entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía, Mao decia que:

Con­so­li­dar la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, o del pue­blo, sig­ni­fi­ca, jus­ta­men­te, pre­pa­rar las con­di­cio­nes para abo­lir dicha dic­ta­du­ra y pasar a una eta­pa más ele­va­da, en la cual no habrá nin­gún tipo de sis­te­ma esta­tal. Fun­dar y desa­rro­llar el Par­ti­do Comu­nis­ta sig­ni­fi­ca, pre­ci­sa­men­te, pre­pa­rar las con­di­cio­nes para la des­apa­ri­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta y de todos los par­ti­dos polí­ti­cos. Crear un ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta y lle­var ade­lan­te la gue­rra revo­lu­cio­na­ria sig­ni­fi­ca, jus­ta­men­te, pre­pa­rar las con­di­cio­nes para aca­bar para siem­pre con las gue­rras. En cada una de estas pare­jas, los con­tra­rios se sos­tie­nen mutua­men­te31.

Lenin decía que:

La uni­dad (coin­ci­den­cia, iden­ti­dad, equi­va­len­cia) de los con­tra­rios es con­di­cio­nal, tem­po­ral, tran­si­to­ria, rela­ti­va. La lucha de los con­tra­rios, mutua­men­te exclu­yen­tes, es abso­lu­ta, como es abso­lu­to el desa­rro­llo, el movi­mien­to32.

Con­ti­nua­men­te los pro­ce­sos pasan de la fase de uni­dad a la de lucha y vice­ver­sa. Aho­ra bien, no creas que, por ser domi­nan­te la uni­dad en un momen­to dado, es impo­si­ble la lucha entre ambos aspec­tos sino que, antes al con­tra­rio, el desa­rro­llo de la con­tra­dic­ción nece­si­ta de la lucha a tra­vés de la pro­fun­di­za­ción de dicha contradicción.

Es impor­tan­te que te que­de cla­ro que exis­ten con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas y no anta­gó­ni­cas. Anta­go­nis­mo es una con­tra­dic­ción en los que su solu­ción se pro­du­ce bajo la for­ma de un con­flic­to abier­to, nece­sa­rio para dar lugar al naci­mien­to de un nue­vo proceso.

Evi­den­te­men­te, las for­mas de afron­tar una con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca y una no anta­gó­ni­ca no son las mis­mas y, si no sabe­mos ges­tio­nar ade­cua­da­men­te una con­tra­dic­ción no anta­gó­ni­ca, esta pue­de trans­for­mar­se en anta­gó­ni­ca. Un buen ejem­plo de ello pue­den ser las dis­cre­pan­cias que sur­gen con­ti­nua­men­te en el seno de las orga­ni­za­cio­nes obre­ras y popu­la­res: en prin­ci­pio, y si estas se dan de bue­na fe, no debe­rían resol­ver­se con los mis­mo medios que las que se den con el enemi­go bur­gués dado que se supo­ne que todos com­par­ti­mos el mis­mo obje­ti­vo y en lo que dife­ri­mos es en el camino para lle­gar a un mis­mo des­tino. Por tan­to, lo que toca es dis­cu­tir cual es el tra­yec­to más cor­to y menos cos­to­so en cada momen­to ya que todos que­re­mos ir al mis­mo sitio. Si tra­tá­ra­mos esas con­tra­dic­cio­nes, que no son anta­gó­ni­cas, como si lo fue­ran, ter­mi­na­ría­mos des­tru­yen­do todo el Movi­mien­to. Pero, por otro lado, hay veces que una de las par­tes no com­par­te el obje­ti­vo his­tó­ri­co del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio, sino que bus­ca otros obje­ti­vos, bas­tan­te más incon­fe­sa­bles y, gene­ral­men­te, de carác­ter per­so­nal. Gen­te que bus­ca «un lugar bajo el sol», un pues­te­ci­to, unas veces por inte­rés cre­ma­tís­ti­co y otras por sim­ples cues­tio­nes de ego, y pue­den ter­mi­nar con­du­cien­do a la liqui­da­ción del con­jun­to del movi­mien­to popu­lar con tal de con­se­guir su pol­tro­na, into­xi­can­do, min­tien­do y mon­tan­do cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio y de liqui­da­ción de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res. Este tipo de gen­te des­ho­nes­ta, que le dice una cosa a unos com­pa­ñe­ros y otra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta a otros; que tie­ne un «rela­to» en públi­co (aho­ra que está tan de moda esa des­afor­tu­na­da e impre­ci­sa expre­sión) y otro com­ple­ta­men­te opues­to en pri­va­do, gene­ra con­fu­sión, des­con­fian­za y des­or­ga­ni­za­ción entre las filas revo­lu­cio­na­rias. Ante ese tipo de tumo­res polí­ti­cos, que son tan peli­gro­sos como las bom­bas, dado que hacen daño en cual­quier sitio don­de caen, es evi­den­te que la con­tra­dic­ción sí que es de carác­ter anta­gó­ni­co y no se pue­de uti­li­zar con ella los mis­mos méto­dos que se uti­li­za­rían en un sano deba­te entre compañeros.

Pero, para­fra­sean­do a Michael Ende, esa es otra his­to­ria y debe ser con­ta­da en otra ocasión.

Para saber más

  • Prin­ci­pios ele­men­ta­les y fun­da­men­ta­les de filo­so­fía, de G.Politzer

  • Mate­ria­lis­mo y empi­rio­cri­ti­cis­mo, de V.I.Lenin

  • La dia­léc­ti­ca, de Paul Fouque

  • Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca ale­ma­na, de F.Engels

  • Intro­duc­ción a la Dia­léc­ti­ca de la Natu­ra­le­za, de F.Engels

  • Anti-Düh­ring, de F.Engels

  • Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, de J.V.Stalin

  • Sobre la con­tra­dic­ción, de Mao Tse-tung

  • Sobre la prác­ti­ca, de Mao Tse-tung

  • Sobre el tra­ta­mien­to correc­to de las con­tra­dic­cio­nes en el seno del pue­blo, de Mao Tse-tung

  • De don­de pro­vie­nen las ideas correc­tas, de Mao Tse-tung

  • Lógi­ca for­mal, lógi­ca dia­léc­ti­ca, de Hen­ri Lefebvre

  • Fun­da­men­tos de filo­so­fía, de V.Afanásiev

  • Los fun­da­men­tos de la filo­so­fía mar­xis­ta, de F.V.Konstantinov

  • Com­pen­dio de his­to­ria de la filo­so­fía, de M.T.Iovchuk, T.I.Oizerman y I.Ia.Shchipanov

Alber­to Gómez González

  1. K.Marx. Con­tri­bu­ción a la Crí­ti­ca de la filo­so­fía hege­lia­na del derecho.
  2. V.I.Lenin. Mate­ria­lis­mo y empiriocriticismo.
  3. V.I.Lenin. El Esta­do y la revolución.
  4. F.Engels. Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca alemana.
  5. K.Marx.. La sagra­da familia.
  6. V.I.Lenin. Mate­ria­lis­mo y empiriocriticismo.
  7. J.V.Stalin. Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e histórico.
  8. K.Marx. Tesis sobre Feuerbach.
  9. J.V.Stalin. Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e histórico.
  10. V.I.Lenin. Las tres par­tes y tres fuen­tes inte­gran­tes del marxismo.
  11. J.V.Stalin. Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e histórico.
  12. F. Engels. Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca alemana.
  13. J.V.Stalin. Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e histórico.
  14. Mao Tse-tung. Sobre la contradicción.
  15. F.Engels. Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca alemana.
  16. V.I.Lenin. Car­los Marx.
  17. V.I.Lenin. Car­los Marx.
  18. V.I.Lenin. Car­los Marx.
  19. F.Engels. Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca alemana.
  20. G.Politzer. Prin­ci­pios ele­men­ta­les de filosofía.
  21. F.Engels. Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca alemana.
  22. V.I.Lenin. El comu­nis­mo.
  23. V.I.Lenin. Resu­men del libro de Hegel «Lec­cio­nes de his­to­ria de la filosofía»
  24. V.I.Lenin. En torno a la cues­tión de la dialéctica.
  25. V.I.Lenin. Resu­men del libro de Hegel «Cien­cia de la lógica»
  26. Mao Tse-tung. Sobre la contradicción.
  27. G.Politzer. Prin­ci­pios ele­men­ta­les y fun­da­men­ta­les de filosofía.
  28. V.I.Lenin. En torno a la cues­tión de la dialéctica.
  29. Mao Tse-tung. Sobre la contradicción.
  30. Mao Tse-tung. Sobre la contradicción.
  31. Mao Tse-tung. Sobre la contradicción.
  32. V.I.Lenin. Resu­men del libro de Hegel «Lec­cio­nes de his­to­ria de la filosofía»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *