Decla­ra­ción públi­ca: Las gue­rri­lle­ras son muje­res revo­lu­cio­na­rias cons­cien­tes y libres

Hemos cono­ci­do por las noti­cias el caso de Héc­tor Albei­dis Arbo­le­da Bui­tra­go, pre­sen­ta­do en gran des­plie­gue mediá­ti­co como el médi­co de las FARC y sin­di­ca­do de prac­ti­car supues­ta­men­te 500 abor­tos for­za­dos para los Fren­tes 7 y 49 de las FARC-EP entre 1998 y 2000.

Los hechos que rela­ta la noti­cia solo mere­cen nues­tro total y deci­di­do recha­zo como orga­ni­za­ción, ya que va en con­tra de nues­tros prin­ci­pios y lineamientos.

No son secre­tas para nadie las polí­ti­cas de las FARC-EP en cuan­to a pla­ni­fi­ca­ción y vio­len­cia sexual, pero cree­mos nece­sa­rio repe­tir­las bre­ve­men­te a la opi­nión públi­ca nacio­nal e internacional:

La pla­ni­fi­ca­ción en nues­tra Orga­ni­za­ción es una nor­ma obli­ga­to­ria para hom­bres y muje­res, por­que así lo deter­mi­nan las con­di­cio­nes de la gue­rra. Es impo­si­ble criar hijos o hijas en la sel­va, y de esto se habla amplia­men­te con la o el aspi­ran­te a filas para que ten­gan com­ple­ta cla­ri­dad al respecto.

La vio­len­cia sexual es un deli­to de suma gra­ve­dad en nues­tras filas, con­sa­gra­do como tal por nues­tras nor­mas inter­nas. No sólo se san­cio­na median­te el pro­ce­di­mien­to de un con­se­jo de gue­rra, sino que exis­te la alta pro­ba­bi­li­dad de que en este se sen­ten­cie con la pena máxi­ma con­tem­pla­da por nues­tro Reglamento.

El abor­to no es con­si­de­ra­do un méto­do de con­tra­cep­ción. Su prác­ti­ca es el últi­mo recur­so al que se ape­la cuan­do, pese a las medi­das anti­con­cep­ti­vas adop­ta­das, ocu­rre un emba­ra­zo inde­sea­do. En todos los casos se sope­san muy bien los ries­gos para la madre, la futu­ra cria­tu­ra y el entorno guerrillero.

Hay que espe­ci­fi­car que la mayo­ría de los ejér­ci­tos del mun­do mane­jan reglas espe­cia­les para muje­res com­ba­tien­tes, como por ejem­plo la con­tra­cep­ción obli­ga­to­ria o limi­ta­cio­nes de acti­vi­da­des físi­ca­men­te inten­si­vas en caso de emba­ra­zo. Nues­tro ejér­ci­to insur­gen­te vive per­ma­nen­te­men­te en una situa­ción de gue­rra total. Una gue­rri­lle­ra emba­ra­za­da sig­ni­fi­ca un ries­go cier­to de muer­te tan­to para ella como la cria­tu­ra que lle­va den­tro, o, en el mejor de los casos, de serias com­pli­ca­cio­nes médi­cas que ponen en peli­gro su vida y la de su unidad.

Tenien­do en cuen­ta las legis­la­cio­nes vigen­tes en los paí­ses que han lega­li­za­do el abor­to y con­si­de­ran­do que es un dere­cho fun­da­men­tal de las muje­res deci­dir sobre su cuer­po, las FARC-EP hemos ido pre­ci­san­do nues­tra línea fren­te a las con­di­cio­nes y tiem­pos para prac­ti­car la inte­rrup­ción de emba­ra­zo. Este dere­cho de las com­ba­tien­tes es aho­ra cobi­ja­do por reglas que prohí­ben cual­quier inter­ven­ción sin el con­sen­ti­mien­to de la gue­rri­lle­ra y deter­mi­nan un tiem­po máxi­mo de 3 meses para su realización.

Las gue­rri­lle­ras de las FARC-EP son muje­res com­pro­me­ti­das con la cau­sa de la jus­ti­cia social, son suje­tos polí­ti­cos, muje­res revo­lu­cio­na­rias que luchan cons­cien­te y libre­men­te por un país mejor. Todas y cada una de ellas se vin­cu­lan volun­ta­ria­men­te a la orga­ni­za­ción, y al hacer­lo se com­pro­me­ten a cum­plir con todas las Nor­mas Inter­nas. Recha­za­mos por tan­to los dis­cur­sos que pre­ten­den des­ca­li­fi­car­las, ya sea des­co­no­cien­do su apor­te a la lucha o pre­sen­tán­do­las como víc­ti­mas de una supues­ta vio­len­cia mas­cu­li­na al inte­rior de nues­tra organización.

Las direc­cio­nes nacio­na­les y de Blo­que han hecho las ave­ri­gua­cio­nes per­ti­nen­tes en los dos Fren­tes cita­dos por la noti­cia, y cer­ti­fi­ca­mos que en nin­guno de ellos ha mili­ta­do o se cono­ce siquie­ra al per­so­na­je en men­ción. Por lo cual está cla­ro que se tra­ta de un mon­ta­je judi­cial y mediático.

Tam­po­co pode­mos tole­rar que se pre­ten­da des­hu­ma­ni­zar la cau­sa revo­lu­cio­na­ria con sin­di­ca­cio­nes tan fal­sas e infa­man­tes como las vio­la­cio­nes de muje­res o la uti­li­za­ción de cuer­pos de gue­rri­lle­ros caí­dos en com­ba­te para dar cla­ses de anatomía.

Como muje­res lucha­do­ras que han ele­gi­do el legí­ti­mo camino de la rebe­lión arma­da, han asu­mi­do gran­des sacri­fi­cios. No es nues­tra Orga­ni­za­ción la que les he arre­ba­ta­do el dere­cho de ser madres, sino la gue­rra que nos han impues­to los que deten­tan el poder. Por res­pe­to a las víc­ti­mas de este con­flic­to, exi­gi­mos de la Fis­ca­lía, la Inte­li­gen­cia Mili­tar, la Defen­so­ría y los medios de comu­ni­ca­ción, serie­dad y éti­ca en sus inves­ti­ga­cio­nes. La paz no se cons­tru­ye sobre calum­nias, se cimen­ta en la verdad.

Nues­tra deci­sión de lucha es inque­bran­ta­ble. Como lo hemos hecho en la gue­rra, anhe­la­mos maña­na, jun­to a las muje­res y a todo el pue­blo colom­biano, cons­truir la paz esta­ble y dura­de­ra con jus­ti­cia social que posi­bi­li­te la recon­ci­lia­ción nacional.

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor de las FARC-EP

2 de enero de 2016

Fuen­te: http://​paz​farc​-ep​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *