Jue­ces con­tra la demo­cra­cia (car­ta abier­ta de Car­lo Fra­bet­ti a Manue­la Carmena)

Como segu­ra­men­te recor­da­rás, en julio de 2014, en el mar­co de la Sema­na Negra de Gijón, coin­ci­di­mos en una ten­sa mesa redon­da sobre la tor­tu­ra. Pri­me­ro habló el psi­quia­tra Gui­ller­mo Ren­due­les, que lle­vó a cabo una estre­me­ce­do­ra des­crip­ción de los efec­tos psi­co­ló­gi­cos de la tor­tu­ra; lue­go inter­vi­nis­te tú, y dijis­te sin amba­ges que la tor­tu­ra es una prác­ti­ca habi­tual e impu­ne en el Esta­do espa­ñol, y que los médi­cos foren­ses y los jue­ces miran hacia otro lado inclu­so en los casos más fla­gran­tes; y por últi­mo inter­vi­ne yo, y empe­cé dicien­do que, tal como se des­pren­día de tus pala­bras, este es un Esta­do terro­ris­ta (y no solo por su per­te­nen­cia a la OTAN). Y cuan­do ter­mi­né de hablar, te fal­tó tiem­po para coger el micró­fono y decir que tú no habías insi­nua­do en nin­gún momen­to que este fue­ra un Esta­do terro­ris­ta, y que lo úni­co que se des­pren­día de tus pala­bras era que vivi­mos en una demo­cra­cia imperfecta.

Tu com­pul­si­va acla­ra­ción (que fue opor­tu­na­men­te con­tes­ta­da des­de el públi­co) me recor­dó la de otro supues­to letra­do pro­gre­sis­ta, Car­los Jimé­nez Villa­re­jo, en un acto sobre el pro­ce­so de paz en el País Vas­co cele­bra­do en el Ate­neo de Madrid en 2007; una acla­ra­ción tan irra­cio­nal como la tuya y que en su día me lle­vó a escri­bir un artícu­lo (que aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en una serie) titu­la­do Pen­sa­mien­to dis­cre­to, en el que, entre otras cosas, decía:

Jimé­nez Villa­re­jo, que aca­ba­ba de demos­trar con los más con­tun­den­tes argu­men­tos jurí­di­cos que nues­tro supues­to Esta­do de dere­cho es una bur­da fala­cia, mani­fes­tó su des­acuer­do con un inter­vi­nien­te del públi­co y dijo que, aun­que imper­fec­ta, tene­mos la suer­te de vivir en una demo­cra­cia… No tuve tiem­po ni ganas de pre­gun­tar­le a Jimé­nez Villa­re­jo cómo se las arre­gla­ba para hacer com­pa­ti­ble la demo­cra­cia con el terro­ris­mo de Esta­do, la tor­tu­ra, la bru­ta­li­dad poli­cial, la mani­pu­la­ción legis­la­ti­va, la anti­cons­ti­tu­cio­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria y otras «imper­fec­cio­nes»… ¿Qué pen­sa­ría­mos de alguien que acep­ta­ra las dos pre­mi­sas de un silo­gis­mo y nega­ra su con­clu­sión? Alguien que dije­ra, por ejem­plo: «Todos los hom­bres son mor­ta­les; Sócra­tes es un hom­bre; pero Sócra­tes no es mor­tal». Pen­sa­ría­mos, con toda razón, que, una de tres: o está loco, o es un dis­ca­pa­ci­ta­do men­tal, o nos está toman­do el pelo… Pero, por increí­ble que parez­ca, este tipo de abe­rra­cio­nes inte­lec­tua­les están a la orden del día, y si bien en el caso de los polí­ti­cos de ofi­cio y bene­fi­cio está cla­ro que se tra­ta de una per­ver­sión cons­cien­te y deli­be­ra­da, cues­ta creer que todos los que incu­rren en la gro­se­ría del cogi­tus inte­rrup­tus sean locos, far­san­tes o des­ce­re­bra­dos. La expli­ca­ción de este preo­cu­pan­te fenó­meno hay que bus­car­la, al menos en par­te, en la ima­gen frag­men­ta­da, dis­con­ti­nua ‑dis­cre­ta, en el sen­ti­do físi­co-mate­má­ti­co del tér­mino- que de la reali­dad nos ofre­cen los medios de comu­ni­ca­ción y el pro­pio dis­cur­so domi­nan­te que vehi­cu­lan. El video­clip y el spot publi­ci­ta­rio son los para­dig­mas de la comu­ni­ca­ción moder­na (o pos­mo­der­na), com­pri­mi­da y sin­co­pa­da, veloz y efí­me­ra. La infor­ma­ción se reci­be por ráfa­gas dis­per­sas e inco­ne­xas; los esló­ga­nes y las con­sig­nas sus­ti­tu­yen a la refle­xión éti­ca y polí­ti­ca… En con­se­cuen­cia, el pen­sa­mien­to mis­mo tien­de a frag­men­tar­se, a per­der uni­dad y cohe­ren­cia, y la pre­sión social (cuan­do no el terro­ris­mo de Esta­do) hace el res­to: los dos sen­ti­dos del tér­mino “dis­cre­ción” (dis­con­ti­nui­dad y pru­den­cia) con­flu­yen y se refuer­zan mutua­men­te, actúan de for­ma sinér­gi­ca como inhi­bi­do­res de la razón.

Y esa «dis­cre­ción» inhi­bi­do­ra ha pre­si­di­do des­de el prin­ci­pio tu actua­ción como alcal­de­sa, que ha cul­mi­na­do con la vile­za de lla­mar «delez­na­bles» a un par de titi­ri­te­ros encar­ce­la­dos por el crip­to­fas­cis­mo rei­nan­te y «exce­si­va» a la repre­sión bru­tal de que han sido obje­to. En pri­mer lugar, y pues­to que «delez­na­ble» sig­ni­fi­ca, lite­ral­men­te, «que se des­ha­ce o dis­gre­ga con faci­li­dad», ¿no crees que el adje­ti­vo es más apli­ca­ble a ti mis­ma y a tu incon­sis­ten­te orga­ni­za­ción polí­ti­ca? Y en segun­do lugar, ¿no te das cuen­ta de que cali­fi­car de exce­si­vo a lo into­le­ra­ble es con­ver­tir en cuan­ti­ta­ti­va una cues­tión que para cual­quie­ra que ten­ga dos dedos de fren­te y otros dos de dig­ni­dad es obvia­men­te cua­li­ta­ti­va? ¿Qué quie­re decir que la peti­ción de ocho años de cár­cel es “exce­si­va”, que con cua­tro sería sufi­cien­te? ¿Qué dife­ren­cia hay entre tu acti­tud y la de los jue­ces a los que hace poco más de un año denun­cia­bas en tu ponen­cia sobre la tor­tu­ra? ¿Qué dife­ren­cia hay entre un ex poli­cía fran­quis­ta meti­do a juez que aten­ta con­tra los dere­chos más bási­cos y una ex juez meti­da a alcal­de­sa que no los defien­de? ¿Qué dife­ren­cia hay entre el exe­cra­ble juez Gar­zón y la aco­mo­da­ti­cia juez Car­me­na, entre los necios que apo­ya­ron al pri­me­ro y los ilu­sos que apo­yan a la segun­da? ¿Cómo os atre­véis, tú y tus cole­gas social­de­mó­cra­tas, a auto­pro­cla­ma­ros “jue­ces para la demo­cra­cia”? ¿Quién es más impre­sen­ta­ble, la ante­rior alcal­de­sa de Madrid, que con su arro­gan­cia e incom­pe­ten­cia des­pres­ti­gia­ba a la dere­cha, o la actual, que con su pusi­la­ni­mi­dad e incom­pe­ten­cia des­pres­ti­gia a la izquier­da? Por si alguien no se ha dado cuen­ta, son pre­gun­tas retóricas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *