Las impo­si­cio­nes y el chan­ta­je del BCE a Grecia

Se pre­sen­ta aquí un resu­men de la con­fe­ren­cia ofre­ci­da por Éric Tous­saint en el Par­la­men­to Euro­peo el 14 de enero de 2016, duran­te la reu­nión inter­na­cio­nal orga­ni­za­da por el gru­po par­la­men­ta­rio de la izquier­da euro­pea GUE/​NGL. El tema gene­ral del encuen­tro tenía por títu­lo «El BCE: un gobierno no ele­gi­do de Euro­pa» (véa­se aquí el pro­gra­ma completo).

Éric Tous­saint dio esta con­fe­ren­cia en el mar­co de un panel mode­ra­do por Dimi­tris Papa­di­mou­lis, euro­dipu­tado de Syri­za, en el que tam­bién inter­vi­nie­ron Mari­ka Fran­ga­kis, miem­bro del secre­ta­ria­do polí­ti­co de Syri­za y res­pon­sa­ble de su depar­ta­men­to eco­nó­mi­co, y Pear­se Doherty, por­ta­voz para temas finan­cie­ros del par­ti­do irlan­dés Sinn Fein. Duran­te esta jor­na­da, con­sa­gra­da al BCE, se rea­li­za­ron otros pane­les en los que inter­vi­nie­ron Gabi Zim­mer, euro­dipu­tada de Die Lin­ke, pre­si­den­te de la GUE/​NGL, Fabio Di Masi euro­dipu­tado de Die Lin­ke, Miguel Urbán, euro­dipu­tado de Pode­mos, Harald Schu­mann, quien reali­zó un exce­len­te docu­men­tal dedi­ca­do a la Troi­ka (véa­se aquí). El con­jun­to de inter­ven­cio­nes se pue­de ver en un vídeo

1. Jean-Clau­de Tri­chet, pre­si­den­te del BCE duran­te la pre­pa­ra­ción del memo­ran­do impues­to a Gre­cia en mayo de 2010, ame­na­zó con redu­cir la liqui­dez que nece­si­ta­ban los ban­cos grie­gos si Gre­cia pedía una reduc­ción de su deuda.

Pana­gio­tis Rou­me­lio­tis, repre­sen­tan­te de Gre­cia en el FMI entre mar­zo de 2010 y diciem­bre de 2011, antes de ser vice­pre­si­den­te del Piraeus Bank, decla­ró duran­te la audi­ción ante el Comi­té para la ver­dad sobre la deu­da públi­ca grie­ga: «Mr. Tri­chet, en esa épo­ca pre­si­den­te del BCE, esta­ba entre los que com­ba­tie­ron una rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da, ame­na­zan­do a Gre­cia con cor­tar­le la liqui­dez. En reali­dad, ¡Mr. Tri­chet fan­fa­rro­nea­ba para sal­var a los ban­cos fran­ce­ses y ale­ma­nes!» Véa­se aquí

Lo que hizo el BCE en 2015 bajo la pre­si­den­cia de Mario Draghi, cons­ti­tu­ye la con­cre­ción de la ame­na­za pro­nun­cia­da por su pre­de­ce­sor Jean-Clau­de Trichet.

2. El BCE par­ti­ci­pó en mayo de 2010 en la crea­ción de la Troi­ka. Esta impu­so unas medi­das que vio­la­ron los dere­chos fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas grie­gas. El infor­me del Comi­té para la ver­dad sobre la deu­da grie­ga reco­pi­ló una lar­ga lis­ta de medi­das dic­ta­das por la Troi­ka (en la que el BCE tuvo y tie­ne toda­vía un papel cla­ve) que tuvie­ron por efec­to la vio­la­ción de los dere­chos fundamentales.

Los prés­ta­mos acor­da­dos a Gre­cia en el mar­co del memo­ran­do sir­ven para pro­te­ger los intere­ses de los gran­des ban­cos pri­va­dos fran­ce­ses, ale­ma­nes y grie­gos, a pesar de que fue­ron los res­pon­sa­bles de la crea­ción de una bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va del cré­di­to, que comen­zó a explo­tar en 2009.

3. En el mar­co del pro­gra­ma SMP (pro­gra­ma de com­pra de deu­da sobe­ra­na), el BCE com­pró en 2010−2011−2012 títu­los grie­gos con un impor­tan­te des­cuen­to.

Duran­te el perio­do 2010 – 2012, el total de com­pras de títu­los grie­gos a los ban­cos pri­va­dos alcan­zó los 55.000 millo­nes de euros. A comien­zos de 2016, el BCE toda­vía posee cer­ca de 20.000 millo­nes de euros en títu­los com­pra­dos duran­te ese perio­do y que Gre­cia debe­rá reem­bol­sar, nor­mal­men­te, has­ta el año 2018.

Al recom­prar los títu­los grie­gos en el mer­ca­do secun­da­rio, el BCE ayu­dó a los ban­cos fran­ce­ses, ale­ma­nes y grie­gos, y otros ban­cos pri­va­dos a des­ha­cer­se de esos títu­los con el fin de evi­tar el recor­te que se pro­du­ci­ría en 2012. Ade­más, la com­pra por el BCE de can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de títu­los en el mer­ca­do secun­da­rio tuvo por efec­to aumen­tar el pre­cio de esos ins­tru­men­tos finan­cie­ros. Eso per­mi­tió a los ban­cos fran­ce­ses, ale­ma­nes y grie­gos redu­cir sus pér­di­das en el momen­to de la reventa.

Al recom­prar los títu­los grie­gos en el mer­ca­do secun­da­rio, el BCE ayu­dó a los ban­cos fran­ce­ses, ale­ma­nes y grie­gos, y otros ban­cos pri­va­dos a des­ha­cer­se de esos títu­los con el fin de evi­tar el recor­te que se pro­du­ci­ría en 2012. Ade­más, la com­pra por el BCE de can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de títu­los en el mer­ca­do secun­da­rio tuvo por efec­to aumen­tar el pre­cio de esos ins­tru­men­tos finan­cie­ros. Eso per­mi­tió a los ban­cos fran­ce­ses, ale­ma­nes y grie­gos redu­cir sus pér­di­das en el momen­to de la reventa.

Entre 2011 y 2015, el BCE reci­bió intere­ses muy impor­tan­tes debi­do a los títu­los grie­gos (véa­se más adelante).

La mane­ra en que el BCE, en el mar­co de la Troi­ka, orga­ni­zó la rees­truc­tu­ra­ción de 2012 fue total­men­te escan­da­lo­sa y mar­ca­da por una evi­den­te ilegitimidad.

Los gran­des ban­cos fran­ce­ses y ale­ma­nes se vie­ron libra­dos de esa situa­ción ya que habían sido adver­ti­dos de que se esta­ba pre­pa­ran­do un recor­te del valor de los títu­los. Los ban­cos chi­prio­tas que habían com­pra­do una can­ti­dad enor­me de títu­los grie­gos estu­vie­ron direc­ta­men­te afec­ta­dos por ese recor­te. Pero, aún más gra­ve, los fon­dos de pen­sio­nes grie­gos, los peque­ños tene­do­res grie­gos de títu­los de la deu­da, los tra­ba­ja­do­res de Olym­pic Air­ways fue­ron las víc­ti­mas direc­tas de dicho recor­te. El sis­te­ma grie­go de pen­sio­nes toda­vía no se ha recu­pe­ra­do. Los fon­dos bui­tre, por el con­tra­rio, fue­ron libra­dos de esa reduc­ción del valor de los títulos.

El BCE com­pró deu­da grie­ga pero impu­so unas con­di­cio­nes drás­ti­cas. En algu­nos momen­tos, cuan­do las auto­ri­da­des grie­gas no coope­ra­ron lo sufi­cien­te en la imple­men­ta­ción de las medi­das dic­ta­das por la Troi­ka, el BCE sus­pen­dió sus com­pras de títu­los a modo de chantaje.

Los bene­fi­cios obte­ni­dos por el BCE a cos­ta del pue­blo griego

Si bien el endeu­da­mien­to de Gre­cia con el BCE es de menor impor­tan­cia que el de Ita­lia o Espa­ña, el BCE per­ci­be de Gre­cia más intere­ses que de esos dos paí­ses. Para el año 2014, el gobierno grie­go pagó 298 millo­nes de euros de intere­ses por los prés­ta­mos del BCE, mon­to que repre­sen­ta el 40 % de los 728 millo­nes de euros de ingre­sos que el BCE per­ci­bió de cin­co paí­ses invo­lu­cra­dos en el SMP, aun­que la deu­da grie­ga con el BCE repre­sen­te solo el 12 % del total. (Ita­lia repre­sen­ta­ba, en febre­ro de 2015, el 52% del total, Espa­ña el 20%, Gre­cia el 12%, Por­tu­gal el 10% e Irlan­da el 6%.)

Las ganan­cias que obten­drá el BCE gra­cias a los títu­los grie­gos se ele­va­rán a más de 7.700 millo­nes de euros de aquí a 2018, cuan­do los últi­mos títu­los no rees­truc­tu­ra­dos hayan sido reem­bol­sa­dos por Gre­cia. La posi­bi­li­dad de res­ti­tuir a Gre­cia los bene­fi­cios abu­si­vos rea­li­za­dos por el BCE, se uti­li­zó siem­pre como un medio de chan­ta­je sobre Gre­cia. Duran­te los pri­me­ros seis meses del gobierno de Tsi­pras, el BCE recha­zó la devo­lu­ción a Gre­cia de las ganan­cias abu­si­vas que había obte­ni­do des­de 2012. Des­pués de la capi­tu­la­ción del gobierno grie­go del 13 de julio de 2015, los bene­fi­cios fue­ron en par­te res­ti­tui­dos pero con la con­di­ción de que sir­van para pagar a los acree­do­res. Esas ganan­cias res­ti­tui­das a Gre­cia no bene­fi­cian para nada a la pobla­ción grie­gaEs­tas infor­ma­cio­nes fue­ron saca­das del capí­tu­lo 3 del Infor­me pre­li­mi­nar del Comi­té para la ver­dad sobre la deu­da públi­ca grie­ga. Este infor­me se pue­de con­sul­tar y des­car­gar gra­tui­ta­men­te en: http://​cadtm​.org/​I​n​f​o​r​m​e​-​p​r​e​l​i​m​i​n​a​r​-​d​e​l​-​C​o​m​i​t​e​-de.

Aquí aba­jo se pue­de ver un extrac­to de un docu­men­to ofi­cial de julio de 2015:

Total SMP and ANFA pro­fits until July 2018 amount to EUR 7.7 bn.

If agreed by Mem­ber Sta­tes, the SMP pro­fits of 2014 and 2015

(tota­lling EUR 3.3 bn), although insuf­fi­cient, could be used

in July to repay arrears to the IMF and other upco­ming payments.

SMP pro­fits of 2016, 2017 and 2018 could also be used for subsequent

pro­gram­me finan­cing. Over the July 2015-July 2018 period, Gree­ce is expec­ted to recei­ve EUR 2.7 bn in SMP pro­fits (exclu­ding the 2014 and 2015 pro­fits used for urgent debt pay­ments) and EUR 1.7 bn in ANFA pro­fits from the other Mem­ber Sta­tes and the BoG, redu­cing finan­cing needs accor­dingly. Voir: http://​ec​.euro​pa​.eu/​e​c​o​n​o​m​y​_​f​i​n​a​n​c​e​/​a​s​s​i​s​t​a​n​c​e​_​e​u​_​m​s​/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​2​015 – 07-10_greece_art__13_eligibility_assessment_esm_en.pdf page. 10

El BCE y el fon­do de esta­bi­li­za­ción finan­cie­ra grie­go encar­ga­do de la reca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos grie­gos (Helle­nic Finan­cial Sta­bi­lity Fund –HFSF – ).

Entre los miem­bros del Con­se­jo Gene­ral del Fon­do de Esta­bi­li­dad Finan­cie­ra La com­po­si­ción del Con­se­jo gene­ral se encuen­tra con­sul­tar en la web ofi­cial del Fon­do, se encuen­tra Pie­rre Maria­ni que es corres­pon­sa­ble del fra­ca­so y del desas­tre finan­cie­ro del ban­co Dexia. Ese ban­co fran­co-bel­ga-luxem­bur­gués tuvo que ser res­ca­ta­do tres veces por las auto­ri­da­des bel­gas, fran­ce­sas y luxem­bur­gue­sas. Las gran­des pér­di­das regis­tra­das por Dexia entre 2008 y 2012 no impi­die­ron que el Sr. Maria­ni se hicie­ra votar unos subs­tan­cia­les aumen­tos en su remu­ne­ra­ción. Sin embar­go, el BCE no encon­tró nada mejor que desig­nar­lo como uno de los diri­gen­tes del Fon­do de Esta­bi­li­dad Finan­cie­ra a car­go de la reca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos griegos.

¿Es acep­ta­ble que se pon­ga en la direc­ción de un orga­nis­mo encar­ga­do de ges­tio­nar la reca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos grie­gos a alguien que tuvo una gran res­pon­sa­bi­li­dad en el desas­tre de un gran ban­co como Dexia? Este ban­co ven­dió miles de millo­nes de euros en prés­ta­mos tóxi­cos a admi­nis­tra­cio­nes públi­cas fran­ce­sas y su quie­bra impac­tó fuer­te­men­te en las finan­zas públi­cas de Bél­gi­ca, de Fran­cia y de Luxem­bur­go. ¿Aca­so es pru­den­te con­ti­nuar con­fian­do en Pie­rre Maria­ni? Cuan­do Dexia fue res­ca­ta­da por el Esta­do bel­ga, Pie­rre Maria­ni tuvo que aban­do­nar el ban­co debi­do a su cala­mi­to­sa ges­tión, y, sin embar­go, tuvo dere­cho a un dora­do fini­qui­to de un millón de euros. Duran­te el año 2012. Dexia le pagó 1,7 millo­nes de euros Véa­se en RTBF. |4| Y aho­ra este señor está en Gre­cia para par­ti­ci­par en el sanea­mien­to de los ban­cos griegos.

Entre los otros miem­bros del Con­se­jo Gene­ral del Fon­do se encuen­tra Wou­ter Devriendt. Este con­se­je­ro de Bél­gi­ca en mate­ria ban­ca­ria, desem­pe­ñó impor­tan­tes fun­cio­nes en dos ban­cos que tuvie­ron que ser res­ca­ta­dos de la quie­bra en 2008: For­tis, auxi­lia­do por el gobierno bel­ga y reven­di­do a BNP Pari­bas, y ABN-Amro, nacio­na­li­za­do por el gobierno holan­dés. Wou­ter Devriendt figu­ra, como Pie­rre Maria­ni, entre los res­pon­sa­bles de la cri­sis ban­ca­ria en Europa.

No se pue­de con­cluir este pun­to sobre la com­po­si­ción del Con­se­jo Gene­ral del HFSF sin men­cio­nar a Ste­ven Franck, quien tam­bién desem­pe­ñó impor­tan­tes fun­cio­nes en el ban­co esta­dou­ni­den­se Mor­gan Stan­ley, y lue­go en el BNP Pari­bas entre 2006 y 2009, en el perio­do en el que este ban­co con­tri­buía acti­va­men­te a la crea­ción de una bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va del cré­di­to pri­va­do en Gre­cia y se veía envuel­to en el mer­ca­do de las sub­pri­me y de los pro­duc­tos estruc­tu­ra­dos en Esta­dos Uni­dos. Hay que seña­lar que Ste­ven Franck tam­bién tra­ba­jó para la pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos en la Casa Blan­ca y que sir­vió en la avia­ción de la mari­na de gue­rra de Esta­dos Unidos.

Plan­tee­mos la cues­tión: ¿Es nor­mal que los intere­ses de los ciu­da­da­nos grie­gos y del país se con­fíen a per­so­na­jes de este tipo? La com­po­si­ción del órgano de direc­ción encar­ga­do de la reca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos grie­gos aca­so no ilus­tra per­fec­ta­men­te la natu­ra­le­za de la inter­ven­ción del BCE y de la troi­ka en gene­ral como son la defen­sa y la pro­mo­ción de los intere­ses del gran capi­tal y de las gran­des potencias.

El chan­ta­je per­ma­nen­te del BCE con res­pec­to al gobierno de Tsi­pras en lo que con­cier­ne al acce­so a la liqui­dez de los ban­cos griegos.

El BCE tie­ne la obli­ga­ción de sumi­nis­trar liqui­dez a los ban­cos de la zona euro. Duran­te las prue­bas de estrés a la que los ban­cos debie­ron some­ter­se en 2014, el BCE y las auto­ri­da­des de con­trol afir­ma­ron que los ban­cos grie­gos eran sufi­cien­te­men­te sóli­dos. Por con­si­guien­te, el BCE debía actuar para sumi­nis­trar liqui­dez al sis­te­ma ban­ca­rio grie­go. Empe­ro, duran­te los 6 pri­me­ros meses del gobierno Tsi­pras, el BCE reali­zó de for­ma cons­tan­te decla­ra­cio­nes que des­es­ta­bi­li­za­ron al gobierno grie­go y sus­ci­ta­ron las peo­res dudas sobre lo que iba a ocu­rrir con los depó­si­tos ban­ca­rios. Eso cata­li­zó gra­ve­men­te la reti­ra­da de una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de depó­si­tos (cer­ca de 40.000 millo­nes de euros entre enero y julio de 2015). El BCE man­tu­vo abier­to el gri­fo de la liqui­dez de urgen­cia, dejan­do enten­der que en cual­quier momen­to lo podría cerrar. Lo que final­men­te hizo a fines de junio de 2015, cuan­do el gobierno de Tsi­pras orga­ni­zó un refe­rén­dum para el 5 de julio de 2015. En con­se­cuen­cia, los ban­cos grie­gos estu­vie­ron cerra­dos a par­tir del 28 de junio duran­te un perio­do de tres semanas.

En el momen­to en que el BCE limi­tó la liqui­dez de urgen­cia, el gobierno pen­só que los ban­cos podrían tener acce­so a los 28.000 millo­nes suple­men­ta­rios de la liqui­dez de urgen­cia. El BCE cla­ra­men­te no cum­plió con sus obli­ga­cio­nes tales como las pre­vis­tas en los Tra­ta­dos euro­peos. El blo­queo del sis­te­ma de pagos de Gre­cia cons­ti­tu­ye una vio­la­ción cla­ra de las dis­po­si­cio­nes pre­vis­tas en el artícu­lo 127 del Tra­ta­do de Fun­cio­na­mien­to de la Unión Euro­pea (TFUE).

Seña­le­mos tam­bién que en la polí­ti­ca de des­es­ta­bi­li­za­ción del gobierno de Tsi­pras, el BCE recha­zó la com­pra de títu­los grie­gos en 2015. Sin embar­go, des­de enero de 2015, en el mar­co del Quan­ti­ta­ti­ve Easing, el BCE com­pró títu­los de otros Esta­dos de la zona euro por cer­ca de 60.000 millo­nes de euros por mes. Aho­ra que el gobierno grie­go se ha some­ti­do a un ter­cer memo­ran­do, el BCE pien­sa en comen­zar a com­prar­le los títu­los de deu­da siem­pre y cuan­do el gobierno grie­go res­pe­te las impo­si­cio­nes neo­li­be­ra­les que ata­can de nue­vo las pen­sio­nes, siguen con las pri­va­ti­za­cio­nes, etc.

El BCE y el refe­rén­dum del 5 de julio de 2015

El BCE actuó para cerrar los ban­cos grie­gos a par­tir del 28 de junio.

El 29 de junio de 2015, Benoit Cœu­ré, miem­bro del direc­to­rio eje­cu­ti­vo del BCE, en una entre­vis­ta en el dia­rio Les Echos decla­ró que «una sali­da de la zona euro, has­ta el pre­sen­te total­men­te teó­ri­ca, no pue­de des­gra­cia­da­men­te ser exclui­da», agre­gan­do que se tra­ta de una con­se­cuen­cia de la deci­sión de Ate­nas de rom­per las nego­cia­cio­nes. Dicien­do a con­ti­nua­ción que si los grie­gos vota­ban «sí» en el refe­rén­dum, no habría nin­gu­na duda en que las auto­ri­da­des de la zona euro encon­tra­rían una solu­ción para Gre­cia. Por el con­tra­rio, si gana­ra el «no», «el diá­lo­go sería muy difí­cil» Véa­se en Les Échos.

El 3 de julio de 2015, el vice­pre­si­den­te del BCE, Vitor Cons­tan­cio anun­ció que no podía con­fir­mar que el BCE dis­pu­sie­ra de liqui­dez de urgen­cia (Emer­gency liqui­dity assis­ten­ce – ELA – ) para los ban­cos grie­gos en el caso de que los grie­gos vota­sen No el domin­go siguien­te. «Se tra­ta­rá de una deci­sión del Con­se­jo de gober­na­do­res del BCE. Debe­re­mos espe­rar y ver cómo el Con­se­jo ana­li­za la situa­ción» dijo en una con­fe­ren­cia de pren­sa des­pués de su par­ti­ci­pa­ción en una con­fe­ren­cia des­ti­na­da al sec­tor finan­cie­ro Cita­do en el Comi­té para la ver­dad sobre la deu­da grie­ga, Aná­li­sis de la ile­ga­li­dad, ile­gi­ti­mi­dad, odio­si­dad e insos­te­ni­bi­li­dad del ter­cer res­ca­te a Gre­cia de agos­to de 2015.

El 14 de sep­tiem­bre de 2015, en una entre­vis­ta ofre­ci­da a la agen­cia Reuters, Vitor Cons­tan­cio res­pon­dió a la cues­tión «¿Cuá­les fue­ron las dudas que plan­teó el euro?» de la siguien­te mane­ra: «Sola­men­te los mer­ca­dos tuvie­ron dudas en cuan­to a una even­tual sali­da de Gre­cia de la zona euro, pero la mayo­ría de los Esta­dos miem­bros nun­ca se lo plan­teó. Noso­tros pen­sa­mos que el euro es irre­ver­si­ble. Nin­gún país pue­de legal­men­te ser obje­to de una expul­sión. Por lo tan­to, esa pers­pec­ti­va jamás fue una seria amenaza».

La situa­ción de los ban­cos griegos

Diver­sas admi­nis­tra­cio­nes públi­cas se con­vir­tie­ron en accio­nis­tas prin­ci­pa­les de los 4 prin­ci­pa­les ban­cos grie­gos des­de 2010 por expre­so pedi­do del BCE. Sin embar­go, aun­que no pue­den ejer­cer real­men­te el poder ya que solo dis­po­nen de accio­nes pre­fe­ren­cia­les que no les otor­gan el dere­cho de voto que, en cam­bio, per­mi­ten las accio­nes ordinarias.

La con­cen­tra­ción ban­ca­ria aumen­tó. Los cua­tro ban­cos prin­ci­pa­les absor­bie­ron otros sie­te des­de 2010. Una gran par­te de los 45.000 millo­nes de euros inyec­ta­dos en los ban­cos grie­gos está repar­ti­da por el extran­je­ro y sir­vió a los accio­nis­tas pri­va­dos de los ban­cos a aumen­tar su poder económico.

Un ele­men­to cla­ve de la mala salud de los ban­cos grie­gos resi­de en la can­ti­dad de prés­ta­mos dudo­sos (Non Per­for­ming Loans – NPL – ).

En diciem­bre de 2015, el BCE empu­jó al Euro­gru­po a una ope­ra­ción finan­cie­ra sobre los non per­for­ming loans, al favo­re­cer, espe­cial­men­te, una vez más el inte­rés par­ti­cu­lar del sec­tor pri­va­do. Por con­si­guien­te, los fon­dos de inver­sio­nes podrán com­prar una par­te de los NPL y sacar un bene­fi­cio de ello. Una de las con­se­cuen­cias de esta ope­ra­ción será la reduc­ción de una par­te del capi­tal que poseen los gobiernos.

El Comi­té para la ver­dad sobre la deu­da públi­ca grie­ga que había sido crea­do por la pre­si­den­te del Par­la­men­to grie­go en abril de 2015, y que fue disuel­to por el nue­vo pre­si­den­te de dicho Par­la­men­to en noviem­bre de 2015, pro­si­gue sus tra­ba­jos tenien­do en cuen­ta el nue­vo con­tex­to defi­ni­do por el ter­cer memo­ran­do. Este Comi­té publi­có un docu­men­tó sobre la situa­ción de los ban­cos grie­gos hacien­do un balan­ce crí­ti­co de la mane­ra en la que los ban­cos habían sido recapitalizados.

Ten­dre­mos la oca­sión de pre­sen­tar ese docu­men­to en el Par­la­men­to Euro­peo el 1 de mar­zo de 2016.

Como con­clu­sión, y por las razo­nes que aca­bo de expo­ner, el Comi­té para la ver­dad sobre la deu­da públi­ca grie­ga con­si­de­ró, en su infor­me publi­ca­do en junio de 2015, que las deu­das recla­ma­das a Gre­cia por el BCE deben ser con­si­de­ra­das ile­gí­ti­mas, ile­ga­les, odio­sas e insostenibles.

Éric Tous­saint
27 de enero de 2016

Fuen­te: Glo­bal­re­search

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *