Ayu­dar al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co for­ta­le­cien­do y orga­ni­zan­do el movi­mien­to popu­lar

El capi­ta­lis­mo, sumer­gi­do en una cri­sis estruc­tu­ral, ha lan­za­do una nue­va ofen­si­va con­tra los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en defen­sa de su lógi­ca de acu­mu­la­ción de rique­za. Orga­ni­za­cio­nes como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, Ban­co Mun­dial, OTAN y otros gru­pos de pre­sión que defien­den los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les uti­li­zan las dife­ren­tes estruc­tu­ras polí­ti­cas (Unión Euro­pea, Esta­dos espa­ñol y fran­cés, ins­ti­tu­cio­nes loca­les, y muchos otros) para imple­men­tar dife­ren­tes medi­das cuyo obje­ti­vo está en seguir pre­ca­ri­zan­do las con­di­cio­nes de amplios sec­to­res popu­la­res para con­se­guir la maxi­mi­za­ción de sus bene­fi­cios.

Medi­das de aus­te­ri­dad, aumen­to de la tasa de paro, decla­ra­cio­nes del FMI… nos siguen impo­nien­do con­di­cio­nes labo­ra­les y socia­les adap­ta­das a las nece­si­da­des de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos. Esta coyun­tu­ra, jun­to con el posi­cio­na­mien­to de la CEOE, Con­fe­bask y el CEN, nos lle­va a la idea de que el sacri­fi­cio es nece­sa­rio para salir de esta cri­sis impues­ta. Pero nada más lejos de la reali­dad; estas medi­das lo úni­co que gene­ran son unos bue­nos datos macro­eco­nó­mi­cos para el capi­tal finan­cie­ro, a cos­ta de una cada vez más explo­ta­da y opri­mi­da cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Ante la nece­si­dad que con­tem­pla el capi­ta­lis­mo de blin­dar sus estruc­tu­ras de domi­na­ción y garan­ti­zar que los esta­dos res­pon­dan a los intere­ses de las tras­na­cio­na­les, el TTIP (Tra­ta­do de libre comer­cio entre EEUU y la UE) crea e impo­ne medi­das de “vigi­lan­cia eco­nó­mi­ca” como el ISDS, un tri­bu­nal pri­va­do que garan­ti­za que los esta­dos ads­cri­tos al acuer­do cum­plan las con­di­cio­nes del tra­ta­do, aun­que estas supon­gan una pér­di­da sus­tan­cial de su sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y jurí­di­ca. Una vez más, el capi­tal finan­cie­ro se impo­ne en su empe­ño de situar­se por enci­ma de los esta­dos, obli­gan­do a estos a favo­re­cer las con­di­cio­nes para su expan­sión, ya bien sea ajus­tan­do la pre­sión fis­cal o “fle­xi­bi­li­zan­do” el mer­ca­do de tra­ba­jo.

En para­le­lo, las gue­rras y la vio­len­cia son el refle­jo de la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma y entre los blo­ques impe­ria­lis­tas. La inter­na­cio­na­li­za­ción y con­cen­tra­ción cada vez mayor del capi­tal con­vier­te el mun­do en un table­ro geo­es­tra­té­gi­co, don­de las cor­po­ra­cio­nes pug­nan por los cada vez más esca­sos recur­sos y mer­ca­dos. Ade­más, las fuer­zas de segu­ri­dad se encar­gan de velar por­que cual­quier ata­que o pos­tu­ra disi­den­te al sis­te­ma sea repri­mi­da de mane­ra ejem­pla­ri­zan­te, reali­dad que se va a agra­var con la nue­va legis­la­ción de “segu­ri­dad” (Ley Mor­da­za…). Todo esto con la fina­li­dad de hacer­nos apar­tar la aten­ción del saqueo cons­tan­te de nues­tros dere­chos.

El capi­ta­lis­mo, median­te el con­su­mis­mo y el indi­vi­dua­lis­mo, fomen­ta nues­tra alie­na­ción. Hemos per­di­do nues­tra iden­ti­fi­ca­ción como cla­se tra­ba­ja­do­ra, y la des­mo­vi­li­za­ción legi­ti­ma su sta­tu quo. Tan­to el mode­lo pro­duc­ti­vo como las for­mas de explo­ta­ción han cam­bia­do en inte­rés del capi­ta­lis­mo, des­lo­ca­li­zan­do mucho sec­tor indus­trial, implan­tan­do cada vez más las sub­con­tra­tas, las ETTs, los fal­sos autó­no­mos, etc., con el pro­pó­si­to de extraer más tasa de ganan­cia y debi­li­tar el sen­ti­mien­to de soli­da­ri­dad de cla­se. Sin embar­go, todxs segui­mos sien­do tra­ba­ja­dorxs en tan­to los medios de pro­duc­ción no están en nues­tras manos y segui­mos gene­ran­do bene­fi­cios a los patro­nes y empre­sa­rios a tra­vés de la ven­ta de nues­tra fuer­za de tra­ba­jo.

Y por si esto fue­ra poco, el capi­ta­lis­mo con­si­gue que la cla­se tra­ba­ja­do­ra con­fron­te entre ella mis­ma, en per­jui­cio de los sec­to­res menos pri­vi­le­gia­dos de la mis­ma, como las muje­res, las per­so­nas migra­das, las disi­den­tes sexua­les etc. Uno de los expo­nen­tes más cla­ros de ello el cada vez mayor apo­yo elec­to­ral que reci­ben las ten­den­cias ultra­de­re­chis­tas en el con­jun­to de Euro­pa. Mien­tras este­mos ocu­padxs pelean­do y enfren­tán­do­nos entre nosotrxs, más lejos esta­re­mos de orga­ni­zar­nos colec­ti­va­men­te para com­ba­tir la impu­ni­dad del capi­ta­lis­mo y su repro­duc­ción per­ma­nen­te de las con­tra­dic­cio­nes de géne­ro, cla­se, raza y nación.Creemos que todo espa­cio que no sea libe­ra­do del con­trol del capi­ta­lis­mo aca­ba repro­du­cién­do­lo. Es por ello por lo que con­si­de­ra­mos tan impor­tan­te la lucha con­tra el capi­tal en todas sus for­mas y en todos nues­tros pro­yec­tos, dado que es impo­si­ble la lucha par­cial por cam­biar la socie­dad si no se per­si­gue la des­truc­ción del sis­te­ma y la crea­ción de uno nue­vo.

Des­de Maiatzak1egin enten­de­mos que todas las luchas sec­to­ria­les o pun­tua­les son de incues­tio­na­ble impor­tan­cia. Por ello, cree­mos nece­sa­ria la alian­za y la unión de toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­kal Herria, así como la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con la cla­se tra­ba­ja­do­ra de otros pue­blos y nacio­nes. En ese sen­ti­do nos pare­ció impor­tan­te impli­car­nos en la lucha que duran­te más de 70 días desa­rro­lla­ron lxs tra­ba­ja­dorxs de Movis­tar en Biz­kaia, así como en la diná­mi­ca que están plan­tean­do para las pró­xi­mas sema­nas. En aque­lla huel­ga que­dó demos­tra­do que a pesar de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción tan com­ple­jas en las que están inser­tos (autó­no­mos sub­con­tra­ta­dos por dife­ren­tes empre­sas que les lle­van inclu­so a com­pe­tir entre ellxs) y a pesar de las difi­cul­ta­des de con­se­guir el apo­yo y la cober­tu­ra de las gran­des cen­tra­les sin­di­ca­les, es posi­ble hacer fren­te a todos los obs­tácu­los que nos pone el sis­te­ma y plan­tar­le cara a una de las empre­sas más impor­tan­tes del Ibex 35 y que his­tó­ri­ca­men­te ha repre­sen­ta­do al esta­do espa­ñol en su expan­sión impe­ria­lis­ta por todo el glo­bo.

Maiatzak1egin pre­ten­de ser una herra­mien­ta para for­ta­le­cer los víncu­los entre el movi­mien­to popu­lar de Bil­bo y el movi­mien­to obre­ro. Rei­vin­di­ca­mos la asam­blea, la recu­pe­ra­ción de nues­tra iden­ti­dad y la orga­ni­za­ción cla­sis­ta, para avan­zar en la eman­ci­pa­ción de la cla­se obre­ra.

KAPITALISMOAREN AURKA, LANGILEOK BAT EGIN!

KartelaAsanbladaO-20

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *