Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia socia­lis­ta

Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia socia­lis­ta1

Pre­sen­ta­ción

Hace dos déca­das, mili­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le deba­ti­mos un docu­men­to titu­la­do: Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia. Su lógi­ca inter­na pue­de resu­mir­se en pocas pala­bras: la inde­pen­den­cia vas­ca no era solo un dere­cho, era una nece­si­dad. En 1994, nues­tro pue­blo vivía, por un lado, en una situa­ción común a la del res­to de pue­blos euro­peos y, por otro lado, vivía una situa­ción dife­ren­te. Lo igual y lo dife­ren­te son una uni­dad de con­tra­rio que se ins­cri­be den­tro de la rela­ción entre lo uni­ver­sal, lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar.

Estos cri­te­rios son fun­da­men­ta­les para enten­der qué ha ocu­rri­do en dos déca­das, qué se man­tie­ne y qué cam­bia, y qué alter­na­ti­vas nue­vas debe­mos crear a par­tir de lo ante­rior. Si no recu­rri­mos a este méto­do cae­re­mos en el error de creer que ape­nas hemos logra­do avan­ces en estos años, que la heroi­ca lucha ha ser­vi­do para muy poco, o de nada, que debe­mos tomar cami­nos abso­lu­ta­men­te nue­vos e inclu­so opues­tos a los ante­rio­res.

Un pun­to cen­tral que enton­ces no pasó des­aper­ci­bi­do fue el de afir­mar el con­te­ni­do de nece­si­dad de la inde­pen­den­cia. Para la mili­tan­cia aber­tza­le que deba­tió el tex­to, la inde­pen­den­cia era algo supe­rior a un dere­cho, No era una con­sig­na extre­mis­ta cau­sa­da por la deri­va volun­ta­ris­ta de un supues­to sue­ño román­ti­co crea­do en el siglo XIX, el nacio­na­lis­mo, como sos­tie­nen inte­lec­tua­les orgá­ni­cos de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Era un paso impres­cin­di­ble para garan­ti­zar la super­vi­ven­cia del pue­blo vas­co como reali­dad nacio­nal auto­cons­cien­te, y por eso mis­mo era una nece­si­dad vital para su pue­blo tra­ba­ja­dor.

Ejer­ci­tar un dere­cho pue­de ser opcio­nal según su con­te­ni­do y según las cir­cuns­tan­cias, pero tal opción va con­vir­tién­do­se en nece­si­dad peren­to­ria en la medi­da en que ese dere­cho es sis­te­má­ti­ca­men­te nega­do; y en la medi­da en que, ade­más, se agra­van las con­di­cio­nes vas­cas e inter­na­cio­na­les, en esa medi­da, la urgen­cia del dere­cho se con­vier­te en nece­si­dad pura. Esto es lo que ha ocu­rri­do en las dos últi­mas déca­das: los dere­chos ofi­cia­les de la socie­dad bur­gue­sa están sien­do redu­ci­dos a su míni­ma expre­sión mien­tras que, por el lado con­tra­rio, aumen­tan las nece­si­da­des prác­ti­cas e inme­dia­tas de los pue­blos, cla­ses y muje­res explo­ta­das.

La licua­ción de los dere­chos bur­gue­ses que pue­den bene­fi­ciar a las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos va pare­ja al for­ta­le­ci­mien­to de aque­llos otros dere­chos del capi­tal que bene­fi­cian a los Esta­dos impe­ria­lis­tas y a sus cla­ses domi­nan­tes: menos para los pri­me­ros y más para los segun­dos. En los últi­mos vein­te años este pro­ce­so ha sido pla­ni­fi­ca­da­men­te inten­si­fi­ca­do y exten­di­do por una alian­za inter­na­cio­nal de las bur­gue­sías más pode­ro­sas del mun­do, las occi­den­ta­les, para recu­pe­rar en la medi­da de lo posi­ble el domi­nio y con­trol impe­ria­lis­ta del que goza­ban mal que bien has­ta la Gran Cri­sis de 1968 – 1973 y cuyas secue­las segui­mos pade­cien­do en algu­nas cues­tio­nes cen­tra­les.

El con­te­ni­do de nece­si­dad de nues­tra inde­pen­den­cia se ha ido agu­di­zan­do pre­ci­sa­men­te como efec­to de esta estra­te­gia impe­ria­lis­ta que res­pon­de a las cre­cien­tes con­tra­dic­cio­nes que difi­cul­tan la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal des­de la déca­da de 1970 a pesar de los tenues, pun­tua­les y fuga­ces repun­tes del bene­fi­cio en deter­mi­na­das eco­no­mías.

Inde­pen­den­cia o vasa­lla­je

Des­de que se redac­tó el tex­to Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia, el capi­ta­lis­mo mun­dial ha ido bajan­do imper­cep­ti­ble­men­te por un sen­de­ro des­cen­den­te has­ta estre­llar­se en la Gran Cri­sis ini­cia­da en 2007 – 2008. Ya mien­tras se redac­ta­ba borra­dor del tex­to al que nos refe­ri­mos se agu­di­za­ban las con­tra­dic­cio­nes que esta­lla­ron en la cri­sis meji­ca­na del Tequi­la de ese mis­mo 1994. La insol­ven­cia finan­cie­ra mexi­ca­na fue la excu­sa para que Esta­dos Uni­dos die­ra el últi­mo asal­to con­tra la inde­pen­den­cia del Esta­do de Méxi­co sos­te­ni­da des­de 1938 en la nacio­na­li­za­ción del petró­leo.

Des­de 2013 se acen­tua­ba la clau­di­ca­ción nacio­nal de la bur­gue­sía mexi­ca­na ante las pre­sio­nes impe­ria­lis­tas, clau­di­ca­ción nacio­nal bur­gue­sa defi­ni­ti­va des­de 2015 cuan­do se decre­tó la pri­va­ti­za­ción del cru­do has­ta enton­ces pro­pie­dad del Esta­do: cual­quier recu­pe­ra­ción seria de la inde­pen­den­cia mexi­ca­na debe basar­se en la re-nacio­na­li­za­ción del cru­do, tarea que solo las nacio­nes y cla­ses opri­mi­das de Méxi­co están dis­pues­tas a rea­li­zar. Un pro­ce­so inver­so al vene­zo­lano, don­de la movi­li­za­ción del pue­blo y la cohe­ren­cia nacio­nal de Chá­vez lle­va­ron des­de 2003 a una polí­ti­ca de «ple­na sobe­ra­nía petro­le­ra» como una de las bases de la inde­pen­den­cia real del país, recon­quis­ta que se afian­za­ría en 2007.

La cri­sis del Tequi­la de 1994 es tri­ple­men­te ilus­tra­ti­va para nues­tra inde­pen­den­cia como nece­si­dad: una por­que demues­tra que ya no es posi­ble una inde­pen­den­cia autén­ti­ca den­tro de las cade­nas finan­cie­ras impe­ria­lis­tas: en reali­dad esto ya se había con­fir­ma­do muchas veces con ante­rio­ri­dad en casos que no vamos a repe­tir por cono­ci­dos, aun­que sí debe­mos recor­dar que una de las gran­des con­tra­dic­cio­nes que pre­ci­pi­ta­ron el des­plo­me del «socia­lis­mo del Este» fue la impa­ga­ble deu­da que con­tra­jo con el impe­ria­lis­mo, mien­tras que la super­vi­ven­cia de Chi­na Popu­lar, Viet­nam, Cuba, etc., es debi­da a que han sabi­do man­te­ner su inde­pen­den­cia finan­cie­ra, ade­más de otros méri­tos obvios.

El capi­tal-dine­ro, sobre todo en su for­ma espe­cu­la­ti­va, o si se quie­re el «dine­ro» en sí mis­mo como recep­tácu­lo de poder de explo­ta­ción social, es irre­con­ci­lia­ble­men­te anta­gó­ni­co con la inde­pen­den­cia de los pue­blos que no acep­tan sojuz­ga­ción algu­na, por­que el «dine­ro» en cuan­to «gran igua­la­dor» redu­ce todo a mer­can­cías, como el euro ha redu­ci­do a Gre­cia a mer­can­cía con la que Ale­ma­nia ha gana­do 100.000 millo­nes de euros: mer­can­cía e inde­pen­den­cia popu­lar son enemi­gos mor­ta­les.

Lo que se deno­mi­na «vasa­lla­je finan­cie­ro» de paí­ses endeu­da­dos hacia poten­cias pres­ta­mis­tas e inclu­so a gran­des ban­que­ros se ins­tau­ró de for­ma irre­ver­si­ble en el trán­si­to del siglo XV al XVI, se expan­dió des­de enton­ces. A fina­les del siglo XVIII J. Adams, pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, sen­ten­ció que había dos for­mas de escla­vi­zar a un pue­blo: con las armas o con la deu­da. La deu­da de los impe­rios chino, ruso y tur­co hacia los finan­cie­ros euro­peos y yan­quis a fina­les del siglo XIX eran minús­cu­las com­pa­ra­das con las actua­les de los Esta­dos, empe­zan­do por Esta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia, por ejem­plo; pero los finan­cie­ros de enton­ces tam­po­co las qui­sie­ron per­do­nar, como tam­po­co lo han hecho aho­ra, impo­nién­do­les fero­ces pro­gra­mas de aus­te­ri­dad social para pagar­las. La lec­ción de la his­to­ria es aplas­tan­te: tales exi­gen­cias sal­va­jes fue­ron una de las razo­nes deci­si­vas por las que, en un pri­mer momen­to, esos impe­rios entra­ron en una cri­sis inter­na gra­ví­si­ma que, en un segun­do momen­to y con tiem­pos des­igua­les pero com­bi­na­dos, pro­vo­ca­ron revo­lu­cio­nes de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se como la rusa y la chi­na, y revo­lu­cio­nes polí­ti­cas como la tur­ca.

Algo más tar­de, en los años vein­te, la deu­da de Gran Bre­ta­ña con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos a raíz de los prés­ta­mos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial per­mi­tió a los yan­quis impo­ner­les seve­ras tasas a sus pro­duc­tos, sien­do uno de los pri­me­ros indi­cios
de la pér­di­da de inde­pen­den­cia real del obso­le­to impe­rio bri­tá­ni­co con res­pec­to al expan­si­vo impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, depen­den­cia fác­ti­ca mul­ti­pli­ca­da entre 1939 – 1945, asu­mi­da en 1953 cuan­do Esta­dos Uni­dos obli­gó a los alia­dos y a Gran Bre­ta­ña a per­do­nar la deu­da de repa­ra­ción con­traí­da por Ale­ma­nia en la Segu­na Gue­rra Mun­dial para ace­le­rar su indus­tria­li­za­ción y endu­re­cer el ata­que glo­bal a la URSS, pero crean­do uno de los pro­ble­mas que minan a la Unión Euro­pea acre­cen­ta­do por su humi­lla­ción a Gre­cia: la fal­ta de cre­di­bi­li­dad his­tó­ri­ca del mal lla­ma­do «pro­yec­to euro­peo».

El fin de la inde­pen­den­cia prác­ti­ca bri­tá­ni­ca lle­gó en la gue­rra de Suez en 1956 al tener­se que comer su orgu­llo mili­tar cuan­do Esta­dos Uni­dos le orde­nó aban­do­nar el cam­po de bata­lla que tenía gana­do, genu­fle­xión rea­li­za­da tam­bién por el Esta­do fran­cés. Estas lec­cio­nes vol­vie­ron a con­fir­mar­se de mane­ra trá­gi­ca para la dere­cha año­ran­te bri­tá­ni­ca cuan­do en 1982 Mar­ga­ret That­cher tuvo que implo­rar el deci­si­vo apo­yo de la OTAN y de Esta­dos Uni­dos para poder recu­pe­rar las islas Mal­vi­nas ven­cien­do a un débil y des­mo­ra­li­za­do ejér­ci­to argen­tino. Aun­que sue­ne fuer­te y con­tra­di­ga la lógi­ca for­mal: no exis­te inde­pen­den­cia bur­gue­sa de Gran Bre­ta­ña, sino lazos de depen­den­cia nego­cia­da per­ma­nen­te­men­te con Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea y el capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal que tie­ne en la City lon­di­nen­se una de sus pla­zas fuer­tes.

Aho­ra, mejor decir des­de fina­les del siglo XX, asis­ti­mos al «vasa­lla­je finan­cie­ro glo­bal» hacia una infi­ni­te­si­mal cla­se finan­cie­ro-indus­trial de altas tec­no­lo­gías que se pro­te­ge tras el impe­ria­lis­mo occi­den­tal y que hace que sus capi­ta­les inter­na­cio­na­les crez­can en los mer­ca­dos finan­cie­ros del 5% en 1960 al 47% en 2001 y al 78% en 2012. Ape­nas que­dan «capi­ta­les finan­cie­ros nacio­na­les» y estos se con­cen­tran prin­ci­pal­men­te en Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón. De 2000 a 2012 el capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal ha aumen­ta­do 2,6 veces más que el PIB mun­dial, un 105% del pri­me­ro fren­te a un 39,8% del segun­do. Incre­men­to eco­nó­mi­co refor­za­do por un aumen­to de la inmu­ni­dad legal que empie­za a impo­ner­se a los pue­blos median­te la fuer­za del impe­ria­lis­mo, con los apo­yos de las bur­gue­sías esta­ta­les sumi­sas por inte­rés al «vasa­lla­je finan­cie­ro glo­bal».

Más modes­ta­men­te, nues­tra his­to­ria nacio­nal apor­ta ejem­plos aplas­tan­tes al res­pec­to. Vea­mos solo tres: uno, duran­te las dos gue­rras del siglo XIX lla­ma­das «car­lis­tas» por la his­to­rio­gra­fía espa­ño­la, que fue­ron gue­rras de resis­ten­cia nacio­nal pre­ca­pi­ta­lis­ta, uno de los mayo­res fre­nos de los Esta­dos vas­cos que exis­tie­ron de fac­to en ambas era su extre­ma depen­den­cia finan­cie­ra pese a la alta efec­ti­vi­dad admi­nis­tra­ti­va que desa­rro­lla­ron. Otro, en la heroi­ca Comu­na de Donos­tia, de verano de 1936, la mayo­ría de las fuer­zas polí­ti­cas se nega­ron a nacio­na­li­zar el capi­tal pri­va­do guar­da­do en el Ban­co de Gipuz­koa, polí­ti­ca que se man­tu­vo tam­bién en Biz­kaia has­ta su total ocu­pa­ción por ejér­ci­to inter­na­cio­nal fran­quis­ta, lo que impo­si­bi­li­tó mejo­rar el arma­men­to del ejér­ci­to vas­co. Y, tres, el secre­to últi­mo del Con­cier­to Eco­nó­mi­co de la CAV, que el PNV tie­ne como su gran con­quis­ta, es que se inte­gra como par­te sub­su­mi­da del poder finan­cie­ro del Esta­do espa­ñol que a su vez es depen­dien­te de la lla­ma­da Troi­ka.

O sea, de 1994 a 2015, jus­to en el tiem­po trans­cu­rri­do entre la redac­ción de Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia y el docu­men­to que aquí se pre­sen­ta, duran­te estas dos déca­das, Esta­dos Uni­dos ha logra­do uno de sus obje­ti­vos bási­cos des­de 1821 fecha de la crea­ción ofi­cial de Méxi­co: liqui­dar la inde­pen­den­cia real que no for­mal de un Esta­do que fue un obs­tácu­lo para sus intere­ses, acre­cen­ta­do des­de 1910 y des­de la nacio­na­li­za­ción del cru­do por Cár­de­nas en 1938, sien­do un refe­ren­te de la dig­ni­dad nacio­nal de Nues­tra Amé­ri­ca. Pero le ha sur­gi­do otro nue­vo y tal vez peor: la inde­pen­den­cia recu­pe­ra­da por la Vene­zue­la boli­va­ria­na. Por su par­te, la Unión Euro­pea ha con­se­gui­do con Gre­cia lo que Esta­dos Uni­dos con Méxi­co pero con méto­dos algo dife­ren­tes. Toda refle­xión sobre la inde­pen­den­cia de cual­quier pue­blo en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo que no ten­ga en cuen­ta seme­jan­te demos­tra­ción de fuer­za del impe­ria­lis­mo y a la vez sus debi­li­da­des, está con­de­na­da al ridícu­lo.

Todo vasa­lla­je es incom­pa­ti­ble con la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia carac­te­ri­za­da por cua­tro cues­tio­nes deci­si­vas: finan­zas y poder eco­nó­mi­co pro­pio, con­trol del comer­cio exte­rior, fron­te­ras garan­ti­za­das por un Esta­do pro­pio, y auto­de­fen­sa arma­da. Los Esta­dos media­nos y débi­les han acep­ta­dos ampu­tacio­nes sus­tan­cio­sas en esos cua­tro cri­te­rios por dos razo­nes bási­cas y uni­das: pro­te­ger­se de la com­pe­ten­cia exter­na y explo­tar mejor a sus pue­blos tra­ba­ja­do­res inter­nos, y para ello esas bur­gue­sías han entre­ga­do a anti­guos «enemi­gos nacio­na­les» com­po­nen­tes impres­cin­di­bles de su ante­rior «inde­pen­den­cia nacio­nal».

Este es el caso de la bur­gue­sía grie­ga que acep­tó una a una las exi­gen­cias de dos enemi­gos his­tó­ri­cos recien­tes del pue­blo tra­ba­ja­dor. Ale­ma­nia y Gran Bre­ta­ña masa­cra­ron en 1941 – 1946 los barrios popu­la­res de Ate­nas que apo­ya­ban a la pode­ro­sa gue­rri­lla de libe­ra­ción nacio­nal diri­gi­da por los comu­nis­tas has­ta aplas­tar­los en 1950. La bur­gue­sía siem­pre ha teni­do mie­do al pue­blo y por eso apo­yó las masa­cres nazis y bri­tá­ni­cas, apo­yó la dic­ta­du­ra mili­tar impues­ta por la OTAN, y cum­plió todas las órde­nes del FMI, BM, Bru­se­las y demás pira­tas en los dos «res­ca­tes» ante­rio­res a la vez que arrui­na­ba la eco­no­mía con masi­vas fugas de capi­ta­les.

Pues bien, aho­ra mis­mo nada menos que el 25% de la capa­ci­dad indus­trial grie­ga per­ma­ne­ce impro­duc­ti­va por­que ni la bur­gue­sía ni Syri­za quie­ren poner­la en fun­cio­na­mien­to ya que la Unión Euro­pea lo prohí­be: fábri­cas sin tra­ba­jar mien­tras se extien­de el ham­bre. Casos idén­ti­cos en el fon­do los encon­tra­mos en las cesio­nes de inde­pen­den­cia real rea­li­za­das por Irlan­da, Por­tu­gal, Ita­lia, Esta­do espa­ñol, e inclu­so el Esta­do fran­cés de for­ma menos bur­da al apli­car fero­ces recor­tes exi­gi­dos por la Troi­ka que el pro­pio pre­si­den­te Hollan­de había dicho que no iba a acep­tar. Peor es el caso de las bur­gue­sías de las nacio­nes opri­mi­das que ni tan siquie­ra rei­vin­di­can sus dere­chos nacio­na­les-bur­gue­ses y recu­rren al Esta­do ocu­pan­te para que les defien­da de su pro­pio pue­blo.

Vien­do todo esto, la pre­gun­ta es ¿qué inde­pen­den­cia nacio­nal-bur­gue­sa es fac­ti­ble en el capi­ta­lis­mo actual?

Estra­te­gia impe­ria­lis­ta

En medio de la Gran Depre­sión ini­cia­da en los años ochen­ta y con una tasa mun­dial media de ganan­cia de alre­de­dor del 22% en la mitad de los noven­ta que seguía su ten­den­cia a la baja a pesar de todos los esfuer­zos, en aque­llas con­di­cio­nes, Méxi­co ade­lan­ta­ba muchas de las carac­te­rís­ti­cas de las cri­sis pos­te­rio­res que con­flu­ye­ron sinér­gi­ca­men­te en la catás­tro­fe de 2007 – 2008 de la que no sali­mos. Las cri­sis par­cia­les de los «tigres asiá­ti­cos» en 1997; la rusa de 1998 y la ecua­to­ria­na de 1999; el corra­li­to argen­tino de poco des­pués; la extre­ma fra­gi­li­dad del sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial des­cu­bier­ta a raíz del 11‑S de 2001 cuan­do se para­li­za­ron las bol­sas por dos o tres días; el des­plo­me en pica­do del Nas­dap o «pun​to​.com» en 2000 – 2003 y el fra­ca­so del mito pro­pa­gan­dís­ti­co de la Nue­va Eco­no­mía, de la Eco­no­mía de la Inte­li­gen­cia, etc., has­ta lle­gar al ini­cio en los Esta­dos Uni­dos de 2007 a la actual «cri­sis pavo­ro­sa».

Hoy, a estas altu­ras del retro­ce­so de las con­di­cio­nes de vida del pue­blo tra­ba­ja­dor, pare­ce que no tie­ne sen­ti­do recor­dar las ilu­sio­nes espu­rias, creen­cias idea­lis­tas en las pro­me­sas sobre el fin defi­ni­ti­vo de los sufri­mien­tos, del ini­cio de una «gober­nan­za» mun­dial que revi­vi­ría el mila­gro evan­gé­li­co del pan y los peces y que, demo­crá­ti­ca y pací­fi­ca­men­te, ins­tau­ra­ría la liber­tad en la Tie­rra gra­cias a las ONG exper­tas en «reso­lu­ción de con­flic­tos» y al «espí­ri­tu demo­crá­ti­co» de Oba­ma, Nobel de la Paz, al que algu­nos feli­ci­ta­ron al sen­tar­se en el Des­pa­cho Oval. Sí tie­ne sen­ti­do recor­da
r esto y más, sim­ple­men­te para apren­der de los erro­res y cono­cer las argu­cias tram­po­sas de los Esta­dos «demo­crá­ti­cos» y de sus ser­vi­cios secre­tos.

Y eso que no deci­mos aquí ni pala­bra de la impre­sio­nan­te lis­ta de luchas y rebe­lio­nes de los pue­blos explo­ta­dos des­de antes inclu­so de 1994 como El Cara­ca­zo de 1989 y el Alza­mien­to de Chá­vez en 1992; la heroi­ca resis­ten­cia de Cuba duran­te el «perío­do espe­cial»; los moti­nes por ham­bre en ciu­da­des de Esta­dos Uni­dos en 1992; el zapa­tis­mo en 1994; las duras huel­gas de 1995 en Fran­cia, Bél­gi­ca y Ale­ma­nia, y en Corea de Sur en 1997; la revuel­ta social de Seattle y la vic­to­ria de Chá­vez en 1999; el corra­li­to argen­tino de 2001 y triun­fo de Lula en 2003; el fra­ca­so del gol­pe con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en Vene­zue­la en 2002 gra­cias a la deci­di­da con­tra­ofen­si­va popu­lar en res­pues­ta al ata­que impe­ria­lis­ta en el que el PP espa­ñol jugó cla­ve… ¿Y qué decir de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se vas­ca entre 1994 con el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo y el «lazo azul», en 1998 con el cie­rre de Egin, en 2003 con la ile­ga­li­za­ción de Herri Bata­su­na…?

O sea, mien­tras des­de fina­les de los años noven­ta se vivían momen­tos de cham­pán y cocaí­na con la bur­bu­ja finan­cie­ro-inmo­bi­lia­ria, con la eco­no­mía del cemen­to, del dine­ro bara­to y de la corrup­ción máxi­ma como en el «mila­gro espa­ñol» que fas­ci­na­ba al recién estre­na­do pre­si­den­te Zapa­te­ro, por deba­jo de tan­to «gla­mour» espu­mo­so la reali­dad se pudría en sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Lo peor era que bas­tan­tes colec­ti­vos y per­so­nas de izquier­da se deja­ron sedu­cir por los can­tos de sire­na del triun­fa­lis­mo bur­gués y de la auto­de­rro­ta de la izquier­da, cuan­do en reali­dad las cla­ses explo­ta­das tenían que endeu­dar­se cada vez más para sobre­vi­vir: en enero de 2004 el 70% del sala­rio debía gas­tar­se en todo lo que sig­ni­fi­ca­ba la vivien­da. Pero ade­más, el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol sos­te­nía en diciem­bre de 2003 por boca de UGT que el Plan Iba­rretxe aten­ta­ba con­tra los dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Nin­gu­na noti­cia, esta­dís­ti­ca o por­cen­ta­je desa­rro­lla su pleno con­te­ni­do de ver­dad si no está con­tex­tua­li­za­da e inser­ta en una visión polí­ti­ca y estra­té­gi­ca. El endeu­da­mien­to y el espa­ño­lis­mo de UGT eran expre­sio­nes de movi­mien­tos de fon­do del impe­ria­lis­mo occi­den­tal. El carác­ter de nece­si­dad de la inde­pen­den­cia vas­ca se refor­za­ba pre­ci­sa­men­te como la nega­ti­vi­dad abso­lu­ta de la diná­mi­ca impe­ria­lis­ta, es decir, según el impe­ria­lis­mo espa­ñol y occi­den­tal amplia­ba su ofen­si­va para recu­pe­rar el poder mun­dial que iba per­dien­do, los pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te íba­mos sufrien­do mayo­res ata­ques con­tra nues­tras iden­ti­da­des, len­guas, cul­tu­ras y con­tra los pocos dere­chos que aún nos per­mi­tían tener. Inclu­so pue­blos con Esta­do pro­pio pero débi­les eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca­men­te sufrían más recor­tes prác­ti­cos de su sobe­ra­nía: nada de la actual tra­ge­dia grie­ga –la pér­di­da de su inde­pen­den­cia real– es com­pren­si­ble si nega­mos o menos­pre­cia­mos la fuer­za deter­mi­nan­te de las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas mun­dia­les.

En efec­to, en 2003 el impe­ria­lis­mo inva­dió defi­ni­ti­va­men­te Irak, agre­sión que era par­te de una estra­te­gia sis­te­má­ti­ca no solo para apro­piar­se de los vita­les recur­sos ener­gé­ti­cos sino tam­bién para impe­dir que poten­cias subim­pe­ria­lis­tas en ascen­so –las que al poco tiem­po for­ma­rían el BRICS– desa­rro­lla­ran otras polí­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas, fis­ca­les, lega­les e ins­ti­tu­cio­na­les inter­na­cio­na­les dife­ren­tes a las impues­tas por los Esta­dos Uni­dos en Bret­ton Wood a fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar ha sido siem­pre una cons­tan­te capi­ta­lis­ta que se refuer­za con­for­me los Esta­dos retro­ce­den en la jerar­quía mun­dial de explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y de saqueo de los pue­blos y de la natu­ra­le­za. Pero la ofen­si­va glo­bal, a la vez eco­nó­mi­ca y polí­ti­co mili­tar no con­si­guió dete­ner el retro­ce­so del impe­ria­lis­mo occi­den­tal.

Nos dete­ne­mos unos ins­tan­tes en este retro­ce­so rela­ti­vo por­que él nos expli­ca por qué y cómo se endu­re­ce el impe­ria­lis­mo occi­den­tal en su con­jun­to, y den­tro de él se endu­re­cen los nacio­na­lis­mos opre­so­res de los Esta­dos: En 1991 lo que lla­ma­mos Occi­den­te repre­sen­ta­ba el 26,53% de fuer­za pro­duc­ti­va mun­dial, en 2012 ha baja­do al 14,97%, y por mucha supe­rio­ri­dad tec­no­ló­gi­co-pro­duc­ti­va que ten­ga más tem­prano que tar­de la pro­duc­ción de valor se con­cen­tra­rá en ese 85,03% de fuer­za pro­duc­ti­va del res­to del mun­do. Si en 2004 Esta­dos Uni­dos pro­du­cía el 20,1% del PIB mun­dial en 2014 ha baja­do al 16,2% fren­te al 16,4% de Chi­na. Según el FMI para 2015 Chi­na Popu­lar, Rusia, Bra­sil, Sudá­fri­ca e India gene­ra­rán el 30,6% del PIB mun­dial y el G‑5 el 28,4%. Pero si los infor­mes del FMI son de poca fia­bi­li­dad, menos fia­bles son sus pros­pec­ti­vas de futu­ro como se ha demos­tra­do muchas veces, lo que nos lle­va a pro­fun­di­zar un poco más.

Entre 1991 y 2015 se han pro­du­ci­do las cri­sis que hemos cita­do arri­ba, y otras meno­res y de dife­ren­te natu­ra­le­za que no expo­ne­mos. A fina­les de 2006 en los Esta­dos Uni­dos empe­za­ron a con­fluir diver­sas sub-cri­sis que se uni­fi­ca­ron en 2007 y esta­lla­ron sinér­gi­ca­men­te en 2008. La res­pues­ta neo­key­ne­sia­na y mili­ta­ris­ta de Washing­ton es cono­ci­da, pero lo que ape­nas se cono­ce es que en 2008 en res­pues­ta a la catás­tro­fe de los bene­fi­cios, como hemos vis­to arri­ba, se lan­zó a domi­nar eco­nó­mi­ca­men­te el pla­ne­ta: el 42% de los millo­na­rios del mun­do son yan­quis; son de su titu­la­ri­dad el 85% de las accio­nes y par­ti­ci­pa­cio­nes de las 100 mayo­res trans­na­cio­na­les; se lle­va el 84% de los bene­fi­cios en la indus­tria del hard­wa­resoft­wa­re, el 89% y 53% en salud y far­ma­cia res­pec­ti­va­men­te. Su supre­ma­cía es casi total en los ser­vi­cios finan­cie­ros pasan­do del 47% en 2007 al 66% en 2013. Su titu­la­ri­dad es mayo­ri­ta­ria en 18 de los 25 sec­to­res fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía mun­dial en los que ope­ran las 200 empre­sas más gran­des, domi­nan­do abru­ma­do­ra­men­te en tre­ce de ellas.

Aun así su supre­ma­cía está rela­ti­va­men­te segu­ra solo en la Unión Euro­pea por­que es con­tes­ta­da de varias mane­ras por los BRICS, algu­nos de cuyos miem­bros coin­ci­den con la estra­te­gia de Chi­na Popu­lar de ir des­pla­zan­do pau­la­ti­na­men­te a Esta­dos Uni­dos del poder mun­dial, o al menos de ir crean­do un entra­ma­do inter­na­cio­nal que equi­li­bre el enor­me domi­nio del impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Deci­mos que rela­ti­va­men­te segu­ra por­que en la Unión Euro­pea exis­ten dife­ren­cias de inte­rés entre sus bur­gue­sías y has­ta opo­si­cio­nes algo sig­ni­fi­ca­ti­vas –intere­ses ener­gé­ti­cos y expor­ta­do­res de Ale­ma­nia en Rusia y Chi­na Popu­lar, por poner un ejem­plo – , pero nun­ca exis­ten con­tra­dic­cio­nes entre la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos. Los deba­tes sobre el TTIP y el TiSA así lo con­fir­man.

El impe­ria­lis­mo occi­den­tal ha movi­li­za­do a más de medio cen­te­nar de Esta­dos fie­les a su domi­nio en la ela­bo­ra­ción ultra secre­ta del TiSA por­que todos los datos indi­can que el sim­ple TTIP no sir­ve: extra­po­lan­do las pro­yec­cio­nes ini­cia­les resul­ta­ría que, de exis­tir en 1990 el TTIP, su poder pro­duc­ti­vo en ese año sig­ni­fi­ca­ría el 46,1% del PIB mun­dial, bajan­do al 44,2% en el 2000 pero des­plo­mán­do­se al 33,8% en 2013, un poqui­to supe­rior al del BRICS ese mis­mo año, el 29,3%: una caí­da en pica­do del 12,3% en dos déca­das.

Estos y otros estu­dios expli­can el por­qué de al menos seis medi­das acen­tua­das des­de 2013: aca­pa­rar la mayor can­ti­dad posi­ble de recur­sos ener­gé­ti­cos, mate­rias «raras» y oro; ace­le­rar el TTIP, el TiSA y otros pla­nes idén­ti­cos como el Acuer­do del Pací­fi­co en Nues­tra Amé­ri­ca, etc.; cam­biar de for­ma en sus rela­cio­nes con enemi­gos his­tó­ri­cos como Cuba, Irán y otros, mien­tras apli­ca «gol­pes sua­ves» o duros con­tra otros pue­blos; mul­ti­pli­car la pre­sión mili­tar con­tra Rusia en la Unión Euro­pea y con­tra Chi­na Popu­lar en Asia y afian­zar sus cen­te­na­res de bases en el res­to del glo­bo; inten­si­fi­car la «gue­rra cul­tu­ral» e ideo­ló­gi­ca con la impo­si­ción del papal Fran­cis­co I; y tele­di­ri­gir al Esta­do Islá­mi­co para ace­le­rar la bal­ca­ni­za­ción de Orien­te Medio y zonas vita­les de Áfri­ca.

Esta­dos Uni­dos solo no pue­de desa­rro­llar ple­na­men­te esta séx­tu­ple estr
ate­gia uni­ver­sal, y menos aún sus com­ple­jas inter­ac­cio­nes par­ti­cu­la­res y rami­fi­ca­cio­nes sin­gu­la­res por lo que nece­si­ta de alia­dos bajo su direc­ción. Se nece­si­tan mutua­men­te, con la dife­ren­cia de que, como alguien ha escri­to, Esta­dos Uni­dos no se apia­da de Euro­pa con tal de ven­cer a Rusia. En 2010 un infor­me de la Inte­li­gen­cia Mili­tar ale­ma­na adver­tía que para 2030 el ejér­ci­to ale­mán no esta­ría en con­di­cio­nes de garan­ti­zar la inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca del país; y decía por esas fechas lo mis­mo pero para Gran Bre­ta­ña. En diciem­bre de 2012 el Con­se­jo Nacio­nal de Inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos reco­no­cía que en 2030 Esta­dos Uni­dos no sería la poten­cia domi­nan­te a nivel mun­dial, y, en mayo de 2014, Oba­ma ase­gu­ra­ba a lo más gra­na­do de los ejér­ci­tos yan­quis que Esta­dos Uni­dos eran y segui­rían sien­do por siem­pre «la úni­ca nación indis­pen­sa­ble» en el mun­do.

Debe­mos hablar por tan­to de un impe­ria­lis­mo occi­den­tal bajo la direc­ción de Esta­dos Uni­dos. Si la estra­te­gia vis­ta salie­ra ven­ce­do­ra Esta­dos Uni­dos con­tro­la­ría direc­ta o indi­rec­ta­men­te alre­de­dor del 60% del PIB mun­dial, con lo que habría recu­pe­ra­do prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad del poder impe­ria­lis­ta de que goza­ba entre 1945 y 1971. A su vez el impe­ria­lis­mo occi­den­tal habría derro­ta­do a los subim­pe­ria­lis­mos del BRICS, y en lo que nos intere­sa aho­ra –la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das– esta­ría en con­di­cio­nes de impo­ner una jerar­quía de obe­dien­cia a los Esta­dos débi­les y a las bur­gue­sías de las nacio­nes opri­mi­das que pre­ten­dan acce­der a su pro­pio Esta­do, como vere­mos.

Con­sen­so de Washing­ton

Des­de que en 1994 deba­tié­ra­mos Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia has­ta aho­ra, el capi­tal finan­cie­ro-indus­trial de altas tec­no­lo­gías ha diver­si­fi­ca­do sus medios de poder, dejan­do peque­ño el decá­lo­go del Con­sen­so de Washing­ton de un lus­tro antes por­que el sis­te­ma ha cam­bia­do en cosas impor­tan­tes des­de 1989. El segun­do artícu­lo del decá­lo­go, el úni­co que podía dar algu­na espe­ran­za a las cla­ses explo­ta­das y hacer creer al Esta­do que toda­vía tenía algo de inde­pen­den­cia efec­ti­va al poder orien­tar par­te del pre­su­pues­to públi­co hacia gas­tos socia­les urgen­tes para el pue­blo empo­bre­ci­do, fue rápi­da­men­te silen­cia­do. Los nue­ve res­tan­tes tenían la fun­ción de vaciar a los Esta­dos de toda inde­pen­den­cia bási­ca dejan­do solo su facha­da exter­na.

La liqui­da­ción de la sobe­ra­nía real de Méxi­co en 1994 y de Gre­cia en 2015, por no exten­der­nos a más casos, se ins­cri­ben en el pro­ce­so ofi­cial­men­te abier­to en 1989, pero ope­ra­ti­vo mucho antes como hemos vis­to al seguir la evo­lu­ción del sim­ple «vasa­lla­je finan­cie­ro» de los siglos XV-XVI has­ta el «vasa­lla­je finan­cie­ro glo­bal» actual. El sig­ni­fi­ca­do real del Con­sen­so de 1989 no radi­ca tan­to en el papel que ha juga­do en la devas­ta­ción de los dere­chos y liber­ta­des, que tam­bién, sino que ofi­cia­li­zó, al mis­mo tiem­po, el obje­ti­vo de liqui­dar la inde­pen­den­cia prác­ti­ca de todo Esta­do explo­ta­ble, de todo Esta­do que tuvie­ra recur­sos nece­sa­rios para el impe­ria­lis­mo, o que pudie­ra ter­mi­nar sien­do un estor­bo para su hege­mo­nía mun­dial o regio­nal.

Vea­mos el arti­cu­la­do: la dis­ci­pli­na fis­cal que con­tro­le el gas­to públi­co, la refor­ma tri­bu­ta­ria en bene­fi­cio del capi­tal, la deter­mi­na­ción por el mer­ca­do de las tasas de inte­rés pri­va­do en con­tra de los intere­ses colec­ti­vos, los tipos com­pe­ti­ti­vos de cam­bio en con­tra del pro­tec­cio­nis­mo fren­te al saqueo exte­rior, la libe­ra­li­za­ción del comer­cio a cos­ta de la pro­duc­ción inter­na, la libre inver­sión extran­je­ra direc­ta que ter­mi­na com­pran­do el país tro­zo a tro­zo, la pri­va­ti­za­ción del Esta­do para des­truir­lo como cohe­sio­na­dor interno, la des­re­gu­la­ción y liber­tad finan­cie­ra para liqui­dar su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, y la invio­la­bi­li­dad del dere­cho de pro­pie­dad para defen­der los intere­ses extran­je­ros y bur­gue­ses den­tro del país. Los nue­ve artícu­los supo­nen el des­gua­ce interno del Esta­do como poder inde­pen­dien­te aun­que man­ten­ga su facha­da exter­na, si es que pue­de hacer­lo.

Sobre todo el déci­mo, que legi­ti­ma la prohi­bi­ción de toda medi­da social bene­fi­cio­sa para el pue­blo por enemi­ga de la pro­pie­dad bur­gue­sa, e impi­de el avan­ce a la «nación tra­ba­ja­do­ra» con su Esta­do obre­ro y su inde­pen­den­cia socia­lis­ta. Es por esto, que una de las pocas atri­bu­cio­nes que con­ser­va el Esta­do y que has­ta incre­men­ta es la de la repre­sión con­tra su pue­blo para defen­der la pro­pie­dad bur­gue­sa del peli­gro del socia­lis­mo.

Pues bien, esta estra­te­gia se ha vis­to refor­za­da por la ace­le­ra­da expan­sión de los tra­ta­dos de libre comer­cio y por el recien­te desa­rro­llo de la lex mer­ca­to­ria. Los tra­ta­dos de libre comer­cio, de los que hemos habla­do un poco, son la reade­cua­ción al siglo XXI del «libre comer­cio» arma­do del joven capi­ta­lis­mo que impo­nía la «liber­tad de comer­cio» a los demás pero pro­te­gía celo­sa­men­te sus fron­te­ras nacio­nal-mer­can­ti­les para acu­mu­lar en ellas sus ganan­cias. La lex mer­ca­to­ria es la reade­cua­ción al siglo XXI de la ideo­lo­gía bur­gue­sa de dere­cho mer­can­til de la pri­me­ra mitad del siglo XV que exi­gía a la noble­za y a los mer­ca­dos medie­va­les total liber­tad indi­vi­dual por enci­ma de las leyes gene­ra­les y loca­les esta­ble­ci­das.

El comer­cian­te, usu­re­ro y pres­ta­mis­ta bur­gués exi­gía a los pode­res que le reco­no­cie­ran la abso­lu­ta liber­tad indi­vi­dual para hacer y des­ha­cer nego­cios fue­ra de las leyes loca­les que pro­te­gían el pre­cio del pan, acei­te, sal, vina­gre, encur­ti­dos y sala­dos, pro­duc­tos bási­cos para la super­vi­ven­cia, que pudie­ra aca­pa­rar­los a la espe­ra de que mul­ti­pli­ca­sen su pre­cio aun­que el pue­blo sufrie­se frio y ham­bre para ven­der­los lue­go, en ple­na cares­tía, con pre­cios quin­tu­pli­ca­dos, o sim­ple­men­te expor­tar­los a otras regio­nes sumien­do en la deses­pe­ra­ción y ham­bru­na al país de ori­gen. Era la ley de liber­tad de mer­ca­do, inse­pa­ra­ble de la obli­ga­to­rie­dad de pagar las deu­das a los usu­re­ros que ya empe­za­ban a ser for­mas de «vasa­lla­je finan­cie­ro».

Los pue­blos y las cla­ses domi­nan­tes débi­les se defen­dían refor­zan­do en lo posi­ble sus leyes pro­tec­cio­nis­tas, sus comu­nas, ciu­da­des y Esta­dos. Esta lucha reco­rre y carac­te­ri­za la his­to­ria de las con­tra­dic­cio­nes entre la nece­si­dad expan­si­va del capi­tal, que debe des­tro­zar todas las barre­ras que la fre­nan, y la nece­si­dad de los pue­blos de defen­der­se de la liber­tad bur­gue­sa de explo­ta­ción y saqueo. Las luchas a varios ban­dos eran más com­ple­jas de la sim­pli­ci­dad peda­gó­gi­ca que aquí usa­mos pero la lec­ción his­tó­ri­ca es la mis­ma: con­for­me el capi­ta­lis­mo se expan­de nece­si­ta impo­ner el dere­cho bur­gués a la libre explo­ta­ción máxi­ma des­tru­yen­do las leyes que pro­te­gen el dere­cho popu­lar a no ser explo­ta­do ni expro­pia­do ni saquea­do.

La segun­da mitad del siglo XIX nos mues­tra lo efec­ti­vo de las fero­ces pre­sio­nes del colo­nia­lis­mo para des­tro­zar los inten­tos de indus­tria­li­za­ción sobe­ra­na de pue­blos con Esta­do pro­pio como Chi­na e India en Asia, Egip­to en Áfri­ca, Para­guay y casi toda Nues­tra Amé­ri­ca; pero tam­bién para man­te­ner en la pobre­za depen­dien­te a nacio­nes opri­mi­das como la irlan­de­sa y la pola­ca, por ejem­plo. La indus­tria­li­za­ción de Cata­lun­ya y Hego Eus­kal Herria es sin­gu­lar por­que se pro­du­ce den­tro de un impe­rio en abso­lu­ta des­com­po­si­ción que no ha resuel­to ni siquie­ra el pro­ble­ma inter­na­cio­nal den­tro de sus fron­te­ras esta­ta­les, desin­te­gra­ción inter­na que faci­li­ta que las bur­gue­sías cata­la­na y vas­ca pue­dan indus­tria­li­zar­se sin ape­nas pre­sio­nes en con­tra del capi­ta­lis­mo extra­es­ta­tal más desa­rro­lla­do que inclu­so las impul­sa deli­be­ra­da­men­te, como hizo Gran Bre­ta­ña con la indus­tria vas­ca. Lue­go, estas bur­gue­sías pac­ta­rán con el blo­que de cla­ses domi­nan­te, la Igle­sia y el Ejér­ci­to, y ter­mi­na­rán de crear la «nación espa­ño­la».

Por el lado opues­to y sobre todo des­de la irrup­ción del impe­ria­lis­mo, las tres gran­des bur­gue­sías que mono­po­li­za­rán el poder mun­dial duran­te el siglo XX y lo man­tendr�� rela­ti­va­men­te en lo que va del XXI, o sea, Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y Japón, y en menos medi­da otras no tan fuer­tes, impo­nen férreos con­tro­les a los pro­duc­tos extran­je­ros apli­ca
ndo un «nacio­na­lis­mo eco­nó­mi­co esta­tal» casi faná­ti­co, que se man­tie­ne en el pre­sen­te refor­za­do por sus par­ce­las de con­trol del sis­te­ma finan­cie­ro. Seme­jan­te pro­tec­cio­nis­mo esta­tal es el secre­to de su fuer­za y esta lec­ción será apren­di­da más tar­de por los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal anti­co­lo­nia­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta cons­cien­tes del deci­si­vo papal de la inde­pen­den­cia esta­tal para supe­rar el empo­bre­ci­mien­to y la igno­ran­cia cau­sa­dos por la opre­sión nacio­nal sufri­da.

La lucha de cla­ses tam­bién se libra en el inte­rior de los pro­ce­sos de libe­ra­ción, y en casi todos los casos ter­mi­na ven­cien­do una bur­gue­sía que con­tem­po­ri­za con el impe­ria­lis­mo y macha­ca a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias que han sido la car­ne de cañón de la recién con­quis­ta­da inde­pen­den­cia for­mal, que casi al ins­tan­te empie­za a cubrir­se de cade­nas eco­nó­mi­cas, finan­cie­ras, tec­no­cien­tí­cas, que asfi­xian la inde­pen­den­cia real impo­nien­do una depen­den­cia prác­ti­ca. Sólo allí don­de la lucha ha sido cla­ra y abier­ta­men­te socia­lis­ta des­de el ini­cio, y por tan­to don­de se ha des­mar­ca­do de la bur­gue­sía pero no de la peque­ña bur­gue­sía y de los peque­ños cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios, solo allí –y no siem­pre– se logra la inde­pen­den­cia real, prác­ti­ca, con impre­sio­nan­tes avan­ces socia­les y demo­crá­ti­cos. No hace fal­ta decir que una alian­za de cla­se for­ma­da por el impe­ria­lis­mo y la lla­ma­da «bur­gue­sía nacio­nal» se lan­zó con­tra esos inde­pen­den­tis­mos socia­lis­tas antes inclu­so de que resul­ta­sen vic­to­rio­sos.

Duran­te unos años, has­ta el ini­cio del neo­li­be­ra­lis­mo en 1973, bas­tan­tes Esta­dos sobe­ra­nos diri­gi­dos por bur­gue­sías que no renun­cia­ban total­men­te a cotas de real inde­pen­den­cia, apli­ca­ron una polí­ti­ca socio­eco­nó­mi­ca que en Nues­tra Amé­ri­ca se le defi­nió como «sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes», es decir, desa­rro­llar indus­tria autóc­to­na para no depen­der de las impor­ta­cio­nes y de las cade­nas que estas crean a cor­to pla­zo en eco­no­mías débi­les diri­gi­das por bur­gue­sías que tie­nen más mie­do a sus pue­blos tra­ba­ja­do­res que al impe­ria­lis­mo.

Lógi­ca­men­te fra­ca­sa­ron por varios moti­vos que no pode­mos expo­ner en deta­lle pero que nos lle­van al final a lo dicho: lle­ga­ba un momen­to en que las rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les inter­nas se vol­vían ingo­ber­na­bles y las bur­gue­sías bus­ca­ban apo­yo en el impe­ria­lis­mo. Otras veces, la corrup­ción era tal que azu­za­ba el males­tar popu­lar dan­do una excu­sa a los gol­pes de Esta­do rea­li­za­dos por mili­ta­res edu­ca­dos y «ayu­da­dos» por el impe­ria­lis­mo. Tam­bién, la len­ta caí­da ten­den­cial de los bene­fi­cios y de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo a nivel mun­dial que esta­mos vien­do, ter­mi­na­ba pesan­do más que las recu­pe­ra­cio­nes ais­la­das o regio­na­les inclu­so a pesar de la lle­ga­da de capi­ta­les extran­je­ros, lo que impe­dían el des­pe­gue sos­te­ni­do de la eco­no­mía. Y por no exten­der­nos, las pre­sio­nes durí­si­mas del impe­ria­lis­mo occi­den­tal para abor­tar esos inten­tos de inde­pen­den­cia nacio­nal-bur­gue­sa que, de asen­tar­se, podrían ser una peli­gro­sa com­pe­ten­cia.

El fra­ca­so de la inten­to­na de rela­ti­va «des­co­ne­xión» de estas bur­gue­sías débi­les del impe­ria­lis­mo occi­den­tal fue debi­do a la siner­gia de las cua­tro cau­sas mayo­res y de otras meno­res, más par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res. Fra­ca­sa­da y/​o derro­ta­da la indus­tria­li­za­ción autó­no­ma, a estas bur­gue­sías débi­les solo les ha que­da­do la vía del estrac­ti­vis­mo, de la depen­den­cia tec­no­cien­tí­fi­ca y finan­cie­ra para inten­si­fi­car el mono­cul­ti­vo trans­gé­ni­co para expor­tar y bio­die­sel, para la indus­tria made­re­ra y para la mine­ría de super­fi­cie. Bra­sil, por ejem­plo, es una media­na poten­cia corrup­ta emba­rra­da has­ta las rodi­llas en la impa­ra­ble defo­res­ta­ción ama­zó­ni­ca; Chi­le es un capi­ta­lis­mo de pocos ricos rodea­dos por el pue­blo empo­bre­ci­do y pro­te­gi­dos por la cons­ti­tu­ción impues­ta por la dic­ta­du­ra mili­tar; etc.

Des­de la doc­tri­na yan­qui del «des­tino mani­fies­to» borro­sa­men­te enun­cia­da a comien­zos del siglo XVII has­ta las decla­ra­cio­nes de 2014 de Oba­ma ante los mili­ta­res ya vis­tas, pasan­do por la Doc­tri­na Mon­roe de comien­zos del siglo XIX y las decla­ra­cio­nes y doc­tri­nas pos­te­rio­res de Tru­man, Ken­nedy, Reagan, Bush…, a lo lar­go de esta his­to­ria el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y tam­bién el occi­den­tal, han inten­ta­do siem­pre que Nues­tra Amé­ri­ca nun­ca lle­ga­se a ser un com­pe­ti­dor ni siquie­ra bur­gués, recu­rrien­do a todos los méto­dos. Un dato, el pri­mer via­je inter­na­cio­nal de Lula cuan­do acce­dió a la pre­si­den­cia de Bra­sil en 2003 fue a Esta­dos Uni­dos, a ren­dir plei­te­sía a su pre­si­den­te Bush.

La his­to­ria de Euro­pa está tam­bién sur­ca­da por estas luchas por la hege­mo­nía y por aplas­tar a las suce­si­vas poten­cias emer­gen­tes des­de el siglo XVI, cuan­do el poder de los Aus­tria y del Impe­rio espa­ñol empe­zó a ser con­tes­ta­do por las bur­gue­sías de los Paí­ses Bajos, de Ingla­te­rra y lue­go Gran Bre­ta­ña, del Esta­do fran­cés, de Ale­ma­nia, etc.; luchas tan crue­les como pro­lon­ga­das sin las cua­les no se cono­ce la ver­da­de­ra natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo a los lar­go de sus tres reor­de­na­cio­nes suce­si­vas, has­ta la cuar­ta, la actual, que dio un sal­to tre­men­do en el Tra­ta­do de Maas­tricht de 1992, muy poco antes de que se empe­za­ra a redac­tar el borra­dor de Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia.

Las fechas son con­clu­yen­tes. Con­sen­so de Washing­ton de 1989 expre­sión de la fase ini­cia­da a comien­zos de los años seten­ta, implo­sión de la URSS en 1991, Maas­tricht en 1992, cri­sis de Méxi­co de 1994 y en cas­ca­da una lar­ga serie de cri­sis has­ta 2007 en medio de dos diná­mi­cas inter­re­la­cio­na­das: una ten­den­cial y estruc­tu­ral como es el des­cen­so de la tasa media de ganan­cia y de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, y otra con­tra-ten­den­cial y socio­po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca como es el neo­li­be­ra­lis­mo y socia­li­be­ra­lis­mo. A lo lar­go de este pro­ce­so el impe­ria­lis­mo occi­den­tal va per­fec­cio­nan­do sus armas con­tra los Esta­dos débi­les y con­tra las nacio­nes opri­mi­das. Pode­mos sin­te­ti­zar­las en estos seis pun­tos.

  1. Saqueo y pri­va­ti­za­ción de lo que que­da de bie­nes comu­na­les, bie­nes públi­cos y socia­les, empre­sas esta­ta­les, peque­ñas pro­pie­da­des cam­pe­si­nas y de la anti­gua peque­ña bur­gue­sía, de sus pro­pie­da­des urba­nas y cam­pes­tres, de sus aho­rros mone­ta­rios y cul­tu­ra­les: se bus­ca abrir nue­vas ramas eco­nó­mi­cas. Pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios socia­les y públi­cos man­te­ni­dos por los Esta­dos e ins­ti­tu­cio­nes no pri­va­das ni con «áni­mo de lucro», como sani­dad y ser­vi­cios bási­cos, edu­ca­ción, trans­por­te, correos, ser­vi­cios buro­crá­ti­cos esta­ta­les e ins­ti­tu­cio­na­les.

  2. Inten­si­fi­ca­ción de la com­pra de tie­rras, sub­sue­los terres­tres y marí­ti­mos para acce­der a los recur­sos cada vez más esca­sos; y cada vez más prio­ri­ta­ria­men­te, pri­va­ti­za­ción de la vida, códi­go gené­ti­co, cul­tu­ra y fol­clo­re popu­lar, pen­sa­mien­to colec­ti­vo, crea­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca, saber humano acu­mu­la­do, etc., den­tro de una ofen­si­va mun­dial auto­ri­ta­ria, machis­ta y racis­ta. Pri­va­ti­za­ción y con­ver­sión en valo­res finan­cie­ros de com­pra-ven­ta inclu­so espe­cu­la­ti­va por las gran­des trans­na­cio­na­les de la agro­in­dus­tria, de la salud, de la ener­gía, de la quí­mi­ca, etc., de los recur­sos ali­men­ta­rios y de la bio­di­ver­si­dad para hacer de la salud nego­cio finan­cie­ro y arma con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria.

  3. Pri­va­ti­za­ción del «cuer­po colec­ti­vo» de la mujer para mul­ti­pli­car la pro­duc­ti­vi­dad de su tra­ba­jo sexo-eco­nó­mi­co, productivo/​reproductivo, afec­ti­vo y de cui­da­dos, nor­ma­ti­vo, cul­tu­ral, etc., en un capi­ta­lis­mo que debe, por un lado, redu­cir lo más posi­ble el sala­rio direc­to e indi­rec­to, social, dife­ri­do, car­gan­do sobre la mujer el sobre­tra­ba­jo que eso supo­ne; por otro lado, debe aumen­tar la mano de obra sobran­te a la expec­ta­ti­va de rea­li­zar el mis­mo tra­ba­jo con un 30% menos de sala­rio sin dere­chos sin­di­ca­les y con posi­bi­li­da­des de abu­sos sexua­les patro­na­les; ade­más, en lo nor­ma­ti­vo, cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co, la mujer debe refor­zar la sumi­sión social des­de la pri­me­ra edu­ca­ción, refor­zan­do el poder adul­to; y por últi­mo, debe repro­du­cir los «valo­res feme­ni­nos» para ase­gu­rar al sis­te­ma los tres pun­tos vis­tos.

  4. Endu­re­ci­mien­to de todas las pre­sio­nes para cobrar las deu­das públi­cas y pri­va­das de los Esta­dos, para dejar vía libre
    al capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal redu­cien­do a la nada las fun­cio­nes de los Ban­cos Cen­tra­les nacio­na­les reba­ja­dos a sucur­sa­les de los Ban­cos Cen­tra­les de los blo­ques impe­ria­lis­tas; total poder de buro­cra­cias como el FMI, BM, OMC, etc., estre­cha­men­te conec­ta­dos con los lobbys que «nego­cian» en secre­to la libe­ra­li­za­ción comer­cial diri­gi­da por el impe­ria­lis­mo.

  5. Pre­sio­nes para que los Esta­dos vayan «adap­tan­do» sus sis­te­mas lega­les a las exi­gen­cias de la lex mer­ca­to­ria en detri­men­to de los acuer­dos y con­ven­cio­nes esta­ta­les e inter­na­cio­na­les sobre dere­chos socia­les, labo­ra­les, cul­tu­ra­les, de sexo-géne­ro, ambien­ta­les y socio­eco­ló­gi­cos, etc. Exi­gen­cia de que las gran­des cor­po­ra­cio­nes ten­gan dere­chos pro­pios al mar­gen de los del Esta­do e inclu­so supe­rio­res a los de estos, de modo que pue­dan recla­mar­les daños y per­jui­cios con mul­tas millo­na­rias que los Esta­dos anfi­trio­nes han de pagar a los lla­ma­dos «fon­dos bui­tre» empre­sas espe­cia­li­za­das en comer­se las entra­ñas de los pue­blos deu­do­res. Aquí hay que intro­du­cir la recien­te pro­pues­ta de que los Esta­dos y los sin­di­ca­tos cedan la polí­ti­ca sala­rial a un redu­ci­do «comi­té de sabios» trans­na­cio­nal que impon­drá los lími­tes sala­ria­les, mul­tan­do a los Esta­dos que los incum­plan por arri­ba.

  6. Pre­sio­nes para que los Ejér­ci­tos y sis­te­mas de inte­li­gen­cia y segu­ri­dad de los Esta­dos débi­les estén inte­gra­dos y sub­su­mi­dos en orga­ni­za­cio­nes mili­ta­res más amplias que cono­cen la fuer­za real y las debi­li­da­des de sus miem­bros segun­do­nes, anu­lan­do así su inde­pen­den­cia mili­tar a la vez que se ha anu­la­do su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca.

El Esta­do espa­ñol ha sido espe­cial­men­te gol­pea­do por estas medi­das. Inclu­so podría­mos decir que su pri­me­ra gran cri­sis, la de la mitad del siglo XVII, esta­ba en cier­ta for­ma moti­va­da por su inca­pa­ci­dad para res­pon­der a las ger­mi­na­les fuer­zas del capi­ta­lis­mo comer­cial y finan­cie­ro euro­peo. La pobre y endeu­da­da eco­no­mía espa­ño­la no podía man­te­ner los cos­tos del man­te­ni­mien­to del impe­rio si no reci­bía regu­lar­men­te las masas de pla­ta y otras rique­zas expo­lia­das en Nues­tra Amé­ri­ca y en menos medi­da en Fili­pi­nas, India y Áfri­ca.

Las cua­tro expre­sio­nes bási­cas median­te las que se mues­tra en este ini­cio del siglo XXI la debi­li­dad estruc­tu­ral del Esta­do espa­ñol ya esta­ban anun­cia­das en la cri­sis de media­dos del siglo XVII: atra­so eco­nó­mi­co y cien­tí­fi­co cua­li­ta­ti­vo; debi­li­dad de la bur­gue­sía indus­trial fren­te a otras frac­cio­nes bur­gue­sas; debi­li­dad del Esta­do-nación bur­gués por la exis­ten­cia de pue­blos opri­mi­dos con auto­con­cien­cia; y corrup­ción con­gé­ni­ta. Las cua­tro se han ido com­bi­nan­do sinér­gi­ca­men­te res­pon­dien­do a las con­tra­dic­cio­nes más pro­fun­das que bullen en la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y en la ley de la ten­den­cia a la caí­da de la tasa de ganan­cia.

Perió­di­ca­men­te las cua­tro for­mas de expre­sión de tal debi­li­dad estruc­tu­ral arras­tra­da des­de el siglo XVII han esta­lla­do en cri­sis socio­po­lí­ti­cas y mili­ta­res, es decir, en gue­rras de cla­ses y de pue­blos resuel­tas bru­tal­men­te con la vic­to­ria del blo­que de cla­ses domi­nan­tes exis­ten­te en cada momen­to. Pero la mis­ma natu­ra­le­za irre­so­lu­ble de esa debi­li­dad estruc­tu­ral hace que las con­tra­dic­cio­nes vuel­van a emer­ger a pesar de todas las repre­sio­nes y de las pocas refor­mas rea­li­za­das como la de 1978. Para enton­ces la glo­rio­sa «inde­pen­den­cia nacio­nal espa­ño­la» había des­apa­re­ci­do hacía tiem­po, lo que que­dó de nue­vo con­fir­ma­do con el ejem­plo aplas­tan­te de la trai­ción espa­ño­la al pue­blo saha­raui en 1975, entre­gán­do­lo ata­do de pies y manos a Marrue­cos, según las órde­nes de Esta­dos Uni­dos.

En lo que nos intere­sa aho­ra, la inde­pen­den­cia vas­ca como nece­si­dad, la estra­te­gia nacio­nal espa­ño­la imple­men­ta­da por el blo­que de cla­ses domi­nan­te en la segun­da mitad de los años seten­ta cho­ca con un obs­tácu­lo interno que le impi­de poner­se en mar­cha: la debi­li­dad socio­po­lí­ti­ca de la bur­gue­sía que se mues­tra en la inca­pa­ci­dad de AP y UCD para lle­var­la a cabo a pesar del apo­yo incon­di­cio­nal de CiU y PNV, repre­sen­tan­tes de las media­nas bur­gue­sías cata­la­na y vas­ca.

La solu­ción vie­ne de la dia­léc­ti­ca entre lo esta­tal y lo inter­na­cio­nal, como siem­pre en los momen­tos crí­ti­cos del Esta­do des­de el siglo XVII, aho­ra entre Ale­ma­nia Fede­ral, Esta­dos Uni­dos, la OTAN y la bur­gue­sía espa­ño­la que impul­san al PSOE al gobierno de Madrid para que sal­ve el capi­ta­lis­mo espa­ñol supe­di­tán­do­le aún más al impe­ria­lis­mo occi­den­tal. La inten­sa des­truc­ción indus­trial y agra­ria, la con­cen­tra­ción ban­ca­ria, la turis­ti­fi­ca­ción y finan­cia­ri­za­ción así como el poder cre­cien­te de las gran­des empre­sas ener­gé­ti­cas, cons­truc­to­ras y de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. Fijé­mo­nos en que no exis­te nin­gu­na gran empre­sa indus­trial en el IBEX-35, lo que indi­ca la poca fuer­za de la indus­tria en el capi­ta­lis­mo espa­ñol, fuer­za que va decre­cien­do. Un dato ilus­tra­ti­vo: la «espa­ño­li­dad» del IBEX-35 se mide en su masi­va defrau­da­ción fis­cal y en su rela­ción con los paraí­sos fis­ca­les.

Estos y otros cam­bios en la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca res­pon­den a las exi­gen­cias del impe­ria­lis­mo y a la cer­ti­dum­bre del blo­que de cla­ses domi­nan­te –el gran capi­tal esta­tal en el que la gran bur­gue­sía de ori­gen geo­grá­fi­co vas­co se co-inte­gró deci­di­da­men­te des­de fina­les del siglo XIX– y las media­nas bur­gue­sías de la CAV y Nafa­rroa repre­sen­ta­das polí­ti­ca­men­te por PNV y UPN, y de Cata­lun­ya con CiU, ade­más de otras alian­zas bur­gue­so-terra­te­nien­tes, de que deben ceder aún más «inde­pen­den­cia espa­ño­la» al impe­ria­lis­mo a cam­bio de man­te­ner su pro­pie­dad pri­va­da en su Esta­do.

La con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les en la Unión Euro­pea diri­gi­da por Ale­ma­nia y la OTAN ter­mi­na defi­ni­ti­va­men­te con la «inde­pen­den­cia espa­ño­la» cara al exte­rior, aun­que por el efec­to rebo­te la refuer­za en el inte­rior del Esta­do. Cara al exte­rior, la refor­ma en 2011 del artícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la por el ulti­má­tum impe­ria­lis­ta para esta­ble­cer la esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria en bene­fi­cio del capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal y de Euro­ale­ma­nia, es la pie­dra angu­lar de todas las demás cesio­nes par­cia­les; mien­tras que la acep­ta­ción de la base mili­tar yan­qui Morón supo­ne otra depen­den­cia más hacia Esta­dos Uni­dos. Cara al inte­rior el pro­gre nacio­na­lis­mo de Pode­mos y el dere­chis­ta de Ciu­da­da­nos refuer­zan el nacio­na­lis­mo espa­ñol domi­nan­te, reac­ti­va­do con­tra las nacio­nes opri­mi­das en los últi­mos años: se refuer­za en el inte­rior lo que se cede en el exte­rior.

La situa­ción y pers­pec­ti­vas del Esta­do fran­cés no son trá­gi­cas como la espa­ño­la aun­que empie­za a ser dra­má­ti­ca por­que no tie­ne la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo ni capi­tal acu­mu­la­do sufi­cien­te como para redu­cir la ven­ta­ja que va sacán­do­le Ale­ma­nia, por mucho que su PIB crez­ca alre­de­dor de un 0,3%. Ade­más, la cre­cien­te com­pe­ten­cia inter­im­pe­ria­lis­ta por el con­trol de Áfri­ca le obli­ga a pedir ayu­da a la OTAN por­que su capa­ci­dad mili­tar va sien­do insu­fi­cien­te para cubrir tan­to espa­cio y sobre todo los ya casi insos­te­ni­bles gas­tos del arse­nal ató­mi­co.

Recor­de­mos que en 1966 De Gau­lle, furio­so por el tra­to nor­te­ame­ri­cano y la humi­lla­ción de 1956, reti­ró al ejér­ci­to fran­cés de la OTAN aun­que en la prác­ti­ca siguió sien­do una pie­za cla­ve en la lucha terro­ris­ta con­tra los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal, ense­ñan­do a los Esta­dos repre­so­res las inhu­ma­nas téc­ni­cas que desa­rro­lló en Viet­nam, Arge­lia, etc., así como que nun­ca rom­pió los lazos últi­mos con la OTAN fren­te a la URSS. Pero fue un dere­chis­ta como Sar­kozy al que se le lle­na­ba la boca gri­tan­do sobre la «gran­deur natio­na­le», el que en 2009 clau­di­có a la pre­sión yan­qui y al férreo gas­to nuclear inte­grán­do­se en la OTAN y renun­cian­do a la inde­pen­den­cia mili­tar.

Los pre­su­pues­tos de 2015, apro­ba­dos a fina­les de 2014, supo­nen un recor­te social cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te a los ante­rio­res ata­ques, para man­te­ner su capi­ta­lis­mo en el segun­do pues­to de la Unión Euro­pea cum­plien­do con sus exi­gen­cias mone­ta­ris­tas y de aus­te­ri­dad anti­po­pu­lar. El «socia­lis­ta» Hollan­de lle­gó al gobierno en verano de 2012 pro­me­tien­do que defen­de­ría los dere
chos socia­les y demo­crá­ti­cos. Para verano de 2013 era ya obvio que ter­mi­na­ría clau­di­can­do fren­te a las exi­gen­cias de Euro­ale­ma­nia pero casi nadie ima­gi­na­ba enton­ces que esa «genu­fle­xión nacio­nal» del galli­to fran­cés fren­te al águi­la ale­ma­na fue­ra casi incon­di­cio­nal como se demos­tró en oto­ño de 2014. Aun­que París se ha dis­tan­cia­do un poco de las pre­sio­nes ale­ma­nas con­tra Gre­cia antes de su ter­cer res­ca­te, ha sido para defen­der sus par­cia­les intere­ses finan­cie­ros den­tro de las dife­ren­cias –que no opo­si­cio­nes y menos aún con­tra­dic­cio­nes– lógi­cas entre bur­gue­sías her­ma­nas.

Uni­ver­sal, par­ti­cu­lar, sin­gu­lar

A lo lar­go de lo expues­to has­ta aquí hemos vis­to cómo ha ido per­dien­do vigen­cia la inde­pen­den­cia de los Esta­dos capi­ta­lis­tas, si enten­de­mos por inde­pen­den­cia bur­gue­sa su momen­to de esplen­dor entre los siglos XVIII y XIX, antes de que el «vasa­lla­je finan­cie­ro» sal­ta­se a «vasa­lla­je finan­cie­ro glo­bal». Simul­tá­nea­men­te, las cla­ses explo­ta­das, cam­pe­si­nos, arte­sa­nos, obre­ros urba­nos pre­in­dus­tria­les y obre­ros de la indus­tria des­de fina­les de ese siglo XVIII inten­ta­ban crear sus pro­pios sis­te­mas de poder que, sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, podría­mos defi­nir a gran­des ras­gos como pode­res comu­na­les o esta­ta­les opues­tos a los de las cla­ses explo­ta­do­ras; y lo mis­mo suce­día en las luchas de los pue­blos opri­mi­dos. Que­re­mos decir con esto que no solo tene­mos a nues­tra dis­po­si­ción las reali­da­des de los Esta­dos bur­gue­ses, sino tam­bién las de sus irre­con­ci­lia­bles enemi­gos, las de las cla­ses y nacio­nes tra­ba­ja­do­ras que lucha­ban por su inde­pen­den­cia.

Las teo­rías bur­gue­sas del Esta­do y sus ver­sio­nes refor­mis­tas nie­gan, ocul­tan o ridi­cu­li­zan los impre­sio­nan­tes logros orga­ni­za­ti­vos de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos en la crea­ción y sos­te­ni­mien­to de sus pode­res comu­na­les y/​o esta­ta­les en las peo­res con­di­cio­nes ima­gi­na­bles. Esta his­to­ria no exis­te para el pen­sa­mien­to ofi­cial, cuan­do en reali­dad es nece­sa­rio estu­diar­la para com­pren­der, por ejem­plo, que las for­mas que iba adqui­rien­do el Esta­do espa­ñol en las suce­si­vas cri­sis des­de mita­des del siglo XVII esta­ban direc­ta­men­te rela­cio­na­das tam­bién con pre­pa­rar a ese Esta­do para aplas­tar rápi­da­men­te los inten­tos holan­de­ses, por­tu­gue­ses, ara­go­ne­ses y cata­la­nes, y a menor esca­la anda­lu­ces, de crear o con­ser­var sus sis­te­mas esta­ta­les. Ya la pri­me­ra for­ma-Esta­do domi­nan­te en la penín­su­la des­de fina­les del siglo XV se creó macha­can­do la inde­pen­den­cia gale­ga y anda­lu­za, y la del Esta­do nava­rro al ini­cio del siglo XVI. Por no hablar de la suer­te que corrió el pue­blo cas­te­llano.

Hemos cita­do arri­ba varias expe­rien­cias de pode­res vas­cos que, des­de una visión his­tó­ri­co-mate­ria­lis­ta, pue­den ser per­fec­ta­men­te defi­ni­dos como pode­res esta­ta­les de fac­to, al mar­gen del reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal de iure: la auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar y de peque­ñas cla­ses pro­pie­ta­rias empo­bre­ci­das alre­de­dor de las Dipu­tacio­nes y del Régi­men Foral en las dos gue­rras del siglo XIX, la Comu­na de Donos­tia y la limi­ta­da auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar en zonas libe­ra­das has­ta octu­bre de 1936 cuan­do se cons­ti­tu­ye el Gobierno Vas­co que vuel­ve a ser un Esta­do de fac­to. Des­de enton­ces, y en espe­cial median­te la Cons­ti­tu­ción de 1978, una obse­sión furi­bun­da del Esta­do espa­ñol es la de impe­dir por cual­quier medio que vuel­va a cons­ti­tuir­se otro Esta­do vas­co. Y uno de los mejo­res méto­dos para impe­dir­lo son las bur­gue­sías de Nafa­rroa y la CAV repre­sen­ta­das por UPN y PNV.

Natu­ral­men­te, exis­ten dife­ren­cias entre estos Esta­dos de fac­to que no pode­mos ana­li­zar aho­ra. Nos hemos refe­ri­do a ellos por­que refuer­zan nues­tra argu­men­ta­ción en dos sen­ti­dos: uno, la reali­dad es más com­ple­ja y rica en expe­rien­cias esta­ta­les, al mar­gen de su reco­no­ci­mien­to o recha­zo inter­na­cio­nal; y, otro, todas ellas, sean las que fue­ren pero todas, giran pre­ci­sa­men­te alre­de­dor del últi­mo artícu­lo del Con­sen­so de Washing­ton de 1989: el pro­ble­ma de la pro­pie­dad de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Cual­quier deba­te sobre un futu­ro Esta­do que evi­te esta cues­tión ter­mi­na diva­gan­do sobre abs­trac­cio­nes. Y todos sabe­mos que lo abs­trac­to siem­pre bene­fi­cia al opre­sor ya que impi­de que se desa­rro­llen los tres ejes que defi­nen qué es la ver­dad: que es con­cre­ta, que es revo­lu­cio­na­ria y que es veri­fi­ca­ble por la prác­ti­ca, o lo que es lo mis­mo, obje­ti­va, abso­lu­ta y rela­ti­va.

Vamos a apli­car este cri­te­rio para inten­tar pre­fi­gu­rar algu­nos con­te­ni­dos esen­cia­les de un nece­sa­rio Esta­do vas­co, y lo vamos a hacer pro­po­nien­do solu­cio­nes con­cre­tas a cada uno de los seis ata­ques a los Esta­dos expli­ca­dos en el capí­tu­lo ante­rior. Pre­fi­gu­rar quie­re decir repre­sen­tar algo anti­ci­pa­da­men­te, lo que exi­ge cono­cer sufi­cien­te­men­te las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de lo que vamos a anti­ci­par y por tan­to su ten­den­cia evo­lu­ti­va, no vaya a ser que nues­tra pre­fi­gu­ra­ción se reduz­ca a una copia muer­ta inser­vi­ble en el futu­ro. Es por esto que a lo lar­go de este tex­to hace­mos tan­ta insis­ten­cia en la dia­léc­ti­ca de lo real, en la evo­lu­ción de los Esta­dos, en la lucha entre intere­ses anta­gó­ni­cos y en las pers­pec­ti­vas irre­con­ci­lia­bles que se abren en ellas.

Los pun­tos arri­ba expues­tos corres­pon­den al nivel del ata­que uni­ver­sal, gene­ral, del impe­ria­lis­mo con­tra los Esta­dos media­nos y débi­les e inclu­so con­tra atri­bu­cio­nes fun­da­men­ta­les de los fuer­tes, como hemos vis­to en el caso bri­tá­ni­co y fran­cés, o del ita­liano, del que no hemos habla­do y que es más pode­ro­so que el espa­ñol. Una ofen­si­va que con for­mas dife­ren­tes es uni­ver­sal ya que nace de las entra­ñas del capi­ta­lis­mo. Pero en su apli­ca­ción se encuen­tra con Esta­dos y pue­blos par­ti­cu­la­res, con auto­con­cien­cia sufi­cien­te como para resis­tir­se e inclu­so orga­ni­zar­se colec­ti­va­men­te para ofre­cer una más efec­ti­va resis­ten­cia inter­na­cio­nal con­tra ese ata­que uni­ver­sal.

Por ejem­plo, la India, en repre­sen­ta­ción de varios Esta­dos, se enfren­ta a las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas en algo fun­da­men­tal como son las paten­tes públi­cas de los medi­ca­men­tos gené­ri­cos, con­fron­ta­ción de cuyo resul­ta­do depen­de la vida de cen­te­na­res de millo­nes de per­so­nal en el sen­ti­do lite­ral; ade­más, si los pue­blos con Esta­do ven­cen en esa y otras bata­llas –el agua como dere­cho y bien humano no mer­can­ti­li­za­ble, por citar otro caso entre mul­ti­tud de ellos – , aumen­ta­rá la moral de lucha y los com­ba­tes prác­ti­cos con­tra el impe­ria­lis­mo mien­tras que si se pier­de, se exten­de­rá la pasi­vi­dad derro­tis­ta. La ten­den­cia al aumen­to de las resis­ten­cias par­ti­cu­la­res al ata­que uni­ver­sal es debi­li­ta­da, sin embar­go, por la nefas­ta acción del refor­mis­mo que pre­sio­na a sus pue­blos para que clau­di­quen a las exi­gen­cias impe­ria­lis­tas.

Pero que­dan los casos sin­gu­la­res, los de los pue­blos opri­mi­dos a los que se nos nie­ga el dere­cho a dis­po­ner de nues­tro Esta­do inde­pen­dien­te, dere­cho que es una nece­si­dad impe­rio­sa por­que esta­mos total­men­te inde­fen­sos fren­te a las deci­sio­nes «nego­cia­das» entre los Esta­dos que nos opri­men y explo­tan direc­ta­men­te y los Esta­dos más fuer­tes que actúan en unión al capi­ta­lis­mo finan­cie­ro y que, median­te esas «nego­cia­cio­nes», pasa­rán a explo­tar­nos sola­pa­da o des­ca­ra­da­men­te por­que nadie defien­de nues­tros intere­ses. Recor­de­mos aquí la refor­ma del artícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la en 2011, o el masi­vo recor­te de dere­chos en el Esta­do fran­cés mate­ria­li­za­do en sus pre­su­pues­tos de 2015, ambos res­pon­dien­do a exi­gen­cias del impe­ria­lis­mo.

Debe­mos mover­nos siem­pre en esta sin­gu­la­ri­dad, la de ser nación opri­mi­da, para que no se nos olvi­de un hecho fun­da­men­tal: la nece­sa­ria inde­pen­den­cia esta­tal debe mani­fes­tar­se como ver­dad obje­ti­va, abso­lu­ta y rela­ti­va, como nece­si­dad con­cre­ta, revo­lu­cio­na­ria y prác­ti­ca en cada rei­vin­di­ca­ción y lucha aun­que no parez­ca tener rela­ción algu­na con la inde­pen­den­cia redu­ci­da a sim­ple «dere­cho demo­crá­ti­co» que se expre­sa úni­ca­men­te en lo polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal o en todo caso en algu­nas «medi­das eco­nó­mi­cas». Para las fuer­zas refor­mis­tas y demo­crá­ti­co-bur­gue­sas nacio­na­lis­tas fran­co-espa­ño­las la rei­vin­di­ca­ción inde­pen­den­tis­ta es una sin­gu­la­ri­dad de varios pue­blos que por cir­cuns­tan­cias infre­cuen­tes, anó­mal
as o raras no han segui­do el cur­so gene­ral de la nacio­na­li­za­ción espa­ño­la y fran­ce­sa en sus res­pec­ti­vos Esta­dos, no hemos sido asi­mi­la­dos, espa­ño­li­za­dos o afran­ce­sa­dos. Des­con­cer­ta­dos, creen enton­ces que tal anor­ma­li­dad se supe­ra­rá con pas­ti­llas de «demo­cra­cia» regio­na­lis­ta y auto­no­mis­ta.

En Eus­kal Herria tie­nen el apo­yo direc­to de sec­to­res socia­les con iden­ti­dad nacio­nal fran­ce­sa y espa­ño­la, e inten­ta ganar­se a los que se sien­ten vas­cos y espa­ño­les a la vez. El mito de la «euro­pei­dad» pro­gre­sis­ta pue­de aumen­tar este blo­que que tam­bién pue­de ser refor­za­do con los «ciu­da­da­nos del mun­do», que recha­zan con aire de supe­rio­ri­dad todo nacio­na­lis­mo pero hablan en cas­te­llano o fran­cés y pien­san con los códi­gos men­ta­les impues­tos por la edu­ca­ción de ambos Esta­dos. No hace fal­ta decir que la «pas­ti­lla» es tam­bién asu­mi­da con mati­ces dife­ren­tes por UPN y PNV.

La sin­gu­la­ri­dad de las nacio­nes opri­mi­das ha ido en aumen­to a lo lar­go de la evo­lu­ción del impe­ria­lis­mo por tres razo­nes: la agu­di­za­ción de la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal, arri­ba vis­ta; la impa­ra­ble cesión de inde­pen­den­cia prác­ti­ca de los Esta­dos medios y débi­les hacia los más fuer­tes; y la pro­gre­si­va toma de con­cien­cia de los pue­blos opri­mi­dos en el sen­ti­do de que no pue­den seguir sien­do «el capa­ci­co de las hos­tias», es decir, la últi­ma reser­va de explo­ta­ción de los Esta­dos sobre las que des­car­gar bue­na par­te de los gol­pes que reci­ben del impe­ria­lis­mo, al que sin embar­go ape­nas se enfren­tan.

Limi­tán­do­nos al mar­co impe­ria­lis­ta occi­den­tal, tan­to los movi­mien­tos en Que­bec, Esco­cia, Cata­lun­ya, Gali­za, Eus­kal Herria, etc., como los que están des­per­tan­do, Bre­ta­ña, Anda­lu­cía, Ara­gón, Occi­ta­nia, etc., tie­nen carac­te­rís­ti­cas comu­nes a gran­des ras­gos: la gran bur­gue­sía ha opta­do por los Esta­dos ocu­pan­tes; la media­na bur­gue­sía osci­la entre la auto­no­mía y el regio­na­lis­mo, y ape­nas por el sobe­ra­nis­mo; y la peque­ña bur­gue­sía osci­la por el sobe­ra­nis­mo o por un inde­pen­den­tis­mo abs­trac­to que no plan­tea la pre­gun­ta cru­cial: ¿la nación es pro­pie­dad pri­va­da del capi­tal o pro­pie­dad colec­ti­va del tra­ba­jo? La res­pues­ta a esta inte­rro­gan­te es inse­pa­ra­ble del con­te­ni­do de cla­se que se dé al Esta­do inde­pen­dien­te que se quie­re cons­truir.

Si se defi­ne la nación como el valor de uso crea­do por el pue­blo tra­ba­ja­dor, enton­ces la inde­pen­den­cia ha de ser socia­lis­ta o no será. Si se defi­ne la nación como valor de cam­bio que bene­fi­cie al capi­tal, la inde­pen­den­cia será un for­ma­lis­mo que ocul­te la depen­den­cia real del impe­ria­lis­mo. Des­de el cri­te­rio del valor de uso, el Esta­do es la «for­ma polí­ti­ca del tra­ba­jo»; des­de el cri­te­rio del valor de cam­bio, el Esta­do es la «for­ma polí­ti­ca del capi­tal». En el con­tex­to de opre­sión nacio­nal, las ten­sio­nes entre ambos mode­los y pro­yec­tos sur­gi­rán inevi­ta­ble­men­te en todas y cada una de las rei­vin­di­ca­cio­nes posi­bles, en espe­cial cuan­do empie­cen a pre­fi­gu­rar mode­los con­cre­tos de nación: inde­pen­dien­te y socia­lis­ta o depen­dien­te y bur­gue­sa. Se quie­ra o no admi­tir­lo, esas ten­sio­nes ya se pro­du­cen en la coti­dia­nei­dad de las luchas, pero muchas veces sin lle­gar a expre­sar­se teó­ri­ca, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te. La lucha de cla­ses den­tro de la nación opri­mi­da entre bur­gue­sía y pue­blo tra­ba­ja­dor es una reali­dad obje­ti­va aun­que el refor­mis­mo la nie­gue.

La sin­gu­la­ri­dad de los pue­blos opri­mi­dos expli­ca la impor­tan­cia vital que tie­ne para ellos el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral como la for­ma de expre­sión del «ser comu­nal» mate­ria­li­za­do en los movi­mien­tos sin­di­ca­les, popu­la­res y socia­les, impor­tan­cia vital en todos los sen­ti­dos, cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a la de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y elec­to­ral den­tro del sis­te­ma impues­to por los Esta­dos ocu­pan­tes. La bur­gue­sía y el refor­mis­mo autóc­tono acep­tan las lla­ma­das «leyes del jue­go polí­ti­co» lle­van­do así las rei­vin­di­ca­cio­nes del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral a un calle­jón sin sali­da. Otro tan­to debe­mos decir de las nece­si­da­des y dere­chos del pue­blo tra­ba­ja­dor, dife­ren­tes a los de la bur­gue­sía autóc­to­na: el pue­blo tie­ne la nece­si­dad de tra­ba­jar menos con más sala­rio y mejo­res ser­vi­cios socia­les, y la bur­gue­sía tie­ne la nece­si­dad de aumen­tar la explo­ta­ción, y con­ge­lar o redu­cir sala­rios y ser­vi­cios.

La con­tra­dic­ción entre los dos mode­los lle­ga a nive­les extre­mos al inten­tar avan­zar a algo esen­cial a cual­quier Esta­do: la con­ta­bi­li­dad nacio­nal. Eus­kal Herria, opri­mi­da por dos Esta­dos depen­dien­tes del impe­ria­lis­mo, divi­di­da en tres tro­zos y mul­ti­di­vi­di­da en tro­ci­tos admi­nis­tra­ti­vos que for­man un puz­le caó­ti­co, tie­ne difi­cul­ta­des extre­mas inclu­so para ela­bo­rar una con­ta­bi­li­dad nacio­nal úni­ca. Des­de las pri­me­ras ciu­da­des-Esta­do del modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio, la con­ta­bi­li­dad cen­tra­li­za­da esta­tal­men­te fue una con­di­ción impres­cin­di­ble para su inde­pen­den­cia. En nues­tro caso, las bur­gue­sías de la Nafa­rroa, Vas­con­ga­das e Ipa­rral­de no hacen nin­gún esfuer­zo por nego­ciar cri­te­rios uni­for­mes de cen­tra­li­za­ción de datos, sino al con­tra­rio.

Pero inclu­so aun­que lo hicie­ran inme­dia­ta­men­te, que no van a hacer­lo, sur­gi­rían enton­ces pro­ble­mas cua­li­ta­ti­vos por­que ten­dría­mos que deba­tir qué orien­ta­ción y obje­ti­vos diri­gi­rían esa con­ta­bi­li­dad. Es sabi­do que, por ejem­plo, el PIB no pue­de medir la pro­duc­ti­vi­dad media por­que deja fue­ra cues­tio­nes bási­cas como el tra­ba­jo domés­ti­co, los cos­tos eco­ló­gi­cos, la eco­no­mía sumer­gi­da y cri­mi­nal, etc.; es sabi­do que la con­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca está dise­ña­da para ocul­tar la explo­ta­ción asa­la­ria­da y el saqueo impe­ria­lis­ta, y como estas otras muchas más cues­tio­nes que ata­ñen al méto­do y a los resul­ta­dos: según cua­les uti­li­zá­se­mos medi­ría­mos la reali­dad de una nación opri­mi­da por el capi­ta­lis­mo, o su opues­to. O sea, dos con­ta­bi­li­da­des nacio­na­les y visio­nes con­tra­rias de la reali­dad.

Dos nece­si­da­des y visio­nes con­tra­rias en la mis­ma nación, o mejor dicho dos nacio­nes con­tra­rias den­tro de la mis­ma nación: por un lado, el pue­blo tra­ba­ja­dor nuclea­do por la cla­se obre­ra tal cual exis­te en lo que va de siglo XXI y que quie­re aglu­ti­nar alre­de­dor suyo a bue­na par­te de la peque­ña bur­gue­sía y de las mal lla­ma­das «cla­ses medias», y, por el lado opues­to, la media­na bur­gue­sía con su blo­que social de apo­yo. Dos mode­los de nación enfren­ta­dos: la nación popu­lar y tra­ba­ja­do­ra por cons­truir, que nece­si­ta urgen­te­men­te de su pro­pio Esta­do; y por el otro lado, la nación bur­gue­sa no quie­re cons­truir­se como nación real­men­te inde­pen­dien­te por­que vive feliz en el mar­co auto­nó­mi­co y foral impues­to por el Esta­do ocu­pan­te, a lo sumo mejo­rar­lo en la medi­da de lo posi­ble pero siem­pre den­tro de la ley.

Pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do vas­co

Si por Esta­do vas­co enten­de­mos la «for­ma polí­ti­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor», como poder eco­nó­mi­co, polí­ti­co y cul­tu­ral ope­ra­ti­vo no depen­dien­te del impe­ria­lis­mo, es incues­tio­na­ble que solo exis­ti­rá como tal median­te un sal­to revo­lu­cio­na­rio. Evo­lu­ción y revo­lu­ción for­man un pro­ce­so en el que el sal­to cua­li­ta­ti­vo lo apor­ta la revo­lu­ción, sien­do la evo­lu­ción la que apor­ta el aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo. El sal­to revo­lu­cio­na­rio pue­de ser más o menos pací­fi­co, ten­so, duro o vio­len­to, pero no cabe duda de que vis­to en pers­pec­ti­va social e his­tó­ri­ca será un sal­to brus­co tan­to menos vio­len­to y cuan­to más fuer­za de masi­va de masas popu­la­res haya aglu­ti­na­do y diri­gi­do la cla­se obre­ra y el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta.

Tie­ne poco sen­ti­do aho­ra mis­mo, en este tex­to, elu­cu­brar cómo va a ser la for­ma con­cre­ta del sal­to revo­lu­cio­na­rio des­de el Esta­do bur­gués espa­ñol al Esta­do obre­ro y popu­lar vas­co, en qué con­tex­to nacio­nal e inter­na­cio­nal se pro­du­ci­rá, qué resis­ten­cias pon­drá la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo antes y duran­te ese avan­ce popu­lar, y si éste tie­ne éxi­to cómo las quin­tu­pli­ca­rá. Solo deci­mos que la mili­tan­cia aber­tza­le ha de estu­diar minu­cio­sa y crí­ti­ca­men­te la his­to­ria de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se para que no se deje lle­var por las idea­les peti­cio­nes de fe del refor­mis­mo paci­fis­ta.

Pero si bien aho­ra no diva­ga­mos en los futu­ri
bles sí nece­si­ta­mos refle­xio­nar sobre la pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do vas­co en el con­tex­to pre­sen­te. Nos deten­dre­mos en cada uno de los seis pun­tos expues­tos más arri­ba, ana­li­zán­do­los des­de cua­tro pers­pec­ti­vas: cómo refuer­zan la opre­sión nacio­nal; cómo com­ba­tir­los des­de el inde­pen­den­tis­mo para pre­fi­gu­rar el Esta­do socia­lis­ta; qué con­tra­dic­cio­nes gene­ra esto en el auto­no­mis­mo y regio­na­lis­mo; y que for­mas con­cre­tas de opo­ner­se a esas res­pues­tas inter­nas. Al final, sin­te­ti­za­re­mos todo base a la últi­ma y esen­cial «reco­men­da­ción» del Con­sen­so de Washing­ton: sal­va­guar­dar la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta.

La pri­me­ra y la segun­da diná­mi­ca impe­ria­lis­tas expre­san de diver­sos modos y sobre pue­blos y Esta­dos dife­ren­tes la nece­si­dad con­gé­ni­ta del capi­tal de pri­va­ti­zar todo lo que sigue sien­do públi­co, colec­ti­vo, común, esta­tal, etc., esté en el sue­lo o sub­sue­lo terres­tre y marí­ti­mo, tie­rras, bos­ques, salud, ali­men­ta­ción, vida y bio­di­ver­si­dad, códi­go gené­ti­co, cul­tu­ra y fol­clo­re popu­lar, pen­sa­mien­to colec­ti­vo, crea­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca, saber humano acu­mu­la­do; y tam­bién que­dar­se con las pro­pie­da­des, talle­res, tien­das, cam­pos, etc., de los peque­ños cam­pe­si­nos y peque­ños bur­gue­ses arrui­na­dos por la com­pe­ten­cia mun­dial y por la deja­dez de los Esta­dos que debie­ran pro­te­ger­les.

Nos encon­tra­mos ante el des­en­vol­vi­mien­to ten­den­cial de la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta que entre cri­sis, expan­sio­nes, revuel­tas, gue­rras, revo­lu­cio­nes y con­tra­rre­vo­lu­cio­nes, va arra­san­do la natu­ra­le­za y redu­cién­do­lo todo a mer­can­cía, a valor de cam­bio, para ace­le­rar la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal. Y si no ha des­trui­do más es por­que ha cho­ca­do con una tenaz resis­ten­cia de la huma­ni­dad explo­ta­da. El capi­tal se acu­mu­la a cos­ta del aumen­to de la explo­ta­ción de los pue­blos y de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

La pri­va­ti­za­ción de los pocos bie­nes comu­nes que nos que­dan como pue­blo, de los ser­vi­cios públi­cos y socia­les, del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral y del pen­sa­mien­to colec­ti­vo, del códi­go gené­ti­co, de la bio­di­ver­si­dad y de la vida en cuan­to tal, así como de las peque­ñas pro­pie­da­des de la peque­ña bur­gue­sía, etc., que se ha rea­li­za­do en Eus­kal Herria tras un sis­te­má­ti­co expo­lio bur­gués ampa­ra­do en la fuer­za mili­tar extran­je­ra, se incre­men­ta­rá des­de aho­ra. Todo ello supo­ne la deser­ti­za­ción cul­tu­ral y el expo­lio de las esca­sas reser­vas de bie­nes raí­ces, inmue­bles, recur­sos públi­cos y colec­ti­vos mate­ria­les e inma­te­ria­les garan­tes de una rela­ti­va inde­pen­den­cia socio­eco­nó­mi­ca de un futu­ro Esta­do, al mar­gen aho­ra de su con­te­ni­do de cla­se y de sexo-géne­ro.

Sin estos recur­sos será un Esta­do endeu­da­do has­ta los tué­ta­nos des­de su mis­mo naci­mien­to, es decir un Esta­do depen­dien­te del impe­ria­lis­mo si fue­ra bur­gués, o si fue­ra obre­ro y popu­lar depen­dien­te de la soli­da­ri­dad anti­im­pe­ria­lis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta, pero no sería inde­pen­dien­te más que en su nom­bre, no en su con­te­ni­do. El pue­blo tra­ba­ja­dor tie­ne vita­les intere­ses en man­te­ner y ampliar los recur­sos colec­ti­vos inclui­dos talle­res, comer­cios y pro­pie­da­des de la peque­ña bur­gue­sía que no pue­de resis­tir la com­pe­ten­cia exte­rior, por­que es una de las bases actua­les de la futu­ra inde­pen­den­cia: a menos recur­sos pro­pios más deu­das y menos liber­tad.

Las for­mas de lograr man­te­ner los recur­sos pro­pios e inclu­so de aumen­tar­los no es otra que inten­si­fi­car la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se en la prác­ti­ca y en el pro­yec­to estra­té­gi­co. En la prác­ti­ca la resis­ten­cia a las pri­va­ti­za­cio­nes ha de ser radi­cal y sis­te­má­ti­ca, des­de movi­li­za­cio­nes acti­vas en su defen­sa unien­do la acción sin­di­cal y popu­lar jun­to a la ins­ti­tu­cio­nal, lle­van­do la lucha has­ta el final, pasan­do por el impul­so a las múl­ti­ples for­mas de auto­ges­tión, coope­ra­ción, eco­no­mía social, y recu­pe­ra­ción de empre­sas cerra­das que serán pues­tas a fun­cio­nar por la cla­se obre­ra. Aquí son muy impor­tan­tes los acuer­dos con las micro­em­pre­sas de la peque­ña bur­gue­sía, de 1 a 9 tra­ba­ja­do­res, e inclu­so con algu­nas peque­ñas empre­sas, de 9 a 49 tra­ba­ja­do­res cuyos pro­pie­ta­rios com­pren­dan la nece­si­dad de no hipo­te­car el país al capi­tal finan­cie­ro.

En el pro­yec­to estra­té­gi­co se tra­ta de ganar la bata­lla teó­ri­ca y polí­ti­ca de la nece­si­dad de expan­dir for­mas de pro­pie­dad colec­ti­va, sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra. La pra­xis comu­nal es deci­si­va para man­te­ner la acción dia­ria del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral eus­kal­dun, de la cul­tu­ra popu­lar vas­ca, enten­dien­do por cul­tu­ra la crea­ción y dis­tri­bu­ción colec­ti­va de los valo­res de uso, en opo­si­ción fron­tal a la indus­tria cul­tu­ral trans­na­cio­nal e impe­ria­lis­ta, que fabri­ca en serie cul­tu­ri­lla mer­can­til. Dos ramas eco­nó­mi­cas capi­ta­lis­tas recien­tes, el turis­mo y las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, se rela­cio­nan cada vez más estre­cha­men­te con la indus­tria cul­tu­ral crean­do una terri­ble fuer­za de alie­na­ción, des­na­cio­na­li­za­ción y acul­tu­ri­za­ción. La pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do vas­co tam­bién debe empe­zar por la urgen­te inde­pen­den­cia lin­güís­ti­co-cul­tu­ral popu­lar en la medi­da de lo posi­ble.

Aho­ra bien, hemos de ser cons­cien­tes de que esta pra­xis popu­lar es anta­gó­ni­ca con la pra­xis bur­gue­sa, que tan­to UPN como PNV, así como la bur­gue­sía de Ipa­rral­de y los Esta­dos en los que se pro­te­gen, se opo­nen sis­te­má­ti­ca­men­te a todo míni­mo repun­te de la pro­pie­dad común y públi­ca, a todo míni­mo recor­te de su pro­pie­dad pri­va­da. La res­pon­sa­bi­li­dad de la izquier­da aber­tza­le es cru­cial en esta pro­ble­má­ti­ca por­que ceder a las exi­gen­cias bur­gue­sas en el nudo gor­diano de las for­mas anta­gó­ni­cas de pro­pie­dad –capi­ta­lis­ta o socia­lis­ta, muy en resu­men– es negar­se a pre­fi­gu­rar la Repú­bli­ca vas­ca. En polí­ti­ca no hay espa­cios vacíos ni tiem­pos muer­tos, y menos, bur­gue­sías ama­bles y desin­te­re­sa­das: apro­ve­chan a su favor cada segun­do per­di­do por el pue­blo.

Ambos pun­tos nos lle­van a otra refle­xión más pro­fun­da: la de las rela­cio­nes de nues­tra sin­gu­la­ri­dad como nación opri­mi­da con las lec­cio­nes uni­ver­sa­les apren­di­das en las derro­tas y vic­to­rias en la tran­si­ción revo­lu­cio­na­ria al socia­lis­mo: ¿pode­mos apren­der de ellas? Si es que sí pode­mos apren­der de las expe­rien­cias socia­lis­tas la pre­gun­ta es: ¿Deben inte­grar­se y cómo en un mode­lo de pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca las prác­ti­cas de eco­no­mía social, mer­ca­dos jus­tos, con­su­mo coope­ra­ti­vo, coope­ra­ti­vas, auto­ges­tión local, eco­no­mía ver­de y lim­pia, decre­ci­mien­to y eco­so­cia­lis­mo, etc., que pro­li­fe­ran en tiem­pos de cri­sis?

¿Debe­mos impul­sar que estas y otras prác­ti­cas refle­xio­nes sobre la nece­si­dad de supe­rar la ley del valor, el valor, el tra­ba­jo abs­trac­to y la anar­quía del mer­ca­do? ¿Qué socia­lis­mo eco­ló­gi­co anti­im­pe­ria­lis­ta debe­mos pre­fi­gu­rar? ¿Qué deci­si­vo papel jue­gan en la demo­cra­cia direc­ta, asam­blea­ria, veci­nal y popu­lar que deben ser la base de la demo­cra­cia socia­lis­ta que con­tro­le y vigi­le des­de fue­ra al Esta­do vas­co para evi­tar cual­quier rie­go de buro­cra­ti­za­ción corrup­ta? ¿Qué papel jue­ga el movi­mien­to obre­ro, popu­lar, cul­tu­ral… en todo esto?

La ter­ce­ra diná­mi­ca capi­ta­lis­ta, la pri­va­ti­za­ción del «cuer­po colec­ti­vo» de la mujer, tie­ne una impor­tan­cia deci­si­va en la des­na­cio­na­li­za­ción y, por tan­to, la tie­ne en el sen­ti­do anta­gó­ni­co, el de pre­fi­gu­rar un Esta­do anti­pa­triar­cal. Sin entrar al super­fi­cial deba­te sobre «patria» o «matria», sí es nece­sa­rio decir que el impac­to nega­ti­vo sur­ge del papel que el sis­te­ma patriar­cal otor­ga a la mujer alie­na­da como sos­tén repro­duc­tor del orden en gene­ral. En un con­tex­to lar­go de explo­ta­ción cre­cien­te, el patriar­ca­do mul­ti­pli­ca los meca­nis­mos de inte­gra­ción de las muje­res en el sis­te­ma de domi­na­ción a la vez que las explo­ta con más bru­ta­li­dad: por cada pri­me­ra minis­tra, empre­sa­ria, rei­na, poli­cía, depor­tis­ta, perio­dis­ta, etc., que el patriar­ca­do poner el algún pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad, millo­nes de muje­res tra­ba­ja­do­ras, migran­tes, des­em­plea­das, gol­pea­das en sus hoga­res, mal­vi­ven a dia­rio en los fon­dos del sis­te­ma, repro­du­cién­do­lo y refor­zán­do­lo.

Las nacio­nes opri­mi­das tene­mos pocos recur­sos pro­pios para cam­biar radi­cal­men­te esta reali­dad, y «nues­tras» bur­gue­sías solo hacen ges­tos a favor de las muje­res cuan­do son pre­sio­na­das por las movi
liza­cio­nes, no antes. Mien­tras tan­to, en medio de la cri­sis deso­la­do­ra, el poder adul­to, en el que la mujer alie­na­da es cla­ve, refuer­za la pasi­vi­dad juve­nil ante la opre­sión, repro­du­cien­do roles sexis­tas y machis­tas. Por otra par­te, se man­tie­ne e inclu­so se refuer­za la «reser­va de con­ser­va­du­ris­mo» que ani­da en muchas muje­res explo­ta­das que en el momen­to de deci­dir en cues­tio­nes fun­da­men­ta­les se plie­gan más a los efec­tos de la peda­go­gía del mie­do: la derro­ta inde­pen­den­tis­ta esco­ce­sa en el pasa­do refe­rén­dum de 2014 fue debi­da en bue­na medi­da al voto de la mujer ate­mo­ri­za­da por la astu­ta pro­pa­gan­da bri­tá­ni­ca.

La pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do popu­lar ha de plas­mar­se en la crí­ti­ca que el femi­nis­mo socia­lis­ta hace al Esta­do bur­gués como pilar del sis­te­ma patriar­cal. En la pra­xis dia­ria esto supo­ne una lucha por dere­chos y nece­si­da­des radi­ca­les que deben basar­se, antes que nada, en la con­quis­ta de la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, sexual y afec­ti­va de la mujer, lo que es inacep­ta­ble para la bur­gue­sía. La izquier­da aber­tza­le debe lide­rar la denun­cia prác­ti­ca del terro­ris­mo sim­bó­li­co de la Igle­sia espa­ño­la y fran­ce­sa en Eus­kal Herria, la denun­cia de la fami­lia patriar­cal, la denun­cia de la sexua­li­dad…, pero ello le enfren­ta­ría a sec­to­res menos con­cien­cia­dos e inclu­so reac­cio­na­rios en estas deci­si­vas «cade­nas invi­si­bles» que le dan el voto o pue­den dár­se­lo. Pre­fi­gu­rar la Repú­bli­ca Socia­lis­ta exi­ge avan­zar en la inde­pen­den­cia de la mujer y eso ahu­yen­ta votos machis­tas…

La expe­rien­cia y los inne­ga­bles logros en la eman­ci­pa­ción de la mujer alcan­za­dos por el socia­lis­mo en todas par­tes, pese a las enor­mes difi­cul­ta­des que ha teni­do que supe­rar, son lec­cio­nes uni­ver­sa­les y par­ti­cu­la­res váli­das en nues­tro caso por la uni­ver­sa­li­dad del patriar­ca­do. Pero esas con­quis­tas que humi­llan al femi­nis­mo aca­dé­mi­co y refor­mis­ta nos remi­ten siem­pre al pro­ble­ma de la pro­pie­dad sexual, de la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, del repar­to del tra­ba­jo, de la pla­ni­fi­ca­ción fami­liar y edu­ca­ti­va con guar­de­rías públi­cas, de comu­nas y vivien­das libres, de la revo­lu­ción sexual y afec­ti­va, del dere­cho socia­lis­ta, de la demo­cra­cia coti­dia­nas y viven­cial para ven­cer las múl­ti­ples for­mas del machis­mo y del patriar­ca­do en su mis­mo entorno dia­rio, del papel del Esta­do.

La cuar­ta diná­mi­ca es la que des­tru­ye la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca median­te el «vasa­lla­je finan­cie­ro» par­cial o total como cons­ta­ta­mos en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo des­de el siglo XV. No exis­ti­rá Esta­do vas­co vasa­llo por­que las bur­gue­sías autóc­to­nas pre­fie­ren y nece­si­tan la pro­tec­ción de gran­des Esta­dos con algo más de auto­no­mía rela­ti­va den­tro de su inevi­ta­ble vasa­lla­je finan­cie­ro. El capi­ta­lis­mo vas­co no se for­mó como el de Vene­cia cuyo Esta­do orga­ni­zó el inmen­so nego­cio finan­cie­ro-comer­cial del saqueo de Cons­tan­ti­no­pla en 1204 obte­nien­do ganan­cias ingen­tes que asen­ta­ron el des­pe­gue del «pri­mer» capi­ta­lis­mo. Tam­po­co se for­mó como en los Paí­ses Bajos del siglo XVI o en el inglés del siglo XVII, que eran, como el vene­ciano, Esta­dos ava­sa­lla­do­res gra­cias a su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar, con­quis­ta­da con atro­ces luchas de inde­pen­den­cia nacio­nal-bur­gue­sa.

La bur­gue­sía vas­ca tam­bién acu­mu­ló capi­tal con el expo­lio de Amé­ri­ca, Áfri­ca y Fili­pi­nas, pero lo hizo en sim­bio­sis con dos impe­rios extran­je­ros, el espa­ñol y el fran­cés, lo que le mar­ca­ría para siem­pre: cuan­do la gran bur­gue­sía se encon­tró con la posi­bi­li­dad de avan­zar deci­di­da­men­te hacia su Esta­do vas­co gra­cias al esta­lli­do de la cri­sis de 1931 se lan­zó a «sal­var Espa­ña» ayu­dan­do al ejér­ci­to inter­na­cio­nal fran­quis­ta; y la media­na bur­gue­sía se divi­dió: una par­te mayo­ri­ta­ria apo­yó la con­tra­rre­vo­lu­ción espa­ño­la, otra per­ma­ne­ció pasi­va y la más peque­ña no tuvo más reme­dio que cabal­gar el tigre obre­ro y popu­lar, domar­lo y can­sar­lo, para ren­dir­se lue­go en San­to­ña. El vasa­lla­je eco­nó­mi­co al capi­ta­lis­mo esta­tal es par­te del códi­go gené­ti­co de la bur­gue­sía vas­ca, excep­tuan­do sec­to­res de su peque­ña bur­gue­sía.

Pre­fi­gu­rar la inde­pen­den­cia finan­cie­ra es inse­pa­ra­ble de la pra­xis de los tres pun­tos vis­tos has­ta aho­ra, pero con la mayor insis­ten­cia en el plano teó­ri­co y polí­ti­co. La men­ta­li­dad, la ideo­lo­gía, la estruc­tu­ra psí­qui­ca domi­nan­te es la bur­gue­sa, es lo que se deno­mi­na «abs­trac­ción de la mer­can­cía» que no pode­mos expo­ner aho­ra y que, jun­to al feti­chis­mo, impo­ne una for­ma de ver la vida total­men­te fun­cio­nal al capi­ta­lis­mo, acor­de con sus nece­si­da­des. Como en los tres pun­tos ante­rio­res, la izquier­da aber­tza­le tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad insos­la­ya­ble en esta tarea: demos­trar polí­ti­ca y teó­ri­ca­men­te que la inde­pen­den­cia solo es posi­ble si se asien­ta en una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da por el pue­blo tra­ba­ja­dor median­te la demo­cra­cia socia­lis­ta y su Esta­do vas­co. Y una de las pri­me­ras y fun­da­men­ta­les expli­ca­cio­nes ha de ser la de no pagar las deu­das que la bur­gue­sía ha adqui­ri­do.

La deu­da inter­na­cio­nal que con­tra­je­ron muchos Esta­dos socia­lis­tas fue una de las cau­sas de su implo­sión pos­te­rior. Esta lec­ción se enri­que­ce con otra: la coope­ra­ción inter­na­cio­nal entre paí­ses que dicen guiar­se por el socia­lis­mo no pudo desa­rro­llar todo su poten­cial eman­ci­pa­dor por varias razo­nes, entre las que des­ta­can la super­vi­ven­cia de la pro­duc­ción de mer­can­cías y de la ley del valor sin el con­tra­pe­so rec­tor de la demo­cra­cia socia­lis­ta aho­ga­da por el Esta­do buro­cra­ti­za­do, el retra­so eco­nó­mi­co ini­cial con res­pec­to al impe­ria­lis­mo, las des­truc­cio­nes masi­vas de la gue­rra y lue­go el férreo cer­co impe­ria­lis­ta, etc.: estas lec­cio­nes son más per­ti­nen­tes que nun­ca.

La quin­ta diná­mi­ca es una con­clu­sión nece­sa­ria de la ante­rior: enfren­tar­se a la raíz de la lex mer­ca­to­ria, de los tra­ta­dos de libre comer­cio, mos­tran­do que cada avan­ce actual de estas api­so­na­do­ras es un actual retro­ce­so de las posi­bi­li­da­des del nues­tro Esta­do. Un pro­ble­ma que se agu­di­za al extre­mo aquí es el de los dere­chos bási­cos de los pue­blos fren­te a las leyes bur­gue­sas extra-esta­ta­les. La pro­pues­ta de que inclu­so los sala­rios sean deci­di­dos por «exper­tos» extran­je­ros ata­ca la esen­cia mis­ma del sin­di­ca­lis­mo y de los movi­mien­tos popu­la­res y socia­les, pro­pues­ta idén­ti­ca al sue­ño de la patro­nal de Hegoal­de de impo­ner las leyes labo­ra­les espa­ño­las.

La lex mer­ca­to­ria es incom­pa­ti­ble con los dere­chos con­cre­tos de los pue­blos y cla­ses explo­ta­das, y solo la más sis­te­má­ti­ca peda­go­gía prác­ti­ca sos­te­ni­da median­te deba­tes y movi­li­za­cio­nes pue­de demos­trar­lo al pue­blo tra­ba­ja­dor. La peda­go­gía debe ser aún más pacien­te con las mal lla­ma­das «cla­ses medias» y con la vie­ja peque­ña bur­gue­sía inca­paz por su natu­ra­le­za indi­vi­dua­lis­ta y dubi­ta­ti­va de cono­cer la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo. Por sus demo­le­do­res impac­tos sobre todo lo colec­ti­vo e iden­ti­ta­rio, la lex mer­ca­to­ria y los tra­ta­dos de libre comer­cio pue­den des­per­tar algu­nas pro­tes­tas en fran­jas de la media­na bur­gue­sía auto­no­mis­ta e inclu­so regio­na­lis­ta, pero jamás debe­mos repe­tir el error estra­té­gi­co de creer que la «bur­gue­sía nacio­nal» va a levan­tar­se con­tra ella.

La pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do vas­co ha de recor­dar los deba­tes socia­lis­tas sobre el mono­po­lio del comer­cio exte­rior por el Esta­do como una de las garan­tía con­tra el poder omní­vo­ro del capi­tal finan­cie­ro, así como la fun­ción insus­ti­tui­ble del Ban­co del Esta­do, que no la sim­ple «ban­ca públi­ca», como garan­te de la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. Ello nos lle­va al pro­ble­ma bási­co de las for­mas de pro­pie­dad que deben sus­ten­tar la inde­pen­den­cia socia­lis­ta: la sola enun­cia­ción del pro­ble­ma des­ata la his­te­ria reac­cio­na­ria de la bur­gue­sía y el tar­ta­mu­deo mie­do­so del refor­mis­mo en todas sus expre­sio­nes.

La sex­ta y últi­ma diná­mi­ca no tie­ne tras­cen­den­cia ofi­cial para nin­gu­na nación caren­te de Esta­do pro­pio y por ello de un ejér­ci­to ofi­cial que deba sub­su­mir­se en otro extran­je­ro más fuer­te. Apa­ren­te­men­te no debie­ra inquie­tar­nos pero la reali­dad es otra: este pun­to dice que nin­gún Esta­do ni pue­blo tie­ne ya dere­cho a su auto­de­fen­sa a no ser que sea bajo el man­do extran­je­ro. Para las nacio­nes opri­mi­das este pun­to es la cade­na que ata el cepo de su depen
den­cia abso­lu­ta inclu­so aun­que tuvie­ran bas­tan­te auto­no­mía fis­cal y eco­nó­mi­ca. Sin la posi­bi­li­dad últi­ma de la auto­de­fen­sa arma­da su des­tino y su pre­sen­te están en manos de pode­res extran­je­ros que ya no nece­si­tan inva­dir­les sino que les bas­ta con cor­tar las vías que les abas­te­cen de recur­sos vita­les.

Des­de anti­guo se sabe que no exis­te mejor doci­li­dad pusi­lá­ni­me que aque­lla que sur­ge del desar­me men­tal, de la aver­sión psi­co­ló­gi­ca a la auto­de­fen­sa, recha­zo emo­cio­nal intro­yec­ta­do des­de la pri­me­ra infan­cia en la juven­tud del pue­blo ven­ci­do. Es por esto que las poten­cias domi­nan­tes impo­nen el paci­fis­mo estric­to a las cla­ses y pue­blos que explo­tan mien­tras que se reser­van para sí el dere­cho a la vio­len­cia para defen­der sus pro­pie­da­des. En deter­mi­na­dos casos les per­mi­ten tener cuer­pos repre­si­vos suje­tos en últi­mo caso a la dis­ci­pli­na esta­tal y con ideo­lo­gía furi­bun­da­men­te bur­gue­sa.

Pre­fi­gu­rar en estas con­di­cio­nes el Esta­do pro­pio exi­ge expli­car lo ele­men­tal de su auto­de­fen­sa y pro­po­ner en el pre­sen­te un sis­te­ma radi­cal­men­te demo­crá­ti­co de segu­ri­dad orien­ta­do en esa direc­ción. Las fuer­zas repre­si­vas bur­gue­sas no sir­ven para ello por­que están dise­ña­das para impe­dir­lo. Hablar de auto­de­fen­sa exi­ge extraer lec­cio­nes de los con­flic­tos habi­dos entre explo­ta­dos y explo­ta­do­res, recu­pe­rar la memo­ria opues­ta de unos y otros expli­can­do que no pue­de exis­tir con­cor­dia defi­ni­ti­va mien­tras per­vi­va la opre­sión de los pri­me­ros por los segun­dos. La res­pon­sa­bi­li­dad de la izquier­da aber­tza­le es aquí más impor­tan­te inclu­so que en los cin­co pun­tos ante­rio­res, por­que nin­guno de ellos ter­mi­na sir­vien­do para algo si no se defien­den en la medi­da en que se con­quis­tan.

El Esta­do del pue­blo exis­te en la medi­da en que pue­de defen­der los pila­res de su exis­ten­cia. Lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar de la mar­cha de los pue­blos no anu­la la valía uni­ver­sal de las lec­cio­nes esen­cia­les del socia­lis­mo en cuan­to a la auto­de­fen­sa de la inde­pen­den­cia esta­tal: el pue­blo en armas. Las for­mas par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res en las que se apli­que esta lec­ción esen­cial son muchas, pero al final, en el momen­to crí­ti­co, es el pue­blo mili­tan­te arma­do en que defien­de su inde­pen­den­cia.

Lle­ga­mos así al final. Duran­te la relec­tu­ra actua­li­za­da del tex­to de 1994 Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia, hemos vis­to cómo se ha ace­le­ra­do la ten­den­cia inhe­ren­te al debi­li­ta­mien­to de la inde­pen­den­cia real de los Esta­dos media­nos y débi­les para acu­mu­lar, con­cen­trar y cen­tra­li­zar el capi­tal en los más pode­ro­sos. La diná­mi­ca de esta ten­den­cia no es rít­mi­ca ni uni­for­me sino que sufre ace­le­ro­nes y ralen­ti­za­cio­nes den­tro del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do del capi­ta­lis­mo. Des­de mita­des de los años seten­ta ha ido cogien­do velo­ci­dad bajo los cada vez más deses­pe­ra­dos impul­sos de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea des­ti­na­dos a con­te­ner su retro­ce­so en la jerar­quía de la explo­ta­ción mun­dial, retro­ce­so cau­sa­do fun­da­men­tal­men­te por su inca­pa­ci­dad de man­te­ner una cla­ra ven­ta­ja en la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo com­pen­san­do así los efec­tos nega­ti­vos de la ley de caí­da ten­den­cial de la tasa de ganan­cia y de la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta.

Estas leyes ten­den­cia­les mues­tran que el futu­ro humano depen­de de la lucha de cla­ses irre­con­ci­lia­bles, de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se de los pue­blos explo­ta­dos inclu­so aun­que ten­gan Esta­dos pro­pios for­mal­men­te inde­pen­dien­tes, pero vasa­llos del impe­ria­lis­mo y del capi­tal finan­cie­ro. Títe­res esta­ta­les a los que el impe­ria­lis­mo les per­mi­te sobre­vi­vir a con­di­ción de que pro­te­jan la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, la pro­pie­dad del capi­tal. Si fra­ca­san los pul­ve­ri­za acu­sán­do­los de Esta­dos «falli­dos», bal­ca­ni­zán­do­los en un caó­ti­co des­or­den que faci­li­ta el saqueo sis­te­má­ti­co por las gran­des trans­na­cio­na­les y sus ejér­ci­tos «pri­va­dos».

La últi­ma impo­si­ción del Con­sen­so de Washing­ton a las bur­gue­sías que clau­di­can fir­mán­do­lo es pre­ci­sa­men­te esa: sal­va­guar­dar la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, que cada vez es más pro­pie­dad extran­je­ra: un vam­pi­ro que sor­be la fuer­za de tra­ba­jo del Esta­do, arrui­nan­do a su pue­blo y expa­trian­do las rique­zas explo­ta­das a su Esta­do-cuna. Las nacio­nes opri­mi­das ni siquie­ra tene­mos Esta­do por lo que nues­tra inde­fen­sión es abso­lu­ta.

El argu­men­ta­rio expues­to en Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia tie­ne aho­ra más vigen­cia en lo sus­tan­ti­vo que hace vein­te años. Como pue­blos some­ti­dos a la inde­fen­sión, es inne­ga­ble que la débil y for­mal inde­pen­den­cia bur­gue­sa supo­ne un avan­ce valio­so pero insu­fi­cien­te, el pri­me­ro de una lar­ga mar­cha. Los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca ade­cua­ron a sus sin­gu­la­ri­da­des y par­ti­cu­la­ri­da­des la lec­ción uni­ver­sal de la eman­ci­pa­ción de las nacio­nes teó­ri­ca­men­te desa­rro­lla­da en los ricos deba­tes del socia­lis­mo mun­dial: hay que avan­zar de la pri­me­ra a la segun­da y ver­da­de­ra inde­pen­den­cia, la socia­lis­ta.

Las dos déca­das trans­cu­rri­das des­de 1994 han demos­tra­do defi­ni­ti­va­men­te que la inde­pen­den­cia bur­gue­sa de los pue­blos peque­ños ya no les garan­ti­za vivir sin explo­ta­ción exter­na, plan­teán­do­les la nece­si­dad peren­to­ria de avan­zar a la inde­pen­den­cia socia­lis­ta. La expe­rien­cia de las nacio­nes opri­mi­das es aún más con­tun­den­te: la nece­sa­ria inde­pen­den­cia for­mal, nece­sa­ria en todos los sen­ti­dos, debe ser solo un tram­po­lín para el más rápi­do y deci­di­do sal­to revo­lu­cio­na­rio a la socia­lis­ta.

Debe­mos adap­tar lige­ra­men­te el tex­to Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia y decir Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia socia­lis­ta.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 27 de agos­to de 2015

  1. Este tex­to fue redac­ta­do en agos­to de 2015, antes de que se ini­cia­ra el deba­te Abian! en la izquier­da aber­tza­le. Por diver­sas razo­nes no ha sido publi­ca­do en la red has­ta aho­ra. Acon­se­ja­mos que se estu­die con la ayu­da de otro tex­to escri­to un poco más tar­de que este y a dis­po­si­ción en la red: Borra­dor sobre ten­den­cias del capi­ta­lis­mo. Apun­tes para una posi­ble estra­te­gia (II), del 3 de octu­bre de 2015.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *