La inde­pen­den­cia del pue­blo o un nue­vo pac­to entre eli­tes. Valo­ra­ción de Enda­vant OSAN en rela­ción con la situa­ción polí­ti­ca en el Prin­ci­pat de Catalunya.

La inde­pen­den­cia del pue­blo o un nue­vo pac­to entre eli­tes. Valo­ra­ción de Enda­vant OSAN en rela­ción con la situa­ción polí­ti­ca en el Prin­ci­pat de Catalunya.

Hoy, la CUP, y con ella la Esque­rra Inde­pen­den­tis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, están libran­do una bata­lla cla­ve que pue­de ser deci­si­va en la pró­xi­ma eta­pa polí­ti­ca en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya. En fun­ción de esta bata­lla, la con­fron­ta­ción con el esta­do podría orien­tar­se hacia una rup­tu­ra capaz de abrir las puer­tas a trans­for­ma­cio­nes más pro­fun­das; o bien, se orien­ta­rá, prác­ti­ca­men­te de for­ma defi­ni­ti­va, hacia esce­na­rios de pac­to entre élites.

Tras las elec­cio­nes del pasa­do 27 de sep­tiem­bre, y dada la mayo­ría inde­pen­den­tis­ta, Junts pel Sí y la CUP-Cri­da Cons­ti­tuent ini­cia­ron una ron­da de con­ver­sa­cio­nes polí­ti­cas. Los obje­ti­vos de la CUP-Cri­da Cons­ti­tuent para esta ron­da eran 1) garan­ti­zar, lo antes posi­ble, algún acto de rup­tu­ra con la lega­li­dad esta­tal; 2) posi­bi­li­tar una serie de medi­das en cla­ve de rup­tu­ra y des­co­ne­xión con el esta­do, de plan de cho­que para hacer fren­te a la situa­ción de emer­gen­cia social y ampliar la base social de los sec­to­res dis­pues­tos a la rup­tu­ra con el esta­do, y de dise­ño del pro­ce­so de cons­truc­ción de la nue­va repú­bli­ca; y 3) con­sen­suar los nom­bres opor­tu­nos para el lide­raz­go ins­ti­tu­cio­nal del pro­ce­so de ruptura.

A día de hoy, sólo el pri­me­ro de estos obje­ti­vos ha sido alcan­za­do par­cial­men­te. La Decla­ra­ción apro­ba­da por el Par­la­ment de Cata­lun­ya el pasa­do 9 de noviem­bre, a pesar de no ser un acto de rup­tu­ra defi­ni­ti­vo res­pec­to del Esta­do espa­ñol, a pesar de dejar de lado la pers­pec­ti­va de la cons­truc­ción de los Paï­sos Cata­lans, y pese a no garan­ti­zar medi­das que ase­gu­ren una vida dig­na para las cla­ses popu­la­res, no deja de ser un acto rele­van­te a nivel polí­ti­co: por pri­me­ra vez, una mayo­ría par­la­men­ta­ria defi­ne el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol como un órgano sin legi­ti­mi­dad ni com­pe­ten­cia. El Régi­men del 78, la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la y toda su arqui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal y jurí­di­ca dejan de estar por enci­ma del Par­la­ment y éste pre­ten­de situar­se en un lim­bo jurí­di­co en tan­to que no es un Par­la­men­to inde­pen­dien­te, pero tam­po­co acep­ta la juris­dic­ción cons­ti­tu­cio­nal española.

Pero más allá de este acuer­do en rela­ción a la pri­me­ra Decla­ra­ción del Par­la­ment, las difi­cul­ta­des para poder arti­cu­lar posi­cio­nes comu­nes entre Junts pel Sí y la CUP-CC, espe­cial­men­te en rela­ción con el plan de cho­que y la pre­si­den­cia, pue­den hacer muy difí­cil el logro de nue­vos acuer­dos en las pró­xi­mas sema­nas. Estas difi­cul­ta­des no pue­den expli­car­se en abso­lu­to por una posi­ción maxi­ma­lis­ta de la CUP-CC. Al contrario.

La CUP ha renun­cia­do a plan­tear en las nego­cia­cio­nes cues­tio­nes estruc­tu­ra­les de su pro­gra­ma, pro­po­nien­do medi­das de míni­mos no sola­men­te asu­mi­bles para la mayo­ría de Junts pel Sí, sino tam­bién pre­sen­tes en su pro­gra­ma político.

En pri­mer lugar, por­que en estos momen­tos, Junts pel Sí, y espe­cial­men­te las voces vin­cu­la­das a Con­ver­gèn­cia Demo­crà­ti­ca de Cata­lun­ya (CDC), entien­den que la mate­ria­li­za­ción de los com­pro­mi­sos esta­ble­ci­dos en la decla­ra­ción que­dan sus­pen­di­dos has­ta que no se invis­ta el Pre­si­dent de la Gene­ra­li­tat. Pero sobre todo, por­que, en con­tra del plan­tea­mien­to que había apro­ba­do ante­rior­men­te en las elec­cio­nes del 27S, la CUP-CC ha pre­sen­ta­do un pro­gra­ma de medi­das de míni­mos, que renun­cia a plan­tear cues­tio­nes estruc­tu­ra­les de su pro­gra­ma y que serían asu­mi­bles tan­to por ERC como por la mayo­ría de Junts pel Sí. De hecho, las medi­das que se con­tie­nen en el plan de emer­gen­cia pre­sen­ta­do son, en bue­na medi­da, medi­das que ya con­te­nía el pro­gra­ma elec­to­ral de Junts pel Sí. Lo que algu­nos lla­man el «chan­ta­je de la CUP», no deja de ser, en par­te, que la CUP está acon­te­cien­do garan­tía de cum­pli­mien­to del pro­pio pro­gra­ma de Junts pel Sí.

Tam­po­co en las mesas de con­ver­sa­cio­nes rela­ti­vas a la rup­tu­ra con el esta­do o la arti­cu­la­ción del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, se ha pues­to como con­di­ción inse­pa­ra­ble del impul­so de la arti­cu­la­ción de los Paï­sos Cata­lans. Final­men­te, las pro­pues­tas que han hecho públi­cas las por­ta­vo­ces de la CUP-CC en rela­ción a la pre­si­den­cia no pare­cen inasu­mi­bles a prio­ri para una can­di­da­tu­ra, Junts pel Sí, que está pre­sen­tan­do el núme­ro 4 de su lis­ta por Bar­ce­lo­na como can­di­da­to a Pre­si­dent de la Gene­ra­li­tat, un can­di­da­to que no par­ti­ci­pó de nin­gún deba­te públi­co con nin­gu­na de las otras fuer­zas polí­ti­cas duran­te toda la campaña.

En lugar de poner sobre la mesa su pro­gra­ma polí­ti­co, el pro­gra­ma de la Esque­rra Inde­pen­den­tis­ta y la uni­dad popu­lar, de rei­vin­di­ca­ción de la inde­pen­den­cia para el con­jun­to de los Paï­sos Cata­lans, de des­co­ne­xión de la dic­ta­du­ra de la deu­da y las mul­ti­na­cio­na­les de la Unión Euro­pea en el camino de la cons­truc­ción de una ple­na sobe­ra­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca para el con­jun­to de los Paï­sos Cata­lans, y en el camino de la cons­truc­ción de una repú­bli­ca femi­nis­ta y socia­lis­ta, la CUP-CC pro­pu­so medi­das total­men­te de míni­mos que, aun­que cues­tio­nan algu­nos pri­vi­le­gios de cla­se y cues­tio­nan el carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co del Esta­do espa­ñol, no están a la altu­ra de los acuer­dos fun­da­cio­na­les de la CUP-Cri­da Contituent.

Lo que expli­ca las difi­cul­ta­des para lle­gar a acuer­dos en rela­ción a las pro­pues­tas de plan de cho­que pre­sen­ta­das por la CUP-CC y la posi­bi­li­dad de acor­dar una pre­si­den­cia de con­sen­so no es la supues­ta posi­ción de máxi­mos de la CUP-CC, sino más bien los intere­ses par­ti­dis­tas de CDC, su con­di­ción de repre­sen­tan­tes de deter­mi­na­dos sec­to­res de las cla­ses domi­nan­tes, y la volun­tad del con­jun­to de la coa­li­ción de Junts pel Sí de no discutirlos.

Lo que expli­ca las difi­cul­ta­des para lle­gar a acuer­dos son los intere­ses par­ti­dis­tas de CDC y su con­di­ción de repre­sen­tan­tes de deter­mi­na­dos sec­to­res de las cla­ses domi­nan­tes, y la volun­tad del con­jun­to de Jun­tos el Sí de no discutirlos.

Aho­ra más que nun­ca se ponen al des­cu­bier­to los intere­ses de cla­se que ver­te­bran la Cata­lun­ya auto­nó­mi­ca, uno de los ele­men­tos cla­ves para la arti­cu­la­ción del pro­yec­to capi­ta­lis­ta espa­ñol y euro­peo de las cla­ses domi­nan­tes cata­la­nas y espa­ño­la. Unos intere­ses que aho­ra mis­mo sólo pue­de garan­ti­zar Mas en la posi­ción cla­ve de Pre­si­dent de la Gene­ra­li­tat para cana­li­zar hacia una sali­da pac­ta­da con el Esta­do ‑si es nece­sa­rio, faci­li­ta­da por la Unión Euro­pea- en bue­na par­te del des­con­ten­to polí­ti­co y social que está cris­ta­li­zan­do en apo­yo a una sali­da inde­pen­den­tis­ta en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya. Con­tra­ria­men­te a quien cree que Mas repre­sen­ta un sec­tor ale­ja­do de las voces crí­ti­cas de su eje­cu­ti­vo, Mas es la per­so­na que mejor repre­sen­ta los intere­ses de estas voces, aun­que en un com­ple­jo jue­go de espe­jos, apues­ten aho­ra para dibu­jar per­fi­les dife­ren­cia­dos. En este con­tex­to, la fun­ción de la Esque­rra Inde­pen­den­tis­ta con­sis­te en des­ve­lar esos intere­ses, al seña­lar que es jus­ta­men­te Mas quien aho­ra mis­mo repre­sen­ta el esla­bón de unión entre el pro­yec­to de refun­da­ción del Esta­do espa­ñol y las aspi­ra­cio­nes de la mayo­ría de Cata­lun­ya a la sobe­ra­nía, y expli­car, de for­ma cla­ra y bien níti­da, que sólo apar­tán­do­lo de la pre­si­den­cia de la Gene­ra­li­tat será posi­ble avan­zar en la rup­tu­ra con el Estado.

No es casua­li­dad el hecho de que Ciu­da­da­nos, PSC y PP se ofre­cie­ran a Mas como apo­yo para la inves­ti­du­ra: los tres par­ti­dos com­pro­me­ti­dos con la uni­dad de Espa­ña coin­ci­die­ron ins­tar a Mas a dejar de per­se­guir la adhe­sión de la CUP, a aban­do­nar la vía uni­la­te­ral ya regre­sar en bus­ca de un pac­to de esta­do den­tro de la lega­li­dad y en la Cons­ti­tu­ción. Es evi­den­te que este empla­za­mien­to ope­ra en el terreno de la retó­ri­ca, y en la bús­que­da de los votan­tes más con­ser­va­do­res de CDC. Es evi­den­te tam­bién que los par­ti­dos unio­nis­tas con­di­cio­nan muy níti­da­men­te su posi­ble apo­yo a que Mas aban­do­ne la vía abier­ta por la Decla­ra­ción que decla­ra­ba «ile­gí­ti­mo y sin com­pe­ten­cia el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal» apro­ba­da por el Par­la­ment el pasa­do 9 de noviem­bre. Y, por últi­mo, es evi­den­te tam­bién que Mas no pue
de ‑ni quie­re- hacer eso aho­ra mis­mo. No deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo, sin embar­go, que los tres par­ti­dos reco­noz­can a Mas como una figu­ra nece­sa­ria y útil ‑tal vez impres­cin­di­ble?- Para recon­du­cir la situa­ción actual en bene­fi­cio de los intere­ses del Estado.

Mas no pue­de retrac­tar­se de la Decla­ra­ción apro­ba­da. La nece­si­ta. No por­que se crea su con­te­ni­do. Sino por­que es útil para su estra­te­gia. Pero no pre­ten­de con­se­guir el apo­yo de la CUP para avan­zar hacia una rup­tu­ra con el Esta­do espa­ñol. Mas pre­ten­de ase­gu­rar su sumi­sión, posi­bi­li­tar a tra­vés de su inves­ti­du­ra la des­ac­ti­va­ción de todo su poten­cial rup­tu­ris­ta y de su cre­di­bi­li­dad ante las cla­ses popu­la­res, para garan­ti­zar­se una legis­la­tu­ra sin estor­bos par­la­men­ta­rios. Una legis­la­tu­ra que quie­re orien­tar a sos­te­ner un pul­so polí­ti­co con el esta­do basa­do en actua­cio­nes decla­ran­do que le per­mi­tan aumen­tar la ten­sión de for­ma con­tro­la­da, pero que a la vez le per­mi­ta lle­var a cabo una ges­tión basa­da en la lega­li­dad y en la segu­ri­dad jurí­di­ca de acuer­do con los intere­ses de cla­se que él repre­sen­ta. Su obje­ti­vo final: faci­li­tar una inter­ven­ción dis­cre­ta de la Unión Euro­pea y faci­li­tar un pac­to de estado.

El obje­ti­vo final de CDC es faci­li­tar una inter­ven­ción dis­cre­ta de la Unión Euro­pea y faci­li­tar un pac­to de estado.

CDC y Mas nece­si­tan un pac­to para dete­ner la san­gría que las con­vul­sio­nes de los últi­mos años les está cau­san­do: una san­gría elec­to­ral, per­dien­do votos pro­ce­so elec­to­ral tras pro­ce­so elec­to­ral; y una san­gría polí­ti­ca y de legi­ti­mi­dad. En la medi­da en que han teni­do que aumen­tar el ten­sa­do con el Esta­do, ante la nece­si­dad de asu­mir la ola movi­li­za­do­ra y ante la nece­si­dad de aumen­tar el techo com­pe­ten­cial de la auto­no­mía, el Esta­do espa­ñol ha deja­do de pro­te­ger la red clien­te­lar de su par­ti­do, ponién­do­la al des­cu­bier­to. Pero para faci­li­tar una reso­lu­ción acor­da­da de este plei­to que el blo­que de poder que con­tro­la el Esta­do man­tie­ne con los sec­to­res domi­nan­tes en el Prin­ci­pat a quien CDC repre­sen­ta, Mas nece­si­ta con­tro­lar con mano de hie­rro todos los agen­tes que están inter­vi­nien­do ‑cosa que pare­ce tener hecha hoy: anu­la­da ERC con com­pro­mi­sos que die­ron lugar a Junts pel Sí y con­tro­la­da la ANC con mano de hie­rro a tra­vés de su pre­si­den­te Jor­di Sán­chez, sólo que­da la CUP fue­ra de los domi­nios de CDC. Some­ter a la CUP-CC en la inves­ti­du­ra, sig­ni­fi­ca­ría por CDC demos­trar­se que las cam­pa­ñas de pres­sing ‑inclu­yen­do insul­tos y ame­na­zas- son sen­ci­llas de hacer, y efec­ti­vas y podrían ser uti­li­za­das en cual­quier momento.

En este con­tex­to, la CUP-CC se jue­ga que­dar final­men­te sub­su­mi­da en un pro­ce­so hege­mo­ni­za­do por CDC, un pro­ce­so que no res­pon­de a los intere­ses popu­la­res, y del que la CUP se con­ver­ti­ría en su ver­tien­te izquier­dis­ta. La alter­na­ti­va es des­bor­dar este pro­ce­so y dispu­tar des­de la izquier­da y des­de la calle su lide­raz­go a la dere­cha a par­tir de la defen­sa de un pro­yec­to de socie­dad dife­ren­cia­do, que res­pon­da a los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y el res­to de cla­ses popu­la­res, y que res­pon­da al mar­co nacio­nal de los Paï­sos Cata­lans. Con ERC fago­ci­ta­da por CDC, y el res­to de la izquier­da cata­la­na inca­paz de arti­cu­lar un pro­yec­to pro­pio al mar­gen de las lógi­cas esta­ta­les, la CUP-CC dis­po­ne de la posi­bi­li­dad de afir­mar su apues­ta por lide­rar el espa­cio de la izquier­da cata­la­na con un pro­yec­to trans­for­ma­dor y de base. Resis­tir el emba­te de la inves­ti­du­ra de Mas sig­ni­fi­ca­ría afir­mar esta volun­tad de pro­yec­to de socie­dad antagonista.

Es nece­sa­rio que la izquier­da inde­pen­den­tis­ta resis­ta el emba­te que le han plan­tea­do los sec­to­res más con­ser­va­do­res e inmo­vi­lis­tas de Junts pel Sí.

Por eso la con­sig­na para la izquier­da inde­pen­den­tis­ta no pue­de ser otra que resis­tir al emba­te que están plan­tean­do los sec­to­res más con­ser­va­do­res e inmo­vi­lis­tas de Junts pel Sí y de Con­ver­gèn­cia Demo­crá­ti­ca de Cata­lun­ya con­tra la CUP y con­tra su posi­ción defen­di­da públi­ca­men­te des­de bas­tan­te antes de las elec­cio­nes del 27 de sep­tiem­bre, y des­de la mis­ma noche elec­to­ral: si aho­ra mis­mo hay una mayo­ría social en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya dis­pues­ta a avan­zar hacia una rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el Esta­do espa­ñol, la úni­ca posi­bi­li­dad de hacer­lo es garan­ti­zan­do un lide­raz­go ins­ti­tu­cio­nal que sea capaz de gene­rar una míni­ma con­fian­za en la vin­cu­la­ción de un pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y, al mis­mo tiem­po, de trans­for­ma­ción social; alguien que, como ya se ha dicho, no esté vin­cu­la­do, a los ojos de la gran mayo­ría, a la corrup­ción, los recor­tes, las pri­va­ti­za­cio­nes y, como no se ha dicho tan­to, a la repre­sión polí­ti­ca. Alguien que no ten­ga deu­das, y no repre­sen­te intere­ses incon­fe­sa­bles; alguien en defi­ni­ti­va, que no tra­ba­je para some­ter el res­to de inde­pen­den­tis­tas para faci­li­tar un nue­vo pac­to con el Esta­do; alguien que no haya ope­ra­do des­de la impo­si­ción, y alguien que no haya vin­cu­la­do, de for­ma per­so­na­lí­si­ma, los acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos en los últi­mos años a su posi­ción institucional.

Sin Mas en la casi­lla cen­tral del poder auto­nó­mi­co y del lide­raz­go de un pro­ce­so ins­ti­tu­cio­na­li­za­do hacia la repro­duc­ción de las mis­mas estruc­tu­ras de poder exis­ten­tes hoy, des­apa­re­ce­ría el efec­to del cor­dón sani­ta­rio que se ha cons­trui­do a su alre­de­dor con los recor­tes y la corrup­ción, se dilui­ría en par­te un efec­to retro­ali­men­ta­dor entre CDC y PP en la que el Pro­cés les da una cier­ta inmu­ni­dad ante los dife­ren­tes casos de corrup­ción que les afec­tan, y difi­cul­ta­ría el cre­ci­mien­to de las opcio­nes unio­nis­tas en las áreas metro­po­li­ta­nas del Prin­ci­pa­do, legi­ti­man­do la CUP como fuer­za autó­no­ma de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res: se disol­ve­ría el dis­cur­so según el cual, en el fon­do, votar la CUP es votar CDC; y se disol­ve­ría tam­bién el dis­cur­so según el cual, en el fon­do, el inde­pen­den­tis­mo es una excu­sa para tapar la corrupción.

Esta­mos pro­ba­ble­men­te en el momen­to más tras­cen­den­te y deci­si­vo que ha vivi­do la izquier­da inde­pen­den­tis­ta: un doble pul­so que está libran­do con el Esta­do espa­ñol y con las cla­ses domi­nan­tes cata­la­nas. El deba­te de inves­ti­du­ra es uno de los actos más deci­si­vos de esta bata­lla, ya que se deci­de si quien lide­ra­rá la ins­ti­tu­ción será alguien com­pro­me­ti­do con la rup­tu­ra y con la sobe­ra­nía popu­lar, o si será alguien que pre­ten­de cana­li­zar esta fuer­za rei­vin­di­ca­ti­va en bene­fi­cio de intere­ses par­ti­dis­tas, y de unos intere­ses de cla­se bien determinados.

El deba­te de inves­ti­du­ra deci­di­rá si quien lide­ra la ins­ti­tu­ción es alguien com­pro­me­ti­do con la rup­tu­ra y la sobe­ra­nía popu­lar, o alguien que pre­ten­de cana­li­zar esta fuer­za en bene­fi­cio de intere­ses par­ti­dis­tas y de cla­se bien determinados.

Aho­ra más que nun­ca es impres­cin­di­ble la fuer­za de las luchas y los movi­mien­tos popu­la­res. Más allá de deba­tes ins­ti­tu­cio­na­les sobre la corre­la­ción de fuer­zas a nivel par­la­men­ta­rio, hay que recor­dar que un pro­ce­so de rup­tu­ra con los esta­dos espa­ñol y fran­cés; un pro­ce­so de rup­tu­ra con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta patriar­cal; un pro­ce­so de des­co­ne­xión de ins­ti­tu­cio­nes como la UE, la OTAN o el FMI; y al mis­mo tiem­po un pro­ce­so de cons­truc­ción de nue­vas ins­ti­tu­cio­nes popu­la­res y demo­crá­ti­cas para el con­jun­to de los Paï­sos Cata­lans sólo es posi­ble con un pue­blo orga­ni­za­do y movi­li­za­do, dis­pues­to a la con­fron­ta­ción con un esta­do que no ten­drá mira­mien­tos en uti­li­zar todos los méto­dos ‑lega­les e ile­ga­les- nece­sa­rios para com­ba­tir cual­quie­ra que esté en dis­po­si­ción de ame­na­zar su inte­gri­dad. No esta­mos en medio de una vul­gar lucha entre par­ti­dos; no pode­mos espe­rar una inde­pen­den­cia que ven­ga exclu­si­va­men­te de pro­ce­sos legis­la­ti­vos y par­la­men­ta­rios: esta­mos en medio de una una con­fron­ta­ción de intere­ses de un deter­mi­na­do seg­men­to de la bur­gue­sía cata­la­na que pre­ten­de subor­di­nar y anu­lar aque­llos que no quie­ren reedi­tar un pac­to con el esta­do, con el obje­ti­vo de faci­li­tar­lo. Nos juga­mos, no sólo el avan­ce de una par­te de nues­tro país hacia la inde­pen­den­cia, sino jus­ta­men­te la con­fi­gu­ra­ción de un pro­yec­to polí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral alter­na­ti­vo al domi­nan­te en los Paï­sos Cata­lans, un proyecto
de ple­na sobe­ra­nía para el con­jun­to de nues­tro pue­blo. Este últi­mo es el com­pro­mi­so de Enda­vant (OSAN) y enten­de­mos tam­bién, del con­jun­to de la Esque­rra Independentista.

Enda­vant (Orga­ni­za­ció Socia­lis­ta d’A­lli­be­ra­ment Nacional)

a 23 de noviem­bre de 2015

Paï­sos Catalans

[Tra­du­ci­do del cata­lán por Boltxe Kolektiboa.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *