Pre­soak kale­ra, amnis­tia osoa, mani­fies­to fir­ma­do por expre­sos polí­ti­cos vascos

Quie­nes fir­ma­mos este escri­to hemos sido pre­sos polí­ti­cos vascos:

Jesús María Men­di­nue­ta Flo­res, Car­los Ezku­rra Leo­net, Josu Jime­nez Zur­bano, Iña­ki Erro Zazu, Txu­ma Puy Lekun­be­rri, Iña­ki Urdiain Ziritza, Fer­min Urdiain Ziritza, Fer­mín Ven­tu­ra Perez, Eder Ariz Liza­so, Jose­ba Etxe­za­rre­ta Man­tzi­si­dor, Pake Laca­sa Lashe­ras, Kepa Olo­riz Urritza, Kol­do Gra­zia Lopez, Jose­ba Gon­za­lez Pavon, Jokin Zubie­ta Valen­cia, Artu­ro Fer­nan­dez, Alfon­so Angu­lo Diaz, Oscar este­ba­riz Arte­ta, Joxe­rra Larri­na­ga Zelaia.

Hemos con­se­gui­do sacar de las cár­ce­les a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, pero con ello no hemos con­se­gui­do la amnis­tía, pues aún exis­ten exi­lia­dos sin poder vol­ver a casa, y a Eus­kal Herria se le siguen vul­ne­ran­do sus derechos.

Quien a sí se pro­nun­cia­ba era Fran Alda­non­do, el últi­mo pre­so polí­ti­co vas­co que, el 9 de diciem­bre de 1977, aban­do­na­ba la cár­cel. Y lo hacía pocas horas más tar­de, en una com­pa­re­cen­cia públi­ca jun­to a las Ges­to­ras Pro-Amnis­tía. Eran los años de la lla­ma­da “Tran­si­ción demo­crá­ti­ca espa­ño­la”, esa ope­ra­ción polí­ti­ca dise­ña­da y pac­ta­da por los pode­res del Esta­do espa­ñol para sus­ti­tuir la ante­rior dic­ta­du­ra cri­mi­nal fran­quis­ta por el actual neofranquismo.

Sin embar­go, fue muy cor­to el tiem­po que trans­cu­rrió des­de su excar­ce­la­ción has­ta que, de nue­vo, comen­za­sen a lle­nar­se las cár­ce­les de mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas. A día de hoy 409 muje­res y hom­bres vuel­ven a ate­so­rar el esta­tus de pri­sio­ne­ra o pri­sio­ne­ro polí­ti­co vasco.

Hemos sen­ti­do la nece­si­dad y el deber de traer al pre­sen­te ese frag­men­to de la memo­ria his­tó­ri­ca de nues­tro país, en par­te obli­ga­dos por un deba­te, al que últi­ma­men­te esta­mos asis­tien­do, sobre la opor­tu­ni­dad y/​o con­ve­nien­cia de la rei­vin­di­ca­ción públi­ca de la Amnis­tía. Deba­te que, a nues­tro jui­cio, está de sobra por absur­do e innecesario.

La rei­vin­di­ca­ción de la Amnis­tía ha sido el pos­tu­la­do cen­tral e irre­nun­cia­ble que, para alcan­zar sus obje­ti­vos estra­té­gi­cos, ha man­te­ni­do fir­me­men­te el inde­pen­den­tis­mo vas­co de izquier­da (MLNV). Pues en su con­se­cu­ción ha situa­do la cla­ve para abrir la puer­ta a una solu­ción jus­ta y defi­ni­ti­va al con­flic­to polí­ti­co gene­ra­do por los Esta­dos espa­ñol y francés.

En estos momen­tos que, tan­to por par­te de los unio­nis­tas espa­ño­les, como de los cola­bo­ra­cio­nis­tas loca­les, la exclu­si­vi­dad sobre la ver­dad del rela­to de esas últi­mas déca­das del con­flic­to se plan­tea como una bata­lla a ganar, la rei­vin­di­ca­ción de la Amnis­tía adquie­re más que nun­ca una impor­tan­cia vital. Y ello, entre otras cosas, por­que se sitúa inevi­ta­ble­men­te en el pun­to de par­ti­da del rela­to mis­mo, al seña­lar las cau­sas y el ori­gen últi­mo del con­flic­to polí­ti­co. Y que no es otro que la con­quis­ta con­ti­nua­da de nues­tro país.

En ese sen­ti­do, al recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca es cuan­do la Amnis­tía encuen­tra su sig­ni­fi­ca­do polí­ti­co pleno: nos recuer­da, en defi­ni­ti­va, que el Esta­do que tuvi­mos, Naba­rra, fue con­quis­ta­do; que el some­ti­mien­to y la impo­si­ción ile­gí­ti­mos fru­to de esa con­quis­ta se man­tie­nen des­de enton­ces; y que, a con­se­cuen­cia de ello, el con­flic­to ori­gi­na­do sigue vigen­te y sus con­se­cuen­cias sin solucionarse.

Así las cosas, están quie­nes escon­den ese some­ti­mien­to e impo­si­ción ile­gí­ti­mos para, segui­da­men­te, negar inclu­so la exis­ten­cia del con­flic­to mis­mo, jun­to a los que, sin negar­lo, viven com­pla­cien­tes con la situa­ción actual de hechos con­su­ma­dos –mar­co jurí­di­co polí­ti­co cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol– deri­va­da de las cita­das circunstancias.

En su rela­to sobre lo acon­te­ci­do en las últi­mas déca­das, todos ellos coin­ci­den en hablar­nos de una demo­cra­cia ata­ca­da por terro­ris­tas que quie­ren impo­ner ideas tota­li­ta­rias, y la úni­ca solu­ción que están dis­pues­tos a acep­tar para tra­tar las con­se­cuen­cias del con­flic­to, es que las y los mili­tan­tes encar­ce­la­dos reco­noz­can el daño cau­sa­do, mues­tren arre­pen­ti­mien­to y cola­bo­ren con la jus­ti­cia espa­ño­la. En defi­ni­ti­va, el cum­pli­mien­to estric­to de la lega­li­dad penal y peni­ten­cia­ria vigentes.

De otro lado, nos encon­tra­mos quie­nes, por el con­tra­rio, defen­de­mos el reco­no­ci­mien­to de su con­di­ción de mili­tan­tes polí­ti­cos repre­sa­lia­dos a cau­sa de su com­pro­mi­so y par­ti­ci­pa­ción en la lucha con­tra la impo­si­ción espa­ño­la (y fran­ce­sa) y a favor de la inde­pen­den­cia de nues­tro país. Por lo que, en con­se­cuen­cia, recla­ma­mos que la solu­ción a su situa­ción debe de ser exclu­si­va­men­te polí­ti­ca, y como tal está reco­gi­da en la rei­vin­di­ca­ción de la Amnistía.

La lucha popu­lar por la Amnis­tía ha ocu­pa­do un lugar pre­fe­ren­te y per­ma­nen­te en la memo­ria his­tó­ri­ca más recien­te de nues­tro país. Así, tal como apun­tá­ba­mos al comien­zo de este escri­to, este 9 de diciem­bre se cum­plen 38 años des­de que, median­te la lucha de miles y miles de per­so­nas en Eus­ka­le­rria ‑sien­do la Sema­na Pro-amnis­tía el mejor para­dig­ma- se con­si­guie­se arran­car al Esta­do espa­ñol la Ley de Amnis­tía y, en con­se­cuen­cia, la liber­tad del que fue­ra enton­ces el últi­mo pre­so polí­ti­co vas­co que que­da­ba por salir de la cárcel.

No obs­tan­te, y a pesar de que hace ya algo más de cua­tro años, ETA, uno de los acto­res prin­ci­pa­les del últi­mo medio siglo del con­flic­to, deci­die­ra aban­do­nar su acti­vi­dad arma­da a favor de la libe­ra­ción nacio­nal y social de nues­tro país, toda­vía hoy nos encon­tra­mos con unas con­se­cuen­cias preo­cu­pan­tes y dolo­ro­sas: más de 400 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos, algu­nos gra­ve­men­te enfer­mos, todos ellos autén­ti­cos rehe­nes de los esta­dos; dece­nas de exi­lia­das y exi­lia­dos; cien­tos de per­so­nas pro­ce­sa­das, varios miles tor­tu­ra­das; las ase­si­na­das por el terro­ris­mo de Esta­do, por la dis­per­sión car­ce­la­ria; etc.

Por todo ello, cree­mos fir­me­men­te que hemos de seguir aunan­do com­pro­mi­sos barrio a barrio, pue­blo a pue­blo, para enar­bo­lar la ban­de­ra de la Amnis­tía con todo su sig­ni­fi­ca­do polí­ti­co, a la vez que for­ta­le­cer la lucha con­tra la dis­per­sión car­ce­la­ria, con­ti­nuar asis­tien­do a todas las repre­sa­lia­das y repre­sa­lia­dos, y sin dejar de dar res­pues­ta a la repre­sión y sus consecuencias.

A la Izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca, en su lucha por la des­con­quis­ta y la libe­ra­ción nacio­nal y social de nues­tro país, no le sobra nadie que desee com­pro­me­ter­se de cora­zón. Por­que, de lo que aquí se tra­ta es de sumar volun­ta­des y de mul­ti­pli­car esfuer­zos a favor de los men­cio­na­dos obje­ti­vos. Y quie­nes fir­ma­mos este escri­to, apos­ta­mos por ello.

Es hora de poner­se las pilas. Un futu­ro de paz con jus­ti­cia y en liber­tad nos espera.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *