El pro­ble­ma espa­ñol y el nacio­na­lis­mo del Par­ti­do Comu­nis­ta de España

Pró­lo­go al libro El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña. Crí­ti­ca de una his­to­ria de dominación

Con­tex­to interno

La edi­to­rial Boltxe Libu­ruak ha deci­di­do edi­tar en for­ma­to libro el tex­to –El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña. Crí­ti­ca de una his­to­ria de domi­na­ción–, escri­to y col­ga­do en la Red en abril de 2009. No se pue­de negar la opor­tu­ni­dad del momen­to, toda vez que den­tro de poco tiem­po se van a cele­brar elec­cio­nes gene­ra­les en el Esta­do espa­ñol en las que la lla­ma­da «cues­tión nacio­nal» vol­ve­rá a ser uno de los pun­tos decisivos.

Pero antes de hablar sobre su actua­li­dad, debe­mos ana­li­zar el con­tex­to en el que se escri­bió. Poco más de cua­tro años antes de su redac­ción, en enero de 2005, el Plan Iba­rretxe fue recha­za­do des­pec­ti­va­men­te en el Par­la­men­to de Madrid. Duran­te los meses pre­vios en los que el Plan aca­pa­ró impor­tan­cia polí­ti­ca, la izquier­da espa­ño­la que venía de la his­to­ria del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña (PCE) no hizo prác­ti­ca­men­te nin­gu­na pre­sión prác­ti­ca, polí­ti­ca o teó­ri­ca para defen­der la legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca de lo que enton­ces empe­za­ba a defi­nir­se como «dere­cho a deci­dir», excep­tuan­do la dig­na acción inter­na­cio­na­lis­ta de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que se habían sepa­ra­do del tron­co del PCE.

Tras el recha­zo espa­ñol del Plan, entre mar­zo de 2006 y junio de 2007 se rea­li­za­ron con­ver­sa­cio­nes entre ETA, que decla­ró una tre­gua uni­la­te­ral, y el gobierno del PSOE. Duran­te el perío­do de oto­ño de 2004 en el que se per­fi­la el Plan Iba­rretxe has­ta el final de las con­ver­sio­nes entre ETA y el gobierno del PSOE, el nacio­na­lis­mo espa­ñol más dere­chis­ta había afi­la­do sus ins­tru­men­tos ideo­ló­gi­cos y medios pro­pa­gan­dís­ti­cos sin opo­si­ción por par­te de la izquier­da. Uno de sus temas pre­fe­ri­dos es el de la len­gua y cul­tu­ra: en la pri­me­ra mitad de 2008 va toman­do cuer­po el docu­men­to que en ese verano se cono­ce­ría como Mani­fies­to por una len­gua común1. La defen­sa del espa­ñol se rea­li­za pre­ci­sa­men­te entre fina­les de 2007 y comien­zos de 2008 cuan­do el deba­te sobre las «fron­te­ras de Euro­pa» adquie­re tan­ta impor­tan­cia que se crea un «Gru­po de Refle­xión» for­ma­do por exper­tos que debe­rán ela­bo­rar un mode­lo que aca­ba­se con las dis­cu­sio­nes que se venían arras­tran­do des­de 1993, como míni­mo, al cho­car intere­ses opues­tos de Esta­dos tan pode­ro­sos como el fran­cés y el espa­ñol2.

Inte­lec­tua­les espa­ño­lis­tas de dere­chas como Sava­ter habían pedi­do por esas fechas que se cam­bia­sen la Cons­ti­tu­ción o algu­nos Esta­tu­tos de Auto­no­mía para garan­ti­zar el uso del cas­te­llano como len­gua ofi­cial. La defen­sa de la domi­na­ción lin­güís­ti­co-cul­tu­ral espa­ño­la va uni­da al recha­zo de un dere­cho tan ele­men­tal como es el que tie­ne todo pue­blo a deci­dir sobre su pre­sen­te y futu­ro, ata­que que se basa en el recha­zo al Plan Iba­rretxe como su más recien­te expre­sión, al sos­te­ner­se que «pide un dere­cho que no exis­te»3.

Debe­mos dete­ner­nos un segun­do en este tema por­que el nacio­na­lis­mo espa­ñol tie­ne una de sus bazas fun­da­men­ta­les en el bene­fi­cio estric­ta­men­te eco­nó­mi­co, vil­men­te cre­ma­tís­ti­co, que extrae de la indus­tria­li­za­ción de su len­gua. Ya en 2003 se sabía que el uso del espa­ñol en los nego­cios en Esta­dos Uni­dos daba bene­fi­cios de 300.000 millo­nes de dóla­res, y la valo­ra­ción eco­nó­mi­ca de la len­gua espa­ño­la había ascen­di­do de 55.600 millo­nes de euros según la valo­ra­ción en pese­tas de 1995, a 98.600 millo­nes de euros en 2003, tenien­do en cuen­ta la tota­li­dad de indus­trias par­ti­cu­la­res y empre­sas públi­cas y esta­ta­les que entran en el nego­cio cul­tu­ral4. Según J. Gar­cía Del­ga­do el valor eco­nó­mi­co de la len­gua espa­ño­la venía a ser en 2007 alre­de­dor del 15% del PIB del Esta­do5, un valor com­pren­si­ble por­que la len­gua es «un argu­men­to eco­nó­mi­co» que faci­li­ta los flu­jos comer­cia­les inter­na­cio­na­les: usar el espa­ñol aumen­ta­ba en esos años un 286% los flu­jos comer­cia­les y el inglés un 237%, según las más serias inves­ti­ga­cio­nes6.

En 2010 la situa­ción eco­nó­mi­ca espa­ño­la era angus­tio­sa. Fue enton­ces cuan­do M. Á. Noce­da publi­ca un exten­so artícu­lo en el que ade­más de repe­tir los datos enton­ces cono­ci­dos y aña­dir otros más como el que la indus­tria de la len­gua espa­ño­la crea­ba alre­de­dor de 16% del empleo, tam­bién ponía como ejem­plo la pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca del espa­ñol com­pa­ra­da con la del pola­co, tenien­do en cuen­ta la simi­li­tud pobla­cio­nal. Pero aho­ra nos intere­sa es las pala­bras que cita de unos de los mayo­res estu­dio­sos de la indus­tria del espa­ñol: «Espa­ña tie­ne un papel en el mun­do: la defen­sa de la len­gua cas­te­lla­na»7

Pero del 2007 al 2011, en ple­na cri­sis, la apor­ta­ción al PIB de la indus­tria del espa­ñol había subi­do a un pun­to más, lle­gan­do al 16%. En este año el con­su­mo de los 450 millo­nes de his­pa­no­ha­blan­tes repre­sen­ta­ba el 9% del PIB mun­dial, y en EEUU el domi­nio del espa­ñol supo­ne un 30% de sobre­suel­do en deter­mi­na­das empre­sas. Otras inves­ti­ga­cio­nes mues­tras que el uso del espa­ñol supo­ne un fac­tor mul­ti­pli­ca­do cer­cano al 190% lo que per­mi­te incre­men­tar una media de alre­de­dor del 300% el comer­cio bila­te­ral en 2011, más que el inglés8. La indus­tria de la edu­ca­ción en len­gua espa­ño­la es flo­re­cien­te: en 2013 el Esta­do aco­gió a 858.000 estu­dian­tes extran­je­ros9.

El mie­do al des­cen­so de la tasa de bene­fi­cio que pro­du­ce la empre­sa mul­ti­na­cio­nal de la len­gua espa­ño­la que el Esta­do hace esfuer­zos para que no sigan bajan­do las matri­cu­la­cio­nes en espa­ñol en las uni­ver­si­da­des de Esta­dos Uni­dos10. Es por tan­to muy com­pren­si­ble que ya antes de la cri­sis de 2007 el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol defen­die­ra a muer­te su indus­tria cul­tu­ral, y que mul­ti­pli­ca­se las repre­sio­nes de los dere­chos de las len­guas de los pue­blos que opri­me con­for­me se agu­di­za la cri­sis. Una trans­na­cio­nal tan pode­ro­sa como Tele­fó­ni­ca ha rea­li­za­do un espe­cial esfuer­zo des­de 2006 con el pro­gra­ma «Valor eco­nó­mi­co del espa­ñol»11.Y es com­pren­si­ble que Feli­pe VI defen­die­se la expan­sión el espa­ñol en Esta­dos Uni­dos como len­gua del pro­gre­so eco­nó­mi­co, de aper­tu­ra de nue­vas y ren­ta­bles empre­sas allí como, de rebo­te, de empre­sa­rios yan­quis que invier­tan en el Esta­do espa­ñol12.

Des­de ini­cios de 2007 empe­za­ron a notar­se en Esta­dos Uni­dos los pri­me­ros sín­to­mas de lo que más tar­de se cono­ce­ría como la gran cri­sis que, con alti­ba­jo, aún con­ti­núa. En el Esta­do espa­ñol sus efec­tos des­truc­to­res se hicie­ron espe­rar un poco más
pero duran­te todo 2008 van gol­pean­do a un capi­ta­lis­mo en el que el 80% de las empre­sas tenían menos de tres tra­ba­ja­do­res y el 51,3% de ellas no emplea­ba a nin­guno13, en el que el «dine­ro negro»14supo­nía el 23% del PIB esta­tal mien­tras que la media de la enton­ces UE-15 era del 13%, y en el que el 50% de la pobla­ción que­ría defrau­dar a Hacien­da15. Esta eco­no­mía se des­plo­ma y para fina­les de 2008 sus bene­fi­cios se han redu­ci­do en un 28% con res­pec­to a las muy recien­tes épo­cas de esplen­dor16.

Para dis­po­ner de una idea ade­cua­da de las debi­li­da­des cre­cien­tes de un capi­ta­lis­mo como el vis­to arri­ba, hay que saber que en esa mis­ma épo­ca el 80% de las pymes tenían tan­tos pro­ble­mas de finan­cia­ción17 que el 17% corrían rie­go de cerrar en los pri­me­ros meses de 2009, lo que lle­va a un incre­men­to del 32% y de la moro­si­dad en un 84% en 2008 en los impa­gos de las pymes entre ellas, con el comer­cio y la indus­tria, y de los con­su­mi­do­res18, mien­tras que el frau­de fis­cal de la gran bur­gue­sía es escan­da­lo­so19 demos­tran­do en la prác­ti­ca que su nacio­na­lis­mo espa­ñol es solo ideo­ló­gi­co y polí­ti­co, y ape­nas económico.

En este con­tex­to un sec­tor pro­gre­sis­ta plan­teó el deba­te sobre si había que refor­mar o no la Cons­ti­tu­ción, recha­za­da mayo­ri­ta­ria­men­te por el pue­blo vas­co. Sec­to­res del refor­mis­mo inter­pre­ta­ban idí­li­ca­men­te su supues­to «con­te­ni­do demo­crá­ti­co», capaz de abrir vías de solu­ción a la cri­sis del Esta­do median­te el desa­rro­llo de los dere­chos fun­da­men­ta­les en ella reco­gi­dos como el del tra­ba­jo, la vivien­da, la inter­ven­ción esta­tal en empre­sas en apu­ros, etc.20. Inclu­so lle­gó a plan­tear­se la posi­bi­li­dad de refor­mar nada menos que 18 artícu­los de la lla­ma­da Car­ta Mag­na21. En el refor­mis­mo duro, el del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, comu­ni­có que rom­pía su «pac­to cons­ti­tu­cio­nal» (sic) res­pe­ta­do des­de 1978 a pesar de todas las bar­ba­ri­da­des come­ti­das por la bur­gue­sía bajo su ampa­ro22.

Des­de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria e inter­na­cio­na­lis­ta, Ánge­les Maes­tro hizo una demo­le­do­ra crí­ti­ca de la Cons­ti­tu­ción23. El cho­que de opcio­nes enfren­ta­das –man­te­ner la Cons­ti­tu­ción, refor­mar­la, rom­per con ella, o com­ba­tir­la fron­tal­men­te– mos­tra­ba la impor­tan­cia del deba­te que no ha cesa­do de cre­cer des­de enton­ces por­que afec­ta a lo que se entien­de por «nación espa­ño­la», con­cep­to con­fu­so defen­di­do a ultran­za por el nacio­na­lis­mo espa­ñol que a comien­zos de 2009 mos­tra­ba su rai­gam­bre: el 87% de la pobla­ción del Esta­do espa­ñol recla­ma­ba una ley que garan­ti­za­ra estu­diar en espa­ñol24 en todo el «terri­to­rio nacio­nal», y con­for­me se agu­di­za­ba la cri­sis se dis­pa­ra­ban has­ta casi 80.000 las soli­ci­tu­des para entrar en el Ejér­ci­to espa­ñol a prin­ci­pios de 2009 casi dupli­can­do a las 43.036 de 200725.

A la vez, se refor­za­ba la cen­tra­li­za­ción esta­tal con la excu­sa de redu­cir el «des­pil­fa­rro eco­nó­mi­co» de las «17 Espa­ñas»26. No era pues raro que el con­ser­va­du­ris­mo social aumen­ta­se en un terri­ble con­tex­to de cri­sis y pre­ca­rie­dad27, con­ser­va­du­ris­mo refor­za­do por una Ley de Par­ti­dos tan durí­si­ma que es ejem­plo a seguir por la ultra­de­re­cha israe­lí. La cri­sis faci­li­ta­ba el aumen­to de las ten­den­cias cen­tra­li­za­do­ras que pedían a gri­tos el recor­te de las atri­bu­cio­nes de lAs Comu­ni­da­des Autó­no­mas. Cynthia Lub y S. Lupe tenían razón cuan­do adver­tían en esta épo­ca que la cri­sis eco­nó­mi­ca agu­di­za­ba la cri­sis polí­ti­ca del Esta­do y faci­li­ta­ba la repre­sión de las «nacio­na­li­da­des opri­mi­das»28.

Las res­pues­tas algu­nas Comu­ni­da­des Autó­no­mas en defen­sa de sus len­guas, cul­tu­ras e iden­ti­da­des fue­ron ade­más de cri­ti­ca­das acer­ba­men­te por el nacio­na­lis­mo espa­ñol, tam­bién ridi­cu­li­za­das por su ver­sión pro­gre y demo­cra­ti­cis­ta29. Pero fren­te a la fra­seo­lo­gía cos­mo­po­li­ta, ciu­da­da­nis­ta y euro­peís­ta que nega­ba la exis­ten­cia del nacio­na­lis­mo espa­ñol, J. Mén­dez-Vigo res­pon­día demos­tran­do su fuer­te exis­ten­cia30. La base social, psi­co­ló­gi­ca e ideo­ló­gi­ca del nacio­na­lis­mo espa­ñol esta­ba aumen­tan­do al calor de la cri­sis que afec­ta­ba a la peque­ña bur­gue­sía y a amplias fran­jas obre­ras y popu­la­res. Las corrien­tes polí­ti­cas que se ali­men­ta­ban acrí­ti­ca­men­te de la tra­di­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña esta­ban cla­ra­men­te supe­ra­das por la fuer­za al alza del dere­chis­mo nacio­na­lis­ta espa­ñol, por no hablar del neofascista.

Con­tex­to externo

Lo expues­to has­ta aquí expli­ca por qué y en qué con­tex­to esta­tal espa­ñol se escri­bió el libro que sigue: para lla­mar la aten­ción crí­ti­ca de que, fren­te al nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta en ascen­so, no ser­vía de nada la «tra­di­ción» teó­ri­ca y prác­ti­ca del PCE sino al con­tra­rio, ten­día a refor­zar la opre­sión de los pue­blos al dar una sali­da fal­sa al pro­ble­ma, al no demos­trar la natu­ra­le­za del Esta­do y al no dar argu­men­tos para com­ba­tir el auge del nacio­na­lis­mo espa­ñol, como que­da­ría demos­tra­do poco des­pués con la aplas­tan­te vic­to­ria elec­to­ral del Par­ti­do Popu­lar en 2011.

La otra razón para escri­bir la crí­ti­ca del nacio­na­lis­mo del PCE va uni­da a la ante­rior pero ata­ña a la evo­lu­ción inter­na­cio­nal, espe­cial­men­te a la euro­pea. En los años del plo­mo de la lucha anti­fran­quis­ta, el mito de la Euro­pa demo­crá­ti­ca apa­re­cía como el garan­te e impul­sor exte­rior de la con­quis­ta de la demo­cra­cia abs­trac­ta en el Esta­do. Sin exten­der­nos en esta cues­tión, el refor­mis­mo aún sigue dopa­do por esa dro­ga ilu­so­ria. Inclu­so sec­to­res fran­quis­tas eran cons­cien­tes de que ese mito podría sal­var bue­na par­te del régi­men si se rea­li­za­ba una «tran­si­ción pac­ta­da» dise­ña­da por Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, como suce­dió. Con el tiem­po, la deli­mi­ta­ción de las fron­te­ras de la Unión Euro­pea ten­dió a refor­zar el nacio­na­lis­mo espa­ñol en las dispu­tas sos­te­ni­das desd
e 1993 y que seguían sin resol­ver­se en 2007, según hemos visto.

La vic­to­ria de los nacio­na­lis­tas esco­ce­ses del SNP en la pri­ma­ve­ra de 2007 y su con­tun­den­te decla­ra­ción de que se diri­gía hacia un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción en el que iban a pedir el voto por la inde­pen­den­cia de Gran Bre­ta­ña31 recru­de­ció los mie­dos del nacio­na­lis­mo espa­ñol a la vez que agu­di­za las dis­cu­sio­nes en la Unión Euro­pea sobre los dere­chos de las nacio­nes opri­mi­das y de los pue­blos con Esta­do pro­pio fren­te al polí­ti­ca mone­ta­ris­ta y neo­li­be­ral que se impo­nía inclu­so antes del esta­lli­do de la gran cri­sis. En ese mis­mo 2007 el Finan­cial Times había cons­ta­ta­do un aumen­to del euro­es­cep­ti­cis­mo: el 44% de la pobla­ción euro­pea afir­ma­ba que vivía peor que antes de la Unión Euro­pea32. Y lo peor esta­ba por llegar.

Recor­de­mos que en 2005 los votan­tes holan­de­ses y fran­ce­ses habían recha­za­do en refe­rén­dum la Cons­ti­tu­ción euro­pea enton­ces vigen­te. Tras un inten­so «adel­ga­za­mien­to» sobre todo en dere­chos socia­les, en 2008 la cla­se obre­ra y cam­pe­si­na irlan­de­sa recha­zó en refe­rén­dum en nue­vo Tra­ta­do de Lis­boa: mien­tras que la bur­gue­sía vota­ba por el Sí33 las cla­ses tra­ba­ja­do­ras opta­ban por un rotun­do No «de cla­se»34. La Euro­pa tra­ba­ja­do­ra, de izquier­das y pro­gre­sis­ta, vivía un momen­to dul­ce en este 2008 que se plas­ma en deba­tes, acuer­dos, alian­zas y estra­te­gias inter­na­cio­na­les para hacer fren­te a la ofen­si­va neo­li­be­ral35 lo que se va plas­man­do en una ten­den­cia al alza de la lucha de cla­ses con gran­des huel­gas en Ita­lia, Gre­cia, etc., y otra for­mas de lucha de cla­ses que sería pro­li­jo resu­mir aquí.

Pocos días antes de publi­car­se a fina­les de abril de 2009 el tex­to que aquí se pre­sen­ta, un infor­me de Bru­se­las con­fir­ma­ba que se encon­tra­ban en rece­sión nada menos que 14 de los 27 Esta­dos de la Unión Euro­pea, que en el cuar­to tri­mes­tre de 2008 la eco­no­mía de la UE-27 había retro­ce­di­do un 1,5% con res­pec­to a ter­cer tri­mes­tre de ese mis­mo año36. Como escri­bió un dia­rio sal­món en ese momen­to: «Euro­pa entra en barre­na»37. Lo malo, a pesar de todo, no era úni­ca­men­te el des­plo­me socio­eco­nó­mi­co sino que este se pro­du­cía en medio del expan­sio­nis­mo impe­ria­lis­ta hacia el Este de Euro­pa para pre­sio­nar a Rusia crean­do bases mili­ta­res de la OTAN cer­ca de sus fron­te­ras38, y en medio de la mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca inte­rior ale­ma­na39. En este con­tex­to pro­li­fe­ra­ban las crí­ti­cas al retro­ce­so de la «Euro­pa social», la que res­pe­ta los dere­chos huma­nos, arra­sa­da por la cri­sis40.

El euro­es­cep­ti­cis­mo tenía cada vez más base obje­ti­va pre­ci­sa­men­te por el des­in­fle de las pro­me­sas ofi­cia­les de que la Unión Euro­pea sería el pací­fi­co «cuerno de la abun­dan­cia» para los pue­blos, y en la medi­da en que cre­cía el euro­es­cep­ti­cis­mo cre­cían los nacio­na­lis­mos reac­cio­na­rios de las bur­gue­sías obso­le­tas que que­rían con­ser­van sus supe­ra­dos mar­cos esta­ta­les de acu­mu­la­ción de capi­tal. Bue­na par­te del euro­es­cep­ti­cis­mo se sus­ten­ta­ba en los duros recuer­dos que man­te­nían muchos pue­blos de las bru­ta­les atro­ci­da­des nazi­fas­cis­tas en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, del des­ca­ra­do cola­bo­ra­cio­nis­mo con esos ocu­pan­tes por par­te de las fla­man­tes «bur­gue­sías nacio­na­les» que ape­nas se habían enfren­ta­do al ocupante.

La gran cri­sis esta­ba rom­pien­do la cohe­sión social41 inter­cla­sis­ta que nece­si­ta­ba euro­ale­ma­nia para impo­ner su mode­lo de Unión Euro­pea, y en medio de ese revol­ti­jo de ten­sio­nes se refor­za­ban los nacio­na­lis­mos neo­fas­cis­tas y racis­tas, como aquel enor­me con­cier­to neo­na­zi42 en Zagreb con la asis­ten­cia de casi 60.000 per­so­nas en verano de 2008, que no era sino una de las expre­sio­nes de la ten­den­cia al alza del neo­fas­cis­mo como alter­na­ti­va a la cri­sis43 y, sobre todo, como recur­so últi­mo del capi­tal para aplas­tar la lucha de cla­ses si esta seguía radi­ca­li­zán­do­se. Días antes de publi­car­se el libro que aquí se pre­sen­ta se supo que el ultra­na­cio­na­lis­mo racis­ta44 había goza­do de impu­ni­dad legal para mani­fes­tar­se una dece­na de veces duran­te el últi­mo año sola­men­te en Madrid.

Y no habían trans­cu­rri­do dos meses des­de la publi­ca­ción del libro al que nos refe­ri­mos cuan­do en las elec­cio­nes euro­peas del 7 de junio de 2009 se regis­tró la tasa de abs­ten­ción más ele­va­da des­de 1979 dejan­do un regus­to agri­dul­ce en las diver­sas izquier­das euro­peas espe­ran­za­das por la ten­den­cia al alza de las luchas socia­les y nacio­na­les. Aun­que la pro­pa­gan­da bur­gue­sa infló el glo­bo de la «vic­to­ria de la dere­cha» aná­li­sis más mati­za­dos y obje­ti­vos en los que no vamos a exten­der­nos aho­ra defen­dían que el males­tar social inne­ga­ble se había expre­sa­do en la gran abs­ten­ción emi­nen­te­men­te obre­ra y popu­lar45, lo que había bene­fi­cia­do a la dere­cha y debi­li­ta­do a la social­de­mo­cra­cia y a la izquier­da refor­mis­ta o radi­cal46 que había aban­do­na­do mucho su lucha de masas entre el pue­blo, en fábri­cas y en la vida coti­dia­na, en la autor­ga­ni­za­ción y auto­ges­tión anti­ca­pi­ta­lis­ta al caer en el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo47.

El retro­ce­so social­de­mó­cra­ta fue debi­do a su giro al socia­li­be­ra­lis­mo y a la reac­ti­va­ción del recha­zo racis­ta ante la cre­cien­te migra­ción en momen­tos de cri­sis48, por lo que podía hablar­se de que no había sido tan­to una vic­to­ria de la bur­gue­sía como una derro­ta del refor­mis­mo, habien­do logra­do la izquier­da revo­lu­cio­na­ria «no tan malos resul­ta­dos»49. Las debi­li­da­des teó­ri­cas de la izquier­da fren­te a la Unión Euro­pea y el nacio­na­lis­mo bur­gués de las fuer­zas refor­mis­tas difi­cul­ta­ban sobre­ma­ne­ra que los con­tra­dic­to­rios y mani­pu­la­bles sen­ti­mien­tos nacio­na­les difu­sos de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras gol­pea­das muy dura­men­te por el aus­te­ri­ci­dio, encon­tra­ran res­pues­tas cohe­ren­tes y radi­ca­les a sus pre­gun­tas sobre qué esta­ba suce­dien­do, por qué se había lle­ga­do a esa situa­ción y qué alter­na­ti­vas de sali­da radi­cal, revo­lu­cio­na­ria, exis­tían. Seme­jan­te vacío era par­cial­men­te lle­na­do por los nacio­na­lis­mos racis­tas y vio­len­ta­men­te machis­tas50, por el «fas­cis­mo neo­li­be­ral»51.

Pues bien, a fina­les de abril de 2009 lo rela­cio­na­do con la «cues­tión nacio­nal» esta­ba dan­do un sal­to tre­men­do en sus inter­ac­cio­nes por­que en junio de ese año había elec­cio­nes al Par­la­men­to Euro­peo y las nacio­nes opri­mi­das bus­cá­ba­mos una for­ma de unir nues­tras fuer­zas, jun­to a las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas. Para la cues­tión que nos intere­sa, el nacio­na­lis­mo espa­ñol y el refor­mis­mo del PCE, los resul­ta­dos elec­to­ra­les mos­tra­ron una nue­va face­ta del nacio­na­lis­mo esta­tal: el asen­ta­mien­to de UPyD como par­ti­do capaz de inte­grar a espa­ño­lis­tas de dere­chas, des­con­ten­tos con el PP, y refor­mis­tas blan­dos y duros, des­con­ten­tos con el PSOE. PCE e IU, reco­gien­do votos «a dies­tra y sinies­tra»52.

No es de extra­ñar esta capa­ci­dad de inven­ti­va aglu­ti­na­do­ra del nacio­na­lis­mo espa­ñol más duro con­tra los dere­chos de los pue­blos opri­mi­dos, por­que la can­di­da­tu­ra elec­to­ral que defen­día y repre­sen­ta­ba el dere­cho a la inde­pen­den­cia de las nacio­nes sin Esta­do –Ini­cia­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta– esta­ba rea­li­zan­do una bri­llan­te tarea a pesar de la masa de obs­tácu­los que debía supe­rar. Esta coa­li­ción elec­to­ral había abier­to la puer­ta a la crí­ti­ca del impe­ria­lis­mo esta­tal, por la que entra­ron al deba­te popu­lar muchas y bue­nas inves­ti­ga­cio­nes, como la que aquí repro­du­ci­mos par­cial­men­te: «El tér­mino Espa­ña, muchos lo asu­men con nor­ma­li­dad. Sin embar­go, trae detrás una his­to­ria negrí­si­ma y unos pila­res sobre los que se asien­ta, que lo hace eter­na­men­te dis­cu­ti­ble»53, publi­ca­do solo dos días des­pués de El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña. Crí­ti­ca de una his­to­ria de domi­na­ción.

Refle­xio­nes de la izquierda

En el cam­po de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias la crí­ti­ca del nacio­na­lis­mo espa­ñol esta­ba des­tro­zan­do muy fácil­men­te el dog­ma­tis­mo meca­ni­cis­ta sobre la cues­tión nacio­nal de la izquier­da esta­tal. Inclu­so una de las ver­sio­nes menos bur­das, la de J. R. Recal­de54, fue arrin­co­na­da fácil­men­te. Sin exten­de­mos aho­ra, en 1999 Ara­na plan­teó la lla­ma­da «cues­tión nacio­nal» den­tro del Esta­do espa­ñol en su ver­da­de­ra dimen­sión: no exis­te un «pro­ble­ma vas­co», cata­lán, galle­go, etc., sino que lo que real­men­te exis­te es el pro­ble­ma de “Espa­ña como ideo­lo­gía” lo que plan­tea la urgen­te nece­si­dad de pen­sar las reali­da­des nacio­na­les des­de otros pre­su­pues­tos meto­do­ló­gi­cos libres de la ideo­lo­gía espa­ño­lis­ta»55. En 2007 se publi­ca­ba una de las mejo­res inves­ti­ga­cio­nes crí­ti­cas sobre el nacio­na­lis­mo espa­ñol rea­li­za­da por un colec­ti­vo de auto­res bajo la direc­ción de C. Tai­bo56 median­te el que se deja cons­tan­cia de la visión esen­cia­lis­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol tam­bién en las izquier­das esta­ta­les en los deci­si­vos años treinta.

Una de las apor­ta­cio­nes de este tex­to colec­ti­vo radi­ca en que saca a la luz el papel de deter­mi­na­dos pode­res bási­cos como el Ejér­ci­to, la Igle­sia, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y sobre todo el Esta­do tan­to en la for­ma­ción de la «nación espa­ño­la» como en las tre­men­das difi­cul­ta­des que impi­den el avan­ce de los pue­blos opri­mi­dos has­ta cons­ti­tuir­se en nacio­nes y dotar­se de su Esta­do inde­pen­dien­te. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, fue en ese 2007 cuan­do se hizo públi­co el escri­to de D. Pri­ce en el que demos­tra­ba la uni­dad de obje­ti­vos y cri­te­rios entre la antro­po­lo­gía ofi­cial y las lla­ma­das «cien­cias socia­les» en gene­ral, y los méto­dos de gue­rra de impe­ria­lis­mo, uni­dad teó­ri­ca y polí­ti­ca que se mate­ria­li­za­ba en la par­ti­ci­pa­ción de antro­pó­lo­gos en las ope­ra­cio­nes arma­das acon­se­jan­do a los sol­da­dos cómo tenían que actuar en el exter­mino de la resis­ten­cia ira­quí. La inter­pre­ta­ción de la cul­tu­ra ira­quí por la antro­po­lo­gía ofi­cial se con­ver­tía en un arma imperialista.

Aho­ra bien, D. Pri­ce deja cons­tan­cia de que el docu­men­to que ana­li­za es inca­paz de dar defi­ni­cio­nes bási­cas de con­cep­tos deci­si­vos como «raza», «cul­tu­ra», «ritual», o «estruc­tu­ra social»57. Fijé­mo­nos que son con­cep­tos bási­cos para defi­nir qué se entien­de por pue­blo, nación, socie­dad, etc. Son con­cep­tos que lle­van la con­tra­dic­ción en su inte­rior has­ta que no que­dan ads­cri­tos a uno de los dos ban­dos en lucha: la opre­sión o la liberación.

Vol­vía así a la pales­tra del deba­te teó­ri­co-polí­ti­co la vie­ja cues­tión de la fal­sa «neu­tra­li­dad axio­ló­gi­ca» que siem­pre bene­fi­cia al poder esta­ble­ci­do, en este caso a la inte­lec­tua­li­dad del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol. Sin embar­go, no se tra­ta­ba de nada nue­vo. S. F. Bloom, uno de los más pro­fun­dos y sofis­ti­ca­dos inves­ti­ga­do­res de la ingen­te pero des­la­va­za­da obra de Marx sobre cues­tio­nes nacio­na­les, a pesar del tiem­po trans­cu­rri­do des­de su pri­me­ra edi­ción en 1941 y de los nue­vos tex­tos mar­xia­nos dis­po­ni­bles des­de enton­ces, sos­tu­vo ya en su impres­cin­di­ble obra la esen­cia dia­léc­ti­ca: «El mun­do de Marx esta­ba pro­fun­da­men­te mati­za­do. No lo ver­tía todo en un úni­co mol­de»58.

La impor­tan­cia de los mati­ces y del méto­do mul­ti­dis­ci­pli­nar en el estu­dios de lo nacio­nal, en vez de «un úni­co mol­de», era tan­to más pal­ma­ria en aque­llos años en los que emer­gían por todas par­tes múl­ti­ples for­mas dife­ren­tes, opues­tas y con­tra­rias de rei­vin­di­ca­cio­nes lin­güís­ti­co-cul­tu­ra­les, iden­ti­ta­rias, popu­la­res, nacio­na­les y esta­to-nacio­na­les, todo ello den­tro de una inten­sa pro­pa­gan­da a favor de la «ciu­da­da­nía euro­pea» que, por fin, sería el hilo de Ariad­na en seme­jan­te labe­rin­to. En el fon­do, lo que aquí esta­ba en jue­go no era otra cosa que dilu­ci­dar a qué teo­ría del con­cep­to59 se recu­rría para resol­ver el pro­ble­ma. De hecho, el autor del libro rese­ña­do ya se había posi­cio­na­do sobre la teo­ría del con­cep­to en ¿Por qué luchan los pue­blos? Una res­pues­ta des­de el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, y vol­ve­ría a hacer­lo des­pués en Cla­ses y pue­blos. Sobre el suje­to revo­lu­cio­na­rio60.

La dia­léc­ti­ca del con­cep­to es anta­gó­ni­ca con lo que S. Rome­ro defi­ne como «dic­ta­du­ra del con­cep­to bur­gués […] que se carac­te­ri­za en un exten­so aba­ni­co teó­ri­co, den­tro del cual se refle­ja la diver­si­dad bur­gue­sa. Todo este saber se ha exten­di­do como para­dig­ma hege­mó­ni­co a tra­vés de la inva­sión mili­tar, la edu­ca­ción y la comu­ni­ca­ción bur­gue­sa, logran­do hege­mo­nía mun­dial sobre la tie­rra, la natu­ra­le­za y la socie­dad»61. Atra­pa­dos en este agu­je­ro negro, podría­mos diva­gar sobre casi infi­ni­tas modas inte­lec­tua­les, pero siem­pre den­tro de la dic­ta­du­ra con­cep­tual bur­gue­sa que, en el mar­co de la opre­sión nacio­nal, es la teo­ría jus­ti­fi­ca­do­ra del Esta­do nacio­nal­men­te opresor.

Es impo­si­ble rea­li­zar una inves­ti­ga­ción sobre las cues­tio­nes nacio­na­les, e inclu­so un peque­ño deba­te, sin tener en cuen­ta des­de el prin­ci­pio el con­te­ni­do e intere­ses de poder de la lla­ma­da «cien­cia social» en gene­ral y en con­cre­to de sus ramas dedi­ca­das a las cues­tio­nes nacio­na­les, fun­da­men­tal­men­te his­to­ria y antro­po­lo­gía. Sobre la pri­me­ra ya hemos dicho lo bási­co a la hora de defi­nir el pro­ble­ma espa­ñol, sobre la segun­da con­vie­ne leer a G. López y Rivas en espe­cial su demo­le­do­ra cri­ti­ca a la antro­po­lo­gía mili­tar del impe­ria­lis­mo yan­qui como «cons­truc­to­ra de nacio­nes»62. Tam­bién es impo­si­ble hacer­lo si no pone­mos al mar­xis­mo «en sen­ti­do inver­so»63, de la mis­ma for­ma que Marx puso sobre sus pies la dia­léc­ti­ca de Hegel.

Un ejem­plo de estas difi­cul­ta­des lo tene­mos en la valio­sa pero limi­ta­da des­crip­ción de los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas no espa­ño­les duran­te la II Repú­bli­ca, y deci­mos «no espa­ño­les» por­que en esta nece­sa­ria obra se habla del «fac­tor nacio­na­lis­ta»64 como si no exis­tie­se un nacio­na­lis­mo espa­ñol aun­que se des­cri­be el pro­yec­to repu­bli­cano de crear una «nación cívi­ca»65 median­te polí­ti­cas de incen­ti­va­ción demo­crá­ti­ca de la edu­ca­ción, la cul­tu­ra, las «misio­nes peda­gó­gi­cas», etc., ade­más de otras medi­das socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas. La crea­ción de la «nación cívi­ca» espa­ño­la tam­bién debía inte­grar el «fac­tor nacio­na­lis­ta» en medio de un cli­ma socio­po­lí­ti­co cada vez más ten­so en el que cho­ca­ban las ideas sobre la «repú­bli­ca fede­ral», el «Esta­do inte­gral», los esta­tu­tos de auto­no­mía66, etc.

Una de las cosas bue­nas de este libro es que mues­tra el con­te­ni­do esta­tal de un pro­yec­to nacio­nal refor­mis­ta bur­gués, aun­que más ade­lan­te redu­ce el for­ta­le­ci­mien­to del nacio­na­lis­mo espa­ñol repu­bli­ca­do a par­tir del mayo de1937, tarea en la que fue deci­si­va la acción del PCE, a un sim­ple «afian­za­mien­to del Esta­do»67. Otra cosa bue­na es que nos per­mi­te dis­po­ner de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca impres­cin­di­ble para com­pren­der aho­ra el con­te­ni­do nacio­na­lis­ta espa­ñol de las pro­pues­tas del «patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal», de las ver­sio­nes actua­les de la «nación cívi­ca», etcétera.

Por tan­to, la nece­si­dad de una rigu­ro­sa inver­sión meto­do­ló­gi­ca, que cier­ta­men­te es onto­ló­gi­ca y axio­ló­gi­ca, vie­ne dada, por un lado, de la nece­si­dad de pre­ci­sar siem­pre la exis­ten­cia del nacio­na­lis­mo opre­sor y del nacio­na­lis­mo opri­mi­do; por otro lado, del hecho de que hay que poner orden en la des­or­de­na­da pano­plia de incon­ta­bles pos­tu­ras sobre el tema. M. Davis empie­za su muy enri­que­ce­dor estu­dio sobre las con­cep­cio­nes nacio­na­les en Marx recor­dán­do­nos las pala­bras de A. Smith sobre las múl­ti­ples escue­las teó­ri­cas que se enre­dan entre ellas en «deba­tes difu­sos y con un ámbi­to muy amplio», lar­ga lis­ta de corrien­tes dife­ren­tes que el pro­pio M. Davis amplía por su par­te para mos­trar­nos la nece­si­dad de vol­ver al méto­do correc­to: el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co68. Reen­con­trar la «teo­ría per­di­da» e inver­tir el méto­do, que vie­ne a ser lo mis­mo, nos per­mi­te des­cu­brir la «otra his­to­ria», en nues­tro caso la de la pron­ta deri­va hacia el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del PCE.

Por ejem­plo, una de acu­sa­cio­nes más serias para jus­ti­fi­car la des­ti­tu­ción de Bulle­jos en la pri­ma­ve­ra de 1932 del car­go de Secre­ta­rio Gene­ral del PCE era de que él y su gru­po sobre­va­lo­ra­ban el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción como el dere­cho a la inde­pen­den­cia de Cata­lun­ya, Eus­kal Herria y Gali­za. La acu­sa­ción sos­te­nía que el PCE abo­ga­ba por la «unión volun­ta­ria y no de la sepa­ra­ción de los pue­blos his­pa­nos»69. Antes de seguir comen­tan­do este intere­san­te libro con­vie­ne recor­dar que el pro­ble­ma de si la auto­de­ter­mi­na­ción debe ser inde­pen­den­tis­ta toca­ba uno de los pun­tos cen­tra­les de la posi­bi­li­dad de cre­ci­mien­to del PCE tenien­do en cuen­ta que la cla­se obre­ra vas­ca fue la «cuna del Par­ti­do Comu­nis­ta»70, y que la rei­vin­di­ca­ción de la inde­pen­den­cia vas­ca tenía una gran efec­ti­vi­dad peda­gó­gi­ca dado el racis­mo espa­ño­lis­ta del PSOE que cali­fi­ca­ba de «zulús» y otros insul­tos71 a los nacio­na­lis­tas vascos.

Dejan­do de lado el hecho de que toda­vía se man­tie­ne el aire de supe­rio­ri­dad civi­li­za­cio­nal de la cul­tu­ra espa­ño­la tal cual la entien­den el PSOE y otras fuer­zas refor­mis­tas sobre la cul­tu­ra vas­ca actual, debe­mos ima­gi­nar cual habría sido la evo­lu­ción del PCE si hubie­ra asu­mi­do real­men­te la rei­vin­di­ca­ción de la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das. Seme­jan­te hipó­te­sis sobre la evo­lu­ción del pasa­do nos acer­ca al pre­sen­te, como vere­mos lue­go. Aquí tene­mos que vol­ver a J. L. Ramos y no solo a la con­tra­rre­vo­lu­ción de mayo de 1937, en la que fue liqui­da­da la inde­pen­den­cia de fac­to de Cata­lun­ya, sino a la ofen­si­va espa­ño­lis­ta repu­bli­ca­na con­tra el Con­se­jo de Defen­sa de Ara­gón, por no pro­fun­di­zar en el con­te­ni­do ara­go­ne­sis­ta del Con­se­jo crea­do en sep­tiem­bre de 1936, masa­cra­do por las fuer­zas de la II Repú­bli­ca y del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña a pesar de sus éxi­tos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos72. Pero el autor sí recu­pe­ra su visión inter­na­cio­na­lis­ta poco des­pués al expli­car cómo des­de mayo de 1937 se endu­re­ció el «patrio­tis­mo» espa­ñol de la II Repú­bli­ca «en un pro­ce­so de reafir­ma­ción del Esta­do y eli­mi­na­ción de los dere­chos demo­crá­ti­co nacio­na­les»73 de Cata­lun­ya y Eus­kal Herria.

Actua­li­dad

Dar la vuel­ta a la his­to­ria del «pro­ble­ma espa­ñol» es una nece­si­dad urgen­te en el actual momen­to en el que la evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo agu­di­za todas las for­mas de explo­ta­ción y opre­sión nacio­nal inclu­so sobre los pue­blos for­mal­men­te inde­pen­dien­tes por­que tie­nen Esta­do pro­pio. No debe extra­ñar­nos esta ten­den­cia apa­ren­te­men­te nue­va en la evo­lu­ción capi­ta­lis­ta. Sin tener que recu­rrir a Marx, Lenin y otros clá­si­cos, Grams­ci tam­bién la estu­dió a fon­do mos­tran­do la cre­cien­te impor­tan­cia de la opre­sión nacio­nal74 para el futu­ro. Estos y otros mar­xis­tas se refe­rían al pro­ce­so de simul­tá­nea trans­na­cio­na­li­za­ción y des­na­cio­na­li­za­ción: «La cur­va de la depen­den­cia polí­ti­ca de las nacio­nes nos mues­tra casos de “Esta­dos” que cons­ti­tu­yen fran­cas sucur­sa­les polí­ti­cas del impe­ria­lis­mo, que son ya, en esen­cia, pie­zas de una nue­va máqui­na de poder trans­na­cio­nal»75.

La des­na­cio­na­li­za­ción o pér­di­da de inde­pen­den­cia real de Esta­dos débi­les bajo las pre­sio­nes del impe­ria­lis­mo trans­na­cio­na­li­za­dor hace que, de rebo­te, tien­dan a reafir­mar­se expre­sio­nes del nacio­na­lis­mo bur­gués humi­lla­do por el de bur­gue­sías más pode­ro­sas. El fuer­te repun­te del nacio­na­lis­mo espa­ñol res­pon­de en bue­na medi­da a esas pre­sio­nes exter­nas, a la vez que a la cri­sis inter­na de la uni­dad esta­tal por las rei­vin­di­ca­cio­nes de los pue­blos que son opri­mi­dos. La deba­cle eco­nó­mi­ca, el paro y el empo­bre­ci­mien­to, la invo­lu­ción auto­ri­ta­ria y anti­de­mo­crá­ti­ca, el retro­ce­so en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mun­dial del noveno pues­to al deci­mo­cuar­to en seis años76 y el retro­ce­so en die­ci­séis años con res­pec­to a la con­ver­gen­cia con la Unión Euro­pea77, las impo­si­cio­nes mili­ta­res de la OTAN y de Esta­dos Uni­dos, etcé­te­ra, son gol­pes muy duros para el orgu­llo nacio­nal-impe­rial español.

Es por tan­to nor­mal que estos hechos refuer­cen la ver­sión pode­mi­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de muchos gru­pos ciu­da­da­nis­tas y movi­mien­tis­tas, amplian­do la línea menos reac­cio­na­ria abier­ta por UPyD en su tiem­po, como hemos vis­to. Es com­pren­si­ble que se reali­cen lla­ma­mien­tos des­de el refor­mis­mo a recu­pe­rar la sobe­ra­nía espa­ño­la median­te la movi­li­za­ción de la ciu­da­da­nía en cues­tio­nes deci­si­vas como la eco­nó­mi­ca y la polí­ti­ca78. Y es des­de esta pers­pec­ti­va que en el dis­cur­so del 1 de febre­ro de 2015 en la Puer­ta del Sol, P. Igle­sias exal­ta­se el «patrio­tis­mo espa­ñol»79 como impul­so demo­cra­ti­za­dor, ampa­rán­do­se en las posi­bi­li­da­des que le ofre­ce su «enig­má­ti­ca ideo­lo­gía»80. Debe­ría­mos decir algo sobre la pue­ri­li­dad vacua de la ideo­lo­gía enig­má­ti­ca de Pode­mos con res­pec­to al «pro­ble­ma espa­ñol» pero remi­ti­mos a los lec­to­res y lec­to­ras a la entre­vis­ta sobre la encru­ci­ja­da de Espa­ña81 rea­li­za­da a P. Iglesias.

Pero de la mis­ma mane­ra en que se refuer­za el nacio­na­lis­mo pro­gre tam­bién lo hace el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio siguien­do la ver­tien­te más dura de UPyD en sus tiem­pos de glo­ria. Sin embar­go, esta ver­sión más bur­da del espa­ño­lis­mo tie­ne a su favor una reali­dad social que impul­sa la ten­den­cia al auge del auto­ri­ta­ris­mo: la decep­ción, enfa­do y dere­chi­za­ción de sec­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos de la peque­ña bur­gue­sía en cri­sis, de los autó­no­mos y pro­fe­sio­nes libe­ra­les. Una ten­den­cia reca­len­ta­da por el hecho de que el 41% de las pymes siguen en peli­gro de quie­bra pese al lige­ro repun­te eco­nó­mi­co82. En el Esta­do espa­ñol esta fuer­za social es una de las bases de Ciu­da­da­nos, varian­do algo el pano­ra­ma en las nacio­nes opri­mi­das. La espa­ño­li­dad des­ca­ra­da del PSOE-PSC, inclui­da ban­de­ra, en la cam­pa­ña cata­la­na bus­ca recu­pe­rar votos pode­mi­tas y de Ciudadanos.

Des­de la visión aquí expues­ta resul­ta cuan­to menos sor­pren­den­te ver los esfuer­zos titá­ni­cos de algu­nos inte­lec­tua­les por mati­zar y qui­tar hie­rro a lo evi­den­te al enre­dar­se con la pre­gun­ta de si exis­te o no el nacio­na­lis­mo espa­ñol, como es el caso de F. de Carre­ras que res­pon­de reco­no­cien­do que sí hay nacio­na­lis­tas espa­ño­les «pero con esca­sa influen­cia polí­ti­ca, social y cul­tu­ral»83. Otros, fun­da­men­tal­men­te del PP, se lían con el mis­te­rio de la san­ta tri­ni­dad: euro­peo, espa­ñol y vas­co, o cata­lán, o galle­go…, todo a la vez. Natu­ral­men­te, lo cen­tral es la iden­ti­dad espa­ño­la. Insis­ten en ello por­que, ade­más de las rei­vin­di­ca­cio­nes de las len­guas y cul­tu­ras opri­mi­das, el nacio­na­lis­mo ha de resis­tir las pre­sio­nes cre­cien­tes de la ideo­lo­gía cos­mo­po­li­ta, de la «ciu­da­da­nía mundial».

La ideo­lo­gía del cos­mo­po­li­tis­mo como vir­tud cívi­ca y demo­crá­ti­ca supe­rior al «patrio­tis­mo» está cobran­do nue­vos impul­sos. En 2013 se publi­có en espa­ñol el tex­to de 1999 de M. C. Muss­baum, en el que no vamos a exten­der­nos, con su res­pues­ta a los comen­ta­rios de varios auto­res habían hecho a su plan­tea­mien­to ini­cial. A pesar de las dife­ren­cias entre las y los auto­res, las tesis mayo­ri­ta­rias se posi­cio­nan por una visión demo­cra­ti­cis­ta bur­gue­sa de las rela­cio­nes entre «ciu­da­da­nía mun­dial» y «patrio­tis­mo» como extre­mos de un com­ple­jo en el que tam­bién inter­vie­nen la «iden­ti­dad» y la «per­te­nen­cia». Un ejem­plo lo tene­mos en Ch. Tay­lor que defien­de la nece­si­dad del «patrio­tis­mo» en los «Esta­dos demo­crá­ti­cos moder­nos» para «pre­ve­nir el exce­so de des­igual­dad»84: no se tra­ta de aca­bar con la «des­igual­dad», es decir con la explo­ta­ción social, sino úni­ca­men­te redu­cir sus efec­tos más nega­ti­vos y des­truc­to­res, y para ello el «patrio­tis­mo» vie­ne muy bien por­que con­ven­ce a los ricos para que sean menos egoístas.

Pero es I. Wallers­tein uno de los que se posi­cio­nes sin amba­ges con­tra la tesis cos­mo­po­li­ta cuan­do insis­te en que no se pue­de igua­lar el nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio de Man­de­la con el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio de los afri­ká­ners85 por ser opues­tos en todo, y cuan­do dice que «la pos­tu­ra del ciu­da­dano del mun­do es pro­fun­da­men­te ambi­gua por­que tan­to pue­de ser­vir para man­te­ner los pri­vi­le­gios como para soca­var­los»86. Pen­sa­mos que es mucho más correc­to decir que, por lo gene­ral, sir­ve para soca­var­los. La tesis de «ciu­da­dano del mun­do» es una mer­can­cía ideo­ló­gi­ca recien­te en la hi
sto­ria del pen­sa­mien­to, crea­da cuan­do el inter­na­cio­na­lis­mo inde­pen­den­tis­ta de los pue­blos es la mejor y más efec­ti­va arma libe­ra­do­ra y de lucha con­tra las atro­ci­da­des del imperialismo.

La cri­sis sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo espa­ñol se ha agu­di­za­do des­de abril de 2009 cuan­do se escri­bió el tex­to que aquí se pro­lo­ga. La mer­can­cía ideo­ló­gi­ca del «ciu­da­da­nis­mo» en gene­ral y de su varian­te mun­dia­lis­ta, cum­ple la fun­ción de anu­lar la con­cien­cia crí­ti­ca sobre la explo­ta­ción nacio­nal de cla­se cuan­do exis­te y/​o de la sim­ple explo­ta­ción de cla­se y de sexo-géne­ro. Una cosa muy sig­ni­fi­ca­ti­va es que, en medio del fra­gor social, el «ciu­da­da­nis­mo» sea pro­fun­da­men­te nacio­na­lis­ta espa­ñol, reco­no­cién­do­lo así en los momen­tos deci­si­vos. Otra cosa muy sig­ni­fi­ca­ti­va, uni­da a la ante­rior, es que sean gene­ral­men­te sec­to­res pro­ve­nien­tes de la orla del nacio­na­lis­mo espa­ñol del PCE los que más han gira­do al «ciu­da­da­nis­mo» supues­ta­men­te pro­gre­sis­ta en sus decla­ra­cio­nes públi­cas siem­pre que no haya que refe­rir­se a la sacro­san­ta «uni­dad nacio­nal espa­ño­la», como es el caso de Podemos.

La bús­que­da deses­pe­ra­da del «voto ciu­da­dano» hace que Pode­mos dé espec­ta­cu­la­res ban­da­zos en muy poco tiem­po. Por un lado, una reafir­ma­ción del espa­ño­lis­mo más prác­ti­co median­te dos suce­si­vas buro­cra­ta­das impues­tas median­te la «dedo­cra­cia» más cas­ti­za87: una, los «ficha­jes elec­to­ra­les» de últi­mo momen­to, carac­te­ri­za­dos todos ellos por un refor­za­mien­to del refe­ren­te espa­ño­lis­ta de cen­tro-dere­cha pro­ve­nien­te de apa­ra­tos cen­tra­les de la buro­cra­cia esta­tal en sen­ti­do amplio: «Un gene­ral defen­sor de la OTAN, una jue­za que per­si­guió sin­di­ca­lis­tas, un espa­ño­lis­ta que revis­tió en las filas de Adol­fo Suá­rez, un guar­dia civil defen­sor de las pelo­tas de goma… ¿Este era el con­te­ni­do del “sig­ni­fi­can­te vacío” de Pode­mos? ¡Ay!»88; y otra, la afir­ma­ción de que Pode­mos renun­cia a la refor­ma inte­gral de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la89.

Y, por el otro lado, la con­ti­nua­ción de los jue­gos de pala­bras, del decir una cosa un día y la con­tra­ria en el siguien­te según los vai­ve­nes de los son­deos elec­to­res, en este caso la nega­ti­va ini­cial a reco­no­cer el dere­cho al refe­rén­dum en el pro­gra­ma elec­to­ral de cara a la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal cata­la­na, para rein­tro­du­cir­la a todo correr en su pro­gra­ma90 al dar­se cuen­ta de los efec­tos elec­to­ra­les nega­ti­vos de la pri­me­ra deci­sión: un sí pero no, tenien­do en cuen­ta la tra­yec­to­ria ente­ra de Pode­mos, una tra­yec­to­ria al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo bor­bó­ni­co91.

A. Nogue­ra acier­ta en su crí­ti­ca a Pode­mos en el sen­ti­do de que su evo­lu­ción nega­ti­va de «fue­ra hacia den­tro» del espa­cio cons­ti­tu­cio­nal en la ela­bo­ra­ción de un pro­yec­to esta­tal cie­rra las «ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad» de un avan­ce demo­crá­ti­co-radi­cal, mien­tras que sí lo per­mi­te el avan­ce posi­ti­vo de la CUP cata­la­na de «den­tro hacia afue­ra», rom­pien­do la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la92. Aho­ra bien, este autor no roza siquie­ra el pro­ble­ma cru­cial, a saber: ¿la izquier­da revo­lu­cio­na­ria del Esta­do espa­ñol debe asu­mir como pro­pia el derecho/​necesidad de la inde­pen­den­cia nacio­nal de los pue­blos que su Esta­do oprime?

G. Her­nán­dez Sán­chez tam­po­co res­pon­de a esta deci­si­va cues­tión a pesar de sus razo­na­das crí­ti­cas93 a Pode­mos y PCE-IU, del mis­mo modo que J. Mir Gar­cía se esca­bu­lle del pro­ble­ma pese a recu­rrir a la auto­ri­dad de Grams­ci94 para esti­rar de las ore­jas a los dos par­ti­dos. Ante­rior­men­te nos hemos refe­ri­do direc­ta­men­te a Grams­ci en su apre­cia­ción de la cre­cien­te impor­tan­cia de la opre­sión nacio­nal con­for­me se agu­di­za­ban las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas, y es urgen­te actua­li­zar sus tesis para el pre­sen­te europeo.

Una expo­si­ción bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las dife­ren­cias en estos momen­tos entre el tac­ti­cis­mo elec­to­ral de Pode­mos cara a las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les del 20 de diciem­bre, y la línea his­tó­ri­ca del PCE y de PSUC, el de Izquier­da Uni­da apa­re­cen expues­tas en el artícu­lo de F. Galle­go95 en el que, ade­más de asu­mir la tra­di­ción del PSUC y del PCE, rei­vin­di­ca la nece­si­dad de una alter­na­ti­va esta­tal «refe­ren­te en Espa­ña», refe­ren­te de espa­ño­li­dad que es un pun­to vital en el idea­rio de IU96. Des­de una pers­pec­ti­va más sua­ve y tam­bién «ciu­da­da­nis­ta» el artícu­lo de Rosa Gue­va­ra97 tam­bién escla­re­ce algu­nas de esas diferencias.

PCE-IU no rom­pe en modo alguno con su nacio­na­lis­mo espa­ñol sino que sigue mos­tran­do su mode­lo his­tó­ri­co de un cla­ro recha­zo del derecho/​necesidad de la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das, tal como se reafir­mó en 1998: «Un Esta­do fede­ral, plu­ri­na­cio­nal, demo­crá­ti­co y soli­da­rio»98. En la pri­ma­ve­ra de 2013 el PCE-IU avan­zó en un pro­yec­to titu­la­do Nue­vo Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te99 des­ti­na­do a «garan­ti­zar el Esta­do Social y de Dere­cho» en el que la demo­cra­cia fue­ra una reali­dad… excep­to para las nacio­nes opri­mi­das por el Esta­do espa­ñol. En nin­gún párra­fo del tex­to apa­re­ce una sola y ais­la­da refe­ren­cia al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, por no hablar del derecho/​necesidad de la inde­pen­den­cia de los pue­blos opri­mi­dos. A lo sumo que lle­gan unos atre­vi­dos mili­tan­tes de IU es a exi­gir una nue­va cons­ti­tu­ción que, entre otros dere­chos, tam­bién esta­blez­ca de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, pero encor­se­ta­do den­tro del obje­ti­vo de cons­truir un «Esta­do fede­ral»100.

El fede­ra­lis­mo esta­tal tam­bién es defen­di­do des­de pos­tu­ras simi­la­res a la que aca­ba­mos de expo­ner, como la expues­ta por J. Sán­chez Rodrí­guez sos­tie­ne que:

La cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res, así como las orga­ni­za­cio­nes que las repre­sen­tan, no pue­den des­co­no­cer el con­te­ni­do ins­tru­men­tal de la cons­ti­tu­ción espa­ño­la como medio de garan­ti­zar la hege­mo­nía de un nacio­na­lis­mo, el espa­ñol, sobre otros nacio­na­lis­mos peri­fé­ri­cos, y ha adoptado
las mejo­res y más demo­crá­ti­cas de las solu­cio­nes para este pro­ble­ma, pro­po­ner una con­sul­ta vin­cu­lan­te en la que se expre­se la volun­tad de las nacio­na­li­da­des peri­fé­ri­cas y ofre­cer la posi­bi­li­dad de un Esta­do de tipo fede­ral como mane­ra de con­ti­nuar una con­vi­ven­cia polí­ti­ca con­jun­ta, todo ello median­te la refor­ma de la actual cons­ti­tu­ción. Pero, si como apun­tá­ba­mos con ante­rio­ri­dad, esta posi­ción cen­tris­ta (por situar­se entre dos extre­mos) no tie­ne posi­bi­li­dad real de impo­ner­se hoy, ir más allá de eso para apo­yar la inde­pen­den­cia de Cata­lu­ña como estra­te­gia para rom­per la for­ta­le­za del «régi­men del 78» y abrir un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te no solo en Cata­lu­ña, sino tam­bién en el res­to del Esta­do espa­ñol, es una posi­ción basa­da en la ilu­sión, fue­ra de todo aná­li­sis rea­lis­ta de la situa­ción y de las ense­ñan­zas de la his­to­ria101.

No vamos a hacer nin­gún comen­ta­rio crí­ti­co a lo aquí leí­do ni a otras obras del mis­mo autor, aun­que sería nece­sa­rio hacer un apun­te crí­ti­co sobre su méto­do de sepa­rar los «movi­mien­tos socia­les» de la tota­li­dad con­cre­ta del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta: el movi­mien­to obre­ro, el movi­mien­to nacio­na­lis­ta, el movi­mien­to eco­lo­gis­ta, los nue­vos movi­mien­tos socia­les, los nue­vos movi­mien­tos anti-neo­li­be­ra­les en Amé­ri­ca Lati­na y la últi­ma ola de los movi­mien­tos socia­les fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca en Euro­pa, pero dejan­do cons­cien­te­men­te fue­ra del estu­dio a los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, femi­nis­tas, pro dere­chos huma­nos, y movi­mien­tos reli­gio­sos102. Un apun­te crí­ti­co que mos­tra­ra la total dis­cre­pan­cia nues­tra con tal méto­do. Es con­ve­nien­te, sin embar­go, recor­dar que este autor tie­ne un tex­to sobre San­tia­go Carri­llo103.

Un Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña que se encuen­tra en una de sus peo­res cri­sis his­tó­ri­cas, un par­ti­do «des­man­te­la­do ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te», en el que una par­te fun­da­men­tal de los docu­men­tos han sido ela­bo­ra­dos por social­de­mó­cra­tas, «algu­nos de ellos sin mili­tan­cia comu­nis­ta»104, y aun­que la dura y sin­ce­ra auto­crí­ti­ca colec­ti­va se cen­tra más en la situa­ción caó­ti­ca de Madrid que en la tota­li­dad del Esta­do, en nin­gún momen­to se sugie­re siquie­ra la nece­si­dad de una leve inte­rro­gan­te sobre las rela­cio­nes entre la polí­ti­ca del PCE con res­pec­to a las «nacio­na­li­da­des» y su des­plo­me y descomposición.

No pode­mos exten­der­nos en las pro­fun­dos efec­tos que sobre el nacio­na­lis­mo espa­ñol en todas sus for­mas están tenien­do los «acon­te­ci­mien­tos» que se están vivien­do en Euro­pa, y las res­pues­tas dife­ren­tes de las dos opcio­nes refor­mis­tas que aho­ra ana­li­za­mos, Pode­mos y PCE-IU. Como mues­tra de sus debi­li­da­des, silen­cios y ambi­güe­da­des tene­mos el docu­men­to «No es nues­tro nom­bre»105.

Vis­to el asun­to con pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca lar­ga debe­mos plan­tear­nos una refle­xión estra­té­gi­ca que pue­de deter­mi­nar todo el futu­ro: ¿en qué medi­da nos esta­mos acer­can­do a situa­cio­nes simi­la­res a las que pro­pi­cia­ron la rea­li­za­ción del Con­gre­so de Zim­mer­wald 106 de sep­tiem­bre de 1915? De ser cier­ta la res­pues­ta, debe­mos avan­zar un poco más y pre­gun­tar­nos sobre qué valía a medio y lar­go pla­zo con­ser­va la tesis leni­nis­ta de trans­for­mar la «gue­rra mun­dial» en «gue­rra civil» que Lenin empe­zó a popu­lar sobre todo des­de esa Con­fe­ren­cia107, sien­do cons­cien­tes de todas las dife­ren­cias que aho­ra nos sepa­ran de aque­llas circunstancias.

Pre­ci­sa­men­te por esta inten­sa agu­di­za­ción recien­te del «pro­ble­ma espa­ñol», que dará otro sal­to en su gra­ve­dad duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de fina­les de 2015 y con sus resul­ta­dos, es por lo que la edi­to­rial Boltxe Libu­ruak ha pen­sa­do que la publi­ca­ción de este libro ser­vi­rá para ace­le­rar la eman­ci­pa­ción de los pue­blos y cla­ses oprimidas.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 29/​11/​2015

  1. 23 de junio de 2008 (www​.elpais​.com).
  2. A. Mis­sé: ¿Dón­de están las fron­te­ras de la UE?, 1 de enero de 2008 (www​.elpais​.com).
  3. L. Galán: Iba­rretxe pide un dere­cho que no exis­te, 7 de sep­tiem­bre de 2008 (www​.elpais​.com).
  4. A. Mar­tin Muni­cio: El valor eco­nó­mi­co de la len­gua espa­ño­la, 6 de octu­bre de 2015 (www​.elcul​tu​ral​.com).
  5. J. Gar­cía Del­ga­do: El valor eco­nó­mi­co del espa­ñol, Fun­da­ción Orte­ga-Mara­ñón, Cir­cuns­tan­cia, año V nº 13, sep­tiem­bre 2007.
  6. J. C. Jimé­nez y A. Nar­bo­na: Eco­no­mía y len­gua: el espa­ñol en el comer­cio inter­na­cio­nal, Fun­da­ción Orte­ga-Mara­ñón, Cir­cuns­tan­cia, año V, nº 13, sep­tiem­bre 2007.
  7. M. Á. Noce­da, El valor eco­nó­mi­co de un idio­ma redon­do, 27/​02/​2010 (www​.elpais​.com)
  8. 07/​11/​2011 (www​.abc​.es)
  9. T. Ferrer, La rique­za del espa­ñol vale miles de millo­nes. 13/​04/​2015 (www​.elpais​.com)
  10. J. Urrutia‑F. Mar­cos: Aten­ción al espa­ñol en Esta­dos Uni­dos, 23 de abril de 2015 (www​.elpais​.com).
  11. 17/​12/​2014 (www​.fun​da​cion​te​le​fo​ni​ca​.com)
  12. 19 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.abc​.es).
  13. 4 de mayo de 2008 (www​.cin​co​dias​.com).
  14. 2 de abril de 2008 (www.cincodías.com).
  15. J. J. Mar­cos: La mitad de Espa­ña quie­re defrau­dar a Hacien­da, 20 de agos­to de 2008 (www​.expan​sion​.com).
  16. 27 de diciem­bre de 2008 (www​.publi​co​.es).
  17. 5 de febre­ro de 2009 (www​.gara​.net).
  18. 12 de febre­ro de 2009 (www​.elpais​.com).
  19. J. Agua­yo: Más de la mitad de las empre­sas espa­ño­las del Ibex 25 ope­ran en paraí­sos fis­ca­les, 12 de noviem­bre de 2008 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
  20. P. Rusi­ñol: La Cons­ti­tu­ción olvi­da­da, 6 de diciem­bre de 2008 (www​.publi​co​.es).
  21. 6 de diciem­bre de 2008 (www​.elpais​.com).
  22. 5 de diciem­bre de 2008 (www​.ele​co​no​mis​ta​.es).
  23. A. Maes­tro: 30 Ani­ver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción de 1978. La gran extor­sión, 9 de diciem­bre de 2008 (www​.rebe​lion​.org).
  24. 6 de enero de 2009 (www​.elmun​do​.es).
  25. M. Gon­zá­lez: Las soli­ci­tu­des para ingre­sar en el Ejér­ci­to se dis­pa­ran has­ta casi 80.000, 6 de enero de 2009 (www​.elpais​.com).
  26. P. X. De San­do­val: Las 17 Espa­ñas no se entien­den, 16 de enero de 2009 (www​.elpais​.com).
  27. R. Tru­ji­llo: Cri­sis, pre­ca­rie­dad y con­ser­va­du­ris­mo, 4 de febre­ro de 2009 (www​.rebe​lion​.org).
  28. C. Lub y S. Lupe: «El fin de la “Espa­ña prós­pe­ra”», Estra­te­gia Inter­na­cio­nal, nº 25, diciem­bre 2008-enero 2009, p. 156.
  29. P. Ximé­nez de San­do­val: Otra vuel­ta a la tor­ti­lla de las len­guas, 29 de mar­zo de 2009 (www​.elpais​.com).
  30. J. Mén­dez-Vigo: ¿Exis­te el nacio­na­lis­mo espa­ñol?, 14 de sep­tiem­bre de 2008 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  31. 4 de mayo de 2007 (www​.elmun​do​.es).
  32. 20 de mar­zo de 2007 (www​.gara​.net).
  33. H. Brow­ne: Refe­rén­dum sobre el Tra­ta­do de Lis­boa: el resul­ta­do más divi­di­do según cla­ses socia­les de toda la his­to­ria de Irlan­da, 15 de junio de 2008 (www​.sin​per​mi​so​.info).
  34. D. Blei­trach: El rotun­do «no» de los irlan­de­ses es un voto de cla­se, 16 de junio de 2008.(www​.rebe​lion​.org).
  35. Ch. Bam­bery: La izquier­da radi­cal de Euro­pa se une, 24 de junio de 2008 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  36. 7 de abril de 2009. (www​.elpais​.com).
  37. 14 de agos­to de 2008. (www​.cin​co​dias​.com).
  38. C. Jerez: Esta­dos Uni­dos pre­pa­ran ten­sión mili­tar cer­ca de las fron­te­ras rusas, 12 de junio de 2008. (www​.rebe​lion​.org).
  39. I. Nie­bel: El Gobierno de Ánge­la Mer­kel ha mili­ta­ri­za­do su polí­ti­ca inte­rior, 9 de julio de 2007. (www​.gara​.net).
  40. A. Dakli: La Unión que no exis­te, 4 de mar­zo de 2009 (www​.pl​-va​.pren​sa​-lati​na​.cu).
  41. P. Cha­ves y F. Luen­go: Cri­sis eco­nó­mi­ca, cohe­sión social y pro­yec­to euro­peo, 8 de mar­zo de 2009. (www​.sin​per​mi​so​.info).
  42. 1 de junio de 2008. (www​.rebe​lion​.org).
  43. D. Herchho­ren: La cri­sis eco­nó­mi­ca y la ten­den­cia en Espa­ña y Euro­pa hacia expe­rien­cias de cor­te fas­cis­ta, 17 de agos­to de 2009. (www​.kao​sen​la​red​.net).
  44. S. Hidal­go: Las mar­chas racis­tas que­dan impu­nes, 7 de abril de 2009 (www​.publi​co​.es).
  45. A. Teil­tel­baum: Abru­ma­dor recha­zo popu­lar a la Euro­pa del gran capi­tal, 11 de junio de 2009. (www​.rebe​lion​.org).
  46. C. Tap­pes­te: Un pri­mer balan­ce de las elec­cio­nes euro­peas, 11 de junio de 2009 (www​.ft​-ci​.org).
  47. G. Almey­ra: Lec­cio­nes de Euro­pa, 14 de junio de 2009 (www​.jor​na​da​.unam​.mx).
  48. V. Nava­rro: ¿Es Euro­pa de dere­chas?, 16 de junio de 2009 (www​.rebe​lion​.org).
  49. M. Cas­tro: Elec­cio­nes Euro­peas: ¿Giro a la dere­cha o fra­ca­so del refor­mis­mo?, 10 de julio de 2009 (www​.elmi​li​tan​te​.org).
  50. A. D’Atri: El femi­nis­mo y la cri­sis mun­dial. La encru­ci­ja­da de las muje­res: socia­lis­mo o bar­ba­rie, 26 de junio de 2009 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  51. A. Del­ga­do San­ta­na: Las nue­vas corre­rías del fas­cis­mo, 10 de julio de 2009 (www​.gara​.net).
  52. F. Garea y V. Gutié­rrez: UPyD se abre hue­co con votos a dies­tra y sinies­tra, 14 de junio de 2009 (www​.elpais​.com).
  53. R. V. La For­ta­le­za de los Sabe­res: Des­mon­tan­do a Espa­ña, 26 de abril de 2009 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  54. J. R. Recal­de: La cons­truc­ción de las nacio­nes, Siglo XXI, Madrid, 1982, pp. 373 – 449.
  55. A. Ara­na: El pro­ble­ma espa­ñol, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997, pp. 7 – 29.
  56. C. Tai­bo: Nacio­na­lis­mo espa­ñol, Cata­ra­ta, Madrid 2007, pp. 15 – 16. 
  57. D. Pri­ce: Pros­ti­tu­ción de la antro­po­lo­gía al ser­vi­cio de las gue­rras del Impe­rio, 5 de noviem­bre de 2007 (www​.rebe​lion​.org).
  58. S. F. Bloom: El mun­do de las nacio­nes, Siglo XXI, Madrid 1975, p. 211.
  59. Oscar del Bar­co: «Con­cep­to y reali­dad en Marx (tres notas)», Revis­ta dia­léc­ti­ca, Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Pue­bla, Méxi­co, año IV, diciem­bre 1979, nº 7, pp. 7 – 25.
  60. I. Gil de San Vicen­te: ¿Por qué luchan los pue­blos? Una res­pues­ta des­de el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, 29 de junio de 2006
    (Apén­di­ce B en la pre­sen­te edi­ción); y Cla­ses y pue­blos: sobre el suje­to revo­lu­cio­na­rio, 16 de febre­ro de 2014 (www​.matxin​gu​nea​.org).
  61. S. Rome­ro: Iden­ti­dad vs glo­ba­li­za­ción. Dos para­dig­mas encon­tra­dos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2011, p. 90.
  62. G. López y Rivas: «Cien­cias socia­les, antro­po­lo­gía y con­tra­in­sur­gen­cia», Cien­cias socia­les y mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano, UBA-CIPEC, Argen­ti­na 2014, pp. 85 – 111.
  63. E. Barot: «Cla­se, nación, raza»,Ideas de Izquier­da, nº 22, 12 de agos­to de 2015.
  64. E. Gon­zá­lez, F. Cobo, Ana Mar­tí­nez, F. Sán­chez: La segun­da repú­bli­ca espa­ño­la, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, pp. 592 – 635.
  65. E. Gon­zá­lez, F. Cobo, Ana Mar­tí­nez, F. Sán­chez: La segun­da repú­bli­ca espa­ño­la, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, pp. 320 – 355.
  66. E. Gon­zá­lez, F. Cobo, Ana Mar­tí­nez, F. Sán­chez: La segun­da repú­bli­ca espa­ño­la, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, pp. 276 – 320.
  67. E. Gon­zá­lez, F. Cobo, Ana Mar­tí­nez, F. Sán­chez: La segun­da repú­bli­ca espa­ño­la, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, p. 1189.
  68. M. Davis: «La teo­ría per­di­da de Marx»,New Left Review, nº 93, julio-agos­to de 2015, pp. 55 – 56.
  69. J. I. Ramos: Los años deci­si­vos. Teo­ría y prác­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, Fund. F. Engels, Madrid 2012, p. 120.
  70. D. Men­da­za et alii: Nues­tro mayo rojo. Apro­xi­ma­ción a la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro vas­co, Txa­la­par­ta-Hiparhe­goa, Tafa­lla, Nava­rra 2014, pp. 269 – 270.
  71. P. Aba­so­lo et alii:Nues­tro mayo rojo. Apro­xi­ma­ción a la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro vas­co, Txa­la­par­ta-Hiparhe­goa, Tafa­lla, Navarra,2014, pp. 183 – 190.
  72. J. I. Ramos: Los años deci­si­vos. Teo­ría y prác­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, Fund. F. Engels, Madrid 2012, pp. 368 – 372.
  73. J. I. Ramos: Los años deci­si­vos. Teo­ría y prác­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, Fund. F. Engels, Madrid 2012, pp. 383
    y ss.
  74. R. Zar­do­ya: Grams­ci y el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, Trin­che­ra, Cara­cas 2014, pp. 21 – 24.
  75. AA.VV.: Trans­na­cio­na­li­za­ción y Des­na­cio­na­li­za­ción. Ensa­yos sobre el Capi­ta­lis­mo Con­tem­po­rá­neo, Edi­to­rial Félix Vare­la, La Haba­na 2002, p. 242.
  76. 8 de octu­bre de 2014 (www​.elpais​.com).
  77. 18 de junio de 2014 (www​.elpais​.com).
  78. J. Gar­cía Balles­te­ros: Hay que recu­pe­rar nues­tra sobe­ra­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, 10 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
  79. I. Torre­blan­ca: Pode­mos arre­ba­ta el nacio­na­lis­mo al PP, 2 de febre­ro de 2015 (www​.elpais​.com).
  80. M. Medi­na: La enig­má­ti­ca ideo­lo­gía de Pode­mos. Apun­tes sobre una tra­yec­to­ria sinuo­sa, 13 de mar­zo de 2015 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  81. P. Igle­sias: «Espa­ña en la encru­ci­ja­da», New Left Review, nº 93, julio-agos­to de 2015, pp. 33 – 54.
  82. 15 de mayo de 2015 (www​.voz​po​pu​li​.com).
  83. F. de Carre­ras: ¿Exis­te el nacio­na­lis­mo espa­ñol?,10 de mar­zo de 2015 (www.elpaís.com).
  84. Ch. Tay­lor: «Por qué la demo­cra­cia nece­si­ta el patrio­tis­mo»,Los lími­tes del patrio­tis­mo. Iden­ti­dad, per­te­nen­cia y ciu­da­da­nía mun­dial, M. C. Muss­baum, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2013, p. 154. 
  85. I. Wallers­tein: «Patrio­tis­mo sin cos­mo­po­li­tis­mo», Los lími­tes del patrio­tis­mo. Iden­ti­dad, per­te­nen­cia y ciu­da­da­nía mun­dial, M. C. Muss­baum, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2013, p. 157.
  86. I. Wallers­tein: «Patrio­tis­mo sin cos­mo­po­li­tis­mo», Los lími­tes del patrio­tis­mo. Iden­ti­dad, per­te­nen­cia y ciu­da­da­nía mun­dial, M. C. Muss­baum, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2013, p. 159.
  87. E. Luque: «(Entre­vis­ta a Aní­bal Gar­zón) Pode­mos: Pre­sen­te, pasa­do, futu­ro», 24 de noviem­bre de 2015 (www​.kao​sen​la​red​.net), Revis­ta Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na, noviem­bre, nº 334. 
  88. D. Loti­to: Lo peor­ci­to de los últi­mos ficha­jes estre­lla de Pode­mos para las gene­ra­les, 18 de noviem­bre de 2015 (www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com).
  89. 20 de noviem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  90. 25 de noviem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  91. T. San­ta­na: Al ser­vi­cio de Su Majes­tad, 5 de octu­bre de 2015 (www​.lahai​ne​.org).
  92. A. Nogue­ra: Pode­mos, la decla­ra­ción cata­la­na y las «ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad», 2 de noviem­bre de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
  93. G. Her­nán­dez Sán­chez: ¿Espe­jos de Espa­ña? Una notas para repen­sar la mili­tan­cia comu­nis­ta, 16 de octu­bre de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
  94. J. Mir Gar­cía: Grams­ci aga­rran­do de las ore­jas a Igle­sias y gar­zón: sobre con­fluen­cias y ver­dad revo­lu­cio­na­ria, 3 de octu­bre de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
  95. F. Galle­go: Coa­li­cio­nes elec­to­ra­les y pro­yec­to polí­ti­co, 20 de noviem­bre de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
  96. A. Rivei­ro: En qué coin­ci­den y en qué dis­cre­pan Pode­mos e IU sobre la con­fluen­cia, 10 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  97. R. Gue­va­ra Lan­da: Des­de un socia­lis­mo fede­ral, fra­ter­nal, trans­for­ma­dor y tem­pe­ra­do, 6 de agos­to de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
  98. Izquier­da Uni­da: Un Esta­do Fede­ral, Plu­ri­na­cio­nal, Demo­crá­ti­co y Soli­da­rio, Secre­ta­ría Fede­ral de Esta­do. IU, Madrid, sep­tiem­bre de 1998, pp. 25 – 37.
  99. E. San­tia­go Rome­ro: 8 de abril de 2013 (www​.mun​doo​bre​ro​.es).
  100. M. Mone­reo: Recu­pe­ra­ción regre­si­va o recu­pe­ra­ción pro­gre­si­va: la nece­si­dad de un nue­vo mode­lo pro­duc­ti­vo y del poder, 4 de noviem­bre de 2015 (www​.cuar​to​po​der​.es).
  101. J. Sán­chez Rodrí­guez: El enfren­ta­mien­to entre nacio­na­lis­mos en el Esta­do espa­ñol y los intere­ses de las cla­ses popu­la­res, 5 de noviem­bre de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
  102. J. Sán­chez Rodrí­guez: Movi­mien­tos socia­les y par­ti­dos polí­ti­cos. Obje­ti­vos, estra­te­gias y rela­cio­nes, 21 de agos­to de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
  103. J. Sán­chez Rodrí­guez: San­tia­go Carri­llo: un pasa­do inevi­ta­ble en la his­to­ria de la izquier­da en Espa­ña, 19 de diciem­bre de 2012 (www​.rebe​lion​.org).
  104. AA.VV.: Los comu­nis­tas en la encru­ci­ja­da, 19 de octu­bre de 2015 (www​.cro​ni​ca​po​pu​lar​.es).
  105. Noviem­bre de 2015 (www​.noa​sus​gue​rras​.es).
  106. AA.VV.: Zim­mer­wald (1915−17): De la gue­rra a la revo­lu­ción, 27 de agos­to de 2008 (www​.inter​na​cio​na​lim​.org).
  107. V. I. Lenin: Obras com­ple­tas, Ed. Pro­gre­so, Mos­cú 1985, tomo 27, pp. 1 – 127.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *