De rodi­llas…

dereodillasEra un cha­val, mue­te se decía, cuan­do un día mi padre Dioi­ni­sio, por cues­tio­nes de heren­cia y tes­ta­men­to, me acer­có al des­pa­cho del señor Ángel Ruiz de Eren­chun de la calle Este­lla de Iru­ña, quien era su tra­mi­ta­dor. Y su intro­duc­ción me lle­vó al recuer­do de vie­jas leyen­das: «De rodi­llas (¿qui­zá pos­tra­do?) ante el san­tí­si­mo, yo Dio­ni­sio…». No sé si era común en Nafa­rroa aque­lla intro­duc­ción a un lega­do o era fór­mu­la pro­pia del abo­ga­do Ángel Ruiz de Eren­chun o cose­cha de mi padre (que lo dudo)… Pero, vis­to lo vis­to con Abel Azco­na, en Iru­ña todo es posible.

A fina­les de noviem­bre del 2015, tras cam­pa­na­zo del obis­po y dele­ga­da del gobierno de Madrid, un frai­le del medioe­vo con un gru­po de devotos/​as se arro­di­llan ante una expo­si­ción, a su jui­cio irre­ve­ren­te, para rezar­le a la vir­gen y madre al mis­mo tiem­po: «San­ta María, madre de dios, rue­ga por noso­tros, pecadores…».

Recor­dé lo que cuen­ta Georg Chris­tof Lich­ten­berg en su libro «Los afo­ris­mos»: «Los mon­jes de Lodè­ve en Gas­cog­ne, (Gas­koi­nia), decla­ra­ron san­to a un ratón que se había comi­do una hos­tia con­sa­gra­da». Karlheinz Desch­ner cuen­ta en su libro «El cre­do fal­si­fi­ca­do», pág 30s, las andan­zas de aquel vege­ta­riano sui­zo, Fre­di Kum­mer, ante su gra­ve pro­ble­ma: ¿cómo ser vege­ta­riano y comul­gar el cuer­po y la san­gre de Cris­to? O ¿pue­de un vege­ta­riano con­ven­ci­do comul­gar, si es lo que sos­tie­ne la Igle­sia, que uno come el cuer­po y bebe la san­gre de Cris­to? Pide acla­ra­mien­to a su párro­co, al obis­po Otto Wüst, ante res­pues­tas tar­do­nas y poco con­vin­cen­tes: «¡comul­gue, no hay pro­ble­ma, es un mis­te­rio…», hace huel­ga y se diri­ge a un quí­mi­co, que le acla­ra: si se ana­li­za ahí hay y sigue habien­do hari­na y agua o vino, son los cre­yen­tes cató­li­cos los que dicen que está dios. Por lo que la toma­du­ra de pelo está al alcan­ce de la mano: los cató­li­cos de Iru­ña le acu­san de blas­fe­mo a Abel Azco­na, que posi­ble­men­te no cree, por denun­ciar a la Igle­sia con –dice él, pero yo no lo creo- hos­tias con­sa­gra­das: de pederastia.

¿Irre­ve­ren­cia o toma­du­ra de pelo? Por­que pri­me­ro habría que demos­trar que está con­sa­gra­da, para lue­go acu­sar. ¿Y cómo demues­tran que está con­sa­gra­da y no más bien ha sido una gran toma­du­ra de pelo? Es lo que debie­ra haber hecho el alcal­de de Iru­ña, Sr. Asi­rón, lla­mar a un quí­mi­co y ana­li­zar. Y lue­go lla­mar al obis­po al Ayun­ta­mien­to y colo­car­le ante la prue­ba de tener que dis­tin­guir una con­sa­gra­da de una no con­sa­gra­da, como se hace en los careos. Y de no apro­bar, denun­ciar­le por albo­ro­to y mendacidad.

Como se estu­dia en la his­to­ria de la reli­gión, comer­se a un dios es cosa vie­ja y vie­ne de anti­guo, para apro­piar­se de sus dones y pre­rro­ga­ti­vas. His­to­rias de este cali­bre se halla en las leyen­das y escri­tos egip­cios: los sier­vos apre­san­do a dio­ses para que el rey, una vez des­cuar­ti­za­dos y coci­dos los seres divi­nos, comie­ra con avi­dez los tro­zos de aque­llos seres supe­rio­res. La euca­ris­tía cris­tia­na es res­to de aque­lla men­ta­li­dad de cani­ba­lis­mo pri­mi­ti­vo. «Su haced en memo­ria mía», inven­to tar­dío del deno­mi­na­do após­tol Pablo, que como hoy sos­tie­nen exege­tas serios y ana­lí­ti­cos nada tie­ne que ver con men­sa­je alguno de Jesús.

Pero ésta no es más que una de las muchas afir­ma­cio­nes y creen­cias sin sen­ti­do, que vie­ne pro­cla­man­do la Igle­sia cató­li­ca como dog­ma. Hoy nin­gu­na per­so­na seria y sen­sa­ta cree que Jesús resu­ci­tó de entre los muer­tos, ni que un hom­bre, el papa, pue­da ser infa­li­ble, ni que una madre sea al mis­mo tiem­po virgen…

A medi­da que la cien­cia avan­za y la teo­lo­gía entró en las facul­ta­des uni­ver­si­ta­rias, con­vir­tién­do­se en cien­cia según pará­me­tros cien­tí­fi­cos y no de pági­nas bíbli­cas, la Igle­sia se ha vis­to enfren­ta­da a gran­des y gra­ves dile­mas: los mejo­res teó­lo­gos se han ido apar­tan­do de los púl­pi­tos, han dis­cu­ti­do y nega­do for­mu­la­cio­nes bási­cas de la Igle­sia cató­li­ca, han denun­cia­do la fal­si­fi­ca­ción del men­sa­je de Jesús. Tan es así, que muchos de ellos han sido arro­ja­dos de las cáte­dras uni­ver­si­ta­rias no por los rec­to­res o claus­tros de pro­fe­so­res sino por man­da­to de los obis­pos res­pec­ti­vos; no por des­cu­brir­se erro­res en sus aná­li­sis, inves­ti­ga­cio­nes y con­clu­sio­nes sino por­que lo que defen­dían y sos­te­nían con argu­men­tos no se ajus­ta­ba a los vie­jos dog­mas cató­li­cos. ¿Qué pasa­ría si ocu­rrie­ra lo mis­mo con la físi­ca o con la medi­ci­na actual? Que no se esta­ría antes pos­tu­la­dos de cien­cia sino ante el some­ti­mien­to a vie­jos prejuicios.

Es lo que vie­ne ocu­rrien­do en la teo­lo­gía: el dog­ma se ha con­ver­ti­do en pan­fle­to y ha sido arro­ja­do de la facul­tad uni­ver­si­ta­ria. Es lo que en este noviem­bre ha ocu­rri­do en la ciu­dad de Iru­ña: sus cató­li­cos son una espe­cie de gri­to sal­va­je de vuel­ta y regre­so a pos­tu­la­dos del medioe­vo: «De rodi­llas ante Dios…».

El hom­bre como rodi­lla y sumi­sión, vie­ja fór­mu­la inquisitorial.

Mikel Ari­za­le­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *