¿Por qué un muer­to blan­co vale más que uno moreno?

Un fan­tas­ma reco­rre y corroe por estos días Occi­den­te: la hipo­cre­sía. No es que se tra­te de algo muy nue­vo en esta par­te del mun­do y en esta eta­pa de la his­to­ria, pero a raíz de los ata­que terro­ris­tas en París reci­bi­re­mos inten­sas y altas dosis de hipo­cre­sía por estos días y, tal vez, sea bueno vacu­nar­se un poco.

El mun­do lamen­ta hoy la muer­te de fran­ce­ses con vehe­men­cia. En Chi­le, dece­nas de com­pa­trio­tas salie­ron a can­tar la Mar­se­lle­sa, cen­te­na­res visi­tan la emba­ja­da gala, se dejan flo­res, ins­crip­cio­nes, con­do­len­cias y un muy moreno sena­dor afir­ma que «todos somos fran­ce­ses»; otro moreno minis­tro chi­leno dice que es un hecho «en lo per­so­nal muy doloroso».

Con ape­nas horas de dife­ren­cia otro ata­que terro­ris­ta dejó medio cen­te­nar de muer­tos civi­les, más de 200 niños y adul­tos heri­dos, pero nadie se lamen­ta. Es que cla­ro, ocu­rrió en el Líbano, país de more­nos. El mes pasa­do un hos­pi­tal ope­ra­do por Médi­cos sin Fron­te­ras en Afga­nis­tán sufrió un ata­que pro­lon­ga­do de la Fuer­za Aérea de EE.UU: doce miem­bros de esta orga­ni­za­ción, ade­más de 10 pacien­tes (tres niños entre ellos) muer­tos fue el sal­do de ese ata­que terro­ris­ta. Pero no hubo lamen­to mun­dial ni medial, ape­nas una pro­me­sa de Oba­ma de que «se efec­tua­rá una inves­ti­ga­ción com­ple­ta». Cla­ro, sólo se tra­ta­ba de afga­nos y afga­nas, todos more­nos y more­nas que no pue­den acos­tum­brar­se a vivir bajo las bom­bas de la «Alian­za», enca­be­za­da por EE.UU. y huyen como refu­gia­dos a los paí­ses que los bom­bar­dean, en bus­ca de segu­ri­dad. Antes, buques y avio­nes fran­ce­ses bom­bar­dea­ron duran­te 3 sema­nas a Libia, el país más lai­co de Áfri­ca del Nor­te y aquel con el mayor Índi­ce de Desa­rro­llo Humano de su con­ti­nen­te. 50 mil fue­ron los muer­tos esta vez, pero se tra­ta ape­nas de 50 mil more­nos. More­nos fue­ron tam­bién a quie­nes se les ocu­rrió casar­se en diciem­bre de 2013 en Yemen y «por error» reci­bie­ron el fatí­di­co rega­lo matri­mo­nial de un dron esta­dou­ni­den­se: 13 muer­tos el día de la boda. Jus­to un año des­pués, diciem­bre de 2014, ocu­rre el mis­mo error, los more­nos se casan esta vez en Afga­nis­tán, otro país moreno, el rega­lo tele­di­ri­gi­do esta­dou­ni­den­se es algo más gene­ro­so y se cobra 26 muer­tos, novios incluidos.

¿Por qué nadie deja flo­res en la emba­ja­da del Líbano? ¿Por qué nin­gún sena­dor chi­leno dice «hoy todos somos afga­nos»? ¿Por qué a nues­tro Minis­tro le due­le en lo pro­fun­do Fran­cia, pero ni pío sobre Yemen o Libia?

Es la glo­ba­li­za­ción de la hipo­cre­sía con la cual, en nom­bre de valo­res uni­ver­sa­les como la Demo­cra­cia y los Dere­chos Huma­nos, sólo se admi­te la uni­ver­sa­li­za­ción del dolor occi­den­tal. Los cen­te­na­res de muer­tos blan­cos de Occi­den­te due­len a la Huma­ni­dad, los millo­nes de muer­tos more­nos del res­to del mun­do son ape­nas una bre­ve cró­ni­ca, rela­ta­da objetivamente.

Hipo­cre­sía racis­ta, colo­nial y capi­ta­lis­ta con la que sere­mos bom­bar­dea­dos en estas sema­nas. Reapa­re­ce sin velos ese ele­men­to racis­ta que se remon­ta a la épo­ca colo­nial, en la que siem­pre hubo mucha preo­cu­pa­ción por dejar bien cla­ro que la muer­te del colo­ni­za­dor (fran­cés, por ejem­plo) es mucho más impor­tan­te que la del colo­ni­za­do (ára­be o hai­tiano, para el caso). Es la mis­ma preo­cu­pa­ción que tenían los espa­ño­les, quie­nes con ahín­co que­rían demos­trar racio­nal­men­te en la Jun­ta de Valla­do­lid, allá por 1550, que los de este lado del mun­do no tenía­mos alma, pues ¿cómo va a tener alma un no-cris­tiano? Y ade­más, ¿cómo va a valer lo mis­mo la vida de un blan­co cris­tiano con alma que la de un moreno desalmado?

Y hoy somos tes­ti­gos de cómo reapa­re­ce esa con­ti­nui­dad colo­nial que siem­pre ha nece­si­ta­do y pro­mo­vi­do que unos sean con­si­de­ra­dos natu­ral­men­te infe­rio­res y otros supe­rio­res. Es lo que expli­ca que los terri­bles ase­si­na­tos de aque­llos – que ade­más son cla­ri­tos- due­lan y sean con­si­de­ra­dos más impor­tan­tes que los igual­men­te terri­bles ase­si­na­tos de «los otros», que no casual­men­te son more­nos. Una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca e ideo­ló­gi­ca del colo­nia­lis­mo que no sólo es eco­nó­mi­ca, geo­po­lí­ti­ca y mili­tar, ade­más es men­tal y hace que a un chi­leno la muer­te de un fran­cés le due­la más que la de un hai­tiano o un libio, repro­du­cién­do­se así en la peri­fe­ria de Occi­den­te la esca­la colo­nial del más y del menos impor­tan­te. Se tra­ta de lo que el famo­so pen­sa­dor peruano, Aní­bal Qui­jano, deno­mi­na colo­nia­lis­mo epis­té­mi­co, es decir, el colo­nia­lis­mo que nos habi­ta en la cabe­za y que es, por supues­to, euro­cén­tri­co. Este euro­cen­tris­mo gene­ra una cla­si­fi­ca­ción social de la pobla­ción mun­dial que si bien tie­ne raí­ces colo­nia­les, sus efec­tos se han mos­tra­do dura­de­ros has­ta la actua­li­dad, tal como esta­mos pre­sen­cian­do, de hecho, hoy mis­mo, con una esca­la del dolor que ante hechos simi­la­res, pro­vee lágri­mas para unos, indi­fe­ren­cia para «los otros».

Y hablan­do de los ata­ques terro­ris­tas en París, sólo ayer le comen­ta­ba yo a un taxis­ta negro en Mede­llín lo terri­ble que me pare­cía que unas vidas blan­cas valie­ran más que unas more­nas. «Es cier­to», me dijo, «¿pero por qué será que uno lo ve así?» se preguntó.

Difí­cil pre­gun­ta, más aún las res­pues­tas. Son muchas y com­ple­jas las cau­sas, el euro­cen­tris­mo es una de ellas. Otra tie­ne que ver con la acción de los medios. El 80% de las comu­ni­ca­cio­nes mun­dia­les son con­tro­la­das por seis cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, todas ellas lide­ra­das por blan­cos hom­bres occi­den­ta­les, admi­ra­do­res y defen­so­res del capi­ta­lis­mo. Son sus agen­das, sus valo­res, su cla­si­fi­ca­ción social y racial lo que a dia­rio se trans­for­man en infor­ma­ción mediá­ti­ca pla­ne­ta­ria y se pos­tu­lan como valo­res uni­ver­sa­les. De este modo, es nor­mal que un horri­ble ata­que terro­ris­ta en Fran­cia sea escán­da­lo glo­ba­li­za­do y dolor mun­dial, en tan­to, otro espan­to­so ata­que terro­ris­ta en el Líbano no más que una cró­ni­ca infor­ma­ti­va de un día de duración.

Pedro San­tan­der

http://​www​.tele​surtv​.net/​b​l​o​g​g​e​r​s​/​P​o​r​-​q​u​e​-​u​n​-​m​u​e​r​t​o​-​b​l​a​n​c​o​-​v​a​l​e​-​m​a​s​-​q​u​e​-​u​n​o​-​m​o​r​e​n​o​-​2​0​1​5​1​117 – 0004.html

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *