Recuer­do de noviembre

Estos días, que en la pren­sa ale­ma­na se habla mucho y se loa con orgu­llo y fuer­za la figu­ra del vie­jo can­ci­ller ale­mán ham­bur­gués recien­te­men­te falle­ci­do, Hel­mut Sch­midt, y en la espa­ño­la se comen­ta la «des­ca­be­lla­da» pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca cata­la­na y el inten­to repe­ti­do del Sr. Mas por hacer­se con el gobierno de la mis­ma, he recor­da­do un epi­so­dio polí­ti­co de cloa­ca de gobierno, ocu­rri­do sien­do Hel­mut Sch­midt can­ci­ller en acti­vo en Ale­ma­nia y Anto­nio Cubi­llo un lucha­dor por la inde­pen­den­cia del pue­blo canario.

El abo­ga­do Anto­nio Cubi­llo se exi­lia en 1960 pri­me­ro a París y más tar­de, en 1963, a Argel. En 1964 fun­da el Movi­mien­to por la Auto­de­ter­mi­na­ción e Inde­pen­den­cia del Archi­pié­la­go Cana­rio (MPAIAC), orga­ni­za­ción de la que se con­vier­te en su máxi­mo diri­gen­te. Crea tam­bién la ban­de­ra tri­co­lor con sie­te estre­llas ver­des como ban­de­ra de la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo para Cana­rias. El MPAIAC opta estra­té­gi­ca­men­te por una línea afri­ca­nis­ta, recu­rrien­do a la exal­ta­ción de los anti­guos abo­rí­ge­nes de Cana­rias. Con ello lle­gó a con­se­guir el apo­yo de un Comi­té de Libe­ra­ción ad hoc de la extin­ta Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na diri­gi­do por Arge­lia, que en una reu­nión secre­ta decla­ró a las islas como geo­grá­fi­ca­men­te «afri­ca­nas» en 1968.

En 1976 el MPAIAC crea las Fuer­zas Arma­das Guan­ches (FAG) y lle­va a cabo una serie de accio­nes arma­das. El 23 de febre­ro de 1978, las FAG colo­can en la Uni­ver­si­dad de La Lagu­na un arte­fac­to explo­si­vo. Duran­te el inten­to de des­ac­ti­va­ción falle­ce un agen­te de los TEDAX. El arte­fac­to esta­ba com­pues­to por una caja de zapa­tos, envuel­ta en plás­ti­co y depo­si­ta­da sobre una ven­ta­na, con­te­nien­do en su inte­rior 2 kilos de mate­rial explo­si­vo y un sis­te­ma de acti­va­ción por tem­po­ri­za­dor mecánico.

En abril de 1978 Cubi­llo será víc­ti­ma de un inten­to de ase­si­na­to que se le impu­tará a las fuer­zas poli­cia­les espa­ño­las y a su enton­ces minis­tro de la Gober­na­ción, Rodol­fo Mar­tín Villa, demos­tra­do pos­te­rior­men­te en 1990. El 5 de abril de 1978 fue acu­chi­lla­do por dos mer­ce­na­rios espa­ño­les en su casa de la ave­ni­da de Pekín, en Argel. Sobre­vi­ve y de resul­tas de la agre­sión, pade­ció lesio­nes irre­ver­si­bles en la médu­la espi­nal que le obli­ga­ron a usar siem­pre mule­tas para cami­nar, aun­que eso le supo­nía un enor­me esfuer­zo físi­co. Él siem­pre man­tu­vo que detrás de su inten­to de ase­si­na­to esta­ba el gobierno espa­ñol. Los eje­cu­to­res mate­ria­les fue­ron Juan Anto­nio Alfon­so y José Luis Cor­tés, ambos con­de­na­dos a 20 años.

Cuen­ta don Anto­nio Cubi­llo lo ocu­rri­do aquel día: «Yo lle­gué allí y vi a dos hom­bres ves­ti­dos de negro y dije bon­soir (bue­nas tar­des, en fran­cés). Me con­tes­ta­ron con el mis­mo salu­do, me di la vuel­ta y me ata­ca­ron: pri­me­ro por delan­te, me abrie­ron la barri­ga, y des­pués, al caer­me, me die­ron una puña­la­da en la espi­na dor­sal y por eso estoy en una silla de rue­das. Caí por la esca­le­ra y la orden que tenían era de que me cor­ta­ran el cue­llo y me qui­ta­ran la car­te­ra y los docu­men­tos, para que pare­cie­ra obra de rate­ros. Enton­ces, apa­re­ció un vecino nues­tro, mon­sieur Okbi, que mide dos metros, y ellos salie­ron corrien­do. Él lla­mó por radio inme­dia­ta­men­te y vino la ambu­lan­cia. Me sal­vé por­que había un par­ti­do de fút­bol y no había trá­fi­co… Lle­gué con un litro y medio de san­gre. Ten­go el gru­po A nega­ti­vo y como casi todos los bere­be­res son O nega­ti­vo, que es un tipo uni­ver­sal, me hicie­ron las trans­fu­sio­nes. Ade­más, había un cura que era sui­zo, el padre Blanc, que me dio dos litros de san­gre, des­pués le die­ron dos boca­di­llos y le saca­ron otro medio litro… Ten­go san­gre de cura».

Para don Anto­nio Cubi­llo era cla­ro: el encar­go de los dos eje­cu­to­res pro­ve­nía de Espi­no­sa y de Mar­tín Villa. En 1986 don Anto­nio Cubi­llo pre­sen­tó en San­ta Cruz de Tene­ri­fe una denun­cia con­tra José Luis Espi­no­sa, induc­tor del aten­ta­do, por su rela­ción con la poli­cía espa­ño­la, de la que Cubi­llo sos­pe­cha­ba como res­pon­sa­ble del suce­so, impli­can­do al enton­ces minis­tro de Inte­rior, Rodol­fo Mar­tín Villa. En julio de 1987 fue pro­ce­sa­do por un pre­sun­to deli­to de calum­nias con­tra el ex minis­tro de Inte­rior, del que fue absuel­to en febre­ro de 1990.

En julio de 1990 la Audien­cia Nacio­nal con­de­nó a José Luis Espi­no­sa Par­do, con­fi­den­te del super­co­mi­sa­rio Rober­to Cone­sa, a 20 años de reclu­sión como orga­ni­za­dor del ase­si­na­to del inde­pen­den­tis­ta cana­rio. La sen­ten­cia decla­ró pro­ba­do que «per­so­nas per­te­ne­cien­tes a los ser­vi­cios poli­cia­les espa­ño­les» fue­ron quie­nes deci­die­ron la des­apa­ri­ción de Cubi­llo. Estas per­so­nas, según los magis­tra­dos, «actua­ron des­de las mesas de sus des­pa­chos y ejer­cían cier­to domi­nio» sobre Espi­no­sa. Es decir, el aten­ta­do fue urdi­do des­de las cloa­cas del Estado.

En 2003 la Audien­cia Nacio­nal con­de­nó al Minis­te­rio del Inte­rior a pagar una indem­ni­za­ción de 150.000 euros a Anto­nio Cubi­llo por el aten­ta­do que éste sufrió en 1978.

En una entre­vis­ta le pre­gun­tó el perio­dis­ta José Luis Gon­zá­lez: «¿Por qué cree usted que qui­sie­ron matarle?»

Y su respuesta:

En febre­ro de 1978, en Trí­po­li, se deci­dió que iría a pre­sen­tar el caso de Cana­rias ante las Nacio­nes Uni­das. Yo había pre­sen­ta­do un memo­rán­dum que entre­gué en Arge­lia al Comi­té de Des­co­lo­ni­za­ción de la ONU. De las Nacio­nes Uni­das vinie­ron a hablar con­mi­go a Argel y me dije­ron que tenía que con­se­guir el apo­yo del gru­po afri­cano de los paí­ses inde­pen­dien­tes para abrir el pro­ce­so. Eso haría que se exi­gie­ra a Espa­ña un calen­da­rio de des­co­lo­ni­za­ción. Yo tenía que salir de Roma el 10 de abril con el pre­si­den­te de la OUA (Orga­ni­za­ción de Esta­dos Afri­ca­nos). Allí me hubie­ran espe­ra­do los ser­vi­cios secre­tos ale­ma­nes para ame­tra­llar­me si el 5 no me hubie­sen acuchillado.

-¿Los ser­vi­cios secre­tos ale­ma­nes esta­ban impli­ca­dos, como afir­ma el perio­dis­ta Mel­chor Miralles?

-Gober­na­ban los con­ser­va­do­res en Ale­ma­nia (can­ci­ller Hel­mut Sch­midt, vice­can­ci­ller Hans-Die­trich Gens­cher, coa­li­ción de socia­lis­ta y libe­ra­les) y miran­do pape­les anti­guos sobre un espía lla­ma­do Wer­ner Mauss encon­tra­ron un tele­gra­ma de un agen­te suyo, un yugoes­la­vo, que decía: «El aten­ta­do será el día 5», con todos mis datos. El Par­la­men­to ale­mán me citó a decla­rar. Mauss era el repre­sen­tan­te de la Agen­cia TUI y vola­ba cada sema­na a Cana­rias. Tenían intere­ses turís­ti­cos aquí y por eso envia­ron al yugoes­la­vo para infil­trar­se en el Mpaiac.

Don Anto­nio Cubi­llo falle­ció en la madru­ga­da del 10 de diciem­bre de 2012, a los 82 años, en su casa de San­ta Cruz de Tenerife.

En este noviem­bre, que hay en Cata­lu­ña rei­vin­di­ca­ción de inde­pen­den­cia, y el gobierno del esta­do espa­ñol y su rey ponen en mar­cha los apa­ra­tos del esta­do, con­vie­ne tener en cuen­ta cier­tos hechos del pasa­do. Un día, no tan lejano, las cloa­cas del esta­do espa­ñol inten­ta­ron ase­si­nar al inde­pen­den­tis­ta cana­rio don Anto­nio Cubi­llo, sal­ván­do­se de mila­gro. Y des­de hace años en Eus­kal Herria recor­da­mos y gri­ta­mos a los oídos del esta­do espa­ñol y de su rey que un 20 de noviem­bre dos inde­pen­den­tis­tas vas­cos, el médi­co San­ti Brouard (1984) y el par­la­men­ta­rio Josu Mugu­ru­za (1989), fue­ron ase­si­na­dos a bala­zos por sus apa­ra­tos de mafia y cloaca.

Mikel Ari­za­le­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *