Huel­ga de ham­bre inde­fi­ni­da en las cár­ce­les colom­bia­nas

Con una jor­na­da de des­obe­dien­cia civil car­ce­la­ria los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de las FARC-EP con­fi­na­dos en tre­ce cár­ce­les visi­bi­li­zan ante el país y el mun­do su pade­ci­mien­to por las fla­gran­tes vio­la­cio­nes a sus Dere­chos Huma­nos en pri­sión. Cin­co días com­ple­tan los gue­rri­lle­ros pri­sio­ne­ros en huel­ga de ham­bre des­de los pena­les de ERON-pico­ta, Aca­cias, Com­bi­ta, Villa­vi­cen­cio, Buen pas­tor, Arau­ca, Cúcu­ta, Palo gor­do en San­tan­der, Jamun­dí, San Isi­dro de Popa­yán, La Dora­da, Pedre­gal y Bella­vis­ta de Mede­llín, Heli­co­nias de Flo­ren­cia, la Tra­ma­cúa de Valle­du­par y Pica­le­ña de Iba­gué.

Nues­tros com­pa­ñe­ros gue­rri­lle­ros dan a cono­cer la peti­ción pro­fun­da­men­te huma­ni­ta­ria de que se con­ce­da la liber­tad, o en su defec­to, se extin­ga la res­pon­sa­bi­li­dad y san­ción por razo­nes huma­ni­ta­rias a las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros polí­ti­cos con gra­ves pro­ble­mas de salud, a quie­nes están en la ter­ce­ra edad o con dis­ca­pa­ci­da­des y a muje­res ges­tan­tes o lac­tan­tes, que se encuen­tran en situa­cio­nes de salud incom­pa­ti­bles con la reclu­sión. Estos casos suman por lo menos 71 con­si­de­ran­do sola­men­te los de gra­ve­dad más extre­ma.

La Jor­na­da Nacio­nal de Pro­tes­ta, de carác­ter pací­fi­ca e inde­fi­ni­da de más de mil pri­sio­ne­ros se man­ten­drá has­ta cuan­do se den medi­das efec­ti­vas que, a los casos de salud más urgen­tes, se resuel­va los pro­ble­mas de pési­ma ali­men­ta­ción, el ais­la­mien­to fami­liar, el régi­men cuar­te­la­rio de visi­tas y las inti­mi­da­cio­nes que los fun­cio­na­rios del INPEC ejer­cen con­tra los pri­sio­ne­ros ame­na­zán­do­los con tras­la­dar­los a los cala­bo­zos de ais­la­mien­to.

Es urgen­te mejo­rar la aten­ción médi­ca para toda la pobla­ción car­ce­la­ria del país. En todos estos años la EPS CAPRECOM ha demos­tra­do inca­pa­ci­dad e inefi­cien­cia para aten­der los reque­ri­mien­tos de salud de los pre­sos. Las con­di­cio­nes de salu­bri­dad se han agra­va­do en gene­ral por la injus­ti­fi­ca­da omi­sión médi­ca o tra­ta­mien­to negli­gen­te en cabe­za del Esta­do, en con­tra­vía de los dere­chos huma­nos y el dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio.

Se cum­ple un año de haber­se abor­da­do en la mesa medi­das de con­fian­za entre las par­tes y com­pro­mi­sos para el deses­ca­la­mien­to del con­flic­to, entre los que se encuen­tra la bús­que­da de solu­cio­nes a los pro­ble­mas car­ce­la­rios. Es el momen­to para que se den resul­ta­dos que corres­pon­dan con los múl­ti­ples ges­tos y expre­sio­nes de volun­tad de paz que las FARC-EP han demos­tra­do des­de el ini­cio del pro­ce­so y duran­te su desa­rro­llo, no solo median­te decla­ra­to­rias uni­la­te­ra­les de cese al fue­go sino median­te la entre­ga de pri­sio­ne­ros.

Si esta­mos pró­xi­mos a la fir­ma del acuer­do final, por qué no dis­mi­nuir el pade­ci­mien­to y el dolor de los gue­rri­lle­ros con esta­do de salud más gra­ves, como por ejem­plo los casos de:

  • ISAAC ARIAS LÓPEZ con trau­ma­tis­mos en miem­bro infe­rior dere­cho y codo dere­cho oca­sio­na­do por pro­yec­til de arma de fue­go, ade­más de pade­cer una osteo­mie­li­tis cró­ni­ca.
  • EDISON MARTÍNEZ LEÓN con tutor hace más de un año en el pero­né y la pier­na está necro­sa­da. Solo para citar dos casos.

Seño­res del Gobierno, solo es sen­ti­do huma­ni­ta­rio lo que piden nues­tros gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras en pri­sión, mien­tras se pone en mar­cha la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz. Su cla­mor es por el res­pe­to a las más ele­men­ta­les nor­mas de los Dere­chos Huma­nos como son, el Dere­cho a la salud, a la vida y a la dig­ni­dad aun estan­do en con­di­ción de pri­sio­ne­ros. Que el aten­ta­do con­tra la salud de los gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras no siga hacien­do par­te del sis­te­ma de cas­ti­go que impo­nen las leyes y las prác­ti­cas degra­da­das del sis­te­ma peni­ten­cia­rio colom­biano.

¡Toda nues­tra soli­da­ri­dad con nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que hacen de las cár­ce­les otra for­ma de lucha!

Dele­ga­ción de paz de las FARC- EP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *