Dis­cur­so de Anna Gabriel (por­ta­voz de la CUP) sobre el ini­cio del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te hacia la Repú­bli­ca Catalana

Este 27 de sep­tiem­bre, en un con­tex­to anó­ma­lo y excep­cio­nal —excep­cio­nal por su carác­ter ple­bis­ci­ta­rio y cons­ti­tu­yen­te, y anó­ma­lo por­que no debe­ría­mos acep­tar con tan­ta nor­ma­li­dad que tan­ta gen­te acu­mu­le tan­to sufri­mien­to y que suban los lími­tes del paro y las des­igual­da­des fru­to de las polí­ti­cas de dis­tin­tos gobier­nos, tam­bién las de esta Gene­ra­li­tat — , se gene­ra­ron unos resul­ta­dos elec­to­ra­les que exi­gie­ron un com­pro­mi­so para seguir el camino irre­nun­cia­ble hacia la ple­na liber­tad polí­ti­ca de este país.

Liber­tad polí­ti­ca para un país que no quie­re vol­ver a ver a su gen­te sufrir nun­ca más

Des­de el día siguien­te al 27 de sep­tiem­bre, la CUP — Cri­da Cons­ti­tuent empe­zó a tra­ba­jar para garan­ti­zar el cum­pli­mien­to del ine­quí­vo­co man­da­to demo­crá­ti­co sur­gi­do de las urnas y agi­li­zar el ini­cio del pro­ce­so a hacia la Repú­bli­ca Cata­la­na. Rup­tu­ra demo­crá­ti­ca, plan de cho­que de emer­gen­cia y urgen­cia social y pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te popu­lar y no eli­tis­ta, que no depen­da de nada que no sea la volun­tad ine­quí­vo­ca de la mayo­ría social de este país.

El tri­ple reto hacia un futu­ro radi­cal­men­te nue­vo, hacia la jus­ti­cia social y hacia una nue­va con­fi­gu­ra­ción de las rela­cio­nes de poder. Hay que dejar detrás la Cata­lun­ya subor­di­na­da, como tam­bién la Cata­lun­ya de los recor­tes, las pri­va­ti­za­cio­nes y la corrup­ción. Por­que ni el futu­ro ni el pre­sen­te pue­den pare­cer­se al pasado.

Cuan­do se cons­ti­tu­yó esta Cáma­ra, Julià de Jòdar dijo: «La tarea prin­ci­pal de este par­la­men­to será resol­ver el con­flic­to en los mis­mos tér­mi­nos demo­crá­ti­cos, pací­fi­cos y sos­te­ni­dos de los movi­mien­tos que le han con­fe­ri­do la mayo­ría demo­crá­ti­ca y la legi­ti­mi­dad moral para fun­dar un nue­vo mode­lo éti­co, jurí­di­co y polí­ti­co basa­do en la liber­tad, la igual­dad, y la jus­ti­cia social para nues­tro pueblo».

Y jus­ta­men­te eso es lo que hace­mos des­de el mis­mo día 28 de sep­tiem­bre a pri­me­ra hora. Y el pri­me­ro de los resul­ta­dos es esta decla­ra­ción. Que no es nin­gu­na DUI, toda­vía, pero sí un acto de sobe­ra­nía, demo­cra­cia y dig­ni­dad. Y que para noso­tros es, ante todo, un acto de ruptura.

Rup­tu­ra con la lega­li­dad que nos nie­ga la posi­bi­li­dad de ser un pue­blo, ante la impo­si­ción espa­ño­lis­ta que impo­si­bi­li­ta los dere­chos socia­les más bási­cos y ante el fun­da­men­ta­lis­mo cons­ti­tu­cio­na­lis­ta de un régi­men que entie­rra nues­tros sue­ños. La lega­li­dad con­ver­ti­da en bún­quer se impo­ne a la legi­ti­mi­dad de nues­tra razón demo­crá­ti­ca y a nues­tra espe­ran­za social.

Una auto­no­mía que, aho­ga­da finan­cie­ra­men­te y some­ti­da a con­di­cio­nes de usu­ra, impo­si­bi­li­ta nin­gún plan de cho­que que per­mi­ta afron­tar las nece­si­da­des de una mayo­ría social que mal­vi­ve sin poder rea­li­zar su dere­cho uni­ver­sal a vivir una vida que merez­ca ser vivida.

Y, como nun­ca deja­mos de hacer­lo, en este lar­go camino hacia la ple­na liber­tad polí­ti­ca, recor­da­mos a todas las que nos pre­ce­die­ron en la lucha. Por­que ha sido un camino de resis­ten­cia, des­obe­dien­cia y moti­va­ción. Y en este camino, el papel de las per­so­nas anó­ni­mas ha sido impres­cin­di­ble: anó­ni­mas, sen­ci­llas, invi­si­bles. Todas y cada una de las letras de esta decla­ra­ción son un reco­no­ci­mien­to a ellas: un tri­bu­to a tan­ta per­se­ve­ran­cia, a tan­ta dig­ni­dad y a tan­ta heren­cia recibida.

A las niñas que iban a tra­ba­jar a la fábri­ca, como Elio­nor, subi­das a una caja de made­ra para poder lle­gar al telar. A esas mis­mas niñas que en la escue­la les decían que su len­gua no mere­cía ser habla­da ni pen­sar en ella. Y ellas no lo enten­dían, pues la len­gua en la que les habla­ba su madre, can­sa­da de tan­to tra­ba­jar, podía ser tan pisada.

Tam­bién lo enten­die­ron así las madres y padres de San­ta Colo­ma de Gra­me­net, que exi­gie­ron una escue­la públi­ca que no segre­ga­se a sus hijos según su len­gua de origen.

Así, a aque­llos obre­ros del metal, lle­ga­dos de tie­rras leja­nas, a los que los sádi­cos tor­tu­ra­do­res de la Via Laie­ta­na –aque­llos a quie­nes la tran­si­ción garan­ti­zó su impu­ni­dad– nun­ca per­do­na­ron que vinie­ran aquí no solo a tra­ba­jar, sino tam­bién a con­tri­buir a con­se­guir todas las liber­ta­des negadas.

A quie­nes han sufri­do en silen­cio la humi­lla­ción, a quie­nes han teni­do mie­do, a quie­nes aún temen mani­fes­tar­se y expre­sar­se, por­que peor fue el mie­do ino­cu­la­do a esta gente.

A quie­nes han ara­do la tie­rra aman­do todos y cada uno de sus rin­co­nes. A quie­nes han sido pri­va­dos de liber­tad por luchar para defen­der de los dere­chos colec­ti­vos. A aque­llas que han lle­ga­do en los últi­mos años huyen­do de la mise­ria de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral: bien­ve­ni­das a vues­tra casa si es que hay casas de alguien, bien­ve­ni­das a nues­tra casa, don­de la diver­si­dad es rique­za, patri­mo­nio y refu­gio, y no pro­ble­ma, como algu­nos, por muy altos que sean, quie­ren hacer ver en su baje­za éti­ca y moral.

A todas y cada una de las per­so­nas que saben y sien­ten que ha lle­ga­do el momen­to de escri­bir un nue­vo capí­tu­lo en la his­to­ria de este país. Un nue­vo capí­tu­lo que empie­za a escri­bir­se con tres volun­ta­des muy cla­ras: la de no rom­per­lo entre las pare­des de nin­gu­na ins­ti­tu­ción; la de sumar las mayo­rías más amplias posi­bles, y la de no con­ver­tir esta mayo­ría en adhe­sión pasi­va, sino en un pue­blo acti­vo com­pro­me­ti­do para arti­cu­lar un suje­to, de tipo popu­lar y de com­po­si­ción amplia, que sea el autén­ti­co pro­ta­go­nis­ta del cam­bio y la transformación.

Por ello anun­cia­mos la aper­tu­ra de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te no subor­di­na­do; por ello anun­cia­mos la tra­mi­ta­ción de tres leyes, las pri­me­ras de las muchas que ven­drán, que serán cla­ve para arti­cu­lar la lega­li­dad que debe­re­mos inser­tar en el nue­vo orde­na­mien­to jurí­di­co-polí­ti­co y en las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes que nos per­mi­tan gobernarnos.

Por eso anun­cia­mos la des­co­ne­xión demo­crá­ti­ca con el esta­do espa­ñol. Por­que esta­mos lle­van­do a cabo un ejer­ci­cio demo­crá­ti­co que requie­re que no se some­ta a la volun­tad de un esta­do que no nos repre­sen­ta. Por­que el futu­ro de este pue­blo debe deci­dir­lo su gen­te y nadie más: sin ame­na­zas, sin impo­si­cio­nes, sin mie­do. Por­que la demo­cra­cia es la volun­tad de la gen­te, y la demo­cra­cia es garan­ti­zar que lo que se legis­la con arre­glo a los intere­ses de la mayo­ría no pue­de revo­car­lo ni prohi­bir­lo nin­gu­na otra instancia.

Por ello lle­va­mos a esta cáma­ra una pri­me­ra pro­pues­ta de medi­das para blin­dar dere­chos fun­da­men­ta­les. Una pro­pues­ta limi­ta­da, que par­te de la mayo­ría que tene­mos. Que nace de la volun­tad popu­lar que se mani­fes­tó en las urnas el 27 de sep­tiem­bre. Una mayo­ría que que­rría­mos más ine­quí­vo­ca­men­te inde­pen­den­tis­ta y de izquier­das. Más femi­nis­ta. Más eco­lo­gis­ta. Más soli­da­ria. Pero que, en todo caso, es la mayo­ría de la que debe­mos par­tir para con­quis­tar más derechos.

Un ane­xo para todo un futu­ro: ILP de Pobre­za Ener­gé­ti­ca para un invierno sin frío, ni sed, ni oscu­ri­dad; nin­gún desahu­cio sin realo­jo; un país sin ley Wert ni ley mor­da­za; el fin inme­dia­to del apartheid sani­ta­rio; el ini­cio de la rene­go­cia­ción de la deu­da que hipo­te­ca el futu­ro y engor­da vora­ces mer­ca­dos; la bata­lla con­tra la LRSAL en defen­sa del muni­ci­pa­lis­mo que ver­te­bra el país, la soli­da­ri­dad efec­ti­va y el huma­nis­mo inme­dia­to, y el dere­cho al aborto.

Por­que no ten­dría­mos que afir­mar aho­ra que la vivien­da, el agua, la elec­tri­ci­dad y la ener­gía deben con­si­de­rar­se dere­chos fun­da­men­ta­les. Sin embar­go hay que decir­lo, y defen­der­los y pro­te­ger­los. Por­que el acce­so uni­ver­sal a la sani­dad nun­ca pue­de vetar­se, y menos cuan­do el apartheid sani­ta­rio es una vul­ne­ra­ción fla­gran­te y tole­ra­da de los dere­chos humanos.

Por­que hay que dete­ner las pri­va­ti­za­cio­nes de los cen­tros de aten­ción pri­ma­ria. El dere­cho a la salud, en esta nue­va Repú­bli­ca que ven­drá, ten­drá que ser un pilar fun­da­men­tal, y por ello nece­si­ta ser blin­da­do de todos aque­llos inten­tos que pre­ten­den hacer de nues­tros dere­chos y de nues­tro patri­mo­nio mer­can­cías que solo sumen en las cuen­tas de bene­fi­cios de unos pocos.

Por­que tam­bién defen­de­mos la liber­tad de expre­sión y mani­fes­ta­ción, y denun­cia­re­mos unos exce­sos poli­cia­les que no deben tener lugar en una Repú­bli­ca libre y justa.

Por­que este
pue­blo no se mere­ce la ley Wert. Ni la res­pe­ta­mos ni la acatamos.

Por­que la edu­ca­ción es un dere­cho fun­da­men­tal: públi­ca, en cata­lán, que no segre­gue por géne­ro ni finan­cie escue­las eli­tis­tas. La que hoy tam­bién recla­ma supe­rar la LEC y tra­ba­jar por un nue­vo mar­co que res­pon­da a la volun­tad de que la edu­ca­ción no sea una mer­can­cía ni un con­cier­to de equi­li­brios, sino un espa­cio de peda­go­gía acti­va y crí­ti­ca, que for­me per­so­nas libres.

Y por­que es urgen­te recu­pe­rar la auto­no­mía roba­da a nues­tros ayun­ta­mien­tos, bas­tión del cam­bio polí­ti­co y social que ven­drá, de igual mane­ra que hay que dar res­pues­ta huma­ni­ta­ria a las cri­sis gene­ra­das por estos ejér­ci­tos, a los que, lamen­ta­ble­men­te, por otra par­te, toda­vía con­tri­bui­mos a finan­ciar con recur­sos tan nece­sa­rios para los dere­chos fundamentales.

Y por­que tam­bién es urgen­te recu­pe­rar la sobe­ra­nía del cuer­po de las muje­res y dar un pri­mer paso para recu­pe­rar la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, enten­di­da como la capa­ci­dad para deci­dir sobre todo lo que es fun­da­men­tal para la repro­duc­ción de la vida, abso­lu­ta­men­te entre­ga­da a la oli­gar­quía finan­cie­ra y, a nues­tro enten­der, a una Unión Euro­pea que ha sido ges­ta­da para negar toda posi­bi­li­dad de arti­cu­lar un sis­te­ma alter­na­ti­vo al capitalista.

Estas son medi­das impres­cin­di­bles, de apli­ca­ción inme­dia­ta, de ejem­pla­ri­dad, de nece­si­dad indis­cu­ti­ble. De men­sa­je con­tun­den­te, cla­ro e irrenunciable.

Del país que ya que­re­mos ser: un país del que no ten­ga­mos que aver­gon­zar­nos cada día. No son medi­das de nues­tro pro­yec­to anti­ca­pi­ta­lis­ta, ni tan solo de trans­for­ma­ción. Tam­po­co son medi­das de pro­gra­ma, sino de urgencia.

Tam­bién sir­ven de espe­jo: este es el país que tene­mos. Sobre todo, no son medi­das que pue­dan dejar­se de lado, sea el que fue­re el alcan­ce del con­flic­to que impli­quen con el esta­do espa­ñol. Hoy tam­bién pro­cla­ma­mos nues­tra insu­bor­di­na­ción demo­crá­ti­ca: nada ni nadie impe­di­rá que com­ba­ta­mos las pobre­zas, que sea­mos soli­da­rios, que defen­da­mos las escue­las y los hos­pi­ta­les ni que nos auto­de­ter­mi­ne­mos libremente.

Así pues, median­te esta declaración,

Nos diri­gi­mos a todas las nacio­nes con esta­do para decir­les que solo aspi­ra­mos y recla­ma­mos lo que desea­mos y anhe­la­mos para todos los pue­blos del mun­do: liber­tad, jus­ti­cia y democracia.

A todas las nacio­nes sin esta­do, por­que espe­ra­mos que nues­tro camino hacia la liber­tad sea una espe­ran­za para vosotros.

Tam­bién nos diri­gi­mos al esta­do espa­ñol, con el que, un día u otro, habrá que lle­var a cabo un ejer­ci­cio evi­den­te de repar­to de acti­vos y pasivos.

Nos diri­gi­mos a su eje­cu­ti­vo, a su ejér­ci­to y a sus tri­bu­na­les: que nos miren a los ojos y que sien­tan nues­tros lati­dos, para que vean un pue­blo ale­gre, vivo y com­ba­ti­vo que quie­re poder ser. No verán gol­pis­tas, ni par­ti­da­rios de auto­ri­ta­ris­mos ni impo­si­cio­nes. Solo verán a alguien que ha deci­di­do, demo­crá­ti­ca­men­te, ejer­cer de for­ma ple­na las con­di­cio­nes de su libertad.

Y nos diri­gi­mos a los pue­blos del esta­do espa­ñol, para que vean en noso­tros la fra­ter­ni­dad expre­sa­da en for­ma de cora­je. Nues­tro inter­na­cio­na­lis­mo recla­ma la sobe­ra­nía para poder des­ple­gar­se en su plenitud.

Siem­pre esta­re­mos al lado de quie­nes tam­bién creen que es nece­sa­rio un nue­vo régi­men polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social para todos y cada uno de los pue­blos del esta­do. Pero solo podre­mos estar ahí de ver­dad si pode­mos ser libres, para estar ahí de for­ma plena.

Y nos diri­gi­mos a la gen­te que hoy lle­va un mun­do nue­vo en sus cora­zo­nes, por­que aun­que hoy no lle­gue­mos a la nue­va socie­dad que que­re­mos, damos un pri­mer paso hacia la Repú­bli­ca Cata­la­na, un pri­mer paso para com­ba­tir las des­igual­da­des y exclu­sio­nes por moti­vos de cla­se, ori­gen o géne­ro, y cons­truir así una socie­dad de iguales.

Y nos diri­gi­mos a toda la pobla­ción: hoy abri­mos la puer­ta a nue­vos pro­ta­go­nis­mos socia­les, y tene­mos la opor­tu­ni­dad de que las luchas, los movi­mien­tos socia­les, la riquí­si­ma red orga­ni­za­da del país asu­man el reto de sen­tar nue­vas bases para el sis­te­ma polí­ti­co y social. Nun­ca más un país sin su gen­te: se aca­bó el tiem­po de las elites.

Y lo hace­mos des­de los Paí­ses Cata­la­nes. A quie­nes aún no hay cáma­ra algu­na que reco­noz­ca como lo que son, el autén­ti­co suje­to polí­ti­co. El autén­ti­co pro­yec­to de trans­for­ma­ción. Por eso, de mane­ra simul­tá­nea a esta decla­ra­ción, vamos a tra­ba­jar por la cons­truc­ción nacio­nal. Por­que, de igual mane­ra que la resis­ten­cia nos ha per­mi­ti­do lle­gar hoy has­ta aquí, la con­vic­ción de que el país debe ser ente­ro y que no solo se expre­sa en una de sus par­tes nos per­mi­ti­rá cul­mi­nar el dere­cho de cual­quier pue­blo a su ple­na auto­de­ter­mi­na­ción. Por­que Somos Paí­ses Catalanes.

En el pleno de enero de 2013 rei­vin­di­ca­mos nues­tra sobe­ra­nía ple­na. Así, el Par­la­men­to soli­ci­tó una con­sul­ta vin­cu­lan­te que per­mi­tie­ra cono­cer la volun­tad del pueblo.

El esta­do espa­ñol, a tra­vés de su Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, impi­dió ese refe­rén­dum, que final­men­te no pudo lle­var­se a cabo. Pero aho­ra hace un año que dos millo­nes de per­so­nas desa­fia­ron al régi­men y vota­ron en uno de los actos de des­obe­dien­cia civil más masi­vos de la his­to­ria recien­te de Euro­pa. Un año des­de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que que­ría des­au­to­ri­zar la expre­sión demo­crá­ti­ca de nues­tro pue­blo, que­dó des­au­to­ri­za­do de mane­ra defi­ni­ti­va por este mis­mo pue­blo. Hoy, este Par­la­men­to lo decla­ra­rá des­le­gi­ti­ma­do y sin competencia.

Aho­ra, tras más de dos años, y tras con­ti­nua­das demos­tra­cio­nes masi­vas de recla­mar el ejer­ci­cio demo­crá­ti­co, la cáma­ra cata­la­na, aún sigue ejer­cien­do nues­tra repre­sen­ta­ción polí­ti­ca bajo la ame­na­za de la repre­sión por par­te de quie­nes siguen con­tro­lan­do los apa­ra­tos de este esta­do español.

Esta cáma­ra lle­va­rá hoy a cabo un ejer­ci­cio de demo­cra­cia, por­que va a sen­tar las bases que debe­rán per­mi­tir devol­ver la ple­na sobe­ra­nía a este pue­blo. Y lo ava­lan los resul­ta­dos del 27 de sep­tiem­bre, que serán mejo­res en el futu­ro refe­rén­dum de rati­fi­ca­ción del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y de pro­cla­ma­ción de la nue­va Repú­bli­ca Cata­la­na. Cuen­ta tam­bién con el aval de toda la lega­li­dad del Dere­cho inter­na­cio­nal, que reco­no­ce el dere­cho de todos los pue­blos a auto­de­ter­mi­nar­se. La que evi­den­cia de for­ma con­tun­den­te que, si un esta­do lo nie­ga de for­ma reite­ra­da, solo deja la posi­bi­li­dad de la su mate­ria­li­za­ción en la vía del hecho democrático.

Os pre­sen­ta­mos, pues, la pro­pues­ta de decla­ra­ción pro­pues­ta con­jun­ta­men­te con Junts pel Sí, en un ejer­ci­cio de uni­dad de acción prác­ti­ca, de ver­dad concreta.

Anun­cia­mos tam­bién que la pre­sen­ta­da por Cata­lun­ya Sí Que Es Pot, aun­que ha sido mejo­ra­da, a nues­tro enten­der, per haber admi­ti­do algu­nas de nues­tras enmien­das, no reci­bi­rá nues­tro apo­yo por­que no reco­ge lo fun­da­men­tal: el ele­men­to de no subor­di­na­ción impres­cin­di­ble para mate­ria­li­zar, aho­ra y aquí, nin­gún plan de res­ca­te ciu­da­dano. Esta auto­no­mía, aho­ga­da finan­cie­ra­men­te y recor­ta­da polí­ti­ca y jurí­di­ca­men­te, ha deja­do de ser un mar­co váli­do para deci­dir sobre todo lo que nos afec­ta. La auto­no­mía ya es, para la gran mayo­ría, lo que la izquier­da inde­pen­den­tis­ta siem­pre denun­ció: un ins­tru­men­to subor­di­na­do al esta­do, com­ple­ta­men­te inú­til para gober­nar­nos como pue­blo. El esta­do, la monar­quía y el auto­no­mis­mo no sir­ven a las cla­ses populares.

Esta­mos con­ven­ci­das de que solo hacien­do irre­ver­si­ble el camino hacia este nue­vo país hare­mos irre­ver­si­ble la amplia­ción de su defen­sa. Y lo hare­mos con los valo­res del repu­bli­ca­nis­mo como nue­va for­ma de enten­der la rela­ción de la gen­te con el poder y para esta­ble­cer una nue­va éti­ca públi­ca basa­da en la decencia.

Salud y república.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.