Acto de clau­su­ra de las sesio­nes cons­ti­tu­ti­vas del Tri­bu­nal Per­ma­nen­te de los Pue­blos con­tra la Gue­rra Impe­ria­lis­ta y la OTAN

TPPCGIO

Se con­de­na a los gober­nan­tes de los paí­ses que cons­ti­tu­yen la OTAN o coope­ran acti­va­men­te con ella en la gene­ra­ción de la mayo­ría de los con­flic­tos armados.

El Tri­bu­nal Per­ma­nen­te de los Pue­blos con­tra la Gue­rra Impe­ria­lis­ta y la OTAN clau­su­ró sus sesio­nes cons­ti­tu­ti­vas en Madrid, que se han cele­bra­do entre los días 6, 7 y 8 de Noviem­bre de 2015.

En el acto inter­vi­nie­ron Vera Rodio­no­va (de la orga­ni­za­ción Esen­cia del Tiem­po), Lei­la Ganem (Pre­si­den­ta del Foro Social de Bei­rut) y Mario Isea (Emba­ja­dor de Vene­zue­la), ade­más de expo­ner­se los men­sa­jes de salu­ta­ción y apo­yo de nume­ro­sas per­so­na­li­da­des internacionales.

El Tri­bu­nal ha emi­ti­do una Reso­lu­ción de denun­cia en la que con­de­na a los altos man­dos de la OTAN, a los gober­nan­tes de los paí­ses alia­dos, a las empre­sas que pro­mue­ven la domi­na­ción impe­ria­lis­ta y a los agen­tes de todo tipo (gru­pos mediá­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes, per­so­nas, gru­pos para­mi­li­ta­res, etc.) que hacen posi­ble, por acción y por omi­sión, el amplio aba­ni­co de for­mas de injerencia.

Denun­cia la cre­cien­te acti­vi­dad de la OTAN como fuer­za de agre­sión glo­bal que ali­men­ta esca­la­das beli­cis­tas y carre­ras arma­men­tís­ti­cas, las caren­cias del orden jurí­di­co que garan­ti­zan la impu­ni­dad de sus agen­tes y sus efec­tos polí­ti­cos, socia­les, eco­nó­mi­cos y medioambientales.

El Tri­bu­nal exi­ge el reco­no­ci­mien­to públi­co, por par­te de sus res­pon­sa­bles, de las situa­cio­nes denun­cia­das, el resar­ci­mien­to moral de las víc­ti­mas y la apli­ca­ción, cuan­to menos, de la lega­li­dad vigen­te, la eli­mi­na­ción de las con­di­cio­nes que hacen posi­bles las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas y la sali­da del Esta­do espa­ñol de la OTAN, la reti­ra­da de las bases esta­dou­ni­den­ses y la reduc­ción drás­ti­ca del pre­su­pues­to militar.

El Tri­bu­nal se esta­ble­ce con carác­ter per­ma­nen­te y dará con­ti­nui­dad a los tra­ba­jos rea­li­za­dos, amplian­do su acti­vi­dad en futu­ras sesiones.

“La OTAN es el ele­men­to esen­cial de la estruc­tu­ra béli­ca de los paí­ses más desa­rro­lla­dos y ricos del pla­ne­ta, y de la estruc­tu­ra de domi­na­ción de cla­se a esca­la planetaria”

El Tri­bu­nal Per­ma­nen­te de los Pue­blos Con­tra la Gue­rra Impe­ria­lis­ta y la OTAN (TPPCGIO) es una ini­cia­ti­va ciu­da­da­na en la que par­ti­ci­pan per­so­nas preo­cu­pa­das por la cre­cien­te exten­sión de las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas y que han tra­ba­ja­do sobre aspec­tos tales como las gue­rras no con­ven­cio­na­les, las con­se­cuen­cias en las migra­cio­nes masi­vas, el papel de los medios de comu­ni­ca­ción y la OTAN como el prin­ci­pal ins­tru­men­to de agre­sión sobre los pue­blos resis­ten­tes al despojo.

Para más infor­ma­ción, diri­gir­se a la direc­ción de correo‑e <[email protected]​gmail.​com>

o a telé­fo­nos: Eduar­do Her­nán­dez: 696461651 /​Manuel Par­do: 661839370 /​Ánge­les Maes­tro: 677266529

Más infor­ma­ción sobre el Tri­bu­nal pue­de encon­trar­se en:

Por­tal del Tri­bu­nal: https://forocontralaguer
ra​.word​press​.com/​p​o​r​t​a​l​-​d​e​l​-​t​p​p​c​g​io/

twit­ter: @forotribunal

Ane­xo: reso­lu­ción del TPPCGIO

Preám­bu­lo

El TPPCGIO ha cele­bra­do su pri­me­ra sesión ordi­na­ria en Madrid los días 6, 7 y 8 de Noviem­bre de 2015. Se han ins­cri­to y par­ti­ci­pa­do más de 70 per­so­nas. Se han cons­ti­tui­do cua­tro mesas temá­ti­cas: OTAN, medios de comu­ni­ca­ción, refu­gia­dos y gue­rras de baja inten­si­dad. El tra­ba­jo de las mesas se ha rea­li­za­do tras la expo­si­ción de los más de 30 docu­men­tos apor­ta­dos y de los ela­bo­ra­dos por la Secre­ta­ría del TPPCGIO. Los resul­ta­dos de los tra­ba­jos de cada mesa han sido pre­sen­ta­dos en el pri­mer ple­na­rio para su deba­te por todos los miem­bros del Tri­bu­nal. Las reso­lu­cio­nes par­cia­les pre­pa­ra­das para refle­jar esos resul­ta­dos figu­ran como ane­xo. En base a este deba­te se ha redac­ta­do y deba­ti­do esta Pri­me­ra Reso­lu­ción del TPPCGIO.

Pri­me­ra Reso­lu­ción Del Tppcgio

    1. Expo­si­ción de moti­vos: Enjui­ciar la gue­rra, sus ins­tru­men­tos y sus responsables.

      Des­de la crea­ción de las Nacio­nes Uni­das en 1945 como orga­ni­za­ción que per­mi­tie­ra “arre­glar las con­tro­ver­sias inter­na­cio­na­les por medios pací­fi­cos”, las diver­sas for­mas de gue­rra que des­de enton­ces has­ta hoy han aso­la­do el mun­do no han para­do de crecer.

      Las cifras, que ponen de mani­fies­to que en el prós­pe­ro mer­ca­do de la gue­rra la vida huma­na es un valor que coti­za a la baja, son demo­le­do­ras: 16,5 millo­nes de víc­ti­mas mor­ta­les; cer­ca de 70 millo­nes de des­pla­za­dos en 2015 y cifras aún mayo­res de víc­ti­mas con daños per­ma­nen­tes en sus cuer­pos y en sus men­tes. Aun­que en los pro­ce­sos de cons­truc­ción del enemi­go los pue­blos no apa­re­cen explí­ci­ta­men­te como tales, por­que sue­le recu­rrir­se para esos fines a for­mas de gobierno, a gober­nan­tes con­cre­tos o con­cep­cio­nes ideo­ló­gi­cas, son los pue­blos quie­nes siguen pagan­do un pre­cio inso­por­ta­ble. En la últi­ma déca­da el 90% de las víc­ti­mas han sido civi­les no com­ba­tien­tes y de ellas, el 70 % muje­res y niños.

      Esta situa­ción se repar­te de for­ma des­igual: de un lado, el auto­de­no­mi­na­do “mun­do occi­den­tal”, paí­ses blan­cos desa­rro­lla­dos, agru­pa­dos mili­tar­men­te en torno a la OTAN y a los EE.UU., que cuen­tan con el 70% de las fuer­zas arma­das del mun­do y cuyo núcleo está for­ma­do por paí­ses de tra­di­ción impe­rial: Rei­no Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Espa­ña, Paí­ses Bajos, Tur­quía, bajo el man­do de los EE.UU. A estos paí­ses se aña­de Israel, Esta­do sio­nis­ta colo­nial que ejer­ce un papel cru­cial en el man­te­ni­mien­to de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta en Orien­te Pró­xi­mo; en soli­da­ri­dad con la cau­sa pales­ti­na, este Tri­bu­nal deci­de adop­tar su ter­mi­no­lo­gía y hablar, de aquí en ade­lan­te, de “la enti­dad sio­nis­ta”. De otro, el deno­mi­na­do por occi­den­te como “ter­cer mun­do”, étni­ca­men­te diver­so, que ha sufri­do duran­te siglos el expo­lio del colo­nia­lis­mo occi­den­tal, don­de se desa­rro­llan la mayor par­te de los con­flic­tos arma­dos y don­de se encuen­tran el 86% de los desplazados.

      Mien­tras en la car­ta de Nacio­nes Uni­das de 1945 se esta­ble­ce que “los miem­bros de la orga­ni­za­ción se abs­ten­drán de recu­rrir a la ame­na­za o al uso de la fuer­za con­tra la inte­gri­dad terri­to­rial o la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cual­quier esta­do”, el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo y cien­tí­fi­co-téc­ni­co de las últi­mas déca­das ha crea­do un com­ple­jo sis­te­ma de rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les que abren la posi­bi­li­dad a la expan­sión ili­mi­ta­da del impe­rio occi­den­tal por todo el planeta.

      Este impe­rio actúa bajo la pre­mi­sa de que sólo su domi­nio del mun­do garan­ti­za­rá su sub­sis­ten­cia; un mun­do con­si­de­ra­do como nego­cio por las gran­des cor­po­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les, cuya úni­ca razón de exis­ten­cia es la acu­mu­la­ción eco­nó­mi­ca, acep­tan­do que esta no es posi­ble sin la acu­mu­la­ción de poder y de las fuer­zas nece­sa­rias para ejer­cer­lo. Si su obje­ti­vo es ili­mi­ta­do, tam­bién son ili­mi­ta­dos los méto­dos y las con­se­cuen­cias. La pri­va­ti­za­ción de los ejér­ci­tos, los ejér­ci­tos mer­ce­na­rios, la cao­ti­za­ción de paí­ses ente­ros, con­lle­va una bru­ta­li­dad sin límites.

      Has­ta el momen­to estas accio­nes expe­di­cio­na­rias se han lle­va­do a cabo sobre paí­ses con una redu­ci­da capa­ci­dad de res­pues­ta. Actual­men­te se está aco­san­do a paí­ses con una gran capa­ci­dad béli­ca siguien­do la mis­ma estra­te­gia: cri­mi­na­li­zar, ais­lar, agre­dir. La pri­me­ra y segun­da fase ya están en mar­cha, pero de alcan­zar­se la ter­ce­ra las con­se­cuen­cias serían imprevisibles.

      En esta gue­rra-mun­do, el impe­ria­lis­mo nece­si­ta con­tro­lar cual­quier resis­ten­cia inter­na y, jun­to a las tareas de repre­sión y supre­sión de dere­chos, está lle­van­do a cabo la cons­truc­ción de una cul­tu­ra beli­cis­ta en la que se acep­ta el empleo de la fuer­za y jus­ti­fi­ca la gue­rra y sus con­se­cuen­cias. Nos dice quié­nes son nues­tros enemi­gos, nos ocul­ta las cau­sas, mini­mi­za y jus­ti­fi­ca las con­se­cuen­cias y sobre todo borra de nues­tra memo­ria su pro­pia his­to­ria para poder repe­tir­la. Un ejér­ci­to de medios de comu­ni­ca­ción par­ti­ci­pa sumi­nis­tran­do los ele­men­tos nece­sa­rios para per­ver­tir la reali­dad y con­ven­cer a la pobla­ción de que tan­ta vio­len­cia y des­truc­ción es nece­sa­ria para sal­var la humanidad.

      La gue­rra impe­ria­lis­ta se basa en la arbi­tra­rie­dad: la nor­ma la esta­ble­ce quien tie­ne el poder y la cam­bia según qué se per­si­ga; obli­ga­dos a ocul­tar sus últi­mos obje­ti­vos, toda acción se con­vier­te en excep­cio­nal y auto­jus­ti­fi­ca­da. En estas con­di­cio­nes la impu­ni­dad está asegurada.

      Se con­fi­gu­ra así una reali­dad lle­na de con­tra­dic­cio­nes en la que el impe­ria­lis­mo, que per­si­gue obje­ti­vos a nivel pla­ne­ta­rio, al mis­mo tiem­po se bun­ke­ri­za y se con­vier­te en una gran for­ta­le­za rodea­da por vallas cada más altas, más lar­gas y más afi­la­das. Es muy difí­cil hacer ver la dimen­sión real del impe­ria­lis­mo actual por­que éste ha apren­di­do a hacer­se invi­si­ble. El impe­ria­lis­mo ope­ra hoy en día a tra­vés de estra­te­gias que borran su pro­pio ras­tro, yen­do mucho más allá de la pro­pa­gan­da o la des­in­for­ma­ción. El impe­ria­lis­mo es capaz de con­quis­tar terri­to­rios sin ocu­par­los mili­tar­men­te, usan­do para ello des­de las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas has­ta los dro­nes. Care­ce de cús­pi­de, por­que cada poten­cia impe­ria­lis­ta ope­ra con rela­ti­va inde­pen­den­cia, pero no de man­do, por­que en últi­mo tér­mino las dis­tin­tas poten­cias con­si­guen armo­ni­zar sus intere­ses. Ope­ra en bene­fi­cio, lo hemos dicho, de los paí­ses blan­cos ricos, pero gra­cias a la con­ni­ven­cia de las eli­tes de los paí­ses que no cuen­tan con nin­guno de esos atri­bu­tos. En la prác­ti­ca con­si­gue pre­sen­tar­se como defen­si­vo por­que es muy difí­cil ras­trear su res­pon­sa­bi­li­dad como crea­dor de las ame­na­zas. El impe­ria­lis­mo no es una impo­si­ción per­ver­sa sobre la bue­na volun­tad de los pue­blos del mun­do, sino que se ha con­ver­ti­do en par­te de la lógi­ca polí­ti­ca global.

      Como en otros temas deci­si­vos para la vida de los pue­blos, la gue­rra impe­ria­lis­ta se sitúa fue­ra de su alcan­ce, y por lo tan­to sólo la cons­truc­ción de una res­pues­ta social orga­ni­za­da podrá enfren­tar­se a esta bar­ba­rie e impe­dir la impu­ni­dad de los res­pon­sa­bles. Este Tri­bu­nal de los Pue­blos con­tra la Gue­rra Impe­ria­lis­ta y la OTAN pre­ten­de ser par­te de ese pro­ce­so de orga­ni­za­ción popular.

      El carác­ter popu­lar de este Tri­bu­nal no se ajus­ta al orde­na­mien­to jurí­di­co actual. Sin embar­go, pre­sen­ta­rá ante la ins­tan­cia judi­cial com­pe­ten­te en cada caso las denun­cias sufi­cien­te­men­te fun­da­men­ta­das que sea capaz de ela­bo­rar. Por otra par­te, este Tri­bu­nal emi­ti­rá con­de­nas polí­ti­cas y socia­les concurr
      entes con sus obje­ti­vos; asi­mis­mo, denun­cia­rá y con­de­na­rá espe­cial­men­te los meca­nis­mos que hacen posi­ble y ampa­ran la impunidad.

    2. Sobre el carác­ter per­ma­nen­te del TPPCGIO.

      Este Tri­bu­nal con­ti­nua­rá su tra­ba­jo a par­tir de aho­ra en las siguien­tes líneas:

      Difun­dir los tra­ba­jos y reso­lu­cio­nes del Tribunal.

      Incen­ti­var los con­tac­tos, la coor­di­na­ción y coope­ra­ción con per­so­nas, gru­pos y orga­ni­za­cio­nes que con­de­nen la gue­rra impe­ria­lis­ta y la OTAN.

      Crear cana­les de comu­ni­ca­ción que per­mi­tan que a este Tri­bu­nal lle­guen infor­ma­ción, denun­cias y pro­pues­tas de acción.

      Crear y man­te­ner el Archi­vo y el Fon­do docu­men­tal del Tribunal.

      Dar con­ti­nui­dad a los tra­ba­jos de las mesas ya exis­ten­tes y cons­ti­tuir nue­vas mesas temáticas.

      Con­vo­car nue­vas sesio­nes del Tri­bu­nal, ordi­na­rias o monográficas.

    3. Sín­te­sis del tra­ba­jo rea­li­za­do por las mesas y expues­to en el plenario.

      Se resu­me bre­ve­men­te a con­ti­nua­ción, a par­tir de la pre­sen­ta­ción que han hecho los corres­pon­dien­tes rela­to­res, el tra­ba­jo rea­li­za­do por cada mesa. Se tra­ta sim­ple­men­te de un resu­men sin nin­gún áni­mo de exhaus­ti­vi­dad, y se remi­te a las reso­lu­cio­nes par­cia­les de cada una de las mesas para una pre­sen­ta­ción más completa:

      La mesa sobre la OTAN ha defi­ni­do a esta alian­za mili­tar como el ele­men­to esen­cial de la estruc­tu­ra béli­ca del impe­rio occi­den­tal, en don­de se encua­dran los paí­ses más desa­rro­lla­dos y ricos del pla­ne­ta, y de la estruc­tu­ra de domi­na­ción de cla­se a esca­la pla­ne­ta­ria. Se ha plan­tea­do que la OTAN gene­ra una con­ti­nua deman­da de inver­sio­nes de arma­men­to; que recu­rre cada vez más a ser­vi­cios secre­tos, uni­da­des de ope­ra­cio­nes espe­cia­les, mer­ce­na­rios, mili­cias afi­nes, etc., como for­ma de elu­dir el con­trol sobre sus acti­vi­da­des cri­mi­na­les; que ejer­ce sis­te­má­ti­ca­men­te el con­trol y la mani­pu­la­ción de la infor­ma­ción desa­rro­llan­do una cul­tu­ra de gue­rra que favo­re­ce la impu­ni­dad; que lle­va a cabo la iden­ti­fi­ca­ción, con­de­na y eje­cu­ción de opo­si­to­res con abso­lu­ta arbi­tra­rie­dad. La mesa de la OTAN con­clu­ye: (1) que la carac­te­ri­za­ción de la alian­za mili­tar como meca­nis­mo defen­si­vo es fal­sa, pues­to que en reali­dad se tra­ta de un ins­tru­men­to de agre­sión; (2) que se da un recien­te pro­ce­so de expan­sión pla­ne­ta­ria de la OTAN, para­le­lo al de otras ini­cia­ti­vas de domi­na­ción eco­nó­mi­ca y comer­cial; (3) que tie­ne lugar una abso­lu­ta trai­ción a la sobe­ra­nía de los pue­blos en la entre­ga incon­di­cio­nal de sus gobier­nos a la OTAN y su some­ti­mien­to a los dic­ta­dos de los EEUU; (4) que el dis­ci­pli­na­mien­to y con­trol de la disi­den­cia inter­na es un recur­so fun­da­men­tal en el sos­te­ni­mien­to del sis­te­ma de domi­na­ción capi­ta­lis­ta; (5) que son ras­gos defi­ni­to­rios de la situa­ción actual la mili­ta­ri­za­ción de la socie­dad y la gene­ra­li­za­ción del mie­do; (6) que el con­ti­nuo empleo de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les y de la lega­li­dad inter­na­cio­nal para su pro­pio pro­ve­cho con­du­ce a un pro­gre­si­vo des­cré­di­to; (7) que la OTAN esta­ble­ce alian­zas con movi­mien­tos fas­cis­tas y ser­vi­cios secre­tos en acti­vi­da­des terro­ris­tas en el inte­rior de los paí­ses aliados.

      La mesa sobre medios de comu­ni­ca­ción ha toma­do por obje­ti­vo ana­li­zar el com­por­ta­mien­to de los medios de comu­ni­ca­ción fren­te a la gue­rra, denun­cian­do las prác­ti­cas de pro­mo­ción y jus­ti­fi­ca­ción de la gue­rra, así como de ocul­ta­ción de las atro­ci­da­des come­ti­das. Ha defi­ni­do como obje­ti­vos la iden­ti­fi­ca­ción de los intere­ses que sos­tie­nen esos com­por­ta­mien­tos, las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que los pro­ta­go­ni­zan y el papel de los Esta­dos, cuan­do se inhi­ben fren­te a esas prác­ti­cas. Ha cons­ta­ta­do que los gran­des medios de comu­ni­ca­ción son pro­pie­dad de un entra­ma­do de ban­cos y hol­dings, y que por tan­to los medios de comu­ni­ca­ción han deja­do de ser meros ins­tru­men­tos del poder para con­ver­tir­se en la for­ma en que se expre­sa el poder. Ha ana­li­za­do el voca­bu­la­rio, los este­reo­ti­pos, y el dis­cur­so que uti­li­zan los medios de comu­ni­ca­ción, que faci­li­tan la acep­ta­ción social de actua­cio­nes vio­len­tas y des­pia­da­das. La mesa de medios de comu­ni­ca­ción con­clu­ye: (1) que las líneas edi­to­ria­les de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción res­pon­den a sus intere­ses en un con­tex­to de domi­na­ción de cla­se; (2) que tres gran­des agen­cias de noti­cias gene­ran más del 80% de las noti­cias difun­di­das por los medios; (3) que se dis­ci­pli­na a los medios y a los perio­dis­tas, por medios direc­tos e indi­rec­tos, en un con­tex­to de pre­ca­rie­dad labo­ral; (4) que el dis­ci­pli­na­mien­to de la pobla­ción a tra­vés de los medios, la pre­pa­ra para acep­tar como nor­ma­les y regu­la­res las situa­cio­nes bru­ta­les que impli­can las gue­rras, ocul­tan­do sus raí­ces; (5) que está pro­ba­do el pago a perio­dis­tas e inte­lec­tua­les para que actúen de voce­ros del imperialismo.

      La mesa sobre refu­gia­dos ha toma­do como pun­to de par­ti­da que el drás­ti­co incre­men­to, impen­sa­ble hace unos años, del núme­ro de per­so­nas for­za­das a des­pla­zar­se de su hogar obe­de­ce a la polí­ti­ca de saqueo mun­dial que los pa��ses occi­den­ta­les lle­van a cabo a tra­vés de sus empre­sas trans­na­cio­na­les y de su par­ti­ci­pa­ción en con­flic­tos béli­cos de natu­ra­le­za impe­ria­lis­ta. Se ha seña­la­do la nece­si­dad de exten­der el tér­mino jurí­di­co de des­pla­za­dos for­zo­sos a todos los migran­tes for­za­dos, sea cual sea la cau­sa. Tam­bién se ha sub­ra­ya­do que los refu­gia­dos en sen­ti­do jurí­di­co estric­to son tes­ti­gos vivos de la indig­ni­dad moral del capi­ta­lis­mo glo­bal actual. La mesa ha hecho un tra­ba­jo espe­cial­men­te pro­fun­do de revi­sión de las con­tra­dic­cio­nes, insu­fi­cien­cias y vio­la­cio­nes de la legis­la­ción vigen­te a esca­la inter­na­cio­nal, regio­nal y esta­tal. La mesa sobre refu­gia­dos con­clu­ye: (1) que la res­pues­ta dada por la Unión Euro­pea ante esta situa­ción ha sido el cie­rre y la mili­ta­ri­za­ción de las fron­te­ras; (2) que las reac­cio­nes xenó­fo­bas, incen­ti­va­das por las cla­ses domi­nan­tes, con­tri­bu­yen a la divi­sión de la cla­se tra­ba­ja­do­ra; (3) que se incum­ple sis­te­má­ti­ca­men­te la legis­la­ción inter­na­cio­nal, regio­nal y esta­tal vigen­te, que por otra par­te es abso­lu­ta­men­te insu­fi­cien­te en el mejor de los casos, pues­to que en muchas oca­sio­nes está de hecho dise­ña­da no ya para obviar el deber de auxi­lio a los des­pla­za­dos sino para agra­var aún más su situa­ción; (4) que estos des­pla­za­mien­tos for­za­dos de pobla­cio­nes son ins­tru­men­ta­li­za­dos como arma de gue­rra; (5) que la con­ge­la­ción de la Ley de Asi­lo, la regu­la­ri­za­ción de las devo­lu­cio­nes en calien­te y el dete­rio­ro inhu­mano de los CIEs y CETIs supo­nen una invo­lu­ción de la pro­tec­ción ins­ti­tu­cio­nal a refu­gia­dos y emi­gran­tes en el Esta­do español.

      La mesa sobre gue­rras de baja inten­si­dad ha comen­za­do seña­lan­do: (a) la cone­xión entre impe­ria­lis­mo y capi­ta­lis­mo; (b) la rela­ción entre inten­si­fi­ca­ción de las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas y los sig­ni­fi­ca­ti­vos pro­ce­sos de con­tes­ta­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, social, cul­tu­ral al impe­ria­lis­mo; © que el tér­mino “gue­rras de baja inten­si­dad” tie­ne, como cual­quier otro de los plan­tea­dos duran­te la dis­cu­sión, una car­ga ideo­ló­gi­ca a la cual hay que hacer fren­te, y por ese moti­vo se ha man­te­ni­do el tér­mino con el pro­pó­si­to de mos­trar sus con­tra­dic­cio­nes. La mesa ha arti­cu­la­do su tra­ba­jo a par­tir de las cate­go­rías de inje­ren­cia, impu­ni­dad y res­pon­sa­bi­li­dad, revi­san­do casos con­cre­tos, ele­gi­dos por su rele­van­cia y por la dis­po­ni­bi­li­dad de docu­men­ta­ción al res­pec­to duran­te las sesio­nes de tra­ba­jo. La mesa ha emi­ti­do las siguien­tes con­clu­sio­nes: (1) Se hace un uso frau­du­len­to de las con­ver­sa­cio­nes de paz y los pro­ce­sos de nego­cia­ción. (2) Se mani­pu­la a agen­tes polí­ti­cos, socia­les y eco­nó­mi­cos loca­les con el fin de des­es­ta­bi­li­zar paí­ses sobe­ra­nos en el mar­co de una estra­te­gia impe­ria­lis­ta glo­bal, y se apo­ya ins­ti­tu­cio­nal­men­te a fuer­zas gol­pis­tas y evi­den­te­men­te reac­cio­na­rias. (3) Se vio­la sis­te­má­ti­ca­men­te el dere­cho inter­na­cio­nal por par­te de las poten­cias a las cua­les el Esta­do espa­ñol con­si­de­ra alia­das. (4) A tra­vés de la gue­rra se bus­ca la obten­ción de bene­fi­cios eco­nó­mi­cos. (5) Hay una fal­ta abso­lu­ta de preo­cu­pa­ción por los daños medioam­bien­ta­les y cli­má­ti­cos pro­vo­ca­dos por la gue­rra. (6) La toma de deci­sio­nes rela­cio­na­das con cues­tio­nes mili­ta­res en el E
      sta­do espa­ñol se da en un mar­co de opa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal y de fal­ta de garan­tías demo­crá­ti­cas. (7) Que el Acuer­do de aso­cia­ción comer­cial entre la UE y la enti­dad sio­nis­ta pre­vé, en su artícu­lo 2, la anu­la­ción del mis­mo en caso de vio­la­ción de los Dere­chos huma­nos y los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, de mane­ra que el acuer­do debe­ría ser suspendido.

    4. Con­clu­sio­nes.

      El Tri­bu­nal Per­ma­nen­te de los Pue­blos con­ta la Gue­rra Impe­ria­lis­ta y la OTAN, reu­ni­do en Madrid los días 6, 7 y 8 de Noviem­bre de 2015.

Con­de­na

      1. A los altos man­dos de la OTAN por su máxi­ma res­pon­sa­bi­li­dad en los hechos denunciados.

      2. A los gober­nan­tes de los paí­ses que cons­ti­tu­yen la OTAN o coope­ran acti­va­men­te con ella.

      3. A los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de las empre­sas que pro­mue­ven la domi­na­ción impe­ria­lis­ta y se bene­fi­cian de ella.

      4. A los agen­tes de todo tipo (Esta­dos, orga­nis­mos, per­so­nas, gru­pos para­mi­li­ta­res, etc.) que hacen posi­ble, por acción y por omi­sión, el amplio aba­ni­co de for­mas de inje­ren­cia iden­ti­fi­ca­dos por el Tribunal.

      5. Las caren­cias abso­lu­tas del orden jurí­di­co inter­na­cio­nal, regio­nal y esta­tal vigen­te, que está de hecho dise­ña­do no sólo para hacer posi­ble la impu­ni­dad por omi­sión o inca­pa­ci­dad sino tam­bién para garan­ti­zar­la activamente.

      6. Las actua­cio­nes impu­nes del impe­ria­lis­mo en todas par­tes del mun­do así como sus efec­tos polí­ti­cos, socia­les, eco­nó­mi­cos y medioambientales.

      7. La cre­cien­te acti­vi­dad de la OTAN como fuer­za de agre­sión glo­bal que ali­men­ta esca­la­das beli­cis­tas y carre­ras armamentísticas.

      8. La opa­ci­dad con la que se toman las deci­sio­nes mili­ta­res, com­ple­ta­men­te con­tra­ria al prin­ci­pio demo­crá­ti­co y fue­ra de cual­quier tipo de con­trol o super­vi­sión por par­te de la ciudadanía.

      9. Espe­cí­fi­ca­men­te los casos de Vene­zue­la, Don­bass (Ucra­nia) y Orien­te Pró­xi­mo, nota­ble­men­te Pales­ti­na y Siria, que en estos momen­tos con­cen­tran y pade­cen la estra­te­gia de aco­so y agre­sión imperialista.

Exi­ge

      1. El reco­no­ci­mien­to públi­co, por par­te de sus res­pon­sa­bles, de las situa­cio­nes denun­cia­das por el Tribunal.

      2. El resar­ci­mien­to moral de las víc­ti­mas y la apli­ca­ción, cuan­to menos, de la lega­li­dad vigen­te, así como el res­ta­ble­ci­mien­to de lo daña­do en tér­mi­nos huma­nos, eco­nó­mi­cos, socia­les y medioambientales.

      3. La eli­mi­na­ción de las con­di­cio­nes que hacen posi­bles las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas, para que no se vuel­van a repe­tir en el futuro

      4. En el caso del Esta­do espa­ñol, es impres­cin­di­ble la sali­da de la OTAN, la reti­ra­da de las bases esta­dou­ni­den­ses y la reduc­ción drás­ti­ca del pre­su­pues­to militar.

Por con­si­guien­te

El Tri­bu­nal Per­ma­nen­te de los Pue­blos con­tra la Gue­rra Impe­ria­lis­ta y la OTAN hace un lla­ma­mien­to a los movi­mien­tos y las orga­ni­za­cio­nes socia­les para que secun­den estas con­de­nas y se movi­li­cen en pos del cum­pli­mien­to de las exi­gen­cias aquí expuestas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.