Repre­sión y terror: la alian­za que le per­mi­tió el triun­fo a Erdogan

La repre­sión per­ma­nen­te, el encar­ce­la­mien­to de mili­tan­tes de izquier­da, el cie­rre de medios de comu­ni­ca­ción opo­si­to­res en ape­nas cua­tro días, el ase­si­na­to de ciu­da­da­nos kur­dos ‑perio­dis­tas incluidos‑, el ase­dio y ata­que de las fuer­zas de segu­ri­dad a pobla­dos y aldeas en el sur­es­te del país, un aten­ta­do en Anka­ra que dejó más de 100 muer­tos y el des­plie­gue del terror y la psi­co­sis entre los pobla­do­res, fue­ron las accio­nes que el pre­si­den­te Recep Tay­yip Erdo­gan y su par­ti­do, el AKP, apli­ca­ron y uti­li­za­ron des­de junio pasa­do cuan­do las urnas se habían cerra­do ante ellos.

Deses­pe­ra­do por man­te­ner­se en el poder, el pre­si­den­te tur­co no dudó en la estra­te­gia a seguir fren­te al revés elec­to­ral: mili­ta­ri­zar el país, gene­rar mie­do en la pobla­ción y lle­var a la Repú­bli­ca tur­ca al bor­de del colap­so interno. Des­de junio has­ta ayer, Erdo­gan no apli­có un plan orga­ni­za­do des­de una cabe­za per­ver­sa, sino un minu­cio­so y clá­si­co manual que los sec­to­res de dere­cha, a nivel mun­dial, han sabi­do cons­truir en todas estas déca­das. Por­que el obje­ti­vo del man­da­ta­rio tur­co es pro­fun­di­zar sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, ten­der redes con los gru­pos más con­ser­va­do­res den­tro del mun­do musul­mán y com­ba­tir todo ras­go de pro­gre­sis­mo en Medio Oriente.

Las elec­cio­nes de este domin­go en Tur­quía, en las cua­les el AKP obtu­vo la mayo­ría, no resis­ti­rían la ava­lan­cha de crí­ti­cas si hubie­ran ocu­rri­do en otro país. Pero en Tur­quía, cuyo gobierno bus­ca a toda cos­ta avan­zar con su pro­yec­to de con­trol sobre Medio Orien­te y barrer a la opo­si­ción inter­na, los comi­cios fue­ron salu­da­dos por Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea. Aun­que detrás de estas elec­cio­nes un ten­dal de muer­tos y heri­dos lle­ven la mar­ca de Erdo­gan, el fre­né­ti­co diri­gen­te isla­mis­ta que pre­ten­de hacer de su tie­rra un nue­vo Impe­rio Otomano.

Con el 97% del escru­ti­nio com­ple­to, el par­ti­do gober­nan­te obtu­vo 49,35 por cien­to de los votos, superan­do con cre­ces el magro resul­ta­do de los comi­cios de junio pasa­do. De esta for­ma, la agru­pa­ción coman­da­da por Erdo­gan logró 316 dipu­tados y la posi­bi­li­dad de con­for­mar un nue­vo gobierno sin con­vo­car a las prin­ci­pa­les fuer­zas polí­ti­cas. En las elec­cio­nes pasa­das, el AKP dis­cu­tió una posi­ble admi­nis­tra­ción de coa­li­ción con el MHP (ultra­de­re­cha) y CHP (social­de­mó­cra­ta), pero echó por tie­rra esta posibilidad.

Abo­ca­do a con­se­guir el con­trol total, Erdo­gan des­ple­gó una polí­ti­ca de terror, prin­ci­pal­men­te en la región del Kur­dis­tán tur­co, don­de se levan­ta la prin­ci­pal resis­ten­cia a su gobierno. Con la excu­sa de com­ba­tir al “terro­ris­mo”, el AKP come­tió aten­ta­dos, como en la ciu­dad de Suruc, y acu­só al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK) de ser el res­pon­sa­ble de abso­lu­ta­men­te todos los males de Tur­quía. Mien­tras tan­to, dejó el terreno libre para que los mer­ce­na­rios del Esta­do Islá­mi­co (EI) uti­li­za­ran la fron­te­ra con Siria como reta­guar­dia y vía para el reabas­te­ci­mien­to de armas y trá­fi­co de petróleo.

Aun­que el AKP obtu­vo la mayo­ría par­la­men­ta­ria, al gobierno de Erdo­gan no le alcan­za esa cifra para refor­mar la cons­ti­tu­ción de for­ma direc­ta, una de sus prin­ci­pa­les pro­pues­tas, que tie­ne un fuer­te recha­zo en la sociedad.

En segun­do lugar en los comi­cios que­dó CHP, que man­tie­ne el 24,7% de los votos y un total de 134 par­la­men­ta­rios. El ter­cer par­ti­do que ten­drá repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria es el HDP (Par­ti­do Demo­crá­ti­co de los Pue­blos, con­for­ma­do por el movi­mien­to kur­do, sec­to­res de la izquier­da tur­ca y movi­mien­tos socia­les), con el 10,3% de los votos y 59 esca­ños. Por últi­mo, el MHP tuvo un retro­ce­so del 16,29 al 11,97%, obte­nien­do 41 diputados.

Cono­ci­dos los resul­ta­dos de los comi­cios, el co-pre­si­den­te del HDP, Selahat­tin Demir­tas, ase­gu­ró que no se tra­tó de una vota­ción en igual­dad de con­di­cio­nes. El diri­gen­te denun­ció que su par­ti­do no pudo hacer una cam­pa­ña nor­mal a raíz de los ata­ques sufri­dos. “El pue­blo tur­co no reci­be estos resul­ta­dos con ale­gría –agre­gó Demirtas‑, inclu­so si un par­ti­do polí­ti­co ha reci­bi­do el 50 por cien­to de los votos. ¿Por qué? Por­que muchas per­so­nas en Tur­quía, en la actua­li­dad, viven con mie­do. Nadie sabe has­ta dón­de pue­de lle­gar el par­ti­do gobernante”.

En la jor­na­da elec­to­ral no fal­ta­ron incon­ve­nien­tes, denun­cias y fuer­zas de segu­ri­dad con órde­nes de reprimir.

El dia­rio tur­co Hurri­yet Daily News denun­ció que varios de los obser­va­do­res elec­to­ra­les en Anka­ra y en Estam­bul denun­cia­ron las pre­sio­nes del gobierno para fir­mar repor­tes en blan­co sobre la situa­ción en sus cen­tros de vota­ción. Por su par­te, la dele­ga­ción cata­la­na de obser­va­do­res invi­ta­da por el HDP reve­ló que la poli­cía tur­ca les impi­dió el acce­so a los cole­gios elec­to­ra­les. Eulà­lia Reguant, dipu­tada cata­la­na de la CUP, decla­ró “que las auto­ri­da­des solo deja­ron acce­der a los obser­va­do­res del OSCE (Orga­ni­za­ción para la Segu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Euro­pa), invi­ta­dos por el gobierno y que son 40 per­so­nas para todo el país”.

En Diyar­ba­kir, capi­tal del Kur­dis­tán tur­co, la poli­cía no per­dió el tiem­po y cuan­do los pobla­do­res salían a las calles para fes­te­jar los resul­ta­dos obte­ni­dos por el HDP, arre­me­tió con gases lacri­mó­ge­nos para dis­per­sar a las per­so­nas. En la loca­li­dad de Van, las fuer­zas de segu­ri­dad ata­ca­ron a quie­nes espe­ra­ban para ejer­cer su dere­cho al voto, según infor­mó la agen­cia ANF. Al cie­rre de esta edi­ción, una explo­sión en la ciu­dad de Mar­din había deja­do como sal­do 25 per­so­nas heri­das, cua­tro de ellas de gravedad.

Mien­tras esto suce­día, Erdo­gan dis­fru­ta­ba de los resul­ta­dos que lo con­fir­ma­ban como pre­si­den­te, pero tam­bién como uno de los peli­gros más laten­tes para todo Medio Oriente.

Lean­dro Albani/​Resumen Medio Orien­te, 2 de noviem­bre de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *