Fren­te a la mesa. En nom­bre de ¿qué dios?

Ni Yah­vé, ni Alá, ni el mis­mo Dios gobier­nan el mun­do. A los dio­ses les han crea­do y ele­gi­do los más pode­ro­sos del mun­do, a tra­vés de los tiem­pos, para que, a tra­vés del mie­do, pue­dan impu­ne­men­te des­truir a los más débi­les. (Kar­buts dic 2010)

Me encuen­tro sen­ta­do fren­te a la mesa de un enor­me des­pa­cho. Ella, la mesa, tam­bién es gran­dio­sa. Y más aún lo es la que está de cara a los ven­ta­na­les. Como el tri­ple de esta en la que apo­yo mis codos.

La más gran­de es para cuan­do me reúno con gen­te de los minis­te­rios, sobre todo el del inte­rior y el de jus­ti­cia. Reco­noz­co que quien más acu­de a mi des­pa­cho es el pre­si­den­te del gobierno, del par­ti­do polí­ti­co que está en el poder. Calla­do que­da dicho que es de dere­chas. Fal­ta­ría más. Son los que quie­ren orga­ni­zar al pue­blo en nom­bre de su dios y en bene­fi­cio propio.

En este momen­to, la tar­de está lo sufi­cien­te­men­te avan­za­da como para que no espe­re visi­ta algu­na… Por fin he toma­do la plu­ma y el cua­derno. Ha pasa­do mucho tiem­po des­de que lo hice por últi­ma vez. Pue­de que se tra­te de un inten­to de sin­ce­rar­me con­mi­go mis­mo. Pero úni­ca­men­te lo sabré al final. Sé que todo ha comen­za­do con las pala­bras de des­pre­cio de mi hijo Andrés hacia las labo­res que reali­zo en lo que se lla­ma Audien­cia Nacional.

Fue crea­da el año 77. Muchos auto­res, y yo mis­mo sin escri­bir­lo, reco­no­ce­mos que esta Audien­cia Nacio­nal no es más que la suce­so­ra de Tri­bu­nal de Orden Públi­co de la épo­ca fran­quis­ta «para juz­gar deli­tos de terro­ris­mo y otros de ámbi­to esta­tal».

Es cier­to que no pue­do que­jar­me de haber con­se­gui­do el pues­to que ocu­po como juez den­tro de esta Audien­cia, o mejor dicho Audi­to­rio, lugar don­de se oye, más que escu­cha, pero sobre todo en el que se deci­de sobre la vida de las per­so­nas, don­de se las con­de­na a gra­ves penas.

-Con­fun­dís todo. –Me ha dicho mi hijo- Voso­tros no os limi­táis a escu­char, sino que con­de­náis. Sí. Escu­chas a quie­nes están en el poder, a quie­nes entran por tus puer­tas tra­se­ras. Pero a quie­nes entran cus­to­dia­dos, por la puer­ta delan­te­ra, a esos les con­de­náis irremisiblemente.

(Y mien­tras Andrés habla­ba miran­do fija­men­te a su padre, su cora­zón le decía: «Ese es mi padre» «Mi vida pro­ce­de de él; la car­ne que cubre mis hue­sos es suya, el pan con que me ali­men­to vie­ne de esos horro­res» (R.L.Stevenson)

En mi des­pa­cho ten­go la puer­ta de entra­da, la que da al pasi­llo, por don­de entran los dete­ni­dos con la poli­cía. Y en oca­sio­nes algún abo­ga­do. Pero a mi espal­da, a dere­cha e izquier­da hay sen­das puer­tas. Por una de ellas, muchas veces sin lla­mar entra el pre­si­den­te del par­ti­do en el poder. De dere­chas, cla­ro. Si no lo es por las siglas, lo es de posi­cio­na­mien­to polí­ti­co fren­te a todo lo que le lle­ve la contraria.

Gri­ta exasperado.

-Quie­ren des­truir la Patria. La que tan­to cos­tó a Fran­co librar­la de incré­du­los y paga­nos. A esos cua­tro tie­nes que con­de­nar­los a la per­pe­tua… Que todos esos mal­he­cho­res sepan lo que somos capa­ces de hacer.

Se sien­ta. Rojo de cóle­ra. Por­que ante mí se atre­ve a decir lo que no es capaz de mani­fes­tar en públi­co. Cono­ce mis pen­sa­mien­tos, pero tam­bién sabe que es el mie­do el que me está hacien­do obe­de­cer. Es duro enfren­tar­se a quien se cree envia­do por Dios, Alá, o Jehová.

Por la otra puer­ta acos­tum­bra­ba a entrar el minis­tro de jus­ti­cia o del interior.

Son minis­tros de cas­ti­go. Colo­ca­dos en esos pues­tos, al igual que yo mis­mo, por el envia­do de dios, el Pre­si­den­te del Par­ti­do en el Poder.

Hoy han veni­do a lo mis­mo, a for­zar­me para que con­de­ne a los cua­tro dete­ni­dos. Me exi­gen que les impon­ga cade­na perpetua.

Estos mis­mos minis­tros han vuel­to al de un rato, acom­pa­ña­dos de poli­cías y guar­dias, y les dicen que hablen, y tiran sobre mi mesa pape­les con­de­na­to­rios, y recor­tes de perió­di­cos, y mani­fes­ta­cio­nes, con­fe­sio­nes que los mis­mos guar­dias dicen haber escu­cha­do y transcrito.

El minis­tro del inte­rior me ha traí­do una pági­na con el artícu­lo tres del códi­go civil:

Las nor­mas se inter­pre­ta­rán según el sen­ti­do pro­pio, de sus pala­bras, en rela­ción con el con­tex­to, los ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos y legis­la­ti­vos, y la reali­dad social del tiem­po en que han de ser apli­ca­das, aten­dien­do fun­da­men­tal­men­te al espí­ri­tu y fina­li­dad de aquellas

-Lo cual, con­ti­nua gri­tan­do el minis­tro, nos per­mi­te tener en cuen­ta otros cri­te­rios, espe­cial­men­te el teleo­ló­gi­co, ten­den­cial o finalista.

Es en ese ins­tan­te cuan­do me vie­ne a la memo­ria las pala­bras que mi hijo Andrés me ha lan­za­do esta mañana:

Si juz­gar es peca­do, y está prohi­bi­do por la ley de los dio­ses, ¿Cómo mi padre se ha con­ver­ti­do en Juez? ¿Cómo pue­de hacer nego­cio del peca­do? ¿Por­que era dis­tin­gui­do lla­mar­se juez? Lee tu evan­ge­lio, padre, tú que eres cató­li­co, el de Lucas y el de Mateo… no juz­guéis y no seréis juz­ga­dos; pues con el jui­cio que juz­gáis seréis juz­ga­dos, y con la medi­da que medís, se os medi­rá a vosotros.

El minis­tro se mar­cha­ba para salir con su habi­tual por­ta­zo; pero en esta oca­sión acer­có su apes­to­sa boca a mi oído, para indicarme:

-Si esto no sale bien, ya sabes lo que te espera…

-Tú, papá, cono­ces de sobra que estos, los cua­tro dete­ni­dos, sí, los de ETA, fue­ron a dia­lo­gar con el Gobierno, y se habían pues­to de acuer­do para hacer­lo en Oslo.

-¿Y?

- Que el gobierno al que repre­sen­tas no acu­dió a la cita. Sim­ple­men­te se puso de acuer­do para saber quié­nes iban a ir; cono­cer a los res­pon­sa­bles de ETA que en aquel momen­to esta­ban dis­pues­tos a dia­lo­gar. A estos mis­mos, el gobierno de Oslo les man­dó lue­go que salie­ran del país. Pero todo esto esta­ba pre­vis­to. ¿Por qué no les detu­vie­ron enton­ces? –Mi hijo baja la voz, como si estu­vie­ra ago­ta­do- Tu gobierno los ha teni­do como rehe­nes, duran­te todo este tiem­po. Sabía per­fec­ta­men­te, a cada ins­tan­te, dón­de se encon­tra­ban. Los han dete­ni­do cuan­do a tus gran­des jefes les ha pare­ci­do que eso le podría pro­du­cir más votos en las elecciones.

Y ter­mi­na entre­gán­do­me un papel con estas anotaciones.

La poli­cía fran­ce­sa atri­bu­yó el año 2005 a Ramón Sagar­za­zu, labo­res de pre­pa­ra­ción de las nego­cia­cio­nes entre ETA y el Gobierno Español.

Iratxe Sor­za­bal, jun­to a Josu Urru­ti­koetxea y David Pla, par­ti­ci­pó en las nego­cia­cio­nes de PAZ de Oslo.

Tam­bién les sitúan como las voces que leye­ron el comu­ni­ca­do del cese defi­ni­ti­vo de la vio­len­cia el 20 de octu­bre del 2011. (El Mun­do – EFE – Noti­cias de Navarra)

Según El Con­fi­den­cial, Iratxe, Josu y David estu­vie­ron en Oslo des­de prin­ci­pios del 2012, espe­ran­do a los nego­cia­do­res del gobierno espa­ñol, que nun­ca lle­ga­ron. Por eso pre­ci­sa­men­te el gobierno de Norue­ga les man­dó salir del país.

Norue­ga des­mien­te que el Gobierno Espa­ñol haya man­te­ni­do con­tac­tos en Oslo con ETA (20 minu​tos​.es)

Esta mis­ma tar­de se han abier­to súbi­ta­men­te las dos puer­tas detrás de mi mesa de des­pa­cho, la de los minis­tros y la del pre­si­den­te del gobierno, acom­pa­ña­dos de poli­cías y guardias.

Con qué indig­na­ción y des­pre­cio me han cita­do –cla­ro que leyen­do pági­nas escri­tas por sus laca­yos- todo tipo de leyes, argu­men­tos y sentencias.

Jus­to me había dado tiem­po para guar­dar en el cajón las pági­nas de los dia­rios que, saca­dos por inter­net, me había deja­do mi hijo Andrés.

Es cla­ro que no creen ni en su pro­pio dios, del que alar­dean, sino que bus­can úni­ca­men­te sus intere­ses per­so­na­les, ganar las elec­cio­nes pró­xi­mas; y para ello, quie­ren con­de­nar pre­ci­sa­men­te a los más fáci­les de encon­trar, a quie­nes han bus­ca­do la paz y el con­sen­so a cara des­cu­bier­ta. Sí, des­de el cin­co de sep­tiem­bre de 1987 en Argel.

Lo ten­go cla­ro. Hoy mis­mo dejo la judi­ca­tu­ra española.

¿Será un ejem­plo para jue­ces, la acti­tud del padre de Andrés?

26 de octu­bre del 2015

Fer­min Gongeta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *