Dos y dos, igual a cero

Inva­so­res e invadidos

A la tar­dor de 1707, la ciu­tat de Llei­da es va ren­dir a les tro­pes de Felip V des­près d” un ser­ge ferot­ge i la repre­siòn con­tra la pobla­ciò va ser exemplar.

Este es una de los epi­so­dios béli­cos, con el que comien­za la actual situa­ción cata­la­na. Y entre otras cosas, esto es lo que dice un folle­to edi­ta­do por la Gene­ra­li­tat, sobre la lla­ma­da ruta 1714. En Llei­da, dos mil qui­nien­tos resis­ten­tes se enfren­ta­ron duran­te meses a 30.000 mer­ce­na­rios bor­bó­ni­cos. Que con­ta­ban con la pro­me­sa cum­pli­da de un saqueo, de los de la épo­ca. No solo fue Llei­da. Lue­go siguie­ron otras ciu­da­des, en una vein­te­na de saqueos y matan­zas. Les Viles Cre­ma­des fue­ron el fru­to de la pre­sen­cia de las tro­pas espa­ño­las. Duran­te sie­te años la gue­rra de agre­sión saqueó las tie­rras cata­la­nas, has­ta el asal­to final a Bar­ce­lo­na, el 11 de setiem­bre de 1714.

En Llei­da la inva­sión con­vir­tió la cate­dral en cuartel…hasta ¡1948¡. Para que no hubie­ra dudas sobre la con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca de la invasión.Y de que al impe­rio no le dete­nía ni la Igle­sia. Pero esta medi­da fue solo una de las de cas­ti­go, orde­na­das por el rey y man­te­ni­das por los gobier­nos de Espa­ña des­pués de 1714. Otras fue­ron la eje­cu­ción de unos 7.000 civi­les leridanos…Por haber resis­ti­do a los ocupantes.

Este ejem­plo for­ma par­te de la ruta 1714. Un reco­rri­do his­tó­ri­co por los luga­res de la inva­sión en Cata­lun­ya. Una ruta de dolor. De ocu­pa­ción y ven­gan­zas. Los cata­la­nes, que son muy boti­gès, han tra­ta­do de «endul­zar» la ruta con ano­ta­cio­nes turí­si­ti­cas y gas­tro­nó­mi­cas. Pero no se si lo han con­se­gui­do. Por­que lo que ha que­da­do cla­ro, mas allá del comer y via­jar, es el carác­ter mili­tar de la pre­sen­cia espa­ño­la. Los miles de muer­tos. Les viles cre­ma­das. De Puig­cer­dá a Tor­to­sa. Vein­ti­tres villas. Vein­ti­trés memo­rias. Focos de resis­ten­cia don­de se mez­clan His­to­ria, vino y vian­das. Pero don­de resis­te la memo­ria de un pue­blo, que toda­vía no ha podi­do deci­dir en libertad.

Tres­cien­tos años des­pués, la ocu­pa­ción mili­tar no se ha olvi­da­do del todo. Pero aho­ra, des­de el eterno cen­tra­lis­mo bor­bó­ni­co, los suce­so­res polí­ti­cos de los inva­so­res inten­tan escon­der­la con la fal­sa polí­ti­ca de los votos y las mayo­rías. Y pre­ten­den que la ocu­pa­ción mili­tar de 1714, sea olvidada/​aceptada por los con­quis­ta­dos. Exi­gen que los ocu­pa­dos abra­cen la lega­li­dad espa­ño­la, impues­ta des­de aquel 1714 y reno­va­da has­ta hoy, como ley pro­pia. Cuan­do es una ley de ocu­pa­ción. Y dere­cho de con­quis­ta, reno­va­do des­pués con el fran­quis­mo. Y aho­ra con la Cons­ti­tu­ción into­ca­ble de Rajoy, Sán­chez y Rivera.

Aho­ra, cuan­do una mayo­ría par­la­men­ta­ria cata­la­na pro­po­ne recha­zar las leyes de la ocu­pa­ción, ampa­ra­das en el dere­cho de con­quis­ta. Los hijos de los con­quis­ta­do­res, y sus suce­so­res, pro­cla­man­do la obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal de los cata­la­nes, de com­por­tar­se como bue­nos espa­ño­les, los lla­man delin­cuen­tes y anti­de­mó­cra­tas. Y tra­tan de evi­tar su des­obe­dien­cia con otras ame­na­zas y pro­me­sas de nue­vas ocu­pa­cio­nes. Lo hicie­ron en 1714. Lo repi­tie­ron en 1936. Y quién sabe de lo que serán capa­ces aho­ra, que están repa­trian­do algu­nos cuer­pos expe­di­cio­na­rios de tie­rras infieles …

Para ello nece­si­tan, en todo caso, que los cata­la­nes des­cen­dien­tes de aque­llos que sufrie­ron las masa­cres y saqueos bor­bo­ni­cos. Y los que pasa­ron por la inva­sión del fas­cis­mo espa­ñol de 1936. Renie­guen de su con­di­ción de inva­di­dos y aban­do­nen su resis­ten­cia. Y se entre­guen al voto mayo­ri­ta­rio espa­ñol. Para ello es pre­ci­so que se olvi­de la His­to­ria. Que nadie sepa que la situa­ción actual es con­se­cuen­cia direc­ta de una gue­rra, una ocu­pa­ción y la sus­ti­tu­ción for­zo­sa de la lega­li­dad anti­gua, por la espa­ño­la moder­na. Que dura 300 años. Y cuyas con­se­cuen­cias se man­tie­nen en línea direc­ta y con­ti­nui­dad de pasa­do-pre­sen­te. Aho­ra los espa­ño­les espe­ran, que el resul­ta­do de la inva­sión y de las masa­cres de 1714 sean con­va­li­da­dos por los votos obte­ni­dos por sus par­ti­dos espa­ño­les, par­ti­da­rios de la ocu­pa­ción. Aspi­ran a que se sus­ti­tu­ya el dere­cho his­tó­ri­co de los ocu­pa­dos, por las leyes de con­quis­ta. Y que la fór­mu­la elec­to­ral de mayo­ría-mino­ria se con­vier­ta en un deber abso­lu­to de obli­ga­do cum­pli­mien­to, para quie­nes nun­ca fue­ron con­sul­ta­dos. Gra­cias a los votos de los des­cen­dien­tes de aque­llas tro­pas que saquea­ron Bar­ce­lo­na, Llei­da y otras vein­ti­trés «Viles cre­ma­das», por­que el rey Bor­bón que­ría mas tie­rras y mas tri­bu­tos, para su insa­cia­ble patrimonio.

Mien­tras tan­to Euskadi

No deja de ser curio­so el para­le­lis­mo entre, la cono­ci­da en los libros de His­to­ria, como gue­rra de Suce­sión y las Gue­rras car­lis­tas. Con una dife­ren­cia de mas de cien años, los dos per­te­ne­cen al perio­do de luchas de rapi­ña y repar­to feu­dal de Euro­pa, entre san­gui­na­rias y ambi­cio­sas casas reales. Las dos tie­nen un ori­gen en la dispu­ta patri­mo­nial, entre fami­lias reales. Dispu­ta inmi­se­ri­cor­de, de terri­to­rios y súb­di­tos, de los que extraían impues­tos y tri­bu­tos, los reyes de Espa­ña. Cuya ambi­ción no tenía mas lími­te que la resis­ten­cia popu­lar. En Cata­lu­ña dispu­taban Bor­bo­nes y Aus­trias. Y en las Gue­rras Car­lis­tas, la riña era entre pri­mos bor­bo­nes (Car­los, Isa­bel, Alfon­so). En medio, como siem­pre, el pue­blo cam­pe­sino y tra­ba­ja­dor. Saquea­do, movi­li­za­do for­zo­so y final­men­te ocu­pa­do. Y obli­ga­dos a pagar rui­no­sas con­tri­bu­cio­nes y sos­te­ner levas for­zo­sas, para defen­der un impe­rio de reyes y bur­gue­ses depre­da­do­rers. Lo mis­mo cata­la­nes que vas­cos vie­ron en estas gue­rras, de las que la Memo­ria His­tó­ri­ca Ofi­cial no quie­re saber nada, cómo se esfu­ma­ban sus hacien­das y su vidas. Y sus leyes pro­pias, para las siguien­tes gene­ra­cio­nes. Que­ra­mos o no,la his­to­ria cata­la­na y vas­ca es un his­to­ria seme­jan­te. Con cul­pa­bles, inva­so­res y enemi­gos comu­nes, que se alar­ga has­ta hoy pasan­do por la gue­rra y los cua­ren­ta años del franco-falangismo.

Pare­cía que esto esta­ba bas­tan­te cla­ro, has­ta hoy. Pero, los últi­mos tiem­pos han veni­do a cues­tio­nar esta seme­jan­za. Hace unos días, inclu­so, la sos­pe­cha de la frial­dad vas­ca en el lar­go pro­ce­so cata­lán se hizo pal­pa­ble cuan­do Pilar Raho­la mani­fes­tó sus crí­ti­cas sobre las posi­cio­nes vas­cas, o de los nacio­na­lis­tas vas­cos, en el caso cata­lán. No le fal­ta razón a la polí­ti­ca cata­la­na. Sal­vo algu­nos apun­tes tími­dos y esca­sa­men­te agre­si­vos de EH-Bil­du, en favor de un pro­ce­so seme­jan­te. O alu­dien­do a la nece­si­dad de tirar todos de la podri­da esta­ca his­pa­na, el mani­fies­to con­tu­ber­nio del PNV con el man­te­ni­mien­to del Esta­do, es para son­ro­jar a cualquier.

Ya he escri­to, hace años, sobre la nece­si­dad de apro­ve­char el momen­to. Sobre la cri­sis per­fec­ta en Espa­ña, para poner en acto las pro­me­sas y pala­bre­ría elec­to­ral vas­ca. Pero el fla­gran­te aban­dono, que denun­cia­ba Raho­la, está cubrien­do y no pre­ci­sa­men­te de glo­ria a los polí­ti­cos vas­cos. Y muy pocos se sal­van de esta deser­ción. Los nacio­na­lis­tas vas­cos para­cen haber des­apa­re­ci­do de la esce­na inde­pen­den­tis­ta, cuan­do mas se les espe­ra­ba y necesitaba.

No es nece­sa­rio ima­gi­nar mucho, para saber lo que pudie­ra haber sido, en esta situa­ción, plan­tear una ofen­si­va nacio­nal vas­ca des­de los esca­ños vas­co-nava­rros en la actual coyun­tu­ra. No es dema­sia­do supo­ner que, un segun­do fren­te inde­pen­den­tis­ta, no solo ayu­da­ría a los cata­la­nes, sino que abri­ría una fase de mayo­res posi­bi­li­da­des para noso­tros. Qué está pasan­do esta vez?. Ya no pue­de ser por ETA… Y supon­go que es inútiil recor­dar que la suma es mayor que la resta.

Pero en la mate­má­ti­ca polí­ti­ca vas­ca, no hay duda de que dos y dos, suman cero.

Jose Mari Loren­zo Espinosa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *