San­ka­ra, la deu­da y el fin del ter­cer mundo

Tho­mas San­ka­ra fue un líder revo­lu­cio­na­rio de Bur­ki­na Faso cuyo recha­zo a la deu­da sobe­ra­na de su país le cos­to la vida. Qui­so ser el «here­de­ro de todas las revo­lu­cio­nes del Mun­do». Fren­te al con­sen­so neo­li­be­ral de Washing­ton pro­pu­so el club de Addis Abe­ba con el obje­ti­vo de que los pue­blos no paga­ran unas deu­das de las que no eran res­pon­sa­bles. Fue ase­si­na­do el 15 de octu­bre de 1987.

Con el des­ga­rra­do gri­to de «liber­té ou la mort» nació el Ter­cer Mun­do. En una insó­li­ta isla del Cari­be, los escla­vos negros de Saint-Domin­gue lide­ra­dos por Tous­saint Lou­ver­tu­re y Des­sa­li­nes, ini­cia­ron una revo­lu­ción a san­gre y fue­go que cul­mi­nó en 1804 con la abo­li­ción de la escla­vi­tud en las colo­nias fran­ce­sas, la pro­cla­ma­ción de la pri­me­ra nación ex colo­nial del sur del pla­ne­ta en la repú­bli­ca de Hai­tí y la con­so­li­da­ción del sen­ti­do de «negri­tud» como un sen­ti­mien­to com­par­ti­do por los pue­blo opri­mi­dos del mun­do. Así, los «jaco­bi­nos negros» ini­cia­rían una ten­den­cia que se exten­de­ría por el Cari­be y Amé­ri­ca Lati­na. Los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal enfren­ta­dos a la lógi­ca del sis­te­ma colo­nial de la moder­ni­dad ten­drían un pro­fun­do impac­to en la con­cep­ción de la liber­tad huma­na y la democracia.


El Ter­cer Mun­do como pro­yec­to político

Aun­que las nacio­nes libe­ra­das del férreo domi­nio colo­nial ensan­cha­ran el mun­do a lo lar­go del siglo XIX y pri­me­ra mitad del XX, no fue has­ta 1952 que el soció­lo­go fran­cés Alfred Sauvy les die­se su cele­bé­rri­mo nom­bre. En su artícu­lo «Tres mun­dos, un pla­ne­ta.» 1 Sauvy des­ta­ca­ba, debi­do al pro­ce­so de des­co­lo­ni­za­ción de los paí­ses afri­ca­nos y del sudes­te asiá­ti­co, la nue­va pre­sen­cia de nacio­nes «sub­de­sa­rro­lla­das», «explo­ta­das» y al mar­gen del nue­vo orden inter­na­cio­nal regi­do entre la pola­ri­dad de las poten­cias capi­ta­lis­tas y comu­nis­tas, es decir, entre el pri­mer y el segun­do mun­do. La uti­li­za­ción por par­te del soció­lo­go fran­cés de Ter­cer Mun­do no fue for­tui­ta, ya que este qui­so hacer un opor­tuno para­le­lis­mo con el con­tex­to de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, don­de una gran masa, el Ter­cer Esta­do, se enfren­ta­ba a un mino­ri­ta­rio poder omní­mo­do, el Pri­mer Esta­do. En el nue­vo con­tex­to de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de mitad del siglo XX, un Ter­cer Mun­do enfren­ta­do a un Pri­mer Mun­do. Estas nue­vas «nacio­nes oscu­ras», como las lla­ma el pro­fe­sor Vijay Prashad, pare­cían estar con­de­na­das a los már­ge­nes de la his­to­ria, pero la férrea volun­tad de sus pobla­do­res con­si­guie­ron el reco­no­ci­mien­to den­tro de la ONU con la his­tó­ri­ca reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral 1514(XIV) de 1960 2 inten­sa­men­te anti­co­lo­nia­lis­ta, que ini­cia­ba un pro­ce­so des­co­lo­ni­za­dor amplio y que decla­ra­ba «que todos los pue­blos tie­nen dere­cho a la libre deter­mi­na­ción, a deter­mi­nar libre­men­te su con­di­ción polí­ti­ca y per­se­guir libre­men­te su desa­rro­llo eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral». Des­de ese mis­mo momen­to «el Ter­cer Mun­do no fue un lugar. Fue un pro­yec­to». 3 Las nacio­nes libe­ra­das de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na se embar­ca­rían en una lucha común que cana­li­za­rían a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes como G77, la UNTAC, la CEPAL y sobre todo por el Movi­mien­to de Paí­ses no Ali­nea­dos (NOAL). Sus líde­res, Neh­ru (India), Nas­ser (Egip­to), Tito (Yugos­la­via), Sukarno (Indo­ne­sia), Nkru­mah (Gha­na) y Cas­tro (Cuba). Des­de los 60 a los 80 rea­li­za­rían con­fe­ren­cias en Ban­dung, El Cai­ro, Bue­nos Aires, Bel­gra­do o La Haba­na. Sus obje­ti­vos: el reco­no­ci­mien­to de los Dere­chos Huma­nos para todos los pue­blos del mun­do, la lucha con­tra la des­igual­dad y la opre­sión entre paí­ses ricos y pobres, el reco­no­ci­mien­to de la igual dig­ni­dad entre todos los huma­nos y la nece­sa­ria satis­fac­ción de las nece­si­da­des bási­cas para la vida: Tie­rra, paz y libertad.

Pare­ce­ría que las «nacio­nes oscu­ras» a lo lar­go de los años sesen­ta fue­sen cons­cien­tes de sí mis­mas y enar­bo­la­sen dicha con­cien­cia para ini­ciar su luchas den­tro de los foros inter­na­cio­na­les. Expre­sa­do en tér­mi­nos hege­lia­nos, el Ter­cer Mun­do paso de ser una con­cien­cia en sí, a ser una con­cien­cia para sí. Los años 60 y 70 fue­ron dos déca­das de gran­des espe­ran­zas y vic­to­rias, los nue­vos pue­blos rei­vin­di­ca­ban su reco­no­ci­mien­to den­tro del mudo y vota­ban sis­te­má­ti­ca­men­te jun­tos en la Asam­blea Gene­ral de la ONU a favor de reso­lu­cio­nes que guia­sen a sus pue­blos a la dig­ni­dad. En 1979, 95 paí­ses eran miem­bros del NOAL y tras su sex­ta con­fe­ren­cia en La Haba­na, Fidel Cas­tro como repre­sen­tan­te del NOAL pro­nun­ció un dis­cur­so his­tó­ri­co en el foro de la asam­blea gene­ral4. El men­sa­je era cla­ro, las nacio­nes pobres del mun­do no pue­den seguir tole­ran­do «un orden eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal espe­cu­la­ti­vo que nadie entien­de», que «el inter­cam­bio des­igual arrui­na nues­tros pue­blos, y debe cesar» y que «la deu­da de los paí­ses pobres son inso­por­ta­bles y no tie­nen solu­ción; las deu­das deben ser can­ce­la­das». El Ter­cer Mun­do pare­cía fir­me en su camino por la con­quis­ta de la dignidad.


La con­tra­rre­vo­lu­ción neoliberal

Al igual que a ini­cios del siglo XIX la Revo­lu­ción Fran­ce­sa tuvo su con­tra­par­ti­da con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria en el acer­vo de la res­tau­ra­ción abso­lu­tis­ta con­tra de la volun­tad del Ter­cer Esta­do, en los años 70 del siglo XX se ini­ció una con­tra­rre­vo­lu­ción de vue­los finan­cie­ros con­tra la volun­tad del Ter­cer Mun­do. La cri­sis del sis­te­ma for­dis­ta, el aban­dono del patrón oro por par­te de la Reser­va Fede­ral de los EEUU en 1971 y la impo­si­bi­li­dad de los esta­dos de mane­jar la estan­fla­ción (pro­duc­to de la cri­sis del petró­leo en 1973) con polí­ti­cas tra­di­cio­na­les de cor­te key­ne­siano crea­ron el cal­do de cul­ti­vo nece­sa­rio para un giro radi­cal en la eco­no­mía inter­na­cio­nal. Las nue­vas estre­llas del fir­ma­men­to eco­nó­mi­co, Fried­man y Hayek alum­bra­dos por el res­plan­dor del Nobel en eco­no­mía, impul­sa­rían al pla­ne­ta al mode­lo neo­li­be­ral. La tra­di­cio­nal polí­ti­ca de pleno empleo sería aban­do­na­da por la nece­si­dad de man­te­ner bajos los tipos de inte­rés, la IFIs (Ban­co Mun­dial yFon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal) muta­rían obe­dien­te­men­te en los años 80 sus polí­ti­cas key­ne­sia­nas por las neo­li­be­ra­les, y la libe­ra­li­za­ción de los mer­ca­dos ven­dría a con­ver­tir­se en la mayor las nece­si­da­des. «La revo­lu­ción key­ne­sia­na había pasa­do a mejor vida. En la his­to­ria de la eco­no­mía, a la era de John May­nard Key­nes le suce­dió la era de Mil­ton Fried­man» 5, o como escri­bió Har­vey: «El neo­li­be­ra­lis­mo sur­gió como pro­yec­to polí­ti­co para res­ta­ble­cer las con­di­cio­nes de acu­mu­la­ción de capi­tal y res­tau­rar el poder de las éli­tes eco­nó­mi­cas» 6.

La res­tau­ra­ción con­tra el Ter­cer Mun­do pare­cía fir­me. Las IFIs se guia­rían por cri­te­rios neo­li­be­ra­les, cada vez más uni­ver­si­da­des de «pres­ti­gio» se harían fans de los «Chica­go Boys» y los esta­dos hege­mó­ni­cos RU y EEUU t
endrían a sus más solí­ci­tos apren­di­ces del «nue­vo orden eco­nó­mi­co» en las figu­ras de That­cher y Reagan. Esta moder­na «San­ta Alian­za» inno­va­ría con armas finan­cie­ras: endeu­da­mien­to en dóla­res de los paí­ses pobres a tra­vés del reci­cla­je de los petro­dó­la­res y de prés­ta­mos a tra­vés del BM 7, subi­da deli­be­ra­da de los tipos de inte­rés por par­te de la Reser­va Fede­ral8 de los EEUU y espe­cu­la­ción con mate­rias pri­mas pro­vo­can­do la caí­da del pre­cio de esta en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. La clau­di­ca­ción se daría en 1982, Méxi­co de decla­ra­ría en default, le segui­rían Argen­ti­na y Bra­sil. La cri­sis de la deu­da del Ter­cer Mun­do había explo­ta­do. Lo siguien­te sería las tris­tes tri­bu­la­cio­nes de las Polí­ti­cas de Ajus­te Estruc­tu­ral (PAE) del FMI y la fúne­bre his­to­ria de las “déca­das per­di­das” para los pue­blos del Sur.

«El infor­me de la Comi­sión del Sur, publi­ca­do en 1990 dic­ta­mi­nó que las estra­te­gias de ajus­te estruc­tu­ral de la glo­ba­li­za­ción impul­sa­da por el FMI debi­li­ta­ron al Ter­cer Mun­do como fuer­za polí­ti­ca. La UNCTAD, el G77, el NOAL y otros foros y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les se des­va­ne­ce­rían has­ta vol­ver­se insig­ni­fi­can­tes. No que­da­ría en pié nin­gu­na fuer­za polí­ti­ca creí­ble que abo­ga­ra por una abo­li­ción de la deu­da o por una estra­te­gia de ayu­da social para el pla­ne­ta en su con­jun­to. El Sur care­ce­ría de con­trol sobre el Nor­te y no tenía siquie­ra la capa­ci­dad nece­sa­ria para intro­du­cir y acti­var cues­tio­nes de inte­rés colec­ti­vo. El Ter­cer Mun­do, por así decir­lo, se había disuel­to».9


«Somos los here­de­ros de todas las revo­lu­cio­nes del mundo»

En el oca­so del Ter­cer Mun­do como pro­yec­to polí­ti­co un últi­mo eco deses­pe­ra­do de rebel­día se haría notar en la voz de Tho­mas San­ka­ra, líder revo­lu­cio­na­rio de Bur­ki­na Faso. Den­tro del foro de 25ª Con­fe­ren­cia en la Cum­bre de la Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na (OUA) en Addis Abe­ba el 29 de Julio de 1987, San­ka­ra pro­nun­ció un con­tun­den­te dis­cur­so en con­tra de la deu­da exter­na de los paí­ses afri­ca­nos10. «La deu­da es un meca­nis­mo de neo­co­lo­nia­lis­mo», «los paí­ses del Ter­cer Mun­do no son res­pon­sa­bles de sus deu­das» y «el pago de la deu­da supon­drá la muer­te de los pue­blos del sur». Con­clu­sión: la deu­da ni debe ni pue­de pagar­se. Para ello, San­ka­ra pro­po­ne a la asam­blea crear «el club de Addis Abe­ba” fren­te al “Con­sen­so de Washing­ton”» y mani­fes­tó unas pala­bras que pare­cie­ron ser pro­fé­ti­cas: «Si Bur­ki­na Faso se man­tie­ne sola recha­zan­do la deu­da yo no esta­ré en la siguien­te con­fe­ren­cia». San­ka­ra salió sólo de aque­lla cum­bre. San­ka­ra sería ase­si­na­do dos meses des­pués en Bur­ki­na Faso el 15 de octu­bre, debi­do a un trai­cio­ne­ro gol­pe de esta­do orga­ni­za­do por su «com­pa­ñe­ro de armas» Com­pao­ré apo­ya­do por la poten­cias occidentales.

¿Fin del Ter­cer Mun­do? ¿Fin de la His­to­ria, como ase­gu­ra­ba Fuku­ya­ma des­pués de la caí­da del Muro de Ber­lín en 1989?

No mucho tiem­po atrás en la 39ª Asam­blea del 4 de octu­bre ONU de 1984 San­ka­ra decla­ró sen­tir­se hablar en nom­bre de todos los «aban­do­na­dos» por­que nada humano le era ajeno. De que­rer ser «here­de­ro de todas las revo­lu­cio­nes del Mun­do», de tener la con­cien­cia de que los pue­blos opri­mi­dos del pla­ne­ta han apren­di­do de la Revo­lu­ción Ame­ri­ca­na y Fran­ce­sa, y de todos los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal. Y que por lo tan­to, «sólo la lucha libe­ra»11.

Las «nacio­nes oscu­ras» nun­ca podrán ser derro­ta­das, por­que nun­ca podrá ser aca­lla­do de sus pue­blos aquel remo­to gri­tó de liber­tad que los «jaco­bi­nos negros» pro­nun­cia­ron en el alum­bra­mien­to del Ter­cer Mun­do; «liber­te ou la mort!!»

  1. Artícu­lo de Sauvy: http://​www​.hom​me​-moder​ne​.org/​s​o​c​i​e​t​e​/​d​e​m​o​/​s​a​u​v​y​/​3​m​o​n​d​e​s​.​h​tml
  2. Reso­lu­ción 1514 (XV): http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/1514%28XV%29
  3. Prashad, V. (2012) Las nacio­nes oscu­ras. Una his­to­ria del Ter­cer Mun­do. Bar­ce­lo­na. Edi­cio­nes Península.
  4. Dis­cur­so de Fidel Cas­tro como repre­sen­tan­te de la NOAL en la 31 sec­ción de la asam­blea Gene­ral de la ONU de 1979: https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​9​N​1​L​G​K​N​R​zXs
  5. Gal­braith J.K. (1989). His­to­ria de la eco­no­mía. Bar­ce­lo­na. Edi­to­rial Ariel.(pg. 300)
  6. Har­vey D. (2005) Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo. Madrid. Akal. (pg. 24).
  7. En 1970 los Esta­dos de ren­ta baja debían a las IFIs 25000 millo­nes de $. En 2000 523000 millo­nes. Duran­te esas déca­das esos paí­ses paga­ron 550000 millo­nes en con­cep­to de ser­vi­cio de la deu­da sobre unos prés­ta­mos de con­traí­dos por 5400000 millo­nes y aún se con­ti­núa debien­do 523000 millo­nes. Prashad, V. (2012) (pg. 457)
  8. La Reser­va Fede­ral pasó de unos tipos de inte­rés del 2% en 1970 a un 8,1% en 1981. Tous­saint E. y Millet D. (2009) 60 pre­gun­tas. 60 res­pues­tas sobre la deu­da, el FMI y el Ban­co Mun­dial. Bar­ce­lo­na. Ica­ria. (pg. 77)
  9. Prashad, V. (2012)(pg. 259)
  10. http://​cadtm​.org/​D​i​s​c​u​r​s​o​-​d​e​-​T​h​o​m​a​s​-​S​a​n​k​a​r​a​-​s​o​bre
  11. Dis­cur­so en fran­cés: https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​M​v​5​T​P​U​L​1​NcU. Para una trans­crip­ción al cas­te­llano: San­ka­ra T. (2007) Somos los here­de­ros de las revo­lu­cio­nes del mun­do. Dis­cur­sos de la revo­lu­ción de Bur­ki­na Faso 1983 – 1987. USA. Path­fin­der Press. (pg. 61 – 85)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *