Los cin­co de Askapena

La far­sa ha comen­za­do. Cin­co años des­pués de la reda­da poli­cial y de las deten­cio­nes, el pro­ce­so con­tra Aska­pe­na, Aska­pe­ña, Elkar Tru­ke, Herriak Aske y con­tra noso­tros cin­co lle­ga a los juz­ga­dos de San Fer­nan­do, a la Audien­cia Nacional.

Hace cin­co años se vin­cu­ló nues­tra deten­ción con el des­ca­be­za­mien­to del «apa­ra­to de inter­na­cio­na­les de ETA». Ha hecho fal­ta más de cua­tro años para que aquel titu­lar de pren­sa, reco­gi­do de boca de los res­pon­sa­bles de Inte­rior del momen­to, se des­in­fla­se como un glo­bo pin­cha­do. El nazi Joseph Goeb­bels dijo que una men­ti­ra mil veces repe­ti­da se con­vier­te en ver­dad. La reali­dad es que si esa men­ti­ra es some­ti­da a un aná­li­sis obje­ti­vo se que­da en eso, en una sim­ple mentira.

Cua­tro años nece­si­tó el Esta­do para, a tra­vés del escri­to de acu­sa­ción de su fis­cal, reco­no­cer que esa men­ti­ra era insos­te­ni­ble ante un tri­bu­nal. En febre­ro de este mis­mo año el fis­cal entre­ga­ba un escri­to de acu­sa­ción en el que de mane­ra nota­ble varia­ba los ele­men­tos cen­tra­les de lo que has­ta enton­ces era la acu­sa­ción con­tra noso­tros cinco.

En febre­ro de 2015 pasa­mos de ser «miem­bros del apa­ra­to de inter­na­cio­na­les de ETA» a ser acu­sa­dos de «cola­bo­ra­ción con orga­ni­za­ción terro­ris­ta». Lo cual es tan­to como reco­no­cer que no hay, ni de lejos, ele­men­tos con los que man­te­ner ante un tri­bu­nal una acu­sa­ción que sir­vió en un momen­to polí­ti­co con­cre­to para un obje­ti­vo polí­ti­co concreto.

La reba­ja en la acu­sa­ción con­tra nosos­tros cin­co no fue, en todo caso, una bue­na noti­cia. En pri­mer lugar por­que este pro­ce­so judi­cial debe­ría haber desem­bo­ca­do hace ya tiem­po en un reco­no­ci­mien­to tan sim­ple como nece­sa­rio por par­te del Esta­do: no hay base para seguir con el pro­ce­di­mien­to y, por tan­to, pro­ce­de su sobreseimiento.

Pero, sobre todo, fue una pési­ma noti­cia por­que el fis­cal inclu­yó, tras más de cua­tro años de pro­ce­di­mien­to y sin nin­gu­na prue­ba nue­va que aña­dir a la cau­sa, la peti­ción de ile­ga­li­za­ción de Aska­pe­na, Aska­pe­ña, Elkar Tru­ke y Herriak Aske.

Unos deli­tos no con­tem­pla­dos duran­te la fase de ins­truc­ción y unos ele­men­tos que pre­ten­den ser prue­bas cuan­do antes solo eran indi­cios son la base para tra­tar de cerrar la per­sia­na de una de las orga­ni­za­cio­nes que con más cohe­ren­cia y deter­mi­na­ción ha defen­di­do su prác­ti­ca polí­ti­ca y sus prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos: la orga­ni­za­ción de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca Askapena.

El fis­cal ha acu­di­do al jui­cio en Madrid para tra­tar de esta­ble­cer una lógi­ca tan fal­sa como impo­si­ble de sos­te­ner. Aska­pe­na sería, según la nue­va teo­ría con la que el Esta­do se pre­sen­ta ante el tri­bu­nal, una orga­ni­za­ción uti­li­za­da por ETA para per­ver­sos intereses.

Una teo­ría esta que ante la impo­si­bi­li­dad de deter­mi­nar ni un solo hecho que vin­cu­le a Aska­pe­na o a nin­guno de noso­tros 5 con ETA, se cen­tra en tra­tar de esta­ble­cer que es la acti­vi­dad pro­pia de Aska­pe­na en el ámbi­to del inter­na­cio­na­lis­mo la que se desa­rro­lla­ría en bene­fi­cio de ETA o de sus intereses.

De esta mane­ra las bri­ga­das, la soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria a tra­vés de los Eus­kal Herria­ren Lagu­nak, la orga­ni­za­ción de las Jar­du­nal­di Inter­na­zio­na­lis­tak o la par­ti­ci­pa­ción en Foros Inter­na­cio­na­les pasan a con­ver­tir­se en ele­men­to de acusación.

Da igual cuan­tas veces sea­mos capa­ces de demos­trar que la cam­pa­ña de boi­kot a Coca Cola o la diná­mi­ca del BDS con­tra el Esta­do de Israel tie­nen su base en lla­ma­mien­tos inter­na­cio­na­les. El fis­cal man­ten­drá que esas diná­mi­cas se ponen en mar­cha por orden de ETA.

Según la absur­da teo­ría de la fis­ca­lía, serían cien­tos, miles las per­so­nas que en las últi­mas déca­das han cola­bo­ra­do con ETA sin saber­lo a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción en las bri­ga­das. Y es que el fis­cal man­tie­ne que estas bri­ga­das se orga­ni­zan al ser­vi­cio de ETA. Lo que no nos cuen­ta es que lo que real­men­te le due­le al Esta­do espa­ñol es que, entre otras muchas cosas, estas bri­ga­das han ser­vi­do para denun­ciar vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos por par­te del Esta­do espa­ñol, para man­te­ner estre­cha cola­bo­ra­ción con orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias o impul­sar diná­mi­cas de denun­cia fren­te a Esta­dos y empre­sas trans­na­cio­na­les con las manos man­cha­das de san­gre. Pero, ¿qué es el inter­na­cio­na­lism sino eso?

El jui­cio con­tra Aska­pe­na y noso­tros cin­co ha comen­za­do hace ya una sema­na y han bas­ta­do tres sesio­nes para dejar en evi­den­cia algu­nas cosas fun­da­men­ta­les para enten­der este pro­ce­so judicial.

Pri­me­ro, que este es un jui­cio polí­ti­co, don­de los ele­men­tos de la acu­sa­ción son exclu­si­va­men­te las acti­vi­da­des desa­rro­lla­das por una orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta. La obse­sión por inten­tar qui­tar car­ga polí­ti­ca al jui­cio pasa por el absur­do de tra­tar de impe­dir que en la sala se vean cami­se­tas rei­vin­di­ca­ti­vas o que hagan alu­sión a diná­mi­cas impul­sa­das para denun­ciar los jui­cios políticos.

Segun­do, que al tri­bu­nal no le gus­ta encon­tra­se con esta reali­dad de fren­te. Como his­tó­ri­ca­men­te han hecho los dis­tin­tos pode­res del E sta­do cuan­do se ven inca­pa­ces de ven­cer en tér­mi­nos polí­ti­cos, pasan a tra­tar de situar el deba­te en pará­me­tros de violentos/​demócratas. ¿Quién es la Audien­cia Naci­no­nal para arro­gar­se el papel de «jus­ti­cie­ro»? La Audien­cia Nacio­nal no es más que un tri­bu­nal de excep­ción sin cuya par­ti­ci­pa­ción direc­ta la prác­ti­ca de la tor­tu­ra, por ejem­plo, sería invia­ble. Para que exis­ta la tor­tu­ra deben exis­tir espa­cios de impu­ni­dad y estos los crean los jue­ces cada vez que fir­man una deten­ción incomunicada.

Y ter­ce­ro, fren­te a estas dos reali­da­des el tri­bu­nal se va a encon­trar con una pos­tu­ra fir­me de defen­sa de nues­tro tra­ba­jo inter­na­cio­na­lis­ta y sin ocul­tar, ade­más, nues­tra per­te­nen­cia a ese espa­cio ideo­ló­gi­co que repre­sen­ta la Izquier­da Aber­tza­le. La Izquier­da Aber­tza­le es el espa­cio en el que tra­ba­ja­mos para rea­li­zar nues­tro ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y aspi­rar a una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te. Ade­más esta­mos ple­na­men­te con­ven­ci­dos de que esa Eus­kal Herria será inter­na­cio­na­lis­ta o sim­ple­men­te no será. En nues­tra cabe­za no cabe una Nación Vas­ca que repro­duz­ca los valo­res impe­ria­lis­tas de todas las Espa­ñas que, por des­gra­cia, hemos pade­ci­do y pade­ce­mos los pue­blos des­de hace siglos.

Por últi­mo y ya fue­ra de la sala que­re­mos des­ta­car el otro jui­cio que se vie­ne desa­rro­llan­do de for­ma para­le­la y pre­ven­ti­va. Ese jui­cio que se ha veni­do cons­tru­yen­do des­de hace ya meses en dis­tin­tos ciu­da­des, pue­blos y paí­ses, cada cual a su mane­ra. Para noso­tros la diná­mi­ca Herriak Libre es un ele­men­to cla­ve para denun­ciar y hacer par­tí­ci­pe de esa denun­cia a todo aque­lla per­so­na que se ani­ma­se a dar un zapa­ta­zo al Esta do. Hemo s podi­do sumar a esa ini­cia­ti­va la pre­sen­ta­ción y apro­ba­ción de dece­nas de mocio­nes en dis­tin­tos Ayun­ta­mien­tos e Ins­ti­tu­cio­nes , a lo que damos un gran valor. En tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos el posi­cio­na­mien­to del Par­la­men­to de Nava­rra, del Ayun­ta­mien­to de Bil­bo o del de Gas­teiz nos ani­ma a pen­sar que hay un con­ven­ci­mien­to muy amplio de la injus­ti­cia de todo este pro­ce­so que se sigue con­tra Aska­pe­na, Aska­pe­ña, Elkar Tru­ke, Herriak Aske y noso­tros cinco.

Toda­vía tene­mos por delan­te otra sema­na de jui­cio. Y mien­tras en la sala pre­ten­de­mos uti­li­zar todos los resor­tes que poda­mos para denun­ciar lo injus­to de este pro­ce­so, fue­ra de ella nos vamos a vol­car en hacer visi­ble que cada vez más sec­to­res, tam­bién en el Esta­do espa­ñol, recla­man poner fin a las medi­das de excep­ción y a los jui­cios políticos.

No espe­ra­mos nada de la jus­ti­cia espa­ño­la, pero tene­mos una con­fian­za abso­lu­ta en la capa­ci­dad de nues­tro pue­blo y en el ins­tru­men­to de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que se demos­tra­rá efi­caz tam­bién en el tra­ba­jo con­tra los jui­cios polí­ti­cos. Y des­de esa pers­pec­ti­va hace­mos una invi­ta­ción direc­ta a par­ti­ci­par en la movi­li­za­ción que con ese fin han con­vo­ca­do dis­tin­tos sec­to­res que desa­rro­llan su labor mili­tan­te y soli­da­ria con Eus­kal Herria des­de Madrid.

El 31 de octu­bre en Madrid esta­rá repre­sen­ta­da la mejor expre­sión del mode­lo de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que defien­de Aska­pe­na. En la mani­fes­ta­ción esta­rán aque­llos y aquella
s que nos han abier­to las puer­tas de sus casas, que com­par­ten horas de jui­cio con noso­tros y se vuel­can en mos­trar cari­ño y com­pro­mi­so. Y jun­to a ellos esta­re­mos noso­tros cin­co y otros impu­tados e impu­tadas en jui­cios polí­ti­cos veni­dos des­de Eus­kal Herria ade­más de repre­sen­tan­tes de Amaiur, ERC, BNG, Izquier­da Castellana …

Por una Eus­kal Herria LIBRE e inter­na­cio­na­lis­ta, el 31 de octu­bre nos vemos en Madrid. ¡Has­ta la vic­to­ria siempre!

Fir­man este tex­to David Soto, Unai Váz­quez, Gabriel Basá­ñez, Astiz Gam­boa y Wal­ter Wen­de­lin. Miem­bros de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta Aska­pe­na impu­tados por la Audien­cia Nacional.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.