La salud: una nece­si­dad de los pueblos

Entre la bio­lo­gía y la política
Pró­lo­go al libro Dere­chos Huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va edi­ta­do por Boltxe Liburuak

Con­cep­ción Cruz Rojo

Pró­lo­go

A tra­vés del títu­lo del tex­to que pre­sen­ta­mos, se ha que­ri­do recal­car algo muy fácil de decir y enten­der pero que con­ti­nua­men­te se impi­de prac­ti­car: la salud es una nece­si­dad de los pue­blos, es super­vi­ven­cia huma­na y cali­dad de vida de las per­so­nas. No son dere­chos que se nos dan gra­cio­sa­men­te, como las monar­quías y la noble­za daban, como la bur­gue­sía da; sino requi­si­tos impres­cin­di­bles que han teni­do que ser con­quis­ta­dos a lo lar­go de la his­to­ria, y con­ti­núa en la actua­li­dad. Una lucha obli­ga­da que debe for­mar par­te del pro­ce­so de cons­truc­ción de una socie­dad nue­va, libre de explo­ta­do­res y saquea­do­res de recur­sos, una socie­dad para todas y todos, socialista.

En la intro­duc­ción se comen­ta de for­ma muy resu­mi­da los acon­te­ci­mien­tos que ocu­rrie­ron pre­vios a la Decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos, en 1948. El final de la Segund Gue­rra Mun­dial, sus terri­bles con­se­cuen­cias para muchos pue­blos del mun­do, sim­bo­li­za­do en los más de 30 millo­nes de muer­tes del pue­blo sovié­ti­co en manos del ejér­ci­to nazi. El cruel avi­so meta­fó­ri­co que repre­sen­tó el bom­bar­deo nuclear sobre las ciu­da­des japo­ne­sas de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki, cuan­do el ejér­ci­to japo­nés ya esta­ba real­men­te derro­ta­do1. Y las repre­sio­nes abier­tas y ocul­tas, mani­pu­la­das, con­tra los pue­blos que habían gana­do al fas­cis­mo y supo­nían una ame­na­za para las bur­gue­sías euro­peas, espe­cial­men­te para Esta­dos Uni­dos, la ya pri­me­ra poten­cia impe­ria­lis­ta. Fran­cia, Ita­lia, Gre­cia, entre otros paí­ses, sufrie­ron inje­ren­cias extran­je­ras, en con­ni­ven­cia con sus oli­gar­quías; repri­mie­ron las orga­ni­za­cio­nes que más com­ba­tie­ron al nazis­mo, con par­ti­cu­lar bru­ta­li­dad en Gre­cia; se poten­cia­ron las mafias y la intro­duc­ción de dro­gas, como la heroí­na, que sir­vie­ron para el con­trol de los sin­di­ca­tos en manos de los par­ti­dos comu­nis­tas de la épo­ca2. Pos­te­rior­men­te, y has­ta la actua­li­dad, han sido con­ti­nuas las repre­sio­nes, inva­sio­nes y apo­yos a dic­ta­du­ras atro­ces. Los gol­pes de Esta­do en los años cin­cuen­ta en Irán, Irak y Gua­te­ma­la; los bom­bar­deos esta­dou­ni­den­ses en Laos (Lla­nu­ra de las Jarras), en los años sesen­ta y seten­ta, don­de se arro­ja­ron más bom­bas que duran­te toda la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El inten­to de gol­pe de Esta­do en Indo­ne­sia (1965), pro­mo­vi­do por Esta­dos Uni­dos, que al fallar pro­vo­ca el reem­pla­zo del pre­si­den­te Sukar­to por el gene­ral Suhar­to, entre 500.000 y 3 millo­nes de per­so­nas fue­ron ase­si­na­das3; la lis­ta se hace inter­mi­na­ble, y el horror también.

Se ha que­ri­do trans­mi­tir a lo lar­go del tex­to que los dere­chos huma­nos con­cre­tos, comu­na­les, para el pue­blo, deben ser aban­de­ra­dos de todas las mane­ras posi­bles. Y su con­quis­ta, por peque­ña que parez­ca, es un paso más en la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida, de la salud de las per­so­nas. Habla­mos de super­vi­ven­cia pre­sen­te y futu­ra, pero tam­bién de salud en su acep­ción posi­ti­va y soli­da­ria, de ayu­da mutua y cui­da­dos socia­les. Pero los aná­li­sis deben ser rigu­ro­sos y rea­lis­tas, orde­na­dos por prio­ri­da­des y alcan­za­bles, rea­li­za­bles a cor­to, medio y lar­go pla­zo. Nues­tra juven­tud se va por fal­ta de tra­ba­jo, la nata­li­dad des­cien­de a unos nive­les nun­ca vis­tos y nues­tra socie­dad se des­arrai­ga, esta sería una prio­ri­dad en nues­tra lucha. Nues­tros mayo­res se que­dan solos y pre­va­le­cen gra­ves enfer­me­da­des inca­pa­ci­tan­tes, esta es otra impor­tan­te prio­ri­dad. Se deben ana­li­zar las cau­sas de los pro­ble­mas en pro­fun­di­dad, yen­do a su raíz.

Escu­cha­mos a menu­do noti­cias y aná­li­sis super­fi­cia­les don­de, por ejem­plo, el des­cen­so de la nata­li­dad, se atri­bu­yen a cau­sas indi­vi­dua­les y sub­je­ti­vas de la pobla­ción joven y no a sus gra­ves pro­ble­mas socia­les y eco­nó­mi­cos, a una ausen­cia de esos dere­chos que la pro­pia bur­gue­sía dice pro­te­ger. O que los cul­pa­bles de las miles de per­so­nas que mue­ren en el Medi­te­rrá­neo son las mafias que los tras­la­dan. A poco que que­ra­mos mirar la reali­dad, a nadie se le esca­pa que los con­flic­tos en Soma­lia, Irak, Libia y, aho­ra, Siria, han sido apo­ya­dos por intere­ses occi­den­ta­les, par­ti­cu­lar­men­te por Esta­dos Uni­dos4. Son las ver­da­de­ras cau­sas, entre otras, del actual des­pla­za­mien­to for­za­do en el mun­do, que alcan­za los 50 millo­nes de per­so­nas, superan­do por pri­me­ra vez los que pro­vo­có la Segun­da Gue­rra Mun­dial; de los cua­les se aler­ta que la mayo­ría de las 137.000 per­so­nas que cru­za­ron el mar Medi­te­rrá­neo hacia Euro­pa en los pri­me­ros seis meses de 2015 esta­ban huyen­do de gue­rras, con­flic­tos y per­se­cu­ción5.

Otro aspec­to que se abor­da en el tex­to es la impor­tan­cia de com­pren­der la salud-enfer­me­dad de la pobla­ción uti­li­zan­do el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. La nece­si­dad de inte­grar el mate­ria­lis­mo y la dia­léc­ti­ca y hacer­lo emer­ger de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos, eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos. De cual­quier cien­cia, tam­bién del cam­po de la bio­lo­gía o de la salud huma­na, ya que para com­pren­der los pro­ble­mas de salud, las lesio­nes y enfer­me­da­des, y sus cau­sas rela­cio­na­das, es impres­cin­di­ble una visión mate­ria­lis­ta y dia­léc­ti­ca. La dia­léc­ti­ca nos ayu­da a no caer en el meca­ni­cis­mo y deter­mi­nis­mo ram­plón que domi­na muchas de nues­tras cien­cias, y el mate­ria­lis­mo evi­ta el idea­lis­mo mís­ti­co que sur­ge con faci­li­dad cuan­do los mode­los ante­rio­res son cla­ra­men­te insu­fi­cien­tes para expli­car los fenó­me­nos de cual­quier tipo.

El abis­mo que sepa­ra ambas deri­vas lo pode­mos com­pa­rar con el muro que aún per­sis­te entre las lla­ma­das cien­cias «socia­les» y «natu­ra­les». Tejer su cone­xión en los aná­li­sis con­cre­tos no es tarea fácil, pero es esen­cial en todos los aspec­tos, inclui­dos los de nues­tras pro­pias vidas, mili­tan­tes y per­so­na­les. Inten­tan­do vis­lum­brar qué está rela­cio­na­do con qué, para hacer un aná­li­sis lo más holís­ti­co posi­ble: tra­tan­do de tocar todos los pun­tos sen­si­bles que deben seguir indagándose.

Hace poco publi­ca­mos un escri­to sobre la dif­te­ria con esa inten­ción, no es un tema ago­ta­do, era un apor­te para comen­zar, pero tam­bién para mos­trar y pro­nun­ciar­nos a favor de deter­mi­na­das vacu­nas y su orga­ni­za­ción sis­te­má­ti­ca6. Son temas que que­dan abier­tos para el deba­te de los colec­ti­vos impli­ca­dos e intere­sa­dos. En defi­ni­ti­va, es tra­tar de ana­li­zar el caso, o casos con­cre­tos, para enla­zar su com­pren­sión con cau­sas y cir­cuns­tan­cias más o menos gene­ra­les que nos lle­ven a la acción y posi­cio­na­mien­to corres­pon­dien­te. Yen­do más lejos, es inten­tar abar­car des­de las cau­sas de las lesio­nes más inter­nas y micros­có­pi­cas de una enfer­me­dad par­ti­cu­lar has­ta las cau­sas de las muer­tes vio­len­tas que sufren pobla­cio­nes inde­fen­sas ante el terror de los Esta­dos más enri­que­ci­dos. Com­pren­der­las para actuar sobre todas ellas, des­de ayu­dar y ayu­dar­nos a nues­tra cura físi­ca y men­tal, a nues­tro equi­li­brio cohe­ren­te para noso­tras y para las per­so­nas que nos rodean, pasan­do por las luchas gran­des y peque­ñas de los colec­ti­vos, orga­ni­za­cio­nes y aso­cia­cio­nes a las que per­te­nez­ca­mos. En ese sen­ti­do com­par­ti­mos el axio­ma: todo está rela­cio­na­do con todo.

Tra­ta­mos de aunar el mate­ria­lis­mo y la dia­léc­ti­ca, con­si­de­ran­do tam­bién los pro­ce­sos his­tó­ri­cos que nos han lle­va­do a nues­tra situa­ción actual, en rela­ción con la salud de los pue­blos y sus con­di­cio­nan­tes. Esto es, uti­li­zar el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, el aná­li­sis mar­xis­ta, para pene­trar en los temas que ata­ñen a las cien­cias de la salud, sabien­do que se pue­de apli­car a cual­quier cien­cia, inclui­das aque­llas que pare­cie­ran que no tie­nen nin­gu­na rela­ción con lo polí­ti­co. Por­que la medi­ci­na, la físi­ca, la psi­co­lo­gía o la gené­ti­ca, por poner solo unos pocos ejem­plos, es tam­bién, polí­ti­ca. Para ello hay que ser cons­cien­te de la impor­tan­cia de expli­ci­tar y extraer un hilo con­duc­tor en el inte­rior de las cien­cias que tras­cien­da a lo social y polí­ti­co; fun­da­men­tal para lograr nues­tra sobe­ra­nía como pue­blo en todos los terrenos.

Pero un hilo con­duc­tor que no nos haga per­der el nor­te de nues­tros obje­ti­vos de alcan­zar una socie­dad nue­va, sin una mino­ría capi­ta­lis­ta que se apro­pia de rique­zas y racio­na­li­dad popu­lar. No hay excu­sas, hay que tomar par­ti­do, los cien­tí­fi­cos o pro­fe­sio­na­les que se lla­man apo­lí­ti­cos, inde­pen­dien­tes y neu­tra­les, son los más peli­gro­sos por­que son los que cum­plen su fun­ción al ser­vi­cio del que man­de, de la cla­se domi­nan­te. Per­so­nas que «no se meten en polí­ti­ca», aun­que de sus pala­bras rezu­ma con­ti­nua­men­te toda una ideo­lo­gía bur­gue­sa que ha pene­tra­do pro­fun­da­men­te en las men­tes de las per­so­nas de for­ma nada natural.

1

Empe­za­mos hablan­do de la ali­men­ta­ción como uno de los con­di­cio­nan­tes fun­da­men­ta­les, un dere­cho socia­lis­ta que tie­ne una ínti­ma rela­ción con la salud. Fren­te al dere­cho mer­can­til de los ali­men­tos para los bene­fi­cios de sus pro­pie­ta­rios, hay que pro­cla­mar la nece­si­dad de una ali­men­ta­ción de cali­dad, libre de trans­gé­ni­cos, pes­ti­ci­das y mono­cul­ti­vos, para todos los pue­blos. Las muer­tes por ham­bru­nas y enfer­me­da­des pro­du­ci­das por la des­nu­tri­ción cró­ni­ca de los paí­ses más pobres se acom­pa­ñan de muer­tes por enfer­me­da­des del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio en los paí­ses más enri­que­ci­dos por exce­sos ali­men­ta­rios pero de baja calidad.

El sin­sen­ti­do de un sis­te­ma domi­na­do por las trans­na­cio­na­les del sec­tor ali­men­ta­rio a nivel mun­dial, don­de los ali­men­tos más bási­cos para la nutri­ción huma­na coti­zan en bol­sa y muchos de ellos son uti­li­za­dos como bio­com­bus­ti­bles o para ali­men­ta­ción ani­mal, cuyo con­su­mo cre­ce expo­nen­cial­men­te pese a que una ali­men­ta­ción nutri­ti­va y equi­li­bra­da debe con­te­ner una peque­ña pro­por­ción de car­ne. La esquil­ma­ción pes­que­ra, el oli­go­po­lio de las semi­llas y agro­tó­xi­cos con el agra­van­te del uso de trans­gé­ni­cos cie­rran el círcu­lo de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta irra­cio­nal que solo mira sus ganan­cias mone­ta­rias a cos­ta del empo­bre­ci­mien­to y de las muer­tes de una cada vez mayor par­te de la pobla­ción mun­dial. La lucha por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria en Anda­lu­cía o en cual­quier otro lugar, es la lucha de la gen­te del mar, de la cla­se cam­pe­si­na, jor­na­le­ra y gana­de­ra del mun­do con­tra las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les del sec­tor que solo se podrá lograr total­men­te cuan­do el capi­ta­lis­mo, en esta fase deca­den­te impe­ria­lis­ta, sea eliminado.

2

Ínti­ma­men­te rela­cio­na­do con el tema ali­men­ta­rio hemos dedi­ca­do otro con­ci­so apar­ta­do a la nece­si­dad de un medio ambien­te cui­da­do para toda la huma­ni­dad. Ya es bien cono­ci­do que los paí­ses capi­ta­lis­tas más enri­que­ci­dos no solo explo­tan labo­ral­men­te a su pro­pia cla­se tra­ba­ja­do­ra y a la de los paí­ses que han empo­bre­ci­do, sino tam­bién esquil­man la natu­ra­le­za. Des­de Marx, los aná­li­sis mar­xis­tas más dia­léc­ti­cos, menos dog­má­ti­cos, son los que his­tó­ri­ca­men­te han com­pren­di­do la ínti­ma cone­xión entre la frac­tu­ra meta­bó­li­ca del tra­ba­jo y de la natu­ra­le­za. Lo que impli­ca la nece­si­dad de unir la lucha por la libe­ra­ción de la explo­ta­ción labo­ral y de la natu­ra­le­za. Y en este sen­ti­do el eco­lo­gis­mo en abs­trac­to tam­po­co nos sir­ve, debe­mos ana­li­zar el con­jun­to del pro­ble­ma para inter­ve­nir en todos los aspec­tos en una socie­dad don­de se supere la explo­ta­ción labo­ral de la pro­pie­dad pri­va­da, con la explo­ta­ción de la natu­ra­le­za. Por­que esta últi­ma es con­sus­tan­cial con la exis­ten­cia del gran capital.

Fue Marx, el que, entre otras muchas apor­ta­cio­nes a este tema, avi­só del empo­bre­ci­mien­to de la natu­ra­le­za y su rela­ción con la salud y la vida de los pue­blos, ana­li­zan­do uno de las pri­me­ros mono­cul­ti­vos, el del tri­go, que pro­vo­có el colo­nia­lis­mo inglés sobre la Irlan­da ane­xio­na­da, para la expor­ta­ción a su bur­gue­sía; y la pata­ta, como ali­men­to de sub­sis­ten­cia a la pobla­ción local. La pla­ga que azo­tó a este últi­mo cul­ti­vo, a media­dos del siglo XIX, pro­vo­có terri­bles ham­bru­nas para la pobla­ción irlan­de­sa y su emi­gra­ción masi­va. F. Engels, por su par­te, anti­ci­pó los pro­ble­mas ambien­ta­les de la recien­te revo­lu­ción indus­trial en las ciu­da­des ingle­sas y los múl­ti­ples pro­ble­mas de salud que pro­vo­ca­ba en el nacien­te pro­le­ta­ria­do de la épo­ca7. Pro­le­ta­ria­do que pro­ve­nía de la cla­se cam­pe­si­na que fue expul­sa­da de sus tie­rras y sus medios de sub­sis­ten­cia debi­do, entre otros, a los cer­ca­mien­tos de las tie­rras comu­na­les. Tie­rras que fue­ron pues­ta a la ven­ta y aumen­tó el lati­fun­dis­mo, la con­cen­tra­ción de las tie­rras, y poten­ció las indus­trias manu­fac­tu­re­ras, que que­da­ron en pro­pie­dad de la bur­gue­sía inglesa.

Los pro­ble­mas medioam­bien­ta­les actua­les son cre­cien­tes y pal­pa­bles. La con­ta­mi­na­ción y acci­den­tes en sue­los y ríos de la mine­ría, que sigue fomen­tán­do­se en Anda­lu­cía y otros luga­res del mun­do, nos ha hecho dete­ner­nos en los deta­lles del desas­tre de la mina de Aznal­co­llar y sus cau­sas. De cómo se quie­re reabrir esta y otras peli­gro­sas minas en aras de unos pues­tos de tra­ba­jo que no se prio­ri­zan en eco­no­mías socia­les y lim­pias8. Cuan­do escri­bi­mos estas líneas con­ti­núan las noti­cias sobre el escán­da­lo que envuel­ve la adju­di­ca­ción de la reaper­tu­ra de Aznal­co­llar9. Y antes, mien­tras y des­pués, los medios de comu­ni­ca­ción insis­ten en trans­mi­tir el men­sa­je de que dicha para­li­za­ción supon­drá la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo10. La mis­ma can­ti­ne­la de siem­pre, se abs­tie­nen de refle­jar el men­sa­je de los movi­mien­tos socia­les que abo­gan por indus­trias alter­na­ti­vas y res­pe­tuo­sas con el rico medio natu­ral que pro­me­tie­ron tras el desas­tre, y que se que­dó en la nada. No se habla tam­po­co de los pro­ble­mas de salud que pro­vo­ca la con­ta­mi­na­ción que pade­ce­mos: el cán­cer, las enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y las enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res11. Que exis­tien­do solu­cio­nes téc­ni­cas, se con­ti­núa con más de lo mis­mo, favo­re­cer a las indus­trias con­ta­mi­nan­tes: las petro­quí­mi­cas, la mine­ría, la peli­gro­sa ener­gía nuclear, el frac­king o el alma­ce­na­mien­to de gas. Indus­trias todas que pue­den sus­ti­tuir­se por ener­gías reno­va­bles, agri­cul­tu­ra y gana­de­ría eco­ló­gi­ca que apro­ve­che los ciclos de la eco­no­mía local y los eco­sis­te­mas y de la vida en gene­ral. Por­que estas solu­cio­nes téc­ni­cas son incom­pa­ti­bles, con los intere­ses e inver­sio­nes, con la pro­pie­dad pri­va­da de las gran­des empre­sas capitalistas.

El cam­bio cli­má­ti­co supo­ne la sín­te­sis de mayor gra­ve­dad de los pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción ambien­tal en el mun­do. Igual­men­te, se saben las cau­sas, pero no se ponen las solu­cio­nes, por­que cho­can fron­tal­men­te con la esen­cia de su sis­te­ma, sin tasas de ganan­cias el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no podría seguir man­te­nién­do­se. El cam­bio cli­má­ti­co es tan suma­men­te impor­tan­te que es reco­no­ci­do en foros inter­na­cio­na­les que acuer­dan (aun­que no todos los paí­ses) tomar medi­das con­cre­tas, como la reduc­ción de CO2, uno de los res­pon­sa­bles prin­ci­pa­les del calen­ta­mien­to del pla­ne­ta12. La irra­cio­na­li­dad mer­can­ti­lis­ta lle­ga has­ta tal extre­mo que las emi­sio­nes de CO2 ha sido obje­to de com­pra-ven­ta. Si mi país sobre­pa­sa la cuo­ta de emi­sión pago a otro país que emi­te menos y mien­tras tan­to no se mini­mi­zan o sus­ti­tu­yen esas empre­sas con­ta­mi­nan­tes. Las gran­jas inten­si­vas agro­pe­cua­rias y las indus­trias del sec­tor ener­gé­ti­co, ya comen­ta­das, son las prin­ci­pa­les cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co por la inten­si­dad de las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, prin­ci­pal­men­te el metano en el pri­mer caso y el CO2 en el segundo.

Las polí­ti­cas salu­da­bles que miren más allá del cor­to pla­zo, que abo­gue por la salud de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras no tie­nen cabi­da en un sis­te­ma al que solo le preo­cu­pa las ganan­cias eco­nó­mi­cas rápi­das y fáci­les. Son los intere­ses de las empre­sas trans­na­cio­na­les, de la pro­pie­dad pri­va­da, que con­ti­nua­men­te nos demues­tran que su prio­ri­dad son los bene­fi­cios mone­ta­rios y no la vida y segu­ri­dad de las per­so­nas; y que nos expli­ca tan bien en este como otros escri­tos Sil­via Ribei­ro13. En defi­ni­ti­va, que se saben las cau­sas y sus con­se­cuen­cias pero se evi­ta inter­ve­nir con medi­das drás­ti­cas por­que iría con­tra sus pro­pios intere­ses eco­nó­mi­cos y sin olvi­dar las luchas inter­nas, la pug­nan de intere­ses, entre los mis­mos paí­ses capi­ta­lis­tas, que es otro impe­di­men­to para ata­jar el pro­ble­ma. Es por ello, que ter­mi­na­mos este apar­ta­do recal­can­do que hay alter­na­ti­vas. Que se pue­de tra­ba­jar y poten­ciar ener­gías reno­va­bles e inves­ti­gar en cien­cia, en tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del pue­blo, que es una prio­ri­dad para nues­tro pla­ne­ta y el futu­ro de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras. Una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da que tien­da al míni­mo con­su­mo y des­pil­fa­rro y al máxi­mo reci­cla­je; una eco­no­mía basa­da en el dere­cho socia­lis­ta de dis­tri­buir a toda la pobla­ción los recur­sos natu­ra­les de for­ma res­pe­tuo­sa con nues­tro medio ambiente.

3

En el siguien­te apar­ta­do desa­rro­lla­mos algu­nos deta­lles y con­tra­dic­cio­nes en rela­ción con los ser­vi­cios sani­ta­rios y socia­les. De cómo pese a tener algu­nos ser­vi­cios públi­cos, como sani­dad o edu­ca­ción, al estar inser­tos en un sis­te­ma polí­ti­co pri­va­do como el nues­tro, están con­ti­nua­men­te sufrien­do pri­va­ti­za­cio­nes en mayor o menor inten­si­dad. La nece­si­dad de apo­yar y defen­der los ser­vi­cios públi­cos y recla­mar los que aún no son públi­cos, como la vivien­da, el cui­da­do de las per­so­nas depen­dien­tes, el agua o la ener­gía. Con­quis­tar estas nece­si­da­des bási­cas es acer­car­nos a un sis­te­ma que en su con­jun­to pri­me unas con­di­cio­nes de vida fun­da­men­ta­les para la salud y la segu­ri­dad de la gen­te fren­te al bene­fi­cio, pri­va­do, de unos pocos. Sien­do cons­cien­te que lle­gar a alcan­zar estos ser­vi­cios requie­re eli­mi­nar la pro­pie­dad pri­va­da, esto es, la pro­pie­dad de las gran­des empre­sas de la ali­men­ta­ción, del ladri­llo, del agua o del sec­tor energético.

Cen­trán­do­nos en los sis­te­mas sani­ta­rios, tan­to en el Esta­do espa­ñol, en Anda­lu­cía o en otros paí­ses capi­ta­lis­tas, se ha podi­do lograr unas mejo­ras pre­ci­sa­men­te por su carác­ter públi­co, uni­ver­sal y equi­ta­ti­vo, pero con­ti­nua­men­te sal­pi­ca­dos de «mor­di­das» pri­va­ti­za­do­ras. Una que resul­ta más invi­si­ble pero no por ello menos dañi­na es la pri­va­ti­za­ción de la ges­tión: el ser­vi­cio sani­ta­rio es de titu­la­ri­dad públi­ca y paga­do por todas (de for­ma no sufi­cien­te­men­te pro­gre­si­va), pero la ges­tión, si es pri­va­da, supo­ne qui­tar una par­te del dine­ro públi­co para dár­se­lo a la empre­sa con­ce­sio­na­ria, lo que mer­ma la cali­dad del ser­vi­cio y aumen­ta la pre­ca­rie­dad de sus tra­ba­ja­do­ras. Empre­sas pri­va­das que, ade­más, han obte­ni­do la con­ce­sión envuel­ta en muchas oca­sio­nes por la corrup­ción y las famo­sas «puer­tas gira­to­rias» entre polí­ti­cos y empre­sa­rios. La Comu­ni­dad de Madrid, Cas­ti­lla-La Man­cha, o en Ali­can­te y Valen­cia, los casos han sido amplia­men­te cono­ci­dos y denun­cia­dos. Lla­ma­ti­vo ha sido tam­bién el escán­da­lo de hos­pi­ta­les públi­cos bri­tá­ni­cos ges­tio­na­dos por empre­sas pri­va­das, don­de la des­aten­ción a las per­so­nas ingre­sa­das ha lle­ga­do a pro­du­cir has­ta 20.000 muer­tes de pacien­tes de edad en cator­ce hos­pi­ta­les. Hos­pi­ta­les públi­cos que comen­za­ron a pri­va­ti­zar su ges­tión con el gobierno de Mar­ga­ret That­cher y que ha con­ti­nua­do has­ta la actualidad.

Habla­mos tam­bién del Real decre­to-ley, apro­ba­do por vía de urgen­cia en abril de 2012, por el gobierno de Mariano Rajoy, que ha supues­to para muchos una ver­da­de­ra con­tra­rre­for­ma sani­ta­ria. De la lucha uná­ni­me y tenaz, espe­cial­men­te del pue­blo de Madrid, que ha impe­di­do muchos de los inten­tos pri­va­ti­za­do­res del gobierno del PP. Dos ele­men­tos muy impor­tan­tes se tocan en este Real decre­to-ley: en pri­mer lugar la uni­ver­sa­li­dad, la aten­ción sani­ta­ria, excep­to las urgen­cias, mater­ni­dad y cui­da­dos a meno­res, no será para todas las per­so­nas. Deja fue­ra a la pobla­ción migran­te que no ten­ga su situa­ción admi­nis­tra­ti­va regu­la­ri­za­da y a la pobla­ción autóc­to­na que no esté ins­cri­ta en el paro, debe­rán antes demos­trar que son pobres para ser con­si­de­ra­dos asegurados.

La uni­ver­sa­li­dad, jun­to a la equi­dad, pre­ci­sa­men­te dar más a los que menos tie­nen, son, o debe­rían ser, las seña­les de iden­ti­dad de un Sis­te­ma Nacio­nal de Salud, por­que supo­ne la base fun­da­men­tal don­de se sus­ten­ta una ade­cua­da pres­ta­ción sani­ta­ria y pro­mo­ción de la salud. No es casua­li­dad que el pri­mer sis­te­ma nacio­nal de salud se crea­ra en la URSS, tras la revo­lu­ción bol­che­vi­que14. Henry Sige­rist, pres­ti­gio­so his­to­ria­dor de la medi­ci­na de la épo­ca estu­vo tres vera­nos cono­cien­do las apor­ta­cio­nes de la revo­lu­ción sovié­ti­ca en la medi­ci­na mun­dial y fue el que apo­yó con fuer­za la cons­ti­tu­ción del pri­mer sis­te­ma nacio­nal de salud, en un país capi­ta­lis­ta como fue Gran Bre­ta­ña15. Sis­te­ma sani­ta­rio que pos­te­rior­men­te fue imi­ta­do por otros paí­ses capi­ta­lis­tas y socia­lis­tas. Des­ta­ca el pres­ti­gio del sis­te­ma sani­ta­rio, edu­ca­ti­vo y sus avan­ces cien­tí­fi­cos, de Cuba, que pese a ser un peque­ño país sin gran­des rique­zas y some­ti­do a un blo­queo injus­to y cruel, son de una cali­dad inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­da. Y es que, como dije­ra el mis­mo Henry Sige­rist, la salud no lle­ga de fue­ra a las per­so­nas, no se la pode­mos impo­ner. Des­pués de la revo­lu­ción, el ser­vi­cio médi­co se orga­ni­zó bajo el lema: «la salud del pue­blo es res­pon­sa­bi­li­dad del pue­blo mis­mo», y todo el tra­ba­jo sani­ta­rio se lle­vó a cabo con la par­ti­ci­pa­ción de todo el pueblo.

Pero como decía­mos los sis­te­mas sani­ta­rios públi­cos sus­ten­ta­dos en sis­te­mas pri­va­dos, de pro­pie­dad pri­va­da, ado­le­ce de gra­ves con­tra­dic­cio­nes. Uno de ellos que hemos expli­ca­do en el tex­to es el de los medi­ca­men­tos y sus paten­tes. El pro­ble­ma de los exce­si­vos pre­cios de los medi­ca­men­tos que está supo­nien­do ver­da­de­ros escán­da­los por sus impli­ca­cio­nes para la vida de muchas per­so­nas, como ocu­rre con los anti­rre­tro­vi­ra­les con­tra el sida o los medi­ca­men­tos con­tra la hepa­ti­tis C. Y es que todo el entra­ma­do pri­va­do del sec­tor sani­ta­rio, medi­ca­men­tos, tec­no­lo­gías sani­ta­rias y otros pro­duc­tos sani­ta­rios, supo­ne unos cos­tes exor­bi­ta­dos para el man­te­ni­mien­to del sis­te­ma públi­co. Pese a que la con­tri­bu­ción de los fon­dos públi­cos para la inves­ti­ga­ción e inno­va­ción en este como en otros sec­to­res sigue sien­do muchí­si­mo más alta que la apor­ta­ción de los fon­dos privados.

La lucha por unos ser­vi­cios sani­ta­rios y socia­les para toda la pobla­ción es impres­cin­di­ble para acer­car­nos a la socie­dad que que­re­mos, libre de gran­des com­pa­ñías pri­va­das y de explo­ta­ción asa­la­ria­da. Bajo este tipo de socie­dad que tene­mos, la cri­sis será con­ti­nua y cada vez más pro­fun­da don­de se recor­tan los apo­yos socia­les de la pobla­ción más des­fa­vo­re­ci­da, siguien­do con la bur­da y bár­ba­ra teo­ría mal­tu­sia­na, que pro­po­nía dejar morir de ham­bre a esa pobla­ción «exce­den­te». O que huyan de sus paí­ses empo­bre­ci­dos y mue­ran en el mar16. La teo­ría de Mal­thus con­ti­núa en la actua­li­dad pero de for­ma hipó­cri­ta, él decía que los pobres eran ele­men­tos super­fluos de la socie­dad y , por lo tan­to, que no debían ser pro­te­gi­dos17. Aho­ra no se dice, o se dice lo con­tra­rio, pero se sigue prac­ti­can­do la tesis reac­cio­na­ria del clé­ri­go inglés.

4

En rela­ción con las con­di­cio­nes labo­ra­les y la salud, se ha tra­ta­do de ir más allá de los pro­ble­mas de salud que pro­vo­ca el des­em­pleo y las con­di­cio­nes de explo­ta­ción, pre­ca­rie­dad e inse­gu­ri­dad labo­ral, amplia­men­te reco­no­ci­do por la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Situa­ción ambas, des­em­pleo y tra­ba­jo, que se mues­tran como las dos caras de una mis­ma mone­da. Al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta le intere­sa, nece­si­ta, un exce­den­te de pobla­ción sin empleo para que, como decía Marx, el empre­sa­rio pue­da dis­po­ner de fuer­zas pro­duc­ti­vas en varia­das y pre­ca­rias for­mas. El hecho es que tan­to el des­em­pleo como la pre­ca­ri­za­ción labo­ral o la nece­si­dad de emi­grar para encon­trar tra­ba­jo son pro­fun­da­men­te dañi­nos para la salud de la pobla­ción indi­vi­dual y colec­ti­va. El endu­re­ci­mien­to de las leyes labo­ra­les, el recor­te de sala­rios ante bajas labo­ra­les, el alar­ga­mien­to de la edad de jubi­la­ción, entre otras, está pro­vo­can­do una gra­ve pér­di­da de salud y un aumen­to de las enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les y acci­den­tes de tra­ba­jo. En Anda­lu­cía, los acci­den­tes de tra­ba­jo mor­ta­les han aumen­ta­do, de 61 en el año 2013 a 94 muer­tes de trabajadores/​as en el año 2014, y el 2015 sigue la mis­ma ten­den­cia18.

La labor de un sin­di­ca­to com­ba­ti­vo que defien­da real­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y evi­te las pér­di­das de vidas y de pues­tos de tra­ba­jo, es esen­cial, mejo­rar las con­di­cio­nes labo­ra­les es un paso más en el obje­ti­vo de con­se­guir un tra­ba­jo libre y crea­ti­vo. Esa fue, y sigue sien­do cons­cien­te e incons­cien­te­men­te, la ten­den­cia natu­ral huma­na, por­que tuvo un papel fun­da­men­tal en la homi­ni­za­ción. En una socie­dad don­de los dere­chos y la cul­tu­ra sea colec­ti­va, uni­ver­sal, que se acom­pa­ñe del apo­yo mutuo don­de se alcan­cen los deseos mate­ria­les y emo­cio­na­les, sub­je­ti­vos, esta­rá a apo­yan­do y será apo­ya­da por ese tra­ba­jo rico y crea­ti­vo, libi­di­no­so en pala­bras de Freud19.

5

Hemos deja­do para casi el final del tex­to, y nos hemos exten­di­do un poco más, en la situa­ción de opre­sión patriar­cal que sufren las muje­res, la rela­ción con su salud y la nece­si­dad de nues­tra libe­ra­ción. Y es que la bata­lla con­tra el terror machis­ta es impres­cin­di­ble para alcan­zar la eman­ci­pa­ción huma­na. La opre­sión con­tra las muje­res ha sido la más dura­de­ra y la más exten­di­da y por ello hemos ana­li­za­do con algo de deta­lle la obra fun­da­men­tal de Ger­da Ler­ner, La Crea­ción del Patriar­ca­do, que da mucha luz y cono­ci­mien­tos sobre sus orí­ge­nes20. Igual­men­te nos hemos dete­ni­do en el rigu­ro­so tex­to de Sil­via Fede­ri­ci, El Cali­bán y la Bru­ja, don­de ana­li­za el recru­de­ci­mien­to de la repre­sión patriar­cal en los orí­ge­nes del capi­ta­lis­mo21.

Estu­diar el pro­ce­so his­tó­ri­co es ana­li­zar las cau­sas de esta domi­na­ción y los sufri­mien­tos de las muje­res, pero tam­bién sus luchas y resis­ten­cias. En el ámbi­to occi­den­tal los movi­mien­tos femi­nis­tas más radi­ca­les logran avan­ces que tuvie­ron su máxi­ma expre­sión en la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917. Pero con la invo­lu­ción de la URSS se pro­du­je­ron retro­ce­sos pos­te­rio­res. Nos hemos dete­ni­do tam­bién en las apor­ta­cio­nes de Wilheim Reich, en la impor­tan­cia de los cam­bios sub­je­ti­vos, psi­co­ló­gi­cos en todos los aspec­tos de la revo­lu­ción, antes y des­pués22. Y como en la actua­li­dad se sigue pade­cien­do el mis­mo pro­ble­ma pero de dife­ren­tes for­mas, según las par­tes del mun­do y los sis­te­mas polí­ti­cos más o menos reaccionarios.

Hablar de la opre­sión de la mujer es hablar de la opre­sión sobre su cuer­po, sobre su vida y sus deci­sio­nes. Y es luchar por una sexua­li­dad libre y crea­ti­va que nue­va­men­te las muje­res han aban­de­ra­do y debe­mos seguir aban­de­ran­do, sexua­li­dad libre y crea­ti­va que pocas veces se alcan­za en las muje­res, y aún menos en los hom­bres. Ínti­ma­men­te uni­do a la sexua­li­dad es impres­cin­di­ble luchar por una vida afec­ti­va ple­na y gra­ti­fi­can­te que mejo­re la salud físi­ca y psí­qui­ca a nivel indi­vi­dual y social, ya que lo indi­vi­dual y social for­man, deben for­mar, una uni­dad indi­so­lu­ble. La lucha por la libe­ra­ción de las muje­res empie­za por noso­tras mis­mas, en todos los ámbi­tos, labo­ra­les, fami­lia­res y psi­co­ló­gi­cos por­que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta patriar­cal sigue pro­mo­vien­do una ideo­lo­gía que per­pe­tua los roles y los este­reo­ti­pos feme­ni­nos rela­cio­na­dos con la sumi­sión, emo­ti­vi­dad, pasi­vi­dad e infe­rio­ri­dad en las tareas per­so­na­les y sociales.

Es por ello que tam­bién ana­li­za­mos, muy bre­ve­men­te, el apa­sio­nan­te libro El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na de Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do23, des­mon­tan­do el mito del hom­bre caza­dor y des­ta­can­do las con­tri­bu­cio­nes ines­ti­ma­bles de inves­ti­ga­do­ras que des­de diver­sas dis­ci­pli­nas mues­tran todo lo con­tra­rio, la impor­tan­cia que tuvo la mujer en la ali­men­ta­ción vege­tal y de peque­ños ani­ma­les, el carro­ñeo y la nece­si­dad de una lar­ga crian­za para el desa­rro­llo del cere­bro, por lo que tuvie­ron que ser deci­si­vas en la ali­men­ta­ción, mejo­ra de la comu­ni­ca­ción oral y en la crea­ción de uten­si­lios para el trans­por­te de los peque­ños. Igual­men­te se des­mon­ta otro mito, el de la mono­an­dria feme­ni­na, fren­te a la polian­dria mas­cu­li­na, con prue­bas con­tun­den­tes sobre una mujer reco­lec­to­ra y acti­va en la elec­ción de su pare­ja o pare­jas y la fle­xi­bi­li­dad de los roles sexuales.

Insis­ti­mos a lo lar­go del tex­to que son las muje­res las que con mayor valen­tía y ahín­co luchan con­tra el machis­mo en todos los aspec­tos de sus vidas. Y de la impor­tan­cia de la peda­go­gía teó­ri­ca y prác­ti­ca para trans­for­mar­nos, que son las muje­res las que dan el pri­mer paso en los momen­tos más duros y deci­si­vos. Como es la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tam­bién en momen­tos his­tó­ri­cos muy deter­mi­nan­tes, la que debe luchar con­tra la opre­sión empre­sa­rial. La his­to­ria y los hechos así lo mues­tran: son las muje­res, al igual que las cla­ses popu­la­res, las que toman la ini­cia­ti­va y actúan con valor y arro­jo en las rei­vin­di­ca­cio­nes per­so­na­les y polí­ti­cas. Des­de sepa­rar­se de su pare­ja a enca­be­zar huel­gas y luchas de libe­ra­ción nacional.

Pero la opre­sión sobre la mujer tie­ne su coro­la­rio en la vio­len­cia machis­ta, des­de la más sutil y psi­co­ló­gi­ca has­ta la más bru­tal que lle­ga a matar­la, a ella y a los suyos. Y cómo en ese espec­tro de agre­sio­nes machis­tas debe­mos des­me­nu­zar cau­sas e inter­ven­cio­nes. La vio­len­cia con­tra la mujer es un con­ti­nuo don­de es difí­cil poner fron­te­ras tan­to per­so­na­les, socia­les o polí­ti­cas. Con­di­cio­nan­tes que actúan, a dife­ren­tes nive­les rela­cio­na­dos, sobre la pér­di­da de su salud. Des­de el sufri­mien­to incom­pren­di­do has­ta la cruel­dad de la pér­di­da de su vida y/​o la de sus hijos o hijas. Son moti­vos más que sufi­cien­tes para que las muje­res siga­mos enca­be­zan­do con ahín­co la lucha de nues­tra pro­pia libe­ra­ción; solas, o acom­pa­ña­das, en gru­pos más o menos orga­ni­za­dos, pero que anti­ci­pen su libe­ra­ción de la nue­va socie­dad que está por llegar.

6

Ter­mi­na­mos esta par­te del libro abor­dan­do la rela­ción entre salud y repre­sión, por­que aúna la ausen­cia real de ver­da­de­ros dere­chos huma­nos. De for­ma bre­ví­si­ma y sien­do cons­cien­te que el tema de la repre­sión lle­va­ría todo un libro, y bien amplio; el pro­ble­ma de la repre­sión es que se inten­ta «vol­ver del revés». El impe­ria­lis­mo, sus ser­vi­cios secre­tos y los gran­des medios de comu­ni­ca­ción a su ser­vi­cio, pla­ni­fi­can cam­pa­ñas de into­xi­ca­ción y mani­pu­la­ción mediá­ti­ca para liqui­dar gobier­nos y paí­ses, impor­tán­do­les bien poco la des­es­truc­tu­ra­ción social y las muer­tes que pro­vo­can. A los ejem­plos del pasa­do: Viet­nam, Indo­ne­sia, Cam­bo­ya y Laos o Cen­troa­mé­ri­ca, se aña­den otros más recien­tes como Afga­nis­tán, Irak, Libia o Siria. Inva­sio­nes direc­tas o sola­pa­das, gue­rras cubier­tas o incu­bier­tas, apo­yo a gol­pes de Esta­dos24. Tene­mos recien­te el caso de Ucra­nia con el nue­vo gobierno neo­na­zi que está tenien­do una resis­ten­cia tenaz en el este del país. Lo que en muchos medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les lla­man de for­ma mani­pu­la­ti­va y pre­ten­di­da­men­te peyo­ra­ti­va «pro­ru­sos»25. El gobierno ruso, la lucha con­tra los gol­pis­tas de kiev den­tro del país, o el gobierno ele­gi­do demo­crá­ti­ca y mayo­ri­ta­ria­men­te por el pue­blo vene­zo­lano son los nue­vos «chi­vos expia­to­rios» de los Esta­dos impe­ria­lis­tas26.

Des­de su for­ma­ción, en 1949, la OTAN (Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te) ha juga­do un papel deci­si­vo en todas estas repre­sio­nes27. Áfri­ca está aho­ra más que nun­ca en su pun­to de mira. De for­ma rápi­da, el gobierno del PP ha fir­ma­do un con­ve­nio por el que la base mili­tar de Morón de la Fron­te­ra se con­vier­te en la sede de Afri­com (Man­do de Áfri­ca) del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, que aumen­ta en cua­tro veces el núme­ro de sus efec­ti­vos mili­ta­res, para que sea el lugar des­de el que ten­gan lugar las inter­ven­cio­nes sobre Áfri­ca y Orien­te Pró­xi­mo. Una cesión aún mayor de nues­tra sobe­ra­nía y un uso de nues­tro terri­to­rio a la fuer­za y por man­da­to legal. A esto se une la recien­te amplia­ción de la base aero­na­val de Rota, don­de se encuen­tra el escu­do anti­mi­si­les de la OTAN en Euro­pa. Anda­lu­cía con­ver­ti­da en pla­ta­for­ma de agre­sión con­tra terri­to­rios y pue­blos afri­ca­nos y de Orien­te Pró­xi­mo deci­di­do por los pode­res cen­tra­les del Esta­do espa­ñol. Ni que decir tie­ne que el gobierno de Anda­lu­cía y la mayo­ría de los par­ti­dos polí­ti­cos han res­pon­di­do con un silen­cio cóm­pli­ce y solo algu­nas orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos anda­lu­cis­tas han pro­tes­ta­do abier­ta­men­te ante tal agre­sión28.

El «bom­bar­deo» mediá­ti­co es impre­sio­nan­te y se acom­pa­ña, como sue­le ser habi­tual, de fal­ta de rigor y pro­fun­di­dad en los aná­li­sis de las noti­cias con una fina­li­dad muy cla­ra y cons­cien­te, que las per­so­nas no sepan toda la ver­dad que les rodea29. Fina­li­dad que, por suer­te, no siem­pre con­si­guen. El pre­ten­di­do secre­tis­mo de la «alta polí­ti­ca» de los Tra­ta­dos de «Libre Comer­cio» como el Acuer­do Tras­atlán­ti­co para el Comer­cio y la Inver­sión (TTIP) nego­cia­do entre Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea que no solo des­trui­rá con­quis­tas socia­les bási­cas como las ya comen­ta­das en salud, tra­ba­jo, pro­tec­ción medioam­bien­tal o la infor­ma­ción, sino que amplia­rá los sis­te­mas de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión de las Esta­dos fir­man­tes de Euro­pa bajo los intere­ses de Esta­dos Uni­dos30. Y aho­ra se ha des­ta­pa­do el TiSA, Tra­de in Ser­vi­ces Agree­ment, un acuer­do toda­vía más anti­de­mo­crá­ti­co de inter­cam­bio de ser­vi­cios entre medio cen­te­nar de paí­ses, inclui­do el Esta­do espa­ñol y en el mayor de los secre­tis­mos, con­di­cio­nan­do el 68,2% del comer­cio mun­dial de ser­vi­cios que cubren todos los cam­pos, des­de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y comer­cio elec­tró­ni­co has­ta ser­vi­cios finan­cie­ros, segu­ros y trans­por­tes. Ni que decir tie­ne que a los blin­da­jes de las gran­des trans­na­cio­na­les se unen obje­ti­vos de con­trol polí­ti­co, ideo­ló­gi­co y repre­si­vo31.

Y es que la repre­sión tie­ne muchas caras y veri­cue­tos, tam­bién la repre­sión que sufre la pobla­ción por sus pro­pios Esta­dos. Las muer­tes de pobla­ción pobre negra por la poli­cía de Esta­dos Uni­dos han podi­do cons­ta­tar­se gra­cias a los vídeos case­ros. El uso de con­cer­ti­nas para la pobla­ción migran­te en Meli­lla. Las porras y pelo­tas de gomas, las pali­zas, las tor­tu­ras32. La repre­sión eco­nó­mi­ca, las deten­cio­nes por movi­li­za­cio­nes a mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes que defien­den a los más nece­si­ta­dos. Y, cuan­do es nece­sa­rio, el uso de la vio­len­cia pura y dura. En el Esta­do espa­ñol no es casua­li­dad que el gobierno del PP haya apro­ba­do la ley orgá­ni­ca para la «Pro­tec­ción de la Segu­ri­dad Ciu­da­da­na», la lla­ma­da por muchos ley mor­da­za. Y el obje­ti­vo es cla­ro, impe­dir a toda cos­ta las movi­li­za­cio­nes y las luchas de per­so­nas y colec­ti­vos más o menos orga­ni­za­dos para mejo­rar sus con­di­cio­nes de vida, que es mejo­rar su salud en su acep­ción más glo­bal y pro­fun­da del tér­mino33.

Las medi­das repre­si­vas per­si­guen el mie­do, inclu­so antes de lle­var­las a cabo, la sumi­sión y la pasi­vi­dad. A los que nos debe­mos enfren­tar en todos los aspec­tos de la vida, por­que la obe­dien­cia al «amo», no solo es polí­ti­ca, tam­bién es ínti­ma y per­so­nal. Ven­cer el mie­do nos da sobe­ra­nía, pri­me­ro con noso­tras mis­mas, nos hace libres y cohe­ren­tes con lo que pen­sa­mos y sen­ti­mos, y tam­bién polí­ti­ca que incor­po­ra otras impres­cin­di­bles sobe­ra­nías. Ser muje­res y hom­bres libres que deci­den y viven sus vidas con cohe­ren­cia y dig­ni­dad, aun­que ello supon­ga sacri­fi­cios y difi­cul­ta­des tie­ne como com­pen­sa­ción poder vivir una vida ver­da­de­ra. Y sobre todo una vida que per­mi­te seguir crean­do gru­po y orga­ni­za­ción para luchar en el sen­ti­do más amplio de la pala­bra, y seguir afian­zan­do los cimien­tos de una vida colec­ti­va nue­va y mejor. Miran­do metas lumi­no­sas, para pasar de una socie­dad com­pe­ti­ti­va a una coope­ra­ti­va, don­de gobier­ne la demo­cra­cia y con prin­ci­pios cien­tí­fi­cos; pasar a una socie­dad en la cual todas ten­gan igua­les dere­chos y obli­ga­cio­nes, no solo de pala­bra sino tam­bién de hecho.

Con­cep­ción Cruz Rojo

Pre­sen­ta­mos el pró­lo­go de Con­cep­ción Cruz Rojo a la par­te del libro Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va titu­la­do La salud: una nece­si­dad de los pue­blos edi­ta­do por Boltxe Libu­ruak. El libro esta­rá dis­po­ni­ble en las pró­xi­mas sema­nas para su des­car­ga de mane­ra libre en nues­tra pági­na web https://​www​.bol​te​.eus en for­ma­to de libro elec­tró­ni­co (PDF, ePub y mobi para Kind­le). Tam­bién esta­rá dis­po­ni­ble a par­tir del 15 de octu­bre en ver­sión papel a un pre­cio de 8€ más gas­tos de envío. El libro se pue­de com­prar escri­bien­do a nues­tro correo elec­tró­ni­co [email protected]​boltxe.​eus y a tra­vés de nues­tra pági­na web.

  1. En la fecha en que se escri­ben estas líneas se cum­ple el 70 ani­ver­sa­rio del pri­mer ata­que ató­mi­co sobre pobla­cio­nes civi­les por par­te de la avia­ción de Esta­dos Unidos.
  2. N. Chomsky y A. Vlt­chek: Terro­ris­mo occi­den­tal. De Hiroshi­ma a la gue­rra de los dro­nes, Txa­la­par­ta, Tafa­lla (Nafa­rroa) 2014, pp. 135 – 136.
  3. G. Hum­bers­to­ne: Cro­no­lo­gía y com­pi­la­ción, Terro­ris­mo occi­den­tal. De Hiroshi­ma a la gue­rra de los dro­nes, Txa­la­par­ta, Tafa­lla (Nafa­rroa) 2014.
  4. J. Fon­ta­na: El futu­ro es un país extra­ño. Una refle­xión sobre la cri­sis social de comien­zos del siglo XXI, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 107 – 108.
  5. Agen­cia de Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos (ACNUR), 1 de julio de 2015 (http://​www​.un​.org/​s​p​a​n​i​s​h​/​N​e​w​s​/​s​t​o​r​y​.​a​s​p​?​N​e​w​s​I​D​=​3​2​7​3​5​#​.​V​b​C​S​D​b​s​V​gcA).
  6. C. Cruz Rojo: Dif­te­ria y vacu­nas: en el deba­te polí­ti­co sobre el cono­ci­mien­to, 24 de julio de 2015 (>http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​d​i​f​t​e​r​i​a​-​y​-​v​a​c​u​n​a​s​-​e​n​-​e​l​-​d​e​b​a​t​e​-​p​o​l​i​t​i​c​o​-​s​o​b​r​e​-​e​l-/).
  7. F. Engels: La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1978.
  8. El tex­to que pre­sen­ta­mos se ter­mi­nó de escri­bir el 20 de abril de 2015 y des­de enton­ces han sido muchas las noti­cias que sobre la mine­ría anda­lu­za han vis­to la luz. Sin embar­go el fon­do del aná­li­sis sigue sien­do de suma vigen­cia, e inclu­so, pre­mo­ni­to­rio de lo que lue­go ha pasado.
  9. J. Cama­cho: El Gobierno anda­luz cesa a la direc­to­ra de Minas por su impu­tación en el «caso Aznal­có­llar». El Par­la­men­to con­fía en la trans­pa­ren­cia del pro­ce­so y afir­ma que la res­ti­tui­rá cuan­do »todo que­de acla­ra­do»», 4 de agos­to de 2015 (http://​www​.elpe​rio​di​co​.com/​e​s​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​g​o​b​i​e​r​n​o​-​a​n​d​a​l​u​z​-​c​e​s​a​-​d​i​r​e​c​t​o​r​a​-​m​i​n​a​s​-​m​a​r​i​a​-​j​o​s​e​-​a​s​e​n​s​i​o​-​i​m​p​u​t​a​d​a​-​c​a​s​o​-​a​z​n​a​l​c​o​l​l​a​r​-​4​4​0​8​947).
  10. A. J. Mora Caba­lle­ro: La mina de Aznal­có­llar reabre tras el desas­tre medioam­bien­tal de 1998. La com­pa­ñía anda­lu­za Mag­tel y Gru­po Méxi­co ganan el con­cur­so con­vo­ca­do por la Jun­ta, 21 de febre­ro de 2015 (http://​ccaa​.elpais​.com/​c​c​a​a​/​2​0​1​5​/​0​2​/​2​0​/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​1​4​2​4​4​3​4​4​9​8​_​1​2​1​5​3​7​.​htm).
  11. R. Baan et al.: «The car­ci­no­ge­ni­tu of out­door air pollu­tion», The lan­cet onco­logy, n.º 13, diciem­bre de 2013.
  12. Muy recien­te­men­te B. Oba­ma pro­me­te por pri­me­ra vez – nin­gún gobierno de Esta­dos Uni­dos lo había hecho antes– tomar medi­das con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, pero jus­to antes de ter­mi­nar su mandato.
  13. S. Ribei­ro: Caos cli­má­ti­co y balas de pla­ta, 14 de diciem­bre de 2014 (http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​4​/​1​2​/​1​3​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​2​5​a​1​eco).>
  14. H. Sige­rist: Socia­li­zed medi­ci­ne in the Soviet Union, W.W. Nor­ton, New York 1937.
  15. E. Bel­da­rraín Cha­ple: «Henry E. Sige­rist y la medi­ci­na social occi­den­tal», Rev Cuba­na Salud Públi­ca, 2002, n.º 28, pp. 62 – 70.
  16. «Más de 2.000 inmi­gran­tes han muer­to inten­tan­do cru­zar el Medi­te­rrá­neo en lo que va de año. Cer­ca de 190.000 per­so­nas han teni­do que ser res­ca­ta­das en la que ya se ha con­ver­ti­do en la ruta más mor­tal para la inmi­gra­ción en el mun­do», 5 de agos­to de 2015 (http://​www​.publi​co​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​m​a​s​-​0​0​0​-​i​n​m​i​g​r​a​n​t​e​s​-​h​a​n​-​m​u​e​r​t​o​.​h​tml).
  17. J. Bellamy Fos­ter: La eco­lo­gía de Marx, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2004.
  18. J. M. Baque­ro: Anda­lu­cía. Los acci­den­tes mor­ta­les en el tra­ba­jo cre­cen por la cri­sis y el recor­te en pre­ven­ción de ries­gos, 3 de abril de 2015 (http://​www​.eldia​rio​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​a​c​c​i​d​e​n​t​e​s​-​m​o​r​t​a​l​e​s​-​t​r​a​b​a​j​o​-​r​e​c​o​r​t​e​-​p​r​e​v​e​n​c​i​o​n​_​0​_​3​7​0​2​6​3​9​8​9​.​h​tml).
  19. H. Mar­cu­se: Psi­co­aná­li­sis y polí­ti­ca, Edi­to­rial Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1973.
  20. G. Ler­ner: El ori­gen del patriar­ca­do, Edi­to­rial Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1990.
  21. S. Fede­ri­ci: El Cali­bán y la bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, Edi­to­rial Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2010.
  22. W. Reich: Psi­co­aná­li­sis y mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, Siglo XXI Edi­to­res, S.A, Madrid 1974.
  23. C. Mar­tí­nez Puli­do: El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na, Biblio­te­ca Nue­va, Madrid 2003.
  24. J. James: 50 años de gue­rras impe­ria­les: resul­ta­dos y pers­pec­ti­vas, 9 de mar­zo de 2015 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​6​229).
  25. J. Gon­zá­lez: Euro­pa, patio tra­se­ro de Esta­dos Uni­dos, 9 de febre­ro de 2015 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​5​233).
  26. A. Boron: Aco­ta­cio­nes sobre el gol­pe frus­ta­do en Vene­zue­la, 17 de febre­ro de 2015 (http://​www​.apo​rrea​.org/​t​i​b​u​r​o​n​/​a​2​0​2​8​7​8​.​h​tml).
  27. D. Gan­ser: Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2010.
  28. Coor­di­na­do­ra de Asam­blea de Anda­lu­cía: Decla­ra­ción de Asam­blea de Anda­lu­cía sobre el acuer­do entre el Esta­do espa­ñol y Esta­dos Uni­dos res­pec­to a la base de Morón, Anda­lu­cía, 18 de junio de 2015 (http://​asam​blea​dan​da​lu​cia​.blogs​pot​.com​.es/​2​0​1​5​/​0​6​/​d​e​c​l​a​r​a​c​i​o​n​-​d​e​-​a​s​a​m​b​l​e​a​-​d​e​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​.​h​tml).
  29. N. Chomsky y A. Vlt­chek: Terro­ris­mo occi­den­tal. De Hiroshi­ma a la gue­rra de los dro­nes, Txa­la­par­ta, Tafa­lla (Nafa­rroa) 2014, pp. 54 – 55.
  30. M. Vacas Sen­tís: Peli­gro­so TTIP, 15 de junio de 2015 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​0​0​008).
  31. C. E. Bayo: 50 paí­ses pac­tan en secre­to un tra­ta­do aún más anti­de­mo­crá­ti­co y neo­li­be­ral que el TTIP, 3 de junio de 2015 (http://​www​.publi​co​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​w​i​k​i​l​e​a​k​s​/​5​0​-​p​a​i​s​e​s​-​p​a​c​t​a​n​-​s​e​c​r​e​t​o​-​t​r​a​t​a​d​o​.​h​tml).
  32. A. Torrús: Espa­ña ha vivi­do des­de 2004 más de 6.600 casos de tor­tu­ra o malos tra­tos poli­cia­les, 1 de febre­ro de 2015 (http://​www​.publi​co​.es/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​e​s​p​a​n​a​-​v​i​v​i​d​o​-​2​0​0​4​-​m​a​s​-​6​0​0​.​h​tml).
  33. P. Fili­gra­na Gar­cía, y L. De los San­tos Cas­ti­llo: «El cas­ti­go como herra­mien­ta de con­ten­ción social. La nue­va ley de segu­ri­dad ciu­da­da­na y más allá»,El topo, nº 2 enero-mar­zo de 2014 (http://​elto​po​.org/​l​e​e​r​-​d​e​s​c​a​r​g​a​r​-​e​l​-​t​o​po/).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *