«Tri­dent Jun­ctu­re 2015», la OTAN pre­pa­ra más guerras

Hoy comien­za –en Ita­lia, Espa­ña y Por­tu­gal y lue­go de 2 años de pre­pa­ra­ción– Tri­dent Jun­ctu­re 2015 o TJ-15, uno de los mayo­res ejer­ci­cios mili­ta­res de la OTAN 1, con la par­ti­ci­pa­ción de 230 uni­da­des terres­tres, aéreas y nava­les y fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de 28 paí­ses de la alian­za atlán­ti­ca y de 7 paí­ses aso­cia­dos, 36 000 hom­bres, más de 60 buques y 200 avio­nes de gue­rra, prin­ci­pal­men­te caza­bom­bar­de­ros capa­ces de por­tar tan­to armas con­ven­cio­na­les como arma­men­to nuclear. La pri­me­ra fase (del 3 al 16 de octu­bre) pon­drá a prue­ba las capa­ci­da­des estra­té­gi­cas y ope­ra­ti­vas de los man­dos de la OTAN. La segun­da eta­pa (del 21 de octu­bre al 6 de noviem­bre) se desa­rro­lla­rá «en vivo» con la uti­li­za­ción de las uni­da­des militares.

Un comu­ni­ca­do ofi­cial anun­cia que Tri­dent Jun­ctu­re 2015 «demos­tra­rá la nue­va ambi­ción de la OTAN en mate­ria de direc­ción de la gue­rra con­jun­ta moder­na». Y que mos­tra­rá, en par­ti­cu­lar «la capa­ci­dad de la Fuer­za de Res­pues­ta de la OTAN para pla­ni­fi­car, pre­pa­rar, des­ple­gar y res­pal­dar fuer­zas en las ope­ra­cio­nes de res­pues­ta a las cri­sis no pre­vis­tas en el artícu­lo 5, fue­ra [de los terri­to­rios] de la Alianza».

El radio de acción de la «Gran OTAN», que se ha des­pla­za­do des­de el Atlán­ti­co Nor­te has­ta alcan­zar las mon­ta­ñas de Afga­nis­tán y aho­ra mira mucho más allá, se dedu­ce del hecho que Aus­tra­lia tam­bién se halla entre los paí­ses que par­ti­ci­pan en Tri­dent Jun­ctu­re 2015.

Tam­bién es sig­ni­fi­ca­ti­va la par­ti­ci­pa­ción de Ucra­nia, país que la OTAN está tra­tan­do de absor­ber des­pués de haber hecho lo mis­mo ante­rior­men­te con 7 paí­ses del disuel­to Pac­to de Var­so­via, 3 repú­bli­cas de la des­apa­re­ci­da URSS y 2 de la ex Yugos­la­via (des­trui­da por la gue­rra de 1999). Los demás paí­ses que par­ti­ci­pan en ese ejer­ci­cio sin ser miem­bros de la OTAN son Aus­tria, Sue­cia, Fin­lan­dia, Bos­nia-Her­ze­go­vi­na y Macedonia.

La OTAN impli­ca en Tri­dent Jun­ctu­re 2015 varias orga­ni­za­cio­nes y agen­cias inter­na­cio­na­les, como la Cruz Roja y la USAID. Nos mues­tran así una «OTAN huma­ni­ta­ria», com­pro­me­ti­da con la «pre­ser­va­ción de la paz». Stol­ten­berg, el secre­ta­rio gene­ral de ese blo­que mili­tar, afir­ma que «la OTAN está lis­ta a apo­yar a la ONU para hacer que sus ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz sean más segu­ras y eficaces».

La Unión Euro­pea tam­bién par­ti­ci­pa en la pri­me­ra fase de Tri­dent Jun­ctu­re 2015. La par­ti­ci­pa­ción de la Unión Euro­pea en ese gran ejer­ci­cio de gue­rra de la OTAN trae al pri­mer plano la cues­tión polí­ti­ca de fon­do. El artícu­lo 42 del Tra­ta­do sobre la Unión Euro­pea esti­pu­la que «la polí­ti­ca de la Unión res­pe­ta las obli­ga­cio­nes de algu­nos Esta­dos miem­bros, que con­si­de­ran que su defen­sa común se rea­li­za a tra­vés de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te» 2. Como 22 de los 28 paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea son tam­bién miem­bros de la alian­za atlán­ti­ca, es evi­den­te que esa mayo­ría favo­re­ce a la OTAN. Ade­más, el pro­to­co­lo n° 10 sobre la coope­ra­ción que se ins­tau­ra a tra­vés del artícu­lo 42 sub­ra­ya que la OTAN «sigue sien­do la base de la defen­sa colec­ti­va» de la Unión Euro­pea y que «un papel más fuer­te de la Unión en mate­ria de segu­ri­dad y de defen­sa con­tri­bui­rá a la vita­li­dad de una alian­za atlán­ti­ca reno­va­da». Reno­va­da sí, pero rígi­da­men­te ancla­da en la vie­ja jerar­quía: el Coman­dan­te Supre­mo de las fuer­zas alia­das en Euro­pa siem­pre es nom­bra­do por el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos y todos los man­dos cla­ves están en manos de Esta­dos Unidos.

A tra­vés de la OTAN, en cuyo seno los gobier­nos del este de Euro­pa están más vin­cu­la­dos a Washing­ton que a Bru­se­las, Esta­dos Uni­dos influ­ye no sólo en la polí­ti­ca exte­rior y mili­tar de la Unión Euro­pea sino sobre todo el con­jun­to de sus com­pe­ten­cias polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Así ha logra­do Esta­dos Uni­dos con­ver­tir Euro­pa en fren­te de una nue­va gue­rra fría, que aho­ra está exten­dién­do­se hacia la región Asia/​Pacífico, mien­tras que sigue usan­do el terri­to­rio euro­peo como tram­po­lín de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res USA/​OTAN en el Medio Orien­te y en Áfri­ca. Y lo hace con la cola­bo­ra­ción de las oli­gar­quías polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que, a pesar de su esta­tus de com­pe­ti­do­ras de la oli­gar­quía esta­dou­ni­den­ses y de la com­pe­ten­cia que exis­te inclu­so entre ellas mis­mas, con­ver­gen (aun­que sea a nive­les dife­ren­tes) cuan­do se tra­ta de defen­der el «orden eco­nó­mi­co mun­dial», domi­na­do por Occi­den­te pero actual­men­te cues­tio­na­do por los paí­ses del gru­po BRICS [Bra­sil, Rusia, la India, Chi­na y Sudá­fri­ca] y por otros paí­ses emergentes.

En ese con­tex­to, Ita­lia sigue resal­tan­do por su subor­di­na­ción a Esta­dos Uni­dos, y por tan­to, por su «fide­li­dad atlán­ti­ca». Al refe­rir­se a Tri­dent Jun­ctu­re 2015, el gobierno [ita­liano] comu­ni­ca que «des­de 2013, Ita­lia había anti­ci­pa­do una pri­me­ra ofer­ta de sedes, bases y polí­go­nos a la alian­za [atlán­ti­ca]»: el cen­tro de Pog­gio Rena­ti­co (Ferra­ra), el pri­me­ro en ser decla­ra­do en esta­do ope­ra­ti­vo en el mar­co del nue­vo Sis­te­ma de Man­do y Con­trol Aéreo de la OTAN, que podría ini­ciar ope­ra­cio­nes de gue­rra aérea en un área de más de 10 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos, des­de el este de Euro­pa has­ta Asia y Áfri­ca, y para el des­plie­gue de las fuer­zas aéreas, «las bases de Trá­pa­ni, Deci­mo­man­nu, Pra­ti­ca di Mare, Pisa, Amen­do­la y Sigonella».

Tam­bién par­ti­ci­pan en Tri­dent Jun­ctu­re 2015 los navíos impli­ca­dos en el ejer­ci­cio «Mar Abier­to» y uni­da­des del ejér­ci­to envia­das a Capo Teu­la­da (Cer­de­ña), así como a Espa­ña y Por­tu­gal. El gobierno [ita­liano] nie­ga la impli­ca­ción del Man­do Con­jun­to (Joint For­ce Com­mand) de Nápo­les (con 800 mili­ta­res en el cuar­tel gene­ral de Lago Patria), afir­man­do que Tri­dent Jun­ctu­re 2015 se desa­rro­lla bajo la direc­ción del Man­do Con­jun­to de Bruns­sum (en los Paí­ses Bajos).

Pero la pro­pia OTAN con­tra­di­ce esas afir­ma­cio­nes del gobierno ita­liano: el man­do de la OTAN en Nápo­les –bajo las órde­nes del almi­ran­te esta­dou­ni­den­se Fer­gu­son, quien tam­bién está al man­do de las fuer­zas nava­les de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa, de las fuer­zas nava­les del Afri­Com 3 y de las fuer­zas de la OTAN en Koso­vo– fun­ge en 2015 como man­do ope­ra­ti­vo de la «Fuer­za de Res­pues­ta» (40 000 hom­bres) cuyas capa­ci­da­des se pon­drán a prue­ba en el mar­co de Tri­dent Jun­ctu­re 2015. En 2016, la direc­ción de esa fuer­za pasa­rá al man­do con­jun­to de Bruns­sum, y está pre­vis­to que este man­do con­jun­to de la OTAN y el de Nápo­les alter­nen anual­men­te esa responsabilidad.

Y para coro­nar todo eso, la OTAN anun­cia que «este año ha invi­ta­do al Tri­dent Jun­ctu­re, por pri­me­ra vez, un gran núme­ro de indus­trias del sec­tor de la defen­sa para que, median­te su par­ti­ci­pa­ción en el ejer­ci­cio, encuen­tren solu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas para ace­le­rar la inno­va­ción militar».

El Tri­dent Jun­ctu­re 2015, cuyo cos­to es secre­to pero segu­ra­men­te se ele­va a varios miles de millo­nes de dóla­res, pre­pa­ra así el camino para nue­vos gas­tos astro­nó­mi­cos en la com­pra de arma­men­to. Y todo eso se paga con dine­ro del Esta­do, o sea pro­ve­nien­te –tan­to direc­ta como indi­rec­ta­men­te– del bol­si­llo de la ciudadanía.

Man­lio Dinucci

Tom­ma­so di Francesco

  1. «La OTAN lan­za el Tri­den­te», por Man­lio Dinuc­ci, Il Mani­fes­to (Ita­lia), Red Vol­tai­re, 17 de junio de 2015.
  2. Aun­que el Tra­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal fue recha­za­do, el Tra­ta­do sobre la Unión reto­ma los mis­mos prin­ci­pios: «Le Trai­té cons­ti­tu­tion­nel euro­péen et la Gue­rre», por Dia­na Johns­to­ne, Réseau Vol­tai­re, 18 de abril de 2005.
  3. El Afri­Com es el man­do esta­dou­ni­den­se a car­go de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Áfri­ca. Nota de la Red Voltaire.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *