«Tri­dent Jun­ctu­re 2015», la OTAN pre­pa­ra más guerras

Hoy comien­za –en Ita­lia, Espa­ña y Por­tu­gal y lue­go de 2 años de pre­pa­ra­ción– Tri­dent Jun­ctu­re 2015 o TJ-15, uno de los mayo­res ejer­ci­cios mili­ta­res de la OTAN 1, con la par­ti­ci­pa­ción de 230 uni­da­des terres­tres, aéreas y nava­les y fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de 28 paí­ses de la alian­za atlán­ti­ca y de 7 paí­ses aso­cia­dos, 36 000 hom­bres, más de 60 buques y 200 avio­nes de gue­rra, prin­ci­pal­men­te caza­bom­bar­de­ros capa­ces de por­tar tan­to armas con­ven­cio­na­les como arma­men­to nuclear. La pri­me­ra fase (del 3 al 16 de octu­bre) pon­drá a prue­ba las capa­ci­da­des estra­té­gi­cas y ope­ra­ti­vas de los man­dos de la OTAN. La segun­da eta­pa (del 21 de octu­bre al 6 de noviem­bre) se desa­rro­lla­rá «en vivo» con la uti­li­za­ción de las uni­da­des militares.

Un comu­ni­ca­do ofi­cial anun­cia que Tri­dent Jun­ctu­re 2015 «demos­tra­rá la nue­va ambi­ción de la OTAN en mate­ria de direc­ción de la gue­rra con­jun­ta moder­na». Y que mos­tra­rá, en par­ti­cu­lar «la capa­ci­dad de la Fuer­za de Res­pues­ta de la OTAN para pla­ni­fi­car, pre­pa­rar, des­ple­gar y res­pal­dar fuer­zas en las ope­ra­cio­nes de res­pues­ta a las cri­sis no pre­vis­tas en el artícu­lo 5, fue­ra [de los terri­to­rios] de la Alianza».

El radio de acción de la «Gran OTAN», que se ha des­pla­za­do des­de el Atlán­ti­co Nor­te has­ta alcan­zar las mon­ta­ñas de Afga­nis­tán y aho­ra mira mucho más allá, se dedu­ce del hecho que Aus­tra­lia tam­bién se halla entre los paí­ses que par­ti­ci­pan en Tri­dent Jun­ctu­re 2015.

Tam­bién es sig­ni­fi­ca­ti­va la par­ti­ci­pa­ción de Ucra­nia, país que la OTAN está tra­tan­do de absor­ber des­pués de haber hecho lo mis­mo ante­rior­men­te con 7 paí­ses del disuel­to Pac­to de Var­so­via, 3 repú­bli­cas de la des­apa­re­ci­da URSS y 2 de la ex Yugos­la­via (des­trui­da por la gue­rra de 1999). Los demás paí­ses que par­ti­ci­pan en ese ejer­ci­cio sin ser miem­bros de la OTAN son Aus­tria, Sue­cia, Fin­lan­dia, Bos­nia-Her­ze­go­vi­na y Macedonia.

La OTAN impli­ca en Tri­dent Jun­ctu­re 2015 varias orga­ni­za­cio­nes y agen­cias inter­na­cio­na­les, como la Cruz Roja y la USAID. Nos mues­tran así una «OTAN huma­ni­ta­ria», com­pro­me­ti­da con la «pre­ser­va­ción de la paz». Stol­ten­berg, el secre­ta­rio gene­ral de ese blo­que mili­tar, afir­ma que «la OTAN está lis­ta a apo­yar a la ONU para hacer que sus ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz sean más segu­ras y eficaces».

La Unión Euro­pea tam­bién par­ti­ci­pa en la pri­me­ra fase de Tri­dent Jun­ctu­re 2015. La par­ti­ci­pa­ción de la Unión Euro­pea en ese gran ejer­ci­cio de gue­rra de la OTAN trae al pri­mer plano la cues­tión polí­ti­ca de fon­do. El artícu­lo 42 del Tra­ta­do sobre la Unión Euro­pea esti­pu­la que «la polí­ti­ca de la Unión res­pe­ta las obli­ga­cio­nes de algu­nos Esta­dos miem­bros, que con­si­de­ran que su defen­sa común se rea­li­za a tra­vés de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te» 2. Como 22 de los 28 paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea son tam­bién miem­bros de la alian­za atlán­ti­ca, es evi­den­te que esa mayo­ría favo­re­ce a la OTAN. Ade­más, el pro­to­co­lo n° 10 sobre la coope­ra­ción que se ins­tau­ra a tra­vés del artícu­lo 42 sub­ra­ya que la OTAN «sigue sien­do la base de la defen­sa colec­ti­va» de la Unión Euro­pea y que «un papel más fuer­te de la Unión en mate­ria de segu­ri­dad y de defen­sa con­tri­bui­rá a la vita­li­dad de una alian­za atlán­ti­ca reno­va­da». Reno­va­da sí, pero rígi­da­men­te ancla­da en la vie­ja jerar­quía: el Coman­dan­te Supre­mo de las fuer­zas alia­das en Euro­pa siem­pre es nom­bra­do por el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos y todos los man­dos cla­ves están en manos de Esta­dos Unidos.

A tra­vés de la OTAN, en cuyo seno los gobier­nos del este de Euro­pa están más vin­cu­la­dos a Washing­ton que a Bru­se­las, Esta­dos Uni­dos influ­ye no sólo en la polí­ti­ca exte­rior y mili­tar de la Unión Euro­pea sino sobre todo el con­jun­to de sus com­pe­ten­cias polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Así ha logra­do Esta­dos Uni­dos con­ver­tir Euro­pa en fren­te de una nue­va gue­rra fría, que aho­ra está exten­dién­do­se hacia la región Asia/​Pacífico, mien­tras que sigue usan­do el terri­to­rio euro­peo como tram­po­lín de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res USA/​OTAN en el Medio Orien­te y en Áfri­ca. Y lo hace con la cola­bo­ra­ción de las oli­gar­quías polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que, a pesar de su esta­tus de com­pe­ti­do­ras de la oli­gar­quía esta­dou­ni­den­ses y de la com­pe­ten­cia que exis­te inclu­so entre ellas mis­mas, con­ver­gen (aun­que sea a nive­les dife­ren­tes) cuan­do se tra­ta de defen­der el «orden eco­nó­mi­co mun­dial», domi­na­do por Occi­den­te pero actual­men­te cues­tio­na­do por los paí­ses del gru­po BRICS [Bra­sil, Rusia, la India, Chi­na y Sudá­fri­ca] y por otros paí­ses emergentes.

En ese con­tex­to, Ita­lia sigue resal­tan­do por su subor­di­na­ción a Esta­dos Uni­dos, y por tan­to, por su «fide­li­dad atlán­ti­ca». Al refe­rir­se a Tri­dent Jun­ctu­re 2015, el gobierno [ita­liano] comu­ni­ca que «des­de 2013, Ita­lia había anti­ci­pa­do una pri­me­ra ofer­ta de sedes, bases y polí­go­nos a la alian­za [atlán­ti­ca]»: el cen­tro de Pog­gio Rena­ti­co (Ferra­ra), el pri­me­ro en ser decla­ra­do en esta­do ope­ra­ti­vo en el mar­co del nue­vo Sis­te­ma de Man­do y Con­trol Aéreo de la OTAN, que podría ini­ciar ope­ra­cio­nes de gue­rra aérea en un área de más de 10 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos, des­de el este de Euro­pa has­ta Asia y Áfri­ca, y para el des­plie­gue de las fuer­zas aéreas, «las bases de Trá­pa­ni, Deci­mo­man­nu, Pra­ti­ca di Mare, Pisa, Amen­do­la y Sigonella».

Tam­bién par­ti­ci­pan en Tri­dent Jun­ctu­re 2015 los navíos impli­ca­dos en el ejer­ci­cio «Mar Abier­to» y uni­da­des del ejér­ci­to envia­das a Capo Teu­la­da (Cer­de­ña), así como a Espa­ña y Por­tu­gal. El gobierno [ita­liano] nie­ga la impli­ca­ción del Man­do Con­jun­to (Joint For­ce Com­mand) de Nápo­les (con 800 mili­ta­res en el cuar­tel gene­ral de Lago Patria), afir­man­do que Tri­dent Jun­ctu­re 2015 se desa­rro­lla bajo la direc­ción del Man­do Con­jun­to de Bruns­sum (en los Paí­ses Bajos).

Pero la pro­pia OTAN con­tra­di­ce esas afir­ma­cio­nes del gobierno ita­liano: el man­do de la OTAN en Nápo­les –bajo las órde­nes del almi­ran­te esta­dou­ni­den­se Fer­gu­son, quien tam­bién está al man­do de las fuer­zas nava­les de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa, de las fuer­zas nava­les del Afri­Com 3 y de las fuer­zas de la OTAN en Koso­vo– fun­ge en 2015 como man­do ope­ra­ti­vo de la «Fuer­za de Res­pues­ta» (40 000 hom­bres) cuyas capa­ci­da­des se pon­drán a prue­ba en el mar­co de Tri­dent Jun­ctu­re 2015. En 2016, la direc­ción de esa fuer­za pasa­rá al man­do con­jun­to de Bruns­sum, y está pre­vis­to que este man­do con­jun­to de la OTAN y el de Nápo­les alter­nen anual­men­te esa responsabilidad.

Y para coro­nar todo eso, la OTAN anun­cia que «este año ha invi­ta­do al Tri­dent Jun­ctu­re, por pri­me­ra vez, un gran núme­ro de indus­trias del sec­tor de la defen­sa para que, median­te su par­ti­ci­pa­ción en el ejer­ci­cio, encuen­tren solu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas para ace­le­rar la inno­va­ción militar».

El Tri­dent Jun­ctu­re 2015, cuyo cos­to es secre­to pero segu­ra­men­te se ele­va a varios miles de millo­nes de dóla­res, pre­pa­ra así el camino para nue­vos gas­tos astro­nó­mi­cos en la com­pra de arma­men­to. Y todo eso se paga con dine­ro del Esta­do, o sea pro­ve­nien­te –tan­to direc­ta como indi­rec­ta­men­te– del bol­si­llo de la ciudadanía.

Man­lio Dinucci

Tom­ma­so di Francesco

  1. «La OTAN lan­za el Tri­den­te», por Man­lio Dinuc­ci, Il Mani­fes­to (Ita­lia), Red Vol­tai­re, 17 de junio de 2015.
  2. Aun­que el Tra­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal fue recha­za­do, el Tra­ta­do sobre la Unión reto­ma los mis­mos prin­ci­pios: «Le Trai­té cons­ti­tu­tion­nel euro­péen et la Gue­rre», por Dia­na Johns­to­ne, Réseau Vol­tai­re, 18 de abril de 2005.
  3. El Afri­Com es el man­do esta­dou­ni­den­se a car­go de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Áfri­ca. Nota de la Red Voltaire.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.