Salud de la pobla­ción: cau­sas y pro­pues­tas de acción

Ciu­da­des cui­da­das y pro­mo­to­ras de Salud para sus habi­tan­tes

Refle­xión para las Jor­na­das que el pró­xi­mo 16 y 17 de octu­bre se cele­bra­rán en Cas­te­llar de la Fron­te­ra (Cádiz), en el Cen­tro cul­tu­ral Fede­ri­co Gar­cía Lor­ca, don­de se deba­ti­rán temas rela­cio­na­dos con la pro­ble­má­ti­ca social y medioam­bien­tal del Cam­po de Gibral­tar.

http://​www​.tio​ji​meno​.es/​2​0​1​5​/​0​9​/​j​o​r​n​a​d​a​s​-​s​o​b​r​e​-​d​e​r​e​c​h​o​s​-​h​u​m​a​n​o​s​-​d​e​.​h​tml

El esfuer­zo para mejo­rar la cali­dad de vida de las per­so­nas y del medio ambien­te es mucho más que una obli­ga­ción moral de los gobier­nos, se tra­ta tam­bién de una cues­tión de con­cien­cia polí­ti­ca y ciu­da­da­na de preo­cu­pa­ción por el pre­sen­te y el futu­ro.

Intro­duc­ción

La Salud Públi­ca es el con­jun­to de ini­cia­ti­vas orga­ni­za­das por la comu­ni­dad para defen­der, pro­mo­cio­nar y res­tau­rar la salud de la pobla­ción. Comen­zar con esta defi­ni­ción mi inter­ven­ción en estas jor­na­das pue­de resu­mir mucho de lo que me gus­ta­ría expo­ner en ellas y deba­tir con voso­tras.

Es des­de al ámbi­to de lo local ‑pero sin per­der de vis­ta el con­tex­to inter­na­cio­nal- don­de resul­ta esen­cial la par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción, de las per­so­nas que viven y con­vi­ven en su blo­que, barrio o muni­ci­pio, don­de lle­van a cabo, y deci­den, como quie­ren que sean sus vidas. En todos los aspec­tos, des­de los más per­so­na­les y afec­ti­vos has­ta lo más mili­tan­tes y orga­ni­za­ti­vos para que su ciu­dad, su entorno más cer­cano, sea gene­ra­dor de salud y feli­ci­dad para sus habi­tan­tes. Pero como deci­mos, tenien­do muy pre­sen­te la situa­ción inter­na­cio­nal que aho­ra más que nun­ca inter­ac­cio­nan muy cer­ca de noso­tras, cuan­do esta­mos asis­tien­do a una amplia­ción de las bases de la OTAN de Morón y Rota y unas manio­bras mili­ta­res de una ampli­tud como nun­ca antes se habían rea­li­za­do des­de la gue­rra fría (en la Sie­rra del Retín, en Bar­ba­te (Cádiz) y en el Cam­po de Manio­bras y Tiro «Álva­rez de Soto­ma­yor» en Alme­ría).

Y este­mos don­de este­mos, un muni­ci­pio, una comar­ca de cual­quier lugar de Anda­lu­cía, del Esta­do espa­ñol o más allá, nues­tras accio­nes ven­drán dadas por las pro­pias idio­sin­cra­sias de cada lugar, que requie­re un aná­li­sis par­ti­cu­lar y espe­cí­fi­co. Pero a pesar de esas dife­ren­cias, que tam­bién se pro­du­cen por los diver­sos tipos de rela­ción entre las per­so­nas y gru­pos más o menos orga­ni­za­dos, exis­ten nexos comu­nes entre los dife­ren­tes pue­blos y situa­cio­nes; lo que hace que las medi­das de inter­ven­ción sean a la vez espe­cí­fi­cas y comu­nes. Serán las per­so­nas que viven en cada zona, sus orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les las que se movi­li­cen con­fi­gu­ra­das alre­de­dor de sus pro­ble­má­ti­cas, que son prio­ri­za­das en mayor o menor medi­da por su pobla­ción.

Cam­po de Gibral­tar: ante­ce­den­tes y aná­li­sis gene­ral

La comar­ca del Cam­po de Gibral­tar com­pren­de los tér­mi­nos muni­ci­pa­les de Alge­ci­ras, Los Barrios, San Roque y La Línea de la Con­cep­ción, tam­bién lla­ma­da Bahía de Alge­ci­ras por­que dichos muni­ci­pios la rodean. Según el últi­mo cen­so de pobla­ción (año 2011) supo­nen una pobla­ción resi­den­te de 267.055 habi­tan­tes. Es un terri­to­rio con unas carac­te­rís­ti­cas geo­po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de gran impor­tan­cia para los intere­ses de las prin­ci­pa­les poten­cias capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les. Por ser un terri­to­rio doble­men­te fron­te­ri­zo, con Áfri­ca y con Gibral­tar (Gran Bre­ta­ña colo­ni­za un tro­zo de sue­lo anda­luz des­de 1704, la últi­ma colo­nia que per­ma­ne­ce en terri­to­rio euro­peo); por su par­ti­cu­lar situa­ción geo­grá­fi­ca, puer­ta del mar medi­te­rrá­neo y del océano atlán­ti­co, y con­for­man­do la par­te euro­pea del estre­cho de Gibral­tar. Y por ser su Bahía un puer­to segu­ro, cons­ti­tu­yen­do el segun­do más impor­tan­te de Euro­pa en movi­mien­tos de per­so­nas y mer­can­cías.

El empo­bre­ci­mien­to de sus habi­tan­tes es his­tó­ri­co y con­di­cio­na­do por la exis­ten­cia del mayor lati­fun­dio de Euro­pa, en Cas­te­llar de la Fron­te­ra, «La Almo­rái­ma», que pese a los inten­tos de ven­ta «al mejor pos­tor», las movi­li­za­cio­nes socia­les han para­li­za­do recien­te­men­te. En gene­ral la zona his­tó­ri­ca­men­te ha esta­do mar­ca­da por una estruc­tu­ra agra­ria lati­fun­dis­ta, aun­que menos en la ciu­dad de la Línea de la Con­cep­ción. Las opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo de la pobla­ción rural en el pasa­do depen­día de dichos lati­fun­dios y de su acti­vi­dad pes­que­ra. Este alto gra­do de pri­va­ción mate­rial, y su situa­ción geo­grá­fi­ca por tie­rra y mar fue­ron las cau­sas que pro­vo­ca­ran ser ele­gi­da uno de los polos indus­tria­les del fran­quis­mo a fina­les de los años 60 del siglo XX. A par­tir del cual se pro­du­ce un inten­so mode­lo desa­rro­llis­ta con­ta­mi­nan­te y empo­bre­ce­dor que con­ti­nua en la actua­li­dad.

De todas es cono­ci­do que en esta área se con­cen­tran un con­jun­to de pro­ble­má­ti­cas socia­les y eco­nó­mi­cas que tie­ne como con­se­cuen­cia, entre otras, una peor salud de su pobla­ción. Por ejem­plo, los habi­tan­tes de estos muni­ci­pios resi­den en un radio máxi­mo de sie­te kiló­me­tros de los com­ple­jos indus­tria­les, espe­cial­men­te de los polí­go­nos de Pal­mo­nes, Gua­da­rran­que y Puen­te Mayor­ga, que alber­gan las empre­sas con­ta­mi­nan­tes más impor­tan­tes: Cen­tra­les tér­mi­cas con­ven­cio­na­les y de ciclo com­bi­na­do, indus­trias petro­quí­mi­cas, side­rúr­gi­cas y del papel.

Solo per­so­nas, orga­nis­mos o par­ti­dos polí­ti­cos, hipó­cri­tas y fal­tos de toda éti­ca pue­den ser capa­ces de afir­mar que el área del Cam­po de Gibral­tar (o Bahía de Alge­ci­ras) es un entorno salu­da­ble. Las imá­ge­nes, los olo­res de las fábri­cas, los humos y el dete­rio­ro del pai­sa­je, que toda­vía con­ser­va mucho de su excep­cio­nal belle­za, lo dicen todo. Pero aún con­ti­nua­mos con un deba­te hace tiem­po ago­ta­do, si las con­di­cio­nes de vida, socia­les y eco­nó­mi­cas son admi­ti­das por nues­tros polí­ti­cos como cau­sa de la pér­di­da de salud de la pobla­ción. Son muy reti­cen­tes a la hora de admi­tir que dicha pér­di­da de salud está tam­bién rela­cio­na­da con la con­ta­mi­na­ción ambien­tal. Pero, como expon­dre­mos des­pués con más deta­lle, el hecho, amplia­men­te reco­no­ci­do, es que tan­to las peo­res con­di­cio­nes de vida como la con­ta­mi­na­ción ambien­tal son cau­sa de un aumen­to de la mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad de la pobla­ción que la pade­cen, y si ambas coin­ci­den (que sue­le ser lo habi­tual) el efec­to se poten­cia aún más.

Y esta rela­ción tam­bién se pre­sen­ta en el ámbi­to don­de nos encon­tra­mos, la Bahía de Alge­ci­ras. No solo es su mayor mor­ta­li­dad gene­ral y pre­ma­tu­ra, que tam­bién, sino sus altas tasas de paro, tra­ba­jo pre­ca­rio y una ausen­cia de pers­pec­ti­vas crea­ti­vas, edu­ca­ti­vas y de futu­ro digno para su pobla­ción. Todo ello es una mues­tra que la salud, en su acep­ción posi­ti­va, bri­lla por su ausen­cia.

Decía­mos antes que el mar­co del Cam­po de Gibral­tar, pese a los daños oca­sio­na­dos por los gran­des nego­cios indus­tria­les y comer­cia­les es de una rique­za natu­ral y pai­sa­jis­ta excep­cio­nal. Si lle­ga­mos hacia Alge­ci­ras des­de Tari­fa nues­tros ojos se lle­nan de mon­tes, mar amplio de un azul inten­so y a lo lejos un peñón de Gibral­tar y las bellas mon­ta­ñas de nues­tro vecino con­ti­nen­te: Áfri­ca; que se vis­lum­bra majes­tuo­sa y cuna de la huma­ni­dad. Hacien­do un inci­so, inves­ti­ga­cio­nes anda­lu­zas y del nor­te de Áfri­ca (Marrue­cos y Arge­lia) de gran inte­rés, plan­tean como hipó­te­sis muy plau­si­ble que nues­tros ances­tros «entra­ron» al actual con­ti­nen­te euro­peo por este paso de gran belle­za.

Pero la rique­za de esta Bahía no solo es natu­ral, de su impre­sio­nan­te natu­ra­le­za, es una rique­za de talen­to, de cul­tu­ra anda­lu­za amplia y pro­fun­da en sabe­res ances­tra­les. A los cono­ci­mien­tos en las for­mas de vida pes­que­ra, agrí­co­la y fores­tal, se aña­de su arte y sus cono­ci­mien­tos huma­nís­ti­cos1; solo par­cial­men­te arre­ba­ta­das con el desa­rro­llo insos­te­ni­ble que comen­za­ron con los lla­ma­dos polos indus­tria­les fran­quis­tas.

Si tene­mos rique­zas y cul­tu­ra popu­lar, ¿por­que exis­te pobre­za eco­nó­mi­ca, altas tasas de paro, tra­ba­jo pre­ca­rio, indus­trias con­ta­mi­nan­tes y trá­fi­co de dro­gas?. Por­que, como se vie­ne denun­cian­do hace tiem­po, el sis­te­ma, o el mode­lo, eco­nó­mi­co y polí­ti­co que impe­ra en nues­tra socie­dad prio­ri­za el nego­cio y el bene­fi­cio de las gran­des empre­sas indus­tria­les y finan­cie­ras por enci­ma de las per­so­nas. Y en luga­res como este se con­cen­tra, se aúnan los polos extre­mos de la dia­léc­ti­ca, lo más rico es lo más pobre, la rapi­ña de las gran­des poten­cias capi­ta­lis­tas extrae sus rique­zas y lo que es rico se empo­bre­ce más y más.

Es por ello que el obje­ti­vo final, el hori­zon­te, debe ser un cam­bio radi­cal, radi­cal en el sen­ti­do de lle­gar a la raíz del pro­ble­ma, de este sis­te­ma que sea sus­ti­tui­do por una socie­dad comu­nal, socia­lis­ta, para todos y todas. Esa es nues­tra meta, aun­que los pasos deben dar­se de for­ma rea­li­za­ble en el cor­to y medio pla­zo, pero sin olvi­dar­nos de nues­tro hori­zon­te que trans­for­me pro­fun­da­men­te este sis­te­ma capi­ta­lis­ta de un puña­do de gran­des pro­pie­ta­rios y una mayo­ría de la pobla­ción empo­bre­ci­da. Ni lo que­re­mos para Anda­lu­cía, ni lo que­re­mos para nin­gún pue­blo del mun­do, pero debe­mos empe­zar por noso­tras mis­mas, ayu­dán­do­nos esta­mos ayu­dan­do a otros pue­blos direc­ta e indi­rec­ta­men­te. Siguien­do la esen­cia de un autén­ti­co inter­na­cio­na­lis­mo, esto es, apo­yar y ser apo­ya­dos por pue­blos diver­sos y ami­gos.

Cam­po de Gibral­tar: situa­ción socio­am­bien­tal y su rela­ción con la salud

La pre­sen­cia de una alta con­cen­tra­ción de indus­trias en el Cam­po de Gibral­tar y la peor situa­ción de la salud de su pobla­ción es, jun­to al gra­ve dete­rio­ro ambien­tal del terri­to­rio, el deto­nan­te de que sus habi­tan­tes, orga­ni­za­cio­nes socia­les y eco­lo­gis­tas hayan recla­ma­do estu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos que mejo­ren el cono­ci­mien­to de dicha rela­ción. Sin embar­go, el Gobierno anda­luz ante esta deman­da his­tó­ri­ca, y tras rea­li­zar algu­nos estu­dios, no encuen­tra aso­cia­ción entre el dete­rio­ro de la salud y los fac­to­res ambien­ta­les, afir­man­do que las cau­sas son debi­das a las peo­res con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas de la zona, sus hábi­tos tóxi­cos, sus peo­res nive­les de ins­truc­ción o al des­em­pleo.

Fac­to­res todos ellos bien cono­ci­dos como de ries­go para la salud indi­vi­dual y pobla­cio­nal. Pero de for­ma sor­pren­den­te, la con­ta­mi­na­ción ambien­tal no es con­si­de­ra­da tam­bién como otro impor­tan­te fac­tor de ries­go y par­te con­tri­bu­yen­te de la mayor mor­ta­li­dad de la zona. Lla­ma la aten­ción que se haya des­car­ta­do con esa rotun­di­dad este cono­ci­do deter­mi­nan­te de la salud en el gru­po de cau­sas de la pér­di­da de salud de su pobla­ción, sino es por­que exis­ten pre­sio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que nada tie­nen que ver con la reali­dad que esta­mos ana­li­zan­do. Pero esta fal­ta de posi­cio­na­mien­to cho­ca con los resul­ta­dos que de for­ma con­sis­ten­te mues­tran múl­ti­ples inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das des­de hace déca­das.

Ana­li­zan­do algu­nos estu­dios cien­tí­fi­cos recien­tes

Exis­te una amplia biblio­gra­fía cien­tí­fi­ca que cons­ta­ta una rela­ción entre la mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad de la pobla­ción y la con­ta­mi­na­ción ambien­tal en gene­ral, y atmos­fé­ri­ca en par­ti­cu­lar. Así, los últi­mos infor­mes de la OMS reco­no­cen que la con­ta­mi­na­ción es más dañi­na para la salud de lo que se creía y que el víncu­lo entre la expo­si­ción al aire con­ta­mi­na­do y las enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, car­dio­vas­cu­la­res, acci­den­tes cere­bro­vas­cu­la­res y el cán­cer resul­tó ser más estre­cho. Ade­más, cuan­ti­fi­ca en unas sie­te muer­tes al año atri­bui­das a este tipo de con­ta­mi­na­ción2. Datos más recien­tes indi­can que en el año 2010, 223.000 muer­tes por cán­cer se han pro­du­ci­do a nivel mun­dial por la con­ta­mi­na­ción del aire3.

La Agen­cia Inter­na­cio­nal para la Inves­ti­ga­ción con­tra el Cán­cer-IARC, de la OMS, actua­li­zó en el año 2013 su cla­si­fi­ca­ción y situó la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca en el nivel 1, el nivel más alto, sobre el que no cabe duda cien­tí­fi­ca acer­ca de su rela­ción con el cán­cer (tumo­res malig­nos)4. Este hecho, de gran tras­cen­den­cia prác­ti­ca, se pro­du­ce por la amplia evi­den­cia cien­tí­fi­ca que la rela­cio­na con el mayor ries­go de enfer­me­da­des, y den­tro de los tumo­res malig­nos espe­cial­men­te con el cán­cer de pul­món y, con menos evi­den­cia, con el cán­cer de veji­ga uri­na­ria.

Estos efec­tos can­ce­rí­ge­nos se han obte­ni­do de una reco­pi­la­ción de más de 1000 estu­dios de los 5 con­ti­nen­tes5. Se valo­ra­ron múl­ti­ples estu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos, expe­ri­men­ta­les y de labo­ra­to­rio (in vitro) que coin­ci­dían en esta rela­ción. Los estu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos mos­tra­ron un incre­men­to del ries­go, espe­cial­men­te para el cán­cer de pul­món, a tra­vés de estu­dios de cohor­tes y de casos y con­tro­les que inclu­ye­ron a millo­nes de per­so­nas de dife­ren­tes zonas del mun­do6, y un exten­so estu­dio de cohor­tes en Esta­dos Uni­dos7. Muchos de estas inves­ti­ga­cio­nes ajus­ta­ron sus resul­ta­dos para posi­bles fac­to­res de con­fu­sión, inclui­do el con­su­mo de taba­co. Ade­más, el incre­men­to del ries­go de cán­cer de pul­món a la expo­si­ción al aire con­ta­mi­na­do tam­bién se obser­vó en estu­dios rea­li­za­dos sola­men­te a per­so­nas no fuma­do­res8.

Se ha inves­ti­ga­do tam­bién los efec­tos celu­la­res, cro­mo­só­mi­cos y mole­cu­la­res en huma­nos y ani­ma­les, expues­tos a la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca, a tra­vés de estu­dios expe­ri­men­ta­les. Así como cam­bios en la expre­sión de genes que están rela­cio­na­dos con los meca­nis­mos de lesio­nes y repa­ra­cio­nes del ADN celu­lar. Alte­ra­cio­nes en la lon­gi­tud de los teló­me­ros de los cro­mo­so­mas (que están rela­cio­na­dos con la lon­ge­vi­dad y capa­ci­dad de repa­ra­ción celu­lar y pro­tec­ción ante las muta­cio­nes can­ce­rí­ge­nas) y alte­ra­cio­nes en la res­pues­ta infla­ma­to­ria, inmu­ni­ta­ria y al estrés oxi­da­ti­vo9, res­pon­sa­ble de múl­ti­ples enfer­me­da­des y del pro­pio pro­ce­so de enve­je­ci­mien­to (ver nota 1).

Tras la expo­si­ción a la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca, tam­bién se han obser­va­do efec­tos epi­ge­né­ti­cos como la meti­la­ción del ADN celu­lar10. Cuan­do habla­mos de epi­ge­né­ti­ca nos refe­ri­mos el con­jun­to de reac­cio­nes quí­mi­cas que modi­fi­can la acti­vi­dad del ADN sin alte­rar su secuen­cia (ver nota 2). Ade­más, la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca pro­du­ce alte­ra­cio­nes gené­ti­ca y daños en el ADN celu­lar que inclu­ye muta­cio­nes, tam­bién en estu­dios expe­ri­men­ta­les rea­li­za­dos a mamí­fe­ros, pája­ros y plan­tas11. Y los efec­tos de toxi­ci­dad en los genes tam­bién se han encon­tra­do en célu­las huma­nas y ani­ma­les en estu­dios de labo­ra­to­rio rea­li­za­dos in vitro. Por todo esto, se con­clu­ye que exis­te una fuer­te evi­den­cia a nivel mun­dial de que la expo­si­ción al aire con­ta­mi­na­do se aso­cia a un incre­men­to de daños gené­ti­cos, alte­ra­cio­nes del ADN celu­lar, muta­cio­nes en célu­las somá­ti­cas (en este caso la enfer­me­dad se sue­le pro­du­cir en las per­so­nas por­ta­do­ras que la pade­cen) y ger­mi­na­les (la enfer­me­dad se pue­de trans­mi­tir a su des­cen­den­cia) y alte­ra­cio­nes de la expre­sión gené­ti­ca12(ver nota 3), las cua­les se aso­cian al ries­go del incre­men­to de cán­cer en huma­nos13.

Con­clu­sio­nes

En el caso del área del Cam­po de Gibral­tar, a la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca pro­vo­ca­da por la inten­sa con­cen­tra­ción indus­trial de petro­quí­mi­cas, eléc­tri­cas, side­rúr­gi­cas y del papel (cono­ci­das por su alto gra­do de con­ta­mi­na­ción del aire), se une el inten­so trá­fi­co marí­ti­mo y terres­tre; las ope­ra­cio­nes de ‹‹bun­ke­ring›› en tie­rra y mar (de las más altas del medi­te­rrá­neo) y la expo­si­ción ocu­pa­cio­nal a meta­les pesa­dos (cad­mio, arsé­ni­co o níquel), ben­ceno e hidro­car­bu­ros aro­má­ti­cos poli­cí­cli­cos a las per­so­nas que tra­ba­jan en dichas indus­trias.

Que inves­ti­ga­cio­nes ais­la­das rea­li­za­das en esta zona no pue­dan demos­trar una rela­ción deter­mi­nis­ta cau­sa efec­to en un pro­ble­ma como el ambien­tal don­de los fac­to­res de ries­gos actúan de for­ma sinér­gi­ca y con lar­gos perio­dos de laten­cia, solo mues­tran que deben ser muchos y muy varia­dos tipos de estu­dios que, como los que hemos expues­tos, pue­den lle­gar a esas con­clu­sio­nes cau­sa efec­to. Ade­más, cuan­do las cau­sas, fac­to­res de ries­go o deter­mi­nan­tes de la salud han sido sufi­cien­te­men­te estu­dia­dos y acep­ta­dos por la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca inter­na­cio­nal, no hay que vol­ver a demos­trar­lo en los casos y situa­cio­nes par­ti­cu­la­res sino evi­tar­los. Si el taba­co, por poner un ejem­plo sen­ci­llo, se demues­tra que es un fac­tor de ries­go, no se tra­ta de seguir per­mi­tien­do el cul­ti­vo y el con­su­mo de taba­co para seguir estu­dian­do lo dañino que es, sim­ple­men­te hay que eli­mi­nar­lo pau­la­ti­na­men­te para dar tiem­po a des­in­to­xi­car a las per­so­nas que en la actua­li­dad son adic­tas a esta dro­ga legal.

Es momen­to de actuar, de parar la ins­ta­la­ción de las indus­trias más con­ta­mi­nan­tes y cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co e ir sus­ti­tu­yén­do­las por alter­na­ti­vas no con­ta­mi­nan­tes. Se tra­ta de una cues­tión éti­ca y polí­ti­ca de cala­do, como muchas otras cues­tio­nes sobre las que aquí no pode­mos entrar. Es sus­ti­tuir un mode­lo que tie­ne el nego­cio como prio­ri­dad por otro cuya prio­ri­dad sean las per­so­nas y su segu­ri­dad. No se pue­de por más tiem­po negar lo evi­den­te: Que exis­te una pro­ble­má­ti­ca en el Cam­po de Gibral­tar que hemos agru­pa­do en tres:

  1. Sus con­di­cio­nes de mayor pobre­za, des­em­pleo y tra­ba­jos peli­gro­sos y pre­ca­rios;
  2. Sopor­tar vivir rodea­dos de una con­cen­tra­ción de indus­trias con­ta­mi­nan­tes, con su con­si­guien­te aumen­to de trá­fi­co terres­tre y marí­ti­mo y;
  3. Ser una de las zonas del Esta­do espa­ñol con la mayor mor­ta­li­dad gene­ral y pre­ma­tu­ra por impor­tan­tes enfer­me­da­des, entre ellas el cán­cer.

Si el pri­me­ro y el ter­ce­ro de los pro­ble­mas nues­tras admi­nis­tra­cio­nes sani­ta­rias no tie­nen repa­ro en rela­cio­nar­los, ¿por­qué no quie­ren rela­cio­nar el segun­do con el ter­ce­ro?. Si una pobla­ción ya sufría en el pasa­do una situa­ción de pobre­za y penu­ria, la lle­ga­da de estas indus­trias peli­gro­sas y con­ta­mi­nan­tes ¿qué es? ¿una cau­sa o un efec­to?. Y si dichas indus­trias no afec­tan a la salud de la pobla­ción según dichos orga­nis­mos, o al menos no hay cer­te­za para afir­mar­lo ¿por­que no se ubi­ca­ron en otras zonas más ricas y con mejor esta­do de salud. ¿Para dar empleo a la zona?, y si fue­ra real­men­te así, como es que el Cam­po de Gibral­tar sigue sien­do una de las zonas con mayor tasa de des­em­pleo de todo el Esta­do espa­ñol (y por tan­to de la Unión Euro­pea).

Nos resul­ta insó­li­to, fal­ta de inde­pen­den­cia cien­tí­fi­ca y sin­ce­ri­dad, no reco­no­cer que la peor salud de la pobla­ción en el Cam­po de Gibral­tar es debi­da a todas las múl­ti­ples cau­sas cono­ci­das que, ade­más, se poten­cian entre si, cau­sas indi­vi­dua­les y socia­les. La pobla­ción es más pobre, sufre mayor des­em­pleo y tie­ne meno­res nive­les de estu­dios y, ade­más, con­vi­ve con indus­trias con­ta­mi­nan­tes, humos y malos olo­res y su cla­se tra­ba­ja­do­ra está más expues­ta a sus­tan­cias tóxi­cas, y por todo ello, muy posi­ble­men­te sus com­por­ta­mien­tos salud sean tam­bién de más ries­go. De esta for­ma, más allá de los estu­dios que se deban hacer en la zona, y dado que las des­igual­da­des socia­les en salud no han mejo­ra­do en las últi­mas déca­das, las medi­das a tomar son más gene­ra­les, amplias y urgen­tes. Medi­das que apli­quen un mode­lo dife­ren­te al que se vie­ne pade­cien­do des­de hace muchos años. Es urgen­te empe­zar recla­man­do la apli­ca­ción de una mora­to­ria para que no se sigan implan­tan­do indus­trias fósi­les y con­ta­mi­nan­tes (y evi­tar tam­bién el cam­bio cli­má­ti­co) que debe ir acom­pa­ña­do de deci­sio­nes polí­ti­cas que implan­ten medi­das con­cre­tas para gene­rar real­men­te empleo sufi­cien­te, de cali­dad, y mejo­rar las con­di­cio­nes de vida para la pobla­ción del Cam­po de Gibral­tar, como hace años orga­ni­za­cio­nes socia­les y eco­lo­gis­tas de la zona lle­van recla­man­do.

Son a los pro­pios habi­tan­tes y orga­ni­za­cio­nes más acti­vas en la vida de la comar­ca a las que hay que escu­char. A con­ti­nua­ción trans­cri­bi­mos las prin­ci­pa­les reco­men­da­cio­nes que la Pla­ta­for­ma de Ciu­da­da­nos rodea­dos por las Fábri­cas, entre otras aso­cia­cio­nes y sin­di­ca­tos de izquier­da, han plan­tea­do al defen­sor del pue­blo anda­luz.

Reco­men­da­cio­nes

Entre las reco­men­da­cio­nes que reco­ge­mos en este docu­men­to, están por un lado accio­nes con­cre­tas para aumen­tar el cono­ci­mien­to de lo que está ocu­rrien­do y por otro lado dar alter­na­ti­vas al desa­rro­llo indus­trial con­ta­mi­nan­te que des­de la déca­da de los 60, del siglo pasa­do, se lle­va imple­men­tan­do en la comar­ca sin que ello haya con­tri­bui­do a mejo­rar la situa­ción de des­em­pleo y pri­va­ción y/​o exclu­sión social, todo lo con­tra­rio, a las gran­des bol­sas de pobre­za y zonas nece­si­ta­das de trans­for­ma­ción social, se le ha aña­di­do un ele­men­to nue­vo, el dete­rio­ro mediam­bien­tal, que de mane­ra direc­ta ha inci­di­do en la salud de la pobla­ción y ha difi­cul­ta­do o impe­di­do el desa­rro­llo de otros sec­to­res, como la pes­ca tra­di­cio­nal, el maris­queo, la acui­cul­tu­ra, el turis­mo, etc. Todo ello liga­do a un caó­ti­co pla­nea­mien­to urba­nís­ti­co que ha hecho mez­clar zonas indus­tria­les con zonas resi­den­cia­les y de ser­vi­cios (depor­ti­vas, de ocio, etc…).

Reco­men­da­cio­nes:

  1. El estu­dio de la pér­di­da de salud del área debe ser prio­ri­za­da, estu­dios «inter­dis­ci­pli­na­res» que ayu­den a inves­ti­gar las cau­sas de la mayor mor­ta­li­dad en la zona, por enfer­me­da­des del sis­te­ma res­pi­ra­to­rio y cir­cu­la­to­rio, por enfer­me­da­des infec­cio­sas, diges­ti­vas y tumo­res malig­nos.
  2. Estu­dio de la mor­bi­li­dad, entre otras, asma con espe­cial aten­ción al asma infan­til, cán­cer o car­dio­pa­tías isqué­mi­cas; jun­to a los estu­dios de segui­mien­to de los nive­les con­ta­mi­nan­tes en sue­lo, aire y mar, con espe­cial segui­mien­to de los meta­les pesa­dos y ben­ceno.
  3. Ins­tau­rar sis­te­mas cen­ti­ne­las de salud labo­ral, que per­mi­ta el segui­mien­to des­de los ser­vi­cios sani­ta­rios de todas las enfer­me­da­des rela­cio­na­das con la expo­si­ción labo­ral a las sus­tan­cias quí­mi­cas emplea­das, detec­tar si son pobla­ción tra­ba­ja­do­ra de las indus­trias, sus fami­lia­res y veci­nos y veci­nas del entorno. Que la infor­ma­ción que lle­ga a los cen­tros sani­ta­rios pue­dan cru­zar­se con la infor­ma­ción de los cen­tros de pre­ven­ción labo­ral para detec­tar enfer­me­da­des y expo­si­cio­nes ocu­pa­cio­na­les con­cre­tas.
  4. Ela­bo­rar nue­vos estu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos que esta­blez­can el impac­to de la con­ta­mi­na­ción indus­trial sobre la salud públi­ca y que per­mi­tan lle­var a cabo un Plan Inte­gral de Salud Públi­ca para el cam­po de Gibral­tar que inclu­ya el com­po­nen­te ambien­tal.
  5. Que ante la evi­den­cia cien­tí­fi­ca que rela­cio­na la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca y el aumen­to de la mor­ta­li­dad en la pobla­ción que la sufre, y en apli­ca­ción del prin­ci­pio de pre­cau­ción, es urgen­te implan­tar una mora­to­ria. Esto es, que no se ins­tau­ren ni una indus­tria con­ta­mi­nan­te más que, ade­más, está con­tri­bu­yen­do al cam­bio cli­má­ti­co.
  6. Esta mora­to­ria lo con­si­de­ra­mos un paso urgen­te, impres­cin­di­ble y míni­mo para ir res­tau­ran­do y repa­ran­do el gra­ve dete­rio­ro del terri­to­rio oca­sio­na­do por las múl­ti­ples indus­trias que fun­cio­nan des­de los años 60 del siglo XX, y para poner freno a los pro­ble­mas de salud detec­ta­dos.
  7. Que la res­tau­ra­ción del terri­to­rio impli­que la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo y para­le­la­men­te ir desa­rro­llan­do en las zonas más lim­pias, la agri­cul­tu­ra y la pes­ca sos­te­ni­ble, implan­tar ener­gías reno­va­bles y otras indus­trias de trans­for­ma­ción (enva­sa­dos y enla­ta­dos de los pro­duc­tos de la tie­rra y el mar).
  8. Empleo digno y de cali­dad para la pobla­ción tam­bién en el sec­tor ser­vi­cios como los sani­ta­rios, ya hemos comen­ta­do la poten­cia­ción de la vigi­lan­cia de la salud, labo­ral y fami­liar. Ser­vi­cios edu­ca­ti­vos, públi­cos y acce­si­bles para todos los niños y niñas de la zona que per­mi­tan su pre­pa­ra­ción físi­ca, psí­qui­ca y social, que tam­bién es inte­lec­tual que les haga par­ti­ci­par de for­ma cons­cien­te para que su terri­to­rio vuel­va a recu­pe­rar la rique­za natu­ral y esté­ti­ca que tenía pero con hom­bres y muje­res pre­pa­ra­dos para tra­ba­jar­la en su pro­pio bene­fi­cio.
  9. .…

Que la pobla­ción del Cam­po de Gibral­tar sean lo autén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas de su futu­ro. Que pue­dan par­ti­ci­par en la mejo­ra eco­nó­mi­ca, social y crea­ti­va de sus poten­cia­li­da­des. Que­re­mos un Cam­po de Gibral­tar libre de humos y malos olo­res, que gene­re empleo digno y de cali­dad, libre de mafias y blan­queo de dine­ro. En suma una pobla­ción mucho más sana.

Notas expli­ca­ti­vas

Nota 1

El estrés oxi­da­ti­vo es un des­equi­li­brio en las reac­cio­nes quí­mi­cas de oxi­da­ción, que son nece­sa­rias para la obten­ción de ener­gía a par­tir de los macro­nu­trien­tes: Hidra­tos de car­bono, pro­teí­nas y gra­sas, ade­más del alcohol; a par­tir de los micro­nu­trien­tes (vita­mi­nas y mine­ra­les), y don­de tam­bién inter­vie­ne el oxí­geno atmos­fé­ri­co. La ener­gía obte­ni­da es «alma­ce­na­da» en una molé­cu­la fun­da­men­tal, ade­no­sín tri­fos­fa­to (ATP), la molé­cu­la ener­gé­ti­ca por exce­len­cia de las célu­las. En estos pro­ce­sos de oxi­da­ción se for­man peró­xi­dos de hidró­geno y radi­ca­les libres: De for­ma endó­ge­na, en las mito­con­drias de las célu­las don­de se pro­du­ce dicho meta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co; y de for­ma exóge­na: Taba­co, polu­ción atmos­fé­ri­ca, radia­cio­nes ioni­zan­tes, fár­ma­cos o expo­si­ción a la luz ultra­vio­le­ta.

La pro­duc­ción exce­si­va de peró­xi­dos y radi­ca­les libres tie­ne efec­tos tóxi­cos y dañi­nos en dife­ren­tes com­po­nen­tes celu­la­res, empe­zan­do por don­de se for­man, las mito­con­drias, pero tam­bién en los com­po­nen­tes pro­tei­cos, lipí­di­cos y en el mate­rial gené­ti­co, el ADN (nuclear y mito­con­drial). Esta agre­sión o estrés oxi­da­ti­vo, está invo­lu­cra­do en el aumen­to de ate­ros­cle­ro­sis, que a su vez pro­vo­ca enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y cere­bro­vas­cu­la­res; la enfer­me­dad de Par­kin­son, la ence­fa­lo­pa­tía miál­gi­ca, la dis­tro­fia mus­cu­lar, la escle­ro­sis múl­ti­ple o la enfer­me­dad de Alzhei­mer; la sen­si­bi­li­dad quí­mi­ca múl­ti­ple, perio­don­ti­tis, enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias o del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal. Ade­más de ser un con­tri­bu­yen­te del enve­je­ci­mien­to celu­lar. Sin embar­go, se requie­re una homeos­ta­sis en la for­ma­ción de radi­ca­les libres, ya que son uti­li­za­dos por el sis­te­ma inmu­ni­ta­rio, tan nece­sa­rio en la defen­sa fren­te a los micro­or­ga­nis­mos pató­ge­nos.

Nota 2

La epi­ge­né­ti­ca tie­ne gran impor­tan­cia por­que mues­tra y demues­tra la inter­ac­ción mutua que se pro­du­ce entre genes, ambien­te (den­tro y fue­ra del orga­nis­mo vivo), y por tan­to nos ayu­da a des­ci­frar los pro­ce­sos evo­lu­ti­vos y adap­ta­ti­vos de los orga­nis­mos y sus alte­ra­cio­nes, las enfer­me­da­des. Tan­to a nivel indi­vi­dual como pobla­cio­nal, epi­de­mio­ló­gi­co.

La epi­ge­né­ti­ca es un con­jun­to de reac­cio­nes quí­mi­cas que modi­fi­can la acti­vi­dad del ADN sin alte­rar su secuen­cia. Son los fac­to­res del ambien­te celu­lar que actúan sobre los genes y tie­nen una influen­cia en la onto­ge­nia (desa­rro­llo del orga­nis­mo), des­de la fecun­da­ción del ovu­lo y el esper­ma­to­zoi­de has­ta su senes­cen­cia, pasan­do por la for­ma adul­ta, y que igual­men­te inter­vie­ne en la regu­la­ción here­da­ble de la expre­sión géni­ca sin cam­bio, como deci­mos, en la secuen­cia de nucleó­ti­dos.

El tér­mino epi­ge­né­ti­ca fue acu­ña­do pre­ci­sa­men­te para des­ta­car las inter­ac­cio­nes entre genes y ambien­te que se pro­du­cen den­tro de los orga­nis­mos. El deter­mi­nis­mo gené­ti­co sufre una nue­va «derro­ta», la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca se ha dado cuen­ta de que hay mucho más en las bases mole­cu­la­res del fun­cio­na­mien­to celu­lar, el desa­rro­llo, el enve­je­ci­mien­to y muchas enfer­me­da­des, que en la «sola» estruc­tu­ra gené­ti­ca. Un deter­mi­nis­mo gené­ti­co que impe­ra­ba en muchos cien­tí­fi­cos que pen­sa­ban que los seres huma­nos, y los demás orga­nis­mos vivos, son sólo fun­da­men­tal­men­te lo que está escri­to en nues­tros genes des­de su con­cep­ción. Y por tan­to pro­duc­to tam­bién de los genes que here­da­mos de nues­tras madres.

La dia­léc­ti­ca vuel­ve a con­fir­mar­se en los nue­vos des­cu­bri­mien­tos como las mar­cas epi­ge­né­ti­cas que nos mues­tran que no solo los genes influ­yen en la gené­ti­ca de los orga­nis­mos, val­ga la redun­dan­cia. Los avan­ces de la cien­cia des­mon­ta ese deter­mi­nis­mo, meca­nis­mo, uni­la­te­ral y esta logran­do des­ci­frar el len­gua­je que codi­fi­ca peque­ñas modi­fi­ca­cio­nes quí­mi­cas capa­ces de regu­lar la expre­sión de mul­ti­tud de genes. Des­ve­la nue­vos meca­nis­mos median­te los cua­les la infor­ma­ción con­te­ni­da en el ADN de cada indi­vi­duo es tra­du­ci­da. Este nue­vo len­gua­je del geno­ma está hacien­do com­pren­der mejor la noción de que nues­tras pro­pias expe­rien­cias pue­den mar­car nues­tro mate­rial gené­ti­co de una for­ma has­ta aho­ra des­co­no­ci­da, y que estas mar­cas pue­den ser trans­mi­ti­das a gene­ra­cio­nes futu­ras. En el tema que nos ocu­pa, se han podi­do dis­cer­nir meca­nis­mos epi­ge­né­ti­cos en una gran varie­dad de pro­ce­sos fisio­ló­gi­cos y pato­ló­gi­cos como varios tipos de cán­cer, pato­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, neu­ro­ló­gi­cas, repro­duc­ti­vas e inmu­nes.

Nota 3

La expre­sión gené­ti­ca es el pro­ce­so por medio del cual los orga­nis­mos trans­for­man la infor­ma­ción codi­fi­ca­da por los ADN en las pro­teí­nas nece­sa­rias para su desa­rro­llo y fun­cio­na­mien­to. En todos los orga­nis­mos el con­te­ni­do del ADN celu­lar es igual y con la infor­ma­ción nece­sa­ria para la sín­te­sis de cual­quier pro­teí­na. Pero mien­tras hay genes que se expre­san en todas las célu­las del orga­nis­mo y codi­fi­can pro­teí­nas que son esen­cia­les para su fun­cio­na­mien­to gene­ral (genes cons­ti­tu­ti­vos), otros genes solo se expre­san depen­dien­do de la fun­ción de la célu­la en un teji­do par­ti­cu­lar.

Por ejem­plo, hay genes que codi­fi­can pro­teí­nas res­pon­sa­bles de la res­pues­ta inmu­ne y por ello se expre­san en los lin­fo­ci­tos (las célu­las que lle­van a cabo esta fun­ción inmu­ni­ta­ria), y así ocu­rre con las dife­ren­tes fun­cio­nes celu­la­res de los teji­dos u órga­nos espe­cí­fi­cos, las neu­ro­nas en el cere­bro o las del cora­zón, etc. Tam­bién exis­te espe­ci­fi­ci­dad tem­po­ral, los genes se «encien­den» o se «apa­gan» en dife­ren­tes momen­tos de la vida de un orga­nis­mo, que a su vez tie­ne que ver con la fun­ción que desem­pe­ñan.

Con­cep­ción Cruz Rojo

Cádiz, 15 de octu­bre de 2015

  1. Apro­ve­cha­mos para des­ta­car la figu­ra del alge­ci­re­ño, Adol­fo Váz­quez Sán­chez en el cen­te­na­rio de su naci­mien­to. De Paco de Lucía, pero tam­bién de muchas muje­res bri­llan­tes como la musi­có­lo­ga Dia­na Pérez Cus­to­dio; las pin­to­ras Tere de Cas­tro, Maru­chi Moli­ne­ro , Mag­da Bello­ti, Vir­tu­des Reza. La poe­ti­sa Ceci­lia Qui­les o Mª Euge­nia Ferre­ra de Cas­tro que per­te­ne­ció al Tea­tro Lebri­jano.
  2. Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud: http://​www​.who​.int/​m​e​d​i​a​c​e​n​t​r​e​/​n​e​w​s​/​r​e​l​e​a​s​e​s​/​2​0​1​4​/​a​i​r​-​p​o​l​l​u​t​i​o​n​/​es/
  3. Inter­na­tio­nal Agency for Research on Can­cer (IARC), World Health Orga­ni­za­tion: Press nº 221, 17 de octu­bre de 2013, Out­door air pollu­tion a lea­ding envi­ron­men­tal cau­se of can­cer deaths.
  4. Ane­xes. Inter­na­tio­nal Agency for Research on Can­cer (IARC), World Health Orga­ni­za­tion: Press nº 221, 17 de octu­bre de 2013, Out­door air pollu­tion a lea­ding envi­ron­men­tal cau­se of can­cer deaths (http://​www​.iarc​.fr/​e​n​/​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​b​o​o​k​s​/​s​p​1​6​1​/​i​n​d​e​x​.​php).
  5. Inter­na­tio­nal Agency for Research on Can­cer (IARC). World Health Orga­ni­za­tion: Press nº 221, 17 de octu­bre de 2013, Out­door air pollu­tion a lea­ding envi­ron­men­tal cau­se of can­cer deaths.
  6. Raas­chou-Niel­sen O, Ander­sen ZJ, Bee­len R, et al: «Air pollu­tion and lung can­cer inci­den­ce in 17 Euro­pean cohorts: pros­pec­ti­ve analy­ses from the Euro­pean Study of Cohorts for Air Pollu­tion Eff ects (ESCAPE)», Lan­cet Oncol 2013, vol. 14, pp. 813 – 822.
  7. Krews­ki D, Jerrett M, Bur­nett RT, et al: «Exten­ded follow-up and spa­tial analy­sis of the Ame­ri­can Can­cer Society study lin­king par­ti­cu­la­te air pollu­tion and mor­ta­lity», Res Rep Health Eff Inst 2009, vol. 140, pp. 5 – 114.
  8. Tur­ner MC, Krews­ki D, Pope CA 3rd, et al: «Long-term ambient fi ne par­ti­cu­la­te mat­ter air pollu­tion and lung can­cer in a lar­ge cohort of never-smo­kers», Am J Res­pir Crit Care Med 2011, vol. 184, pp. 1374 – 1381.
  9. El estrés oxi­da­ti­vo es un des­equi­li­brio en las reac­cio­nes quí­mi­cas de oxi­da­ción, que pro­du­cen un exce­so de peró­xi­dos de hidró­geno y radi­ca­les libres con efec­tos tóxi­cos para las célu­las.
  10. DeMa­ri­ni DM: «Geno­to­xi­city bio­mar­kers asso­cia­ted with expo­su­re to traf­fic and near-road atmosphe­res: a review», Muta­ge­ne­sis 2013, vol. 28, pp. 485 – 505.
  11. Somers CM: «Ambient air pollu­tion expo­su­re and dama­ge to male game­tes: human stu­dies and in situ «sen­ti­nel» ani­mal expe­ri­ments», Syst Biol Reprod Med 2011, vol. 57, pp. 63 – 71.
  12. La expre­sión gené­ti­ca es el pro­ce­so por medio del cual los orga­nis­mos trans­for­man la infor­ma­ción codi­fi­ca­da por los ADN en las pro­teí­nas nece­sa­rias para su desa­rro­llo y fun­cio­na­mien­to.
  13. Baan, R., et al. (2013): «The car­ci­no­ge­ni­ci­tu of out­door air pollu­tion», The Lan­cet Onco­logy, nº13, diciem­bre de 2013.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *