La Euro­pa de las finan­zas y las fal­sas soluciones

x Andrea Baranes

La Comi­sión Euro­pea ha pre­sen­ta­do en estos últi­mos días la Capi­tal Mar­kets Union [Unión de Mer­ca­dos de Capi­tal]. En su base está la idea de que si los ban­cos no pres­tan sufi­cien­te dine­ro a las peque­ñas y media­nas empre­sas y la inver­sión públi­ca es una here­jía, la solu­ción pasa por una ulte­rior expan­sión de la esfe­ra financiera.

¿La rece­ta para el cre­ci­mien­to? Una mayor finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía, expan­dir el sis­te­ma ban­ca­rio en la som­bra, relan­zar la titu­li­za­ción, aca­bar con los últi­mos con­tro­les de movi­mien­to de capi­ta­les. Pare­ce­ría una bro­ma de mal gus­to, con­si­de­ran­do que son pro­ba­ble­men­te las ope­ra­cio­nes res­pon­sa­bles en mayor medi­da de la cri­sis de los últi­mos años. Por el con­tra­rio, es todo cier­to, des­gra­cia­da­men­te, en esta para­dó­ji­ca Unión Euro­pea. ¿La recu­pe­ra­ción se pone cues­ta arri­ba, fal­tan inver­sio­nes y las peque­ñas empre­sas no tie­nen acce­so al cré­di­to? Las cau­sas no se inves­ti­gan en los desas­tres de las finan­zas ni en años de aus­te­ri­dad. Al con­tra­rio, las finan­zas públi­cas son, por defi­ni­ción, el pro­ble­ma y las pri­va­das, la solución.

Este es el mar­co teó­ri­co en el que nace la Capi­tal Mar­kets Union, o CMU, pre­sen­ta­da en los últi­mos días por la Comi­sión Euro­pea. Sim­pli­fi­can­do, un con­jun­to de ini­cia­ti­vas enca­mi­na­das a la crea­ción de nue­vos cana­les de finan­cia­ción para las peque­ñas y media­nas empre­sas, las infra­es­truc­tu­ras y deter­mi­na­dos sec­to­res eco­nó­mi­cos. En su base está la idea de que si los ban­cos no pres­tan sufi­cien­te dine­ro y la inver­sión públi­ca es una here­jía, hete aquí que la solu­ción pasa por una ulte­rior expan­sión de la esfe­ra financiera.

Habla­mos de cana­les alter­na­ti­vos al ban­ca­rio, que favo­re­cen el sis­te­ma ban­ca­rio en la som­bra, o sha­dow ban­king sys­tem, que no tie­ne que some­ter­se a las reglas que ata­ñen a la ban­ca; el mis­mo sis­te­ma que ter­mi­nó sien­do acu­sa­do de ser uno de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la cri­sis. Habla­mos de la titu­li­za­ción que per­mi­te a los ban­cos reven­der en los mer­ca­dos los cré­di­tos con­ce­di­dos, mul­ti­pli­cán­do­los al infi­ni­to y elu­dien­do la nor­ma­ti­va pru­den­cial; exac­ta­men­te las ope­ra­cio­nes que hace sólo pocos años per­mi­tie­ron con­ce­der los prés­ta­mos subprime.

Más si cabe, en la CMU se pro­po­ne la liqui­da­ción de los últi­mos con­tro­les sobre movi­mien­to de capi­ta­les. Capi­ta­les cada vez más des­con­tro­la­dos en una UE en la que las leyes y el fis­co se detie­nen en las fron­te­ras nacio­na­les. Toda­vía peor es la idea de que deben ser las finan­zas pri­va­das las que reali­cen la inte­gra­ción euro­pea mis­ma. En un momen­to en que no se pue­de hablar siquie­ra de trans­fe­ren­cias fis­ca­les, ¿cómo col­mar las dife­ren­cias entre nacio­nes y regio­nes euro­peas? Muy sen­ci­llo, liqui­de­mos todos los con­tro­les y “natu­ral­men­te” los capi­ta­les irán de las zonas más ricas hacia las más pobres, de los ciu­da­da­nos y fon­dos de pen­sio­nes de los paí­ses fuer­tes hacia la peri­fe­ria. Con la CMU se inten­si­fi­ca el mis­mo prin­ci­pio que ha lle­va­do a los ban­cos ale­ma­nes y fran­ce­ses a inun­dar Gre­cia de dine­ro duran­te años para dejar­la lue­go al bor­de del abis­mo con el esta­lli­do de la cri­sis. Hemos dele­ga­do en las finan­zas pri­va­das el con­jun­to del pro­yec­to de inte­gra­ción europea.

Fren­te a unas finan­zas hiper­tro­fia­das, ines­ta­bles y auto­rre­fe­ren­cia­les, el deba­te actual debe­ría girar en torno a cómo redu­cir este gigan­tes­co casino y recon­du­cir con­tex­tual­men­te por lo menos una par­te de la liqui­diez como fin en si mis­ma hacia la eco­no­mía «real», hacia la finan­cia­ción de empre­sas y fami­lias, hacia inver­sio­nes pro­duc­ti­vas. Hacer­lo sig­ni­fi­ca­ría apli­car por últi­mo una tasa a las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras y así suce­si­va­men­te. Temas sobre los cua­les se va, en el mejor de los casos, hacia ade­lan­te con el freno de mano pues­to. Mien­tras que la regla­men­ta­ción de la ban­ca pare­ce pasa­da de moda, los gru­pos de pre­sión levan­tan de nue­vo cabeza.

Uno de los prin­ci­pa­les entre los que actúan a esca­la euro­pea, y en cuya jun­ta se sien­tan direc­ti­vos de ban­cos como Gold­man Sachs, JP Mor­gan, Citi, BBVA, Cre­dit Suis­se, BNP Pari­bas, HSBC y otros diver­sos, ha difun­di­do en los últi­mos días un comu­ni­ca­do para seña­lar que la Capi­tal Mar­kets Union es “una ini­cia­ti­va guía de la Unión Euro­pea”, y que goza de su “apo­yo pleno” en ello. Pocas dudas caben sobre el apo­yo pres­ta­do por los ban­cos más gran­des del mun­do. Muchas, muchí­si­mas sobre el rum­bo de esta Unión Euro­pea, lan­za­da con­tra un muro y que sigue acelerando.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *