Lle­ga­rán a Ita­lia las nue­vas bom­bas ató­mi­cas estadounidenses

Las nue­vas bom­bas ató­mi­cas esta­dou­ni­den­ses B61-12 están a pun­to de lle­gar a Ita­lia, como reem­pla­zo de las B61. La Fede­ra­ción de Cien­tí­fi­cos Esta­dou­ni­den­ses (FAS) lo con­fir­ma des­de Washing­ton, con prue­bas debi­da­men­te docu­men­ta­das. El cien­tí­fi­co nuclear Hans Kris­ten­sen, direc­tor del Nuclear Infor­ma­tion Pro­ject de la FAS, escri­be que pre­ci­sa­men­te para reci­bir esos arte­fac­tos ató­mi­cas se ha empren­di­do la moder­ni­za­ción de la base de la US Air For­ce en Aviano (en la región de Por­de­no­ne) y la de Ghe­di Torre (en Bres­cia), situa­das ambas cer­ca de las fron­te­ras noro­rien­ta­les de Ita­lia. Prue­ba de ello es una foto sate­li­tal que mues­tra la edi­fi­ca­ción, en Aviano, de una doble barre­ra alre­de­dor de 12 bún­ke­res con techo en for­ma de cúpu­la, don­de se hallan los F‑16C/​Ds de la 31ª Figh­ter Wing esta­dou­ni­den­se, lis­tos para des­pe­gar por­tan­do las bom­bas nucleares.

Simi­la­res pre­pa­ra­ti­vos se desa­rro­llan actual­men­te en la base aérea ale­ma­na de Buchel, don­de se están reha­cien­do las pis­tas, dotán­do­las de nue­vo equi­pa­mien­to. Docu­men­tos del Pen­tá­gono, cita­dos por la tele­vi­sión públi­ca ale­ma­na ZDF, mues­tran que esa base tam­bién está a pun­to de reci­bir [de Esta­dos Uni­dos] las nue­vas bom­bas nuclea­res B61-12.
Lo mis­mo suce­de –según los docu­men­tos que pre­sen­ta la FAS– en la base aérea de Incir­lik, en Tur­quía, don­de tam­bién se está tra­ba­jan­do para refor­zar «el área OTAN» dota­da de 21 bún­ke­res, que aco­ge­rán las nue­vas bom­bas ató­mi­cas [esta­dou­ni­den­ses]. Tam­bién se están refor­zan­do las bases nuclea­res en Bél­gi­ca y en los Paí­ses Bajos, don­de igual­men­te se espe­ra la lle­ga­da de las bom­bas nuclea­res [esta­dou­ni­den­ses] B61-12, mode­lo pues­to a prue­ba en julio pasa­do en el polí­gono de Tono­pah, en el Esta­do de Neva­da. Allí se rea­li­za­rán tam­bién, en lo que que­da de año, los 2 otros ensa­yos nece­sa­rios para per­fec­cio­nar esa bom­ba atómica.
Se des­co­no­ce cuán­tas bom­bas [nuclea­res esta­dou­ni­den­ses] del tipo B61-12 serán des­ple­ga­das en Euro­pa y en Tur­quía. Según los últi­mos esti­ma­dos de la Fede­ra­ción de Cien­tí­fi­cos Esta­dou­ni­den­ses, Esta­dos Uni­dos alma­ce­na actual­men­te 70 bom­bas ató­mi­cas B61 en Ita­lia (50 en Aviano y 20 en Ghe­di), otras 50 en Tur­quía, 20 en Ale­ma­nia, 20 en Bél­gi­ca y otras en los Paí­ses Bajos, o sea un total de 180.
Pero nadie sabe exac­ta­men­te cuán­tas son. Por ejem­plo, en Aviano hay 18 bún­ke­res capa­ces de aco­ger más de 70 bom­bas ató­mi­cas. Tam­bién se des­co­no­ce cuán­tas bom­bas nuclea­res hay a bor­do de los por­ta­vio­nes esta­dou­ni­den­ses que se hallan en los puer­tos y las aguas terri­to­ria­les de Euro­pa. El pro­gra­ma del Pen­tá­gono pre­vé la fabri­ca­ción de 400 o 500 bom­bas B61-12, que cos­ta­rán entre 8 000 y 12 000 millo­nes de dóla­res. Pero lo más impor­tan­te no es la cantidad.
En entre­vis­ta con­ce­di­da a la tele­vi­sión ale­ma­na ZDF, el cien­tí­fi­co esta­dou­ni­den­se Hans Kris­ten­sen con­fir­ma lo que veni­mos escri­bien­do des­de hace años: la nue­va bom­ba ató­mi­ca esta­dou­ni­den­se que lle­ga­rá pró­xi­ma­men­te a Ita­lia y otros paí­ses de Euro­pa no es una sim­ple ver­sión moder­ni­za­da de las B61‑3,B61‑4, B61‑7B61-10 que actual­men­te exis­ten en arse­nal nuclear de Esta­dos Uni­dos. La B61-12, cuya poten­cia media se ele­va a 50 kilo­to­nes –casi 4 veces la bom­ba uti­li­za­da con­tra la ciu­dad japo­ne­sa de Hiroshi­ma– rea­li­za­rá tam­bién la fun­ción de varias bom­bas, inclu­yen­do las bom­bas capa­ces de atra­ve­sar los muros de los bún­ke­res para «deca­pi­tar» el país enemi­go, des­tru­yen­do con un pri­mer gol­pe nuclear los pues­tos de man­do y otras estruc­tu­ras pro­te­gi­das en ins­ta­la­cio­nes subterráneas.
Ade­más, con­tra­ria­men­te a la bom­ba B61 –una bom­ba clá­si­ca que se deja caer ver­ti­cal­men­te sobre el obje­ti­vo – , la B61-12se dis­pa­ra a gran dis­tan­cia del blan­co (unos 100 kiló­me­tros) y lo alcan­zan gra­cias a un sis­te­ma sate­li­tal de direc­cio­na­mien­to, lo cual borra la dife­ren­cia que has­ta aho­ra exis­tía entre el arma­men­to estra­té­gi­co de gran alcan­ce y tác­ti­co de cor­to alcance.
En su entre­vis­ta a ZDF, el direc­tor del Nuclear Infor­ma­tion Pro­ject de la Fede­ra­ción de Cien­tí­fi­cos Esta­dou­ni­den­ses decla­ra que los alia­dos euro­peos de Esta­dos Uni­dos apro­ba­ron el des­plie­gue en Euro­pa de las bom­bas nuclea­res esta­dou­ni­den­ses B61-12. Es intere­san­te resal­tar que Ale­ma­nia acep­tó el des­plie­gue a pesar de que el Par­la­men­to ale­mán había deci­di­do en 2009 que Esta­dos Uni­dos tenía que reti­rar todo su arma­men­to nuclear del terri­to­rio ale­mán. El ex sub­se­cre­ta­rio de Esta­do ale­mán Willy Wim­mer –miem­bro del mis­mo par­ti­do polí­ti­co que la can­ci­ller Ange­la Mer­kel, quien sim­ple­men­te igno­ró la deci­sión del par­la­men­to ale­mán– decla­ró que el des­plie­gue de las nue­vas bom­bas ató­mi­cas esta­dou­ni­den­ses en Ale­ma­nia cons­ti­tu­ye «una pro­vo­ca­ción deli­be­ra­da con­tra nues­tro vecino ruso».
Así que no hay de qué sor­pren­der­se cuan­do Rusia toma sus contramedidas.
Ale­xan­der Neu, dipu­tado del par­ti­do Die Lin­ke, denun­ció la pre­sen­cia del arse­nal ató­mi­co esta­dou­ni­den­se en Ale­ma­nia como una vio­la­ción del Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción del arma­men­to nuclear. Lo mis­mo pue­de decir­se en el caso de Ita­lia. Esta­dos Uni­dos, como poten­cia nuclear está en la obli­ga­ción –con­for­me al Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción– de abs­te­ner­se de poner ese tipo de arma­men­to en manos de otros paí­ses (Artícu­lo 1 de Tra­ta­do de No Proliferación).
Como Esta­dos no nuclea­res, Ita­lia, Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, los Paí­ses Bajos y Tur­quía tie­nen por su par­te la obli­ga­ción –igual­men­te en vir­tud del Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción– de abs­te­ner­se de reci­bir arma­men­to nuclear (Artícu­lo 2). Sin embar­go, en 1999, los alia­dos euro­peos fir­ma­ron un acuer­do (que el enton­ces pri­mer minis­tro ita­liano D’Alema sus­cri­bió sin some­ter­lo pre­via­men­te a la apro­ba­ción del Par­la­men­to) sobre la «pla­ni­fi­ca­ción nuclear colec­ti­va», que esti­pu­la que «la alian­za [atlán­ti­ca] man­ten­drá fuer­zas nuclea­res apro­pia­das en Euro­pa».
Hans Kris­ten­sen con­fir­ma ade­más que en la región ita­lia­na de Ghe­di Torre se alma­ce­nan bom­bas ató­mi­cas esta­dou­ni­den­ses «para los [avio­nes] Tor­na­do ita­lia­nos». Al igual que los de otros paí­ses que tam­bién alma­ce­nan esas bom­bas, pilo­tos ita­lia­nos se entre­nan para rea­li­zar bom­bar­deos nuclea­res bajo las órde­nes de Esta­dos Uni­dos. No por casua­li­dad el ejer­ci­cio de la OTAN de gue­rra nuclear Stead­fast Noon se hizo en Aviano, en 2013, y en Ghe­di Torre, en 2014. En este últi­mo par­ti­ci­pa­ron tam­bién varios caza­bom­bar­de­ros polacos.
Y como Esta­dos Uni­dos se encar­ga de poner las bom­bas nuclea­res, los paí­ses don­de alma­ce­nan esos arte­fac­tos corren con los gas­tos de man­te­ni­mien­to y moder­ni­za­ción de las bases asu­mién­do­los total­men­te o al menos en dos tercios.
Así paga­mos [los euro­peos], inclu­so en el plano eco­nó­mi­co, la «segu­ri­dad» que Esta­dos Uni­dos nos garan­ti­za al des­ple­gar en Euro­pa sus armas atómicas.

El pol­vo­rín nuclear en Europa

Ade­más de los dos cen­te­na­res de bom­bas ató­mi­cas esta­dou­ni­den­ses alma­ce­na­das en Ita­lia, Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, los Paí­ses Bajos y Tur­quía –qui­zás en can­ti­dad muy supe­rior al esti­ma­do– y tam­bién ade­más del arma­men­to nuclear que se halla a bor­do de las uni­da­des nava­les esta­dou­ni­den­ses des­ple­ga­das en los puer­tos y aguas terri­to­ria­les de Euro­pa –y cuyo núme­ro se des­co­no­ce – , la OTAN dis­po­ne en Euro­pa, según los esti­ma­dos de la Fede­ra­ción de Cien­tí­fi­cos Esta­dou­ni­den­ses, de 300 oji­vas nuclea­res fran­ce­sas –290 de ellas lis­tas para el lan­za­mien­to– y de 215 oji­vas nuclea­res bri­tá­ni­cas –de las cua­les 150 están lis­tas para ser lan­za­das. Según los mis­mos esti­ma­dos, Esta­dos Uni­dos dis­po­ne en total de 4 700 oji­vas nuclea­res, 1 900 de ellas des­ple­ga­das y lis­tas para el lan­za­mien­to. Rusia posee 4 500, con 1 780 des­ple­ga­das. Eso sig­ni­fi­ca que, ante las 1 780 oji­vas rusas, la OTAN man­tie­ne 2 340 oji­vas nuclea­res lis­ta para el lanzamiento.
La ven­ta­ja del des­plie­gue Esta­dos Uni­dos-OTAN resi­de en que cien­tos de oji­vas (más de 600) están des­ple­ga­das en sue­lo euro­peo, jus­to a las puer­tas de la Rusia euro­pea. Es como si Rusia des­ple­ga­ra en Méxi­co cien­tos de oji­vas nuclea­res apun­tan­do hacia Esta­dos Uni­dos. Al ser des­ple­ga­das cer­ca de su obje­ti­vo, las armas nuclea­res tác­ti­cas –como la bom­ba ató­mi­ca B61 que será reem­pla­za­da por la B61-12 adquie­ren el mis­mo valor que las armas nuclea­res estra­té­gi­cas. Y no hay que olvi­dar que, si bien un misil balís­ti­co lan­za­do des­de Esta­dos Uni­dos nece­si­ta al menos media hora de vue­lo antes de alcan­zar un blan­co en Rusia, los misi­les balís­ti­cos fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos pue­den alcan­zar obje­ti­vos en terri­to­rio ruso sólo pocos minu­tos des­pués de su lan­za­mien­to. Es por eso que Rusia des­plie­ga en su terri­to­rio euro­peo arma­men­to tác­ti­co como el misil Iskan­der, capaz de por­tar tan­to oji­vas con­ven­cio­na­les como oji­vas nuclea­res y con un alcan­ce de 400 km.
Has­ta el uso de sólo una par­te de ese arse­nal borra­ría Euro­pa de la faz de la tie­rra. Bas­ta con saber que una bom­ba ató­mi­ca de un solo mega­tón es capaz de redu­cir a pol­vo per­so­nas y obje­tos, de derre­tir el ace­ro y el cris­tal y de hacer esta­llar el cemen­to. En un radio de 3 kiló­me­tros, a par­tir del pun­to de impac­to, todas las per­so­nas mori­rían ins­tan­tá­nea­men­te y la des­truc­ción sería total. A 7 kiló­me­tros, el calor derre­ti­ría el asfal­to de carre­te­ras y calles e incen­dia­ría bos­ques y teji­dos den­tro de las habi­ta­cio­nes, todas las per­so­nas que se hallen en cam­po abier­to sufri­rían que­ma­du­ras mor­ta­les, muchas que­da­rían cie­gas y per­de­rían el sen­ti­do del oído por rup­tu­ra de los tím­pa­nos. En alre­de­dor de 14 kiló­me­tros a la redon­da el calor sería toda­vía tan fuer­te que pro­vo­ca­ría que­ma­du­ras de ter­cer gra­do. Pero el mayor núme­ro de víc­ti­mas es el que pro­vo­ca­ría la nube radio­ac­ti­va, que abar­ca­ría un área de 10 000 kiló­me­tros cua­dra­dos. Según el gra­do de expo­si­ción, la radia­ción mata en cues­tión de días, meses o años e inclu­so afec­ta a las siguien­tes generaciones. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.