20 pro­pó­si­tos de la inter­ven­ción mili­tar de Rusia en Siria

Naza­nín Armanian/​Resumen Medio Oriente/​Público, 6 de octu­bre de 2015 – La con­tun­den­te entra­da mili­tar rusa en el caó­ti­co y com­ple­jo pai­sa­je béli­co de Siria el 30 de sep­tiem­bre, y su plan para poner fin al con­flic­to, han dado un vuel­co al equi­li­brio de fuer­zas en la región. La pro­pues­ta de Vla­di­mir Putin inclu­ye la for­ma­ción de una coa­li­ción inter­na­cio­nal diri­gi­da por la ONU, que inte­gre al ejér­ci­to sirio y el gobierno de Bashar al Assad para luchar con­tra el terro­ris­mo, y la cele­bra­ción de unas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias con la par­ti­ci­pa­ción de la “opo­si­ción sana”. La pri­me­ra con­se­cuen­cia de la magis­tral juga­da diplo­má­ti­ca y mili­tar de Putin ha sido hacer­se con el man­do de la situa­ción de Siria y humi­llar a la inefi­cien­te Coa­li­ción Anti-Esta­do Islá­mi­co (CAEI) de unos 40 paí­ses y diri­gi­da por EEUU. Los rusos, en unos días al pare­cer, han des­trui­do más posi­cio­nes de los yiha­dis­tas que la CAEI duran­te 7.000 bom­bar­deos en dos años. El efec­to inme­dia­to de su acción ha sido poner ner­vio­sos a los rebel­des y per­ple­jos a sus patro­ci­na­do­res regio­na­les y mun­dia­les.
Obje­ti­vos de Rusia
‑Poner en evi­den­cia la pan­to­mi­ma de la CAEI en su fal­sa lucha con­tra el terro­ris­mo. Que la Casa Blan­ca expli­que qué hacían los yiha­dis­tas afga­nos ‑embrión del EI, ges­ta­do por la CIA, MI6 e ISI‑, en el Des­pa­cho Oval en 1983.
‑Dela­tar la ile­ga­li­dad de las accio­nes de CAEI. Rusia tie­ne el per­mi­so del gobierno sirio, y del par­la­men­to ruso, por lo que su acción está con­for­me al dere­cho inter­na­cio­nal.
‑Pre­sen­tar­se como un actor mun­dial, y pre­sen­tan­do un plan de paz que cree via­ble fren­te a las polí­ti­cas de EEUU, res­pon­sa­ble de la expan­sión del terro­ris­mo reli­gio­so por todo el mun­do. Así que, si alguien bus­ca un líder para el mun­do, ese es él: mane­ja la diplo­ma­cia, pero tam­bién es un tipo duro.
‑Mos­trar pode­río, hacien­do que todo el pla­ne­ta esté pen­dien­te de lo que hace Rusia en Siria, recor­dan­do la cri­sis de los misi­les de Cuba.
‑Pro­du­cir bre­chas en la CAEI: Ale­ma­nia e inclu­so Tur­quía y Ara­bia apo­yan el Plan Putin de paz. Les con­ven­ció de que la prin­ci­pal ame­na­za para la paz es el EI y no Assad.
‑Redu­cir la pre­sión sobre el régi­men sirio. Pasar de la pos­tu­ra de “Asad debe irse” de la CAEI a la de “de momen­to, mejor que se que­de”.
‑For­ta­le­cer la posi­ción rusa en Siria, y por ende en Orien­te Pró­xi­mo, lo que le per­mi­ti­ría nego­ciar con Occi­den­te las san­cio­nes que le impu­sie­ron por la ane­xión de Cri­mea.
‑Nego­ciar el des­tino de Ucra­nia: has­ta aho­ra había pre­fe­ri­do una Ucra­nia ines­ta­ble en la fron­te­ra euro­pea que una inte­gra­da en la OTAN. Des­de Damas­co su voz sobre Kiev ten­drá otra melo­día.
‑Ofre­cer a Ara­bia Sau­dí el cese del pre­si­den­te sirio a cam­bio de dejar de finan­ciar el yiha­dis­mo en la región.
‑Pre­su­mir de ser quien apar­tó a Assad del poder de for­ma no vio­len­ta y como recom­pen­sa tener la voz can­tan­te en la elec­ción de su suce­sor.
‑Con­te­ner el avan­ce de los isla­mis­tas. Los che­che­nos, lide­ra­dos por el coman­dan­te Tarkhan Bati­rash­vi­li, son el mayor con­tin­gen­te de extran­je­ros en las filas de EI. En esta tarea, Mos­cú cuen­ta con el apo­yo de Chi­na, que sigue sufrien­do con­ti­nuos ata­ques terro­ris­tas yiha­dis­tas.
‑Demos­trar la efi­ca­cia de la coa­li­ción for­ma­da por Rusia, Irán, Irak, Hiz­bo­lá, al con­tar con el ejér­ci­to sirio y los efec­ti­vos ira­níes y liba­ne­ses que luchan sobre el sue­lo sirio. Que Irán haya con­se­gui­do que Tur­quía (patro­ci­na­dor del Fren­te Al Nas­ra y del Ejér­ci­to de Siria Libre) acep­te un alto el fue­go para seis meses en seis ciu­da­des sirias, le ava­la.
‑Empu­jar al alza los pre­cios de hidro­car­bu­ro, aho­ra que cua­tro de los pro­duc­to­res mun­dia­les ‑Rusia, Ara­bia, Irak e Irán‑, están en gue­rra, y así sal­var la eco­no­mía rusa. Sin embar­go, dichos pre­cios se fijan en los des­pa­chos polí­ti­cos (de Ara­bia Sau­dí y de EEUU) igno­ran­do la ley de ofer­ta y deman­da del mer­ca­do.
‑Des­ac­ti­var el plan de EEUU y Tur­quía de crear una zona de exclu­sión aérea en el sue­lo sirio, para pro­te­ger a los yiha­dis­tas, y des­de allí empe­zar a desin­te­grar el país como se hizo en Irak, Yugos­la­via y Libia.
‑Cam­biar las alian­zas de la región: Israel se acer­ca a Rusia: ade­más de nego­ciar la for­ma­ción de una Unión Adua­ne­ra, coor­di­na con Mos­cú el vue­lo ile­gal de los cazas israe­líes en el cie­lo sirio y estu­dia la posi­bi­li­dad de que Rusia diri­ja la explo­ta­ción del gas del cam­po Levia­tán en el Medi­te­rrá­neo, para así impe­dir la ten­ta­ción de Irán o de Hiz­bo­lá en ata­car­lo algún día. A cam­bio, Mos­cú cor­ta­ría el sumi­nis­trar ira­ní de armas a la mili­cia liba­ne­sa y for­za­ría a Tehe­rán reti­rar sus efec­ti­vos, una vez paci­fi­ca­do siria.
‑Ganar ven­ta­jas res­pec­to a Irán, mos­trán­do­le que sólo Rusia pue­de sos­te­ner al régi­men. Y eso a pesar de que los cazas rusos están uti­li­zan­do el espa­cio aéreo de Irán (y de Irak) para acce­der al cie­lo sirio. El men­sa­je es: “Tener en cuen­ta los intere­ses rusos en Irán en vues­tro acer­ca­mien­to a Occi­den­te”.
‑Pre­sio­nar a Tay­yeb Erdo­gan, (aho­ra que está muy debi­li­ta­do por los resul­ta­dos elec­to­ra­les, sopor­ta el peso de cer­ca de dos millo­nes de refu­gia­dos sirios y se enfren­ta a una nue­va gue­rra civil con los kur­dos) para que deje de apa­dri­nar a las fuer­zas anti-Assad.
‑Con­se­guir el apo­yo de Egip­to, el prin­ci­pal país ára­be. El gene­ral Al Sisi se apun­ta a liqui­dar a los isla­mis­tas.
‑Regre­sar al club de “Occi­den­te”. Y eso va diri­gi­do a aquel sec­tor de izquier­da que aún con­fun­de Rusia con la URSS y pien­sa que Putin es la reen­car­na­ción de Lenin, y no el líder de una éli­te capi­ta­lis­ta que des­de 1994 es socio de la OTAN. Otra cosa es que la mul­ti­la­te­ra­li­dad sea mejor para la paz mun­dial que la uni­la­te­ra­li­dad.
‑Pro­bar los nue­vos y sofis­ti­ca­dos cazas bom­bar­deos Sukhoy su-34 por pri­me­ra vez en un cam­po de bata­lla.
¿Afga­nis­tán 2?
Los rusos cuen­tan con los siguien­tes fac­to­res para no con­si­de­rar Siria como un segun­do Afga­nis­tán:
‑Que los yiha­dis­tas afga­nos reci­bían de EEUU armas avan­za­das como los misi­les “Stin­ger”. En Siria, Rusia goza de supe­rio­ri­dad mili­tar sobre el enemi­go.
‑Que Siria es plano, care­ce de mon­ta­ñas roco­sas, don­de caer en embos­ca­das. Aun así, afir­man que no envia­rán tro­pas.
‑En Afga­nis­tán se encon­tra­ron con la hos­ti­li­dad de los luga­re­ños, en Siria par­te de la pobla­ción mira a Putin como un sal­va­dor.
‑Rusia entra des­de mar y aire. Cerrar­le el paso por el Medi­te­rrá­neo pro­vo­ca­ría un enfren­ta­mien­to direc­to entre las super­po­ten­cias.
‑Mos­cú es cons­cien­te de que Assad ha per­di­do el poder sobre el país de for­ma irre­ver­si­ble. Aho­ra sólo hay que sal­var la región alre­de­dor de Lata­kia de los alauíes, y allí pre­ser­var su impor­tan­tí­si­ma base naval en el puer­to de Tar­tus.
Ya diji­mos “¡Que vie­ne los rusos!”
El ali­vio que sin­tió Barak Oba­ma con la ini­cia­ti­va de Putin en Siria duró poco. Los repu­bli­ca­nos endu­re­cen sus ata­ques y bur­las a los demó­cra­tas, no solo por per­der el con­trol sobre otro país de Orien­te Pró­xi­mo, sino tam­bién por­que EEUU con Oba­ma ha deja­do de actuar como un juga­dor mun­dial.
Para ellos, los enemi­gos de Amé­ri­ca son Rusia e Irán, y no Chi­na como afir­ma el pre­si­den­te.
Oba­ma sigue opo­nién­do­se a enviar tro­pas a Siria (tam­po­co lo hizo en Ucra­nia), por los siguien­tes moti­vos: Los fra­ca­sos en Irak y Afga­nis­tán ‑don­de otro avión de la OTAN aca­ba de ser derri­ba­do por los Tali­bán que han vuel­to a con­quis­tar Kun­duz-; la con­vic­ción de que tal acción pue­de ani­mar a Tehe­rán a armar­se real­men­te; la inca­pa­ci­dad de la opo­si­ción siria de unir­se y for­mar una alter­na­ti­va real y via­ble, y que al con­tra­rio de lo espe­ra­do, el pue­blo no apo­yó a los rebel­des, sien­do ellos más bru­tos que el ejér­ci­to.
Oba­ma tam­bién teme que un caos total ame­na­ce la segu­ri­dad de Israel, o que un hipo­té­ti­co vacío de poder con la caí­da de Al Assad fue­se ocu­pa­do por los terro­ris­tas yiha­dis­tas. Ade­más, Siria care­ce de la impor­tan­cia estra­té­gi­ca nece­sa­ria para jus­ti­fi­car una inter­ven­ción terres­tre y apli­car la doc­tri­na de Res­pon­sa­bi­li­dad de Pro­te­ger (R2P) a la pobla­ción. Por últi­mo, lo que no nece­si­ta en la vís­pe­ra de las elec­cio­nes del 2016 es reci­bir una ava­lan­cha de imá­ge­nes de sus sol­da­dos deca­pi­ta­dos o cien­tos de ataú­des.
Oba­ma debe ele­gir entre acep­tar el plan ruso o cho­car con Putin en Siria. Nin­gu­na de las opcio­nes dará votos a los demó­cra­tas.
Se com­pli­ca el esce­na­rio
A pesar de que Rusia, de momen­to, ha reor­ga­ni­za­do el esce­na­rio, se enfren­ta a otro en el que el Pen­tá­gono ha actua­li­za­do los pla­nes de accio­nes mili­ta­res con­tra Rusia, des­de Esto­nia, Leto­nia, Litua­nia, Polo­nia, Bul­ga­ria y Ruma­nia.
Es poco pro­ba­ble que la arries­ga­da apues­ta de Putin, que no inclu­ye nin­gún plan para ali­viar el sufri­mien­to de la pobla­ción, cum­pla con sus obje­ti­vos, sin con­tar con las con­se­cuen­cias que deja­ría tal inter­ven­ción sobre las arcas vacías de su país y por ende sobre la pobla­ción.
No habrá un final feliz para tan­tos comen­sa­les sen­ta­dos en la mesa de la “últi­ma cena” siria.
Lo más pro­ba­ble es que Siria, des­pués de pasar varios años más en su trá­gi­co pro­ce­so de “liba­ni­za­ción”, pase a ser “bal­ca­ni­za­da”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *