Auto­ges­tión socia­lis­ta ver­sus auto­ges­tión refor­mis­ta

poder-popular-mulher
Nota: ponen­cia escri­ta para la revis­ta Labe­rin­to

1. Tra­ba­jo libre con­tra tri­pa­lium

La cri­sis actua­li­za un deba­te ante­rior al comu­na­lis­mo inglés del siglo XVII que recu­pe­ra­ba tie­rras bal­días de la noble­za bajo el lema de omnia sunt com­mu­nia: todo es de todos. Mün­tzer lan­zó esta con­sig­na a comien­zos del siglo XVI siguien­do una de las dos «almas enemi­gas» que corroen a las reli­gio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas como «medios de inte­gra­ción y pro­tes­ta»1: la que guar­da­ba la memo­ria heri­da de la pro­pie­dad comu­nal, mien­tras que las igle­sias pro­tes­tan­tes y el cato­li­cis­mo seguían el «alma» de la pro­pie­dad pri­va­da que se impo­nía sobre la comu­nal con­for­me se afian­za­ban los Esta­dos tri­bu­ta­rios. Recor­de­mos que has­ta poco antes del capi­ta­lis­mo a muchos pue­blos «les era total­men­te des­co­no­ci­da la pro­pie­dad pri­va­da del sue­lo»2.

Muchos tex­tos escri­tos en la Meso­po­ta­mia del ‑3000 gira­ban alre­de­dor de la explo­ta­ción del tra­ba­jo, como la Epo­pe­ya de Gil­ga­meshEl poe­ma del muy sabio Atha­ra­sis que narra en for­ma míti­ca la lucha entre los igi­gi, can­sa­dos de la sobre­ex­plo­ta­ción ago­ta­do­ra, y los anun­na­ki, que vivían apro­pián­do­se de los bie­nes pro­du­ci­dos por los cam­pe­si­nos igi­gi3. Para aca­bar con las resis­ten­cias de los explo­ta­dos igi­gi los anun­na­ki lan­za­ron el Dilu­vio Uni­ver­sal y crea­ron una nue­va raza huma­na pasi­va, explo­ta­ble eter­na­men­te e inca­paz de pen­sar en su auto­ges­tión e inde­pen­den­cia de todo amo.

Roma cono­cía la fluc­tuan­te per­vi­ven­cia del «alma» comu­na­lis­ta en sec­to­res cam­pe­si­nos y en el siglo XIII Tomás de Aquino admi­tió que in extre­ma neces­si­ta­te omnia sunt com­mu­nia. Sur­ge aquí un deba­te que reco­rre la pug­na entre la doc­tri­na social cató­li­ca que asu­me una auto­ges­tión res­pe­tuo­sa con la pro­pie­dad pri­va­da, para lo que tal vez podría recu­rrir­se in extre­ma neces­si­ta­te al muy limi­ta­do dere­cho a la rebe­lión de Tomás de Aquino4, y la auto­ges­tión socia­lis­ta que asu­me la auto­de­fen­sa vio­len­ta con­tra la explo­ta­ción, según el prin­ci­pio de que «toma­do en el más estric­to sen­ti­do del tér­mino, el paci­fis­mo es suma­men­te inmo­ral»5.

Idea­les de igua­li­ta­ris­mo exis­ten en el Islam: «Según el pro­pio Maho­ma, la riba, es decir, la amplia­ción de la for­tu­na, es un peca­do muy gra­ve»6. Si vamos al otro extre­mo del mun­do, «el mito utó­pi­co del comu­nis­mo agra­rio del jing­tian esta­rá muy vigen­te en Chi­na has­ta pleno siglo XX. Los pri­me­ros mar­xis­tas vie­ron en él la ver­sión del “comu­nis­mo pri­mi­ti­vo”; los teó­ri­cos del “modo de pro­duc­ción asiá­ti­co” se refi­rie­ron a él hacia 1930, hacién­do­lo suyo»7. Cono­ce­mos la resis­ten­cia tenaz y poli­va­len­te8 de los pue­blos ori­gi­na­rios ame­ri­ca­nos para defen­der sus tie­rras comu­na­les y sus iden­ti­da­des9 pero casi des­co­no­ce­mos el recha­zo de los indios a acep­tar el dine­ro10 de los blan­cos a fina­les del siglo XVIII, por sus des­truc­ti­vos efec­tos, ya que faci­li­ta­ban la espe­cu­la­ción sobre sus tie­rras y des­truían sus redes comu­ni­ta­rias. Intui­ti­va­men­te los indios sabían que «el dine­ro es un depó­si­to de poder social»11 y esa esen­cia inhu­ma­na ter­mi­na pudrien­do toda expe­rien­cia de «ban­ca éti­ca», «mone­da social», etc.

Una mez­cla de espe­cu­la­ción, pro­tec­cio­nis­mo y «liber­tad de comer­cio» que impo­nían los Esta­dos a los pue­blos pre­ca­pi­ta­lis­tas y Esta­dos débi­les ayu­dó al auge capi­ta­lis­ta. M. Beaud ha defi­ni­do estas for­mas bru­ta­les de acu­mu­la­ción como «lo anti­guo y lo nue­vo»12. Los actua­les TTIP, TiSA y TLC son mejo­ras con­tem­po­rá­neas de la «liber­tad de comer­cio» de aque­llos siglos ini­cia­les. Por ejem­plo, el Tra­ta­do de Methuen de 1703 median­te el que el impe­rio por­tu­gués anu­la­ba de fac­to su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca a cam­bio de la pro­tec­ción inter­na­cio­nal de la expan­si­va Ingla­te­rra13. C. Andrés Ortiz sos­tie­ne que los inten­tos de la Unión Euro­pea para for­zar tra­ta­dos de libre comer­cio con Mer­co­sur y Una­sur siguen la este­la del Tra­ta­do de Methuen que enri­que­ció a la mino­ría y empo­bre­ció a la mayo­ría14.

La acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal15 mues­tra la des­truc­ción sal­va­je de lo comu­nal y de la auto­ges­tión de pue­blos pre­ca­pi­ta­lis­tas, pro­ce­so con­sus­tan­cial al capi­ta­lis­mo como bien demos­tró Rosa Luxem­burg y D. Har­vey con­fir­ma en el pre­sen­te16. Lue­go Marx insis­te en el papel cre­cien­te del capi­tal fic­ti­cio, ya denun­cia­do por Gil­bart en 1834 con una fra­se: «Todo lo que faci­li­ta los nego­cios, faci­li­ta tam­bién la espe­cu­la­ción y que ambos van, en muchos casos, tan ínti­ma­men­te uni­dos, que resul­ta difí­cil decir dón­de aca­ban los nego­cios y dón­de empie­za la espe­cu­la­ción»17.

La his­to­ria del capi­tal es des­pia­da­da: expro­pia los comu­na­les e ile­ga­li­za y repri­me el dere­cho con­sue­tu­di­na­rio que per­mi­tía a los pue­blos sobre­vi­vir con su uso, dere­cho pre­ca­pi­ta­lis­ta que Marx18 defien­de y jus­ti­fi­ca. El capi­tal recu­rre al terror, a las corrup­cio­nes y espe­cu­la­cio­nes para impul­sar al capi­tal-dine­ro y espe­cu­la­ti­vo, creán­do­se una espi­ral de explo­ta­ción sis­te­má­ti­ca que mul­ti­pli­ca las corrup­cio­nes y vio­len­cias extre­mas. Ante esto, ocu­rre que «los obs­tácu­los que la soli­dez y la estruc­tu­ra inte­rio­res de los sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta opo­nen a la influen­cia dis­gre­ga­do­ra del comer­cio se reve­la de un modo pal­ma­rio en el comer­cio de los ingle­ses con la India y con Chi­na»19 por­que la peque­ña agri­cul­tu­ra, la indus­tria domés­ti­ca y la pro­pie­dad comu­nal opo­nen la más tenaz resis­ten­cia «a la pro­duc­ción de la gran indus­tria»20.

¿De dón­de sur­ge ese poten­cial de resis­ten­cia anti­ca­pi­ta­lis­ta? De la dia­léc­ti­ca del tra­ba­jo, es decir, del hecho de que antro­po­ge­nia y tra­ba­jo sean prác­ti­ca­men­te la mis­ma pra­xis libe­ra­do­ra que que­da, sin embar­go, anu­la­da por la domi­na­ción de la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas21. El capi­ta­lis­mo anu­la el poten­cial libe­ra­dor del tra­ba­jo median­te la uni­dad dia­léc­ti­ca de la explo­ta­ción asa­la­ria­da y de su sub­sun­ción en el capi­tal, en un pro­ce­so simul­tá­neo some­ti­do a la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción. Mien­tras que el tra­ba­jo libre es una acti­vi­dad orien­ta­da a un fin y mode­la­da «según las leyes de la belle­za»22; bajo el capi­tal el tra­ba­jo es alie­nan­te, for­za­do, ena­je­na­do. «Tra­ba­jo» en el len­gua­je de quien tie­ne que tra­ba­jar para vivir tam­bién sig­ni­fi­ca «difi­cul­tad, impe­di­men­to, per­jui­cio, pena­li­dad, moles­tia, tor­men­to, suce­so infe­liz, estre­chez, mise­ria, pobre­za o nece­si­dad con que se pasa la vida»23. La pala­bra «tra­ba­jo» vie­ne del ins­tru­men­to romano de tor­tu­ra lla­ma­do tri­pa­lium.

Auto­ges­tión24, aso­cia­ción coope­ra­ti­va25, coope­ra­ción26, con­se­jis­mo27, sin­di­ca­lis­mo y sin­di­ca­tos28 y otras prác­ti­cas son pra­xis diver­sas en sus for­mas pero uni­das con­tra el tri­pa­lium. Diver­si­dad apre­cia­ble en las cin­co acep­cio­nes del tér­mino auto­ges­tión: social revo­lu­cio­na­ria; peda­gó­gi­ca y cul­tu­ral; popu­lar, de comu­ni­da­des y colec­ti­vos; en el tra­ba­jo en comi­tés y comi­sio­nes; y sobre todo «la ges­tión por par­te de los pro­duc­to­res direc­tos de los medios de pro­duc­ción en una esca­la gene­ral ‑en un pue­blo, una comar­ca e, inclu­si­ve, en el con­jun­to de la eco­no­mía social de un país. En este caso se habla de la auto­ges­tión social gene­ra­li­za­da siem­pre en sin­to­nía con las aspi­ra­cio­nes y nece­si­da­des de un auto­go­bierno popu­lar ejer­ci­do por los pro­pios tra­ba­ja­do­res ‑y sin inter­me­dia­rios»29.

Según L. Carre­te­ro: «el con­jun­to del movi­mien­to obre­ro pasa a cen­trar­se en la cons­truc­ción de un mode­lo social que ten­ga a la coope­ra­ción y a la auto­ges­tión como ele­men­to fun­da­men­tal. Bue­na prue­ba de ello es el siguien­te frag­men­to de la rela­ción intro­duc­to­ria al pro­ble­ma de la ges­tión colec­ti­va por par­te de los obre­ros, redac­ta­da en el Con­gre­so de Gine­bra de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal en 1866:

Noso­tros reco­no­ce­mos el movi­mien­to coope­ra­ti­vo como una de las fuer­zas trans­for­ma­do­ras de la socie­dad actual, fun­da­da sobre el anta­go­nis­mo de cla­se. Su gran méri­to es el de mos­trar en la prác­ti­ca que el sis­te­ma actual de subor­di­na­ción del tra­ba­jo al capi­tal, des­pó­ti­co y pau­pe­ri­zan­te, se pue­de sus­ti­tuir por el sis­te­ma repu­bli­cano de las aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res libres e igua­les. El sis­te­ma coope­ra­ti­vo, redu­ci­do a su for­ma minús­cu­la, naci­do de las fuer­zas indi­vi­dua­les de los escla­vos asa­la­ria­dos, no pue­de, por sí solo, trans­for­mar la socie­dad capi­ta­lis­ta. Son indis­pen­sa­bles cam­bios gene­ra­les para con­ver­tir la pro­duc­ción social en un amplio y armo­nio­so sis­te­ma de tra­ba­jo coope­ra­ti­vo30.

Una for­ma de coope­ra­ti­vis­mo es par­te de la auto­ges­tión socia­lis­ta por­que al orga­ni­zar­se en for­ma de coope­ra­ti­va obre­ra de pro­duc­ción y con­su­mo, actuan­do «con arre­glo a un plan común» sig­ni­fi­can el «comu­nis­mo “rea­li­za­ble”»31, que pue­de y debe ser una pra­xis revo­lu­cio­na­ria con­tra el capi­ta­lis­mo, o dege­ne­rar en su alia­do. Según M. López «las coope­ra­ti­vas se han desa­rro­lla­do den­tro del capi­ta­lis­mo, por lo que inte­gra, hacia fue­ra de la coope­ra­ti­va, los mis­mos com­por­ta­mien­tos de una empre­sa cual­quie­ra, en la medi­da que debe com­pe­tir en cali­dad y pre­cio, redu­cir cos­tes, usar téc­ni­cas de mar­ke­ting y geren­cia, etc.». La Cor­po­ra­ción Mon­dra­gón es un ejem­plo de ello, lo mis­mo que el coope­ra­ti­vis­mo impul­sa­do por el Esta­do bur­gués32.

2. Auto­ges­tión como auto­de­fen­sa nacio­nal

Las cri­sis tien­den a reabrir anti­guos idea­les borro­sos y con­tra­dic­to­rios que laten en la his­to­ria popu­lar, con espe­cial inci­den­cia en las «cues­tio­nes femi­nis­tas»33 por su vital cone­xión con la pro­pie­dad patriar­cal. No es casual que las luchas femi­nis­tas, si son tales, radi­ca­les34, son las más impul­so­ras de la auto­ges­tión revo­lu­cio­na­ria. Den­tro de esta recu­pe­ra­ción teó­ri­ca inten­ta­mos ade­cuar el tex­to Coope­ra­ti­vis­mo obre­ro, con­se­jis­mo y auto­ges­tión socia­lis­ta, algu­nas lec­cio­nes para Eus­kal Herria, de 2002, col­ga­do en la red y en for­ma­to libro en Boltxe Libu­ruak, 2013. Empie­za así:

Erich Ger­lach narra en su Intro­duc­ción a ¿Qué es la socia­li­za­ción? -la impres­cin­di­ble obra de Karl Korsch, (Ariel nº 115, 1975)- que el 19 de noviem­bre de 1941 Ber­tolt Brecht escri­bía a Korsch ins­tán­do­le a que hicie­ra una «impres­cin­di­ble» inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca de las rela­cio­nes entre los con­se­jos o soviets y los par­ti­dos. Según Brecht esta inves­ti­ga­ción es un «asun­to de vital impor­tan­cia para noso­tros…» y, siem­pre según este, Korsch era el más capa­ci­ta­do para ello. Ger­lach con­clu­ye: «No con­ta­mos, por des­gra­cia, con un tra­ba­jo de Korsch sobre el tema. Pero situó en todo momen­to el sis­te­ma de los con­se­jos o, de mane­ra más gene­ral, el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res en su tra­ba­jo y en su vida en el cen­tro mis­mo de la lucha polí­ti­ca y del tra­ba­jo teó­ri­co»35.

E inme­dia­ta­men­te des­pués:

En cuan­to a lo escri­to por Ger­lach sur­gen, entre otras muchas, estas cua­tro pre­gun­tas fun­da­men­ta­les: ¿qué rela­cio­nes exis­ten entre los con­se­jos y soviets, o la auto­ges­tión socia­lis­ta, y las for­mas de coope­ra­ti­vis­mo? ¿Por qué rena­cen perió­di­ca­men­te las prác­ti­cas con­se­jis­tas o auto­ges­tio­na­rias y qué rela­cio­nes guar­dan con los coope­ra­ti­vis­mos? ¿Qué sig­ni­fi­ca real­men­te la auto­de­ter­mi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res y qué rela­cio­nes tie­ne o pue­de tener con la de los pue­blos opri­mi­dos? ¿Qué rela­ción exis­te o pue­de exis­tir, por tan­to, entre con­se­jis­mo y auto­ges­tión y la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal? La res­pues­ta ya nos la dio Lucio Cor­ne­lio en su tex­to Intro­duc­ción a la auto­ges­tión (El Cid Edi­tor, Bue­nos Aires, 1978, p. 161): «Aun­que a menu­do dis­tin­tos for­mal­men­te, los dos actua­les movi­mien­tos para la auto­ges­tión por una par­te, y para la inde­pen­den­cia de las nacio­nes por otra, están ínti­ma­men­te liga­dos y se expli­can en pro­fun­di­dad por las mis­mas cau­sas»36.

D. Day hace cons­tar que «cuan­do los lazos entre la gen­te y la tie­rra son más débi­les, el con­trol del terri­to­rio está más expues­to a la lle­ga­da de un extran­je­ro pode­ro­so»37 y entre varios ejem­plos cita a la Corea de 1909 ocu­pa­da por Japón. Enton­ces los corea­nos escri­bían clan­des­ti­na­men­te su his­to­ria nacio­nal man­te­nien­do los irrom­pi­bles lazos entre terri­to­rio e iden­ti­dad38: ver­da­de­ra auto­ges­tión nacio­nal. En 1941, el nazi­fas­cis­mo aplas­ta­ba a los pue­blos pro­vo­can­do su auto­ges­tión defen­si­va en for­ma de gue­rri­llas más allá de Euro­pa: India, Viet­nam e Indo­ne­sia39, Chi­na, Fili­pi­nas, Bir­ma­nia, etc. La auto­ges­tión clan­des­ti­na fue deci­si­va en las insu­rrec­cio­nes urba­nas, des­ta­can­do la de Var­so­via capaz de crear su pro­pio Esta­do40, al igual que la dis­ci­pli­na­da coope­ra­ción clan­des­ti­na en cam­pos de exter­mi­nio nazis. Tras 1945 las luchas de libe­ra­ción nacio­nal recu­rrie­ron al mis­mo méto­do auto­or­ga­ni­za­ti­vo para con­quis­tar la inde­pen­den­cia41.

Des­de la déca­da de 1970 el capi­ta­lis­mo impu­so la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra y la apli­ca­ción impla­ca­ble de las seis medi­das que con­tra­rres­tan la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la cuo­ta de ganan­cia (como des­cri­bió Marx): aumen­to del gra­do de explo­ta­ción del tra­ba­jo; reduc­ción del sala­rio por deba­jo de su valor; aba­ra­ta­mien­to de los ele­men­tos que for­man el capi­tal cons­tan­te; super­po­bla­ción rela­ti­va; comer­cio exte­rior, y aumen­to del capi­tal-accio­nes42. Una de las plas­ma­cio­nes más aca­ba­das de estas medi­das la encon­tra­mos en el lla­ma­do Con­sen­so de Washing­ton43, dise­ña­do entre otros obje­ti­vos para des­truir la inde­pen­den­cia auto­or­ga­ni­za­da de los pue­blos saquea­bles.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta tam­bién se auto­or­ga­ni­za y has­ta impul­sa deter­mi­na­dos nive­les de auto­ges­tión reac­cio­na­ria siem­pre some­ti­dos al tele­con­trol estra­té­gi­co rea­li­za­do por el «Esta­do vigi­lan­te»44 que entre otras muchas más tareas tie­ne tam­bién la de actua­li­zar la «lógi­ca cul­tu­ral del Mie­do… solo posi­ble median­te la esti­mu­la­ción mediá­ti­ca de ese Mie­do en el con­tex­to de la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, y las posi­bi­li­da­des infi­ni­tas de con­trol social vin­cu­la­das a la pro­vo­ca­ción recur­si­va de ame­na­zas de diver­so signo: medioam­bien­ta­les, finan­cie­ras, epi­dé­mi­cas, ali­men­ta­rias y, por supues­to, terro­ris­tas»45. Y debe rea­li­zar esta pro­duc­ción de mie­do social por­que las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles del capi­ta­lis­mo hacen que tar­de o tem­prano inclu­so den­tro de «la com­ple­men­ta­rie­dad (auto-orga­ni­za­do­ra) de la(s) violencia(s)», y que por su esen­cia anta­gó­ni­ca, tien­da a sur­gir la auto­or­ga­ni­za­ción de la «vio­len­cia de los exclui­dos» y no solo de los exclu­yen­tes46.

3. Auto­ges­tión obre­ra y popu­lar

Sabe­mos que la auto­ges­tión es muy ante­rior a la déca­da de 1970: «En gene­ral, las coope­ra­ti­vas, como for­mas auto­ges­tio­na­rias de aso­cia­ción, con fines socia­les, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les, cons­ti­tu­ye­ron, jun­to a otras fór­mu­las como los sin­di­ca­tos, mutua­li­da­des, socie­da­des obre­ras, de soco­rro, etc., las ins­ti­tu­cio­nes de resis­ten­cia que crea­ron las cla­ses popu­la­res a media­dos del siglo XIX fren­te a las duras con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo que la nacien­te socie­dad indus­trial impo­nía a la mayo­ría»47. En un ejem­plo de auto­ges­tión nacio­nal de cla­se, el argen­tino Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta de Tra­ba­ja­do­res de la Cul­tu­ra (FATRAC) se opu­so en 1969 al «Pro­yec­to Mar­gi­na­li­dad»48 des­ti­na­do a cono­cer la reali­dad social pri­me­ro del Cono Sur lati­no­ame­ri­cano y lue­go de toda Nues­tra Amé­ri­ca. La Fun­da­ción Ford sub­ven­cio­na­ba el «estu­dio cien­tí­fi­co neu­tral» de las «capas mar­gi­na­les» con fines de con­tra­in­sur­gen­cia. Tras un dete­ni­do aná­li­sis crí­ti­co del pro­yec­to, el FATRAC afir­mó que:

Los inte­lec­tua­les que pre­ten­den tener un rol pro­gre­sis­ta no deben rea­li­zar estas inves­ti­ga­cio­nes den­tro de los mar­cos y con la finan­cia­ción de ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma, ya se tra­te de fun­da­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas o de los orga­nis­mos de sus alia­dos loca­les –repar­ti­cio­nes esta­ta­les, ins­ti­tu­tos pri­va­dos al ser­vi­cio del sis­te­ma, etc. pues esto ase­gu­ra total­men­te que ellos ins­tru­men­ta­rán sus resul­ta­dos para refor­zar su domi­na­ción. Por el con­tra­rio, dada la ya reco­no­ci­da rele­van­cia polí­ti­ca del tema, una inves­ti­ga­ción de este tipo solo se jus­ti­fi­ca­ría si se ase­gu­ra que sus resul­ta­dos solo serán cono­ci­dos por aque­llos sec­to­res enro­la­dos real­men­te en la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social. […] aun en el supues­to que los datos de esta inves­ti­ga­ción se hagan públi­cos solo per­mi­ti­rían un uso resi­dual por par­te de estos sec­to­res, pues­to que ten­drían la mis­ma infor­ma­ción pero menor poder o facul­tad que la dere­cha49.

No hay espa­cio en este ensa­yi­to para explo­rar las vías abier­tas por el párra­fo rela­cio­na­das con la auto­ges­tión, pero, como sín­te­sis, recu­rri­mos a esta cita: «Eso exi­ge, como pri­mer paso, encon­trar méto­dos orga­ni­za­ti­vos bási­cos que colec­ti­vi­cen la acción de los inte­lec­tua­les, hoy dis­per­sos y ato­mi­za­dos […] unién­do­nos a otras muchas inci­ta­cio­nes que hoy pro­vie­nen de dife­ren­tes ángu­los, con­sis­te en unir fuer­zas en un fren­te de lucha, en el que cada uno de nues­tros esfuer­zos, cada una de nues­tras expe­rien­cias, se con­fron­ten, enri­quez­can y poten­cien con las de otros, en una acción en común»50. Se tra­ta de auto­or­ga­ni­zar­se no solo fue­ra del poder impe­ria­lis­ta, en una fal­sa e impo­si­ble neu­tra­li­dad cog­nos­ci­ti­va y apo­lí­ti­ca51, sino direc­ta­men­te en su con­tra por cuan­to movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal y social anti­im­pe­ria­lis­ta, por tan­to de tra­ta de una auto­ges­tión nacio­nal de cla­se.

Fue terri­ble la suer­te corri­da por el FATRAC bajo las dic­ta­du­ras, pero vive en la auto­ges­tión actual de las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras52 que se opo­nen a sus bur­gue­sías y a los amos inter­na­cio­na­les, como es la resis­ten­cia dia­ria del hos­pi­tal onco­ló­gi­co de Ate­nas, que fun­cio­na en bue­na medi­da gra­cias a la auto­ges­tión de sus tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res53, en un pue­blo que se auto­ges­tio­na y auto­or­ga­ni­za54 por­que el Esta­do se hun­de y los barrios se orga­ni­zan55 para defen­der­se de la cri­sis pro­vo­ca­da por su bur­gue­sía en con­ni­ven­cia con la Unión Euro­pea. Tam­bién en estas luchas las muje­res han juga­do un papel fun­da­men­tal56.

A otra esca­la, el auge de muchas for­mas de coope­ra­ti­vis­mo en Cata­lun­ya57, o la coope­ra­ción de bases amplias para resol­ver pro­ble­mas de vivien­da, terre­nos cul­ti­va­bles, sue­lo urbano y rural en Cen­tro Amé­ri­ca58. La auto­ges­tión de cua­tro empre­sas inte­gra­das en redes de coor­di­na­ción a nivel euro­peo bajo el títu­lo de «Eco­no­mía de los tra­ba­ja­do­res», en cola­bo­ra­ción con el movi­mien­to argen­tino59. O la tele­vi­sión comu­ni­ta­ria crea­da por tra­ba­ja­do­res uru­gua­yos60 mos­tran­do la este­la a la tele­vi­sión auto­ges­tio­na­da grie­ga antes de la vuel­ta a la emi­sión ofi­cial61.

La asam­blea obre­ra es bási­ca como con­fir­ma la empre­sa VIOME aban­do­na­da por sus pro­pie­ta­rios, recu­pe­ra­da por la cla­se obre­ra des­pués de dos años de lucha y en pro­pie­dad colec­ti­va de sus tra­ba­ja­do­res que se auto­ges­tio­nan for­mal­men­te bajo la figu­ra legal del sin­di­ca­to que:

Legal­men­te debe tener una serie de car­gos, como el pre­si­den­te, el teso­re­ro, etc. Pero los pro­pios tra­ba­ja­do­res deci­die­ron no dar­les vali­dez a estas figu­ras. Tra­ba­jan y toman las deci­sio­nes de mane­ra asam­blea­ria; cada tra­ba­ja­dor tie­ne un voto. Makis Anag­nos­tu, el pre­si­den­te del sin­di­ca­to, fun­cio­na a modo de por­ta­voz, trans­mi­tien­do las deci­sio­nes de la asam­blea a los medios de comu­ni­ca­ción y a otras orga­ni­za­cio­nes, pero no tie­ne nin­gún poder pro­pio62. De hecho, se cons­ta­ta que la auto­ges­tión obre­ra y popu­lar de empre­sas recu­pe­ra­das por sus tra­ba­ja­do­res «está dan­do sus pri­me­ros pasos»63.

La auto­or­ga­ni­za­ción resur­ge entre el pue­blo afro­ame­ri­cano: «en el mar­co de estas pro­tes­tas comien­za a oír­se otro rumor: suma de voces que se va tejien­do entre movi­mien­tos socia­les, agru­pa­cio­nes barria­les, gru­pos de dere­chos huma­nos y otros que con­flu­yen hacia la con­for­ma­ción de un nue­vo movi­mien­to»64. Coor­di­na­ción de base que aúna fuer­zas espon­tá­neas acti­va­das por el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo, con fuer­zas orga­ni­za­das que se expre­san en for­ma de movi­mien­tos popu­la­res y socia­les de bases amplias cen­tra­li­za­das por sus obje­ti­vos bási­cos, con, por últi­mo, peque­ñas orga­ni­za­cio­nes mili­tan­tes que han man­te­ni­do vivas las bra­sas de luchas ante­rio­res, de for­ma que:

[…] las tác­ti­cas que prac­ti­ca­mos par­ten de un lega­do que vie­ne de nues­tros ante­pa­sa­dos, quie­nes ocu­pa­ron una biblio­te­ca en 1939 para recla­mar su dere­cho al alfa­be­tis­mo, o a las ocu­pa­cio­nes de res­tau­ran­tes de los años 60 para exi­gir la dero­ga­ción del sis­te­ma de segre­ga­ción. Inter­ve­ni­mos en espa­cios don­de nues­tra mera pre­sen­cia inco­mo­da al sis­te­ma y a la gen­te que nos ve como asun­to ajeno»65.

Diná­mi­cas igua­les en lo sus­tan­ti­vo des­cu­bri­mos en la lucha de las famo­sas «mareas». En ellas los gru­pi­tos de mili­tan­tes auto­ges­tio­na­dos, for­ma­dos polí­ti­ca y teó­ri­ca­men­te han man­te­ni­do años de «lucha gris y sub­te­rrá­nea» has­ta que empie­zan a emer­ger den­tro de movi­mien­tos más amplios. Las movi­li­za­cio­nes en el Esta­do espa­ñol en defen­sa del sis­te­ma edu­ca­ti­vo públi­co coin­ci­den sus­tan­cial­men­te con las tena­ces luchas actua­les de los sin­di­ca­tos de maes­tros y pro­fe­so­res en Méxi­co66.

La cul­tu­ra libe­ra­do­ra de las mareas de maes­tros es asu­mi­da por la expe­rien­cia argen­ti­na en «La Fábri­ca, Ciu­dad Cul­tu­ral», cen­tro cul­tu­ral auto­ges­tio­na­do en IMPA, en el que fun­cio­nan talle­res y cur­sos, se rea­li­zan fies­tas, fun­cio­nes de tea­tro, cine, etc., repre­sen­ta un buen inten­to de arti­cu­la­ción con la comu­ni­dad67. Nos hace­mos una idea de la cul­tu­ra que se impar­te cuan­do lee­mos que «las empre­sas recu­pe­ra­das tras­cien­den la pro­duc­ción y se cons­ti­tu­yen, en algu­nos casos, en ejes de orga­ni­za­ción popu­lar a par­tir de la arti­cu­la­ción de dis­tin­tas for­mas de lucha. Así encon­tra­mos la for­ma­ción de cen­tros cul­tu­ra­les, biblio­te­cas, cen­tros edu­ca­ti­vos, pro­yec­tos de cons­truc­ción de vivien­das, etc.»68.

El dete­rio­ro deli­be­ra­do de barrios empo­bre­ci­dos para, sobre sus rui­nas, cons­truir resi­den­cias bur­gue­sas con poli­cía pri­va­da gene­ral­men­te de ultra­de­re­cha69 ha dado lugar a for­mas de auto­de­fen­sa del entorno vital. Estos pro­ce­sos resur­gen siem­pre que hay una pre­via auto­or­ga­ni­za­ción de base como es el caso de la lucha veci­nal de Brix­tol, «sím­bo­lo de resis­ten­cia y de cul­tu­ra popu­lar»70 en el extre­mo urbano del nue­vo pro­le­ta­ria­do bri­tá­ni­co tan bien estu­dia­do por O. Jones71, que se ha pues­to en pie para impe­dir el desahu­cio masi­vo de sus con­di­cio­nes mate­ria­les de vida. Des­truc­ción de barrios popu­la­res, cons­truc­ción de resi­den­cias bur­gue­sas: fra­ses del capi­tal72 que el pue­blo com­ba­te.

La auto­ges­tión diri­gi­da al socia­lis­mo es prac­ti­ca­da por las izquier­das tur­cas, por ejem­plo en el barrio de Küçük Armutlu com­bi­nan­do la ini­cia­ti­va popu­lar, la auto­ges­tión y la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta por la sobe­ra­nía del pue­blo, crean­do jar­di­nes, mer­ca­dos eco­ló­gi­cos con pre­cios jus­tos, pro­duc­ción endó­ge­na y regio­nal que se ven­de en super­mer­ca­dos popu­la­res, se pre­vie­ne la delin­cuen­cia social median­te medi­das socia­les y edu­ca­ti­vas, etc.: «Es impor­tan­te poner esos pro­yec­tos en el con­tex­to de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de Occi­den­te y la rela­ción neo­co­lo­nial con los paí­ses depen­dien­tes. Desa­rro­llan­do ese tipo de ini­cia­ti­vas se redu­ce la depen­den­cia del pue­blo de la oli­gar­quía local y espe­cial­men­te de las polí­ti­cas que Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos impo­nen des­tru­yen­do la indus­tria ali­men­ta­ria, no solo de los paí­ses de ter­cer mun­do, sino la de los nue­vos miem­bros de la unión»73.

En los barrios empo­bre­ci­dos la auto­ges­tión veci­nal median­te come­do­res popu­la­res74 abre la posi­bi­li­dad de una radi­cal crí­ti­ca del prin­ci­pio bur­gués de la pro­pie­dad pri­va­da de la indus­tria ali­men­ta­ria: la salud y la ali­men­ta­ción se inte­gra en la sobe­ra­nía popu­lar75. Otra denun­cia prác­ti­ca aun­que toda­vía no polí­ti­ca ni teó­ri­ca del capi­ta­lis­mo, es la auto­or­ga­ni­za­ción con­tra la pobre­za rea­li­za­da mayo­ri­ta­ria­men­te por muje­res76. Y en Cen­troa­mé­ri­ca se da un paso deci­si­vo: «la vivien­da, entre el dere­cho y la mer­can­cía»77 con la agu­da refle­xión de Gus­ta­vo D. Gon­zá­lez.

La con­sig­na «ocu­par, resis­tir, pro­du­cir» expre­sa las lec­cio­nes del movi­mien­to obre­ro alre­de­dor de la empre­sa Zanon que ha «levan­tan­do la ban­de­ra de la ocu­pa­ción, la pues­ta a pro­du­cir y la esta­ti­za­ción bajo con­trol obre­ro como una ban­de­ra de lucha para el con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res, alen­tan­do con su expe­rien­cia, una sali­da por izquier­da a la cri­sis capi­ta­lis­ta»78. El movi­mien­to de las «fábri­cas sin patrón» en julio de 2015 mos­tra­ba su poten­cia en los diez meses de con­trol obre­ro de Don­ne­lley, per­te­ne­cien­te a las 500 más gran­des del mun­do, cerra­da por sus pro­pie­ta­rios dejan­do en la calle a 400 fami­lias, y que tras ser recu­pe­ra­da reci­bió el nom­bre de Mady­graf79.

El pro­ce­so de coor­di­na­ción y auto­or­ga­ni­za­ción de las fábri­cas recu­pe­ra­das por la auto­ges­tión obre­ra que avan­zan a una red de empre­sas coope­ra­ti­vas80, pue­de ser impul­sa­do por el gobierno o fre­na­do por este según las rela­cio­nes de fuer­za en la lucha de cla­ses y el con­flic­to polí­ti­co, como suce­de en Argen­ti­na. Suce­de lo mis­mo con toda lucha auto­or­ga­ni­za­da, por ello el sis­te­ma de auto­de­fen­sa debe ser efec­ti­vo. Las difi­cul­ta­des abru­ma­do­ras que debe supe­rar la recu­pe­ra­ción obre­ra de empre­sas aban­do­na­das y pues­tas a fun­cio­nar den­tro de la lega­li­dad capi­ta­lis­ta, son ver­da­de­ra­men­te tre­men­das por­que se enfren­tan a mil y una manio­bras dia­rias del sis­te­ma para derro­tar­les. La empre­sa Flas­ko81 lle­va once años libe­ra­da y siem­pre debe ven­cer nue­vos ata­ques.

La empre­sa ita­lia­na RiMa­flow82 es una fuer­za de eman­ci­pa­ción fren­te al capi­ta­lis­mo en cada vez más áreas de la vida pro­duc­ti­va, social, cul­tu­ral, afec­ti­va y emo­cio­nal, sexual, eco­lo­gis­ta, depor­ti­va, etc., que inten­tan supe­rar la dic­ta­du­ra del mer­ca­do en la medi­da de lo posi­ble: es uno de los ejem­plos que mues­tran por qué es repri­mi­da la auto­ges­tión revo­lu­cio­na­ria, sobre todo cuan­do el lema es «fábri­ca cerra­da, fábri­ca toma­da»83. Las defen­sas ante las per­ma­nen­tes agre­sio­nes con­tra la auto­ges­tión social pue­den resu­mir­se, al menos, en una doce­na de accio­nes de auto­de­fen­sa84: eco­no­mía, eco­lo­gía, gobierno, cos­mo­vi­sión, vivien­da, segu­ri­dad, comu­ni­ca­ción, salud, ener­gía, finan­zas, cien­cia, y edu­ca­ción.

¿Cómo pen­sar y orga­ni­zar la auto­de­fen­sa? Con «la asam­blea como cen­tro»85 que se orga­ni­za, ges­tio­na, deter­mi­na y se defien­de. Cuan­do las cla­ses explo­ta­das adquie­ren la fuer­za y recu­pe­ran lo que les han qui­ta­do deben arti­cu­lar estra­te­gias de auto-defen­sa rea­lis­tas: Por ejem­plo, en Méxi­co gru­pos de auto­de­fen­sa popu­lar con­tra el nar­co-capi­ta­lis­mo devuel­ven a los cam­pe­si­nos las tie­rras que los nar­cos les habían arre­ba­ta­do86, hacien­do suyo un lema de la auto­ges­tión argen­ti­na: «“Jaque al patrón, todo el poder al peón”»87.

4. Auto­ges­tión refor­mis­ta

Hay dos auto­ges­tio­nes opues­tas: la socia­lis­ta88, que bus­ca aca­bar con el tri­pa­lium recu­pe­ran­do el tra­ba­jo como crea­ción de bello valor de uso den­tro de la pro­pie­dad comu­nis­ta89, y la bur­gue­sa, que inte­gra peque­ñas áreas de coges­tión y pro­pie­dad coope­ra­ti­va sin com­ba­tir al capi­tal y has­ta defen­dién­do­lo por acti­va o por pasi­va, ais­lán­do­se de la lucha obre­ra y popu­lar, o enfren­tán­do­se a ella90. El pun­to crí­ti­co que les sepa­ra esta­lla cuan­do deben enfren­tar­se a la pro­pie­dad del capi­tal: o se la ata­ca o se la acep­ta.

Hay muchas for­mas de ata­car o acep­tar la pro­pie­dad del capi­tal. Una for­ma de ata­car­la es no hipo­te­car­se con prés­ta­mos y deu­das de la ban­ca pri­va­da o de las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les por­que toda deu­da eco­nó­mi­ca es deu­da polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca. Por ejem­plo, en el deci­si­vo cam­po de la liber­tad de expre­sión cri­ti­ca audio­vi­sual, la auto­ges­tión socia­lis­ta recu­rre a la soli­da­ri­dad popu­lar, a la ayu­da mutua, al tra­ba­jo colec­ti­vo, como es el caso de Alba TV91. La auto­ges­tión bur­gue­sa se mue­ve por el con­tra­rio den­tro de las leyes del mer­ca­do y de res­pe­to a la ley del capi­tal afir­man­do inclu­so que su queha­cer es bueno para el sis­te­ma en su con­jun­to. Este es el caso de una de las ver­sio­nes exis­ten­tes sobre el «con­su­mo cola­bo­ra­ti­vo»92. La acep­ta­ción de la ley del capi­tal pue­de lle­gar al esper­pen­to de reci­bir y aga­sa­jar al monar­ca espa­ñol en la empre­sa emble­má­ti­ca del coope­ra­ti­vis­mo bur­gués: Cor­po­ra­ción Mon­dra­gón93.

Por ejem­plo, el dere­cho de auto­pro­duc­ción y auto­con­su­mo ener­gé­ti­co94 se enfren­ta a empre­sas ener­gé­ti­cas con la con­sig­na «el gobierno con­tra el sol»95, el capi­ta­lis­mo con­tra la natu­ra­le­za. La auto­ges­tión ener­gé­ti­ca roza de inme­dia­to la pro­pie­dad bur­gue­sa por­que lucha con­tra quie­nes mani­pu­lan la pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y pre­cio con méto­dos mafio­sos y corrup­tos96. La radi­cal dife­ren­cias entre la pro­pie­dad bur­gue­sa y la socia­lis­ta que des­cu­bre la auto­ges­tión ener­gé­ti­ca es la de «cam­biar el mer­ca­do eléc­tri­co o cam­biar el sis­te­ma eléc­tri­co»97, refor­mar o revo­lu­cio­nar. Y de la auto­ges­tión en la pro­duc­ción y con­su­mo eléc­tri­co se avan­za a otras nece­si­da­des vita­les para la pobla­ción empo­bre­ci­da como son las gaso­li­nas y la tele­fo­nía98. Si se tra­ta de cam­biar­los hay que cam­biar sus for­mas de pro­pie­dad, como suce­de con el dere­cho al agua99. Entra­dos en este sen­de­ro los pro­ble­mas se mul­ti­pli­can a cada ins­tan­te.

Cual­quier prác­ti­ca de auto­ges­tión ha de ser cons­cien­te y pre­pa­rar­se para la auto­de­fen­sa como hemos vis­to arri­ba, y sobre todo vien­do como el capi­tal pro­fun­di­za sus ata­ques100:

Un pro­yec­to de pro­duc­ción o ela­bo­ra­ción de ali­men­tos, un pro­yec­to de cons­truc­ción o con­ser­va­ción de vivien­das, de ayu­da a per­so­nas mayo­res o depen­dien­tes, un pro­yec­to de escue­li­ta, una uni­ver­si­dad popu­lar, un tea­tro don­de nos poda­mos reco­no­cer, pen­sar­nos y sen­tir­nos, un medio de comu­ni­ca­ción social, de edi­ción y dis­tri­bu­ción de libros, un cen­tro de crea­ción artís­ti­ca, inclu­so un pro­yec­to de defen­sa del acti­vis­mo o de la rebel­día orga­ni­za­da…, cual­quier pro­yec­to pue­de empe­zar detec­tan­do una nece­si­dad, un ámbi­to ase­qui­ble a la efi­ca­cia auto­ges­tio­na­ria, los insu­mos nece­sa­rios y el modo de rela­ción con otros pro­yec­tos auto­ges­tio­na­dos, y poner­se a tra­ba­jar, duro, lar­go, difí­cil, sin duda, pero al tiem­po vivien­do en el mun­do que que­re­mos cons­truir, en el pre­sen­te que cam­bia­mos con nues­tras prác­ti­cas. En esta tra­ma, pro­pues­tas como las coope­ra­ti­vas inte­gra­les, colec­ti­vos más o menos orga­ni­za­dos o infor­ma­les, gru­pos de ayu­da mutua o inclu­so de mera afi­ni­dad, son herra­mien­tas dis­po­ni­bles a poco que nos jun­te­mos unos cuan­tos y las que­ra­mos afi­lar101.

Pero la auto­ges­tión refor­mis­ta se limi­ta a la super­fi­cie del pro­ble­ma. En un tex­to anti­mar­xis­ta102 que asu­me los prin­ci­pios de la encí­cli­ca Labo­rens Exer­cens103 de Juan Pablo II, pon­ti­fi­ca­do carac­te­ri­za­do por su beli­ge­ran­cia proim­pe­ria­lis­ta, el autor defien­de la pro­pie­dad pri­va­da en base a cua­tro ejes: el des­tino uni­ver­sal del hom­bre, la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, la jus­ti­fi­ca­ción his­tó­ri­ca de la pro­pie­dad pri­va­da y la pro­pie­dad per­so­nal104. El Esta­do debe ser res­pe­ta­do por­que es una par­te de la socie­dad civil; es la encar­na­ción supe­rior de la nación; sir­ve al bien común; y es una estruc­tu­ra imper­so­nal que fun­cio­na racio­nal­men­te, cuyo deber es res­ta­ble­cer la jus­ti­cia cuan­do la lucha social se encres­pa105.

La auto­ges­tión, que polí­ti­ca­men­te se ins­cri­be en la corrien­te demo­cris­tia­na, se inte­gra en la «eco­no­mía comu­ni­ta­ria» que se divi­de en tres nive­les: la eco­no­mía capi­ta­lis­ta como tal; la coges­tión en la que la empre­sa es codi­ri­gi­da por tra­ba­ja­do­res y empre­sa­rios; y la auto­ges­tión en su sen­ti­do cris­tiano, abier­ta a la par­ti­ci­pa­ción del Esta­do, con­su­mi­do­res, veci­nos, etc.106. Sus obje­ti­vos son: maxi­mi­zar la pro­duc­ción, maxi­mi­zar la satis­fac­ción de las nece­si­da­des reales, y ele­var el nivel de par­ti­ci­pa­ción a todos los nive­les de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va107 den­tro de un «pro­yec­to his­tó­ri­co» des­ti­na­do a recu­pe­rar los valo­res de los cris­tia­nos pri­mi­ti­vos108.

Vemos aquí las «dos almas» de las reli­gio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, pero en un pro­yec­to auto­ri­ta­rio pese a su pala­bre­ría ambi­gua como «eco­no­mía comu­ni­ta­ria», «auto­ges­tión», «bien común», etc. Otro tan­to suce­de en el tex­to que aho­ra ana­li­za­mos, que sigue las tesis de E. Ostrom, (Nobel de Eco­no­mía en 2009) lo que debe alar­mar al pen­sa­mien­to crí­ti­co. Cono­ce­mos que el exter­mino de los comu­nes fue debi­do al pro­ce­so de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, pero algu­nos auto­res dicen que no, que la «tra­ge­dia de lo común» no res­pon­de a fuer­zas mate­ria­les, sino ideo­ló­gi­cas:

La repre­sen­ta­ción hege­mó­ni­ca, esen­cial­men­te fun­da­da en el dar­wi­nis­mo social, hace de la com­pe­ten­cia, de la lucha y de la emu­la­ción entre todos la esen­cia de la reali­dad. Esa con­cep­ción sur­gió como resul­ta­do de una «moder­ni­za­ción de pro­gre­so» de las fuer­zas del mer­ca­do que se apo­ya­ron en las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas públi­cas. Es así como se fue­ron aca­ban­do, colo­ni­zan­do o resi­dua­li­zan­do, como ya hemos dicho, los bie­nes y la vida comu­nal109.

Con­ver­tir a la ideo­lo­gía en la cau­sa de la evo­lu­ción social, y no a sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas y los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos para­le­los, per­mi­te afir­ma­cio­nes que nie­gan la evi­den­cia his­tó­ri­ca: «Lo común no es mer­can­ti­li­za­ble (trans­mi­si­ble, ena­je­na­ble) y no pue­de ser obje­to de pose­sión indi­vi­dua­li­za­da. Expre­sa por tan­to una lógi­ca cua­li­ta­ti­va, no cuan­ti­ta­ti­va. No “tene­mos” un bien común, “for­ma­mos par­te” de lo común, en la medi­da que for­ma­mos par­te de un eco­sis­te­ma, de un con­jun­to de rela­cio­nes en un entorno urbano o rural, y por tan­to el suje­to for­ma par­te del obje­to. Los bie­nes comu­nes están inse­pa­ra­ble­men­te uni­dos y unen a las per­so­nas, las comu­ni­da­des y al pro­pio eco­sis­te­ma».110.

No es cier­to que lo común no sea mer­can­ti­li­za­ble: lo es siem­pre que sea ren­ta­ble y pue­da ven­cer­se la resis­ten­cia popu­lar que lo impi­da. Si vis­lum­bra nego­cio, el capi­tal invier­te en I+D+i para que sea ren­ta­ble, y/​o pre­sio­na al Esta­do para que aplas­te la resis­ten­cia popu­lar y los valo­res socia­les comu­na­lis­tas inhe­ren­tes a lo común; si no vis­lum­bra nego­cio toda­vía, tal vez lle­gue el día que sí sea ren­ta­ble y enton­ces pon­drá en mar­cha su api­so­na­do­ra111 recu­rrien­do a la vio­len­cia sin fron­te­ras112 más atroz para lograr­lo y para ani­qui­lar los valo­res comu­na­lis­tas. La com­pra masi­va de tie­rras, que la FAO denun­ció hace seis años113, sigue cre­cien­do por ejem­plo para pro­du­cir café114, y la pug­na por la pri­va­ti­za­ción del Árti­co se agu­di­za. Ante esta reali­dad se pro­po­ne esca­par de la «lógi­ca bina­ria que nos obli­ga­ba a esco­ger entre pro­pie­dad públi­ca o pri­va­da»115: «La exis­ten­cia de esos espa­cios de eco­no­mía social y soli­da­ria pue­den coexis­tir e hibri­dar­se con otros espa­cios regi­dos por las lógi­cas de mer­ca­do o de la eco­no­mía diri­gi­da»116.

Bajo sus dife­ren­cias super­fi­cia­les la auto­ges­tión cató­li­ca y la «pro­gre» coin­ci­den en lo sus­tan­ti­vo: la auto­ges­tión res­pe­ta la pro­pie­dad bur­gue­sa, no la com­ba­te, evi­ta el pro­ble­ma del poder de cla­se y de la explo­ta­ción social, y cree que vol­cán­do­se en el área de la cir­cu­la­ción y con­su­mo de mer­can­cía va a ter­mi­nar domi­nan­do en área deci­si­va de la gran indus­tria mun­dial, la pro­duc­to­ra de valor. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo el silen­cio de ambos ante el plus­va­lor y la plus­va­lía, uno de los abis­mos que sepa­ra al coope­ra­ti­vis­mo refor­mis­ta de las empre­sas socia­lis­tas117.

Abis­mo apre­cia­ble com­pa­ra­do con los deba­tes del IV Encuen­tro Inter­na­cio­nal «Eco­no­mía de los tra­ba­ja­do­res» don­de se han for­ta­le­ci­do las «fábri­cas socia­lis­tas»118. La uni­dad de pro­duc­ción-con­su­mo, el papel del Esta­do y otros pode­res loca­les, cons­ti­tu­yen una refle­xión per­ma­nen­te de la auto­ges­tión y del coope­ra­ti­vis­mo cam­pe­sino de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria opues­to a la agro­in­dus­tria, que ha sufri­do en 2013 un duro gol­pe119. El poder polí­ti­co es fun­da­men­tal como se ve en los obs­tácu­los que ha de supe­rar la agri­cul­tu­ra fami­liar cam­pe­si­na para resis­tir los ata­ques de la agro­in­dus­tria120. Un ejem­plo posi­ti­vo lo tene­mos en la Gipuz­koa gober­na­da (enton­ces) por EH Bil­du, la cual ayu­dó a Tru­ke, (red de «con­su­mo cola­bo­ra­ti­vo»)121.

Sepa­rar la pro­duc­ción del con­su­mo y esca­quear­se del Esta­do, es ocul­tar el papel cla­ve de la pro­pie­dad pri­va­da. Este es el caso de la fal­sa ver­sión his­tó­ri­ca del ori­gen del lla­ma­do «con­su­mo coope­ra­ti­vo»122. Este dia­rio bur­gués ofre­ce una ima­gen que retro­trae el coope­ra­ti­vis­mo al paleo­lí­ti­co pero sin hablar de la «pro­duc­ción coope­ra­ti­va» ni de la pro­pie­dad común de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, o mejor decir el «comu­nis­mo pri­mi­ti­vo». Otro dia­rio ofi­cial infor­ma que la «eco­no­mía cola­bo­ra­ti­va»123 se cen­tra por aho­ra en trans­por­te y alo­ja­mien­tos, y que el lla­ma­do «con­su­mo cola­bo­ra­ti­vo»124 se extien­de entre per­so­nas mayo­res por razo­nes de aho­rro. Y un ter­ce­ro elo­gia la mone­da social y la ban­ca alter­na­ti­va: más de 70 mone­das socia­les en el Esta­do espa­ñol, 8.000 usua­rios y 500 comer­cios que las acep­tan, e infor­ma que un masa­je en Madrid cues­ta 10 bonia­tos, y un cur­so de tea­tro en Sevi­lla 55 pumas125.

Las mone­das socia­les están res­trin­gi­das a espa­cios limi­ta­dos en don­de no supo­nen peli­gro para el sis­te­ma mone­ta­rio capi­ta­lis­ta. El Ban­co de Espa­ña advir­tió que era «impo­si­ble ade­más de inde­sea­ble» crear una mone­da social para el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, pare­ci­da a la que se pen­sa­ba para Valen­cia126. El incon­men­su­ra­ble poder del capi­tal finan­cie­ro tole­ra la esca­sa acción de la «ban­ca éti­ca» cuyas dife­ren­cias127 no le supo­nen ries­go ni aho­ra ni cuan­do exis­tie­ron las coope­ra­ti­vas, mutuas, cajas de aho­rro del socia­lis­mo utó­pi­co y de la doc­tri­na social cris­tia­na.

Las mone­das socia­les arrai­gan con cri­te­rios de «bien común»128, que algún autor resu­me en tres: uno, no es com­pe­ti­ti­va, es cola­bo­ra­do­ra; dos, no bus­ca aumen­tar el PIB y la acu­mu­la­ción finan­cie­ra, sino el «bien común con­se­gui­do», la «feli­ci­dad nacio­nal bru­ta»; y tres, cues­tio­na la pro­pie­dad y la heren­cia129. Se agra­de­ce saber que algu­na corrien­te del «bien común» «cues­tio­na» la pro­pie­dad y la heren­cia pero es nece­sa­rio un com­ba­te sis­te­má­ti­co con­tra ellas. La ambi­güe­dad es tan gran­de que los defen­so­res del «mer­ca­do» se cue­lan por la míni­ma ren­di­ja.

En efec­to, la poro­si­dad e impre­ci­sión con­cep­tual que carac­te­ri­za a muchas de las prác­ti­cas de lo que defi­ni­mos como auto­ges­tión refor­mis­ta es tal que el frau­de pue­de colar­se por cual­quier hue­co, como es el caso de los lla­ma­dos «bit­coin»130 que fun­cio­nan como mone­das vir­tua­les que debie­ran sus­ti­tuir al dine­ro clá­si­co en los nego­cios en Inter­net con cla­ras ven­ta­jas para sus usua­rios. Tam­bién se pue­de con­fun­dir el «con­su­mo coope­ra­ti­vo» sin afán de lucro con la pro­pa­gan­da empre­sa­rial de supues­to «con­su­mo bara­to» median­te el empleo de inter­net, como en Chi­na Popu­lar don­de reba­jan un 40% el pre­cio de un auto­mó­vil131.

Por ejem­plo, la red Uber y otras son un ejem­plo de «con­su­mo coope­ra­ti­vo» que no cues­tio­na los pila­res capi­ta­lis­tas sino que ade­cua al pre­sen­te la anti­gua coope­ra­ción de con­su­mi­do­res. Al no com­ba­tir la lógi­ca capi­ta­lis­ta, ter­mi­na ocu­rrien­do que:

Se está abrien­do el deba­te sobre si deben o no vol­ver­se lucra­ti­vas estas enti­da­des. Bla­bla­car ya ha empe­za­do a cobrar comi­sio­nes por poner en con­tac­to a con­duc­to­res y via­je­ros […] Lo cier­to es que no todas las pla­ta­for­mas cami­nan hacia un pro­ce­so lucra­ti­vo. Des­de Segun­da­mano ase­gu­ran que no tie­nen pen­sa­do cobrar más que a los pro­fe­sio­na­les que ofre­cen sus ser­vi­cios, como han hecho siem­pre […] Los inver­so­res tam­bién apues­tan por el sec­tor, por lo que las expec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to son muy ele­va­das de cara al futu­ro132.

Si «los inver­so­res apues­tan por el sec­tor» es que otean bene­fi­cios: «La eco­no­mía cola­bo­ra­ti­va o con­su­mo cola­bo­ra­ti­vo quie­re cam­biar el mun­do. Plan­tea una revo­lu­ción abra­za­da a las nue­vas tec­no­lo­gías. El Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) le cal­cu­la un poten­cial de 110.000 millo­nes de dóla­res (82.000 millo­nes de euros). Hoy ron­da los 26.000 millo­nes. Y quie­nes par­ti­ci­pan a títu­lo per­so­nal en este sis­te­ma basa­do en inter­cam­biar y com­par­tir bie­nes y ser­vi­cios a tra­vés de pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas se embol­san, según la revis­ta For­bes, más de 3.500 millo­nes de dóla­res (2.580 millo­nes de euros)»133. Sur­ge un sec­tor empre­sa­rial que se enri­que­ce con la «eco­no­mía cola­bo­ra­ti­va» y el supues­to «comer­cio jus­to» que en reali­dad es «comer­cio menos injus­to»134.

El cre­cien­te coope­ra­ti­vis­mo yan­qui crea «ham­bre de demo­cra­cia», pero a la vez y por su mis­ma con­tra­dic­ción bene­fi­cia a sec­to­res capi­ta­lis­tas: Por ejem­plo, la cono­ci­da como «eco­no­mía soli­da­ria» de Lumum­ba «fue capaz de con­ven­cer a la comu­ni­dad empre­sa­rial de la ciu­dad de abra­zar a las coope­ra­ti­vas de tra­ba­jo como un medio prag­má­ti­co para ase­gu­rar que el capi­tal se man­tu­vie­ra den­tro de la ciu­dad»135, Lumum­ba sabía que los empre­sa­rios se enri­que­ce­rían pero espe­ra­ba que el ham­bre de demo­cra­cia gene­ra­do por la auto­ges­tión empo­de­ra­ría al pue­blo. Un ries­go simi­lar corre el comer­cio jus­to que se expan­de por Nues­tra Amé­ri­ca136, que pue­de caer par­cial­men­te en manos de la expan­si­va indus­tria turís­ti­co-cul­tu­ral.

En Eus­kal Herria exis­te un movi­mien­to «[…] de empre­sas coope­ra­ti­vas, socia­les y de inser­ción (todas no lucra­ti­vas) que cubren un amplio aba­ni­co de pro­duc­tos y ser­vi­cios: agri­cul­tu­ra local y eco­ló­gi­ca, hos­te­le­ría, pro­duc­tos recu­pe­ra­dos (mue­bles, ropa, com­ple­men­tos, etc.), cul­tu­ra libre, comu­ni­ca­ción, lim­pie­za, seri­gra­fía, cons­truc­ción, ser­vi­cios a per­so­nas, segu­ros, etc., así como ini­cia­ti­vas rela­cio­na­das con sec­to­res cla­ve para la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas eco­nó­mi­cas: sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, finan­zas éti­cas, reci­cla­je y recu­pe­ra­ción, inclu­sión social, ener­gías reno­va­bles, comer­cio jus­to, mone­da social, infor­ma­ción alter­na­ti­va, etcé­te­ra»137. Movi­mien­to según el cual: «El prin­ci­pal obje­ti­vo del nego­cio no es el incre­men­to del capi­tal, sino la pro­mo­ción de las per­so­nas que tra­ba­jan en ellas, al tiem­po que la toma de deci­sio­nes se rea­li­za en equi­po y de for­ma cola­bo­ra­ti­va»138.

En este con­tex­to, sur­gen deba­tes sobre si la auto­ges­tión refor­mis­ta pue­de ser la vía socio­eco­nó­mi­ca que sus­ten­te una Eus­kal Herria «inde­pen­dien­te»: esto es impo­si­ble por­que no pue­de exis­tir inde­pen­den­cia efec­ti­va, real, si no va uni­da al poder socia­lis­ta139. Como esta­mos vien­do, la auto­ges­tión refor­mis­ta acep­ta la pro­pie­dad pri­va­da. La mun­dia­li­za­ción de la ley del valor y del capi­tal finan­cie­ro hace que inclu­so Esta­dos for­mal­men­te libres sean en reali­dad «vasa­llos finan­cie­ros»140 de los gran­des Esta­dos. Las nacio­nes opri­mi­das, sin Esta­do pro­pio, sere­mos inde­pen­dien­tes de ver­dad cuan­do sea­mos pro­pie­ta­rios colec­ti­vos de nues­tras fuer­zas pro­duc­ti­vas.

A. Men­di­za­bal está en lo cier­to cuan­do defien­de el papel del coope­ra­ti­vis­mo en la cons­truc­ción de un Esta­do vas­co:

[…] el camino de nues­tra auto­or­ga­ni­za­ción polí­ti­ca, de nues­tra auto­ges­tión y de nues­tra auto­su­fi­cien­cia […] la con­so­li­da­ción de un sec­tor coope­ra­ti­vo socia­lis­ta más entron­ca­do hacia lo socio-comu­ni­ta­rio, en el que la orien­ta­ción socio­eco­nó­mi­ca y las gran­des direc­tri­ces se deci­den de mane­ra com­par­ti­da entre las uni­da­des coope­ra­ti­vas y los órga­nos corres­pon­dien­tes de pla­ni­fi­ca­ción […] a tra­vés de la pla­ni­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ti­va per­mi­ta selec­cio­nar las nece­si­da­des y prio­ri­da­des socia­les fun­da­men­ta­les de la comu­ni­dad. La segun­da exi­ge la exis­ten­cia de un sis­te­ma de par­ti­ci­pa­ción obre­ra y popu­lar, que abar­ca tan­to los pro­ce­sos socio-pro­duc­ti­vos como los sis­te­mas de ges­tión cívi­co-ciu­da­da­na, que tie­ne por obje­ti­vo ubi­car a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras y sec­to­res popu­la­res en el pro­ta­go­nis­mo del desa­rro­llo eco­nó­mi­co-social y en la reso­lu­ción de sus pro­ble­mas espe­cí­fi­cos141.

Un tema cen­tral del deba­te es el de las rela­cio­nes entre movi­mien­tos popu­la­res, socia­les, sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les, etc., que sos­tie­nen esas luchas y las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se: exis­te una dia­léc­ti­ca entre ambas par­tes, las dos son impres­cin­di­bles y se fusio­nan en la pra­xis colec­ti­va. El refor­mis­mo se obs­ti­na en reabrir un deba­te zan­ja­do por la his­to­ria: «sin van­guar­dia la huma­ni­dad se sui­ci­da»142.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 26 de agos­to de 2015

1 F. Hou­tart: Reli­gión y modos de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­tas, IEPALA, Madrid 1989, pp. 11 y ss.
2 M. Beer: His­to­ria gene­ral del socia­lis­mo, Siglo Vein­te, Bue­nos Aires 1973, p. 9
3 A. Rebo­llo: «Una his­to­ria de rebe­lión y dilu­vio», Días rebel­des, cró­ni­cas de insu­mi­sión, Octae­dro, Bar­ce­lo­na 2009, pp. 10 – 12.
4 A. Eide: «El dere­cho a opo­ner­se a las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos…», Sobre la resis­ten­cia a las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, Serbal/​Unesco, Bar­ce­lo­na 1984, pp. 42 – 43.
5 T. Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2011, p. 177.
6 J. Ches­naux: «Las tra­di­cio­nes igua­li­ta­rias y utó­pi­cas en Orien­te», His­to­ria Gene­ral del Socia­lis­mo, Des­tino, Bar­ce­lo­na 1976, tomo I, p. 48.
7 J. Ches­naux: «Las tra­di­cio­nes igua­li­ta­rias y utó­pi­cas en Orien­te», His­to­ria Gene­ral del Socia­lis­mo, Des­tino, Bar­ce­lo­na 1976, tomo I, p. 29.
8 Ciro F. S. Car­do­so y H. Pérez Brig­no­li: Los méto­dos de la his­to­ria, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1981, p. 322.
9 B. R. Nar­va­ja y Lui­sa V. Pinot­ti: Vio­len­cia, pobla­ción e iden­ti­dad en la colo­ni­za­ción de la Amé­ri­ca his­pa­na, Ende­ba, Bue­nos Aires 2001, pp. 60 y ss.
10 W. R. Jacobb: El expo­lio del indio nor­te­ame­ri­cano, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1973, pp. 105 y ss.
11 D. Har­vey: Die­ci­sie­te con­tra­dic­cio­nes y el fin del capi­ta­lis­mo, IAEN, Madrid 2014, p. 66.
12 M. Beaud: His­to­ria del capi­ta­lis­mo. De 1500 a nues­tros días, Ariel, Madrid 1986, pp. 29 – 55.
13 Mª Pala­cios Alcal­de: «Por­tu­gal en el siglo XVIII», Gran His­to­ria Uni­ver­sal, CIL, Madrid 1986, tomo 18, pp. 155 – 156.
14 C. Andrés Ortiz: ¿Reedi­ción del Tra­ta­do de Methuen?, 29 de julio de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
15 K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro I, pp. 607 – 649.
16 D. Har­vey: Guía de El Capi­tal de Marx, libro I, Akal, Madrid, pp. 295 – 304.
17 K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro III, p. 387.
18 K. Marx: «Los Deba­tes sobre la Ley acer­ca del Robo de Leña», En Defen­sa de la liber­tad, Los artícu­los de la Gace­ta Rena­na 1842 – 1843, Fer­nan­do Torres Edi­tor, Valen­cia 1983, p, 226.
19 K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro III, p. 322.
20 K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro III, pp. 322 – 323.
21 P. Wal­ton y A. Gam­ble: Pro­ble­mas del mar­xis­mo con­tem­po­rá­neo, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1976, p. 46.
22 N. Kohan: Empe­ce­mos leyen­do a Marx, Gama Grá­fi­cas Dise­ño, León 2013, p. 145.
23 Dic­cio­na­rio, Espa­sa-Cal­pe, Madrid 1957, tomo VII, p, 658.
24 M. Mar­ko­vic: «Auto­ges­tión», Dic­cio­na­rio de pen­sa­mien­to mar­xis­ta, Tec­nos, Madrid 1984, pp. 58 – 59.
25 S. Yeo: «Aso­cia­ción coope­ra­ti­va», Dic­cio­na­rio de pen­sa­mien­to mar­xis­ta, Tec­nos, Madrid 1984, pp. 51 – 53.
26 B. Fine: «Coope­ra­ción», Dic­cio­na­rio de pen­sa­mien­to mar­xis­ta, Tec­nos, Madrid 1984, p. 178.
27 P. Goo­de: «Con­se­jos», Dic­cio­na­rio de pen­sa­mien­to mar­xis­ta, Tec­nos, Madrid 1984, pp. 171 – 174
28 R. Hyman: «Sin­di­ca­lis­mo» y «Sin­di­ca­tos», Dic­cio­na­rio de pen­sa­mien­to mar­xis­ta, Tec­nos, Madrid 1984, pp. 673 – 678.
29 A. Velar­de: Invi­ta­ción a la auto­ges­tión: en bus­ca de una alter­na­ti­va social (www​.pra​xi​se​na​me​ri​ca​la​ti​na​.org)
30 L. Carre­te­ro Mira­mar: La auto­ges­tión viva, Edi­cio­nes Quei­ma­da, Madrid 2013, p. 97.
31 K. Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, Obras Esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo II, p. 236.
32 M. López: Demo­cra­cia eco­nó­mi­ca y coope­ra­ti­vis­mo, 1 de diciem­bre de 2013 (www​.alba​sud​.org).
33 AA.VV.: «Cues­tio­nes femi­nis­tas», His­to­ria popu­lar y teo­ría socia­lis­ta, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1984, pp. 239 – 270.
34 A. Figue­roa Cor­ne­jo: «Esta es la hora pro­pi­cia para la rebe­lión de las muje­res», Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Argen­ti­na, nº 134, pp. 18 – 19.
35 I. Gil de San Vicen­te: Coope­ra­ti­vis­mo obre­ro, con­se­jis­mo y auto­ges­tión socia­lis­ta. Algu­nas lec­cio­nes para Eus­kal Herria, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 3013, p. 1.
36 I. Gil de San Vicen­te: Coope­ra­ti­vis­mo obre­ro, con­se­jis­mo y auto­ges­tión socia­lis­ta. Algu­nas lec­cio­nes para Eus­kal Herria, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 3013, p. 2.
37 D. Day: Con­quis­ta, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2006, pp. 177 – 178.
38 D. Day: Con­quis­ta, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2006, p. 179.
39 D. Gluscks­tein: La otra his­to­ria de la segun­da gue­rra mun­dial, Ariel, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 189 – 237.
40 N. Davies: Var­so­via, 1944. Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 2005, pp. 217 – 302.
41 M. Kune­ne: «Ori­gen e his­to­ria de los movi­mien­tos de libe­ra­ción como medios de lucha…», Sobre la resis­ten­cia a las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, Serbal/​Unesco, Bar­ce­lo­na 1984, pp. 149 – 162.
42 K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro III, pp. 232 – 239.
43 Th. dos San­tos: Del terror a la espe­ran­za, Mile­nio Libre, Cara­cas 2006, pp. 395 – 396.
44 B. Hayes, «El Esta­do vigi­lan­te: los archi­vos de la NSA y la res­pues­ta glo­bal», Esta­do de excep­ción y con­trol social. FUHEM, Madrid 2015, pp. 27 – 42.
45 R. Vidal Jimé­nez: El capi­ta­lis­mo (dis­ci­pli­na­rio) de redes y cul­tu­ra (glo­bal) del mie­do, Edi­cio­nes del Signo, Bue­nos Aires 2005, pp. 58 – 59.
46 R. Vidal Jimé­nez: El capi­ta­lis­mo (dis­ci­pli­na­rio) de redes y cul­tu­ra (glo­bal) del mie­do, Edi­cio­nes del Signo, Bue­nos Aires 2005, pp. 130 – 131.
47 R. Bel­tran: «El coope­ra­ti­vis­mo agra­rio», Sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, bio­di­ver­si­dad y cul­tu­ras, noviem­bre 2013, nº 15, p. 6.
48 N. Kohan (com­pi­la­dor): Cien­cias socia­les y mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano, CIPEC, Argen­ti­na 2014, p. 207.
49 N. Kohan (com­pi­la­dor): Cien­cias socia­les y mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano, CIPEC, idem, pp. 272 – 273.
50 N. Kohan (com­pi­la­dor): Cien­cias socia­les y mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano, CIPEC, idem, p. 276.
51 N. Kohan (com­pi­la­dor): Cien­cias socia­les y mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano, CIPEC, idem, p. 274.
52 K. Marx: El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, p. 453,
53 A. R. Cañil: Así resis­te en hos­pi­tal onco­ló­gi­co de Ate­nas, 3 de julio de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
54 B. Gutié­rrez: Gre­cia se vuel­ca en la auto­ges­tión, 15 de diciem­bre de 2014 (www​.eldia​rio​.es).
56 S. López Arnal: Entre­vis­ta a A. Cues­ta (II), «El papel de las muje­res ha sido fun­da­men­tal», 13 de octu­bre de 2014 (www.rebelion.or).
57 M. Font: El gran sal­to ade­lan­te del coope­ra­ti­vis­mo en Cata­lu­ña, 14 de junio de 2015 (www​.publi​co​.es).
58 COCEAVIS, nº 13, abril-julio 2015.
59 A. Cas­tro­no­vo y E. Giglia­re­lli: Tra­ba­jo sin patrón en Euro­pa, 17 de agos­to de 2014 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
60 A. Aha­ro­nian: 28 de agos­to de 2013 (www​.alai​net​.org).
61 P. Heller: Gre­cia: reabren la tele­vi­sión públi­ca, 12 de mar­zo de 2015 (www​.po​.org​.ar).
62 M. Her­nán­dez: Auto­ges­tión en VIOME: «Para recu­pe­rar la fábri­ca nos guía el ejem­plo de Argen­ti­na», 20 de mar­xo de 2015 (www​.lahai​ne​.org).
63 M. Sosa: En Euro­pa, en el mar­co de la cri­sis actual, el movi­mien­to de empre­sas recu­pe­ra­das por sus tra­ba­ja­do­res está dan­do sus pri­me­ros pasos, 19/​03/​2015 (www​.rebe​lion​.org).
64 N. Allen, «Rena­ce en los afro­ame­ri­ca­nos la nece­si­dad de orga­ni­zar­se», Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Argen­ti­na, nº 134, julio 2015, p. 21.
65 N. Allen: «Rena­ce en los afro­ame­ri­ca­nos la nece­si­dad de orga­ni­zar­se», Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Argen­ti­na, nº 134, julio 2015, p. 21.
66 M. Agui­lar Mora: Méxi­co. Un nue­vo desa­fío para Peña Nie­to. Las movi­li­za­cio­nes magis­te­ria­les, 26 de julio de 2015 (www​.enla​ce​so​cia​lis​ta​.org).
67 M. Her­nán­dez: Movi­mien­tos de ocu­pa­ción fabril y auto­ges­tión obre­ra en Argen­ti­na, 30 de mar­zo de 2012 (www​.argen​press​.info).
68 M. Her­nán­dez: Movi­mien­tos de ocu­pa­ción fabril y auto­ges­tión obre­ra en Argen­ti­na, 30 de mar­zo de 2012 (www​.argen​press​.info).
69 A. Maes­tre: El nego­cio de la segu­ri­dad pri­va­da de la ultra­de­re­cha, 11 de diciem­bre de 2013 (www​.lama​rea​.com).
70 Cla­ra y Jor­di Blan­char: Brix­tol se mue­ve con­tra la gen­tri­fi­ca­ción, 30 de junio de 2015 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
71 O. Jones: Chavs, La demo­ni­za­ción de la cla­se obre­ra, Capi­tán Swing, Madrid 2012, pp. 171 y ss.
72 D. Har­vey: Die­ci­sie­te con­tra­dic­cio­nes y el fin del capi­ta­lis­mo, IAEM, Madrid 2014, p. 157.
73 AA.VV.: auto­ges­tión y la ini­cia­ti­va popu­lar como arma en la lucha por el socia­lis­mo, 13 de junio de 2015 (www​.boltxe​.info).
74 Mª J. Este­so Poves: Ban­cos de ali­men­tos auto­ges­tio­na­dos, una alter­na­ti­va soli­da­ria, 20 de octu­bre de 2013 (www​.dia​go​nal​pe​ri​di​co​.net).
75 C. Cruz Rojo: La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria: base para un poder real de los pue­blos, 2 de julio de 2014 (www​.matxin​gu​nea​.org).
76 H. Rodrí­guez: Rebe­la­das con­tra la pobre­za, 18 de octu­bre de 2013 (www​.dia​go​nal​pe​ri​di​co​.net).
77 COCEAVIS, año III, nº 10 agos­to-octu­bre 2014.
78 G. Ramí­rez: Ocu­par, resis­tir, pro­du­cir, 2 de octu­bre de 2014 (www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com).
79 J. Mar­tí­nez: Diez meses de con­trol obre­ro en Mady­graf, 10 de junio de 2015 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
80 I. Jimé­nez Gómez: De la fábri­ca recu­pe­ra­da a la red de empre­sas coope­ra­ti­vas, 29 de diciem­bre de 2014 (www​.elsal​mon​con​tra​co​rrien​te​.es).
82 G. Truc­chi: RiMa­flow: sue­ños y expec­ta­ti­vas de una fábri­ca recu­pe­ra­da, 26 de diciem­bre de 2014 (www​.rebe​lion​.org).
83 M. Almi­sas Albén­diz: Fábri­ca cerra­da, fábri­ca toma­da. La toma de gran­des fábri­cas como nece­sa­ria (re)organización de la cla­se obre­ra, 31 de mar­zo de 2014 (www​.kao​sen​la​red​.net).
84 V. M. Tole­do: Auto­ges­tión ciu­da­da­na: 12 accio­nes para la auto­de­fen­sa, mar­zo de 2014 (www​.rcci​.net).
85 L. Carre­te­ro Mira­mar: La auto­ges­tión viva, Edi­cio­nes Quei­ma­da, Madrid 2013, p. 20.
86 Gru­pos de auto­de­fen­sa entre­gan a los ciu­da­da­nos las tie­rras del cri­men orga­ni­za­do, 16 de enero de 2014 (www​.naiz​.eus).
87 M. Her­nán­dez, Movi­mien­tos de ocu­pa­ción fabril y auto­ges­tión obre­ra en Argen­ti­na, 30/​03/​2012 (www​.argen​press​.info)
88 C. Samary: Los fines y los medios, ¿Qué pro­yec­to de auto­ges­tión socia­lis­ta?, 31 de mar­zo de 2005 (www​.revol​ta​glo​bal​.cat).
89 AA.VV.: Cuba: Pro­pie­dad Social y Cons­truc­ción Socia­lis­ta, II Tomos, CNTE-SNTE, Méxi­co 2011; A. Fer­nán­dez: La Coope­ra­ti­va, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2012; C. Piñei­ro (com­pi­la­do­ra): Coope­ra­ti­vas y socia­lis­mo, Edit. Cami­nos, La Haba­na 2011; M. Díaz: El Pen­sa­mien­to Eco­nó­mi­co del Che Gue­va­ra y el coope­ra­ti­vis­mo, CCC, Bue­nos Aires (www​.cen​tro​cul​tu​ral​.coop).
90 G. López y S. Ishi­bashi: Tre­ce años de una fábri­ca mili­tan­te pro­du­cien­do bajo ges­tión obre­ra, 4 de sep­tiem­bre de 2014 (www​.ft​-ci​.org).
91 AA.VV.: ALBA TV: los movi­mien­tos socia­les lati­no­ame­ri­ca­nos cons­tru­yen su tele­vi­sión 8 de agos­to de 2015 (www​.escue​la​po​pu​lar​ci​neytv​.word​press​.com).
92 J.L. Zim­mer­mann: El con­su­mo cola­bo­ra­ti­vo tie­ne la capa­ci­dad de sacar a la luz eco­no­mía sumer­gi­da, 21 de agos­to de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
93 P. Gómez Dam­bo­re­nea: El Rey ala­ba el mode­lo coope­ra­ti­vo de Mon­dra­gón y desea que sur­jan más gru­pos simi­la­res, 10 de sep­tiem­bre de 2004 (www​.elpais​.com).
94 Mª J. Este­so Poves: Este decre­to fre­na el desa­rro­llo del auto­con­su­mo, 2 de agos­to de 2015 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
95 Mª J. Este­so Poves: Este decre­to fre­na el desa­rro­llo del auto­con­su­mo, 24 de julio de 2015 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
96 L. Gon­zá­lez: Las obse­sio­nes del oli­go­po­lio eléc­tri­co, 27 de julio de 2015 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
97 G. Man­za­ne­ra Beni­to: Auto­con­su­mo: cam­biar el mer­ca­do eléc­tri­co o cam­biar el sis­te­ma eléc­tri­co, 14 de julio de 2015 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
98 B. Mon­ta­ño: Ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas con­tra los oli­go­po­lios: com­pras colec­ti­vas de gaso­li­nas, luz y tele­fo­nía, 29 de mar­zo de 2015 (www​.voz​po​pu​li​.com).
99 M. Her­nán­dez: «El agua de 30 mil per­so­nas ame­na­za­da», Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, nº 134, Argen­ti­na 2015 p. 37.
100 T. Kucharz: El Tra­ta­do de Libre Comer­cio EEUU-UE ame­na­za la eco­no­mía soli­da­ria, 9 de junio de 2015 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
101 J. Díez: Hablan­do de auto­ges­tión, 9 de julio de 2014 (www​.borro​ka​ga​raia​.word​press​.com).
102 A. Vivas Terán: Auto­ges­tión, Colec. UTAL, Vene­zue­la 1982, p. 26.
103 J. Pablo II: Labo­rens Exer­cens. 14 de sep­tiem­bre de 1981 (www​.vati​can​.va).
104 A. Vivas Terán: Auto­ges­tión, Colec. UTAL, Vene­zue­la 1982, pp. 31 – 32.
105 A. Vivas Terán: Auto­ges­tión, Colec. UTAL, Vene­zue­la 1982, pp. 34 – 35.
106 A. Vivas Terán: Auto­ges­tión, Colec. UTAL, Vene­zue­la 1982, p. 48.
107 A. Vivas Terán: Auto­ges­tión, Colec. UTAL, Vene­zue­la 1982, pp. 61 – 62.
108 A. Vivas Terán: Auto­ges­tión, Colec. UTAL, Vene­zue­la 1982, p. 79.
109 J. Subirat Humet: «Algu­nos apun­tes sobre la rela­ción entre los bie­nes comu­nes y la eco­no­mía social y soli­da­ria», Otra Eco­no­mía, vol. 5, nº 9, julio-diciem­bre 2011, p. 197.
110 J. Subirat Humet: «Algu­nos apun­tes sobre la rela­ción entre los bie­nes comu­nes y la eco­no­mía social y soli­da­ria», Otra Eco­no­mía, vol. 5, nº 9, julio-diciem­bre 2011, p. 197.
111 T. Pin­to: Nacio­nes Uni­das igno­ra a los cien­tí­fi­cos y con­ce­de otro con­tra­to para explo­rar minas bajo el mar, 3 de agos­to de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
112 M. Dinuc­ci: La ofen­si­va de la OTAN glo­bal, 10 de mayo de 2015 (www​.lahai​ne​.org).
113 S. Mure­su: La FAO aler­ta sobre la com­pra masi­va de tie­rras, 26 de junio de 2009 (www​.rebe​lion​.org).
114 Mª J. Este­so Poves: Las empre­sas que roban nues­tras tie­rras cul­ti­van café y fru­tas en ellas, 3 de mayo de 2012 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).
115 J. Subirat Humet: «Algu­nos apun­tes sobre la rela­ción entre los bie­nes comu­nes y la eco­no­mía social y soli­da­ria», Otra Eco­no­mía, vol. 5, nº 9, julio-diciem­bre 2011, p. 196.
116 J. Subirat Humet: «Algu­nos apun­tes sobre la rela­ción entre los bie­nes comu­nes y la eco­no­mía social y soli­da­ria», Otra Eco­no­mía, vol. 5, nº 9, julio-diciem­bre 2011, p. 202.
117 N. Apon­te: Coope­ra­ti­vas o empre­sas socia­lis­tas. 03/​09/​2013 (www​.rebe​lion​.org)
118 M. Her­nán­dez, Cons­truir muchas fábri­cas socia­lis­tas (I y II), 26 – 30 de julio de 2013 (www​.lahai​ne​.org).
119 S. Ortiz: «La ley de inte­gra­ción de coope­ra­ti­vas», Sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, bio­di­ver­si­dad y cul­tu­ras, noviem­bre 2013, nº 15 p. 21.
120 F. Hou­tart: La agri­cul­tu­ra fami­liar cam­pe­si­na: ilu­sión o desa­fío, 8 de agos­to de 2015 (www​.lahai​ne​.org).
121 3 de noviem­bre de 2014 (www​.gara​.net).
122 28 de julio de 2014 (www​.cin​co​dias​.com).
123 V. Ruiz de Almi­rón: La eco­no­mía cola­bo­ra­ti­va ha lle­ga­do para que­dar­se, 16 de octu­bre de 2014 (www​.abc​.es).
124 2 de agos­to de 2015 www​.abc​.es).
125 Lucas de la Cal: 27 de octu­bre de 2015 (www​.elmun​do​.es).
126 A. M. Vélez: 19 de junio de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
127 J. Ale­mán: Ocho dife­ren­cias entre la ban­ca éti­ca y la ban­ca tra­di­cio­nal, 7 de mayo de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
128 31 de diciem­bre de 2014 (www​.insur​gen​te​.org).
129 E. J. Diez Gutié­rrez: La eco­no­mía del bien común, 19 de junio de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
130 El bit­coin, una mone­da vir­tual con mala repu­tación, 23 de agos­to de 2015 (www​.gara​.net).
131 6 de agos­to de 2015 (www​.elpais​.com).
132 28 de julio de 2014 (www​.cin​co​dias​.com).
133 M. A. Gar­cía Vega: La impa­ra­ble eco­no­mía cola­bo­ra­ti­va, 21 de junio de 2014 (www​.elpais​.com).
134 Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Entre­vis­ta a W. Wen­de­lin, de Aska­pe­na, 9 de agos­to de 2015 (www.boltxe,info).
135 C. Conn: Las coope­ra­ti­vas le pro­por­cio­nan a la gen­te ham­bre de demo­cra­cia, 26 de mayo de 2014 (www​.kao​sen​la​red​.net).
136 C. Mor­so­lin: Entre­vis­ta al Euro­dipu­tado F. Mar­ce­lle­si, 29 de mayo de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
137 C. Azkun­ze: REAS (Red de Eco­no­mía Alter­na­ti­va y Soli­da­ria) Otra eco­no­mía para una vida mejor, 16 de noviem­bre de 2013 (www​.gara​.net).
138 La eco­no­mía social gana pre­sen­cia al unir­se en la pla­ta­for­ma EGES, 26 de mar­zo de 2015 (www​.gara​.net).
139 G. Ezkur­dia: «Tras­fon­dos de ilu­sio­nes», Eus­kal esta­tua egin­ki­zun, hacia un Esta­do vas­co, Herria 2000 Eli­za, Bil­bo, nº 256, 2015, p. 21.
140 R. Urie: La crea­ción de un vasa­lla­je finan­cie­ro glo­bal, 25 de febre­ro de 2015 (www​.rebe​lion​.org).
141 A. Men­di­za­bal: El movi­mien­to coope­ra­ti­vo y el nue­vo esta­do vas­co, 6 de agos­to de 2015 (www​.gara​.net).
142 T. Val­de­rra­ma y A, Apon­te 09/​07/​2015 ela​ra​do​yel​mar​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *