27‑S: Por la Rup­tu­ra y un Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te hacia una ver­da­de­ra soberanía

x Red Roja
Cata­lun­ya vive des­de hace cin­co años un inten­so deba­te social y nacio­nal que va a tener un hito deci­si­vo de expre­sión en las elec­cio­nes del 27 de Setiem­bre. Se diri­me la volun­tad de ini­ciar un pro­ce­so de rup­tu­ra con el régi­men del 78 y la posi­bi­li­dad de abrir un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te don­de el pue­blo cata­lán dé cur­so a las rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas y socia­les para cam­biar­lo todo, des­de la for­ma de Esta­do has­ta la de orga­ni­zar­se socialmente.
El movi­mien­to popu­lar por la eman­ci­pa­ción nacio­nal en Cata­lun­ya no es una manio­bra del pre­si­den­te Mas, ni siquie­ra de la bur­gue­sía nacio­na­lis­ta mani­pu­lan­do a una pobla­ción cré­du­la como ase­gu­ran los medios de comu­ni­ca­ción ‑casi todos al ser­vi­cio del capi­tal y el nacio­na­lis­mo espa­ñol-: es un movi­mien­to com­ple­jo y social­men­te trans­ver­sal que reco­ge la con­cien­cia his­tó­ri­ca de humi­lla­ción y opre­sión nacio­nal, de prohi­bi­cio­nes e impo­si­cio­nes lin­güís­ti­cas, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas y de dis­cri­mi­na­ción polí­ti­ca y jurí­di­ca… A la sali­da del fran­quis­mo, la Cons­ti­tu­ción del 78 cerró en fal­so las cues­tio­nes demo­crá­ti­cas con un pac­to entre el gran capi­tal esta­tal y las bur­gue­sías nacio­na­lis­tas que deja­ba intac­tos los pila­res del régi­men, el ejér­ci­to, las fuer­zas repre­si­vas, la judi­ca­tu­ra, los pri­vi­le­gios de la Igle­sia Cató­li­ca, etc. y la for­ma de esta­do con la Monar­quía y la nega­ción de la auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes his­tó­ri­cas inte­gra­das por la fuer­za en el esta­do espa­ñol. El alla­na­mien­to a ese pac­to por las direc­cio­nes del PSOE y del PCE, renun­cian­do a la Repú­bli­ca y al pro­gra­ma demo­crá­ti­co y social, dio paso al «Esta­do de las auto­no­mías» que la cri­sis eco­nó­mi­ca y la corrup­ción han corroí­do y agrie­ta­do en extremo.
Cata­lun­ya es, pues, el pun­to álgi­do de una tri­ple cri­sis y el actual pro­ce­so polí­ti­co actúa como cata­li­za­dor en todo el Esta­do: una cri­sis nacio­nal abier­ta des­de que el poli­ti­za­do Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal emi­tió la sen­ten­cia con­tra el Esta­tut apro­ba­do y refren­da­do, ponien­do en pri­mer plano de la res­pues­ta popu­lar el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. Una cri­sis eco­nó­mi­ca y social que es el esta­lli­do de la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo agra­va­da por los recor­tes impues­tos por la UE, el FMI y el BM para ase­gu­rar­se el pago de la deu­da y eli­mi­nar las con­quis­tas socia­les. Una cri­sis demo­crá­ti­ca que ha reve­la­do la podre­dum­bre de las ins­ti­tu­cio­nes, la corrup­ción gene­ra­li­za­da y la nece­si­dad de una nue­va polí­ti­ca basa­da en la par­ti­ci­pa­ción, la demo­cra­cia direc­ta y la auto­or­ga­ni­za­ción popular.
Cier­ta­men­te esa cri­sis de hon­do cala­do en el Esta­do espa­ñol expli­ca el “pul­so ins­ti­tu­cio­nal” entre cola­bo­ra­do­res de siem­pre. En este sen­ti­do, hemos de aler­tar de que la “apues­ta por la inde­pen­den­cia” por par­te de Más y su recha­zo fron­tal por par­te de Madrid sean uti­li­za­dos para des­viar res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas en la ges­tión de los bru­ta­les recor­tes socia­les que pade­ce­mos. E inclu­so de que deven­ga en arma de nego­cia­ción de cuo­tas de poder den­tro del Esta­do espa­ñol. Pero lo esen­cial a resal­tar es que por la grue­sas grie­tas de ese “Esta­do de las auto­no­mías” vuel­ven a emer­ger las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas, las con­tra­dic­cio­nes de cla­se y las aspi­ra­cio­nes nacio­na­les nun­ca resuel­tas democráticamente.
El 27‑S se va a expre­sar tam­bién, por tan­to, una volun­tad real de supe­rar el Esta­do de las auto­no­mías y de que el pue­blo de Cata­lun­ya deci­da por sí mis­mo el futu­ro, rom­pien­do uni­la­te­ral­men­te el can­da­do del Régi­men y la Cons­ti­tu­ción anti­de­mo­crá­ti­ca. Ante esta situa­ción, los comu­nis­tas no somos neu­tra­les, esta­mos incon­di­cio­nal­men­te con el pue­blo opri­mi­do y por que pue­da ejer­cer su deci­sión, inde­pen­den­cia inclui­da. Pero los comu­nis­tas tam­bién tene­mos otras tareas que se des­pren­den de nues­tro inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio y del reto de man­te­ner la inde­pen­den­cia estra­té­gi­ca y de cla­se en la pre­sen­te coyun­tu­ra de auge del movi­mien­to nacio­nal en Catalunya.
Una vez deja­do cla­ro nues­tro apo­yo de prin­ci­pio al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y, por tan­to, de inde­pen­den­cia (sea cual sea la línea de cla­se que se impon­ga en el movi­mien­to nacio­nal), debe­mos inter­ve­nir en varios sen­ti­dos. Por un lado, para que lo “nacio­nal” no tra­be la uni­dad de cla­se (inde­pen­dien­te de la pro­ce­den­cia nacio­nal e inclu­so de la posi­ción que se ten­ga al res­pec­to), empu­jan­do al máxi­mo la movi­li­za­ción social con­tra las medi­das de recor­tes socio-labo­ra­les, etc. y advir­tien­do sobre la uti­li­za­ción de “lo nacio­nal” por par­te de la bur­gue­sía cata­la­na para tapar su agre­sión de cla­se. Por otro lado, esta­re­mos codo a codo con aque­llos com­pa­ñe­ros de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta –que hoy por hoy tra­ba­jan mayo­ri­ta­ria­men­te en el seno de la CUP- y que aler­tan con­tra la ame­na­za de que la pro­pia bur­gue­sía nacio­na­lis­ta trai­cio­ne has­ta las mis­mas tareas nacio­na­les (tal como ha veni­do hacien­do his­tó­ri­ca­men­te). Y, por supues­to, hemos de com­ba­tir que “los recor­tes” y “la lucha con­tra los corrup­tos” se uti­li­cen dema­gó­gi­ca­men­te para negar el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, tal como hacen de hecho PODEMOS e ICV hacién­do­le el jue­go al nacio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta más ran­cio y peligroso.
Y final­men­te hemos de adver­tir tam­bién de que ocu­rra lo que ocu­rra no habrá libe­ra­ción social si no se comien­za a pos­tu­lar una con­fron­ta­ción cla­ra con la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de la Unión Euro­pea, con­tra la OTAN y se denun­cian todos los acuer­dos que limi­tan la capa­ci­dad de deci­sión inclui­do el euro y el futu­ro TTIP, para no pagar la deu­da impues­ta y poder des­ti­nar los recur­sos a la crea­ción de empleo y las nece­si­da­des socia­les acu­cian­tes. Gre­cia es un ejem­plo de esto: la deci­sión del refe­rén­dum de julio no ha sido res­pe­ta­da y sigue el aus­te­ri­ci­dio de la Troi­ka, aún peor. No hay ver­da­de­ra sobe­ra­nía ni sali­da a la cri­sis sin rom­per con el capi­tal, sin una lucha uni­da de los pue­blos euro­peos del Sur y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal en las dos ori­llas del Medi­te­rrá­neo. Para ello es pre­ci­so tra­ba­jar des­de ya (tam­bién inde­pen­dien­te­men­te de lo que ocu­rra en “lo nacio­nal”) entre la cla­se y otros sec­to­res popu­la­res para acu­mu­lar el máxi­mo de fuer­zas, apro­ve­chan­do inclu­so todas las posi­bi­li­da­des que nos ofre­cen los actua­les mar­cos esta­ta­les exis­ten­tes. En un ver­da­de­ro espí­ri­tu de uni­dad de cla­se y de inter­na­cio­na­lis­mo consecuente.
A fin de con­se­guir la ver­da­de­ra eman­ci­pa­ción polí­ti­ca y social es nece­sa­rio, pues, man­te­ner que el Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te sea un exten­so movi­mien­to de base, don­de la cla­se obre­ra man­ten­ga la inde­pen­den­cia polí­ti­ca, extien­da la auto-orga­ni­za­ción por la base y arti­cu­le el deba­te más allá del Par­la­ment en la bús­que­da de una trans­for­ma­ción pro­fun­da que pase por la expro­pia­ción de la ban­ca y de las gran­des empre­sas, por tan­to, no sólo de un cam­bio for­mal de país.
Por­que el pro­ce­so hacia la inde­pen­den­cia es pro­gre­si­va­men­te revo­lu­cio­na­rio, enten­de­mos que la Inde­pen­den­cia pue­de con­ver­tir­se en un paso deci­si­vo para derri­bar el Régi­men del 78 y la Cons­ti­tu­ción que impi­dió la rup­tu­ra democrática.
 
Con­tra las ame­na­zas del apa­ra­to de esta­do y la Ban­ca, la patro­nal y la Troika
¡Por la liber­tad y el socialismo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.