La defla­ción es la peor pesa­di­lla para Esta­dos Unidos

Des­de hace varios meses la Reser­va Fede­ral vie­ne insis­tien­do con que la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na va vien­to en popa. Sin embar­go, los estí­mu­los mone­ta­rios mul­ti­mi­llo­na­rios (‘Quan­ti­ta­ti­ve Easing’) y man­te­ner la tasa de inte­rés de los fon­dos fede­ra­les (‘fede­ral funds rate’) cer­ca­na a cero no ha sido sufi­cien­te para disi­par por com­ple­to las ten­den­cias rece­si­vas. A 7 años de la quie­bra de Leh­man Brothers, la actual pre­si­den­ta del ban­co cen­tral esta­dou­ni­den­se, Janet Yellen, enfren­ta un serio dile­ma: dete­ner el auge bur­sá­til bajo el ries­go de con­ver­tir en reali­dad la peor pesa­di­lla de Esta­dos Uni­dos, la deflación.
La eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos mues­tra apa­ren­te­men­te seña­les de recu­pe­ra­ción. Duran­te el segun­do tri­mes­tre de 2015 el Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) regis­tró un aumen­to de 3.7% –en tér­mi­nos anua­les – , muy por enci­ma de la pri­me­ra esti­ma­ción de 2.3% que se publi­có hace 2 meses.
Esta nue­va revi­sión del cre­ci­mien­to del PIB col­mó de opti­mis­mo a los diri­gen­tes de Washing­ton, ya que, según ellos, logró disol­ver la des­con­fian­za que sur­gió duran­te el últi­mo tri­mes­tre de 2014, cuan­do la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca se des­plo­mó 0.7 pun­tos por­cen­tua­les[1].
Washing­ton se vana­glo­ria de que el mer­ca­do labo­ral se repo­ne a paso veloz. El sec­tor pri­va­do gene­ró más de 13 millo­nes de empleos a lo lar­go de los últi­mos 5 años y medio[2]. En agos­to, la nómi­na no agrí­co­la sumó 173,000 pla­zas, que si bien repre­sen­ta un mon­to menor com­pa­ra­do con el pro­me­dio de 247,000 de los últi­mos 12 meses, por lo menos resul­tó sufi­cien­te para dis­mi­nuir la tasa de des­em­pleo de 5.3 a 5.1%, la más baja des­de abril de 2008[3].
Esta­dos Uni­dos prác­ti­ca­men­te se encuen­tra en un nivel de «pleno empleo», ase­ve­ra Lore­ta J. Mest­ter, la pre­si­den­ta del Ban­co de la Reser­va Fede­ral de Cle­ve­land. No obs­tan­te, esa pre­sun­ción con­tras­ta con la pre­ca­rie­dad que pade­ce la mayo­ría. El «modo de vida ame­ri­cano» (‘Ame­ri­can way of life’) es una fic­ción que úni­ca­men­te apa­re­ce en el cine y la tele­vi­sión. Los esta­dou­ni­den­ses que viven en los subur­bios más pobres se han con­ver­ti­do en las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que favo­re­ce a menos de 1% de la población.
La Reser­va Fede­ral de Esta­dos Uni­dos tie­ne un doble man­da­to, por un lado, pro­mo­ver la crea­ción de empleo y, por otro lado, garan­ti­zar la esta­bi­li­dad de pre­cios, según se lee en los esta­tu­tos del ban­co cen­tral. Sin embar­go, esos obje­ti­vos no se cum­plen, son ‘letra muerta’.
En pri­mer lugar, el nivel ren­ta­bi­li­dad empre­sa­rial no es tan alto como para pro­du­cir un ciclo expan­si­vo de lar­go pla­zo. En con­se­cuen­cia, la infla­ción se man­tie­ne dema­sia­do baja, inclu­so corre el peli­gro de con­ver­tir­se en defla­ción (caí­da de pre­cios). En segun­do lugar, el «dina­mis­mo» del mer­ca­do labo­ral esta­dou­ni­den­se está muy sobre­di­men­sio­na­do por la Casa Blan­ca. La tasa de des­em­pleo cer­ca­na a 5% ocul­ta que el sub­em­pleo toda­vía se man­tie­ne muy ele­va­do[4].
De acuer­do con una defi­ni­ción mucho más amplia de des­em­pleo (meto­do­lo­gía U‑6), que inclu­ye a los tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial (6.5 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses) –pero que esta­rían dis­pues­tos a ocu­par pla­zas de tiem­po com­ple­to – , así como a las per­so­nas que aban­do­na­ron la bús­que­da de empleo duran­te el últi­mo año (1.8 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses) –pero que even­tual­men­te regre­sa­rían a sumar­se a la fuer­za labo­ral – , la tasa de des­em­pleo se ubi­ca en 10.3%.

El ‘estan­ca­mien­to secular’

Si bien la Reser­va Fede­ral man­tie­ne des­de diciem­bre de 2008 la tasa de inte­rés de los fon­dos fede­ra­les (‘fede­ral funds rate’) entre 0 y 0.25%, ello no ha logra­do deto­nar inver­sio­nes masi­vas para, en esa mis­ma pro­por­ción, impul­sar la crea­ción de empleo en todo el país. Lo mis­mo suce­de en el caso de los pro­gra­mas de fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va (‘Quan­ti­ta­ti­ve Easing’), son medi­das que en poco o nada han con­tri­bui­do a ali­viar el dete­rio­ro eco­nó­mi­co del esta­dou­ni­den­se ordinario.
Ben S. Ber­nan­ke, el ante­rior pre­si­den­te de la Reser­va Fede­ral, anun­ció en diciem­bre de 2008 la com­pra de acti­vos sus­ten­ta­dos en hipo­te­cas (‘asset-bac­ked secu­ri­ties’), y en noviem­bre de 2010 la adqui­si­ción de bonos del Teso­ro (‘U.S. Trea­sury bonds’), accio­nes que, según su pro­pia lógi­ca, ayu­da­rían a incre­men­tar el otor­ga­mien­to de cré­di­to de par­te de los ban­cos, y man­te­ner las tasas de inte­rés de lar­go pla­zo en nive­les mínimos.
Nun­ca en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo se había lle­va­do a cabo un plan de estí­mu­lo mone­ta­rio de tal mag­ni­tud: inyec­cio­nes men­sua­les de liqui­dez por un mon­to de 85,000 millo­nes de dóla­res. Como con­se­cuen­cia de esa polí­ti­ca, las com­pras mul­ti­mi­llo­na­rias de acti­vos mul­ti­pli­ca­ron por 5 el tama­ño de la hoja de balan­ce (‘balan­ce sheet’) de la Reser­va Fede­ral, que pasó de 870,000 millo­nes de dóla­res a más de 4.5 billo­nes de dóla­res entre agos­to de 2007 y noviem­bre de 2014.
Los mayo­res bene­fi­cia­rios resul­ta­ron ser los gran­des ban­cos de inver­sio­nes: Citi­group, Gold­man Sachs, J.P. Mor­gan Cha­se, Bank of Ame­ri­ca, Mor­gan Stan­ley, etcé­te­ra. En lugar de apo­yar el desa­rro­llo de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va y la gene­ra­ción de empleos de cali­dad, la polí­ti­ca mone­ta­ria «no con­ven­cio­nal»imple­men­ta­da por la Reser­va Fede­ral pro­mo­vió la «exu­be­ran­cia irra­cio­nal» de los inver­sio­nis­tas que ope­ran en Wall Street. En cam­bio, en el grue­so de la eco­no­mía el «pro­ce­so de recu­pe­ra­ción» con­ti­nuó sien­do débil y desigual.
Larry Sum­mers, quien estu­vo a car­go del Depar­ta­men­to del Teso­ro de 1999 a 2001 bajo la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton, tomó pres­ta­do a fina­les de 2013 el con­cep­to de ‘estan­ca­mien­to secu­lar’ para ana­li­zar las con­di­cio­nes de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, el mis­mo que el eco­no­mis­ta Alvin Han­sen (1887−1975) hil­va­nó en la déca­da de 1930, en ple­na ‘Gran Depre­sión’[5].
Según Sum­mers, si bien es cier­to que las bol­sas de valo­res alcan­za­ron ya los nive­les de capi­ta­li­za­ción obser­va­dos antes del esta­lli­do de la cri­sis hipo­te­ca­ria (‘sub­pri­me’) –gra­cias a la polí­ti­ca de estí­mu­los de los ban­cos cen­tra­les – , los paí­ses que inte­gran el G‑7 (Ale­ma­nia, Cana­dá, Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ita­lia, Japón y Rei­no Uni­do) con­ti­núan regis­tran­do tasas de cre­ci­mien­to decepcionantes.
En el caso espe­cí­fi­co de Esta­dos Uni­dos, no hay duda de que des­de hace varios años se vie­ne con­so­li­dan­do una «nue­va nor­ma­li­dad» eco­nó­mi­ca, carac­te­ri­za­da por altos nive­les de endeu­da­mien­to tan­to públi­co como pri­va­do, muy poca inver­sión de capi­tal y crea­ción de empleo mar­gi­nal. El pro­ble­ma es que el arse­nal del Esta­do nor­te­ame­ri­cano se ha mos­tra­do cada vez más inca­paz de com­ba­tir las ten­den­cias rece­si­vas que ace­chan de cer­ca a la eco­no­mía[6].

La Reser­va Fede­ral está dividida

Aún no hay con­sen­so entre los inte­gran­tes de la Reser­va Fede­ral sobre si aumen­tar o no la tasa de inte­rés de los fon­dos fede­ra­les (‘fede­ral funds rate’). Antes de deli­be­rar se reúnen hoy y maña­na[7]. La mayor preo­cu­pa­ción de las auto­ri­da­des mone­ta­rias de Esta­dos Uni­dos es el sur­gi­mien­to de la caí­da de pre­cios. Y es que la defla­ción es mucho más dañi­na para la eco­no­mía que la infla­ción elevada.
Como las empre­sas dis­mi­nu­yen los pre­cios de sus mer­can­cías, los con­su­mi­do­res comien­zan a pos­ter­gar sus com­pras, con la espe­ran­za pues­ta en que los pre­cios con­ti­nua­rán cayen­do. Los capi­ta­lis­tas se encuen­tran con un nivel de deman­da en caí­da libre, y en con­se­cuen­cia, dis­mi­nu­yen sus nive­les de pro­duc­ción y rea­li­zan des­pi­dos masivos.
Los ingre­sos de los con­su­mi­do­res se des­plo­man, con­tra­yen­do aún más el nivel de deman­da. Enton­ces, los empre­sa­rios eli­mi­nan toda­vía más pro­duc­ción y empleos, hun­di­dos en una espi­ral depre­si­va que com­bi­na defla­ción y caí­da del PIB. Asi­mis­mo, las deu­das de las empre­sas se vuel­ven one­ro­sas, los impa­gos aumen­tan y la sol­ven­cia de los ban­cos se pone en un serio predicamento.
El gran enig­ma para el Depar­ta­men­to del Teso­ro y la Reser­va Fede­ral es que a pesar de los estí­mu­los fis­ca­les y mone­ta­rios, el nivel de pre­cios se man­tie­ne por deba­jo de 2% des­de hace 3 años –a excep­ción de un lige­ro repun­te a media­dos de 2014. Duran­te julio el Índi­ce de Pre­cios al Con­su­mi­dor (CPI, por sus siglas en inglés) ape­nas aumen­tó 0.2% en la com­pa­ra­ción inter­anual. Si se exclu­yen los pre­cios de los ali­men­tos y la ener­gía, la infla­ción se ubi­có en 1.2%.
Para varios miem­bros del Comi­té Fede­ral de Mer­ca­do Abier­to (FOMC, por sus siglas en inglés), aun­que la infla­ción se ha vis­to pre­sio­na­da hacia aba­jo, no se tra­ta sino de un fenó­meno tran­si­to­rio, que se pro­pi­cia por el alza del dólar y la defla­ción de las mate­rias pri­mas (‘com­mo­di­ties’). «Dada la apa­ren­te esta­bi­li­dad en las expec­ta­ti­vas de infla­ción, hay bue­nas razo­nes para creer que la infla­ción se ace­le­ra­rá al tiem­po que las fuer­zas que la man­tie­nen a la baja se disi­pen aún más», sos­tu­vo a fina­les de agos­to Stan­ley Fis­cher, el vice­pre­si­den­te de la Reser­va Federal.
Su actual pre­si­den­ta, Janet Yellen, con­si­de­ra que ele­var los tipos de inte­rés es deci­si­vo para evi­tar dis­tor­sio­nes en la eco­no­mía. Si se man­tie­nen los tipos de inte­rés cer­ca­nos a cero duran­te un lar­go perío­do, argu­men­ta Yellen, se corre el peli­gro de fomen­tar la for­ma­ción de bur­bu­jas finan­cie­ras, pues el cré­di­to bara­to ali­men­ta la apues­tas espe­cu­la­ti­vas de los ban­cos de inversión.
Sin embar­go, si se ele­va el cos­to de cré­di­to, aumen­ta­rían tam­bién las pro­ba­bi­li­da­des de sumer­gir­se en la rece­sión. Toda vez que los sala­rios per­ma­ne­cen estan­ca­dos des­de la déca­da de 1970, su impul­so sobre la infla­ción es mar­gi­nal. Los nue­vos empleos han resul­ta­do insu­fi­cien­tes para incre­men­tar el nivel gene­ral de pre­cios. El mes pasa­do las remu­ne­ra­cio­nes sala­ria­les por hora úni­ca­men­te cre­cie­ron 2.2% en com­pa­ra­ción con 2014, mien­tras que antes de la cri­sis aumen­ta­ban por enci­ma de 4%.

¿Y aho­ra qué sigue?

La Reser­va Fede­ral está atra­pa­da. Es impo­si­ble que deten­ga el auge bur­sá­til sin aumen­tar al mis­mo tiem­po los ries­gos defla­cio­na­rios sobre la eco­no­mía. Si la tasa de inte­rés de los fon­dos fede­ra­les (‘fede­ral funds rate’) per­ma­ne­ce intac­ta, será enton­ces evi­den­te que Esta­dos Uni­dos es mucho más vul­ne­ra­ble de lo que todo el mun­do cree.
La bur­bu­ja finan­cie­ra se sigue hin­chan­do y más tem­prano que tar­de ter­mi­na­rá por esta­llar[8]. Duran­te el mes de agos­to se regis­tra­ron mayo­res tur­bu­len­cias en la eco­no­mía glo­bal: des­plo­me del índi­ce Dow Jones en más de 1,000 pun­tos, caí­das suce­si­vas en la bol­sa de valo­res de Shanghái, nue­va rece­sión en Japón, estan­ca­mien­to en Fran­cia y Rei­no Uni­do, aumen­to de la defla­ción en Gre­cia, drás­ti­ca des­ace­le­ra­ción en los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, etcétera.
Aho­ra bien, si la Reser­va Fede­ral apues­ta por aumen­tar los tipos de inte­rés, los ele­men­tos «tran­si­to­rios»que supues­ta­men­te soca­van la infla­ción –según la opi­nión de Stan­ley Fis­cher – , toma­rían mayor fuer­za. Esto es, el alza del dólar sería más pro­nun­cia­da ante las sali­das masi­vas de capi­ta­les de los mer­ca­dos emer­gen­tes. Lo mis­mo suce­de­ría con la caí­da de los pre­cios de las mate­rias pri­mas (‘com­mo­di­ties’), los inver­sio­nis­tas se des­pren­de­rían de inme­dia­to de los títu­los finan­cie­ros rela­cio­na­dos con la ener­gía, con lo cual, Esta­dos Uni­dos pasa­ría de regis­trar una tasa de infla­ción muy baja a de plano aho­gar­se en la deflación.
La fra­gi­li­dad de la eco­no­mía mun­dial ha sabo­tea­do has­ta aho­ra las pre­ten­sio­nes de los ban­cos cen­tra­les de apre­tar (‘tigh­te­ning’) la polí­ti­ca mone­ta­ria en los años recien­tes[9]. El Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE), el Ban­co de Japón y el Riks­bank (el ban­co cen­tral de Sue­cia), die­ron mar­cha atrás poco des­pués de aumen­tar las tasas de inte­rés de refe­ren­cia. Como la infla­ción vol­vió a caer, la eco­no­mía entró de nue­vo en rece­sión, y el nivel de endeu­da­mien­to cre­ció, los ban­cos cen­tra­les de los paí­ses indus­tria­li­za­dos no tuvie­ron otra alter­na­ti­va que vol­ver a esta­ble­cer las tasas de inte­rés cer­ca de cero.
La Reser­va Fede­ral por su par­te, ha pues­to en cla­ro que el aumen­to de los tipos de inte­rés será muy len­to. Esto decir, des­pués del pri­mer incre­men­to –que si no se con­cre­ta en sep­tiem­bre, pue­de tener lugar en octu­bre y diciem­bre de este año, o bien como lo sugie­ren el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI)[10] y el Ban­co Mun­dial[11], has­ta 2016– pasa­rá bas­tan­te tiem­po antes de otra subida.
No obs­tan­te, si la medi­da pre­ci­pi­ta el des­plo­me del PIB y con­so­li­da la defla­ción, la Reser­va Fede­ral no úni­ca­men­te que­da­ría ente­rra­da en el des­cré­di­to abso­lu­to, sino que lue­go de regre­sar a dis­mi­nuir las tasas de inte­rés, inclu­so se vería obli­ga­da a poner en mar­cha una cuar­ta eta­pa de su pro­gra­ma de fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va (‘Quan­ti­ta­ti­ve Easing’)[12], mis­mo que con­clu­yó en noviem­bre de 2014.
En suma, a 7 años de la quie­bra de Leh­man Brothers la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se se encuen­tra en vilo. Los miles de millo­nes de dóla­res gas­ta­dos para sal­var a los ban­que­ros de Nue­va York colo­ca­ron a las finan­zas públi­cas en la ban­ca­rro­ta y hun­die­ron a cen­te­na­res de fami­lias en la mise­ria. La mal­di­ción de una nue­va cri­sis aún no des­apa­re­ce. Si la Reser­va Fede­ral se equi­vo­ca, la pesa­di­lla de la defla­ción se pue­de con­ver­tir en una dolo­ro­sa reali­dad para Esta­dos Unidos.
Ariel Noyo­la Rodríguez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *