Rela­cio­nes Cuba-EEUU y liber­tad de prensa

Duran­te la cere­mo­nia de iza­do de la ban­de­ra cele­bra­da en La Haba­na el 14 de agos­to de 2015, el secre­ta­rio de Esta­do de Esta­dos Uni­dos, John Kerry, expu­so: “esta­mos con­ven­ci­dos de que el pue­blo de Cuba sería ser­vi­do mejor con una demo­cra­cia genui­na.” Esta pro­mo­ción de la demo­cra­cia para Cuba por par­te de Esta­dos Uni­dos se refie­re, entre otros aspec­tos, explí­ci­ta e implí­ci­ta­men­te a la liber­tad de pren­sa. Con todo, el señor Kerry no cen­tró sus comen­ta­rios sobre el tema de la demo­cra­cia, sino que prin­ci­pal­men­te se expre­só en torno a la polí­ti­ca de su admi­nis­tra­ción res­pec­to de las rela­cio­nes EEUU-Cuba, en honor al gobierno de Cuba, al res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y a la reaper­tu­ra de las emba­ja­das, así como medio de avan­ce posi­ble para el acer­ca­mien­to de dos pue­blos que ya no son enemi­gos ni riva­les, sino vecinos.
Pero vea­mos cómo la pren­sa esta­dou­ni­den­se tra­tó las pala­bras del secre­ta­rio de Esta­do Kerry, así como su par­ti­ci­pa­ción en otras acti­vi­da­des ofi­cia­les que tuvie­ron lugar en La Haba­na el mis­mo día. Tome­mos el caso la cade­na noti­cio­sa esta­dou­ni­den­se CNN en inglés. Para cubrir este suce­so, la CNN envió a La Haba­na a uno de sus ani­ma­do­res vedet más impor­tan­tes, Jake Tap­per. ¿Y qué giro le dio él al dis­cur­so del secre­ta­rio de Esta­do Kerry? El céle­bre ani­ma­dor decla­ró: “Pero no es ins­tan­tá­neo, no se impro­vi­san de la noche a la maña­na la demo­cra­cia y la liber­tad de pren­sa.” El mis­mo día, pero en otro momen­to, lue­go repor­tó, “Este es un país que care­ce de liber­tad de pren­sa y de liber­tad de reu­nión y de una y otra cosa”, y aún más tar­de aña­dió en otro spot televisivo:

“Una sola ban­de­ra esta­dou­ni­den­se no pue­de resol­ver todos los pro­ble­mas ni sol­tar al pue­blo de aquí de la garra de los her­ma­nos Cas­tro… y como bien dije­ra el Pre­si­den­te Eisenho­wer– [al cual] cito – ‘Nues­tras con­do­len­cias van diri­gi­das al pue­blo de Cuba que hoy sufre bajo el yugo de un dic­ta­dor.’ [a lo cual Tap­per aña­de:] El dic­ta­dor y su yugo aho­raestán sien­do repre­sen­ta­dos [por] su her­mano Raúl.”

Por cuen­ta pro­pia, Tap­per se lan­zó a bus­car, entre otros, a disi­den­tes cuba­nos para entre­vis­tar­los. Apro­ve­chó toda pala­bra pro­nun­cia­da por estos res­pec­to de su opo­si­ción al res­ta­ble­ci­mien­to incon­di­cio­nal de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre los dos paí­ses y resu­mió el ale­ga­to según el cual “sus detrac­to­res expre­sa­ron que esto solo con­ce­de­rá legi­ti­mi­dad a un dic­ta­dor, hoy [14 de agos­to], que no tie­ne inte­rés alguno en un cam­bio ver­da­de­ro”. Tap­per fue más lejos al pasar el video­clip de un deba­te pre­si­den­cial de julio de 2007 en el cual, según Tap­per, el sena­dor Barack Oba­ma “jus­ti­fi­ca­ba los moti­vos por los cua­les inter­ve­nía res­pec­to de regí­me­nes delin­cuen­tes (rogue regi­mes) como el de Cuba”. No obs­tan­te, según las trans­crip­cio­nes de la CNN, de julio de 2007, la cues­tión gira­ba en torno a si se era par­ti­da­rio o no de que los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les “par­ti­ci­pa­ran en encuen­tros sepa­ra­dos sin for­mu­lar con­di­cio­nes pre­vias, en Washing­ton o en cual­quier otro sitio, duran­te el pri­mer año de su admi­nis­tra­ción con los jefes de Esta­do de Irán, Siria, Vene­zue­la, Cuba y Corea del Nor­te con el pro­pó­si­to de col­ma­tar las bre­chas que divi­den a nues­tros paí­ses”. El tér­mino “regí­me­nes delin­cuen­tes” no se emplea ni en la pre­gun­ta ni en la res­pues­ta del señor Obama.
En suma, si bien la CNN trans­mi­tió inte­gral­men­te la cere­mo­nia de hono­res a la ban­de­ra y las pala­bras del señor Kerry, cuyo ras­go prin­ci­pal fue el de pro­mo­ver las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas de dos paí­ses veci­nos, la CNN edi­tó su pro­pia ver­sión. La red de difu­sión de la infor­ma­ción por cable se pre­ci­pi­tó sobre las obser­va­cio­nes del secre­ta­rio de Esta­do Kerry acer­ca de sus con­cep­tos de demo­cra­cia para Cuba y una de sus corre­la­cio­nes, la liber­tad de pren­sa, y, a lo lar­go del día y prác­ti­ca­men­te en cada pro­gra­ma difun­di­do tar­de por la noche, bom­bar­deó a los espec­ta­do­res con los frag­men­tos sono­ros “liber­tad de pren­sa”, “dic­ta­du­ra” y “régi­men delincuente”.
Algo que tam­bién es sig­ni­fi­ca­ti­vo y que sir­ve de coro­la­rio al tra­ta­mien­to de las obser­va­cio­nes del señor Kerry es lo que la CNN supri­mió. Ade­más de la cere­mo­nia de honor a la ban­de­ra hubo otra acti­vi­dad impor­tan­te. El señor Kerry fue reci­bi­do por su homó­lo­go, Bruno Rodrí­guez Padi­lla, minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba en la sede de la can­ci­lle­ría cuba­na. Esta reu­nión cele­bra­da a puer­ta cerra­da fue segui­da por una con­fe­ren­cia de pren­sa con­jun­ta en el Hotel Nacio­nal don­de, tras expre­sar sus impre­sio­nes los seño­res John Kerry y Bruno Rodrí­guez Parri­lla, tuvo lugar un perio­do de pre­gun­tas y res­pues­tas. Prác­ti­ca­men­te toda la acti­vi­dad fue cen­su­ra­da por la CNN. Es lamen­ta­ble, por­que el públi­co esta­dou­ni­den­se y el de habla ingle­sa a quien la CNN infor­ma en otras par­tes del glo­bo se per­dió la opor­tu­ni­dad de escu­char lo que el lado cubano expre­só res­pec­to de la “demo­cra­cia para Cuba”.
Duran­te el perio­do de pre­gun­tas y res­pues­tas, Andrea Rodrí­guez, perio­dis­ta de la Asso­cia­ted Press, se diri­gió al can­ci­ller Bruno Rodrí­guez Parri­lla: “El secre­ta­rio Kerry hoy men­cio­nó el tema de que espe­ra­ba para Cuba una demo­cra­cia genui­na. Qui­sie­ra que me comen­ta­ra usted qué opi­na al res­pec­to”. La res­pues­ta del minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res nun­ca lle­gó a los oídos del públi­co de Esta­dos Uni­dos por el inter­me­dia­rio de la CNN. He aquí su respuesta:

“Yo sien­to que debe­mos tra­ba­jar acti­va­men­te para cons­truir con­fian­za mutua, para desa­rro­llar con­tac­tos en las áreas don­de tene­mos visio­nes cer­ca­nas o que pue­den ser apro­xi­ma­das, y al mis­mo tiem­po con­ver­sar, dis­cu­tir de mane­ra res­pe­tuo­sa, sobre nues­tras dife­ren­cias res­pec­ti­vas. En algu­nas áreas es cier­to que las dife­ren­cias son pro­fun­das; sin embar­go, pue­do decir que algu­nos de estos temas son de inten­so deba­te inter­na­cio­nal. Por ejem­plo, algu­nos mode­los polí­ti­cos elec­to­ra­les de paí­ses indus­tria­li­za­dos que pare­cía que podían ser un mode­lo úni­co, han entra­do en una gra­ví­si­ma cri­sis, inclu­so en Europa.
Los Esta­dos tie­nen la nece­si­dad de desa­rro­llar sus víncu­los en ape­go al dere­cho inter­na­cio­nal con pue­blos que han deci­di­do, en ejer­ci­cio de su auto­de­ter­mi­na­ción, su des­tino nacio­nal, de acuer­do con su pro­pia cul­tu­ra, con su nivel de desarrollo.
Yo me sien­to muy cómo­do con la demo­cra­cia cuba­na que a su vez tie­ne cosas per­fec­ti­bles, tal como tra­ba­ja­mos hoy acti­va­men­te a par­tir de los pro­ce­sos rela­cio­na­dos con la actua­li­za­ción de nues­tro mode­lo eco­nó­mi­co y social socialista.
Pue­do decir que es un tema en el que esta­mos dis­pues­tos a con­ver­sar sobre bases abso­lu­ta­men­te recí­pro­cas y de igual­dad so­berana, en el que noso­tros tam­bién tene­mos mucho que decir, preo­cu­pa­cio­nes que com­par­tir; inten­tos de incre­men­tar la coope­ra­ción inter­na­cio­nal para resol­ver pro­ble­mas rela­cio­na­dos con el ámbi­to de los dere­chos polí­ti­cos y las liber­ta­des civi­les que, en nues­tra opi­nión, tie­nen que ser ase­gu­ra­das de la mis­ma mane­ra que el dere­cho a la ali­men­ta­ción, el dere­cho a la igual­dad de géne­ro, el dere­cho a la vida, el dere­cho a la edu­ca­ción y la salud.”

Los lec­to­res saca­rán sus pro­pias con­clu­sio­nes de los moti­vos por los cua­les la CNN supri­mió tales obser­va­cio­nes. Una de las mane­ras de ver­lo es que el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba, tal como era de espe­rar­se, expre­só algu­nos pun­tos de vis­ta que ponen en entre­di­cho las pala­bras hue­cas la CNN. En lo con­cer­nien­te a la cues­tión de la demo­cra­cia, el can­ci­ller cubano seña­ló una inquie­tud que muchas per­so­nas com­par­ten en Esta­dos Uni­dos y en otras par­tes de Occi­den­te. Este males­tar tie­ne que ver con la cali­dad de la demo­cra­cia y del pro­ce­so elec­to­ral en estos paí­ses ade­lan­ta­dos sobre el plan indus­trial. Esta pun­tua­li­za­ción inquie­ta a la CNN pues le arran­ca pala­bras a su narra­ti­va res­pec­to de la demo­cra­cia. Si bien esta inter­pre­ta­ción es des­me­re­ce­do­ra para Cuba y sir­ve para dejar indem­ne a Esta­dos Uni­dos o mis­mo para enal­te­cer­le como mode­lo, a su vez deno­ta cómo este últi­mo se posi­cio­na res­pec­to de su pen­sa­mien­to úni­co sobre la democracia.
Las obser­va­cio­nes del can­ci­ller cubano en defen­sa de la demo­cra­cia cuba­na fue­ron cali­fi­ca­das con una sal­ve­dad impor­tan­te: esta debe ser mejo­ra­da. Esta lógi­ca de com­bi­nar deci­sio­nes sobe­ra­nas con el reco­no­ci­mien­to de mejo­ras den­tro de las tra­di­cio­nes y valo­res cuba­nos tam­bién desa­fía el cré­di­to de las pala­bras de los gran­des medios de difu­sión de la infor­ma­ción esta­dou­ni­den­ses, tales como la CNN. Final­men­te, el can­ci­ller cubano lan­zó la bola de regre­so a la can­cha esta­dou­ni­den­se en for­ma muy diplo­má­ti­ca al indi­car que Cuba otor­ga una gran impor­tan­cia a los dere­chos polí­ti­cos y las liber­ta­des civi­les, de todos los paí­ses, tales como el dere­cho a la ali­men­ta­ción, el dere­cho a la igual­dad de géne­ro, el dere­cho a la vida, el dere­cho a la edu­ca­ción y la salud. Los logros de Cuba en estos ámbi­tos son bien cono­ci­dos y reco­no­ci­dos inter­na­cio­nal­men­te, mien­tras que la caren­cia de estos en Esta­dos Uni­dos es cada vez más pal­pa­ble den­tro y fue­ra del país.
¿Cómo tra­tó la pren­sa cuba­na el acon­te­ci­mien­to del 14 de agos­to? ¿Prac­ti­có cen­su­ras, cor­tes y publi­có infor­ma­cio­nes fal­sas? No. Todo lo con­tra­rio, el día com­ple­to fue difun­di­do en direc­to en la tele­vi­sión y la radio cuba­nas. Esto arran­có con la lle­ga­da al aero­puer­to de La Haba­na del señor Kerry y con una bio­gra­fía infor­ma­ti­va del secre­ta­rio de Esta­do libre de toda decla­ra­ción des­pec­ti­va o sal­ve­da­des. Igual­men­te, la cere­mo­nia lle­va­da a cabo en la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos se trans­mi­tió por com­ple­to, así como todas las obser­va­cio­nes del secre­ta­rio Kerry. Todo el con­te­ni­do dis­po­ni­ble a la pren­sa antes men­cio­na­do tam­bién fue tele­vi­sa­do en Cuba. Al día siguien­te, la pren­sa ofi­cial cuba­na publi­ca­ba com­ple­tas las trans­crip­cio­nes en espa­ñol de la cere­mo­nia en honor a la ban­de­ra y las ver­sio­nes taqui­grá­fi­cas dis­po­ni­bles de la con­fe­ren­cia de pren­sa.
Esta aver­sión a la cen­su­ra es par­te de la tra­di­ción cuba­na cuan­do se tra­ta de nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, en 2002, el ex pre­si­den­te Jimmy Car­ter fue a Cuba para visi­tar al pre­si­den­te Fidel Cas­tro. En dicha oca­sión, se difun­dió en la radio y tele­vi­sión cuba­nas el dis­cur­so inte­gral del señor Car­ter, aun cuan­do con­te­nía con­cep­cio­nes res­pec­to de la demo­cra­cia desea­da para Cuba simi­la­res a las que pro­nun­ció el señor Kerry en agos­to de 2015. En su infor­me de la visi­ta, el ex pre­si­den­te Car­ter escribió:

“Esa noche pro­nun­cié un dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad de La Haba­na y lue­go res­pon­dí a las pre­gun­tas que, tal como había sido pre­vis­to, pasa­rían en direc­to sobre las ondas de la radio y tele­vi­sión loca­les. Más tar­de se retrans­mi­tie­ron y la trans­crip­ción inte­gral del dis­cur­so fue publi­ca­da en los dia­rios cuba­nos. Pos­te­rior­men­te, no se podía encon­trar en las calles o en los mer­ca­dos a nadie que no lo hubie­se escu­cha­do”.

Los enfo­ques de la pren­sa cuba­na y los de la CNN que cubrían el suce­so del 14 de agos­to, par­ti­cu­lar­men­te opues­tos indi­can que la CNN no dis­po­ne de ele­men­tos que per­mi­tan cri­ti­car a Cuba en rela­ción con la liber­tad de pren­sa. De hecho, fue Cuba la que dio una lec­ción a la CNN al no pres­tar­se a cen­su­ras, cor­tes e infor­ma­cio­nes fal­sas. Es intere­san­te cons­ta­tar cómo se invier­ten los pape­les que desem­pe­ñan Cuba y Esta­dos Unidos.
En Esta­dos Uni­dos, “liber­tad de pren­sa” y “demo­cra­cia” se pre­sen­tan como razo­na­mien­tos abs­trac­tos. For­man par­te de los tér­mi­nos de moda que inci­tan a la gen­te en Esta­dos Uni­dos y el extran­je­ro a arro­di­llar­se y ren­dir home­na­je al país como mode­lo. La Pri­me­ra Enmien­da a la Cons­ti­tu­ción de los Esta­dos Uni­dos, adop­ta­da en 1791, pre­vé que “El Con­gre­so no hará ley algu­na por la que adop­te una reli­gión como ofi­cial del Esta­do o se prohí­ba prac­ti­car­la libre­men­te, o que coar­te la liber­tad de pala­bra o de impren­ta, o el dere­cho del pue­blo para reu­nir­se pací­fi­ca­men­te y para pedir al gobierno la repa­ra­ción de agra­vios”. La enmien­da da la impre­sión de que no hay res­tric­cio­nes al abs­traer la pren­sa del con­tex­to socio­eco­nó­mi­co en el cual se des­en­vuel­ve. De mane­ra que, supues­ta­men­te, cual­quier per­so­na pue­de decir y escri­bir lo que desee.
En Cuba, por otra par­te, según la lógi­ca esta­dou­ni­den­se hay res­tric­cio­nes. El Artícu­lo 53o de la Cons­ti­tu­ción de Cuba esta­ble­ce que “Se reco­no­ce a los ciu­da­da­nos liber­tad de pala­bra y pren­sa con­for­me a los fines de la socie­dad socia­lis­ta.” El mar­co del pen­sa­mien­to úni­co de Esta­dos Uni­dos, según el cual en Cuba no hay ver­da­de­ra liber­tad de pren­sa, debi­do a algu­nas res­tric­cio­nes, impli­ca que en Esta­dos Uni­dos supues­ta­men­te no hay condiciones.
¿Exis­te una for­ma pura de liber­tad de pren­sa en Esta­dos Uni­dos? Tome­mos el caso del repor­ta­je de la CNN del 14 de agos­to de 2015 como ejem­plo per­ti­nen­te. ¿Qué giro le die­ron a su cró­ni­ca y repor­ta­je el ani­ma­dor Jake Tap­per y los otros pre­sen­ta­do­res de la CNN? Posi­ble­men­te nadie les ins­tru­yó sobre la orien­ta­ción que debían seguir; sin embar­go, no era nece­sa­rio ya que saben que para poder pro­gre­sar en sus carre­ras, ellos deben pro­mo­ver algu­nos con­cep­tos al tiem­po que obviar o dis­tor­sio­nar otros. Todas estas con­tor­sio­nes se retrans­mi­ten para hacer que sus repor­ta­jes coin­ci­dan con las nocio­nes pre­con­ce­bi­das y los intere­ses de los círcu­los domi­nan­tes. Noam Chomsky escla­re­ció el papel que desem­pe­ñan los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses como par­te del esta­ble­ci­mien­to polí­ti­co en su obra clá­si­ca Los guar­dia­nes de la liber­tad: pro­pa­gan­da, des­in­for­ma­ción y con­sen­so en los medios de comu­ni­ca­ción de masas (Manu­fac­tu­ring Con­sent). Él y su coau­tor pos­tu­lan que “la prin­ci­pal fun­ción de los medios de comu­ni­ca­ción es la de estar al ser­vi­cio de una deter­mi­na­da éli­te eco­nó­mi­ca, apli­car su pro­pa­gan­da y sumi­nis­trar la infor­ma­ción fil­tra­da por par­te de la éli­te la cual los con­tro­la y finan­cia”. Asi­mis­mo Chomsky puso al des­cu­bier­to la com­ple­ji­dad de los meca­nis­mos de este fenó­meno al indi­car que la res­tric­ción que el orden esta­ble­ci­do ejer­ce sobre los medios de comu­ni­ca­ción “nor­mal­men­te no se logra a tra­vés de una inje­ren­cia bár­ba­ra, sino que recae en la selec­ción de un per­so­nal con men­te mol­dea­ble, así como en la cola­bo­ra­ción de edi­to­res y perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les que inte­rio­ri­zan las prio­ri­da­des y defi­ni­cio­nes del inte­rés perio­dís­ti­co al coin­ci­dir con las polí­ti­cas de la ins­ti­tu­ción”.1 Aun­que es sabi­do que la inje­ren­cia bru­tal tam­bién se prac­ti­ca.
Si toma­mos en cuen­ta la per­cep­ción de Chomsky sobre los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses en rela­ción con la CNN y con Jake Tap­per, pode­mos otor­gar el bene­fi­cio de la duda a la cade­na de difu­sión de la infor­ma­ción con­tro­la­da por cable de que no hubo “inje­ren­cia bár­ba­ra” en el ses­go que se le dio a la cober­tu­ra del res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Cuba. No obs­tan­te, según el pos­tu­la­do de Chomsky, Tap­per fue selec­cio­na­do por la CNN en fun­ción de su carre­ra como per­so­na dota­da de “men­te mol­dea­ble”. El 14 de agos­to de 2015, él “inte­rio­ri­zó” o repro­du­jo el ángu­lo desea­do por la CNN. En otras pala­bras, al encar­nar la añe­ja opi­nión esta­dou­ni­den­se sobre Cuba sos­te­ni­da por deter­mi­na­das éli­tes, Tap­per sabía per­fec­ta­men­te bien lo que esta­ba hacien­do. Esto es algo que for­ma par­te del desa­rro­llo de una carre­ra con las recom­pen­sas pecu­nia­rias que natu­ral­men­te acom­pa­ñan el ascen­so al éxito.
Tap­per es un ele­men­to pro­me­te­dor para la CNN, por con­si­guien­te se le eli­gió para ir a mode­rar el deba­te pre­si­den­cial del par­ti­do Repu­bli­cano el 16 de sep­tiem­bre de 2015. Las cade­nas riva­les Fox News y CNN están lle­van­do una lucha impor­tan­te para cap­tar más anun­cios publi­ci­ta­rios con mayo­res pre­cios e incre­men­tar su cla­si­fi­ca­ción de popu­la­ri­dad en los lími­tes de los esce­na­rios del deba­te pre­si­den­cial repu­bli­cano. La CNN está con­tan­do con la con­tri­bu­ción de Tap­per para lograr sus metas. El pano­ra­ma de la “liber­tad de pren­sa” con­tro­la­da por el poder de socie­da­des pri­va­das en Esta­dos Uni­dos es mucho más con­tras­ta­do cuan­do se le com­pa­ra al enfo­que de Cuba. El Artícu­lo 53º de la Cons­ti­tu­ción esti­pu­la que “los medios de difu­sión masi­va son de pro­pie­dad esta­tal o social y no pue­den ser obje­to, en nin­gún caso, de pro­pie­dad pri­va­da”. Esta no es una res­tric­ción sino más bien un fac­tor libe­ra­dor, espe­cial­men­te si uno com­pa­ra al enfo­que cubano, el enfo­que de la pren­sa esta­dou­ni­den­se con­tro­la­da por el poder de las empresas.
No empe­ro, según lo antes expues­to, Cuba, por su par­te, posee una res­tric­ción explí­ci­ta sobre la liber­tad de pren­sa: la pren­sa debe coin­ci­dir con los obje­ti­vos de la socie­dad socia­lis­ta. Nin­gún inten­to hipó­cri­ta tra­ta de ocul­tar­lo. Los obje­ti­vos de la socie­dad socia­lis­ta cuba­na y sus prin­ci­pios res­pec­to de las rela­cio­nes Cuba-EEUU requie­ren que se haga todo lo posi­ble para que la diplo­ma­cia apor­te una con­tri­bu­ción esen­cial a los cam­bios que se sus­ci­ten en el mode­lo socia­lis­ta cubano. Este esfuer­zo diplo­má­ti­co cubano com­pren­de la cober­tu­ra inte­gral de la visi­ta del secre­ta­rio de Esta­do Kerry, inde­pen­dien­te­men­te de sus decla­ra­cio­nes. Para Cuba, tra­tar a sus invi­ta­dos con tal defe­ren­cia, al igual que Fidel Cas­tro lo hicie­ra con el pre­si­den­te Car­ter, es una cues­tión de principios.
Es de pre­gun­tar­se si el repor­ta­je rea­li­za­do por la CNN de las acti­vi­da­des que tuvie­ron lugar en La Haba­na el 14 de agos­to con­tra­di­ce la polí­ti­ca ofi­cial de Esta­dos Uni­dos hacia Cuba. ¿Repre­sen­ta esta cober­tu­ra una sec­ción de la éli­te diri­gen­te que no está a favor del des­hie­lo de las rela­cio­nes entre los dos veci­nos y que se opo­ne a otra fac­ción del sta­tu quo esta­dou­ni­den­se incli­na­da esta por la opción nor­ma­li­za­do­ra? La situa­ción es com­ple­ja. Debe­mos guar­dar en men­te cuan­do salió simul­tá­nea­men­te el asom­bro­so anun­cio de los pre­si­den­tes Oba­ma y Cas­tro sobre la nue­va polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se el 17 de diciem­bre de 2014. En ese momen­to tan­to la Casa Blan­ca como el Depar­ta­men­to de Esta­do acla­ra­ron un pun­to muy impor­tan­te y siguen hacién­do­lo. Si bien el nue­vo enfo­que de Esta­dos Uni­dos repre­sen­ta una modi­fi­ca­ción en la tác­ti­ca, su obje­ti­vo pri­me­ro no ha cam­bia­do. Los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses con­ti­núan pro­mo­vien­do la ver­sión de la demo­cra­cia de Esta­dos Uni­dos des­ti­na­da a Cuba. Para lograr el obje­ti­vo final, redac­ta­do en un len­gua­je más diplo­má­ti­co y por con­si­guien­te menos bur­do que el de la CNN, es menes­ter con­ti­nuar la pro­pa­gan­da de que Cuba no es demo­crá­ti­ca, de que en Cuba no hay liber­tad de pren­sa, etcé­te­ra. Pero toda­vía no sabe­mos por qué la CNN no con­tri­bu­yó a la evo­lu­ción de los esfuer­zos diplo­má­ti­cos des­ple­ga­dos por ambos paí­ses, algo que la pren­sa cuba­na hizo para su pue­blo, y obvió infor­mar pro­fe­sio­nal­men­te al públi­co esta­dou­ni­den­se. El repor­ta­je incul­to de la CNN sir­ve como un recor­da­to­rio más de esta nue­va situa­ción dota­da de pers­pec­ti­vas muy posi­ti­vas para cuba­nos y esta­dou­ni­den­ses por igual, al igual que del peli­gro que corre Cuba. Los cuba­nos están muy cons­cien­tes de esto. Su pren­sa y blogs perio­dís­ti­cos sir­ven de foro a un deba­te madu­ro y ani­ma­do sobre el sig­ni­fi­ca­do del nue­vo encua­dre de Esta­dos Uni­dos. Este deba­te resul­ta de los inten­tos de los diri­gen­tes y perio­dis­tas cuba­nos para mejo­rar la pren­sa cuba­na como par­te de los cam­bios de gran enver­ga­du­ra que están acon­te­cien­do en Cuba.
 Arnold August
Glo­bal Research, 13 de Sep­tiem­bre de 2015
Arnold August, perio­dis­ta y con­fe­ren­cis­ta cana­dien­se es el autor de Demo­cracy in Cuba and the 1997 – 98 Elec­tions y, más recien­te­men­te, Cuba y sus veci­nos: Demo­cra­cia en movi­mien­to, dis­po­ni­ble en Cuba. Los veci­nos de Cuba son los Esta­dos Uni­dos, Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor. Siga a Arnold en Twit­ter@Arnold_August.
 
Notas bibliográficas
1. Edward S. Her­man y Noam Chomsky, Manu­fac­tu­ring Con­sent: The Poli­ti­cal Eco­nomy of the Mass Media (New York: Pantheon Books, 2002), XI.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *