Eus­ka­di … ¿el segun­do frente?

Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa
El nacio­na­lis­mo vas­co, y el PNV en par­ti­cu­lar, siem­pre ha sido «com­pa­si­vo» con las cri­sis espa­ño­las. La supe­di­ta­ción de los asun­tos polí­ti­cos vas­cos a los pro­ble­mas espa­ño­les tie­ne una lar­ga tra­di­ción en el nacio­na­lis­mo y en el par­ti­do. Ya en julio de 1936, unos días antes del gol­pe mili­tar, Jose Anto­nio Agui­rre, a la sazón par­la­men­ta­rio espa­ñol, publi­ca­ba en el «Euz­ka­di» un artícu­lo mani­fes­tan­do su com­pren­sión con los pro­ble­mas del Esta­do. La acti­tud del que lue­go sería pri­mer lehen­da­ka­ri era un mode­lo de con­duc­ta irre­pro­cha­ble con las nece­si­da­des del «enemi­go».
Espa­ña esta­ba inmer­sa en una de sus cri­sis polí­ti­co-socia­les cícli­cas. Los nacio­na­lis­tas habían pre­sen­ta­do hacía tiem­po su recla­ma­ción de esta­tu­to, que per­ma­ne­cía olvi­da­da en los cajo­nes guber­na­men­ta­les mas pro­fun­dos. En esos días de julio, se pro­du­ce el aten­ta­do y muer­te de Cal­vo Sote­lo, el jefe de la opo­si­ción al gobierno repu­bli­cano. Enton­ces Agui­rre se diri­ge (15−7−36) a los lec­to­res nacionalistas:

Unos luc­tuo­sos suce­sos que, como es natu­ral, han cau­sa­do pro­fun­da impre­sión, detie­nen por el momen­to la aten­ción que se venía pres­tan­do al tema del Esta­tu­to Vas­co. No pue­de extra­ñar­nos. La preo­cu­pa­ción del gobierno espa­ñol está en estos momen­tos cir­cuns­cri­ta al tema que apa­sio­na en ter­tu­lias y corri­llos.

En efec­to, el gobierno espa­ñol tenía mucho en qué ocu­par­se, y el repre­sen­tan­te del nacio­na­lis­mo vas­co en el Con­gre­so se cen­tra­ba en repa­sar estos pro­ble­mas espa­ño­les en un lar­go artícu­lo, reple­to de com­pren­sión a los males aje­nos, con el que tra­ta­ba de jus­ti­fi­car la pro­ver­bial inac­ción polí­ti­ca en Madrid, de los titu­la­res de la cau­sa vas­ca. Al final del artícu­lo expo­nía con toda franqueza:

No creas jetza­le, que el pro­ble­ma del Esta­tu­to se ha olvi­da­do por estos acon­te­ci­mien­tos. Lo que suce­de es que los suce­sos han sido de tal mag­ni­tud que todo gira en torno a ellos. Maña­na vol­ve­rán los nues­tros a la lid, ya que hoy, como com­pren­de­rás era inoportuno.

En efec­to, ami­go Agui­rre, nada mas inopor­tuno que moles­tar al Esta­do ocu­pan­te en sus tareas, cuan­do está atra­ve­san­do sus pecu­lia­res cri­sis inter­nas, deri­va­das de una mal­for­ma­ción his­tó­ri­ca, que solo pue­de con­tro­lar con ayu­da de otros. ¿Cómo vamos a incor­diar a quien ya está sien­do incor­dia­do por sus pro­pios erro­res?. Lo “nues­tro” pue­de espe­rar a maña­na. Lo de Espa­ña, en cam­bio, con­vie­ne arre­glar­lo hoy. No sea que este­mos en el mis­mo bar­co y nos hun­da­mos todos. De este modo, la com­pren­sión pia­do­sa de las nece­si­da­des, la cri­sis y las pau­sas del Esta­do ocu­pan­te, se con­vir­tió con Agui­rre en prác­ti­ca de cor­te­sía polí­ti­ca habi­tual. Lle­gan­do a nues­tros días. Y alcan­zan­do un vir­tuo­sis­mo indes­crip­ti­ble bajo el cere­bro de Ortu­zar. Y eso que nues­tros días son los de la gran ofen­si­va cata­la­na. De la que habla has­ta Obama.
Des­de hace unos años, a Espa­ña se le ha abier­to un fren­te en Cata­lun­ya. Un fren­te cívi­co y polí­ti­co. No mili­tar. Pero tam­bién difí­cil de ata­jar. En este fren­te los cata­la­nes cami­nan solos des­de hace tiem­po. Les hemos deja­do solos…Porque la deser­ción del nacio­na­lis­mo vas­co es noto­ria y ver­gon­zo­sa. Su pre­sen­cia se resu­me a unas pocas pala­bras de con­sue­lo, a unas pre­sen­cias mediá­ti­cas y a una copia de la teo­ría del inopor­tu­nis­mo expre­sa­do por Agui­rre en 1936.
Cuan­do muchos pien­san que sería el momen­to de la ofen­si­va polí­ti­ca vas­ca, de la aper­tu­ra de un segun­do fren­te, la fuga nacio­nal vas­ca no pue­de ser mas escan­da­lo­sa. La izquier­da nacio­na­lis­ta tra­tan­do tími­da­men­te que se reco­noz­ca su tra­ba­jo­sa hoja de ruta hacia…¿donde?. La dere­cha peneu­vis­ta, pidien­do mas genu­fle­xio­nes que accio­nes. Y Ortu­zar dicien­do, o casi, que pedir la inde­pen­den­cia es infan­til. Que pri­me­ro hay que con­de­nar a ETA.
A nin­guno se le ha ocu­rri­do siquie­ra una de esas habi­tua­les fotos de cam­pa­ña. Un mitin de apo­yo. Ni siquie­ra una mani­fes­ta­ción o con­cen­tra­ción popu­lar en favor del pro­ce­so cata­lán. Tal vez una cam­pa­ña de divul­ga­ción social de lo que está pasan­do en Catalunya…Mucho menos cum­plir con su deber nacio­nal de exi­gir la inde­pen­den­cia incon­di­cio­nal vas­ca en las ins­ti­tu­cio­nes, con apo­yo explí­ci­to a la inde­pen­den­cia catalana.
No es raro que los comen­ta­rios, en la calle, giren en torno a la pér­di­da de posi­cio­nes rei­vin­di­ca­ti­vas vas­cas, fren­te a las cata­la­nas. Eus­ka­di ha pasa­do de ser el pri­me­ro del ran­king nacio­na­lis­ta a des­apa­re­cer de el. Y algu­nos dicen que des­de que no está ETA hay una pará­li­sis cere­bral mani­fies­ta, en los diri­gen­tes. Y que las for­mas pro­to­co­la­rias de Agui­rre, mez­cla­das con las argu­cias dia­léc­ti­cas de Arza­llus, domi­nan el deso­la­dor pano­ra­ma polí­ti­co vasco.
¿Qué pasa­ría si los vas­cos se unie­ran, con el empu­je polí­ti­co que pare­cían tener hace solo unos años, a la lucha polí­ti­ca con­tra Espa­ña, que lle­van en exclu­si­va los catalanes?
No es nece­sa­rio insis­tir en que si al enemi­go le van mal las cosas, lo mas acer­ta­do es pro­fun­di­zar en ellas…Salvo que, como fue el caso de Agui­rre, el enemi­go no sea el enemigo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *