El dis­cur­so sobre los refu­gia­dos sirios: un analizador

En un artícu­lo titu­la­do «Le mur meur­trier de la médi­te­rra­née: l’assassinat ins­ti­tu­tion­nel de mas­se de l’Union Euro­péen­ne» [El muro mor­tí­fe­ro del Medi­te­rrá­neo: el ase­si­na­to en masa ins­ti­tu­cio­nal de la Unión Euro­pea(a)], publi­ca­do en esta pági­na web el pasa­do 21 de mar­zo [de 2015], ponía­mos en evi­den­cia la res­pon­sa­bi­li­dad de la Unión Euro­pea en los miles de muer­tos que hay cada año en el Medi­te­rrá­neo en inten­tos deses­pe­ra­dos de huir de la mise­ria y de la gue­rra. Des­de que la pren­sa tur­ca y bri­tá­ni­ca publi­ca­ron el 2 de sep­tiem­bre la foto de un niño de 3 años muer­to en una pla­ya de Bodrum al sur de Tur­quía una vas­ta cam­pa­ña mediá­ti­ca pre­sen­ta otra ima­gen de la Unión Euro­pea en gene­ral y de Fran­cia en par­ti­cu­lar. Por lo tan­to, o bien está­ba­mos equi­vo­ca­dos o se habría pro­du­ci­do un cam­bio radi­cal de acti­tud y de polí­ti­ca. A no ser que no este­mos una vez más ante la ins­tru­men­ta­li­za­ción polí­ti­ca de un dra­ma humano para jus­ti­fi­car una nue­va inter­ven­ción mili­tar. Por otra par­te, las diver­sas reac­cio­nes polí­ti­cas y mediá­ti­cas ante la lle­ga­da de estos refu­gia­dos son un exce­len­te ana­li­za­dor polí­ti­co de nues­tra socie­dad, sus polí­ti­cas y sus medios de comunicación.
Una «cegue­ra» voluntaria
De escu­char a nues­tros polí­ti­cos y nues­tros medios, el des­cu­bri­mien­to del cuer­po del peque­ño Aylan puso en evi­den­cia la mag­ni­tud del dra­ma vivi­do por el pue­blo sirio. Por con­si­guien­te, ni los medios ni sus múl­ti­ples espe­cia­lis­tas y exper­tos ni los gobier­nos euro­peos y sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia habían eva­lua­do antes la mag­ni­tud del dra­ma. Nadie podía ima­gi­nar que unos niños fue­ran víc­ti­mas de las gue­rras que des­ga­rran Irak y Siria. Este reco­no­ci­mien­to implí­ci­to de una cegue­ra mediá­ti­ca y polí­ti­ca no se sos­tie­ne. Si hay cegue­ra es volun­ta­ria, como lo mani­fies­tan las alar­mas que los prin­ci­pa­les gran­des medios y la mayo­ría de la cla­se polí­ti­ca silen­cia­ron cui­da­do­sa­men­te. Así, por ejem­plo, el Alto Comi­sio­na­do de la Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos (ACNUR) pone de relie­ve en su comu­ni­ca­do de pren­sa del 9 de julio del 2015 que esta­mos en pre­sen­cia de «la pobla­ción más impor­tan­te de refu­gia­dos gene­ra­da por un solo con­flic­to en una gene­ra­ción. Esta pobla­ción nece­si­ta apo­yo del res­to del mun­do pero, en vez de ello, vive en unas con­di­cio­nes desas­tro­sas y se sume en la pobre­za (1)».
El mis­mo comu­ni­ca­do pro­por­cio­na las siguien­tes cifras: 4.013.000 refu­gia­dos en los paí­ses veci­nos de Siria (1.805.255 refu­gia­dos sirios en Tur­quía, 249.726 en Iraq, 629.128 en Jor­da­nia, 132.375 en Egip­to, 1.172.753 en Líbano y 24.055 en el Nor­te de Áfri­ca) y al menos 7,6 millo­nes de per­so­nas des­pla­za­das en el inte­rior de Siria. Por últi­mo, el comu­ni­ca­do de ACNUR recuer­da que es de pre­ver un aumen­to de la can­ti­dad de refu­gia­dos sirios des­pués de cin­co años de gue­rra total: «La cifra de cua­tro millo­nes sobre­vie­ne ape­nas 10 meses des­pués del haber­se alcan­za­do la de tres millo­nes. Al rit­mo actual ACNUR pre­vé que de aquí a fina­les de 2015 se podría alcan­zar la cifra de unos 4,27 millo­nes (2)». Otros datos de ACNUR ponen de relie­ve el aumen­to expo­nen­cial de la can­ti­dad de refu­gia­dos: 92.814 en julio de 2012, 1.512.160 en julio de 2013, 2.835.736 en julio de 2014, 4.094.091 en julio de 2015 (3).
Todo el mun­do lo sabía. Tan­to los perio­dis­tas como los polí­ti­cos esta­ban al corrien­te. Las cla­ses domi­nan­tes de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos espe­ra­ban sim­ple­men­te con­fi­nar una vez más a los refu­gia­dos en los paí­ses veci­nos. Ade­más, es lo que hacen en el caso de todos los demás con­flic­tos que ellos sus­ci­tan para con­tro­lar del gas, el petró­leo y los mine­ra­les estra­té­gi­cos. Así, en 2000 los 16 millo­nes de refu­gia­dos reco­no­ci­dos por ACNUR se repar­tían de la siguien­te mane­ra: «De los 16 millo­nes de refu­gia­dos, 3,6 millo­nes se encon­tra­ban en Áfri­ca, 9,1 en Asia, 2,3 en Euro­pa y 0,6 en Amé­ri­ca del Nor­te y el res­to en Amé­ri­ca Lati­na y Aus­tra­lia (4)». Aca­be­mos con los datos cuan­ti­ta­ti­vos con una últi­ma cifra de ANNUR para 2013: los paí­ses indus­tria­li­za­dos solo aco­gen el 14 % del con­jun­to de los refu­gia­dos (5).
Se tra­ta cla­ra­men­te de con­fi­nar en la peri­fe­ria de los paí­ses ricos la mise­ria del mun­do pro­du­ci­da, por una par­te, por las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas de las gran­des poten­cias impe­ria­lis­tas y por otra, por las gue­rras por el con­trol de las mate­rias pri­mas. Esta­mos ante una de las múl­ti­ples pre­mi­sas del ultra­li­be­ra­lis­mo: pri­va­ti­zar los bene­fi­cios y socia­li­zar las pér­di­das y/​o los costes.
Los hipó­cri­tas reconvertidos
En la sema­na pos­te­rior a la difu­sión de la foto del cadá­ver del peque­ño Aylan hemos asis­ti­do a súbi­tas recon­ver­sio­nes al huma­nis­mo. Así, por ejem­plo, el dipu­tado de dere­cha de [el depar­ta­men­to fran­cés de] los Alpes Marí­ti­mos Eric Ciot­ti escri­be en su cuen­ta de Twit­ter ya el 3 de sep­tiem­bre: «Ima­gen de un horror inso­por­ta­ble la de una infan­cia sacri­fi­ca­da. Indig­na­ción y asco ante la into­le­ra­ble fal­ta de acción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal». Hace ape­nas un mes, el 10 de agos­to, él mis­mo con­si­de­ra­ba que «la Unión Euro­pea debe empren­der sin más dila­ción unas ope­ra­cio­nes mili­ta­res des­ti­na­das a des­truir las filia­les de los tra­fi­can­tes de per­so­nas en su ori­gen y crear cen­tros de reten­ción para migran­tes en los paí­ses de entra­da a Euro­pa (6)».
En el Par­ti­do Socia­lis­ta [fran­cés] la recon­ver­sión es igual de radi­cal. Duran­te la cum­bre euro­pea extra­or­di­na­ria sobre el dra­ma de los emi­gran­tes en el Medi­te­rrá­neo cele­bra­da el pasa­do 23 de abril Fra­nçois Hollan­de anun­cia­ba su inten­ción de pro­po­ner una reso­lu­ción de la ONU para des­truir los bar­cos de los tra­fi­can­tes. De paso nos pre­gun­ta­mos cómo iban a reco­no­cer los bar­cos con­cer­ni­dos los sol­da­dos encar­ga­dos de esta tarea. Aho­ra Fra­nçois Hollan­de con­si­de­ra que la aco­gi­da de los refu­gia­dos sirios «es el deber de Fran­cia, don­de el dere­cho de asi­lo es par­te inte­gran­te de su alma, de su esen­cia (7)». Des­pués del «espí­ri­tu del 11 de enero*» aho­ra tene­mos «el alma y la esen­cia de Fran­cia».
Muchos medios han reto­ma­do este mito de una Fran­cia que siem­pre ha esta­do abier­ta a los opri­mi­dos del mun­do. Si bien es inne­ga­ble que en el pasa­do se aco­gió en Fran­cia a mili­tan­tes y/​o ciu­da­da­nos, en cam­bio es fal­so pre­sen­tar este hecho como gene­ra­li­za­do, cons­tan­te e inte­gra­do en «el alma y la esen­cia» del país. Empe­za­mos a acos­tum­brar­nos a estas venas líri­cas cuyo obje­ti­vo es escri­bir una nove­la nacio­nal ideo­ló­gi­ca que ocul­ta la reali­dad his­tó­ri­ca que la con­tra­di­ce. En enero de 2015 se pre­sen­tó la liber­tad de expre­sión como una cons­tan­te fran­ce­sa y se ocul­tó de paso las múl­ti­ples prohi­bi­cio­nes de perió­di­cos, revis­tas y libros que se expre­sa­ban con­tra la gue­rra de Arge­lia. Cuan­do en 2004 se apro­bó la ley sobre el pañue­lo en la escue­la, lo que se pre­sen­tó como una cons­tan­te fran­ce­sa fue la igual­dad entre los sexos y se ocul­tó al mis­mo tiem­po las des­igual­da­des pre­sen­tes y las luchas que las mili­tan­tes femi­nis­tas han teni­do que lle­var a cabo para dis­mi­nuir las des­igual­da­des reales.
Algu­nos medios inclu­so han osa­do citar el ejem­plo de los repu­bli­ca­nos espa­ño­les que huían del fas­cis­mo de Fran­co. No es inú­til recor­dar las con­di­cio­nes de esta aco­gi­da. Esto es lo que dice el his­to­ria­dor Marc Ferro: «Des­de 1937 aflu­yen refu­gia­dos vas­cos, hay ins­truc­cio­nes que muy rápi­do olvi­dan las preo­cu­pa­cio­nes huma­ni­ta­rias de las pri­me­ras sema­nas. Se les hace vol­ver a Espa­ña por los Piri­neos orien­ta­les. […] Des­de oto­ño de 1937, Marx Dor­moy, minis­tro del Inte­rior de un gobierno del Fren­te Popu­lar, pide a la poli­cía que esta­blez­ca una “barre­ra infran­quea­ble” […]. Se mues­tra sobre todo el poco afán por ayu­dar a los refu­gia­dos de las pobla­cio­nes de aco­gi­da, a menu­do con­tra­ria­das por la pasión polí­ti­ca de sus hués­pe­des (8)».
Varios cien­tos de miles de repu­bli­ca­nos fue­ron «aco­gi­dos» en unos cam­pos que tuvie­ron que cons­truir ellos mis­mos. Se sepa­ra­ba a las fami­lias y los cam­pos esta­ban rodea­dos de alam­bre de espino y vigi­la­dos por gen­dar­mes anti­dis­tur­bios. Los fran­ce­ses que que­rían ayu­dar­les esta­ban obli­ga­dos a lan­zar la comi­da y la ropa por enci­ma del alam­bre de espino.
No hay nin­gu­na «alma y esen­cia» fran­ce­sa que com­por­te como carac­te­rís­ti­ca esen­cial el huma­nis­mo y la aco­gi­da de los per­se­gui­dos. Tam­po­co hay nin­gu­na recon­ver­sión a pro­pó­si­to de los refu­gia­dos sino sim­ple­men­te unas «recon­ver­sio­nes hipó­cri­tas» esce­ni­fi­ca­das mediá­ti­ca­men­te para ins­tru­men­ta­li­zar la emo­ción de la opi­nión pública.
El dis­cur­so sobre la selección
Apar­te del Fren­te Nacio­nal que pro­po­ne «no aco­ger ya a nadie más (9)», el con­sen­so sobre «el alma y la esen­cia» de Fran­cia reúne aho­ra a la dere­cha y a una par­te impor­tan­te de la «izquier­da». El segun­do ras­go del con­sen­so se refie­re a la nece­si­dad de una «selec­ción» entre «refu­gia­dos legí­ti­mos» y «refu­gia­dos ile­gí­ti­mos», entre «refu­gia­dos ver­da­de­ros» y «refu­gia­dos fal­sos». Llue­ven las pro­pues­tas y cons­ti­tu­yen un exce­len­te ana­li­za­dor de nues­tra socie­dad, de su cla­se polí­ti­ca y sus farra­go­sos medios de comunicación.
El alcal­de de Roan­ne, Yves Nico­lin, pro­po­ne que la selec­ción se haga sobre una base reli­gio­sa: «Si Fran­cia deci­de aco­ger en su terri­to­rio cier­ta can­ti­dad de fami­lias y deci­de inte­grar­las, es decir, dar­les pape­les, creo que la ciu­dad de Roan­ne podrá desem­pe­ñar ese papel, aco­ger qui­zá a una dece­na de fami­lias, pero a con­di­ción de que se tra­te de refu­gia­dos cris­tia­nos per­se­gui­dos por el Daesh en Siria por ser cris­tia­nos […] Lo que deseo es que poda­mos tener la cer­ti­dum­bre abso­lu­ta de que no son terro­ris­tas dis­fra­za­dos. Por ello creo que el pedir que sean cris­tia­nos pue­de ser sufi­cien­te garan­tía (10)».
Le apo­yan en esta pro­pues­ta Gérard Dézem­pte, alcal­de de Char­vieu-Cha­vag­neux, y Damien Mes­lot, alcal­de de Bel­fort. Por con­si­guien­te, des­pués de la estre­lla ama­ri­lla que en el pasa­do per­mi­tía dis­tin­guir a los judíos, en el futu­ro habría que obli­gar a lle­var una media luna ver­de para evi­tar los frau­des al asi­lo polí­ti­co. Sin duda estas pos­tu­ras son mar­gi­na­les pero bas­tan para poner de relie­ve la bana­li­za­ción de la isla­mo­fo­bia en Fran­cia. Indi­can que en Fran­cia ha sal­ta­do un cerro­jo en mate­ria de isla­mo­fo­bia y que esta for­ma par­te des­de aho­ra de la esfe­ra de lo «legí­ti­mo» en el deba­te político.
Pero el cri­te­rio de «selec­ción» más com­par­ti­do y men­cio­na­do es el de la dife­ren­cia entre «migran­tes» y «refu­gia­dos». Muchos perio­dis­tas adop­tan un tono doc­to para expli­car­nos esta dife­ren­cia ente los unos, que serían «eco­nó­mi­cos», y los otros, que serían «polí­ti­cos». La aco­gi­da de los pri­me­ros sería impo­si­ble y exi­gi­ría fir­me­za, mien­tras que la aco­gi­da de los segun­dos sería nece­sa­ria y exi­gi­ría soli­da­ri­dad. Un perio­dis­ta de Libé­ra­tion inclu­so pre­sen­ta la dis­tin­ción entre «refu­gia­dos» y «migran­tes» de la siguien­te mane­ra: «Se tra­ta la actual cri­sis huma­ni­ta­ria como un empeo­ra­mien­to, sin duda espec­ta­cu­lar, pero un sim­ple empeo­ra­mien­to de una “olea­da migra­to­ria” que des­de hace años vie­ne a enca­llar en las cos­tas euro­peas, hoy ita­lia­nas y grie­gas, ayer espa­ño­las. No es casual que se hable de “migran­tes” o de “clan­des­ti­nos” y no de “refu­gia­dos”. En el fon­do, para los fran­ce­ses Aylan no es sino una víc­ti­ma más de esta “mise­ria del mun­do”, atraí­da por El Dora­do euro­peo. Estas masas indi­fe­ren­cia­das que fuer­zan nues­tras fron­te­ras arries­gan­do sus vidas (y es el dis­cur­so del Fren­te Nacio­nal), solo son “migran­tes-inmi­gra­dos” que en el mejor de los casos vie­nen a robar el pan de los fran­ce­ses y en el peor a impor­tar la yihad. La pala­bra «migran­te» es un tapa­rra­bos semán­ti­co que per­mi­te negar la espe­ci­fi­ci­dad del dra­ma humano que se desa­rro­lla en nues­tras fron­te­ras, una pala­bra con­no­ta­da nega­ti­va­men­te: a fin de cuen­tas, ¿aca­so “migran­te” no está con­te­ni­do en “inmi­gran­te”? Aho­ra bien, la inmen­sa mayo­ría de quie­nes tra­tan de lle­gar a Euro­pa no habrían pen­sa­do hace unos años en aban­do­nar su país: solo “migran” por­que huyen de la gue­rra, las masa­cres, las per­se­cu­cio­nes, las vio­la­cio­nes, las tor­tu­ras, la muer­te (11)».
Com­par­ti­mos la preo­cu­pa­ción de este perio­dis­ta por que se mida la urgen­cia de la situa­ción y la mag­ni­tud del dra­ma. Sin embar­go, esta urgen­cia no debe hacer­nos olvi­dar la afi­ni­dad de las cau­sas y de las res­pon­sa­bi­li­da­des que lle­van a la lla­ma­da emi­gra­ción «eco­nó­mi­ca» y al exi­lio polí­ti­co. Las mis­mas poten­cias de la OTAN impo­nen unas reglas eco­nó­mi­cas mun­dia­les que empo­bre­cen a los más pobres, lo que les obli­ga a la emi­gra­ción, e inter­vie­nen mili­tar­men­te para con­tro­lar las mate­rias pri­mas, lo que pro­du­ce sis­te­má­ti­ca­men­te unos dra­mas huma­ni­ta­rios que obli­gan a millo­nes de per­so­nas a huir: Irak, Afga­nis­tán, Libia, etc. Como los refu­gia­dos, los lla­ma­dos emi­gran­tes «eco­nó­mi­cos» nun­ca habrían pen­sa­do hace unos años en aban­do­nar su país. La insis­ten­cia tan­to del gobierno [fran­cés] como de la opo­si­ción en la dis­tin­ción entre estas dos cate­go­rías solo tie­ne un obje­ti­vo: jus­ti­fi­car el recha­zo del per­mi­so de estan­cia en el caso de los emi­gra­dos eco­nó­mi­cos e inclu­so en el de los refu­gia­dos que no sean zonas arbi­tra­ria­men­te ele­gi­das por los paí­ses ricos como peligrosas.
Es cier­to que de nue­vo los repor­ta­jes y dis­cur­sos mediá­ti­cos se han cen­tra­do en las con­se­cuen­cias de la situa­ción y no en las cau­sas. Es como si brus­ca­men­te estu­vié­ra­mos ante un tor­na­do impre­vi­si­ble y no ante los resul­ta­dos pre­vi­si­bles de las des­es­ta­bi­li­za­cio­nes estra­té­gi­cas, de las que nues­tros gober­nan­tes son en gran par­te res­pon­sa­bles. El mis­mo silen­cio sobre las cau­sas lle­va cons­cien­te­men­te o no a ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de las petro­mo­nar­quías en la ofen­si­va del Daesh. Es cier­to que las petro­mo­nar­quías son ami­gas de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos. Lle­va cons­cien­te­men­te o no a ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de Tur­quía en la ofen­si­va de Daesh por medio de la gue­rra que Tur­quía lle­va a cabo con­tra los resis­ten­tes kur­dos. Es cier­to que Tur­quía es miem­bro de la OTAN. Pero el dis­cur­so mediá­ti­co tam­bién se carac­te­ri­za por otro silen­cio ensor­de­ce­dor: el con­cer­nien­te a la masa­cre que el ejér­ci­to sau­dí y los ejér­ci­tos de los Emi­ra­tos come­ten cada día en Yemen con­tra una revuel­ta popu­lar. Es cier­to que son «nues­tros» aliados.
Si las pro­pues­tas de selec­ción entre refu­gia­dos cris­tia­nos y refu­gia­dos musul­ma­nes reve­lan el arrai­go de la isla­mo­fo­bia, las de selec­ción entre emi­gra­dos eco­nó­mi­cos y refu­gia­dos polí­ti­cos reve­lan la cam­pa­ña con­sen­sual (cons­cien­te­men­te o no, el resul­ta­do es el mis­mo) cuyo obje­ti­vo es ocul­tar las cau­sas de las cri­sis que agi­tan nues­tro mundo.
Una lógi­ca colonial
El dis­cur­so sobre la selec­ción lle­va inevi­ta­ble­men­te a pro­po­ner dis­po­si­ti­vos. Así, tan­to en la dere­cha como en la izquier­da se pro­po­ne mul­ti­pli­car los cen­tros de selec­ción o hots­pot. En bue­na lógi­ca colo­nial se pro­po­ne ins­ta­lar estos nue­vos cen­tros en los paí­ses medi­te­rrá­neos e inclu­so en Áfri­ca. Se tra­ta de más ni menos que de exter­na­li­zar el «tra­ba­jo sucio» para que siga sien­do invi­si­ble. El hecho de que estén con­cer­ni­dos paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea pone de relie­ve sim­ple­men­te que la lógi­ca colo­nial se extien­de en el pro­pio seno de Euro­pa. La últi­ma «cri­sis grie­ga» y su des­en­la­ce ilus­tra que se tra­ta a este país como se tra­ta a las anti­guas colo­nias, es decir, con la mis­ma lógi­ca de con­ver­tir­lo en depen­dien­te y de saqueo.
Estos cen­tros de selec­ción exis­ten ya, por ejem­plo, en Poz­za­llo, Ita­lie. Lo ges­tio­na Fron­tex (la agen­cia euro­pea que se encar­ga de las fron­te­ras (12)). Los mili­tan­tes de los dere­chos huma­nos denun­cian regu­lar­men­te el cen­tro de Poz­za­lo, como los demás, por aten­tar a la dig­ni­dad del ser humano:
¿El obje­ti­vo? Ence­rrar y lue­go devol­ver a los «malos» refu­gia­dos a sus casas, a ries­go de mal­tra­tar­los de paso y a veces de enviar­los a la muer­te en su país de ori­gen. En estas pri­sio­nes encu­bier­tas los poli­cías uti­li­zan la fuer­za para obli­gar a los refu­gia­dos a dar sus hue­llas digi­ta­les que a con­ti­nua­ción se regis­tran en el fiche­ro Euro­dac. En Poz­za­llo en octu­bre de 2014 varios rela­tos, tes­ti­mo­nios y regis­tros dan tes­ti­mo­nio de la vio­len­cia pade­ci­da por los refu­gia­dos en estos cen­tros. Varios cien­tos de refu­gia­dos habían empren­di­do una huel­ga de ham­bre en con­tra de que se toma­ran hue­llas digi­ta­les por la fuer­za. Tam­bién en Poz­za­llo en mayo de 2015 unos poli­cías uti­li­za­ron porras eléc­tri­cas, sobre todo con­tra los meno­res que se nega­ban a dar sus hue­llas. Los poli­cías tam­bién emplean téc­ni­cas de inti­mi­da­ción, se ame­na­za a las fami­lias con sepa­rar­las (13).
La pro­pues­ta de mul­ti­pli­car los hots­pot pone de relie­ve la ausen­cia de volun­tad de actuar sobre las cau­sas y la deci­sión de cen­trar­se solo en la ges­tión de las con­se­cuen­cias exter­na­li­zan­do las tareas más repre­si­vas de ello.
 
Pero, enton­ces, ¿que sig­ni­fi­ca esta «con­ver­sión» gene­ra­li­za­da des­de Mer­kel a Hollan­de, de Sar­kozy a Valls? Al igual que con el 11 de enero hay que bus­car la res­pues­ta en las deci­sio­nes que se toma­ron con oca­sión de esta esce­ni­fi­ca­ción mediá­ti­ca y polí­ti­ca de huma­nis­mo euro­peo ejem­plar. Si el dra­ma de enero des­em­bo­có en una deci­sión toma­da casi por una­ni­mi­dad en la Asam­blea Nacio­nal de pro­se­guir los ata­ques aéreos en Irak, el dra­ma de sep­tiem­bre con­clu­ye con la deci­sión de Hollan­de de empren­der ata­ques aéreos en Siria. Aho­ra ya no hay ni siquie­ra nece­si­dad de votar y el con­sen­so en las decla­ra­cio­nes es sor­pren­den­te: todas las figu­ras de dere­cha y del Par­ti­do Socia­lis­ta se han decla­ra­do favo­ra­bles por una­ni­mi­dad a estos ataques.
Saïd Boua­ma­ma, Inves­ti­gAc­tion
11 de sep­tiem­bre de 2015
Fuen­te: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​0​9​/​1​4​/​l​e​-​d​i​s​c​o​u​r​s​-​s​u​r​-​l​e​s​-​r​e​f​u​g​i​e​s​-​s​y​r​i​e​n​s​-​u​n​-​a​n​a​l​y​s​e​ur/
[Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bastos.]
(a) http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​e​l​-​m​u​r​o​-​m​o​r​t​i​f​e​r​o​-​d​e​l​-​m​e​d​i​t​e​r​r​a​n​eo/
1 [http://​www​.unhcr​.fr/​5​5​9​e​2​c​a​6​c​.​h​tml]
2 Ibid,
3 http://​data​.unhcr​.org/​s​y​r​i​a​n​r​e​f​u​g​e​e​s​/​r​e​g​i​o​n​a​l​.​p​h​p​#​_​g​a​=​1​.​5​9​5​5​6​0​7​7​.​1​7​8​6​2​7​2​9​8​0​.​1​4​4​1​7​8​7​559
4 Jean-Clau­de Chas­te­land, La popu­la­tion mon­dia­le à l’orée du XXIè­me siè­cle, in Jean-Clau­de Chas­te­land et Jean-Clau­de Ches­nais (coord.), La popu­la­tion du mon­de, Les Cahiers de l’INED, n° 149, París, 2002, p. 57.
5 http://​www​.unhcr​.fr/​5​3​e​d​c​9​a​3​9​.​h​tml
http://​www​.lemon​de​.fr/​l​e​s​-​d​e​c​o​d​e​u​r​s​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​1​5​/​0​9​/​0​3​/​r​e​f​u​g​i​e​s​-​l​-​h​y​p​o​c​r​i​s​i​e​-​d​-​e​r​i​c​-​c​i​o​t​t​i​_​4​7​4​4​7​4​9​_​4​3​5​5​7​7​0​.​h​t​m​l​?​x​t​o​r​=​S​E​C​-​3​3​2​8​0​887
http://​www​.lepoint​.fr/​s​o​c​i​e​t​e​/​h​o​l​l​a​n​d​e​-​l​a​-​f​r​a​n​c​e​-​p​r​e​t​e​-​a​-​a​c​c​u​e​i​l​l​i​r​-24 – 000-refu­gies-07 – 09-2015 – 1962619_23.php
* El 11 de enero de 2015 se cele­bró en París la gran mani­fes­ta­ción de repul­sa por los aten­ta­dos en la sede de la revis­ta Char­li Heb­do. (N. de la t.)
8 Marc Ferro, His­to­ire de Fran­ce, Odi­le Jacob, París, 2003.
9 Decla­ra­ción en la Uni­ver­si­dad de Verano del Fren­te Nacio­nal, el 5 de sep­tiem­bre de 2015.
10 http://​www​.ouest​-fran​ce​.fr/​r​o​a​n​n​e​-​l​e​-​m​a​i​r​e​-​p​r​e​t​-​a​c​c​u​e​i​l​l​i​r​-​l​e​s​-​r​e​f​u​g​i​e​s​-​s​i​l​s​-​s​o​n​t​-​c​h​r​e​t​i​e​n​s​-​3​6​6​9​778
11 http://​www​.libe​ra​tion​.fr/​m​o​n​d​e​/​2​0​1​5​/​0​9​/​0​4​/​n​e​-​d​i​t​e​s​-​p​l​u​s​-​m​i​g​r​a​n​t​_​1​3​7​5​999
12 Véa­se nues­tro artícu­lo de mar­zo de 2015: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​0​3​/​2​2​/​l​e​-​m​u​r​-​m​e​u​r​t​r​i​e​r​-​d​e​-​l​a​-​m​e​d​i​t​e​r​r​a​n​e​e​-​l​a​s​s​a​s​s​i​n​a​t​-​i​n​s​t​i​t​u​t​i​o​n​n​e​l​-​d​e​-​m​a​s​s​e​-​d​e​-​l​u​n​i​o​n​-​e​u​r​o​p​e​e​n​ne/ [en cas­te­llano véa­se, http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​e​l​-​m​u​r​o​-​m​o​r​t​i​f​e​r​o​-​d​e​l​-​m​e​d​i​t​e​r​r​a​n​eo/]
13 http://​www​.huf​fing​ton​post​.fr/​a​l​e​x​i​s​-​k​r​a​l​a​n​d​/​p​o​z​z​a​l​l​o​-​c​e​n​t​r​e​-​t​r​i​-​r​e​f​u​g​i​e​s​_​b​_​8​0​8​9​9​8​0​.​h​tml
Fuen­te: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​0​9​/​1​4​/​l​e​-​d​i​s​c​o​u​r​s​-​s​u​r​-​l​e​s​-​r​e​f​u​g​i​e​s​-​s​y​r​i​e​n​s​-​u​n​-​a​n​a​l​y​s​e​ur/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *