El dis­cur­so sobre los refu­gia­dos sirios: un analizador

En un artícu­lo titu­la­do «Le mur meur­trier de la médi­te­rra­née: l’assassinat ins­ti­tu­tion­nel de mas­se de l’Union Euro­péen­ne» [El muro mor­tí­fe­ro del Medi­te­rrá­neo: el ase­si­na­to en masa ins­ti­tu­cio­nal de la Unión Euro­pea(a)], publi­ca­do en esta pági­na web el pasa­do 21 de mar­zo [de 2015], ponía­mos en evi­den­cia la res­pon­sa­bi­li­dad de la Unión Euro­pea en los miles de muer­tos que hay cada año en el Medi­te­rrá­neo en inten­tos deses­pe­ra­dos de huir de la mise­ria y de la gue­rra. Des­de que la pren­sa tur­ca y bri­tá­ni­ca publi­ca­ron el 2 de sep­tiem­bre la foto de un niño de 3 años muer­to en una pla­ya de Bodrum al sur de Tur­quía una vas­ta cam­pa­ña mediá­ti­ca pre­sen­ta otra ima­gen de la Unión Euro­pea en gene­ral y de Fran­cia en par­ti­cu­lar. Por lo tan­to, o bien está­ba­mos equi­vo­ca­dos o se habría pro­du­ci­do un cam­bio radi­cal de acti­tud y de polí­ti­ca. A no ser que no este­mos una vez más ante la ins­tru­men­ta­li­za­ción polí­ti­ca de un dra­ma humano para jus­ti­fi­car una nue­va inter­ven­ción mili­tar. Por otra par­te, las diver­sas reac­cio­nes polí­ti­cas y mediá­ti­cas ante la lle­ga­da de estos refu­gia­dos son un exce­len­te ana­li­za­dor polí­ti­co de nues­tra socie­dad, sus polí­ti­cas y sus medios de comunicación.
Una «cegue­ra» voluntaria
De escu­char a nues­tros polí­ti­cos y nues­tros medios, el des­cu­bri­mien­to del cuer­po del peque­ño Aylan puso en evi­den­cia la mag­ni­tud del dra­ma vivi­do por el pue­blo sirio. Por con­si­guien­te, ni los medios ni sus múl­ti­ples espe­cia­lis­tas y exper­tos ni los gobier­nos euro­peos y sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia habían eva­lua­do antes la mag­ni­tud del dra­ma. Nadie podía ima­gi­nar que unos niños fue­ran víc­ti­mas de las gue­rras que des­ga­rran Irak y Siria. Este reco­no­ci­mien­to implí­ci­to de una cegue­ra mediá­ti­ca y polí­ti­ca no se sos­tie­ne. Si hay cegue­ra es volun­ta­ria, como lo mani­fies­tan las alar­mas que los prin­ci­pa­les gran­des medios y la mayo­ría de la cla­se polí­ti­ca silen­cia­ron cui­da­do­sa­men­te. Así, por ejem­plo, el Alto Comi­sio­na­do de la Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos (ACNUR) pone de relie­ve en su comu­ni­ca­do de pren­sa del 9 de julio del 2015 que esta­mos en pre­sen­cia de «la pobla­ción más impor­tan­te de refu­gia­dos gene­ra­da por un solo con­flic­to en una gene­ra­ción. Esta pobla­ción nece­si­ta apo­yo del res­to del mun­do pero, en vez de ello, vive en unas con­di­cio­nes desas­tro­sas y se sume en la pobre­za (1)».
El mis­mo comu­ni­ca­do pro­por­cio­na las siguien­tes cifras: 4.013.000 refu­gia­dos en los paí­ses veci­nos de Siria (1.805.255 refu­gia­dos sirios en Tur­quía, 249.726 en Iraq, 629.128 en Jor­da­nia, 132.375 en Egip­to, 1.172.753 en Líbano y 24.055 en el Nor­te de Áfri­ca) y al menos 7,6 millo­nes de per­so­nas des­pla­za­das en el inte­rior de Siria. Por últi­mo, el comu­ni­ca­do de ACNUR recuer­da que es de pre­ver un aumen­to de la can­ti­dad de refu­gia­dos sirios des­pués de cin­co años de gue­rra total: «La cifra de cua­tro millo­nes sobre­vie­ne ape­nas 10 meses des­pués del haber­se alcan­za­do la de tres millo­nes. Al rit­mo actual ACNUR pre­vé que de aquí a fina­les de 2015 se podría alcan­zar la cifra de unos 4,27 millo­nes (2)». Otros datos de ACNUR ponen de relie­ve el aumen­to expo­nen­cial de la can­ti­dad de refu­gia­dos: 92.814 en julio de 2012, 1.512.160 en julio de 2013, 2.835.736 en julio de 2014, 4.094.091 en julio de 2015 (3).
Todo el mun­do lo sabía. Tan­to los perio­dis­tas como los polí­ti­cos esta­ban al corrien­te. Las cla­ses domi­nan­tes de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos espe­ra­ban sim­ple­men­te con­fi­nar una vez más a los refu­gia­dos en los paí­ses veci­nos. Ade­más, es lo que hacen en el caso de todos los demás con­flic­tos que ellos sus­ci­tan para con­tro­lar del gas, el petró­leo y los mine­ra­les estra­té­gi­cos. Así, en 2000 los 16 millo­nes de refu­gia­dos reco­no­ci­dos por ACNUR se repar­tían de la siguien­te mane­ra: «De los 16 millo­nes de refu­gia­dos, 3,6 millo­nes se encon­tra­ban en Áfri­ca, 9,1 en Asia, 2,3 en Euro­pa y 0,6 en Amé­ri­ca del Nor­te y el res­to en Amé­ri­ca Lati­na y Aus­tra­lia (4)». Aca­be­mos con los datos cuan­ti­ta­ti­vos con una últi­ma cifra de ANNUR para 2013: los paí­ses indus­tria­li­za­dos solo aco­gen el 14 % del con­jun­to de los refu­gia­dos (5).
Se tra­ta cla­ra­men­te de con­fi­nar en la peri­fe­ria de los paí­ses ricos la mise­ria del mun­do pro­du­ci­da, por una par­te, por las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas de las gran­des poten­cias impe­ria­lis­tas y por otra, por las gue­rras por el con­trol de las mate­rias pri­mas. Esta­mos ante una de las múl­ti­ples pre­mi­sas del ultra­li­be­ra­lis­mo: pri­va­ti­zar los bene­fi­cios y socia­li­zar las pér­di­das y/​o los costes.
Los hipó­cri­tas reconvertidos
En la sema­na pos­te­rior a la difu­sión de la foto del cadá­ver del peque­ño Aylan hemos asis­ti­do a súbi­tas recon­ver­sio­nes al huma­nis­mo. Así, por ejem­plo, el dipu­tado de dere­cha de [el depar­ta­men­to fran­cés de] los Alpes Marí­ti­mos Eric Ciot­ti escri­be en su cuen­ta de Twit­ter ya el 3 de sep­tiem­bre: «Ima­gen de un horror inso­por­ta­ble la de una infan­cia sacri­fi­ca­da. Indig­na­ción y asco ante la into­le­ra­ble fal­ta de acción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal». Hace ape­nas un mes, el 10 de agos­to, él mis­mo con­si­de­ra­ba que «la Unión Euro­pea debe empren­der sin más dila­ción unas ope­ra­cio­nes mili­ta­res des­ti­na­das a des­truir las filia­les de los tra­fi­can­tes de per­so­nas en su ori­gen y crear cen­tros de reten­ción para migran­tes en los paí­ses de entra­da a Euro­pa (6)».
En el Par­ti­do Socia­lis­ta [fran­cés] la recon­ver­sión es igual de radi­cal. Duran­te la cum­bre euro­pea extra­or­di­na­ria sobre el dra­ma de los emi­gran­tes en el Medi­te­rrá­neo cele­bra­da el pasa­do 23 de abril Fra­nçois Hollan­de anun­cia­ba su inten­ción de pro­po­ner una reso­lu­ción de la ONU para des­truir los bar­cos de los tra­fi­can­tes. De paso nos pre­gun­ta­mos cómo iban a reco­no­cer los bar­cos con­cer­ni­dos los sol­da­dos encar­ga­dos de esta tarea. Aho­ra Fra­nçois Hollan­de con­si­de­ra que la aco­gi­da de los refu­gia­dos sirios «es el deber de Fran­cia, don­de el dere­cho de asi­lo es par­te inte­gran­te de su alma, de su esen­cia (7)». Des­pués del «espí­ri­tu del 11 de enero*» aho­ra tene­mos «el alma y la esen­cia de Fran­cia».
Muchos medios han reto­ma­do este mito de una Fran­cia que siem­pre ha esta­do abier­ta a los opri­mi­dos del mun­do. Si bien es inne­ga­ble que en el pasa­do se aco­gió en Fran­cia a mili­tan­tes y/​o ciu­da­da­nos, en cam­bio es fal­so pre­sen­tar este hecho como gene­ra­li­za­do, cons­tan­te e inte­gra­do en «el alma y la esen­cia» del país. Empe­za­mos a acos­tum­brar­nos a estas venas líri­cas cuyo obje­ti­vo es escri­bir una nove­la nacio­nal ideo­ló­gi­ca que ocul­ta la reali­dad his­tó­ri­ca que la con­tra­di­ce. En enero de 2015 se pre­sen­tó la liber­tad de expre­sión como una cons­tan­te fran­ce­sa y se ocul­tó de paso las múl­ti­ples prohi­bi­cio­nes de perió­di­cos, revis­tas y libros que se expre­sa­ban con­tra la gue­rra de Arge­lia. Cuan­do en 2004 se apro­bó la ley sobre el pañue­lo en la escue­la, lo que se pre­sen­tó como una cons­tan­te fran­ce­sa fue la igual­dad entre los sexos y se ocul­tó al mis­mo tiem­po las des­igual­da­des pre­sen­tes y las luchas que las mili­tan­tes femi­nis­tas han teni­do que lle­var a cabo para dis­mi­nuir las des­igual­da­des reales.
Algu­nos medios inclu­so han osa­do citar el ejem­plo de los repu­bli­ca­nos espa­ño­les que huían del fas­cis­mo de Fran­co. No es inú­til recor­dar las con­di­cio­nes de esta aco­gi­da. Esto es lo que dice el his­to­ria­dor Marc Ferro: «Des­de 1937 aflu­yen refu­gia­dos vas­cos, hay ins­truc­cio­nes que muy rápi­do olvi­dan las preo­cu­pa­cio­nes huma­ni­ta­rias de las pri­me­ras sema­nas. Se les hace vol­ver a Espa­ña por los Piri­neos orien­ta­les. […] Des­de oto­ño de 1937, Marx Dor­moy, minis­tro del Inte­rior de un gobierno del Fren­te Popu­lar, pide a la poli­cía que esta­blez­ca una “barre­ra infran­quea­ble” […]. Se mues­tra sobre todo el poco afán por ayu­dar a los refu­gia­dos de las pobla­cio­nes de aco­gi­da, a menu­do con­tra­ria­das por la pasión polí­ti­ca de sus hués­pe­des (8)».
Varios cien­tos de miles de repu­bli­ca­nos fue­ron «aco­gi­dos» en unos cam­pos que tuvie­ron que cons­truir ellos mis­mos. Se sepa­ra­ba a las fami­lias y los cam­pos esta­ban rodea­dos de alam­bre de espino y vigi­la­dos por gen­dar­mes anti­dis­tur­bios. Los fran­ce­ses que que­rían ayu­dar­les esta­ban obli­ga­dos a lan­zar la comi­da y la ropa por enci­ma del alam­bre de espino.
No hay nin­gu­na «alma y esen­cia» fran­ce­sa que com­por­te como carac­te­rís­ti­ca esen­cial el huma­nis­mo y la aco­gi­da de los per­se­gui­dos. Tam­po­co hay nin­gu­na recon­ver­sión a pro­pó­si­to de los refu­gia­dos sino sim­ple­men­te unas «recon­ver­sio­nes hipó­cri­tas» esce­ni­fi­ca­das mediá­ti­ca­men­te para ins­tru­men­ta­li­zar la emo­ción de la opi­nión pública.
El dis­cur­so sobre la selección
Apar­te del Fren­te Nacio­nal que pro­po­ne «no aco­ger ya a nadie más (9)», el con­sen­so sobre «el alma y la esen­cia» de Fran­cia reúne aho­ra a la dere­cha y a una par­te impor­tan­te de la «izquier­da». El segun­do ras­go del con­sen­so se refie­re a la nece­si­dad de una «selec­ción» entre «refu­gia­dos legí­ti­mos» y «refu­gia­dos ile­gí­ti­mos», entre «refu­gia­dos ver­da­de­ros» y «refu­gia­dos fal­sos». Llue­ven las pro­pues­tas y cons­ti­tu­yen un exce­len­te ana­li­za­dor de nues­tra socie­dad, de su cla­se polí­ti­ca y sus farra­go­sos medios de comunicación.
El alcal­de de Roan­ne, Yves Nico­lin, pro­po­ne que la selec­ción se haga sobre una base reli­gio­sa: «Si Fran­cia deci­de aco­ger en su terri­to­rio cier­ta can­ti­dad de fami­lias y deci­de inte­grar­las, es decir, dar­les pape­les, creo que la ciu­dad de Roan­ne podrá desem­pe­ñar ese papel, aco­ger qui­zá a una dece­na de fami­lias, pero a con­di­ción de que se tra­te de refu­gia­dos cris­tia­nos per­se­gui­dos por el Daesh en Siria por ser cris­tia­nos […] Lo que deseo es que poda­mos tener la cer­ti­dum­bre abso­lu­ta de que no son terro­ris­tas dis­fra­za­dos. Por ello creo que el pedir que sean cris­tia­nos pue­de ser sufi­cien­te garan­tía (10)».
Le apo­yan en esta pro­pues­ta Gérard Dézem­pte, alcal­de de Char­vieu-Cha­vag­neux, y Damien Mes­lot, alcal­de de Bel­fort. Por con­si­guien­te, des­pués de la estre­lla ama­ri­lla que en el pasa­do per­mi­tía dis­tin­guir a los judíos, en el futu­ro habría que obli­gar a lle­var una media luna ver­de para evi­tar los frau­des al asi­lo polí­ti­co. Sin duda estas pos­tu­ras son mar­gi­na­les pero bas­tan para poner de relie­ve la bana­li­za­ción de la isla­mo­fo­bia en Fran­cia. Indi­can que en Fran­cia ha sal­ta­do un cerro­jo en mate­ria de isla­mo­fo­bia y que esta for­ma par­te des­de aho­ra de la esfe­ra de lo «legí­ti­mo» en el deba­te político.
Pero el cri­te­rio de «selec­ción» más com­par­ti­do y men­cio­na­do es el de la dife­ren­cia entre «migran­tes» y «refu­gia­dos». Muchos perio­dis­tas adop­tan un tono doc­to para expli­car­nos esta dife­ren­cia ente los unos, que serían «eco­nó­mi­cos», y los otros, que serían «polí­ti­cos». La aco­gi­da de los pri­me­ros sería impo­si­ble y exi­gi­ría fir­me­za, mien­tras que la aco­gi­da de los segun­dos sería nece­sa­ria y exi­gi­ría soli­da­ri­dad. Un perio­dis­ta de Libé­ra­tion inclu­so pre­sen­ta la dis­tin­ción entre «refu­gia­dos» y «migran­tes» de la siguien­te mane­ra: «Se tra­ta la actual cri­sis huma­ni­ta­ria como un empeo­ra­mien­to, sin duda espec­ta­cu­lar, pero un sim­ple empeo­ra­mien­to de una “olea­da migra­to­ria” que des­de hace años vie­ne a enca­llar en las cos­tas euro­peas, hoy ita­lia­nas y grie­gas, ayer espa­ño­las. No es casual que se hable de “migran­tes” o de “clan­des­ti­nos” y no de “refu­gia­dos”. En el fon­do, para los fran­ce­ses Aylan no es sino una víc­ti­ma más de esta “mise­ria del mun­do”, atraí­da por El Dora­do euro­peo. Estas masas indi­fe­ren­cia­das que fuer­zan nues­tras fron­te­ras arries­gan­do sus vidas (y es el dis­cur­so del Fren­te Nacio­nal), solo son “migran­tes-inmi­gra­dos” que en el mejor de los casos vie­nen a robar el pan de los fran­ce­ses y en el peor a impor­tar la yihad. La pala­bra «migran­te» es un tapa­rra­bos semán­ti­co que per­mi­te negar la espe­ci­fi­ci­dad del dra­ma humano que se desa­rro­lla en nues­tras fron­te­ras, una pala­bra con­no­ta­da nega­ti­va­men­te: a fin de cuen­tas, ¿aca­so “migran­te” no está con­te­ni­do en “inmi­gran­te”? Aho­ra bien, la inmen­sa mayo­ría de quie­nes tra­tan de lle­gar a Euro­pa no habrían pen­sa­do hace unos años en aban­do­nar su país: solo “migran” por­que huyen de la gue­rra, las masa­cres, las per­se­cu­cio­nes, las vio­la­cio­nes, las tor­tu­ras, la muer­te (11)».
Com­par­ti­mos la preo­cu­pa­ción de este perio­dis­ta por que se mida la urgen­cia de la situa­ción y la mag­ni­tud del dra­ma. Sin embar­go, esta urgen­cia no debe hacer­nos olvi­dar la afi­ni­dad de las cau­sas y de las res­pon­sa­bi­li­da­des que lle­van a la lla­ma­da emi­gra­ción «eco­nó­mi­ca» y al exi­lio polí­ti­co. Las mis­mas poten­cias de la OTAN impo­nen unas reglas eco­nó­mi­cas mun­dia­les que empo­bre­cen a los más pobres, lo que les obli­ga a la emi­gra­ción, e inter­vie­nen mili­tar­men­te para con­tro­lar las mate­rias pri­mas, lo que pro­du­ce sis­te­má­ti­ca­men­te unos dra­mas huma­ni­ta­rios que obli­gan a millo­nes de per­so­nas a huir: Irak, Afga­nis­tán, Libia, etc. Como los refu­gia­dos, los lla­ma­dos emi­gran­tes «eco­nó­mi­cos» nun­ca habrían pen­sa­do hace unos años en aban­do­nar su país. La insis­ten­cia tan­to del gobierno [fran­cés] como de la opo­si­ción en la dis­tin­ción entre estas dos cate­go­rías solo tie­ne un obje­ti­vo: jus­ti­fi­car el recha­zo del per­mi­so de estan­cia en el caso de los emi­gra­dos eco­nó­mi­cos e inclu­so en el de los refu­gia­dos que no sean zonas arbi­tra­ria­men­te ele­gi­das por los paí­ses ricos como peligrosas.
Es cier­to que de nue­vo los repor­ta­jes y dis­cur­sos mediá­ti­cos se han cen­tra­do en las con­se­cuen­cias de la situa­ción y no en las cau­sas. Es como si brus­ca­men­te estu­vié­ra­mos ante un tor­na­do impre­vi­si­ble y no ante los resul­ta­dos pre­vi­si­bles de las des­es­ta­bi­li­za­cio­nes estra­té­gi­cas, de las que nues­tros gober­nan­tes son en gran par­te res­pon­sa­bles. El mis­mo silen­cio sobre las cau­sas lle­va cons­cien­te­men­te o no a ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de las petro­mo­nar­quías en la ofen­si­va del Daesh. Es cier­to que las petro­mo­nar­quías son ami­gas de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos. Lle­va cons­cien­te­men­te o no a ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de Tur­quía en la ofen­si­va de Daesh por medio de la gue­rra que Tur­quía lle­va a cabo con­tra los resis­ten­tes kur­dos. Es cier­to que Tur­quía es miem­bro de la OTAN. Pero el dis­cur­so mediá­ti­co tam­bién se carac­te­ri­za por otro silen­cio ensor­de­ce­dor: el con­cer­nien­te a la masa­cre que el ejér­ci­to sau­dí y los ejér­ci­tos de los Emi­ra­tos come­ten cada día en Yemen con­tra una revuel­ta popu­lar. Es cier­to que son «nues­tros» aliados.
Si las pro­pues­tas de selec­ción entre refu­gia­dos cris­tia­nos y refu­gia­dos musul­ma­nes reve­lan el arrai­go de la isla­mo­fo­bia, las de selec­ción entre emi­gra­dos eco­nó­mi­cos y refu­gia­dos polí­ti­cos reve­lan la cam­pa­ña con­sen­sual (cons­cien­te­men­te o no, el resul­ta­do es el mis­mo) cuyo obje­ti­vo es ocul­tar las cau­sas de las cri­sis que agi­tan nues­tro mundo.
Una lógi­ca colonial
El dis­cur­so sobre la selec­ción lle­va inevi­ta­ble­men­te a pro­po­ner dis­po­si­ti­vos. Así, tan­to en la dere­cha como en la izquier­da se pro­po­ne mul­ti­pli­car los cen­tros de selec­ción o hots­pot. En bue­na lógi­ca colo­nial se pro­po­ne ins­ta­lar estos nue­vos cen­tros en los paí­ses medi­te­rrá­neos e inclu­so en Áfri­ca. Se tra­ta de más ni menos que de exter­na­li­zar el «tra­ba­jo sucio» para que siga sien­do invi­si­ble. El hecho de que estén con­cer­ni­dos paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea pone de relie­ve sim­ple­men­te que la lógi­ca colo­nial se extien­de en el pro­pio seno de Euro­pa. La últi­ma «cri­sis grie­ga» y su des­en­la­ce ilus­tra que se tra­ta a este país como se tra­ta a las anti­guas colo­nias, es decir, con la mis­ma lógi­ca de con­ver­tir­lo en depen­dien­te y de saqueo.
Estos cen­tros de selec­ción exis­ten ya, por ejem­plo, en Poz­za­llo, Ita­lie. Lo ges­tio­na Fron­tex (la agen­cia euro­pea que se encar­ga de las fron­te­ras (12)). Los mili­tan­tes de los dere­chos huma­nos denun­cian regu­lar­men­te el cen­tro de Poz­za­lo, como los demás, por aten­tar a la dig­ni­dad del ser humano:
¿El obje­ti­vo? Ence­rrar y lue­go devol­ver a los «malos» refu­gia­dos a sus casas, a ries­go de mal­tra­tar­los de paso y a veces de enviar­los a la muer­te en su país de ori­gen. En estas pri­sio­nes encu­bier­tas los poli­cías uti­li­zan la fuer­za para obli­gar a los refu­gia­dos a dar sus hue­llas digi­ta­les que a con­ti­nua­ción se regis­tran en el fiche­ro Euro­dac. En Poz­za­llo en octu­bre de 2014 varios rela­tos, tes­ti­mo­nios y regis­tros dan tes­ti­mo­nio de la vio­len­cia pade­ci­da por los refu­gia­dos en estos cen­tros. Varios cien­tos de refu­gia­dos habían empren­di­do una huel­ga de ham­bre en con­tra de que se toma­ran hue­llas digi­ta­les por la fuer­za. Tam­bién en Poz­za­llo en mayo de 2015 unos poli­cías uti­li­za­ron porras eléc­tri­cas, sobre todo con­tra los meno­res que se nega­ban a dar sus hue­llas. Los poli­cías tam­bién emplean téc­ni­cas de inti­mi­da­ción, se ame­na­za a las fami­lias con sepa­rar­las (13).
La pro­pues­ta de mul­ti­pli­car los hots­pot pone de relie­ve la ausen­cia de volun­tad de actuar sobre las cau­sas y la deci­sión de cen­trar­se solo en la ges­tión de las con­se­cuen­cias exter­na­li­zan­do las tareas más repre­si­vas de ello.
 
Pero, enton­ces, ¿que sig­ni­fi­ca esta «con­ver­sión» gene­ra­li­za­da des­de Mer­kel a Hollan­de, de Sar­kozy a Valls? Al igual que con el 11 de enero hay que bus­car la res­pues­ta en las deci­sio­nes que se toma­ron con oca­sión de esta esce­ni­fi­ca­ción mediá­ti­ca y polí­ti­ca de huma­nis­mo euro­peo ejem­plar. Si el dra­ma de enero des­em­bo­có en una deci­sión toma­da casi por una­ni­mi­dad en la Asam­blea Nacio­nal de pro­se­guir los ata­ques aéreos en Irak, el dra­ma de sep­tiem­bre con­clu­ye con la deci­sión de Hollan­de de empren­der ata­ques aéreos en Siria. Aho­ra ya no hay ni siquie­ra nece­si­dad de votar y el con­sen­so en las decla­ra­cio­nes es sor­pren­den­te: todas las figu­ras de dere­cha y del Par­ti­do Socia­lis­ta se han decla­ra­do favo­ra­bles por una­ni­mi­dad a estos ataques.
Saïd Boua­ma­ma, Inves­ti­gAc­tion
11 de sep­tiem­bre de 2015
Fuen­te: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​0​9​/​1​4​/​l​e​-​d​i​s​c​o​u​r​s​-​s​u​r​-​l​e​s​-​r​e​f​u​g​i​e​s​-​s​y​r​i​e​n​s​-​u​n​-​a​n​a​l​y​s​e​ur/
[Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bastos.]
(a) http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​e​l​-​m​u​r​o​-​m​o​r​t​i​f​e​r​o​-​d​e​l​-​m​e​d​i​t​e​r​r​a​n​eo/
1 [http://​www​.unhcr​.fr/​5​5​9​e​2​c​a​6​c​.​h​tml]
2 Ibid,
3 http://​data​.unhcr​.org/​s​y​r​i​a​n​r​e​f​u​g​e​e​s​/​r​e​g​i​o​n​a​l​.​p​h​p​#​_​g​a​=​1​.​5​9​5​5​6​0​7​7​.​1​7​8​6​2​7​2​9​8​0​.​1​4​4​1​7​8​7​559
4 Jean-Clau­de Chas­te­land, La popu­la­tion mon­dia­le à l’orée du XXIè­me siè­cle, in Jean-Clau­de Chas­te­land et Jean-Clau­de Ches­nais (coord.), La popu­la­tion du mon­de, Les Cahiers de l’INED, n° 149, París, 2002, p. 57.
5 http://​www​.unhcr​.fr/​5​3​e​d​c​9​a​3​9​.​h​tml
http://​www​.lemon​de​.fr/​l​e​s​-​d​e​c​o​d​e​u​r​s​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​1​5​/​0​9​/​0​3​/​r​e​f​u​g​i​e​s​-​l​-​h​y​p​o​c​r​i​s​i​e​-​d​-​e​r​i​c​-​c​i​o​t​t​i​_​4​7​4​4​7​4​9​_​4​3​5​5​7​7​0​.​h​t​m​l​?​x​t​o​r​=​S​E​C​-​3​3​2​8​0​887
http://​www​.lepoint​.fr/​s​o​c​i​e​t​e​/​h​o​l​l​a​n​d​e​-​l​a​-​f​r​a​n​c​e​-​p​r​e​t​e​-​a​-​a​c​c​u​e​i​l​l​i​r​-24 – 000-refu­gies-07 – 09-2015 – 1962619_23.php
* El 11 de enero de 2015 se cele­bró en París la gran mani­fes­ta­ción de repul­sa por los aten­ta­dos en la sede de la revis­ta Char­li Heb­do. (N. de la t.)
8 Marc Ferro, His­to­ire de Fran­ce, Odi­le Jacob, París, 2003.
9 Decla­ra­ción en la Uni­ver­si­dad de Verano del Fren­te Nacio­nal, el 5 de sep­tiem­bre de 2015.
10 http://​www​.ouest​-fran​ce​.fr/​r​o​a​n​n​e​-​l​e​-​m​a​i​r​e​-​p​r​e​t​-​a​c​c​u​e​i​l​l​i​r​-​l​e​s​-​r​e​f​u​g​i​e​s​-​s​i​l​s​-​s​o​n​t​-​c​h​r​e​t​i​e​n​s​-​3​6​6​9​778
11 http://​www​.libe​ra​tion​.fr/​m​o​n​d​e​/​2​0​1​5​/​0​9​/​0​4​/​n​e​-​d​i​t​e​s​-​p​l​u​s​-​m​i​g​r​a​n​t​_​1​3​7​5​999
12 Véa­se nues­tro artícu­lo de mar­zo de 2015: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​0​3​/​2​2​/​l​e​-​m​u​r​-​m​e​u​r​t​r​i​e​r​-​d​e​-​l​a​-​m​e​d​i​t​e​r​r​a​n​e​e​-​l​a​s​s​a​s​s​i​n​a​t​-​i​n​s​t​i​t​u​t​i​o​n​n​e​l​-​d​e​-​m​a​s​s​e​-​d​e​-​l​u​n​i​o​n​-​e​u​r​o​p​e​e​n​ne/ [en cas­te­llano véa­se, http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​e​l​-​m​u​r​o​-​m​o​r​t​i​f​e​r​o​-​d​e​l​-​m​e​d​i​t​e​r​r​a​n​eo/]
13 http://​www​.huf​fing​ton​post​.fr/​a​l​e​x​i​s​-​k​r​a​l​a​n​d​/​p​o​z​z​a​l​l​o​-​c​e​n​t​r​e​-​t​r​i​-​r​e​f​u​g​i​e​s​_​b​_​8​0​8​9​9​8​0​.​h​tml
Fuen­te: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​0​9​/​1​4​/​l​e​-​d​i​s​c​o​u​r​s​-​s​u​r​-​l​e​s​-​r​e​f​u​g​i​e​s​-​s​y​r​i​e​n​s​-​u​n​-​a​n​a​l​y​s​e​ur/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.