Detrás de esas fotos de niños

Cuan­do lle­ga­ron al «cam­pa­men­to de verano», en una zona bos­co­sa de los alre­de­do­res de Kiev, estos niños reci­bie­ron una boni­ta cami­se­ta ama­ri­lla en la que apa­re­cen las silue­tas de dos niños arma­dos con fusi­les. Una de las silue­tas por­ta ade­más el emble­ma del bata­llón Azov, ins­pi­ra­do en el sím­bo­lo de… la Divi­sión Das Reich de las SS [1], un sím­bo­lo pro­ve­nien­te del mis­ti­cis­mo nazi. Los niños (inclu­yen­do infan­tes de sólo 6 años) y ado­les­cen­tes que han pasa­do por ese cam­pa­men­to en gru­pos de 30 o 40 –según repor­ta el dia­rio Kiev Post [2]– «no juga­ron a los sol­da­dos sino que reci­bie­ron un ver­da­de­ro entre­na­mien­to mili­tar impar­ti­do por ins­truc­to­res del Bata­llón Azov». Dicho de otra mane­ra, esos niños se entre­na­ron mili­tar­men­te con los neo­na­zis que han veni­do come­tien­do atro­ci­da­des con­tra los civi­les de nacio­na­li­dad rusa en el este de Ucrania.

Los niños de este encantador “campamento de verano” llevan una camiseta “adornada” con el emblema del batallón Azov, que en realidad es un símbolo de la División Das Reich de las SS.
Los niños de este encan­ta­dor “cam­pa­men­to de verano” lle­van una cami­se­ta “ador­na­da” con el emble­ma del bata­llón Azov, que en reali­dad es un sím­bo­lo de la Divi­sión Das Reich de las SS.
El Bata­llón Azov y otros neo­na­zis for­man par­te de la Guar­dia Nacio­nal ucra­nia­na [crea­da des­pués del pustch de Kiev], aso­cia­da o her­ma­na­da con la Guar­dia Nacio­nal de Cali­for­nia y entre­na­da por ins­truc­to­res esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos para par­ti­ci­par en la «ope­ra­ción anti­te­rro­ris­ta» [de Kiev] en la región de Donbass.
El cam­pa­men­to de verano cons­ti­tu­ye la pri­me­ra fase del reclu­ta­mien­to de niños sol­da­dos, escri­be Michel Chos­su­dovsky en un artícu­lo debi­da­men­te docu­men­ta­do e ilus­tra­do con fotos [3]. Ade­más de ense­ñar­les a dis­pa­rar, a esos niños se les ense­ña a odiar: «Mata­re­mos a todos los rusos», jura uno de ellos.
La foto de un niño ucra­niano cuya vida comien­za bajo el signo nazi del «gan­cho del lobo» es al menos tan terri­ble como la del niño sirio cuya vida se apa­gó en las aguas del Medi­te­rrá­neo. Esta últi­ma ima­gen, según nos dicen, con­mo­vió los cora­zo­nes de los más impor­tan­tes repre­sen­tan­tes de los gobier­nos res­pon­sa­bles de las gue­rras y de los terre­mo­tos socia­les que esos con­flic­tos han veni­do pro­vo­can­do duran­te las últi­mas déca­das, con­for­me a la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos y la OTAN. Des­de Irak has­ta Yugos­la­via, des­de Afga­nis­tán has­ta Pales­ti­na, des­de Libia has­ta Siria y Ucra­nia, esas gue­rras y embar­gos han pro­vo­ca­do la muer­te de millo­nes de niños (sólo en Irak, los 10 años de embar­go impues­to con­tra ese país se tra­du­je­ron en la muer­te de medio millón de niños), cuyas fotos –por supues­to– nun­ca apa­re­cie­ron en los gran­des medios de prensa.
A esas peque­ñas víc­ti­mas hay que agre­gar los niños adies­tra­dos para odiar y matar por movi­mien­tos como el Emi­ra­to Islá­mi­co y los bata­llo­nes neo­na­zis ucra­nia­nos, que a su vez han reci­bi­do entre­na­mien­to garan­ti­za­do fun­da­men­tal­men­te por Esta­dos Uni­dos y por las poten­cias euro­peas empe­ña­das en des­truir des­de aden­tro Esta­dos enteros.
Nos dicen que el gobierno bri­tá­ni­co ha deci­di­do aco­ger 15 000 refu­gia­dos sirios por­que se con­mo­vió ante la foto del niño sirio aho­ga­do. Pero, al mis­mo tiem­po, ese mis­mo gobierno bri­tá­ni­co anun­cia que quie­re que el par­la­men­to le dé luz ver­de para una acción mili­tar «con­tra el mal­va­do régi­men de Assad y el Emi­ra­to Islá­mi­co». Y el minis­tro [ita­liano] de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Pao­lo Gen­ti­lo­ni, anun­cia que, ante el dra­ma de los refu­gia­dos, empren­de­rá la segun­da fase de la misión EuNav­For­Med «con­tra los tra­fi­can­tes de seres huma­nos», ope­ra­ción cuyo obje­ti­vo final en reali­dad es la ocu­pa­ción mili­tar de las zonas cos­te­ras libias estra­té­gi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te más importantes.
El éxo­do de refu­gia­dos, pro­vo­ca­do por las gue­rras, sir­ve así de pre­tex­to a la rea­li­za­ción de obje­ti­vos estra­té­gi­cos: Washing­ton lo uti­li­za para pre­sio­nar a los paí­ses euro­peos refor­zan­do la influen­cia esta­dou­ni­den­se en Euro­pa, uti­li­za­da esta últi­ma como línea del fren­te con­tra Rusia y como base para la rea­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos y la OTAN en el Medio Orien­te y en el nor­te de Áfri­ca, mien­tras que las más impor­tan­tes capi­ta­les euro­peas lo uti­li­zan para pre­pa­rar la opi­nión públi­ca para nue­vas gue­rras ven­di­das como «ope­ra­cio­nes huma­ni­ta­rias de paz».
Sin con­cien­cia polí­ti­ca sobre las cau­sas reales de este éxo­do y sus posi­bles solu­cio­nes, se pue­de explo­tar inclu­so el apo­yo huma­ni­ta­rio que nume­ro­sos ciu­da­da­nos euro­peos apor­tan a esos refu­gia­dos. Y tam­bién es posi­ble uti­li­zar a los refu­gia­dos mis­mos como masa para manio­brar en con­tra de los paí­ses de don­de provienen.
Y así mori­rán más niños, casi todos sin fotos. 
Man­lio Dinucci
[1] Se tra­ta de la runa cono­ci­da en ale­mán como “Wol­fan­gel” o el “gan­cho del lobo”. Nota de la Red Vol­tai­re.
[2] «Azov figh­ters give mili­tary trai­ning to chil­dren, fos­ter patrio­tism at Kyiv sum­mer camp», por Fai­na Nako­nech­na­ya y Volodymyr Petrov, Kiev Post, 29 de agos­to de 2015.
[3] «Mili­tary Trai­ning for Young Chil­dren at Ukraine’s “Neo-Nazi Sum­mer Camp”. Recruit­ment of Ukraine’s “Child Sol­diers” Finan­ced by US “Non­lethal” Mili­tary Aid?», por Michel Chos­su­dovsky, Glo­bal Research, 30 de agos­to de 2015. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *