Tor­tu­ra­do­res impu­nes x Xabier Makazaga

Xabier Maka­za­ga, Inves­ti­ga­dor del terro­ris­mo de Estado

La mayo­ría de los tor­tu­ra­do­res con­de­na­dos en fir­me por tor­tu­rar ciu­da­da­nos vas­cos dete­ni­dos por moti­vos polí­ti­cos han sido indul­ta­dos por el Gobierno y bien pocos han sido los no indul­ta­dos a quie­nes han apli­ca­do real­men­te las penas impuestas. 

Sir­va como ejem­plo lo suce­di­do en el caso de la ya falle­ci­da Ana Ere­ño, cono­ci­da mili­tan­te femi­nis­ta y tra­ba­ja­do­ra de Egin, que fue dete­ni­da el 28 de abril de 1982, cuan­do tenía 55 años. Ere­ño fue pues­ta en liber­tad tras estar inco­mu­ni­ca­da diez días en depen­den­cias poli­cia­les y los infor­mes foren­ses no deja­ron lugar a dudas sobre el tra­to que sufrió, ya que refle­ja­ron las muy nume­ro­sas con­tu­sio­nes, equi­mo­sis y hema­to­mas que presentaba. 

Como en la gran mayo­ría de los casos de tor­tu­ras, los tor­tu­ra­do­res hicie­ron todo lo posi­ble para que el pro­ce­so judi­cial se eter­ni­za­ra y final­men­te quin­ce años des­pués, en 1997, la Audien­cia de Biz­kaia con­de­nó a cin­co agen­tes por tor­tu­rar a Ere­ño. Una con­de­na que se hizo fir­me tras ser rati­fi­ca­da por el Supre­mo en 1999.

El Gobierno indul­tó de inme­dia­to a dos de ellos, y en el caso de los otros tres tor­tu­ra­do­res se sir­vie­ron de todo tipo de sub­ter­fu­gios para evi­tar apli­car la pena, que con­lle­va­ba su inme­dia­ta expul­sión de la Poli­cía. A dos les con­ce­die­ron la jubi­la­ción anti­ci­pa­da, y al ter­ce­ro le han apli­ca­do la pena con más de cator­ce años de retra­so, cuan­do ya esta­ba en con­di­cio­nes de acce­der nor­mal­men­te a la jubilación.

Los dos agen­tes a quie­nes se con­ce­dió la jubi­la­ción anti­ci­pa­da fue­ron Anto­nio San­tos, que era jefe de una uni­dad espe­cial de la Poli­cia, y José Paz Casas quien, cua­tro años des­pués de que la sen­ten­cia fue­ra fir­me, seguía sien­do Secre­ta­rio Gene­ral de la Jefa­tu­ra Supe­rior de Poli­cía de Gali­za. Así lo denun­ció en el Con­gre­so el enton­ces dipu­tado del BNG Car­los Ayme­rich, el 26 de mar­zo del 2003. Cin­co días des­pués, lejos de eje­cu­tar de una vez por todas la sen­ten­cia, lo que hicie­ron fue con­ce­der­le la jubi­la­ción anti­ci­pa­da quin­ce años antes de que alcan­za­ra la edad reglamentaria.

Fue, más o menos, lo mis­mo que hicie­ron en el caso de Feli­pe Bayo y Enri­que Dora­do, dos de los guar­dias civi­les del cuar­tel de Intxau­rron­do con­de­na­dos por secues­trar, tor­tu­rar, ase­si­nar y ente­rrar en cal viva a los refu­gia­dos Lasa y Zaba­la, la pri­me­ra acción de los GAL. 

En el caso de Dora­do, el dia­rio El Mun­do con­tó que «ante las ame­na­zas de éste de con­fe­sar toda la pre­sun­ta impli­ca­ción de Intxau­rron­do en la gue­rra sucia» le con­ce­die­ron una pen­sión vita­li­cia «con el 200% de su suel­do». Para ello, pre­tex­ta­ron que sufría una inva­li­dez total por supues­tos pro­ble­mas psí­qui­cos deri­va­dos de su «labor pro­fe­sio­nal», e hicie­ron otro tan­to en el caso de Feli­pe Bayo.

El úni­co agen­te al que sí se ha apli­ca­do la pena por tor­tu­rar a Ana Ere­ño tam­bién estu­vo invo­lu­cra­do en la gue­rra sucia. Se tra­ta de Leon­cio Cas­tro y el moti­vo de haber eje­cu­ta­do dicha pena con tan­tí­si­mos años de retra­so pare­ce evi­den­te, el mie­do a que reve­la­ra no pocos deta­lles sobre el terro­ris­mo de Esta­do. En con­cre­to, sobre lo que se afir­ma­ba en el artícu­lo «El ins­pec­tor Leon­cio Cas­tro era el jefe de ope­ra­cio­nes del GAL», publi­ca­do por el dia­rio El Mun­do el 10 de octu­bre de 1995.

Según dicho artícu­lo, Leo Cas­tro «paga­ba de su bol­si­llo y en metá­li­co ‑con dine­ro pro­ce­den­te de los fon­dos reser­va­dos- entre 5.000 y 30.000 pese­tas a poli­cías de Pam­plo­na que via­ja­ban al sur de Fran­cia para mar­car eta­rras. Ayu­da­ba mucho la cola­bo­ra­ción, paga­da tam­bién con fon­dos reser­va­dos, de poli­cías franceses».

Dichas acti­vi­da­des se rea­li­za­ban «Con el cono­ci­mien­to y el apo­yo eco­nó­mi­co de la Dele­ga­ción del Gobierno, enca­be­za­da por Luis Rol­dán» que trans­mi­tía las infor­ma­cio­nes al Minis­te­rio del Inte­rior don­de «se daba la luz ver­de para los aten­ta­dos y se envia­ban los fon­dos reser­va­dos nece­sa­rios para cada ope­ra­ción, apro­xi­ma­da­men­te 20 millo­nes de pesetas».

Leo Cas­tro no fue, ade­más, el úni­co con­de­na­do por tor­tu­rar a Ana Ere­ño que estu­vo direc­ta­men­te impli­ca­do en la gue­rra sucia. Tam­bién lo estu­vo uno de los agen­tes indul­ta­dos, Julio Hie­rro, quien fue asi­mis­mo con­de­na­do en el caso del secues­tro de Segun­do Marey, la pri­me­ra acción de gue­rra sucia rei­vin­di­ca­da usan­do las siglas GAL. Hie­rro reci­bió el indul­to guber­na­men­tal en ambos casos, el de tor­tu­ras y el de gue­rra sucia, y tras dejar la Poli­cía fue duran­te muchos años jefe de segu­ri­dad en Espa­ña de una de las gran­des mar­cas de auto­mó­vi­les fran­ce­sa, Peugeot. 

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, la segu­ri­dad de la prin­ci­pal mar­ca fran­ce­sa, Renault, estu­vo tam­bién a car­go de otro famo­so tor­tu­ra­dor, José Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co «Billy el Niño», del que se ha habla­do no poco a raíz de que la jue­za argen­ti­na María Ser­vi­ni pidie­ra su extra­di­ción, a cau­sa de su terri­ble his­to­rial tor­tu­ra­dor duran­te el fran­quis­mo, y el Gobierno espa­ñol la negara.

Como se ve, en el caso de Ana Ere­ño, de cin­co tor­tu­ra­do­res con­de­na­dos en fir­me, dos reci­bie­ron el indul­to guber­na­men­tal, y a otros dos nun­ca se les apli­có la pena, ya que se les acor­dó la jubi­la­ción anti­ci­pa­da muchos años antes de la edad regla­men­ta­ria. Así, tan sólo se ha apli­ca­do la con­de­na a uno de los tor­tu­ra­do­res y ade­más con casi quin­ce años de retraso.

En el res­to de casos de tor­tu­ra rela­cio­na­dos con el con­flic­to polí­ti­co que sufre Eus­kal Herria en los que ha habi­do con­de­nas fir­mes ha pasa­do tres cuar­tos de lo mis­mo. La mayo­ría de los tor­tu­ra­do­res han sido indul­ta­dos, casi el 60%, y bien raras han sido las oca­sio­nes en que se han eje­cu­ta­do real­men­te las sen­ten­cias cuan­do no ha habi­do indul­tos. He ahí otra fla­gran­te prue­ba de la impu­ni­dad y los pri­vi­le­gios de que han goza­do y siguen gozan­do los tor­tu­ra­do­res en el Esta­do español.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *