Éxo­do sirio y «cri­sis migra­to­ria» en Euro­pa x Ati­lio Borón

(Por Ati­lio A. Boron) Ante la inten­si­fi­ca­ción de la mal lla­ma­da «cri­sis migra­to­ria» sur­gie­ron voces de gober­nan­tes, polí­ti­cos y supues­tos exper­tos en el tema ase­gu­ran­do que este no era un pro­ble­ma euro­peo sino afri­cano o, en todo caso del Medio Orien­te. La estre­me­ce­do­ra ima­gen del niño kur­do­si­rio yacien­do iner­te en una pla­ya de Tur­quía lue­go de que nau­fra­ga­ra la bar­ca­za en que jun­to con su fami­lia inten­ta­ba lle­gar has­ta la isla de Kos, en Gre­cia, con­mo­vió a la opi­nión públi­ca mun­dial y puso de relie­ve el inmen­so dra­ma huma­ni­ta­rio que se está des­en­vol­vien­do en el Medi­te­rrá­neo. No fue el pri­me­ro que paga con su vida la cri­sis des­ata­da por la des­es­ta­bi­li­za­ción de un país, Siria, des­gra­cia­da­men­te con­ver­ti­do en el blan­co de sinies­tros cálcu­los geo­po­lí­ti­cos de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos que des­tru­ye­ron uno de los paí­ses más prós­pe­ros y esta­bles de la región. En esa mis­ma bar­ca­za murie­ron otros cin­co, uno de ellos su her­ma­ni­to de cin­co años, apar­te de su madre y un núme­ro toda­vía inde­ter­mi­na­do de adul­tos. Si amplia­mos el foco del aná­li­sis para abar­car con la mira­da el torren­te humano pro­ce­den­te del Áfri­ca Sub­saha­ria­na el núme­ro de víc­ti­mas infan­ti­les sería abru­ma­dor, aun­que no haya regis­tro foto­grá­fi­co de ello. Que­da en pie la pre­gun­ta: ¿por qué se pro­du­ce la cri­sis, qué es lo que la dis­pa­ra?
Por empe­zar se impo­ne una cla­ri­fi­ca­ción, por­que la dispu­ta por el sen­ti­do es cru­cial para plan­tear correc­ta­men­te los tér­mi­nos del pro­ble­ma. Sue­le hablar­se, indis­tin­ta­men­te, de una «cri­sis migra­to­ria» como si esta fue­ra un tran­si­to­rio des­equi­li­brio en el flu­jo pobla­cio­nal entre el Áfri­ca Sub­saha­ria­na, Medio Orien­te y Euro­pa. Pero, ¿son migran­tes o refu­gia­dos? En el caso de los sirios que huyen de la devas­ta­ción sem­bra­da en su país no exis­te la menor duda de que se tra­ta de lo segun­do, y lo mis­mo cabe decir de los libios, que dejan sus hoga­res lue­go de la tra­ge­dia des­ata­da por la cri­mi­nal deci­sión de Washing­ton y Bru­se­las de aus­pi­ciar un «cam­bio de régi­men» en Libia. El caso del Áfri­ca sub­saha­ria­na es más com­ple­jo, por­que allí se entre­mez­clan migran­tes impul­sa­dos por el ham­bre y la pobre­za ines­ca­pa­ble con sec­to­res, mino­ri­ta­rios, que aban­do­nan sus paí­ses por razo­nes polí­ti­cas.
Aho­ra bien: ¿por qué el infor­tu­na­do niño de la mino­ría kur­da en Siria tuvo que dejar su país? Por­que, como decía­mos más arri­ba, el dise­ño estra­té­gi­co de Washing­ton en Medio Orien­te tenía como obje­ti­vo fun­da­men­tal -¡pero ya no más, por­que aho­ra la Casa Blan­ca tie­ne otras prio­ri­da­des en el área!- pro­vo­car la caí­da de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca en Irán, para lo cual había que des­truir los apo­yos con que con­ta­ba Tehe­rán en su entorno inme­dia­to y entre los cua­les sobre­sa­lía Siria por su loca­ción geo­grá­fi­ca, su con­di­ción de país limí­tro­fe con Israel y Tur­quía, su pobla­ción, su eco­no­mía y la pro­lon­ga­da esta­bi­li­dad polí­ti­ca del régi­men impe­ran­te. En con­se­cuen­cia, la «gue­rra civil» en Siria no es tal, pues se tra­ta de una agre­sión per­ge­ña­da des­de afue­ra por Esta­dos Uni­dos y sus com­pin­ches euro­peos (al igual que hicie­ran con Libia pocos años antes) y en don­de ban­das de atro­ces mer­ce­na­rios son exal­ta­dos como heroi­cos «com­ba­tien­tes por la liber­tad» y res­pal­da­dos polí­ti­ca y diplo­má­ti­ca­men­te mien­tras come­ten toda cla­se de des­ma­nes. De esta madri­gue­ra crea­da por las demo­cra­cias occi­den­ta­les y sus reac­cio­na­rios socios en la región bro­tó, incon­tro­la­ble, el Esta­do Islá­mi­co, con luz ver­de para per­pe­trar horren­dos crí­me­nes.[1] El resul­ta­do ha sido la entro­ni­za­ción de esa ban­da terro­ris­ta en algu­nas regio­nes de Siria e Irak, con su inter­mi­na­ble secue­la de deca­pi­ta­cio­nes, degüe­llos y des­truc­ción de vene­ra­bles reli­quias his­tó­ri­cas, con­su­mi­das en las lla­mas del fun­da­men­ta­lis­mo yiha­dis­ta. Aylan Kur­di, tal es el nom­bre del niño aho­ga­do, pere­ció por­que tuvo que huir del infierno en que Washing­ton y los gobier­nos euro­peos con­vir­tie­ron a su patria, pese a la heroi­ca resis­ten­cia del pue­blo kur­do que supo poner freno a la expan­sión mili­tar del EI en sus terri­to­rios. Y murió tam­bién por­que las auto­ri­da­des del Cana­dá le nega­ron tres veces a su fami­lia el per­mi­so para asi­lar­se en ese país. El Pri­mer Minis­tro bri­tá­ni­co, David Came­ron, aca­ba de acu­sar a Bashar Al Assad y al Esta­do Islá­mi­co por su muer­te. Mien­te, por­que sabe muy bien que el holo­caus­to social de Siria no es un asun­to domés­ti­co sino res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta y cri­mi­nal de los gobier­nos que con­for­man el con­do­mi­nio impe­rial, que en su afán por posi­cio­nar­se más favo­ra­ble­men­te en el table­ro geo­po­lí­ti­co mun­dial no dudan un ins­tan­te en adop­tar polí­ti­cas que des­qui­cian socie­da­des y pro­vo­can des­truc­ción y muer­te a su paso, pre­ci­pi­tan­do así la ava­lan­cha de refu­gia­dos que huyen para sal­var sus vidas y la de sus fami­lia­res, con las con­se­cuen­cias que todos se lamen­tan.
Tan­to en el caso de Libia como en el más actual de Siria la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta estu­vo pre­ce­di­da por una cober­tu­ra mediá­ti­ca falaz que demo­ni­zó las figu­ras de Muam­mar El Gada­fi y Bashar al-Asad y ter­gi­ver­só la infor­ma­ción ori­gi­na­da en el terreno para jus­ti­fi­car ex ante las cruen­tas tác­ti­cas de des­es­ta­bi­li­za­ción y caos social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co reque­ri­das para hacer posi­ble el “cam­bio de régi­men”, fra­se ama­ble que sus­ti­tu­ye la más bru­tal de «sub­ver­sión del orden cons­ti­tu­cio­nal vigen­te». Men­ti­ras que, en los casos de Libia y Siria, son aná­lo­gas a las pro­fe­ri­das cuan­do antes de la inva­sión y des­truc­ción de Irak des­de Washing­ton, Lon­dres o París se denun­cia­ba la exis­ten­cia de armas de des­truc­ción masi­va en ese des­di­cha­do país, cuan­do todos sabían que no las había y que el úni­co que sí las tenía en esa par­te del mun­do era Israel.
Aho­ra el pro­ble­ma de los refu­gia­dos en Euro­pa ha adqui­ri­do pro­por­cio­nes iné­di­tas des­de fines de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, e indig­na com­pro­bar la indi­fe­ren­cia de algu­nos gobier­nos euro­peos ante esa cri­sis, o la estu­pi­dez de las polí­ti­cas con las que se pre­ten­de enfren­tar la situa­ción. Por ejem­plo esta­ble­cer ridícu­los cupos migra­to­rios ante el desas­tre gene­ra­do en Siria e Irak, para men­cio­nar ape­nas los más direc­ta­men­te invo­lu­cra­dos en la situa­ción actual, que tie­nen una pobla­ción con­jun­ta de unos 55 millo­nes de habi­tan­tes. O el cinis­mo de la Admi­nis­tra­ción Oba­ma, que acen­túa las polí­ti­cas de des­es­ta­bi­li­za­ción inhe­ren­tes al «impe­rio del caos», según la feliz expre­sión de Pepe Esco­bar, por­que, total, los refu­gia­dos no podrán cru­zar el Atlán­ti­co en sus frá­gi­les bar­ca­zas y el pro­ble­ma lo debe­rá pade­cer Euro­pa. Acti­tud seme­jan­te adop­ta al ati­zar la gue­rra civil en Ucra­nia: en últi­ma ins­tan­cia, la bata­lla se libra­rá, como las dos gue­rras mun­dia­les en el esce­na­rio euro­peo y la des­truc­ción resul­tan­te será bene­fi­cio­sa para apun­ta­lar la pri­ma­cía glo­bal de Esta­dos Uni­dos al debi­li­tar, gra­cias a la gue­rra, a sus prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res.
Ante las ridí­cu­las ten­ta­ti­vas de los paí­ses euro­peos, o de la Unión Euro­pea, para «regu­lar» el tsu­na­mi de los refu­gia­dos y los migran­tes, sobre todo del Áfri­ca sub­saha­ria­na, con­vie­ne recor­dar las cla­ri­vi­den­tes pala­bras de José Sara­ma­go:

El des­pla­za­mien­to del sur al nor­te es inevi­ta­ble; no val­drán alam­bra­das, muros ni depor­ta­cio­nes: ven­drán por millo­nes. Euro­pa será con­quis­ta­da por los ham­brien­tos. Vie­nen bus­can­do lo que les roba­mos. No hay retorno para ellos por­que pro­ce­den de una ham­bru­na de siglos y vie­nen ras­trean­do el olor de la pitan­za. El repar­to está cada vez más cer­ca. Las trom­pe­tas han empe­za­do a sonar. El odio está ser­vi­do y nece­si­ta­re­mos polí­ti­cos que sepan estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

La res­pon­sa­bi­li­dad de Euro­pa es mucho mayor, más visi­ble e inocul­ta­ble en el caso del Áfri­ca Sub­saha­ria­na. Por­que, ¿quién ocu­pó, colo­ni­zó y saqueó por siglos al mal lla­ma­do «con­ti­nen­te negro» si no las poten­cias colo­nia­les euro­peas? ¿Quién orga­ni­zó el trá­fi­co de escla­vos a tra­vés del Atlán­ti­co si no los gobier­nos y las cla­ses domi­nan­tes de Euro­pa? No fue­ron los afri­ca­nos quie­nes se aba­lan­za­ron sobre esta para saquear sus rique­zas y escla­vi­zar a sus pobla­cio­nes, sino que ocu­rrió exac­ta­men­te lo con­tra­rio. ¿Quié­nes impu­sie­ron sus intere­ses, per­pe­tra­ron un cruel etno­ci­dio y arra­sa­ron con for­mas tra­di­cio­na­les de orga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca en Áfri­ca? ¿No fue­ron aca­so los colo­nia­lis­tas euro­peos los que se repar­tie­ron ese con­ti­nen­te, prac­ti­can­do un sis­te­má­ti­co pilla­je y redi­bu­ja­ron el mapa polí­ti­co para inven­tar fron­te­ras arti­fi­cia­les que divi­dían vie­jas socie­da­des y ances­tra­les etnias y nacio­nes, con­ver­ti­das en frag­men­tos des­tro­za­dos, aho­ra capri­cho­sa­men­te repar­ti­dos en dife­ren­tes «paí­ses» y sem­bran­do las bases de una riva­li­dad que per­du­ra has­ta nues­tros días? ¿No fue­ron ellos los que impu­sie­ron el inglés, el fran­cés, el por­tu­gués, y otras len­guas euro­peas como las ofi­cia­les de aque­llas arbi­tra­rias crea­tu­ras polí­ti­cas? ¿Dón­de más podrían ir esos anti­guos súb­di­tos euro­peos que a sus metró­po­lis de otro­ra, cuan­do la cri­sis deja sin futu­ro a millo­nes de afri­ca­nos? ¿O es que los colo­nia­lis­tas de hoy creen que podrán salir­se con la suya y no pagar la cuen­ta de los crí­me­nes y fecho­rías come­ti­das por sus ante­pa­sa­dos? ¿Recla­man aca­so impu­ni­dad, o fin­gen des­co­no­cer su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca? Para col­mo de males, una vez obte­ni­da la inde­pen­den­cia los ten­tácu­los del neo­co­lo­nia­lis­mo –refor­za­do aho­ra por el pro­ta­go­nis­mo de Esta­dos Uni­dos- se hun­die­ron toda­vía con más fuer­za, ace­le­ran­do la des­com­po­si­ción eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca de las situa­cio­nes pos­co­lo­nia­les. De nue­vo: ¿adón­de sino a Euro­pa podrían ir para bus­car un ali­vio a sus inter­mi­na­bles pade­ci­mien­tos? ¿Cómo podrían los gobier­nos euro­peos y sus man­dan­tes decir que la cri­sis migra­to­ria que tan­tas muer­tes ha cau­sa­do es “un pro­ble­ma afri­cano” cuan­do no es otra cosa que el inexo­ra­ble y demo­ra­do resul­ta­do de su pasa­da expan­sión colo­nial?
¿Cómo evo­lu­cio­na­rá esta situa­ción? No es exa­ge­ra­do afir­mar que el torren­te de refu­gia­dos ha des­bor­da­do todas las pre­vi­sio­nes y nada auto­ri­za a pen­sar que la situa­ción irá a mejo­rar por­que ni Washing­ton ni Bru­se­las han archi­va­do sus pla­nes de derro­car al gobierno sirio, aca­bar con Hez­bo­llah el vecino Líbano y cerrar el círcu­lo en torno a Irán. El resul­ta­do de esta maca­bra ini­cia­ti­va sólo pue­de ser más des­truc­ción y muer­te, y reno­va­dos con­tin­gen­tes de refu­gia­dos gol­pean­do a las puer­tas de la opu­len­ta Euro­pa. Esta­dos Uni­dos está casi por com­ple­to ais­la­do de esas dolo­ro­sas corrien­tes de seres huma­nos en bús­que­da de una vida míni­ma­men­te dig­na, así como la Unión Euro­pea lo está en rela­ción al flu­jo migra­to­rio que des­de Méxi­co, Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be se amon­to­na en las puer­tas del impe­rio. La «solu­ción» por la que se ha veni­do incli­nan­do la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos pasa por el refor­za­mien­to de los con­tro­les fron­te­ri­zos, las depor­ta­cio­nes y la cons­truc­ción del muro en la fron­te­ra con Méxi­co. Los paí­ses euro­peos no gozan de las ven­ta­jas esta­dou­ni­den­ses por la poro­si­dad de sus fron­te­ras, su hete­ro­ge­nei­dad esta­tal y la pro­xi­mi­dad de los paí­ses ori­gi­na­rios de los migran­tes. Si Occi­den­te cre­ye­ra fir­me­men­te en su tan pre­go­na­da doc­tri­na de los dere­chos huma­nos ten­dría que modi­fi­car radi­cal­men­te su polí­ti­ca migra­to­ria y hacer­se car­go de su res­pon­sa­bi­li­dad en la cri­sis actual. Pero ni Esta­dos Uni­dos ni la Unión Euro­pea han dado mues­tras de tomar­se en serio los dere­chos huma­nos, por lo que lo úni­co que apa­re­ce en el hori­zon­te euro­peo es una polí­ti­ca de mayor con­trol migra­to­rio, cie­rre de fron­te­ras, expul­sión y depor­ta­ción de migran­tes ile­ga­les. Lo ocu­rri­do con los camio­nes car­ga­dos de afri­ca­nos muer­tos halla­dos en Aus­tria o la odi­sea de los que inten­tan cru­zar el Medi­te­rrá­neo demues­tran los lími­tes mora­les y prác­ti­cos de tales polí­ti­cas. Como lo recor­da­ba José Sara­ma­go, el pro­yec­to de parar esta ava­lan­cha huma­na cons­tru­yen­do la «For­ta­le­za Euro­pa» ( o la «For­ta­le­za Ame­ri­ca­na») está con­de­na­do al fra­ca­so y no pon­drá fin a un éxo­do cada vez mayor, ali­men­ta­do por las inequi­da­des del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo en su pro­yec­ción glo­bal y por las estra­te­gias nor­te­ame­ri­ca­nas de pro­du­cir un «cam­bio de régi­men», por vías vio­len­tas como las evi­den­cia­das en Siria y Libia, en Medio Orien­te, y tam­bién, no lo olvi­de­mos, en algu­nos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Ante este cua­dro, lo úni­co sen­sa­to sería cons­truir un nue­vo orden eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal que haga posi­ble el bien­es­tar de esos pue­blos y que les per­mi­ta acce­der a una vida dig­na den­tro de sus res­pec­ti­vos paí­ses. Pero el capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma esen­cial e inco­rre­gi­ble­men­te irra­cio­nal y ade­más nada indi­ca que la sen­sa­tez sea un atri­bu­to de sus círcu­los diri­gen­tes a ambos lados del Atlán­ti­co. Lo que hicie­ron con Gre­cia es una prue­ba rotun­da de que lo úni­co que les impor­ta es garan­ti­zar la tasa de ganan­cia de sus trans­na­cio­na­les. Así las cosas lo úni­co que cabe espe­rar es la inten­si­fi­ca­ción de las migra­cio­nes sub­saha­ria­nas, el éxo­do sirio y nue­vas tra­ge­dias como la del niño Aylan.
[1] Sobre la rela­ción entre los gobier­nos occi­den­ta­les y el Esta­do Islá­mi­co ver «El Mosad creó el Esta­do Islá­mi­co», en Rebe­lión, 19 Agos­to 2014, http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​8​8​610

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *