Tene­mos que pegar­le un zapa­ta­zo en la cara al Esta­do Español

Gabi Basa­ñez, diri­gen­te de la Orga­ni­za­ción vas­ca Aska­pe­na, a pun­to de ser juzgado.

por Car­los Aznárez

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre 2015.- Gabi Basa­ñez es un mili­tan­te his­tó­ri­co de la cau­sa inter­na­cio­na­lis­ta que afron­ta un pedi­do de varios años de cár­cel pre­ci­sa­men­te por ejer­cer su prác­ti­ca soli­da­ria con otros pue­blos del mun­do y trans­mi­tir lo que ocu­rre en su país, Eus­kal Herria. Muy cono­ci­do en Lati­noa­mé­ri­ca por su com­pro­mi­so con todas las cau­sas jus­tas, entre ellas la de los pue­blos ori­gi­na­rios, Basa­ñez expli­ca por qué en octu­bre debe­rán pasar ‑jun­to a otros cua­tro com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia- por ese Tri­bu­nal de excep­ción que es la Audien­cia Nacio­nal española.
RL – El 15 de octu­bre comien­za en Madrid el jui­cios a «los 5 de Aska­pe­na», ¿Qué es lo que se está juz­gan­do: a Aska­pe­na, a uste­des como mili­tan­tes o al internacionalismo?
G – Se juz­ga­rán las tres cosas, por­que somos cin­co mili­tan­tes de Aska­pe­na y las acu­sa­cio­nes son con­cre­tas con­tra noso­tros, pero es de una mag­ni­tud mayor la con­de­na que se quie­re hacer al Inter­na­cio­na­lis­mo y la con­de­na del tra­ba­jo soli­da­rio en cla­ve inde­pen­den­tis­ta que lle­va Aska­pe­na. Por un lado se cri­mi­na­li­za todo el accio­nar de las Bri­ga­das de Aska­pe­na, y de inter­cam­bio de expe­rien­cias con otros pro­ce­sos socia­les inde­pen­den­tis­tas de nume­ro­sos pue­blos, que se ha rea­li­za­do duran­te años.

RL – Detrás de este jui­cio está ‑cuan­do no- la mano del ex juez Bal­ta­sar Gar­zón, el mayor repre­sor de la cau­sa inde­pen­den­tis­ta vasca.

G – Así es. Este pro­ce­so empe­zó con la famo­sa teo­ría del ex juez Gar­zón de “todo es ETA”. En reali­dad es un inten­to de cri­mi­na­li­zar y hacer des­apa­re­cer el tra­ba­jo en dis­tin­tas áreas, tan­to a nivel popu­lar como al de los sec­to­res más orga­ni­za­dos, que apues­tan a un pro­yec­to Inde­pen­den­tis­ta de un Esta­do Socia­lis­ta para Eus­kal Herria. Así es como comien­za todo, con esa abe­rra­ción de hacer que todo el movi­mien­to popu­lar inde­pen­den­tis­ta es ETA, y por lo tan­to, según Gar­zón, «terro­ris­ta».

Enton­ces ha habi­do más fases dis­tin­tas en las que todo el movi­mien­to popu­lar, anti­rre­pre­si­vo, sin­di­cal, polí­ti­co, todos los apa­ra­tos y orga­ni­za­cio­nes que de algu­na mane­ra se sen­tían o sien­ten par­te de este pro­yec­to han esta­do ame­na­za­das y han sido una por una ata­ca­das e ile­ga­li­za­das. En esos momen­tos, el Esta­do deci­de que no exis­te vía polí­ti­ca en Eus­kal Herria des­de esa pers­pec­ti­va de levan­tar un Esta­do Inde­pen­den­tis­ta Socia­lis­ta Vasco.

RL – ¿En que aspec­tos basa­rán su defensa?

G – Vien­do cua­les son las acu­sa­cio­nes, a no ser que apa­rez­can nue­vas en el jui­cio, la defen­sa nues­tra va a ser reafir­mar­nos como mili­tan­tes de Aska­pe­na y en el tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo y polí­ti­co que rea­li­za­mos con Aska­pe­na. Apar­te de decir que Aska­pe­na es una estruc­tu­ra de ETA, las acu­sa­cio­nes pasan por­que nos hemos reu­ni­do, que hemos rea­li­za­do dis­tin­tas acti­vi­da­des en otros paí­ses, en otros pro­ce­sos, que tenía­mos pega­ti­nas en nues­tros domi­ci­lios, que hemos pega­do car­te­les. Esas son las “razo­nes» por­me­no­ri­za­das y noso­tros asu­mi­mos que ese tra­ba­jo lo hemos rea­li­za­do y lo vamos a seguir hacien­do en la medi­da en que haya una míni­ma posi­bi­li­dad legal de seguir con ese él.

Por un lado hay una acu­sa­ción de seis a diez años de cár­cel para los 5 de Aska­pe­na pero por otro lado tam­bién se está pidien­do la ile­ga­li­za­ción de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta. Nos pare­ce que se quie­re lim­piar de un plu­ma­zo la base inter­na­cio­na­lis­ta en Eus­kal Herria des­de esa visión de un esta­do socia­lis­ta inde­pen­dien­te y cree­mos que esa defen­sa hay que hacer­la. Hay que con­se­guir y cree­mos que lo vamos a lograr, que no ile­ga­li­cen al inter­na­cio­na­lis­mo. Para ello es fun­da­men­tal la movi­li­za­ción popu­lar y en ese sen­ti­do la lla­ma­da que se ha hecho a rea­li­zar jui­cios con­tra el Esta­do Espa­ñol en todos los sitios don­de sea posible.

RL – Den­tro de la estra­te­gia publi­ci­ta­ria que han adop­ta­do fren­te al Jui­cio, uste­des han adop­ta­do como Sím­bo­lo de apo­yo a los cin­co, el pañue­lo pales­tino color naran­ja y una zapa­ti­lla o zapa­to en la mano… ¿A qué se debe este planteo?

G – Por un lado, el pañue­lo pales­tino por­que es un sím­bo­lo de los inter­na­cio­na­lis­tas en todo el mun­do y el naran­ja es iden­ti­fi­ca­to­rio en Eus­kal Herria con el color de la rebel­día, de la insu­mi­sión fren­te a todas estas ope­ra­cio­nes con­tra las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que al final aca­ban con deten­cio­nes. Por eso tam­bién que­ría­mos que nues­tra defen­sa tam­bién sea en esa cla­ve insumisa.

El tema de la zapa­ti­lla, por­que vemos que hay que enca­rar este jui­cio con orga­ni­za­ción mili­tan­te, con ganas, con movi­li­za­ción y le tene­mos que pegar un zapa­ta­zo en la cara al Esta­do Espa­ñol, a este Esta­do fas­cis­ta que no nos deja orga­ni­zar­nos ni lograr las míni­mas liber­ta­des públi­cas polí­ti­cas. El zapa­ta­zo tam­bién, por­que se ha usa­do, sobre todo en el mun­do ára­be e islá­mi­co, cla­ra­men­te como agre­sión y defen­sa con­tra el imperialismo.

RL – ¿Qué ha cam­bia­do en Eus­kal Herria des­de que ETA aban­do­nó la lucha arma­da? ¿Se pue­de hablar de un pro­ce­so de avan­ce en la reso­lu­ción del pro­lon­ga­do con­flic­to entre el País Vas­co y el Esta­do Español?

G – Hay aspec­tos posi­ti­vos y nega­ti­vos. Los aspec­tos posi­ti­vos serian que por un lado. en las pri­me­ra elec­cio­nes des­pués del anun­cio de ETA, se incre­men­tó un poco la fuer­za de la izquier­da aber­tza­le jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes vas­cas, algo que des­cen­dió en las últi­mas. Esto ocu­rrió tam­bién con las movi­li­za­cio­nes de masas nacio­na­les, que han esta­do más o menos poten­tes. Pero por otro lado, en un balan­ce de la par­te nega­ti­va, se nota una debi­li­dad orga­ni­za­ti­va en la base, en los pue­blos no hay un refuer­zo de ese tra­ba­jo y hay como una tran­si­ción de aque­lla pro­pues­ta de un Esta­do Inde­pen­dien­te Vas­co en don­de asu­mía­mos la auto­de­fen­sa como un eje de nues­tro pro­yec­to, y la con­cep­ción actual en la que de algu­na mane­ra eso está en cues­tio­na­do. Tam­bién hay una tran­si­ción en ese pro­yec­to de la vía polí­ti­ca, tal cual como se ha plan­tea­do has­ta aho­ra, y que vere­mos don­de aca­ba, ya que está en deba­te. Eso sería lo más posi­ti­vo y por otro lado se está man­te­nien­do el pro­yec­to de los movi­mien­tos popu­la­res que para noso­tros son la base de cual­quier pro­yec­to que pue­da enfren­tar al Esta­do Espa­ñol y al Esta­do Fran­cés, por­que sin movi­mien­to popu­lar, sólo con las ins­ti­tu­cio­nes, no vamos a lle­gar a nin­gún sitio.

RL – ¿Nota algún cam­bio en la diná­mi­ca de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés fren­te al con­flic­to que afec­ta a Eus­kal Herria?

G – No. La reali­dad es que siguen ile­ga­li­zán­do­se mani­fes­ta­cio­nes, siguen los pro­yec­tos de pros­cri­bir orga­ni­za­cio­nes, con­ti­núa aumen­tan­do el núme­ro de pre­sas y pre­sos vas­cos. Unos pocos salen en liber­tad, pero sigue esa repre­sión que aca­ba con los mili­tan­tes en la cár­cel y no hay nin­gu­na rotu­ra. Al con­tra­rio, en el sen­ti­do de dar una posi­bi­li­dad a una res­pues­ta a la ciu­da­da­nía o a una sali­da demo­crá­ti­ca del con­flic­to, la res­pues­ta es una nega­ción con­cre­ta de la exis­ten­cia del pue­blo vas­co. Segui­mos en la mis­ma situa­ción en las sie­te pro­vin­cias, tan­to las tres que están bajo admi­nis­tra­ción fran­ce­sa como las cua­tro que están bajo la espa­ño­la. En ese sen­ti­do se da una inmo­vi­li­dad total de los Estados.

RL – En una ins­tan­cia como la que están por enfren­tar, ¿cuán­to valo­ran la soli­da­ri­dad que les lle­ga des­de Latinoamérica?

G – Qué decir a tan­tos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que siguen la reali­dad de la lucha de Eus­kal Herria y que com­par­ten con noso­tros las ale­grías y los sin­sa­bo­res de la bata­lla en la que esta­mos empe­ña­dos. Decir­les que es gra­cias a ellos, segu­ra­men­te tam­bién a par­te de la movi­li­za­ción que pue­de haber en Eus­kal Herria, que vamos a parar este inten­to de cri­mi­na­li­zar al inter­na­cio­na­lis­mo vas­co. Les pedi­mos que sigan con ese tra­ba­jo de cara al jui­cio y tam­bién des­pués, de hacer lle­gar a otros pro­ce­sos, otras gen­tes mili­tan­tes, a otras lati­tu­des ese pro­yec­to que exis­te en Eus­kal Herria de un Esta­do Socia­lis­ta Inde­pen­dien­te, y que sigan denun­cian­do lo que está ocu­rrien­do aquí. Para noso­tros eso es fun­da­men­tal, y sobre todo en nues­tro caso, agra­de­ce­mos a los [email protected] de Eus­kal Herria que en tan­tas par­tes del mun­do están rea­li­zan­do ese tra­ba­jo de soli­da­ri­dad militante.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *