Gold­man Sachs – OTAN Corp. x Man­lio Dinucci

Des­pués de haber sido secre­ta­rio gene­ral de la OTAN (bajo las órde­nes de Esta­dos Uni­dos), des­de 2009 has­ta 2014, Anders Fogh Ras­mus­sen aca­ba de ser con­tra­ta­do como con­sul­tan­te inter­na­cio­nal por Gold­man Sachs, el ban­co de nego­cios más pode­ro­so de Esta­dos Unidos.

Es pres­ti­gio­so el curri­cu­lum de Ras­mus­sen. Como pri­mer minis­tro de Dina­mar­ca (de 2001 a 2009), se dedi­có a «la amplia­ción de la Unión Euro­pea y de la OTAN con­tri­bu­yen­do a la paz y la pros­pe­ri­dad en Euro­pa». Como secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, repre­sen­tó a la alian­za atlán­ti­ca en su «pico ope­ra­ti­vo con 6 ope­ra­cio­nes en 3 con­ti­nen­tes», entre ellas las gue­rras con­tra Afga­nis­tán y Libia. Ade­más, «en res­pues­ta a la agre­sión rusa con­tra Ucra­nia, refor­zó la defen­sa colec­ti­va a un nivel sin pre­ce­den­tes des­de el fin de la gue­rra fría».

Tam­bién apo­yó la «Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca para el Comer­cio y la Inver­sión (TTIP)» (tam­bién cono­ci­do como Área de Libre Comer­cio Trans­atlán­ti­co o TAFTA, según sus siglas en inglés. NdT.) entre Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, base eco­nó­mi­ca de una «comu­ni­dad trans­atlán­ti­ca inte­gra­da».

Ras­mus­sen pre­sen­ta por lo tan­to apti­tu­des ines­ti­ma­bles para Gold­man Sachs, cuya estra­te­gia es simul­tá­nea­men­te finan­cie­ra, polí­ti­ca y mili­tar. Des­pués de años de tra­ba­jo en Gold­man Sachs, los diri­gen­tes y con­sul­tan­tes de este enor­me ban­co esta­dou­ni­den­se han ido a ocu­par pues­tos cla­ves en el gobierno de Esta­dos Uni­dos y en los de otros paí­ses. Entre ellos se encuen­tran Mario Draghi –quien fue gober­na­dor del Ban­co de Ita­lia y aho­ra es pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE)– y Mario Mon­ti –desig­na­do en 2011 como jefe del gobierno ita­liano por el pre­si­den­te Napolitano.

Así que nada tie­ne de sor­pren­den­te que Gold­man Sachs se suba las man­gas para par­ti­ci­par en las gue­rras de la OTAN. Por ejem­plo, en la gue­rra con­tra Libia, don­de pri­me­ra­men­te se apro­pió –pro­vo­can­do pér­di­das ascen­den­tes al 98%– de fon­dos públi­cos por un mon­to de 1 300 millo­nes de dóla­res, fon­dos que el gobierno libio le había con­fia­do en 2008. En 2011, Gold­man Sachs par­ti­ci­pó tam­bién en el saqueo de los fon­dos sobe­ra­nos libios (esti­ma­dos en unos 150 000 millo­nes de dóla­res) que Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea «con­ge­la­ron» en el momen­to de la gue­rra. Actual­men­te, para admi­nis­trar a tra­vés del con­trol del Cen­tral Bank of Lib­ya los fon­dos pro­ve­nien­tes de las nue­vas expor­ta­cio­nes de petró­leo, Gold­man Sachs se dis­po­ne a des­em­bar­car en Libia en el mar­co de la ope­ra­ción que Esta­dos Uni­dos y la OTAN ya tie­nen pro­yec­ta­da, bajo la ban­de­ra de la Unión Euro­pea y la «con­duc­ción ita­lia­na».

Basán­do­se en una lúci­da «teo­ría del caos», se explo­ta la situa­ción de caos pro­vo­ca­da por las gue­rras con­tra Libia y Siria, ins­tru­men­ta­li­zan­do y cana­li­zan­do hacia Ita­lia y Gre­cia –dos de los paí­ses más débi­les de la Unión Euro­pea– el trá­gi­co éxo­do de migran­tes que huyen de esas gue­rras. Este éxo­do sir­ve como arma de gue­rra sico­ló­gi­ca e ins­tru­men­to de pre­sión eco­nó­mi­ca para demos­trar la nece­si­dad de rea­li­zar una «ope­ra­ción huma­ni­ta­ria de paz» cuyo ver­da­de­ro obje­ti­vo es ocu­par mili­tar­men­te las zonas estra­té­gi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te más impor­tan­tes de Libia. Al igual que la OTAN, Gold­man Sachs con­tri­bu­ye acti­va­men­te a la estra­te­gia de Washing­ton, que quie­re dis­po­ner de una Euro­pa some­ti­da a Esta­dos Unidos.

Des­pués de haber con­tri­bui­do, median­te la esta­fa de los prés­ta­mos sub­pri­mes, a des­atar la cri­sis finan­cie­ra, que pos­te­rior­men­te se exten­dió a Euro­pa des­de Esta­dos Uni­dos, Gold­man Sachs espe­cu­ló sobre la cri­sis euro­pea acon­se­jan­do «a los inver­sio­nis­tas sacar pro­ve­cho de la cri­sis finan­cie­ra en Euro­pa» [1].

Según inves­ti­ga­cio­nes debi­da­men­te docu­men­ta­das en 2010 – 2012 por medios como Der Spie­gel, el New York Times, la BBC y Bloom­berg News, Gold­man Sachs tam­bién «dis­fra­zó», median­te com­ple­jas ope­ra­cio­nes finan­cie­ras –como «prés­ta­mos camu­fla­dos» bajo con­di­cio­nes dra­co­nia­nas y ven­ta de «títu­los tóxi­cosesta­dou­ni­den­ses»– el ver­da­de­ro mon­to de la deu­da grie­ga. En este caso, Gold­man Sachs manio­bró con más habi­li­dad que Ale­ma­nia, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y el FMI, que no han sabi­do escon­der el yugo que pusie­ron al cue­llo de Grecia.

Al reclu­tar a Ras­mus­sen, con la red inter­na­cio­nal de rela­cio­nes polí­ti­cas y mili­ta­res que este per­so­na­je ha teji­do duran­te sus 5 años como secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Gold­man Sachs refuer­za sus posi­bi­li­da­des de influen­cia y de penetración.

Man­lio Dinucci

Fuen­te: Il Mani­fes­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *