La esqui­na es de quien la tra­ba­ja x Raúl Zibe­chi

La pasa­da sema­na par­ti­ci­pé como invi­ta­do en un encuen­tro de tra­ba­ja­do­ras sexua­les en el local de Bri­ga­da Calle­je­ra de Apo­yo a la Mujer Eli­sa Mar­tí­nez, encla­va­do en el mer­ca­do de La Mer­ced, en el cen­tro del Dis­tri­to Fede­ral. Sólo cono­cía a tres de sus inte­gran­tes y fun­da­do­ras (Elvi­ra Madrid, Jai­me Mon­te­jo y Rosa Madrid) en encuen­tros de movi­mien­tos popu­la­res y en con­vo­ca­to­rias del zapa­tis­mo.

En la reu­nión par­ti­ci­pa­ron unas 50 tra­ba­ja­do­ras sexua­les, en un peque­ño depar­ta­men­to don­de fun­cio­na la clí­ni­ca que ofre­ce ser­vi­cios como Papa­ni­co­lau, prue­bas rápi­das de detec­ción de VIH/​sida, col­pos­co­pia, elec­tro­ci­ru­gía y ciru­gía laser, tra­ta­mien­to de infec­cio­nes de trans­mi­sión sexual, odon­to­lo­gía, acu­pun­tu­ra, maso­te­ra­pia y aten­ción sico­ló­gi­ca, que finan­cian con la ven­ta de los con­do­nes Encan­to.

El ambien­te es difí­cil de defi­nir, por­que no se pare­ce en nada a las reunio­nes de los movi­mien­tos socia­les y las izquier­das. Habría que remon­tar­se a los encuen­tros de obre­ros anar­quis­tas, un siglo atrás, para encon­trar refe­ren­cias váli­das. Las tra­ba­ja­do­ras sexua­les auto­or­ga­ni­za­das en la bri­ga­da son per­so­nas de cora­zón gran­de y pala­bra direc­ta, sin vuel­tas ni retó­ri­ca, capa­ces de expli­car sus tre­men­das viven­cias con la natu­ra­li­dad pro­pia de las de aba­jo.

Comen­zó a cir­cu­lar la pala­bra. Había muje­res y tran­se­xua­les de tres gene­ra­cio­nes, ya que comen­za­ron a orga­ni­zar­se hace más de 25 años. La orga­ni­za­ción se rige por una asam­blea gene­ral inte­gra­da en su mayo­ría por tra­ba­ja­do­ras sexua­les que se han aglu­ti­na­do, des­de 1997, bajo el nom­bre públi­co de Red Mexi­ca­na de Tra­ba­jo Sexual, des­ta­ca uno de sus múl­ti­ples docu­men­tos.

En la mesa esta­ban Elvi­ra, Patri­cia Méri­da y Kriz­na. Sus inter­ven­cio­nes fue­ron extra­or­di­na­rias, sen­ci­llas, pro­fun­das, cris­ta­li­nas, con­mo­ve­do­ras has­ta las lágri­mas, que en esas tres horas roda­ron tan­to como las pala­bras. Lágri­mas de dig­ni­dad y de rabia. En sus voces habla­ron la explo­ta­ción de padro­tes y madro­tas, la vio­len­cia de poli­cías abu­si­vos, las vio­la­cio­nes, los gol­pes y el encar­ce­la­mien­to, el secues­tro de hijos e hijas, las carre­ras con­tra las tran­se­xua­les a quie­nes la poli­cía rapa­ba y daba man­gue­ra­zos.

El clí­max fue la inter­ven­ción de Betty. Son­ri­sainge­nua, lan­za en tono ino­cen­te una pre­gun­ta demo­le­do­ra. ¿Cuál es su inten­ción con esto?, en refe­ren­cia a la infor­ma­ción que se lle­va el perio­dis­ta. Una tra­ba­ja­do­ra sexual inter­pe­la al perio­dis­ta invi­ta­do. Es la sín­te­sis de un pro­ce­so de déca­das, del cre­ci­mien­to des­de aba­jo, de la dig­ni­dad de no sen­tir­se menos que nadie. No es des­con­fian­za en el otro; es poder, capa­ci­dad de inte­rro­gar que sólo nace de la auto­es­ti­ma y la con­fian­za en sí mis­ma.

Para lle­gar a ese lugar reco­rrie­ron un lar­go camino. Antes tenían que pedir per­mi­so a las madro­tas para tra­ba­jar en la calle, aho­ra tie­nen coope­ra­ti­vas, expli­ca Alma, has­ta con 160 inte­gran­tes. Antes nos caía­mos gor­das unas a otras, aho­ra están uni­das. Cha­be­la recuer­da que las lla­ma­ban foco de infec­ción, pero aho­ra son pro­mo­to­ras de salud for­ma­das en los talle­res de la bri­ga­da.

Lupi­ta, Chi­na, Isa­bel, Ramo­na jun­to a su hijo, evo­can un pasa­do de humi­lla­cio­nes en hos­pi­ta­les y vio­la­cio­nes gru­pa­les en las calles, cuan­do las deten­cio­nes dura­ban has­ta 15 días. Mi vida era dro­ga dia­ria, reuer­da Betty. Todo eso se aca­bó, repli­ca algu­na. En 2014 el Gobierno del Dis­tri­to Fede­ral debió reco­no­cer­las como tra­ba­ja­do­ras no asa­la­ria­das. Algu­nas, como Méri­da, gra­cias a la bri­ga­da, estu­dia­ron pri­ma­ria, secun­da­ria y compu­tación. Otras se desem­pe­ñan como perio­dis­tas gra­cias a los talle­res que impar­te, soli­da­ria­men­te, Glo­ria Muñoz.

Así fue nacien­do un suje­to colec­ti­vo. Somos par­te de una fami­lia, expli­ca Elvi­ra, cuya vida cam­bió el día que las cono­ció. Tran­si­tar de obje­tos a suje­tos, de putas a tra­ba­ja­do­ras dig­nas, es un camino que sólo pue­de expli­car­se, y enten­der­se, des­de la car­ne ado­lo­ri­da y las lágri­mas rodan­do sobre la meji­lla. No exis­te tesis ni pla­ta­for­ma capaz de hacer­lo. Es vida y sólo vale sen­tir­la.

Bri­ga­da calle­je­ra tie­ne su decá­lo­go de prin­ci­pios: apo­yo mutuo, deci­sio­nes por con­sen­so, uni­dad de acción, fran­que­za y no simu­la­ción, ser polí­ti­ca­men­te inco­rrec­tos o sea no ins­tru­men­ta­les, bus­car lo común con otros y no la per­fec­ción, no cola­bo­ra­ción con el Esta­do y mega­pro­yec­tos de gran­des cor­po­ra­cio­nes, no vio­len­cia, no inje­ren­cia en asun­tos inter­nos de otros movi­mien­tos y auto­de­ter­mi­na­ción.

Inte­gran la Red de Resis­ten­cias Autó­no­mas Anti­ca­pi­ta­lis­tas y la Otra Cam­pa­ña con­vo­ca­da por el EZLN. Han crea­do la Agen­cia de Noti­cias Inde­pen­dien­te Noti-calle y las ini­cia­ti­vas de Radio Talón y Tv calle. Cuan­do alguien pro­pu­so hacer­se sin­di­ca­to, la tran­se­xual Kriz­na recor­dó que recha­zan las for­mas ver­ti­ca­les de orga­ni­za­ción.

Cuan­do tan­tos movi­mien­tos han sido doble­ga­dos por las polí­ti­cas socia­les, bri­ga­da obtie­ne has­ta 97 por cien­to de sus recur­sos de la ven­ta de con­do­nes, lo que les evi­ta depen­der de finan­cia­mien­tos exter­nos que pue­dan gene­rar depen­den­cia o sumi­sión polí­ti­ca, seña­lan en su pági­na web. El 3 por cien­to res­tan­te lo obtie­nen de fun­da­cio­nes, emba­ja­das, empre­sas o depen­den­cias del gobierno mexi­cano, excep­to de pre­si­den­cias muni­ci­pa­les, gobier­nos esta­ta­les o el GDF, que cada vez con­di­cio­nan más sus apor­ta­cio­nes a la fide­li­dad polí­ti­ca de quie­nes los obtie­nen.

Jai­me recuer­da que el Gobierno del DF quie­re expul­sar del Cen­tro His­tó­ri­co a las tra­ba­ja­do­ras sexua­les, ambu­lan­tes, pobres y adic­tos, y pre­ten­den cerrar o moder­ni­zar el mer­ca­do La Mer­ced. Elvi­ra agre­ga que ya cerra­ron todos los hote­les en la zona, que “aho­ra uti­li­zan al nar­co para des­po­jar­nos” y que des­de 2007 cre­ció la repre­sión, aumen­tó el tra­ba­jo sexual y las des­apa­ri­cio­nes son un fenó­meno nue­vo y temi­ble.

Es poco fre­cuen­te, en tiem­pos de pos­mo­der­ni­dad con masa­cres, encon­trar espa­cios ple­be­yos que irra­dien espí­ri­tu y rabia de cla­se; aba­jos con con­cien­cia de cla­se (como ano­tan los sabi­dos). Es recon­for­tan­te pero, por sobre todo, es un soplo de vida en este mar de san­gre y des­es­pe­ran­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *