El pre­sun­to «fin del ciclo progresista»

Des­de hace algún tiem­po se ha decre­ta­do por las dere­chas, sec­to­res de izquier­da des­orien­ta­dos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (ALC), y tam­bién de Euro­pa, el fin de lo que lla­man ciclo pro­gre­sis­ta. Basan su afir­ma­ción en espe­cu­la­cio­nes muy ale­ja­das de un autén­ti­co tra­ba­jo de cam­po y del cono­ci­mien­to, o la correc­ta inter­pre­ta­ción, de la his­to­ria de luchas de nues­tros pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños. O, sim­ple­men­te, la sus­ten­tan en sus deseos.

Exis­ten, sin duda, ele­men­tos de carác­ter obje­ti­vo y sub­je­ti­vo que han lle­va­do a una dis­mi­nu­ción en el ímpe­tu ofen­si­vo de los lla­ma­dos gobier­nos pro­gre­sis­tas. Por demás, es bien sabi­do que los pro­ce­sos popu­la­res y revo­lu­cio­na­rios no son lineal­men­te ascen­den­tes todo el tiem­po sino sufren mar­chas y con­tra­mar­chas, flu­jos y reflu­jos por bien diri­gi­dos que estén y por mucho con­sen­so popu­lar que hayan ganado.

Pero antes de entrar a ese asun­to creo impor­tan­te decir que pre­fie­ro otra deno­mi­na­ción para esos gobier­nos a la de pro­gre­sis­tas, más ade­cua­da en mi humil­de opi­nión a la reali­dad de ALC des­pués del ascen­so a la pre­si­den­cia de Vene­zue­la por Hugo Chá­vez (1999). Por eso los cali­fi­co como gobier­nos que en dis­tin­tos gra­dos son inde­pen­dien­tes de Esta­dos Uni­dos, se dis­tan­cian de los dic­ta­dos del Con­sen­so de Washing­ton, abo­gan acti­va­men­te por la uni­dad y la inte­gra­ción latino-cari­be­ña y por un mun­do mul­ti­po­lar. Si aten­de­mos a estos ras­gos pode­mos decir que cum­plen con ellos en algu­na medi­da: Anti­gua y Bar­bu­da, Argen­ti­na, Boli­via, Bra­sil, Cuba, Domi­ni­ca, Ecua­dor, El Sal­va­dor, Gra­na­da, Nica­ra­gua, San Cris­tó­bal y Nie­ves, San­ta Lucía, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, Suri­nam, Uru­guay y Venezuela.

Reto­man­do el hilo, es evi­den­te que la des­apa­ri­ción en 2013 de un líder de cua­li­da­des tan des­co­llan­tes como Hugo Chá­vez, des­ace­le­ró, no obs­tan­te los valio­sos esfuer­zos del digno Nico­lás Madu­ro, el rit­mo de avan­ce que lle­va­ban la uni­dad e inte­gra­ción de nues­tra región. A ello se unie­ron la abrup­ta caí­da del pre­cio de las mate­rias pri­mas, entre ellas el petró­leo; el haber entra­do algu­nos de los paí­ses men­cio­na­dos en rece­sión como Vene­zue­la y Bra­sil, o dis­mi­nui­do su cre­ci­mien­to, con la con­si­guien­te dis­mi­nu­ción de fon­dos para los pro­gra­mas de redis­tri­bu­ción de la rique­za y el gol­pe al poder adqui­si­ti­vo de la pobla­ción; ade­más, el tener que recu­rrir al cré­di­to inter­na­cio­nal, fun­da­men­tal­men­te de Chi­na, para com­pen­sar la caí­da de sus ingre­sos en divi­sas. Debe­mos aña­dir erro­res e insu­fi­cien­cias en la ges­tión de los gobier­nos y en la eje­cu­to­ria de sus partidos.

Pero antes de 2013 ya había comen­za­do otra varia­ble fun­da­men­tal: la con­tra­ofen­si­va de Esta­dos Uni­dos y las oli­gar­quías con­tra los gobier­nos inde­pen­dien­tes y con­tra la uni­dad e inte­gra­ción de ALC, des­de el ata­que yan­qui-uri­bis­ta a terri­to­rio ecua­to­riano y el res­ta­ble­ci­mien­to de la IV Flo­ta por Washing­ton (2008), has­ta los gol­pes de Esta­do exi­to­sos con­tra los pre­si­den­tes Zela­ya y Lugo en Hon­du­ras (2009) y Para­guay (2012) y los derro­ta­dos en Boli­via (2008) y Ecua­dor (2010) con­tra sus homó­lo­gos Evo y Correa.

Todo ello ante­ce­di­do por el gol­pe y boy­cot petro­le­ro en Venezuela(2002 – 2003) y con­ti­nua­do en la últi­ma déca­da con un per­ma­nen­te aco­so des­es­ta­bi­li­za­dor con­tra esos gobier­nos. Empe­ño en el que las lla­ma­das indus­trias cul­tu­ra­les esta­du­ni­den­ses – inclui­dos los con­glo­me­ra­dos cor­po­ra­ti­vos de comu­ni­ca­ción de ALC‑, sus­ti­tu­yen lite­ral­men­te como armas de gue­rra a los ejér­ci­tos median­te el enve­ne­na­mien­to, embru­te­ci­mien­to y enga­ño de millo­nes de per­so­nas. Lo vemos cla­rí­si­mo estos días en Bra­sil, Ecua­dor y Argen­ti­na. Sume­mos los pro­gra­mas esta­du­ni­den­ses que for­man acti­vis­tas en las téc­ni­cas de las revo­lu­cio­nes de colo­res, que inclu­yen el uso de las redes socia­les digitales.

Hoy vemos que ade­más del emba­te prio­ri­ta­rio con­tra Madu­ro, ata­can a fon­do a Correa, Dil­ma y Lula, y hos­ti­gan a Sán­chez Serén. Pero no hay tal fin de ciclo. Lo que sí hay es gol­pis­mo de dere­cha debi­do a su impo­si­bi­li­dad de ganar elec­cio­nes a esos gobiernos.

La razón es sen­ci­lla. Pese a la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal que gol­pea tam­bién y duro a paí­ses desa­rro­lla­dos como Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Fran­cia y Japón los gobier­nos inde­pen­dien­tes de Washing­ton tie­nen logros socia­les incom­pa­ra­bles en ALC que lle­gan a quie­nes nun­ca tuvie­ron nada. Entre ellos sacar de la pobre­za a millo­nes de per­so­nas, lle­va­do a las aulas a millo­nes de estu­dian­tes, exten­di­do apre­cia­ble­men­te la aten­ción médi­ca y ele­va­do la cali­dad de vida de sus pobla­cio­nes. Vol­ve­ré sobre el tema.

(Toma­do de La Jornada)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *