El pre­sun­to «fin del ciclo progresista»

Des­de hace algún tiem­po se ha decre­ta­do por las dere­chas, sec­to­res de izquier­da des­orien­ta­dos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (ALC), y tam­bién de Euro­pa, el fin de lo que lla­man ciclo pro­gre­sis­ta. Basan su afir­ma­ción en espe­cu­la­cio­nes muy ale­ja­das de un autén­ti­co tra­ba­jo de cam­po y del cono­ci­mien­to, o la correc­ta inter­pre­ta­ción, de la his­to­ria de luchas de nues­tros pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños. O, sim­ple­men­te, la sus­ten­tan en sus deseos.

Exis­ten, sin duda, ele­men­tos de carác­ter obje­ti­vo y sub­je­ti­vo que han lle­va­do a una dis­mi­nu­ción en el ímpe­tu ofen­si­vo de los lla­ma­dos gobier­nos pro­gre­sis­tas. Por demás, es bien sabi­do que los pro­ce­sos popu­la­res y revo­lu­cio­na­rios no son lineal­men­te ascen­den­tes todo el tiem­po sino sufren mar­chas y con­tra­mar­chas, flu­jos y reflu­jos por bien diri­gi­dos que estén y por mucho con­sen­so popu­lar que hayan ganado.

Pero antes de entrar a ese asun­to creo impor­tan­te decir que pre­fie­ro otra deno­mi­na­ción para esos gobier­nos a la de pro­gre­sis­tas, más ade­cua­da en mi humil­de opi­nión a la reali­dad de ALC des­pués del ascen­so a la pre­si­den­cia de Vene­zue­la por Hugo Chá­vez (1999). Por eso los cali­fi­co como gobier­nos que en dis­tin­tos gra­dos son inde­pen­dien­tes de Esta­dos Uni­dos, se dis­tan­cian de los dic­ta­dos del Con­sen­so de Washing­ton, abo­gan acti­va­men­te por la uni­dad y la inte­gra­ción latino-cari­be­ña y por un mun­do mul­ti­po­lar. Si aten­de­mos a estos ras­gos pode­mos decir que cum­plen con ellos en algu­na medi­da: Anti­gua y Bar­bu­da, Argen­ti­na, Boli­via, Bra­sil, Cuba, Domi­ni­ca, Ecua­dor, El Sal­va­dor, Gra­na­da, Nica­ra­gua, San Cris­tó­bal y Nie­ves, San­ta Lucía, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, Suri­nam, Uru­guay y Venezuela.

Reto­man­do el hilo, es evi­den­te que la des­apa­ri­ción en 2013 de un líder de cua­li­da­des tan des­co­llan­tes como Hugo Chá­vez, des­ace­le­ró, no obs­tan­te los valio­sos esfuer­zos del digno Nico­lás Madu­ro, el rit­mo de avan­ce que lle­va­ban la uni­dad e inte­gra­ción de nues­tra región. A ello se unie­ron la abrup­ta caí­da del pre­cio de las mate­rias pri­mas, entre ellas el petró­leo; el haber entra­do algu­nos de los paí­ses men­cio­na­dos en rece­sión como Vene­zue­la y Bra­sil, o dis­mi­nui­do su cre­ci­mien­to, con la con­si­guien­te dis­mi­nu­ción de fon­dos para los pro­gra­mas de redis­tri­bu­ción de la rique­za y el gol­pe al poder adqui­si­ti­vo de la pobla­ción; ade­más, el tener que recu­rrir al cré­di­to inter­na­cio­nal, fun­da­men­tal­men­te de Chi­na, para com­pen­sar la caí­da de sus ingre­sos en divi­sas. Debe­mos aña­dir erro­res e insu­fi­cien­cias en la ges­tión de los gobier­nos y en la eje­cu­to­ria de sus partidos.

Pero antes de 2013 ya había comen­za­do otra varia­ble fun­da­men­tal: la con­tra­ofen­si­va de Esta­dos Uni­dos y las oli­gar­quías con­tra los gobier­nos inde­pen­dien­tes y con­tra la uni­dad e inte­gra­ción de ALC, des­de el ata­que yan­qui-uri­bis­ta a terri­to­rio ecua­to­riano y el res­ta­ble­ci­mien­to de la IV Flo­ta por Washing­ton (2008), has­ta los gol­pes de Esta­do exi­to­sos con­tra los pre­si­den­tes Zela­ya y Lugo en Hon­du­ras (2009) y Para­guay (2012) y los derro­ta­dos en Boli­via (2008) y Ecua­dor (2010) con­tra sus homó­lo­gos Evo y Correa.

Todo ello ante­ce­di­do por el gol­pe y boy­cot petro­le­ro en Venezuela(2002 – 2003) y con­ti­nua­do en la últi­ma déca­da con un per­ma­nen­te aco­so des­es­ta­bi­li­za­dor con­tra esos gobier­nos. Empe­ño en el que las lla­ma­das indus­trias cul­tu­ra­les esta­du­ni­den­ses – inclui­dos los con­glo­me­ra­dos cor­po­ra­ti­vos de comu­ni­ca­ción de ALC‑, sus­ti­tu­yen lite­ral­men­te como armas de gue­rra a los ejér­ci­tos median­te el enve­ne­na­mien­to, embru­te­ci­mien­to y enga­ño de millo­nes de per­so­nas. Lo vemos cla­rí­si­mo estos días en Bra­sil, Ecua­dor y Argen­ti­na. Sume­mos los pro­gra­mas esta­du­ni­den­ses que for­man acti­vis­tas en las téc­ni­cas de las revo­lu­cio­nes de colo­res, que inclu­yen el uso de las redes socia­les digitales.

Hoy vemos que ade­más del emba­te prio­ri­ta­rio con­tra Madu­ro, ata­can a fon­do a Correa, Dil­ma y Lula, y hos­ti­gan a Sán­chez Serén. Pero no hay tal fin de ciclo. Lo que sí hay es gol­pis­mo de dere­cha debi­do a su impo­si­bi­li­dad de ganar elec­cio­nes a esos gobiernos.

La razón es sen­ci­lla. Pese a la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal que gol­pea tam­bién y duro a paí­ses desa­rro­lla­dos como Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Fran­cia y Japón los gobier­nos inde­pen­dien­tes de Washing­ton tie­nen logros socia­les incom­pa­ra­bles en ALC que lle­gan a quie­nes nun­ca tuvie­ron nada. Entre ellos sacar de la pobre­za a millo­nes de per­so­nas, lle­va­do a las aulas a millo­nes de estu­dian­tes, exten­di­do apre­cia­ble­men­te la aten­ción médi­ca y ele­va­do la cali­dad de vida de sus pobla­cio­nes. Vol­ve­ré sobre el tema.

(Toma­do de La Jornada)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.