Puer­to Rico, la Gre­cia americana

Mien­tras el mun­do ente­ro tie­ne su aten­ción fija en el espec­tácu­lo que dan el FMI, la CE y el Ban­co Cen­tral Euro­peo (la troi­ka) aplas­tan­do al pue­blo grie­go, hay otros nume­ro­sos ejem­plos de pode­ro­sos paí­ses impe­ria­lis­tas que uti­li­zan la «cri­sis de la deu­da» para extraer más rique­zas de los paí­ses más débi­les que ellos, así como de paí­ses impe­ria­lis­tas más pobres.

Un caso típi­co es el de la colo­nia de Puer­to Rico (3,6 millo­nes de habi­tan­tes). En una entre­vis­ta con­ce­di­da al New York Times, el gober­na­dor de la nación cari­be­ña decla­ró: «Nues­tra deu­da, que ascien­de a 73 mil millo­nes de dóla­res, no es paga­ble. No hay otra opción. Sería feliz si hubie­ra otra opción más fácil. Pero no es cues­tión de polí­ti­ca, sino de mate­má­ti­cas». Puer­to Rico no ha podi­do pagar un pla­zo de más de mil millo­nes de dóla­res que ven­cía el pasa­do 1 de julio.

La mayor par­te de la deu­da se debe a fon­dos espe­cu­la­ti­vos (hed­ge funds) ame­ri­ca­nos, fon­dos de colo­ca­ción u otras cuen­tas de inver­sión. Los hed­ge funds cono­ci­dos tam­bién comofon­dos bui­tre, com­pran (en el mer­ca­do secun­da­rio), a un pre­cio muy bajo, deu­da adeu­da­da por el gobierno por­to­rri­que­ño así como por empre­sas pri­va­das por­que los inver­so­res saben que éstas no tie­nen casi valor. Lue­go, dan un giro y exi­gen su pago al com­ple­to de su valor nomi­nal (es decir, el valor fija­do en la emisión).

El 30 de junio, las auto­ri­da­des de Puer­to Rico empren­die­ron nego­cia­cio­nes con sus acree­do­res. Entre quie­nes asis­tían a la reu­nión esta­ba la anti­gua direc­to­ra del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), Anne Kru­ger. Las dos pro­pues­tas de ésta fue­ron que Puer­to Rico hicie­ra bajar el sala­rio míni­mo por deba­jo de los 7,50 dóla­res la hora fija­dos a nivel fede­ral y que se recor­ta­ran las sub­ven­cio­nes con­ce­di­das a la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico.

Hubo una mani­fes­ta­ción ante las ofi­ci­nas del gigan­te finan­cie­ro Citi­group en Manhat­tan, el cora­zón finan­cie­ro de Nue­va York, don­de tenía lugar la reu­nión. Un mani­fes­tan­te entre­vis­ta­do por Demo­cracy Now!, David Galar­za, dijo: «Vivo aquí, en Nue­va York. Soy puer­to­rri­que­ño y mis padres y mi fami­lia viven en Puer­to Rico… Todos deci­mos que no a los pla­nes de aus­te­ri­dad pues­tos en pie por los pro­pie­ta­rios de los hed­ge funds y los gángs­ters que han crea­do situa­cio­nes simi­la­res en Gre­cia, en Espa­ña e inclu­so en los Esta­dos Uni­dos».

La Casa Blan­ca ha anun­cia­do que el Gobierno fede­ral no dará ni un cén­ti­mo. Janet Yellen, a la cabe­za de la Reser­va Fede­ral (FED) ame­ri­ca­na, le ha hecho coro anun­cian­do que este ban­co no haría nada tam­po­co por­que esti­ma­ba que no había «nin­gún ries­go» de que una fal­ta de pago de Puer­to Rico tuvie­ra nin­gu­na inci­den­cia en los Esta­dos Uni­dos y que el asun­to no tenía nin­gu­na impor­tan­cia. Es la mis­ma FED que inyec­tó miles de millo­nes de dóla­res en ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras como la Citi­corp y que lue­go les pres­tó miles de millo­nes duran­te el krach finan­cie­ro de 2008. Aquí tene­mos por tan­to nues­tra pro­pia troi­ka ‑el Gobierno fede­ral, la Reser­va fede­ral y las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras- que a puer­to Rico le dice, sen­ci­lla­men­te, que se hunda.

La nue­va pre­sión sobre Puer­to Rico por par­te del capi­tal finan­cie­ro ame­ri­cano se pro­du­ce en el con­tex­to de una depre­sión que afec­ta a este gru­po insu­lar ‑archi­pié­la­go- des­de 2005. El nivel de pobre­za es casi el doble que el del Esta­do ame­ri­cano más pobre. El nivel de paro es dos veces más ele­va­do que en los Esta­dos Uni­dos. El sis­te­ma de salud puer­to­rri­que­ño está a pun­to de hun­dir­se. El sesen­ta por cien­to de la pobla­ción depen­de de pro­gra­mas fede­ra­les como Medi­ca­re, Medi­ca­re Advan­ta­geMedi­caid. Gra­cias a las polí­ti­cas de Oba­ma, Puer­to Rico no reci­be más que el sesen­ta por cien­to de los fon­dos que reci­ben los demás Esta­dos en el mar­co de Medi­ca­re y el seten­ta por cien­to de los fon­dos que reci­ben en el mar­co de Medi­caid. Lo que sig­ni­fi­ca una pér­di­da de qui­nien­tos millo­nes de dóla­res que el país, fal­to de liqui­dez, no pue­de per­mi­tir­se inver­tir en gas­tos médi­cos de su población.

Puer­to Rico está tam­bién exclui­do del Sup­pli­men­tal Secu­rity Inco­me Pro­gram que ayu­da a los ame­ri­ca­nos más vul­ne­ra­bles (depen­dien­tes, cie­gos, per­so­nas mayo­res que tie­nen ren­tas muy bajas o patri­mo­nios cer­ca­nos a cero; la mayo­ría de los 9 millo­nes de per­so­nas que cobran esta asig­na­ción depen­den total­men­te de ella). No par­ti­ci­pa tam­po­co en el pro­gra­ma fede­ral de nutri­ción. Todas estas dife­ren­cias, y otras tam­bién, exis­ten por­que el país es una colo­nia de los Esta­dos Uni­dos, lla­ma­da de for­ma eufe­mís­ti­ca «terri­to­rio».

Puer­to Rico era en su ori­gen una colo­nia de Espa­ña. Los Esta­dos Uni­dos se apo­de­ra­ron de estas islas duran­te la gue­rra his­pano-ame­ri­ca­na de 1898, al mis­mo tiem­po que de Cuba y las Fili­pi­nas. Esto con­du­jo a la gue­rra ame­ri­cano-fili­pi­na en la que los Esta­dos Uni­dos mata­ron a 100 000 fili­pi­nos que lucha­ban por la inde­pen­den­cia de su país. Por su par­te, Cuba se con­vir­tió en una vir­tual colo­nia esta­dou­ni­den­se has­ta la revo­lu­ción cuba­na de 1959 y Puer­to Rico ha segui­do sien­do una colonia

Duran­te los 117 años que han trans­cu­rri­do, las com­pa­ñías ame­ri­ca­nas han saca­do enor­mes bene­fi­cios de Puer­to Rico. En el cur­so de los cin­cuen­ta pri­me­ros años, fue­ron las plan­ta­cio­nes ame­ri­ca­nas de los baro­nes del azú­car [pro­pie­ta­rios de gran­des plan­ta­cio­nes de caña de azú­car ndr] las que saca­ron bene­fi­cio de los bajos sala­rios en el país. En los cin­cuen­ta años siguien­tes, el gobierno ame­ri­cano con­ce­dió a las com­pa­ñías ame­ri­ca­nas impor­tan­tes ven­ta­jas fis­ca­les para que se ins­ta­la­ran en Puer­to Rico. Pri­me­ro fue­ron las manu­fac­tu­ras de cal­za­do y de ropa las que se apro­ve­cha­ron de ellas. Lue­go empre­sas más fuer­te­men­te capi­ta­li­za­das, como las far­ma­céu­ti­cas, se ins­ta­la­ron tam­bién. Esto hizo de puer­to Rico uno de los líde­res mun­dia­les en el terreno de la fabri­ca­ción de medi­ca­men­tos de uso corrien­te. En un momen­to dado, ¡tre­ce de los vein­te medi­ca­men­tos más deman­da­dos eran fabri­ca­dos en este país!

Lue­go, en 1996, el Con­gre­so comen­zó a supri­mir gra­dual­men­te las exen­cio­nes fis­ca­les y esto afec­tó a una gran par­te de la indus­tria del país. En 2005, estas exen­cio­nes fis­ca­les habían des­apa­re­ci­do total­men­te y a par­tir de ese momen­to Puer­to Rico se encuen­tra en rece­sión (una rece­sión que se ha vuel­to más dura aún por el krach finan­cie­ro de 2008 y la Gran Rece­sión) y se ha vis­to for­za­do a recu­rrir a prés­ta­mos para per­ma­ne­cer a flo­te. En con­se­cuen­cia, duran­te este últi­mo dece­nio, son prin­ci­pal­men­te los bui­tres finan­cie­ros los que han aso­la­do el país.

Los puer­to­rri­que­ños son ciu­da­da­nos ame­ri­ca­nos y están auto­ri­za­dos a venir al con­ti­nen­te. No pue­den ser recha­za­dos como los mexi­ca­nos que, huyen­do de la pobre­za, están obli­ga­dos a entrar en los Esta­dos Uni­dos sin pape­les. Alre­de­dor de 50 000 puer­to­rri­que­ños hacen el via­je al con­ti­nen­te cada año. Hay aho­ra 5 millo­nes de puer­to­rri­que­ños vivien­do en los Esta­dos Uni­dos y 3,6 millo­nes en la colonia.

Hemos lle­ga­do a un pun­to en el que, sen­ci­lla­men­te, Puer­to Rico ya no tie­ne dine­ro para pagar a los usu­re­ros. La deu­da no es «paga­ble» según las pala­bras de su gober­na­dor. Para librar­se de ella, por­que es una colo­nia, no tie­ne el dere­cho a decla­rar­se en quie­bra, como podría hacer­lo un Esta­do, o como hizo una ciu­dad como Detroit. Como Gre­cia, Puer­to Rico no tie­ne mone­da pro­pia. [Según un infor­me del FMI, para hacer fren­te a «sus pla­zos» en 2016, ade­más de medi­das de aus­te­ri­dad en los terre­nos de la edu­ca­ción, las jubi­la­cio­nes y los gas­tos en las infra­es­truc­tu­ras, sería nece­sa­rio un cre­ci­mien­to cer­cano al 5% (sic); esto para un terri­to­rio en rece­sión y que no pue­de acce­der a los mer­ca­dos finan­cie­ros /​1].

La sali­da de todo esto no está cla­ra. ¿Será for­za­do Puer­to Rico, como Gre­cia, a pedir pres­ta­do aún más, siem­pre con intere­ses, y poner en pie cada vez más aus­te­ri­dad a fin de pagar los cré­di­tos pre­ce­den­tes y los intere­ses acumulados?

29/​07/​2015

BARRY SHEPPARD

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *