Entre­vis­ta con Wal­ter, de Aska­pe­na, uno de los 5 mili­tan­tes que se quie­re enviar a la cár­cel. x Car­los Azná­rez

Entre­vis­ta con Wal­ter Wen­de­lin, uno de los 5 mili­tan­tes de Aska­pe­na que serán juz­ga­dos por la Audien­cia Nacio­nal a media­dos de octu­bre.

La Fis­ca­lía de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la, un Tri­bu­nal de excep­ción here­da­do de la épo­ca fran­quis­ta, ha hecho públi­ca su cali­fi­ca­ción para la vis­ta oral deri­va­da de la reda­da de 2010 con­tra la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca Aska­pe­na, Este jui­cio al inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio de ida y vuel­ta habrá de cele­brar­se a media­dos de octu­bre, y en el mis­mo se pre­ten­de enviar seis años a la cár­cel a los mili­tan­tes Wal­ter Wen­de­lin, Gabi Basa­ñez, David Soto, Aritz Gan­boa y Unai Váz­quez.
Ade­más, en su cons­tan­te y bru­tal repre­sión con­tra la lucha del pue­blo vas­co, se recla­ma la ile­ga­li­za­ción y diso­lu­ción de Aska­pe­na pero tam­bién de una com­par­sa fes­ti­va deno­mi­na­da Aska­pe­ña, de la orga­ni­za­ción cen­tra­da en “un comer­cio menos injus­to” deno­mi­na­da Elkar Tru­ke y el orga­nis­mo soli­da­rio, Herriak Aske.

Una vez cono­ci­da la deci­sión inqui­si­do­ra de la Audien­cia madri­le­ña, la reac­ción soli­da­ria de la mili­tan­cia vas­ca y tam­bién de los gru­pos soli­da­rios del exte­rior no se hizo espe­rar. Nume­ro­sas ini­cia­ti­vas se han pues­to en mar­cha, entre ellas la rea­li­za­ción de jui­cios al Impe­ria­lis­mo espa­ñol en varios pue­blos y ciu­da­des de Eus­kal Herria. Tam­bién en Lati­noa­mé­ri­ca y Euro­pa, se pro­mo­ve­rán esas accio­nes, con la idea de que el pró­xi­mo 12 de octu­bre (días antes del jui­cio) se den a cono­cer los resul­ta­dos de los mis­mos, que segu­ra­men­te serán con­de­na­to­rios al accio­nar que duran­te siglos ha man­te­ni­do Espa­ña con res­pec­to a todos los pue­blos que han resis­ti­do a su domi­na­ción.

Para hablar de esta nue­va esca­la­da del fas­cis­mo espa­ñol y de las cam­pa­ñas soli­da­rias, con­ver­sa­mos en Bil­bao con Wal­ter Wen­de­lin, uno de los mili­tan­tes his­tó­ri­cos de Aska­pe­na que será juz­ga­do en octu­bre pró­xi­mo.

‑A pocos días de ser juz­ga­dos los mili­tan­tes de Aska­pe­na, ¿pue­des expli­car­nos qué es lo que en reali­dad bus­ca el gobierno espa­ñol con esta vuel­ta de tuer­ca en el accio­nar repre­si­vo?

Este es un jui­cio polí­ti­co más de todos los que ha habi­do en Eus­kal Herria por obra y gra­cia de la repre­sión espa­ño­la, y por lo tan­to pode­mos decir que tene­mos un “pro­nós­ti­co reser­va­do” sobre lo que pue­de ocu­rrir. Pue­de salir bien, pue­de salir mal, para alguno de noso­tros o para el con­jun­to. Allí están las orga­ni­za­cio­nes tam­bién pen­dien­tes de ile­ga­li­za­ción. Lo que sí sabe­mos es de qué se nos acu­sa ofi­cial­men­te y que con­sis­te en haber orga­ni­za­do Bri­ga­das soli­da­rias inter­na­cio­na­lis­tas, el haber orga­ni­za­do en 1994 el comer­cio jus­to, o como lo deno­mi­na­mos noso­tros “comer­cio algo menos injus­to”, el haber asis­ti­do a Foros socia­les euro­peos y mun­dia­les, el haber orga­ni­za­do encuen­tros simi­la­res en Eus­kal Herria, el man­te­ner­nos conec­ta­dos con los Comi­tés de Soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria (los Eus­kal Herria­ren Lagu­nak). A esto habría que agre­gar­le las cam­pa­ñas con­tra la Coca-Cola en apo­yo a los sin­di­ca­tos colom­bia­nos, o las expre­sio­nes con­cre­tas de soli­da­ri­dad con­tra la ocu­pa­ción sio­nis­ta-israe­lí del terri­to­rio pales­tino. Todo eso, quie­nes nos juz­ga­rán, los tra­tan como los “hechos”. Des­gra­cia­da­men­te (o por suer­te) según el lado des­de don­de lo vea­mos, no pode­mos negar nin­guno de esos hechos. Todo eso lo hemos orga­ni­za­do y esta­mos orgu­llo­sos de ello. Lo úni­co que pode­mos negar es que alguien, en este caso la orga­ni­za­ción arma­da ETA nos haya dado órde­nes de hacer todo esto. Eso sí lo nega­mos, pero de todo lo demás no pen­sa­mos negar abso­lu­ta­men­te nada. Sería tirar pie­dras con­tra nues­tro pro­pio teja­do, en el sen­ti­do de que somos per­so­nas con sen­si­bi­li­dad y con­cien­cia inter­na­cio­na­lis­ta y por lo tan­to no vamos a abju­rar de eso mis­mo.

‑Hay algo que sobre­vue­la este jui­cio como otros tan­tos ocu­rri­dos en Eus­kal Herria, y es la doc­tri­na implan­ta­da de hecho por el ex juez Bal­ta­sar Gar­zón, y que se pue­de resu­mir en que todo lo que se mue­ve den­tro del ámbi­to inde­pen­den­tis­ta vas­co es ETA, y por lo tan­to ese tri­bu­nal de excep­ción que es la Audien­cia Nacio­nal Espa­ño­la lo vin­cu­la con el terro­ris­mo. Par­tien­do de esta pre­mi­sa, en qué van a basar uste­des su defen­sa?

Fue el pro­pio Gar­zón quien comen­zó esta inves­ti­ga­ción en 1995, curio­sa­men­te a raíz de una denun­cia de Aska­pe­na por haber sido ame­na­za­das de muer­te por el gru­po para­mi­li­tar Agui­las Negras, unas bri­ga­dis­tas vas­cas que estu­vie­ron en Colom­bia. En ese momen­to había sos­pe­chas que la ame­na­za pro­ve­nía o tenía cone­xio­nes con estruc­tu­ras poli­cia­les o para­po­li­cia­les del Esta­do espa­ñol. A par­tir de allí, la Sala 5 de la Audien­cia, de la que era titu­lar el juez Gar­zón, comen­zó a inves­ti­gar las rela­cio­nes que pudie­ran tener esas bri­ga­dis­tas u otras per­so­nas res­pon­sa­bles de Aska­pe­na con las fuer­zas insur­gen­tes colom­bia­nas, e inten­tar con ello cri­mi­na­li­zar a Aska­pe­na y al inter­na­cio­na­lis­mo que está­ba­mos rea­li­zan­do.

Al día de hoy lle­va­mos 29 años en esa prác­ti­ca, y siem­pre des­de una pers­pec­ti­va de izquier­da. Eso no dio muchos resul­ta­dos, pero estu­vie­ron inves­ti­gan­do muchos años. Evi­den­te­men­te, para no echar por la bor­da toda esa “inver­sión” de tra­ba­jo poli­cial, de espio­na­je e inte­li­gen­cia inter­na­cio­nal, inten­ta­ron sacar más cone­jos de la gale­ra.

Con lo cual siguie­ron en su inten­to de cri­mi­na­li­zar nues­tra tarea soli­da­ria duran­te otros diez años más. Para nues­tros per­se­gui­do­res y acu­sa­do­res, todo ese tra­ba­jo tie­ne que tener un resul­ta­do, no pue­de ser que se haya per­di­do sin más, ya que ello sería decla­rar­se como incom­pe­ten­tes y haber lle­ga­do a una ver­dad que no tie­ne nin­gún asi­de­ro real. De allí que aho­ra vuel­ven a la car­ga e inten­tan con­de­nar­nos de la mane­ra que sea, algo muy pro­pio del cli­ma repre­si­vo que des­de hace déca­das vivi­mos en Eus­kal Herria.

‑Des­de la tarea que Aska­pe­na rea­li­za des­de hace tan­tos años, ¿en qué momen­to sitúan la lucha inter­na­cio­na­lis­ta en la actua­li­dad?

Sin duda, el momen­to actual del inter­na­cio­na­lis­mo es el resul­ta­do de los momen­tos ante­rio­res. El inter­na­cio­na­lis­mo vas­co siem­pre ha sido una par­te impor­tan­te de nues­tra lucha como pue­blo, a todos los nive­les y en toda la ampli­tud ideo­ló­gi­ca que pue­da haber o que algu­na gen­te pue­da aso­ciar a ese tér­mino. La soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, que no es exac­ta­men­te inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio se ha demos­tra­do siem­pre a tra­vés de la gran can­ti­dad de inver­sio­nes a tra­vés de ONG des­de nive­les muni­ci­pa­les. Es decir des­de ins­tan­cias poco con­tro­la­das por par­te del Esta­do. Hay mucha gen­te sen­si­ble a ese tema, y a eso, noso­tros como Aska­pe­na siem­pre hemos apro­ve­cha­do para dar un paso más en el sen­ti­do de trans­for­mar esa ins­tan­cia de soli­da­ri­dad en inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te muy cla­ra­men­te defi­ni­do por una soli­da­ri­dad de ida y vuel­ta, y nun­ca des­de una orga­ni­za­ción sino siem­pre des­de el pro­pio pue­blo. Toda la estra­te­gia inter­na­cio­na­lis­ta nues­tra va siem­pre en fun­ción de crear un pro­yec­to inter­na­cio­nal en ese mis­mo sen­ti­do. Con esas pre­mi­sas bási­cas segui­mos estan­do y tra­ba­jan­do cohe­ren­te­men­te, inclu­so en una situa­ción como la que esta­mos aho­ra, pen­dien­tes de mar­char a la cár­cel cin­co per­so­nas y la ile­ga­li­za­ción de cin­co orga­ni­za­cio­nes que están alre­de­dor de Aska­pe­na. Uti­li­za­mos ade­más toda esa cam­pa­ña de soli­da­ri­dad que se vie­ne hacien­do, no tan­to con noso­tros per­so­nal­men­te o con la orga­ni­za­ción, sino para que defen­der ese tipo de inter­na­cio­na­lis­mo.

El con­tex­to actual es difí­cil a nivel nacio­nal, ya que ha habi­do un cam­bio estra­té­gi­co y de hon­do cala­do en la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social vas­ca, que toda­vía cues­ta mucho com­pren­der y asi­mi­lar como pue­blo. Tam­bién han cam­bia­do muchas cosas a nivel inter­na­cio­nal en los últi­mos 20 años. El pro­pio enemi­go ha inter­na­cio­na­li­za­do lo que es el terro­ris­mo de Esta­do, en cada uno de los paí­ses impli­ca­dos, sean Esta­dos Uni­dos, Israel o la pro­pia Unión Euro­pea. Son pre­ci­sa­men­te esas nacio­nes las que tra­tan de aso­ciar al inter­na­cio­na­lis­mo con el terro­ris­mo, en fun­ción de hechos que ocu­rren en el mun­do ára­be. Todo esto no nos bene­fi­cia a noso­tros.

-¿Cuán­to pue­de ayu­dar­les la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal en esta difí­cil cir­cuns­tan­cia en la que se encuen­tran?

Como decía­mos ante­rior­men­te, tan­to el Impe­rio espa­ñol como el fran­cés han lle­va­do ade­lan­te diver­sas ins­tan­cias judi­cia­les con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co. En los últi­mos años han ido sur­gien­do diver­sas ini­cia­ti­vas de resis­ten­cia civil como méto­do de lucha, para defen­der a los que iban a ser encar­ce­la­dos . Esto se sigue prac­ti­can­do a tra­vés de un movi­mien­to social de des­obe­dien­cia masi­va, en el que muros de per­so­nas han impe­di­do por un tiem­po (a veces unas horas, y otras algu­nos días) la deten­ción de gen­te que ha sido con­de­na­da por razo­nes polí­ti­cas. Como inter­na­cio­na­lis­tas, el plan­tea­mien­to que tene­mos es recu­rrir (por nues­tro pro­pio y coti­diano tra­ba­jo) a la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. Tene­mos que apro­ve­char al máxi­mo esa ven­ta­ja de inter­na­cio­na­li­za­ción de nues­tros pro­ble­mas, que es pre­ci­sa­men­te lo que el gobierno espa­ñol ha que­ri­do aca­llar en base a cri­mi­na­li­zar per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes. Por lo tan­to, toda la cam­pa­ña de soli­da­ri­dad va diri­gi­da a crear un pro­yec­to nacio­nal vas­co, un movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta más soli­da­rio que nun­ca con todos los pue­blos opri­mi­dos. A los comi­tés y EHL (gru­pos de apo­yo) del mun­do les pedi­mos la soli­da­ri­dad para denun­ciar todos los jui­cios que bus­can cri­mi­na­li­zar la lucha de nues­tro pue­blo. En lo que hace a noso­tros mis­mos, le deja­mos cla­ro al Esta­do espa­ñol y su Audien­cia Nacio­nal, que no sólo no nos des­de­ci­mos de lo hecho a nivel inter­na­cio­na­lis­ta y esta­mos dis­pues­tos a ser rein­ci­den­tes mien­tras poda­mos.

juicio_askapena

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *