“El neo­de­sa­rro­llis­mo está ago­ta­do”, ENTREVISTA A JOÃO PEDRO STEDILE

El diri­gen­te nacio­nal del MST (Movi­mien­to de las y los sin Tie­rra) ana­li­za la coyun­tu­ra bra­si­le­ña, apun­ta los desa­fíos que los sec­to­res pro­gre­sis­tas deben enfren­tar y afir­ma que no se ha avan­za­do como para cons­truir un pro­gra­ma alternativo.

–¿Cómo estás vien­do el esce­na­rio polí­ti­co brasilero?

–Bra­sil está pasan­do por un perio­do his­tó­ri­co muy difí­cil y com­ple­jo. Lo que hemos dis­cu­ti­do en las ple­na­rias de los movi­mien­tos popu­la­res es que esta­mos pasan­do por tres gra­ves cri­sis. Una es la cri­sis eco­nó­mi­ca, con la eco­no­mía para­li­za­da, fal­ta de cre­ci­mien­to de la indus­tria, seña­les de des­em­pleo y caí­da en los ingre­sos de la cla­se trabajadora.

Otra es la cri­sis social, cuyos pro­ble­mas, sobre­to­do en las gran­des ciu­da­des, como fal­ta de vivien­da, de trans­por­te públi­co, aumen­to de la vio­len­cia con­tra la juven­tud en las peri­fe­rias y de millo­nes de jóve­nes que no están con­si­guien­do entrar en la uni­ver­si­dad ape­nas aumen­tan. Los 8 millo­nes de jóve­nes que se ins­cri­bie­ron en el ENEM (examen nacio­nal de ense­ñan­za media, requi­si­to obli­ga­to­rio para entrar en las uni­ver­si­da­des públi­cas bra­si­le­ras), por ejem­plo, dispu­taron 1,6 millón de luga­res. Y los que no entran, ¿para dón­de van?

La últi­ma es la gra­ve cri­sis polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal, en que la pobla­ción no reco­no­ce la legi­ti­mi­dad y lide­raz­go en los polí­ti­cos elec­tos. Eso se debe al sis­te­ma elec­to­ral, que per­mi­te que las empre­sas finan­cien sus can­di­da­tos. Para tener una idea, ape­nas las diez mayo­res empre­sas eli­gie­ron 70% del par­la­men­to. O sea, la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va fue secues­tra­da por el capi­tal y eso gene­ró una hipo­cre­sía de los elec­tos y una dis­tor­ción polí­ti­ca insu­pe­ra­ble. Eso se refle­ja en las pau­tas que el par­la­men­to adop­ta y en las ideas que ellos defien­den, que no tie­ne nada que ver con los elec­to­res. Por ejem­plo: en la socie­dad bra­si­le­ra tene­mos 51% de muje­res. Se pre­sen­tó un pro­yec­to para garan­ti­zar 30% de repre­sen­ta­ción feme­ni­na, pero ellos lo blo­quea­ron. ¡Y, con eso, vamos a man­te­ner ape­nas el actual 9%!

–¿Cómo eva­lúa las pro­pues­tas que pre­do­mi­nan en el deba­te públi­co para supe­rar este escenario?

–Las cla­ses domi­nan­tes, aque­llas que poseen el poder eco­nó­mi­co en nues­tra socie­dad, son bas­tan­te inte­li­gen­tes. No es en vano que gobier­nan hace 500 años. Per­ci­bie­ron la gra­ve­dad de la cri­sis, y por eso aban­do­na­ron el pac­to de alian­zas de cla­se con los tra­ba­ja­do­res, repre­sen­ta­do por la elec­ción de Lula y Dil­ma, que resul­tó en el pro­gra­ma neodesarrollista.

El neo­de­sa­rro­llis­mo, como pro­gra­ma de gobierno, se ago­tó. Los sec­to­res de la bur­gue­sía que hacían par­te y se bene­fi­cia­ban de ese pro­gra­ma salie­ron de esce­na, y apues­tan aho­ra a otro pro­gra­ma. El pro­gra­ma de este sec­tor para salir de la cri­sis es bási­ca­men­te la defen­sa de Esta­do míni­mo, uti­li­zan­do más­ca­ras como la dis­mi­nu­ción de minis­te­rios, menos inter­ven­ción del Esta­do en la eco­no­mía, reti­ro de dere­chos labo­ra­les, con el obje­ti­vo de que el cos­to de la mano de obra dis­mi­nu­ya y se reto­men las altas tasas de ganan­cia, pudien­do com­pe­tir mejor en el mer­ca­do mun­dial con la com­pe­ten­cia. El ter­cer ele­men­to es la reali­nea­ción de la eco­no­mía y de la polí­ti­ca exter­na con Esta­dos Uni­dos. Por eso cri­ti­can las polí­ti­cas de los Brics, de Una­sur, de Mer­co­sur y defien­den abier­ta­men­te el regre­so del Alca.

Ese es el pro­gra­ma de la cla­se domi­nan­te para salir de la cri­sis. No es otra cosa que la vuel­ta al neo­li­be­ra­lis­mo. Y para alcan­zar estos obje­ti­vos accio­nan sus ope­ra­do­res polí­ti­cos en los espa­cios que deten­tan hege­mo­nía com­ple­ta, como es el caso del Con­gre­so Nacio­nal, del Poder Judi­cial y de los medios de comu­ni­ca­ción bur­gue­ses. Estos tres pode­res están actuan­do per­ma­nen­te­men­te y de for­ma arti­cu­la­da entre sí para que este pro­gra­ma sea imple­men­ta­do. Y el par­ti­do ideo­ló­gi­co que está arti­cu­lan­do esa uni­dad entre los tres espa­cios es la Red Globo.

–El gobierno ha toma­do diver­sas ini­cia­ti­vas de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, medi­das pro­vi­so­rias y ajus­te fis­cal. ¿Cómo los movi­mien­tos están vien­do estas iniciativas?

–Para noso­tros, el gobierno de Dil­ma no enten­dió la natu­ra­le­za de la cri­sis ins­ta­la­da ni lo que está acon­te­cien­do en la socie­dad bra­si­le­ra. Tam­po­co la dispu­ta ideo­ló­gi­ca que se dio en el segun­do turno de las elec­cio­nes, una tre­men­da lucha de clases.

El gobierno erró al mon­tar un minis­te­rio muy depen­dien­te de par­ti­dos con­ser­va­do­res, que inclu­si­ve votan con­tra el gobierno en el par­la­men­to. Lle­ga a ser ezqui­zo­fré­ni­ca. Tal vez sea el peor minis­te­rio des­de la nue­va repú­bli­ca, y está resu­mien­do la cri­sis a un pro­ble­ma de défi­cit en el pre­su­pues­to. Sin embar­go, el défi­cit en el pre­su­pues­to es ape­nas con­se­cuen­cia de la cri­sis, y no ade­lan­ta tomar medi­das palia­ti­vas. Tal como expli­có el pro­fe­sor Belluz­zo, “el motor de la eco­no­mía pifeó, y el gobierno está preo­cu­pa­do con la cha­pa y pin­tu­ra”. Por increí­ble que parez­ca, todas las medi­das palia­ti­vas y las ini­cia­ti­vas que el gobierno tomó no sólo no resuel­ven la cri­sis cita­da, como tien­den a agra­var­las, por­que que­dan en la apa­rien­cia de los pro­ble­mas y no van a las cau­sas. Peor, muchas de las medi­das, en espe­cial las de eco­no­mía, van en la direc­ción del pro­gra­ma de la bur­gue­sía, o sea, reti­ran dere­chos de los tra­ba­ja­do­res. Aumen­tar la tasa de inte­rés es todo que el sec­tor hege­mó­ni­co de los capi­ta­lis­tas quie­ren: ganar dine­ro con ren­tis­mo y con espe­cu­la­ción. Si el gobierno no muda de rum­bo, no muda su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y no toma ini­cia­ti­vas que colo­quen el deba­te en la socie­dad, de la nece­si­dad de una refor­ma polí­ti­ca pro­fun­da, con­ti­nua­rá cayen­do en la impo­pu­la­ri­dad y en la inca­pa­ci­dad de salir de la crisis.

–En esa coyun­tu­ra com­ple­ja, ¿hay posi­bi­li­da­des de golpe?

–Las cla­ses domi­nan­tes, los capi­ta­lis­tas, los empre­sa­rios y la dere­cha, como cam­po ideo­ló­gi­co, son muy diver­sos en una socie­dad tan com­ple­ja como la nues­tra. Por más que laGlo­bo se esfuer­ce para dar­les uni­dad, no con­si­guen tener con­sen­so en la for­ma de ver los pro­ble­mas y en las pro­pues­tas para la sali­da de la crisis.

Es cier­to que hay sec­to­res más radi­ca­les de la dere­cha que quie­ren gol­pe, impeach­ment, has­ta por el Par­la­men­to. Pero creo que una con­fu­sión ins­ti­tu­cio­nal no intere­sa a los sec­to­res empre­sa­ria­les. Lo que ellos quie­ren es que el gobierno asu­ma el pro­gra­ma de ellos. Sólo eso. Por otro lado, los mis­mos moti­vos para tener pro­ce­so de impeach­ment para Dil­ma podrían ser apli­ca­dos a los gober­na­do­res Geral­do Alck­min (PSDB), Beto Richa (PSBD), etc., lo cual gene­ra­ría una con­fu­sión generalizada.

Infe­liz­men­te creo que el gobierno cayó en esa tram­pa. Y mis­mo asu­mien­do el pro­gra­ma de la cla­se domi­nan­te, las tres cri­sis no se resuel­ven. Por eso esta­mos en un perío­do de con­fu­sio­nes que no se resol­ve­rá a cor­to plazo.

–¿Y cuál es la pro­pues­ta de los movi­mien­tos popu­la­res fren­te a esta situación?

–Por par­te de los movi­mien­tos popu­la­res la situa­ción tam­bién es com­ple­ja. Los movi­mien­tos y las fuer­zas popu­la­res, que encua­dran todas las for­mas orga­ni­za­ti­vas, como par­ti­dos, sin­di­ca­tos, movi­mien­tos socia­les, pas­to­ra­les, etc., no han teni­do la capa­ci­dad de orga­ni­zar una pla­ta­for­ma común, un pro­gra­ma úni­co de sali­da de la crisis.

Tene­mos ideas gene­ra­les, en teo­ría, como, por ejem­plo, el enten­di­mien­to de que ape­nas sali­re­mos de la cri­sis eco­nó­mi­ca si el gobierno aban­do­na el supe­rá­vit pri­ma­rio y, en lugar de pagar 280 mil millo­nes de reales en intere­ses por año, invir­tie­ra esos recur­sos públi­cos en la indus­tria para gene­rar empleos, en obras públi­cas de trans­por­te, vivien­da o educación.

Ya en la cri­sis polí­ti­ca, sólo ire­mos a supe­rar­la si tene­mos una refor­ma polí­ti­ca pro­fun­da. Son ideas gene­ra­les, en torno de refor­mas estruc­tu­ra­les nece­sa­rias. Sin embar­go, es nece­sa­rio cons­truir un pro­gra­ma que uni­fi­que todos los sec­to­res socia­les y de uni­dad a las accio­nes de movi­li­za­ción de masas.

Por aho­ra, ape­nas los sec­to­res orga­ni­za­dos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra se están movi­li­zan­do. El pue­blo, en gene­ral, está quie­to, miran­do por tele­vi­sión de for­ma asus­ta­da las noti­cias de la cri­sis y de la fal­ta de alternativas.

De un lado, el pue­blo ve todos los días a la bur­gue­sía toman­do ini­cia­ti­vas con­tra él, y un gobierno iner­te e inca­paz. Y de nues­tra par­te, no con­se­gui­mos lle­gar has­ta esa masa con nues­tras pro­pues­tas, inclu­si­ve por­que los medios de comu­ni­ca­ción están con­tro­la­dos por la burguesía.

19/​07/​2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *