Ayotzi­na­pa, a un año (Lo que Ayotzi­na­pa puso en evidencia)

Hace ya mucho tiem­po que el capi­ta­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo han des­ata­do una gue­rra con­tra los pue­blos del mun­do, en par­ti­cu­lar con­tra los pobres, los tra­ba­ja­do­res, los indí­ge­nas y las muje­res de la peri­fe­ria. Se tra­ta de una ofen­si­va que pre­ten­de arra­sar con todos los espa­cios de cohe­sión comu­ni­ta­ria, con todos los espa­cios de coope­ra­ción y de soli­da­ri­dad vin­cu­la­dos a los terri­to­rios y las sub­je­ti­vi­da­des hete­ro­gé­neas de los y las de aba­jo. Una ofen­si­va que quie­re barrer de un plu­ma­zo las con­quis­tas obte­ni­das por más de dos siglos de luchas popu­la­res. Esta­mos fren­te a una espe­cie de moder­na «San­ta Alian­za» del capi­tal con­tra el tra­ba­jo, de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les con­tra la huma­ni­dad y la natu­ra­le­za, del Esta­do bur­gués con­tra las pra­xis orga­ni­za­ti­vas de los pue­blos basa­das en la inde­pen­den­cia y la autonomía.

Hace mucho tiem­po tam­bién que esa gue­rra tie­ne uno de sus fren­tes prin­ci­pa­les y más inten­sos –des­pro­vis­to de todo fil­tro– en Méxi­co. Podría­mos recu­rrir a un arse­nal de argu­men­tos para demos­trar que esto que deci­mos dis­ta de ser una exa­ge­ra­ción que, en Méxi­co, la hos­ti­li­dad del sis­te­ma vie­ne sien­do impe­ca­ble e impla­ca­ble. Nos bas­ta con tener pre­sen­te algu­nas pocas cifras des­car­na­das. Las 22610 per­so­nas des­apa­re­ci­das en los últi­mos nue­ve años, las 150000 per­so­nas muer­tas, el millón de des­pla­za­dos y des­pla­za­das, los más de mil cuer­pos halla­dos en fosas comu­nes clan­des­ti­nas en los últi­mos 3 años. (Las cifras son ofi­cia­les). Nos bas­ta con recor­dar que, en Méxi­co, el Esta­do des­co­no­ce a los sin­di­ca­tos sólo por saber con­ser­var con­di­cio­nes dig­nas para los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras, o que cri­mi­na­li­za a las muje­res que luchan por su dere­cho a deci­dir sobre sus pro­pios cuer­pos (mien­tras tan­to, en sin­to­nía, la vio­len­cia patriar­cal ase­si­na a seis muje­res por día), o que tie­ne per­ma­nen­te­men­te en su mira a jóve­nes, pobres, indí­ge­nas, mili­tan­tes popu­la­res y diferentes.

Ante noso­tros y noso­tras la inde­cen­te exhi­bi­ción de las secue­las de la eta­pa supe­rior del neo­li­be­ra­lis­mo, el ros­tro más autén­ti­co del capi­ta­lis­mo peri­fé­ri­co: un ros­tro sal­va­je y depre­da­dor. Por cier­to, el capi­ta­lis­mo no tie­ne otros ros­tros, aun­que sabe ocul­tar su geno­ti­po y des­con­cer­tar con más­ca­ras «huma­nas» y feno­ti­pos «pia­do­sos». Pero los pue­blos saben, o por lo menos intu­yen, que es abso­lu­ta­men­te fal­sa la esci­sión entre neo­li­be­ra­lis­mo y capi­ta­lis­mo. Ante noso­tros y noso­tras el expan­sio­nis­mo sin fron­te­ras que bus­ca opti­mi­zar el terri­to­rio mun­dial y renue­va las vie­jas cade­nas de depen­den­cia al tiem­po que crea otras nue­vas. Ante noso­tros y noso­tras algu­nos de los «efec­tos» del «equi­li­brio con­ti­nen­tal» per­se­gui­do por los Esta­dos Uni­dos. Antes noso­tros y noso­tras el inso­por­ta­ble gra­do de degra­da­ción eco­nó­mi­ca, social, polí­ti­ca y eco­ló­gi­ca alcan­za­do por la «Civi­li­za­ción Occidental».

Los suce­sos de Ayotzi­na­pa (ciu­dad de Igua­la, Esta­do de Gue­rre­ro) del 26 y el 27 de sep­tiem­bre de 2014 cons­ti­tu­yen un epi­so­dio de una inva­rian­te en la his­to­ria mexi­ca­na. El ajus­te estruc­tu­ral de la déca­da del 80, el Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TLC) fir­ma­do en 1994 con sus corres­pon­dien­tes abu­sos del poder mono­pó­li­co por par­te de las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les y con una inser­ción cada vez más depen­dien­te del capi­ta­lis­mo mun­dial, pue­den con­si­de­rar­se como los hitos más cer­ca­nos de esa inva­rian­te. La exten­sa serie de vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos y a los dere­chos de los pue­blos per­pe­tra­da por la cla­se domi­nan­te mexi­ca­na, por el colo­nia­lis­mo y el neo-colo­nia­lis­mo des­de hace 500 años, cons­ti­tu­yen sus hitos de lar­ga data y de per­sis­ten­te reite­ra­ción. Pero los suce­sos de Ayotzi­na­pa no son una vici­si­tud más, poseen un carác­ter sus­tan­ti­vo por­que repre­sen­tan a caba­li­dad toda una época.

Ayotzi­na­pa puso en evi­den­cia esta gue­rra des­ata­da por el capi­ta­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo con­tra los pue­blos del mun­do. Una gue­rra cuyo obje­ti­vo prin­ci­pal con­sis­te en ins­ti­tuir una maca­bra uni­for­mi­dad, una mons­truo­sa tota­li­dad, erra­di­can­do todo ele­men­to que uni­fi­que y orga­ni­ce a los y a las de aba­jo, toda poten­cia­li­dad auto­ges­tio­na­ria, todo sus­tra­to iden­ti­ta­rio y cul­tu­ral que se con­tra­pon­ga a las coor­de­na­das escla­vi­zan­tes y alie­nan­tes y que pue­da ser­vir como basa­men­to de un pro­yec­to eman­ci­pa­dor de los pue­blos. Esta gue­rra vie­ne incre­men­tan­do su vehe­men­cia en los últi­mos años y, aun­que la cons­ta­ta­ción resul­te dolo­ro­sa, tam­bién hay que decir que, en cier­tos aspec­tos, ha tre­pa­do al auge de su efi­ca­cia. Con nue­vos arte­fac­tos ideo­ló­gi­cos de domi­na­ción, el capi­ta­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo han gene­ran­do un «col­chón social» com­pues­to por acto­res frag­men­ta­dos, irres­pon­sa­bles, a‑críticos, indi­vi­dua­lis­tas, pesi­mis­tas, frus­tra­dos, con­su­mis­tas, impia­do­sos, agre­si­vos, colo­ni­za­dos; en fin, acto­res que son lisa y lla­na­men­te anti­so­cia­les, mona­das ais­la­das que pue­den jugar tan­to el rol de víc­ti­mas como de victimarios.

Los medios y méto­dos de esta gue­rra no cons­ti­tu­yen ano­ma­lías. Las polí­ti­cas de «segu­ri­dad» sólo pue­den exhi­bir sus efec­tos des­truc­ti­vos sobre la vida de los pue­blos. Mili­ta­ri­za­ción, para­mi­li­ta­ri­za­ción y nar­co­trá­fi­co son ple­na­men­te fun­cio­na­les a los obje­ti­vos del capi­ta­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo (con sus com­po­nen­tes racis­tas y patriar­ca­les). Igual de fun­cio­nal es la ges­tión del terror. No hay fallas de con­ti­nui­dad. No hay efec­tos cola­te­ra­les. Méxi­co mues­tra una estra­te­gia de saqueo de las rique­zas y de con­trol social basa­da en una vio­len­cia cada vez más sis­té­mi­ca, casi mecá­ni­ca. Una vio­len­cia que se retro­ali­men­ta con la sole­dad y la indi­fe­ren­cia, hacién­do­se cada vez más cruel y feroz y gene­ran­do un medio satu­ra­do de impo­ten­cia y de tris­te­za. Méxi­co mues­tra como los sis­te­mas y los sub­sis­te­mas de opre­sión y domi­na­ción de los seres huma­nos se inter­re­la­cio­nan y se poten­cian crean­do una mara­ña opre­so­ra que pare­ce inexpugnable.

Pero de nin­gún modo exis­te en Méxi­co un esce­na­rio hob­be­siano. Sos­te­ner esto cons­ti­tu­ye una sali­da fácil, super­fi­cial o cóm­pli­ce. O las tres cosas al mis­mo tiem­po. No se tra­ta de una gue­rra de todos y todas con­tra todos y todas. Ade­más, los medios uti­li­za­dos, la direc­cio­na­li­dad, el sen­ti­do y la «inten­cio­na­li­dad peda­gó­gi­ca» de la vio­len­cia son dema­sia­do evi­den­tes. No los pue­den ocul­tar las arti­ma­ñas de los medios de comu­ni­ca­ción mono­pó­li­cos con sus ver­bos imper­so­na­li­za­dos, con sus afi­na­das estra­te­gias de ocul­ta­mien­to, con su inve­te­ra­da cos­tum­bre de estig­ma­ti­zar a las víc­ti­mas y de crear este­reo­ti­pos que inva­ria­ble­men­te «dan de comer» a la vio­len­cia esta­tal y para-esta­tal, con su deseo de «cerrar el caso» cuan­to antes y con su sor­pren­den­te capa­ci­dad para re-actua­li­zar el macar­tis­mo. Tam­po­co pue­den ocul­tar­los las meras prác­ti­cas de con­so­la­ción. Mucho menos pue­den ser efi­ca­ces estos encu­bri­mien­tos y astu­cias cuan­do bue­na par­te de las víc­ti­mas posee la estir­pe de los lucha­do­res socia­les, de los que ense­ñan el mara­vi­llo­so ofi­cio de la liber­tad, de los cons­truc­to­res de con­vi­ven­cia igua­li­ta­ria, de «comu­na­li­dad» y futu­ro. Direc­ta o indi­rec­ta­men­te las bio­gra­fías de los muer­tos, heri­dos, des­apa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa se pue­den encas­trar en una sola his­to­ria, en un mis­mo un dra­ma colectivo.

¿Aca­so no lucha­ban con­tra la pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción públi­ca y, en gene­ral, con­tra el impa­ra­ble pro­ce­so de mer­can­ti­li­za­ción-colo­ni­za­ción de todos los bie­nes públi­cos? ¿Aca­so no esta­ban defen­dien­do la tra­di­ción de las escue­las nor­ma­les, en espe­cial la for­mi­da­ble tra­di­ción de Escue­la Nor­mal Rural Isi­dro Bur­gos de Ayotzi­na­pa que parió a un Lucio Caba­ñas o un Gena­ro Váz­quez Rojas? ¿Aca­so no esta­ban vin­cu­la­dos a la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Cam­pe­si­nos Socia­lis­tas de Méxi­co (FECSM)? ¿Aca­so no se diri­gían a un acto en con­me­mo­ra­ción por la masa­cre de Tla­te­lol­co del 2 de octu­bre de 1968? No hay res­qui­cios para las casua­li­da­des. El poder opre­sor –bajo cual­quie­ra de sus for­mas: Esta­do o para-Esta­do, capi­ta­lis­tas for­ma­les o infor­ma­les, lega­les o ile­ga­les– hace des­apa­re­cer a los cuer­pos tena­ces que no logra degra­dar o des­com­po­ner, a los cuer­pos orgu­llo­sos que no se dejan com­prar, que no se quie­ren ven­der, que se nie­gan a ser mer­can­cía, obje­to o espec­tácu­lo; a los cuer­pos arrai­ga­dos en un terri­to­rio, situa­dos en las trin­che­ras más aptas para fre­nar la nor­ma­li­za­ción dis­ci­pli­na­ria y los pro­ce­sos de sub­je­ti­va­ción que impul­sa el capi­tal. El poder opre­sor no tole­ra a los cuer­pos obs­ti­na­dos que quie­ren ser autó­no­mos y feli­ces, que resis­ten, sue­ñan y crean. Supo dar en la tecla esa pin­ta­da en la calle de la Refor­ma que decía pien­so, lue­go me desaparecen.

Los y las que insis­ten en un esce­na­rio hob­be­siano se olvi­dan del otro Méxi­co, el que vie­ne ama­sán­do­se des­de aba­jo. El Méxi­co que, con sus espa­cios de socia­li­za­ción mili­tan­te, con sus espa­cios públi­cos alter­na­ti­vos, con sus orga­ni­za­cio­nes de base, con sus luchas y sus sue­ños, con sus expe­rien­cias de auto­go­bierno y de pro­duc­ción demo­crá­ti­ca, con sus Cara­co­les y sus Comi­tés Muni­ci­pa­les Popu­la­res, con­fron­ta al rit­mo de sus intere­ses y des­plie­ga las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes del sis­te­ma. El Méxi­co que sabe que la oca­sión de la liber­tad y la esta­ción del adve­ni­mien­to de la espe­ran­za sólo se encuen­tran en lo colec­ti­vo y por eso teje y teje con los hilos del arco iris y del poder popu­lar. El Méxi­co que está en exce­so res­pec­to la pro­tes­ta y el deseo (indis­pen­sa­bles pero insu­fi­cien­tes) y tra­ba­ja para cons­truir un pro­yec­to eman­ci­pa­dor. El Méxi­co de la «tra­di­ción lar­ga, per­du­ra­ble y nun­ca rota» de la que habla­ba Pedro Hen­rí­quez Ure­ña. El Méxi­co de la auto­con­cien­cia popu­lar. Vemos que care­ce de asi­de­ro la defi­ni­ción de Méxi­co como «aque­llo que está alre­de­dor de las fosas comu­nes». Enton­ces, más que de un esce­na­rio «hob­be­siano» cabe hablar de un «Arma­ge­dón». No sabe­mos si cer­cano o lejano, pero sí sabe­mos que será inevi­ta­ble. El abis­mo tie­ne fondo.

La «Gue­rra al Nar­co­trá­fi­co» lan­za­da hace una déca­da, se mues­tra como la estra­te­gia para silen­ciar, per­se­guir y ase­si­nar mili­tan­tes popu­la­res y para des­atar la vio­len­cia cla­sis­ta, racis­ta y sexis­ta. La «Gue­rra al Nar­co­trá­fi­co» es una for­ma de gue­rra con­tra­in­sur­gen­te en el mun­do de la pos­gue­rra fría. No por casua­li­dad devie­ne (en Méxi­co o en Colom­bia, en Bra­sil o en Argen­ti­na, o dón­de sea) en inter­pe­ne­tra­ción del nar­co­trá­fi­co, el trá­fi­co de per­so­nas, y otros «trá­fi­cos», con el Esta­do, las cla­ses domi­nan­tes y el impe­ria­lis­mo. La lógi­ca de estos acto­res, en el fon­do, es exac­ta­men­te la mis­ma, por­que es la lógi­ca del capi­tal: vale lo mis­mo para el gas, el petró­leo, el oro, el agua, las dro­gas, los seres huma­nos o algu­nas de sus par­tes. De este modo, la «Gue­rra al Nar­co­trá­fi­co» ha ser­vi­do para con­so­li­dar mons­truo­sos blo­ques de poder y para pro­fun­di­zar el pro­ce­so de ena­je­na­ción de soberanía.

Por fac­to­res eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, socia­les y cul­tu­ra­les (geo­po­lí­ti­cos), Méxi­co es dema­sia­do impor­tan­te para la pre­ser­va­ción del orden domi­nan­te a esca­la mun­dial. Al mis­mo tiem­po, en la socie­dad civil popu­lar mexi­ca­na ani­dan enor­mes poten­cia­li­da­des; la mis­ma pre­sen­ta «momen­tos de ver­dad» con posi­bi­li­da­des de deve­nir alter­na­ti­vas con­cre­tas al sis­te­ma de capi­tal y a las for­mas de la demo­cra­cia libe­ral (dele­ga­ti­va, repre­sen­ta­ti­va, pro­ce­di­men­tal). Los sis­te­mas comu­ni­ta­rios de los pue­blos cam­pe­si­nos-indí­ge­nas, por ejem­plo, no son sólo una alter­na­ti­va retó­ri­ca y román­ti­ca. Son una alter­na­ti­va con­cre­ta y bue­na. El futu­ro tie­ne reser­vas en Méxi­co. De ahí que el capi­ta­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo no esca­ti­men esfuer­zos y cruel­da­des a la hora de des­es­truc­tu­rar todo tipo de resis­ten­cia de los y las de aba­jo, todas las expe­rien­cias que expre­san algo radi­cal­men­te nuevo.

Los muer­tos, heri­dos y des­apa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa pusie­ron en evi­den­cia la incom­pa­ti­bi­li­dad de fon­do entre el mer­ca­do y la Polí­ti­ca (así, con mayúsculas).

Los muer­tos, heri­dos y des­apa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa pusie­ron en evi­den­cia los efec­tos inevi­ta­bles de la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral, lo que ocu­rre (y ocu­rri­rá) si la regu­la­ción mer­can­til sigue impo­nién­do­se a la regu­la­ción polí­ti­ca popu­lar, si los intere­ses de las cor­po­ra­cio­nes pre­do­mi­nan sobre los intere­ses de los pueblos.

Los muer­tos, heri­dos y des­apa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa hicie­ron un poco más visi­bles los engra­na­jes mor­tí­fe­ros de un sis­te­ma en gue­rra (la expre­sión es lite­ral) con­tra toda estruc­tu­ra social con­ten­do­ra, con­tra toda for­ma de socie­dad orgá­ni­ca. Un sis­te­ma que pre­ten­de des­arrai­gar a todos los hom­bres y a todas las muje­res, para lue­go fagocitarlos.

Los muer­tos, heri­dos y des­apa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa sir­vie­ron para que muchos y muchas den­tro y fue­ra de Méxi­co toma­ran con­cien­cia del gra­do de des­com­po­si­ción de las cla­ses domi­nan­tes y el Esta­do mexi­ca­nos, del abis­mo inexo­ra­ble al que con­du­ce la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral, del altí­si­mo gra­do de com­pli­ci­dad con la muer­te que tie­nen aque­llos y aque­llas que siguen rei­vin­di­can­do su dere­cho a la indiferencia.

Al mis­mo tiem­po, nos recor­da­ron que sólo con el desa­rro­llo de la con­cien­cia popu­lar –una con­cien­cia que no sea des­di­cha­da– será posi­ble supe­rar esta cri­sis civi­li­za­to­ria y gene­rar una alter­na­ti­va sistémica.

Los muer­tos, heri­dos y des­apa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa tie­nen la dig­ni­dad de un árbol gran­de. Cum­plien­do con sus debe­res inme­dia­tos, se han con­ver­ti­do en uni­ver­sa­les. Son ban­de­ra de lucha para el cam­pe­si­na­do y para las comu­ni­da­des indí­ge­nas que, cer­ca­dos por las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, no se rin­den y defien­den sus terri­to­rios; para los y las que se resis­ten a gas­tar su san­gre en las plan­ta­cio­nes agro-indus­tria­les o en las maqui­las y se orga­ni­zan y luchan, para los y las que quie­ren esca­par de la mise­ria, la pre­ca­rie­dad, la pros­ti­tu­ción, el nar­co­trá­fi­co y el para-mili­ta­ris­mo, sin asu­mir la amar­ga alter­na­ti­va de cru­zar la frontera.

Los muer­tos, heri­dos y des­apa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa son nues­tros héroes irre­pro­cha­bles. Pero son Héroes de sacri­fi­cio. De noso­tros y noso­tras depen­de que algún día Méxi­co y Nues­tra Amé­ri­ca toda vuel­van a parir héroes de triun­fo. ¡Vivos se los lle­va­ron. Vivos los queremos!

Miguel Maz­zeo

Lanús Oes­te, Bue­nos Aires, Argen­ti­na, agos­to de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *