Juven­tu­des cara­que­ñas en el espa­cio vir­tual

“¿Vis­te lo que publi­có este pana?” “Vaci­la este beta” “Des­cár­ga­la con este video”. Imá­ge­nes, videos, foto­gra­fías, for­ma­tos que inun­dan los “time­li­nes” de las redes socia­les, car­ga­dos de men­sa­jes, este­reo­ti­pos, viven­cias y expe­rien­cias de quie­nes los pro­du­cen, com­par­ten y vira­li­zan, cuyos con­te­ni­dos pró­xi­mos a la coti­dia­ni­dad com­par­ti­da entre los jóve­nes está trans­for­man­do la inter­ac­ción, comu­ni­ca­ción, los espa­cios de socia­bi­li­dad, ima­gi­na­rios y sím­bo­los de las juven­tu­des vene­zo­la­nas de hoy en día.

Al pro­ble­ma­ti­zar y pres­tar aten­ción a lo ante­rior, se hace nece­sa­rio dete­ner­nos y pre­gun­tar­nos: ¿Cuá­les son los espa­cios de comu­ni­ca­ción, par­ti­ci­pa­ción, inter­ac­ción de nues­tras juven­tu­des?, ¿es el espa­cio vir­tual el lugar dón­de el “con­trol (adul­to, poli­cial, docen­te) des­apa­re­ce” y es posi­ble hacer públi­co lo que gru­po aden­tro se com­par­te?, ¿qué están comu­ni­can­do los jóve­nes a tra­vés de las redes socia­les?, ¿exis­te una rela­ción entre el espa­cio públi­co y el espa­cio vir­tual juve­nil?

Des­de enero del 2015, en el colec­ti­vo de Inves­ti­ga­ción Social Red de la Calle hemos veni­do rea­li­zan­do un tra­ba­jo que lle­va por nom­bre “Juven­tu­des, Espa­cio Públi­co y Ciber­ac­ti­vis­mo”. A tra­vés de éste hemos que­ri­do inda­gar en las diná­mi­cas urbano-tecno-polí­ti­cas-iden­ti­ta­rias y cul­tu­ra­les de jóve­nes (con eda­des entre 15 y 30 años) de la ciu­dad de Cara­cas. Hemos encon­tra­do intere­san­tes y sin­ce­ros hallaz­gos que cree­mos nece­sa­rios com­par­tir por­que expli­can las diná­mi­cas juve­ni­les espa­cia­les y vir­tua­les de estas juven­tu­des tan polí­ti­ca y cul­tu­ral­men­te influen­cia­das en los últi­mos años.

Para muchxs jóve­nes, un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co (celu­lar, table­ta, compu­tado­ra) es casi un artícu­lo de pri­me­ra nece­si­dad. A tra­vés de estos se conec­tan y comu­ni­can con quie­nes com­par­ten, “tran­cean”, inter­ac­túan. Una secuen­cia de un joven común sería des­per­tar­se y “conec­tar­se”, revi­sar Whatsapp, el “pin”, Face­book, Ins­ta­gram, Twit­ter, res­pon­der o no los men­sa­jes, escri­bir algún esta­do, tomar­se y publi­car fotos, com­par­tir for­ma­tos vir­tua­les, “stal­kear”, comen­tar algún esta­do de uno de los per­fi­les de sus con­tac­tos. El día con­ti­nua en el liceo, uni­ver­si­dad, lugar de tra­ba­jo, la calle, el dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co cum­ple con ser la exten­sión de la mira­da y pre­sen­cia del/​a joven en el “mun­do vir­tual”, para saber “qué está pasan­do”, no “per­der­se de nada”, para gene­rar y con­su­mir infor­ma­ción y entre­te­ni­mien­to a tiem­po real. Vemos al mun­do mover­se en el espa­cio públi­co, pero hoy en día, éste se va ges­tio­nan­do des­de lo vir­tual y es en las inter­ac­cio­nes juve­ni­les don­de más se evi­den­cia.

Los time­li­nes de las redes socia­les de las juven­tu­des vene­zo­la­nas mues­tran diver­sos ima­gi­na­rios sobre el mun­do, la socie­dad, el amor, la pare­ja, la belle­za, la vida, la muer­te, sexua­li­da­des, el éxi­to, la cla­se social, las luchas socia­les, la polí­ti­ca, el acti­vis­mo. Sin embar­go, encon­tra­mos que pese a que en la mayo­ría de lxs usua­rixs de estas redes se pro­mul­ga el res­pe­to a las diver­sas opi­nio­nes y liber­tad de expre­sión, muchas de estas ideas, sobre todo las que tra­tan los temas más polé­mi­cos (polí­ti­ca, sexo, disi­den­cias sexua­les, auto­no­mía, acti­vis­mo), resul­tan irres­pe­ta­das, des­aten­di­das y sub­es­ti­ma­das.

En este tra­ba­jo lle­va­do a cabo por Red de la Calle encon­tra­mos diver­sos meta­rre­la­tos gene­ra­dos por las juven­tu­des vene­zo­la­nas que lejos de creer que “todxs lxs jóve­nes son igua­les” y que andan “en lo mis­mo”, demues­tran que están gene­ran­do y com­par­tien­do infor­ma­cio­nes que par­ten des­de dife­ren­tes pun­tos de vis­ta y que evi­den­cia la influen­cia de diver­sos dis­cur­sos polí­ti­cos (teó­ri­cos y empí­ri­cos de izquier­da y de dere­cha), sin espe­rar ser eva­luadxs, sin pedir dere­cho de pala­bra, sin estar en una asam­blea de ciu­da­danxs para ser escu­chadxs, des­de sus pro­pias viven­cias y expe­rien­cias, hablan­do des­de sus pro­pios refe­ren­tes de iden­ti­dad, cla­se social, ten­den­cia polí­ti­ca, sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes, las juven­tu­des vene­zo­la­nas están publi­can­do, com­par­tien­do, vira­li­zan­do, denun­cian­do qué les moles­ta, qué les sedu­ce, qué les gus­ta, los abu­sos que viven, de lo que están sobre­sa­tu­ra­dos, qué país quie­ren y cuál no, unxs más pro­po­si­tivxs que otrxs, pero en ambos casos, están alzan­do sus voces.

Los abu­sos poli­cia­les vivi­dos por lxs jóve­nes de sec­to­res popu­la­res los vemos denun­cia­dos en el espa­cio vir­tual a tra­vés de memes y videos, las caras de des­ilu­sión y rabia que vemos en el trans­por­te públi­co cuan­do algún cho­fer no les acep­ta el pasa­je estu­dian­til a un estu­dian­te las lee­mos en esta­dos de Face­book, de repen­te empe­za­mos a ver cómo las foto­gra­fías “yope­ras” de Ins­ta­gram cobran vida en chi­cos y chi­cas en los cen­tros comer­cia­les, los time­li­nes de Ins­ta­gram y Vine se lle­nan con men­sa­jes de algunxs jóve­nes que siguen con ganas de “irse dema­sia­do”, vemos cómo los videos de acti­vis­tas pro­mo­vien­do sus cau­sas logran su efec­to y de repen­te lo que comen­zó en lo vir­tual se evi­den­cia y legi­ti­ma en lo públi­co.

Es evi­den­te la fuer­za y el poder que las redes socia­les tie­nen en el espa­cio vir­tual vene­zo­lano. Lo vivi­mos en abril del 2013, en febre­ro del 2014. Hemos sido espec­ta­do­res, con­su­mi­do­res, detrac­to­res y gene­ra­do­res de estos con­te­ni­dos. La rela­ción entre el espa­cio vir­tual y el públi­co cada día se hace más nota­ble, las juven­tu­des han natu­ra­li­za­do este modus viven­di y cada vez más sir­ven como guía para enten­der los cam­bios urbano-tecno-polí­ti­cos-iden­ti­ta­rios y cul­tu­ra­les que vivi­mos hoy en día. Negar­lo, sería con­ti­nuar bajo una mira­da cadu­ca de los rela­tos con­tem­po­rá­neos que nos expli­can.

Eli­seb Anuel M

Cola­bo­ra­dor de GIS XXI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *