La amnis­tía no es solo un per­dón x Fer­mín Gongeta

La amnis­tía no es solo un per­dón, sino el reco­no­ci­mien­to y la rec­ti­fi­ca­ción de una infrac­ción y deli­to judi­cial y polí­ti­co. (Kar­buts. Tras mi jui­cio mili­tar)

La decla­ra­ción, deci­sión, o con­ce­sión de una amnis­tía (indul­to o per­dón, según María Moli­ner) por par­te de un gobierno, debe ir para­le­lo con el enjui­cia­mien­to de todos aque­llos jue­ces y tri­bu­na­les que impu­sie­ron penas sin prue­bas feha­cien­tes, con decla­ra­cio­nes obte­ni­das bajo tor­tu­ra o con obje­ti­vos de ven­gan­za o des­qui­te, muy lejos de la supues­ta vera­ci­dad de los hechos que se impu­tan a los detenidos.

Para hacer jus­ti­cia no es sufi­cien­te que se anu­len las penas, las ya cum­pli­das o a medio cum­plir. Es jus­to y nece­sa­rio que se esta­blez­ca y asu­ma la vera­ci­dad de los hechos, y las fal­se­da­des pre­sen­ta­das por poli­cías y fis­ca­les, y admi­ti­das impu­ne­men­te por jue­ces y gobiernos.

Más aún, o tal vez en pri­mer lugar: lo que es impres­cin­di­ble no es que se decre­te o con­ce­da una amnis­tía, sino que se dero­guen las leyes jurí­di­cas y pena­les que per­mi­tie­ron las sen­ten­cias, y se encau­se a quie­nes las impu­sie­ron, y se les impon­ga res­pon­sa­bi­li­da­des penales.

Una edi­to­rial de El País escri­bía: «La ile­ga­li­dad no pro­por­cio­na legi­ti­mi­dad».

¡Bella expre­sión! Pero debe­ría estar sus­ti­tui­da por otra que indi­ca­ra que «la lega­li­dad no siem­pre pro­por­cio­na legi­ti­mi­dad», pues­to que en muchas oca­sio­nes, la lega­li­dad no es sino abu­so de poder.

«Tú eres ETA. Yo soy ETA. Noso­tros somos ETA. Solo ellos no son ETA. En esen­cia, nos divi­di­mos en dos gru­pos: los “ciu­da­da­nos de bien” (mar­ca regis­tra­da) y el res­to, los eta­rras. En esa nue­va cla­si­fi­ca­ción enfu­re­ci­da que ele­va un gra­do o dos a cual­quier ges­to de disi­den­cia, la mani­fes­ta­ción pací­fi­ca es una alga­ra­bía, la resis­ten­cia pací­fi­ca se trans­for­ma en vio­len­cia y la vio­len­cia, aun­que sea solo ver­bal o inclu­so ima­gi­na­ria, se cali­fi­ca de terro­ris­mo o gol­pis­mo, según el día»

Escri­bía con pleno acier­to y valen­tía Igna­cio Esco­lar en octu­bre del 2012.

Por mi par­te, cuan­do gri­to gora Euz­ka­di Ta Aska­ta­su­na, esto es, gora ETA, gri­to con cla­ri­dad la exi­gen­cia de una liber­tad abso­lu­ta para mí, para todo el pue­blo, el mío, del que me sien­to soli­da­rio, por­que es el pue­blo al que pertenezco.

Sí, el juez Gar­zón tenía razón tam­bién, aun­que con pen­sa­mien­to per­ver­ti­do, pre­ten­dien­do cul­mi­nar el geno­ci­dio de mi pue­blo. En Eus­kal Herria, todo movi­mien­to social y polí­ti­co que defien­da las liber­ta­des del pue­blo, su dere­cho a la exis­ten­cia, edu­ca­ción, len­gua inclui­da, por supues­to; dere­cho a un tra­ba­jo digno y racio­nal­men­te remu­ne­ra­do, hos­pi­ta­les, o más bién una correc­ta aten­ción sani­ta­ria; esto es, todo lo que los habi­tan­tes de este pue­blo pre­ci­se­mos, todo ello es Eus­kal Herria y liber­tad, Eus­ka­di Ta Askatasuna.

Cla­ro que el juez Gar­zón, como hoy toda una cater­va de jue­ces, polí­ti­cos y, por supues­to poli­cías de todo pela­je, man­tie­nen que la Liber­tad de Eus­kal Herria está mejor en su silen­cio, en la acep­ta­ción dis­ci­pli­na­da de todas y cada una de las deci­sio­nes de Madrid, sean leyes, decre­tos, deten­cio­nes, denun­cias arbi­tra­rias, y con­de­nas delez­na­bles. Es lo que bus­ca y con­si­gue el poder.

127 fami­lia­res y ami­gos de pre­sos, cita­dos a decla­rar como tes­ti­gos, en algu­nos cuar­te­les de la guar­dia civil. Esto no es bochor­no­so, sino anti­hu­mano, degra­dan­te, y una for­ma de actua­ción al más puro esti­lo auto­ri­ta­rio y fascista.

«No hay que rela­ti­vi­zar las posi­bi­li­da­des de cam­bio real ni antes, ni des­pués de las elec­cio­nes espa­ño­las» Escri­be alguien, sin aña­dir que la dere­cha espa­ño­la nun­ca cam­bia­rá, por­que ni sabe, ni pue­de, ni quie­re hacer­lo. He aquí el argumento.

En su escri­to, Dis­cur­so sobre la ser­vi­dum­bre volun­ta­ria, Étien­ne de La Boé­tie en 1562, indi­ca­ba que:

«Hay tres tipos de tira­nos. Unos rei­nan por elec­ción del pue­blo, otros por la fuer­za de las armas, y los del ter­cer tipo rei­nan por suce­sión de cas­ta… Los que son ele­gi­dos por el pue­blo, le tra­tan como toro a domar; los con­quis­ta­do­res, como si fue­se su pre­sa; y los que lle­gan al trono por suce­sión, como reba­ño de escla­vos que les per­te­ne­ce por natu­ra­le­za».

Al rei­no espa­ñol le han caí­do, y no como pre­mio, los tres tipos de tira­nía tras la des­truc­ción de la República.

«Resul­ta increí­ble –pro­si­gue Étien­ne- ver cómo el pue­blo, una vez que se encuen­tra some­ti­do, cae fre­cuen­te­men­te en un olvi­do tan pro­fun­do de su liber­tad que le resul­ta impo­si­ble des­per­tar para con­quis­tar­la. Sir­ve tan bien y tan volun­ta­ria­men­te que se diría que no solo ha per­di­do su liber­tad, sino que ha gana­do su ser­vi­dum­bre.»

Ten­go ante mí, un tex­to de la pren­sa dia­ria, sobre la polí­ti­ca a seguir por los ciu­da­da­nos de Eus­kal Herria, que me pare­ce con­tra­dic­to­rio. «Habrá que estar en Madrid con la exi­gen­cia del res­pe­to a los dere­chos de este pue­blo» escri­be el arti­cu­lis­ta, para indi­car en su últi­mo párra­fo, como arre­pin­tién­do­se del pri­me­ro «los dere­chos de este pue­blo no depen­den de la com­po­si­ción coyun­tu­ral de las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las».

Y es en base a esta afir­ma­ción, que me pre­gun­to ¿para qué acu­dir, enton­ces, a las ins­ti­tu­cio­nes del rei­no espa­ñol, si la con­se­cu­ción de mis liber­ta­des no depen­den de mi pre­sen­cia o ausen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes de Madrid?

El tirano, dice Étien­ne, se des­com­pon­dría por sí mis­mo, a con­di­ción de que el país no con­sin­tie­ra en ser­vir­le. No se tra­ta de qui­tar­le nada, sino de no dar­le nada… Es el pue­blo quien se escla­vi­za y se degüe­lla a sí mis­mo; quien pudien­do esco­ger entre estar some­ti­do o ser libre, recha­za la liber­tad y admi­te el yugo; quien con­sien­te su pro­pio mal o más bien lo busca.

Sí, lo pri­me­ro que debié­ra­mos tener en nues­tro cora­zón es la fir­me deci­sión de recu­pe­rar nues­tros dere­chos naturales.

Esta maña­na, como otras muchas, me he des­per­ta­do sobre­sal­ta­do, pero en esta oca­sión me encon­tra­ba en medio de un super­mer­ca­do. No sé si era el Eros­ki o Carrefour.

Era fin de mes, y el súper esta­ba lleno de gen­te, sobre todo de per­so­nas mayo­res; la mayor par­te eran jubi­la­dos, quie­nes cobran sus pagas antes de lle­gar el últi­mo día.

Y es que cuan­do se acer­ca cada fin de mes, espe­ra­mos con ansia reci­bir nues­tra liber­tad eco­nó­mi­ca, la paga con­quis­ta­da con nues­tro tra­ba­jo, para poder sobre­vi­vir el mes siguien­te. Nos ade­lan­ta­mos lle­nan­do nues­tros carros con ali­men­tos, en base al dine­ro que nos pro­por­cio­na la empre­sa o el gobierno, y que por dere­cho con­quis­ta­do, nos pertenece.

Pero tam­bién nos per­te­ne­ce con pleno dere­cho, la liber­tad de pen­sa­mien­to, de expre­sión, y de acción, den­tro de los lími­tes que noso­tros mis­mos nos seña­le­mos como pue­blo, sin impo­si­cio­nes. No pode­mos per­mi­tir que nues­tro carro inte­rior esté vacío. Y sabe­mos que la liber­tad no se com­pra con la paga de fin de mes.

Sí, sobre mi sobre­sal­to matu­tino… Era un sue­ño, pero en el que lle­vá­ba­mos más de una año. Cada últi­mo domin­go de mes, la gran masa del pue­blo, de Eus­kal Herria, nos mani­fes­tá­ba­mos a las 11 de la maña­na, en cada una de las sie­te capi­ta­les de pro­vin­cia. No en cada pue­blo, no, por­que nos dis­per­sa­mos, e ir a la capi­tal nos cues­ta poco dine­ro, y así nos vemos más. Y gri­tá­ba­mos, y se nos oye más, y exigíamos.

Sí, gri­tá­ba­mos ¡Amnis­tía Ta Aska­ta­su­na! Y tam­bién ¡Gora Eus­kal Herria ta Askatasuna!

Y es que úni­ca­men­te se con­si­gue vivir en liber­tad si nos acos­tum­bra­mos a ello. Nos han ense­ña­do a vivir en opre­sión y sumi­sión com­ple­ta. Así que úni­ca­men­te sabe­mos obe­de­cer. Y nues­tra obe­dien­cia la hemos trans­for­ma­do, como idio­tas en pre­sun­ta liber­tad. ¿La liber­tad de perros enjau­la­dos? ¿De pre­sos mori­bun­dos, sin jui­cios jus­tos? … ¿Pue­de ser cier­to que todos los últi­mos domin­gos de mes, duran­te al menos todo un año, para empe­zar, nos mani­fes­te­mos exi­gien­do la liber­tad a la que tene­mos dere­cho? ¿Nos acos­tum­bra­ría­mos a ser libres?

Fer­min Gongeta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *