El AKP decla­ra la gue­rra al pue­blo kurdo

MARC SAURINA, Anka­ra /​/​ El aten­ta­do de Suruç, que cos­tó la vida a 32 per­so­nas, ha roto la frá­gil tran­qui­li­dad con la que el gobierno pro­vi­sio­nal tur­co lle­va­ba a cabo las nego­cia­cio­nes para for­mar gobierno. La serie de ata­ques e inci­den­tes pro­du­ci­dos los siguien­tes días ha dado la vuel­ta al país entran­do de for­ma ofi­cial en un enfren­ta­mien­to béli­co con el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK) y, de rebo­te, con el Esta­do Islá­mi­co (EI), un enfren­ta­mien­to cri­ti­ca­do en las calles con pro­tes­tas masi­vas por la paz pero apo­ya­do por gran par­te de los medios de comu­ni­ca­ción. Has­ta el momen­to se han lle­va­do a cabo cua­tro ope­ra­cio­nes aéreas, una en Siria con­tra el EI y tres en el nor­te de Irak con­tra cam­pa­men­tos del PKK en las mon­ta­ñas de Qan­dil. El alto el fue­go del PKK, vigen­te des­de 2013, es aho­ra papel mojado.

El gobierno del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (AKP) ha decla­ra­do la gue­rra al PKK rom­pien­do así con el pro­ce­so de paz y dan­do la espal­da a millo­nes de kur­dos. Para­le­la­men­te, se ha dedi­ca­do a cri­mi­na­li­zar públi­ca­men­te al Par­ti­do Demo­crá­ti­co del Pue­blo (HDP) ‑el prin­ci­pal par­ti­do pro-kur­do-,que pue­de ser el prin­ci­pal per­ju­di­ca­do de la ope­ra­ción mili­tar tras los bue­nos resul­ta­dos obte­ni­dos en las elec­cio­nes del 7 de junio. Tam­bién, a cerrar cual­quier puer­ta de nego­cia­ción y de inte­gra­ción entre tur­cos y kur­dos. La posi­bi­li­dad de unas elec­cio­nes anti­ci­pa­das vuel­ve a aumen­tar mien­tras los avio­nes tur­cos bom­bar­dean los cam­pa­men­tos del PKK y ata­can obje­ti­vos del EI. La ope­ra­ción, de tras­fon­do, pue­de tener con­no­ta­cio­nes polí­ti­cas y faci­li­tar que el AKP recu­pe­re votos cedi­dos al MHP, el par­ti­do ultra­na­cio­na­lis­ta tur­co con­tra­rio a cual­quier tipo de pac­to o con­ce­sión a la comu­ni­dad kur­da, o ganen nue­vos votan­tes en caso de elec­cio­nes anticipadas.

La movi­li­za­ción del ejér­ci­to en la fron­te­ra ha pro­vo­ca­do un esta­lli­do de vio­len­cia en el Kur­dis­tán tur­co, ins­tru­men­ta­li­za­do por los medios y con­di­cio­nan­do la opi­nión públi­ca. Den­tro del país, las úni­cas víc­ti­mas no son sólo kur­das sino, como es ya cos­tum­bre en la era del AKP, tam­bién ale­vís, de creen­cia sin­cré­ti­ca con influen­cia de la sun­na o el chiis­mo, des­pre­cia­dos ya his­tó­ri­ca­men­te por el isla­mis­mo orto­do­xo del gobierno.

Por últi­mo, las redes socia­les se han con­ver­ti­do en un nue­vo cam­po de bata­lla don­de sec­to­res nacio­na­lis­tas cri­ti­can al elec­to­ra­do tur­co que apo­ya al HDP. Se ha for­za­do a olvi­dar rápi­da­men­te a las víc­ti­mas del aten­ta­do a Suruç, bien reto­man­do todas las mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas rea­li­za­das en la calle, o con los acon­te­ci­mien­tos que se han pro­du­ci­do con­se­cu­ti­va­men­te. La muer­te de miem­bros de la poli­cía y del ejér­ci­to tur­co ha faci­li­ta­do así la beli­ge­ran­te pos­tu­ra del gobierno hacia el pue­blo kur­do ele­van­do los sol­da­dos muer­tos a la figu­ra de már­tir (En Tur­quía, los miem­bros del ejér­ci­to caí­dos en ser­vi­cio en aten­ta­dos son lla­ma­dos sehit –mártir‑, y vene­ra­dos siem­pre en los medios y en la calle por enci­ma de cual­quier víc­ti­ma civil).

Incóg­ni­tas tras el atentado

La con­mo­ción crea­da por el san­grien­to aten­ta­do en Suruç obli­gó al gobierno a un cam­bio de dis­cur­so. Las pri­me­ras pro­tes­tas en la calle se diri­gie­ron hacia el gobierno del AKP y for­za­ron que éste cri­ti­ca­ra al EI a pesar de la pasi­vi­dad mos­tra­da has­ta ese momen­to, siem­pre rehu­yen­do los comen­ta­rios direc­tos. El aten­ta­do de Suruç dejó muchas incóg­ni­tas abier­tas como el hecho de que la poli­cía, a pesar de que había pues­to un con­trol para todo el que entra­ba en el recin­to del Cen­tro Cul­tu­ral Ama­ra don­de se encon­tra­ba la juven­tud que tenía que ir a Koba­ne, no hubie­ra detec­ta­do al agre­sor que lle­va­ba la bom­ba en el cuer­po. Ade­más, el con­trol esta­ba situa­do a 200 metros del cen­tro, don­de los efec­tos de la bom­ba no lle­ga­ron, y no en el recin­to mis­mo. Por otra par­te, un infor­me del Par­ti­do Repu­bli­cano del Pue­blo (CHP), el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción y lega­ta­rio del kema­lis­mo, ha cri­ti­ca­do que “el prin­ci­pal apo­yo logís­ti­co del EI lo reci­be de Tur­quía” y ha regis­tra­do que no se per­mi­tió a nin­gún miem­bro del HDP entrar en el recin­to des­pués de los hechos ‑un par­ti­do, el HDP, que tam­bién sufrió un aten­ta­do en el final de campaña-.

Jus­to dos días des­pués del aten­ta­do, dos miem­bros de la poli­cía fue­ron encon­tra­dos muer­tos en su domi­ci­lio de Cey­lan­pi­nar, en la pro­vin­cia de San­liur­fa, don­de se encuen­tra tam­bién Suruç. El PKK reco­no­ció la auto­ría del ata­que y, según la agen­cia de noti­cias kur­da Firat, se tra­tó de una ope­ra­ción de cas­ti­go, ya que los poli­cías tenían fuer­tes lazos con el EI. La mis­ma noche, según infor­ma­ba la agen­cia Ana­do­lu Ajans, Mür­sel Gül, supues­ta­men­te miem­bro del EI, fue ase­si­na­do a tiros por miem­bros del Movi­mien­to de la Juven­tud Revo­lu­cio­na­ria Patrio­ta (YDG‑H), un gru­po urbano vin­cu­la­do al PKK. En las pri­me­ras decla­ra­cio­nes, el pre­si­den­te Recep Tay­yip Erdo­gan lla­mó la aten­ción sobre “el doble peli­gro al que se enfren­ta­ba Tur­quía, el Esta­do Islá­mi­co y el PKK”, pre­pa­ran­do el terreno para un ata­que direc­to, y cri­ti­can­do a todo aquel que colo­ca­ba al EI como úni­co enemi­go del país, sin ata­car ver­bal­men­te al PKK.

Den­tro de esta espi­ral de aten­ta­dos, al día siguien­te, el 23 de julio, un sar­gen­to del ejér­ci­to tur­co, Alçin Nane, fue ase­si­na­do a tiros en la fron­te­ra con Siria por miem­bros del EI. Según la infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por Haber­türk, los hechos se pro­du­je­ron cuan­do sol­da­dos tur­cos impi­die­ron la entra­da de miem­bros del EI que lle­va­ban a un heri­do para ser cura­do en un hos­pi­tal tur­co. Tras la nega­ti­va, los miem­bros del EI abrie­ron fue­go aca­ban­do con la vida del sar­gen­to. La entra­da de miem­bros del Esta­do Islá­mi­co, inclui­do su cui­da­do en hos­pi­ta­les tur­cos, ya ha sido denun­cia­da en más de una oca­sión. En junio del año pasa­do, el dipu­tado por el CHP Muha­rrem Ince denun­ció que un alto coman­dan­te del EI esta­ba sien­do tra­ta­do en un hos­pi­tal de Hatay y que el EI venía petró­leo al gobierno. Según el dipu­tado Ilhan Ciha­ner (CHP), en enero de este año cua­tro coman­dan­tes del EI, com­ba­tien­tes en Libia, fue­ron tra­ta­dos en Estam­bul. En mar­zo de 2015, el mili­tan­te del EI Emrah Ç., de nacio­na­li­dad tur­ca, fue cura­do en la ciu­dad de Deniz­li. Los movi­mien­tos en la fron­te­ra y la per­mi­si­vi­dad con la que miem­bros del EI entran en terri­to­rio tur­co han sido con­fir­ma­dos en nume­ro­sas oca­sio­nes por fuen­tes loca­les y perio­dís­ti­cas de las pro­vin­cias fron­te­ri­zas. Sin embar­go, has­ta enton­ces, no se había pro­du­ci­do nin­gu­na baja en el ejér­ci­to tur­co, al menos de for­ma oficial.

A todos estos hechos, hay que aña­dir una decla­ra­ción de gue­rra for­mal por par­te de Tur­quía al EI. Sin embar­go, pron­to se enten­dió que el prin­ci­pal obje­ti­vo del AKP no era el EI sino los cam­pa­men­tos del PKK en Qan­dil. La noche del 23 de julio, cua­tro avio­nes tur­cos bom­bar­dea­ron obje­ti­vos del EI y se anun­ció la muer­te de 33 com­ba­tien­tes. La mis­ma noche, en una segun­da ope­ra­ción, fue­ron ata­ca­das las bases del PKK en el nor­te de Irak, en Qan­dil, Zap, Meti­na, Bas­yan y Avashin. Has­ta el momen­to se han lle­va­do a cabo dos ope­ra­cio­nes más por aire, ambas diri­gi­das al PKK, y se ha con­fir­ma­do la muer­te de Önder Aslan alias Ser­van Var­to, uno de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de la guerrilla.

Tur­quía ape­la a la OTAN

Las pri­me­ras reac­cio­nes inter­na­cio­na­les han hecho un lla­ma­mien­to al fin de la vio­len­cia. Ánge­la Mer­kel ha adver­ti­do de que, sea como sea, el pro­ce­so de paz debe con­ti­nuar. El por­ta­voz del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Washing­ton, Alis­tair Bas­key, ha decla­ra­do: “Res­pe­ta­mos el dere­cho a defen­der­se de Tur­quía, alia­do nues­tro en la OTAN, fren­te a los aten­ta­dos terro­ris­tas del PKK”. Tur­quía, como miem­bro de la OTAN, ha lla­ma­do a una reu­nión extra­or­di­na­ria de la orga­ni­za­ción ampa­rán­do­se en el Artícu­lo 4 del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te, que dice que “las par­tes se con­sul­ta­rán cuan­do, a jui­cio de cual­quie­ra de ellas, la inte­gri­dad terri­to­rial, la inde­pen­den­cia polí­ti­ca o la segu­ri­dad de cual­quie­ra de las par­tes estu­vie­ra ame­na­za­da”. La reu­nión se pre­vé que se cele­bre este mar­tes 28 de julio.

La Poli­cía, mien­tras tan­to, ha lle­va­do a cabo una gran ope­ra­ción de deten­cio­nes de gran mag­ni­tud en todo el país con­tra el terro­ris­mo diri­gi­da al EI, al PKK, el YDG‑H, y al DHKP‑Ç, la orga­ni­za­ción ofi­cial­men­te res­pon­sa­ble del secues­tro del fis­cal de Ber­kin Elvan y de su muer­te. En tan sólo tres días se han pro­du­ci­do 851 deten­cio­nes en 34 pro­vin­cias. Sólo en Estam­bul se ha dete­ni­do a 104 per­so­nas, de las cua­les 37 son extran­je­ras. La Poli­cía ha infor­ma­do de las deten­cio­nes de Abu Han­za­la y Abdul·lah Abdu­la­yev, diri­gen­tes del Esta­do Islá­mi­co en Estam­bul. El 26 de julio, el dia­rio Diken infor­mó de que todos los dete­ni­dos por rela­ción con el EI en Adi­ya­man habían sido libe­ra­dos sin cargos.

En los enfren­ta­mien­tos de la Poli­cía con miem­bros del DHKP‑Ç en el barrio de Bag­ci­lar de Estam­bul se pro­du­jo una muer­te, la de la joven kur­do-ale­vín Günay Özas­lan. La noche del 25 de julio fue una de las más vio­len­tas des­de las pro­tes­tas de Gezi con ata­ques del PKK en comi­sa­rías de poli­cía de Siirt y Baglar (Amed), y de fue­go cru­za­do en Nuy­sa­bin. Un coche bom­ba en Lice puso fin a la vida de dos sol­da­dos tur­cos e hirió a cua­tro más. En Ciz­re, don­de hay pro­tes­tas con­ti­nua­das por la muer­te de Ugur Özkan y por la matan­za de Suruç, la vio­len­cia aumen­tó des­pués del ini­cio de las ope­ra­cio­nes aéreas con­tra el PKK, y la noche del 25 de julio un pro­tes­tan­te, Abdul·lah Özdal, fue aba­ti­do de un dis­pa­ro. Tam­bién se escu­cha­ron dos explo­sio­nes en Suruç sin que hubie­ra víctimas.

El 26 de julio, la poli­cía de Estam­bul se diri­gió al barrio de Gazi, habi­ta­do mayo­ri­ta­ria­men­te por ale­vís, e inclu­so, ata­có a la mar­cha del fune­ral de Günay Özas­lan, muer­ta la noche ante­rior en Bag­ci­lar. Los enfren­ta­mien­tos toda­vía con­ti­núan y hay varios heri­dos, uno de ellos heri­do en la pier­na por una cáp­su­la de la Poli­cía. Cuan­do la Poli­cía inten­tó entrar en un edi­fi­cio don­de se refu­gia­ban los pro­tes­tan­tes, el agen­te Muham­met Fatih Sivri fue heri­do en el pecho por dis­pa­ros, murien­do des­pués en el hos­pi­tal. Pos­te­rior­men­te, se ha cerra­do el acce­so al barrio y las ope­ra­cio­nes poli­cia­les continúan.

La Gran Mar­cha por la Paz pla­nea­da para el 26 de julio en Estam­bul tras el aten­ta­do de Suruç fue prohi­bi­da por el gober­na­dor de Estam­bul. Un peque­ño gru­po se con­cen­tró para dar una rue­da de pren­sa en la pla­za Aksa­ray con varias per­so­na­li­da­des polí­ti­cas, des­ta­can­do la secre­ta­ria gene­ral del HDP, Figen Yük­sek­dag, y miem­bros del sin­di­ca­to DISK y del Par­ti­do de la Liber­tad y el Socia­lis­mo (ÖDP). En las decla­ra­cio­nes cri­ti­có a Erdo­gan: “Lo que ha per­di­do en las elec­cio­nes, lo inten­ta ganar aho­ra con la guerra”.

A la cam­pa­ña mili­tar ini­cia­da por el AKP se han uni­do, dan­do todo el apo­yo, los medios más cer­ca­nos. El dia­rio Aksam publi­ca­ba el siguien­te titu­lar en por­ta­da: “Quien siem­bra vien­tos reco­ge tem­pes­ta­des”; el dia­rio Star, “Los que tes­tean la fuer­za de Tur­quía con el terror ya tie­nen la res­pues­ta: aho­ra que se lo pien­sen dos veces”; el dia­rio Tak­vim, sin citar en por­ta­da al Esta­do Islá­mi­co, diri­gía el prin­ci­pal titu­lar al PKK. “450 misi­les para 400 obje­ti­vos”; el dia­rio Yeni Aki­ta: “Se les res­pon­de en la len­gua que entien­den”; y el dia­rio Yeni Safak: “Se irá has­ta el final”. Mien­tras tan­to, se ha blo­quea­do el acce­so a las prin­ci­pa­les agen­cias de noti­cias kur­das, entre ellas Firat Haber Ajan­si (ANF), Dicle Haber Ajan­si (DIHA) y Hawar Haber Ajan­si(Anhai), limi­tan­do el acce­so median­te ser­vi­do­res VPN o ZenMate.

[Artícu­lo publi­ca­do en La Directa]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *