La anti-polí­ti­ca de Ale­xis Tsi­pras

Stathis Kou­ve­la­kis – Miem­bro del Comi­té cen­tral de Syri­za

[tra­duc­ción rote­keil ]

Al votar a favor del nue­vo memo­rán­dum, el Gobierno y la mayo­ría del gru­po par­la­men­ta­rio de Syri­za no sólo se han des­pe­di­do de la polí­ti­ca de izquier­das, sino de la polí­ti­ca en sí. Al tomar esta deci­sión, no sólo se han des­he­cho del pro­gra­ma de Syri­za, o de los com­pro­mi­sos que el Gobierno hizo para con el pue­blo grie­go.

Han piso­tea­do el “no” que votó el pue­blo grie­go, que hace ape­nas dos sema­nas recha­za­ba el paque­te de aus­te­ri­dad de Junc­ker, que era una ver­sión mucho más mode­ra­da que el ver­gon­zo­so acuer­do del 12 de julio. Han igno­ra­do la opo­si­ción de la mayo­ría del comi­té cen­tral de su pro­pio par­ti­do, el úni­co órgano colec­ti­vo ele­gi­do en el con­gre­so del par­ti­do y que res­pon­de a la volun­tad colec­ti­va de los miem­bros.

Hay, sin embar­go, algo más que los aspec­tos ya men­cio­na­dos y que al mis­mo tiem­po va más allá de ellos: al seguir esta vía, el Gobierno y su mayo­ría par­la­men­ta­ria han nega­do la mis­ma idea de la polí­ti­ca, basa­da en el con­cep­to de tomar la res­pon­sa­bi­li­dad de una elec­ción, es decir, el man­te­ner­se fiel a una deci­sión polí­ti­ca.

Hace poco hemos vis­to suce­sos que no tenían pre­ce­den­tes, no sólo bajo están­da­res grie­gos, sino tam­bién inter­na­cio­na­les. El nue­vo Minis­tro de Finan­zas, Euclid Tsa­ka­lo­tos, por ejem­plo, decla­ró en el par­la­men­to el día des­pués de fir­mar el acuer­do que era el peor día de su vida, y que aun­que “no sabía” si era “lo correc­to”, ellos “no tenían otra opción”.

“No sabe” si “hizo lo correc­to”, pero aún así lo hizo. No sólo acep­tó el acuer­do, ¡sino que pidió a sus cole­gas y cama­ra­das para que hicie­ran lo mis­mo! Todo esto en nom­bre de no tener otras opcio­nes – en otras pala­bras “No hay alter­na­ti­va” [The­re Is No Alter­na­ti­ve, TINA], una fra­se que no sólo encar­na la nega­ción de cual­quier idea de izquier­das, pero tam­bién entra­ña la diso­lu­ción últi­ma de la noción de polí­ti­ca, una noción que des­can­sa en el hecho de que siem­pre hay alter­na­ti­vas y opcio­nes posi­bles.

Es el pri­mer minis­tro mis­mo, sin embar­go, el que ofre­ció el ejem­plo más cla­ro de esta ope­ra­ción de auto-nega­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad. Ale­xis Tsi­pras decla­ró a la cade­na públi­ca ERT que “está en des­acuer­do” con el acuer­do y que no “cree” en él. Tam­bién jus­ti­fi­có su actua­ción afir­man­do que no tenía nin­gu­na otra opción.

Sin embar­go, ni una sola vez for­mu­ló la pre­gun­ta: ¿cómo, des­pués de cin­co meses y medio en el poder y con el 62% del pue­blo apo­yán­do­le en el refe­rén­dum anti-aus­te­ri­dad, se que­dó sin nin­gu­na otra opción que la de ren­dir­se al paque­te de aus­te­ri­dad que es peor que el ante­rior?

A pesar mos­trar su des­apro­ba­ción por el acuer­do, Tsi­pras le pidió a los miem­bros de Syri­za en el Par­la­men­to que le ayu­da­sen en su vio­la­ción fla­gran­te del man­da­to popu­lar y de la sobe­ra­nía nacio­nal, ame­na­zan­do con dimi­tir si no reci­bía apo­yo uná­ni­me. Algo que, por supues­to, aca­bó sin cum­plir a pesar de enfren­tar­se a un sóli­do recha­zo de 39 dipu­tados.

Pero con la decla­ra­ción que emi­tió el 16 de julio, ha avan­za­do un paso más en la mis­ma direc­ción. Si nadie pon­ga en duda que esta­ba some­ti­do a una extor­sión cruel, Tsi­pras afir­ma que enton­ces el no apo­yar­le impli­ca un recha­zo de com­par­tir la res­pon­sa­bi­li­dad. Y esto “entra en con­flic­to con los prin­ci­pios de cama­ra­de­ría y soli­da­ri­dad, e infrin­ge una heri­da abier­ta entre nues­tras filas”.

En otras pala­bras, debi­do a que Tsi­pras sucum­bió a una extor­sión incues­tio­na­ble, le pidió a los dipu­tados de su par­ti­do que le siguie­ran en su movi­mien­to catas­tró­fi­co. Como si la reali­dad de la extor­sión auto­má­ti­ca­men­te equi­va­lie­se a la ausen­cia de otras opcio­nes apar­te de la que él había toma­do.

La supo­si­ción que se ocul­ta aquí es de nue­vo el TINA, pero expre­sa­da en tér­mi­nos de psi­co­lo­gía y emo­cio­nes indi­vi­dua­les, en la for­ma de pedir el apo­yo a alguien que ha “aguan­ta­do tan­to duran­te los últi­mos seis meses” y que, como el res­to de sus cama­ra­das, está ator­men­ta­do por un “dile­ma de con­cien­cia hacia nues­tros prin­ci­pios, valo­res y posi­cio­nes comu­nes y hacia nues­tras refe­ren­cias ideo­ló­gi­cas”.

Aún así, en la polí­ti­ca y en la acti­vi­dad social en gene­ral, lo que cuen­tan no son los dile­mas o las inten­cio­nes inter­nas (sean nobles o no), ni la cul­pa, o los pen­sa­mien­tos laten­tes, sino las accio­nes y su con­te­ni­do. No es nin­gu­na casua­li­dad que las pala­bras “memo­rán­dum” o “acuer­do” se hallen ausen­tes de la decla­ra­ción de Tsi­pras. El pro­pó­si­to de este giro mediá­ti­co (1) no es el de defen­der una deci­sión polí­ti­ca, sino el de arran­car una iden­ti­fi­ca­ción emo­cio­nal con un líder que sufre tri­bu­la­cio­nes.

Pero tam­bién es un medio hacia un fin esen­cial, que es la estig­ma­ti­za­ción de los “rebel­des” del par­ti­do, como gen­te que está minan­do al “pri­mer Gobierno de izquier­das del país”. De nue­vo, la esen­cia de la polí­ti­ca, es decir, el des­acuer­do con una deci­sión, se ofus­ca. No se tra­ta de ren­dir­se o de recha­zar la aus­te­ri­dad, per­ma­ne­cer fiel o no al man­da­to popu­lar del 25 de enero y 5 de julio, o man­te­ner o vio­lar el pro­gra­ma y los com­pro­mi­sos del Gobierno y de Syri­za – sim­ple­men­te se tra­ta de pres­tar apo­yo emo­cio­nal al líder.

Esta abo­li­ción de la mis­ma sus­tan­cia del dis­cur­so polí­ti­co es una con­fe­sión de una debi­li­dad pro­fun­da. La legi­ti­mi­dad del ter­cer acuer­do de res­ca­te – esto es, de otro paque­te de aus­te­ri­dad dra­co­nia­na – no es mera­men­te más débil que la de los dos ante­rio­res. Es, sim­ple­men­te, inexis­ten­te.

A dife­ren­cia de 2010 y 2012, en 2015 la úni­ca razón de ser de la fuer­za polí­ti­ca en el poder es la de derro­car las mis­mas polí­ti­cas a las que aho­ra se ha ata­do. Por lo tan­to, la úni­ca ame­na­za real para “el pri­mer Gobierno de izquier­das del país” – y para Syri­za como tal – no es de nin­gún “enemi­go inte­rior”, sino de la capi­tu­la­ción sui­ci­da a la aus­te­ri­dad y la per­pe­tua­ción del gobierno de la Troi­ka.

La recien­te expe­rien­cia grie­ga nos mues­tra que la tera­pia de cho­que neo­li­be­ral que acom­pa­ña a los “acuer­dos de res­ca­te” no sólo devo­ra a los gobier­nos y pri­me­ros minis­tros, sino tam­bién a los par­ti­dos que los apli­can. La recom­po­si­ción del Gobierno, con la reti­ra­da de los cua­tro minis­tros de la Pla­ta­for­ma de Izquier­das, y la dimi­sión de otros dos miem­bros del gabi­ne­te, nos da una bue­na ima­gen de la divi­sión que se ha abier­to aho­ra en el inte­rior de Syri­za.

Los medios mains­tream, que se han con­ver­ti­do aho­ra en el prin­ci­pal canal a tra­vés de los cua­les el spin del Gobierno se comu­ni­ca al públi­co, hablan abier­ta­men­te de una futu­ra “pur­ga”. Su pri­me­ra víc­ti­ma bien podría ser la caris­má­ti­ca pre­si­den­ta del Par­la­men­to, Zoe Kos­tan­to­po­ulou, que votó “no” al acuer­do y que apo­ya abier­ta­men­te decla­rar el impa­go de la deu­da y la rup­tu­ra total con el domi­nio de la Troi­ka.

Mien­tras tan­to, Tsi­pras, que tam­bién es pre­si­den­te de Syri­za, sigue recha­zan­do el con­vo­car al comi­té cen­tral del par­ti­do, aún cuan­do la mayo­ría de sus miem­bros han pedi­do en un comu­ni­ca­do con­jun­to que recha­zan el acuer­do. Esta vio­la­ción de las más ele­men­ta­les nor­mas de fun­cio­na­mien­to de un par­ti­do es un signo muy preo­cu­pan­te de lo que nos espe­ra.

Syri­za se halla aho­ra en una encru­ci­ja­da, y el futu­ro se deci­di­rá en las pró­xi­mas sema­nas.

  1. Aquí Kou­ve­la­kis uti­li­za el tér­mino inglés, común en rela­cio­nes públi­cas y comu­ni­ca­ción polí­ti­ca, de “spin”. El “spin” ven­dría a ser la estra­te­gia para con­se­guir influen­ciar a la opi­nión públi­ca sobre una cues­tión deter­mi­na­da, a tra­vés de pre­sen­tar los hechos de for­ma ses­ga­da (pre­sen­tan­do úni­ca­men­te los que con­vie­nen para que se apoye/​rechace una posi­ción, etc.).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *