Izquier­da y «voto útil con­tra el neoliberalismo»

Por estos días des­de varios sec­to­res del lla­ma­do pro­gre­sis­mo izquier­dis­ta se ha cri­ti­ca­do la pos­tu­ra del FIT y Zamo­ra de haber reco­men­da­do el voto en blan­co en el balo­ta­je entre Rodrí­guez Larre­ta (o sea, Macri) y Lous­teau. Se afir­ma que de esa for­ma la izquier­da fue «fun­cio­nal a Macri» (expre­sión uti­li­za­da por el perio­dis­ta Maxi Mon­te­ne­gro, cri­ti­can­do a Jor­ge Alta­mi­ra). Es la línea tra­di­cio­nal de los libe­ra­les bur­gue­ses, los socia­lis­tas bur­gue­ses y peque­ño bur­gue­ses de todos los mati­ces, y tam­bién, por supues­to, del par­ti­do Comu­nis­ta. Por eso Aní­bal Iba­rra, que se for­mó polí­ti­ca­men­te en el sta­li­nis­mo crio­llo, por estos días se dedi­có a «dar cáte­dra» de cómo y por qué había que dis­tin­guir, aun­que fue­ra muy sutil­men­te, entre Macri y Lous­teu. «No son lo mis­mo», repe­tía incan­sa­ble­men­te, para reco­men­dar el «voto tác­ti­co útil» por el segun­do, en pos de la derro­ta del «pro­yec­to neo­li­be­ral de los 90» del primero.

Dada la fre­cuen­cia con que se repi­te este argu­men­to, en esta nota pre­sen­to una res­pues­ta a esta crí­ti­ca a la izquier­da, des­de una pers­pec­ti­va mar­xis­ta. La res­pues­ta reco­no­ce dos nive­les: el pri­me­ro, el más fun­da­men­tal, dice que aun en el caso de que haya dife­ren­cias, los mar­xis­tas deben man­te­ner su posi­ción inde­pen­dien­te y no ceder al voto útil. En un segun­do nivel, la res­pues­ta dice que, en el caso con­cre­to que nos ocu­pa, ni siquie­ra hay dife­ren­cias de algu­na sig­ni­fi­ca­ción entre Macri y Lous­teau (como tam­po­co las hay entre Lous­teau y Recal­de, o entre Macri, Scio­li y Mas­sa). Empe­ce­mos, sin embar­go, con el pri­mer aspec­to de la cuestión.

La tra­di­ción del marxismo

La idea que esta­ble­ce lo fun­da­men­tal de la tác­ti­ca ante los casos en que se exi­ge de los par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios el «voto útil con­tra la dere­cha», fue pre­sen­ta­da por Marx y Engels en la famo­sa Cir­cu­lar de la Liga de los Comu­nis­tas, de mar­zo de 1850, a la que ya hice refe­ren­cia en una nota ante­rior1. Es que pre­vien­do el triun­fo de una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, la Cir­cu­lar acon­se­ja sobre la tác­ti­ca que debe­ría adop­tar la cla­se obre­ra, y dice que en caso de elec­cio­nes esta debe­ría pre­sen­tar sus can­di­da­tos inde­pen­dien­tes, aun cuan­do esto pudie­ra debi­li­tar a los libe­ra­les demó­cra­tas fren­te a los can­di­da­tos más reac­cio­na­rios. Tex­tual­men­te:

«Aun don­de no haya posi­bi­li­dad de con­se­guir su elec­ción, los tra­ba­ja­do­res deben pre­sen­tar sus can­di­da­tos para pre­ser­var su inde­pen­den­cia, para medir sus fuer­zas y pre­sen­tar a la aten­ción públi­ca su posi­ción revo­lu­cio­na­ria y su par­ti­do. No deben extra­viar­se por las fra­ses vacías de los demó­cra­tas, que dirán que los can­di­da­tos obre­ros van a divi­dir al par­ti­do demo­crá­ti­co y dar a las fuer­zas de la reac­ción la chan­ce de vic­to­ria. Todo ese dis­cur­so sig­ni­fi­ca, en últi­mo aná­li­sis, que el pro­le­ta­ria­do será estafado».

A par­tir de aquí Marx y Engels pre­sen­ta­ban el cri­te­rio cla­ve: son mayo­res las ven­ta­jas que obtie­ne el pro­le­ta­ria­do al actuar de for­ma inde­pen­dien­te, que las des­ven­ta­jas que resul­tan de la pre­sen­cia de algu­nos reac­cio­na­rios en un cuer­po legis­la­ti­vo. Un cri­te­rio que años des­pués orien­ta­ría la acción de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na bajo direc­ción de Wilhem Liebk­necht, quien insis­tía en que aun cuan­do pudie­ra haber algu­na dife­ren­cia entre los can­di­da­tos, lo que per­de­ría la cla­se obre­ra en inde­pen­den­cia de cla­se supe­ra­ría cual­quier ven­ta­ja que pudie­ra obte­ner por el triun­fo del ala libe­ral de la bur­gue­sía. Una idea que tam­bién res­ca­ta­ba Lenin, citan­do a Liebk­necht. Esto es, man­te­nía el con­se­jo de la Cir­cu­lar. Pero esta tác­ti­ca fue aban­do­na­da con la dere­chi­za­ción de la social­de­mo­cra­cia pri­me­ro, y lue­go con el giro de los par­ti­dos Comu­nis­tas hacia el cola­bo­ra­cio­nis­mo burgués.

El fun­da­men­to último

El fun­da­men­to últi­mo de la tác­ti­ca de la Cir­cu­lar es muy sim­ple: el socia­lis­mo se basa en la lucha de cla­ses, y como tal está en con­tra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Por eso, la posi­ción de los mar­xis­tas es cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­ta de la que pue­den adop­tar los par­ti­dos bur­gue­ses, o peque­ño bur­gue­ses, y sus ideó­lo­gos. Esto últi­mos están de acuer­do con el capi­ta­lis­mo, y sus dife­ren­cias se dan al inte­rior de un sis­te­ma de explo­ta­ción que acep­tan y defien­den. El mar­xis­mo, por el con­tra­rio, está en con­tra del sis­te­ma de explo­ta­ción. Su pos­tu­ra es del tipo de la que sin­te­ti­za­ba Liebk­necht en la fra­se «Die­sem Sys­tem kei­nen Mann un kei­nen Gros­chen», o sea, «a este sis­te­ma ni un hom­bre, ni un cen­ta­vo». El men­sa­je aquí es no con­sen­tir nada que por algu­na razón incre­men­te el poder del gobierno fren­te al pue­blo, otor­gue algún tipo de aval. Por eso tam­bién, era tra­di­ción de los blo­ques socia­lis­tas no votar siquie­ra los pre­su­pues­tos burgueses.

Todo esto se ins­cri­bía en la idea de que los socia­lis­tas par­ti­ci­pa­ban en las elec­cio­nes para orga­ni­zar­se, para expli­car y pro­pa­gan­di­zar sus crí­ti­cas del capi­ta­lis­mo y del Esta­do capi­ta­lis­ta. Si no se da este men­sa­je, no tie­ne sen­ti­do entrar en el jue­go elec­to­ral. Por eso tam­bién, el recha­zo del cre­ti­nis­mo par­la­men­ta­rio, esto es, de la idea –de Berns­tein y de los libe­ra­les bur­gue­ses de siem­pre- de que las cáma­ras legis­la­ti­vas pudie­ran ser la vía para el cam­bio real de las con­di­cio­nes de vida de la cla­se obre­ra. De ahí que no par­ti­ci­par con el «voto útil» es inhe­ren­te a esta pos­tu­ra radi­cal. Sig­ni­fi­ca decir de la mane­ra más prác­ti­ca y pal­pa­ble, como para que lo entien­da cual­quier mor­tal: «no tene­mos nin­gu­na ilu­sión en nin­gu­na varian­te libe­ral izquier­dis­ta bur­gue­sa, por más libe­ral e izquier­dis­ta que se pre­sen­te». Un men­sa­je cuyo con­te­ni­do, de algu­na mane­ra, intu­yen y leen los con­ci­lia­cio­nis­tas. Por eso estos tra­tan de enre­dar a la izquier­da en el cre­ti­nis­mo par­la­men­ta­rio. Y la mejor for­ma de hacer­lo es con el cuen­to del «voto útil», por­que «todos somos her­ma­nos fren­te al neo­li­be­ra­lis­mo» y «no sean fun­cio­na­les a Macri». Fren­te a esto, el men­sa­je del mar­xis­mo es: «no somos her­ma­nos, ni pri­mos ni cuña­dos ni siquie­ra ami­gos leja­nos. No tene­mos nada que ver con uste­des, ni con los neo­li­be­ra­les, ni con los bur­gue­ses esta­tis­tas, por­que esta­mos en la vere­da de enfren­te». El fun­da­men­to últi­mo de esta pos­tu­ra, como diji­mos, es la lucha de cla­ses. Es un fun­da­men­to irrenunciable.

Inter­me­dio para dos acla­ra­cio­nes anti «chi­ca­na barata»

Siem­pre que plan­tea­mos estas cues­tio­nes, los «espe­cia­lis­tas tác­ti­cos del voto útil» sacan a relu­cir dos obje­cio­nes. La pri­me­ra dice que es nece­sa­rio defen­der con­quis­tas; la segun­da dice que no todos los regí­me­nes son iguales.

Pero no son con­sis­ten­tes, y los mar­xis­tas las res­pon­die­ron hace mucho. En pri­mer lugar, para defen­der una rei­vin­di­ca­ción pun­tual, no hace fal­ta nin­gún acuer­do espe­cial. Se coin­ci­de en el pun­to de lucha con los que con­flu­yan, en tan­to se man­tie­nen las ban­de­ras ideo­ló­gi­cas y pro­gra­má­ti­cas sepa­ra­das (la mis­ma Cir­cu­lar de 1850 con­te­nía esta reco­men­da­ción). En segun­do tér­mino, los mar­xis­tas siem­pre hemos dis­tin­gui­do entre regí­me­nes bur­gue­ses: no es lo mis­mo una dic­ta­du­ra mili­tar que la demo­cra­cia bur­gue­sa; no es lo mis­mo esta que el fas­cis­mo. Toda la expe­rien­cia his­tó­ri­ca demues­tra que los mar­xis­tas han enfren­ta­do las dic­ta­du­ras o los fas­cis­mos. Jamás se defen­dió una pos­tu­ra abs­ten­cio­nis­ta en este res­pec­to, sin que hicie­ra fal­ta el «con­se­jo» de nin­gún libe­ral bur­gués. Por eso, nin­gu­na de estas «chi­ca­nas» alcan­za siquie­ra a rozar una res­pues­ta arti­cu­la­da al argu­men­to presentado.

Segun­do nivel de res­pues­ta: ni siquie­ra hay diferencias

El segun­do nivel de res­pues­ta es menos impor­tan­te, pero de todas for­mas vale la pena seña­lar­lo: no hay nin­gu­na dife­ren­cia apre­cia­ble entre Lous­teau y Rodrí­guez Larre­ta, como tam­po­co la hay entre los can­di­da­tos a pre­si­den­te que se están pre­sen­tan­do por el ofi­cia­lis­mo y las fuer­zas de la opo­si­ción. Los argu­men­tos los he dado a tra­vés de muchos artícu­los del blog, y no voy a repe­tir­los aho­ra. Esto lo saben tam­bién los que pre­di­can el «voto útil», y por eso andan a la bús­que­da deses­pe­ra­da de dife­ren­cias. Por ejem­plo, entre Scio­li y Macri. Muchas de estas ope­ra­cio­nes traen el recuer­do de cuan­do el PC tra­ta­ba de «demos­trar» que Vide­la era el ala pro­gre­sis­ta de la dic­ta­du­ra fren­te a los mili­cos «fas­cis­tas de ultra­de­re­cha». De ahí tam­bién lo úti­les que resul­tan para estas tareas los ex mili­tan­tes del PC, edu­ca­dos en estas mañas.

Por eso hoy nos quie­ren con­ven­cer de que un Alpe­ro­vich, un Ins­frán, un Scio­li, un Aní­bal Fer­nán­dez, una Ali­cia Kirch­ner (¿se acuer­dan de los tiem­pos en que era fun­cio­na­ria de la dic­ta­du­ra?), y simi­la­res, son carac­te­ri­za­dos lucha­do­res con­tra «la dere­cha con­cen­tra­da, los neo­li­be­ra­les y los gol­pis­tas». Es la mane­ra de con­fun­dir, embau­car, tirar cor­ti­nas de humo, para ase­gu­rar que siga todo más o menos como está. Ante esto, cobra más fuer­za el argu­men­to que pre­sen­ta­mos más arri­ba: todo lo que debi­li­te el men­sa­je ideo­ló­gi­co – polí­ti­co de la izquier­da de sepa­ra­ción y rup­tu­ra con el dis­cur­so domi­nan­te, es obje­ti­va­men­te reaccionario.

En con­clu­sión, el recha­zo a toda for­ma de voto útil es cla­ve para man­te­ner el men­sa­je crí­ti­co del mar­xis­mo. La acu­mu­la­ción de fuer­zas por par­te de la izquier­da se disol­ve­ría si acep­ta jugar en la lógi­ca del sis­te­ma, esto es, del enemi­go. Y sos­te­ner este men­sa­je radi­cal fren­te a las pre­sio­nes de los «tác­ti­cos del voto útil» –de esa gen­te siem­pre razo­na­ble y «lógi­ca», que infa­ti­ga­ble­men­te anda con­tan­do votos por el mun­do- es cla­ve para luchar con­tra las ilu­sio­nes del con­ci­lia­cio­nis­ta «pro­gre izquier­dis­ta». Es que como decía tam­bién el vie­jo Liebk­necht «así como el camino del infierno está sem­bra­do de bue­nas inten­cio­nes, el camino de la derro­ta está sem­bra­do de ilu­sio­nes». Nun­ca debe­ría olvidarse.

Rolan­do Astarita

21 de julio de 2015

Fuen­te: https://​rolan​doas​ta​ri​ta​.word​press​.com/

1Véa­se: https://​rolan​doas​ta​ri​ta​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​0​7​/​1​8​/​u​n​a​-​d​o​s​i​s​-​d​e​-​v​i​n​a​g​r​e​-​y​-​b​i​l​is/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *