Gre­cia como lección

35 dete­ni­dos

Al menos 35 mani­fes­tan­tes de izquier­da han sido dete­ni­dos por la poli­cía de un gobierno que se dice de izquier­das, cuan­do pro­tes­ta­ban con­tra la clau­di­ca­ción de ese gobierno fren­te a las muy duras exi­gen­cias del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal lide­ra­do en la Unión Euro­pea por lo que se deno­mi­na «euro­ale­ma­nia». Esa y otras res­pues­tas popu­la­res se rea­li­za­ron al poco de cono­cer­se que Syri­za había acep­ta­do un plan de aus­te­ri­dad y recor­tes socia­les que empeo­ra­ba el que poco tiem­po antes esta­ba en deba­te en Bruselas.

Las pro­tes­tas, las car­gas poli­cia­les y el males­tar social que se esta­ban dan­do fue­ra en las calles y pla­zas cir­cun­dan­tes al Par­la­men­to heleno, en don­de se ini­cia­ba la sesión ofi­cial defi­ni­ti­va para acep­tar o recha­zar las exi­gen­cias fero­ces del capi­tal finan­cie­ro. Den­tro del edi­fi­cio, en el hemi­ci­clo, un par­ti­do que se dice de izquier­das como Syri­za, pro­fun­da­men­te cuar­tea­do, sabía que en la calle las fuer­zas repre­si­vas diri­gi­das por el gobierno que pre­si­de Syri­za esta­ban car­gan­do con­tra sec­to­res revo­lu­cio­na­rios y popu­la­res que le recri­mi­na­ban su total incum­pli­mien­to de la aplas­tan­te volun­tad popu­lar. La poli­cía grie­ga, en la que hay un fuer­te com­po­nen­te dere­chis­ta, se enfren­ta­ba a jóve­nes obre­ros y popu­la­res, empo­bre­ci­dos y sin futu­ro, obe­de­cien­do las órde­nes de un par­ti­do y gobierno que se dice de izquierdas.

En deter­mi­na­dos momen­tos de la his­to­ria, un solo enfren­ta­mien­to entre el pue­blo y la repre­sión en un lugar peque­ño del mun­do, como la pla­za Sin­tag­ma y sus alre­de­do­res, refle­ja, expre­sa y sin­te­ti­za la gue­rra de cla­ses, de libe­ra­ción nacio­nal y anti­pa­triar­cal que se está libran­do en el res­to del mun­do, en el mun­do ente­ro a dife­ren­tes esca­las e inten­si­da­des. Así es, por­que al mar­gen de las dife­ren­cias muy secun­da­rias que exis­ten entre los pla­nes de euro­ale­ma­nia y los del FMI, la actual Admi­nis­tra­ción Oba­ma, las bur­gue­sías fran­ce­sa e ita­lia­na, sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, al mar­gen de esas dife­ren­cias, lo que se mos­tra­ba en Ate­nas la tar­de-noche del pasa­do 15 de julio era el anta­go­nis­mo entre la estra­te­gia mun­dial del capi­ta­lis­mo y la resis­ten­cia de las pue­blos y nacio­nes tra­ba­ja­do­ras de la tierra.

Muchas de las per­so­nas que pro­tes­ta­ban sabían que solo está comen­zan­do la lar­ga fase de lucha con­tra una de las agre­sio­nes socia­les más duras sufri­das has­ta aho­ra bajo ungo­bierno de cen­tro y de dere­cha; saben que a la repre­sión poli­cial que esta­ban sufrien­do se le suma­rán repre­sio­nes sala­ria­les, en pen­sio­nes y jubi­la­cio­nes, en más años de tra­ba­jo, en menos ser­vi­cios públi­cos, en más impues­tos… en más sacri­fi­cios dia­rios que tam­bién son for­mas de vio­len­cia y represión.

¿Cómo se ha lle­ga­do a esto?

Diez días antes de estas movi­li­za­cio­nes, el domin­go 5 de julio, el pue­blo tra­ba­ja­dor grie­go había vota­do libre, cons­cien­te y demo­crá­ti­ca­men­te con­tra los pla­nes de aus­te­ri­dad que enton­ces se sufrían y con­tra los que que­ría impo­ner­les la Unión Euro­pea, más duros aún. Fue un voto con­tra­rio masi­vo, casi el 62% de la pobla­ción dijo «No». ¿Quié­nes vota­ron «No»? La juven­tud y las muje­res, la cla­se asa­la­ria­da casi en su tota­li­dad, fue­ran pro­le­ta­rios, cam­pe­si­nos, pes­ca­do­res, fun­cio­na­rios, autó­no­mos, «cla­se media» que había des­cu­bier­to que sigue sien­do sim­ple cla­se asa­la­ria­da, y peque­ña bur­gue­sía empo­bre­ci­da. ¿Quié­nes vota­ron «Sí»? Res­tos alie­na­dos del pue­blo tra­ba­ja­dor, capa­ta­ces, téc­ni­cos de las gran­des empre­sas y ban­cos, media­na y alta bur­gue­sía, altos fun­cio­na­rios, mili­ta­res, fuer­zas repre­si­vas, y popes. La Gre­cia tra­ba­ja­do­ra con­tra la Gre­cia bur­gue­sa: uni­dad y lucha de con­tra­rios, dos nacio­nes en una. La Gre­cia popu­lar que defien­de la inde­pen­den­cia y la Gre­cia rica que se escon­de tras la OTAN y el euro para defen­der sus propiedades.

Casi el 62% de noes, ale­gría, fuer­za, ilu­sión por haber vota­do y deci­di­do libre­men­te ¿aca­so no es este el axio­ma incues­tio­na­ble de la demo­cra­cia abs­trac­ta, míti­ca, la que dicen que exis­te? Pocas veces la demo­cra­cia míti­ca, abs­trac­ta, impo­lu­ta del rojo de la san­gre popu­lar, había sido tan aplas­tan­te­men­te prac­ti­ca­da por las cla­ses explo­ta­das: ¿Allen­de y Chi­le? ¿Chá­vez y Vene­zue­la? ¿La izquier­da vas­ca y los refe­rén­dums-tram­pa espa­ño­les? Más veces los pue­blos rebel­des y mili­tan­tes en la Comu­na de 1871, el Octu­bre de 1917, las comu­nas cam­pe­si­nas y tra­ba­ja­do­ras arma­das anti­im­pe­ria­lis­tas, la insur­gen­te Cuba… y una lis­ta mucho más lar­ga de lo que se cree, habían prac­ti­ca­do la otra demo­cra­cia, la con­cre­ta y pal­pa­ble, la ver­da­de­ra demo­cra­cia socia­lis­ta basa­da en la fuer­za del pue­blo, pero sabe­mos que la civi­li­za­ción del capi­tal les ata­ca con su terri­ble poder des­truc­tor has­ta exterminarlas.

Las diva­ga­cio­nes eté­reas e inte­lec­tua­lis­tas sobre las for­mas de hege­mo­nía se esfu­man en la nada cuan­do pisa­mos estas reali­da­des: ¿Qué mayor demos­tra­ción de hege­mo­nía popu­lar masi­va y fuer­te­men­te crí­ti­ca que la que ha ido cons­tru­yen­do la Gre­cia tra­ba­ja­do­ra en los últi­mos años, huel­ga a huel­ga, mili­tan­cia a mili­tan­cia, y que triun­fa legal­men­te el 5 de julio de 2015? Y de repen­te, en pocos días está a pun­to de disol­ver­se por la capi­tu­la­ción incon­di­cio­nal de una par­te de Syri­za. ¿Qué ha suce­di­do? Antes de res­pon­der hemos de adver­tir que esta pre­gun­ta es, des­gra­cia­da­men­te, muy fre­cuen­te en la his­to­ria del refor­mis­mo en cual­quie­ra de sus dis­fra­ces, aun­que sola­men­te ha sabi­do res­pon­der­la la izquier­da. Pare­cie­ra que cada que vez las cla­ses tra­ba­ja­do­ras empie­zan a crear sus pro­pios órga­nos de poder, en esos momen­tos y antes de los gol­pes de Esta­do y/​o gue­rras e inva­sio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, antes de esto, el refor­mis­mo gira aún más al cen­tro o clau­di­ca debi­li­tan­do la hege­mo­nía popu­lar y abrien­do las puer­tas a la vic­to­ria derechista.

Syri­za no es el clá­si­co par­ti­do refor­mis­ta al esti­lo de la social­de­mo­cra­cia, del labo­ris­mo, del euro­co­mu­nis­mo, etc., y menos de la «ter­ce­ra vía», y menos toda­vía del social-libe­ra­lis­mo. La lar­ga lucha grie­ga y la exis­ten­cia de una izquier­da radi­cal han hecho que Syri­za a la fuer­za y por con­vic­ción haya absor­bi­do com­po­nen­tes revo­lu­cio­na­rios inser­tos en muchas luchas popu­la­res y obre­ras, pero tam­bién com­po­nen­tes de un refor­mis­mo duro e intran­si­gen­te en situa­cio­nes rela­ti­va­men­te «nor­ma­les» pero dado al pac­to cuan­do la reali­dad se encres­pa y radi­ca­li­za. Este com­po­nen­te refor­mis­ta duro ha dado muchas mues­tras de recu­le en impor­tan­tes luchas obre­ras y popu­la­res del pasa­do reciente.

Ha sido este sec­tor el que intro­du­jo en el gobierno a un repre­sen­tan­te del cen­tro-dere­cha defen­sor del ejér­ci­to ota­nis­ta y de la per­ma­nen­cia en la Unión Euro­pea. Syri­za podía haber opta­do por un repre­sen­tan­te de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria para ampliar su arrai­go en el pue­blo, pero pre­fi­rió acer­car­se a la dere­cha mili­ta­ris­ta. De este modo se creó un blo­que cen­tris­ta que, refor­za­do por eco­no­mis­tas y aca­dé­mi­cos euro­peís­tas, por la cas­ta inte­lec­tual pro­gre, con­tro­la­ba el grue­so de las deci­sio­nes del gobierno.

¿Se encres­pó la situación?

Se endu­re­ció per­cep­ti­ble­men­te inclu­so antes de que Syri­za lle­ga­ra al gobierno en enero de 2015, y des­de enton­ces las adver­ten­cias, chan­ta­jes, ame­na­zas y ata­ques cla­ros u ocul­tos no han hecho sino aumen­tar mes a mes y a veces sema­na a sema­na, sobre todo al con­vo­car­se en refe­rén­dum, al cono­cer­se su resul­ta­do y al rea­li­zar­se las reunio­nes pos­te­rio­res has­ta la ren­di­ción. Lo más escla­re­ce­dor de toda esta gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción prac­ti­ca­da en el cora­zón mis­mo de la Unión Euro­pea es que casi inme­dia­ta­men­te a su con­clu­sión, el ven­ce­dor, los tibu­ro­nes e hie­nas de la polí­ti­ca de la deu­da, han anun­cia­do con com­pa­si­va bene­vo­len­cia una supues­ta ayu­da de urgen­cia para tapar algu­nas de las más insu­fri­bles heri­das des­vian­do o abor­tan­do la posi­ble radi­ca­li­za­ción popu­lar masi­va: gol­pea pri­me­ro y lue­go aca­ri­cia, que alguno te lame­rá la mano.

No exa­ge­ra­mos al hablar de gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción apli­ca­da en las con­di­cio­nes grie­gas de 2014 – 2015 con obje­ti­vos pre­ci­sos y urgen­tes, por­que inclu­so se ha lle­ga­do a hablar de ese «rui­do de sables» que cau­sa páni­co en el refor­mis­mo. Aun­que el con­tex­to de Gre­cia es muy dife­ren­te al de Vene­zue­la, Para­guay, Hon­du­ras, etc., la doc­tri­na de gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción tie­ne unos pun­tos bási­cos que, en el ata­que a la Gre­cia tra­ba­ja­do­ra, bus­can antes que nada derro­tar su fuer­za polí­ti­ca y echar del gobierno a Syri­za, o si no fue­ra posi­ble amaes­trar­la y rom­per­la para que nun­ca más sea un peli­gro sino un mal menor fun­cio­nal al imperialismo.

El capi­tal movi­li­zó la peda­go­gía del mie­do al asfi­xiar la eco­no­mía popu­lar, al pro­vo­car el corra­li­to, al inten­tar blo­quear los bie­nes bási­cos, al for­zar la hui­da de capi­ta­les, al hablar de futu­ros des­ga­rra­do­res. Y la direc­ción de Syri­za fue retro­ce­dien­do, sin atre­ver­se a tomar medi­das radi­ca­les en defen­sa de su pue­blo, des­oyen­do las pro­pues­tas de la izquier­da inter­na y de la izquier­da exter­na. La vana y sui­ci­da ilu­sión de que, al final, la Unión Euro­pea se aven­dría a una «nego­cia­ción demo­crá­ti­ca» por­que la Unión Euro­pea es un «pro­yec­to demo­crá­ti­co» que hay que recu­pe­rar librán­do­lo de sus «ten­den­cias auto­ri­ta­rias», esta igno­ran­cia de la his­to­ria y de la esen­cia del capi­ta­lis­mo, tal acto de fe jus­ti­fi­ca­ba esas con­ti­nuas cesio­nes y sobre todo el no movi­li­zar masi­va­men­te a la Gre­cia tra­ba­ja­do­ra hacia un obje­ti­vo vital con su corres­pon­dien­te estra­te­gia y tác­ti­cas ade­cua­das: la inde­pen­den­cia socialista.

Pero la reali­dad es tozu­da y la direc­ción de Syri­za fue vien­do muy a pesar suyo que la Unión Euro­pea es la Unión Euro­pea, que don­de hay capi­tán no man­da mari­ne­ro. El tiem­po pasa­ba, se acor­ta­ban los pla­zos y la infle­xi­bi­li­dad impe­ria­lis­ta lami­na­ba toda espe­ran­za. ¿Sali­da? El refor­mis­mo sue­le des­co­no­cer los sen­ti­mien­tos inter­nos del pue­blo, igno­ra su radi­ca­li­dad por­que el refor­mis­mo, ade­más de ser teó­ri­ca­men­te igno­ran­te, se cree supe­rior al pue­blo, a la mili­tan­cia de base de su par­ti­do, y cree que la «masa» segui­rá sus órde­nes. Segu­ra de su supe­rio­ri­dad infa­li­ble, la direc­ción de Syri­za recu­rrió al refe­rén­dum popu­lar no sin fuer­tes dis­cu­sio­nes inter­nas por dos razo­nes: el amo euro­peo se enfa­da­ría aún más, y la izquier­da revo­lu­cio­na­ria inter­na y exter­na podría for­ta­le­cer­se. Pero se impu­so la mayo­ría de la direc­ción que espe­ra­ba ganar­lo solo con una lige­ra ven­ta­ja sobre el «Sí». De este modo gana­ría la legi­ti­mi­dad sufi­cien­te para pre­sio­nar a la Unión Euro­pea, y tam­bién den­tro y fue­ra del partido.

La cam­pa­ña ofi­cial a favor del «No» inten­tó dejar bien esta­ble­ci­do que el «No» no era un no a la Unión Euro­pea sino un no a la bru­tal aus­te­ri­dad que esta­ba empo­bre­cien­do al pue­blo grie­go; que en reali­dad era un «Sí a la Unión Euro­pea demo­crá­ti­ca» expre­sa­do median­te un «No» a su for­ma actual, anti­de­mo­crá­ti­ca. Se ha comen­ta­do mucho la for­ma con­fu­sa de la pre­gun­ta ofi­cial, con­fu­sión que refle­ja el des­con­cier­to de la direc­ción de Syri­za ante unos acon­te­ci­mien­tos velo­ces que le supe­ra­ban por todas par­tes. Como es típi­co en el refor­mis­mo, la direc­ción de Syri­za bus­có salir del labe­rin­to median­te un doble o tri­ple hilo de Ariad­na: man­dar men­sa­jes apa­ci­gua­do­res inter­nos a la Unión Euro­pea y de rebo­te a la bur­gue­sía grie­ga, con­tro­lar a la cre­ci­da izquier­da inter­na y exter­na del par­ti­do, e inten­tar com­pren­der de dón­de había sur­gi­do ese casi 62% de Noes que le des­qui­cia­ba todo el plan anterior.

Con­for­me se acer­ca­ba el final, una peque­ña par­te de Syri­za inten­tó crear a todo correr un pro­gra­ma alter­na­ti­vo que, sin rom­per con la Unión Euro­pea, sí logra­se obte­ner tiem­po para median­te la sua­vi­za­ción del dolor popu­lar con póci­mas y ungüen­tos super­fi­cia­les, redu­je­ra los cos­tos huma­nos del pago de una deu­da ile­gí­ti­ma e inmo­ral con­traí­da por la cla­se bur­gue­sa grie­ga y cuya devo­lu­ción enri­que­cía al capi­tal finan­cie­ro mien­tras empo­bre­cía a la Gre­cia tra­ba­ja­do­ra. Pero, de nue­vo, este últi­mo inten­to fra­ca­só por la nega­ti­va de la Unión Euro­pea y el recha­zo de la direc­ción de Syri­za, que ya había asu­mi­do men­tal­men­te la derrota.

Enzar­za­da en esas marru­lle­rías buro­crá­ti­cas al mar­gen de su pue­blo, la direc­ción se topó con el fin del tiem­po, con el jui­cio final no ante los dio­ses grie­gos, que tal vez hubie­ran sido bene­vo­len­tes, sino ante el extran­je­ro dios del euro. Cro­nos, el cruel e iras­ci­ble dios del tiem­po, se comía a sus hijos, pero el ama­ble, frio y cal­cu­la­dor euro, dios del capi­tal, explo­ta al tiem­po, a Cro­nos, y le obli­ga a tra­ba­jar para él has­ta la exte­nua­ción. Y la direc­ción de Syri­za se arro­di­lló en el altar euroalemán.

¿Qué pue­de suceder?

La mili­tan­cia de base de Syri­za es mayo­ri­ta­ria­men­te pro Unión Euro­pea como lo es todo el refor­mis­mo euro­peo. Con ten­sio­nes inter­nas ha ido acep­tan­do una a una todas las clau­di­ca­cio­nes de su direc­ción. Lo ha hecho por­que no las ha vis­to como una trai­ción, por­que para trai­cio­nar hay que haber ocul­ta­do tram­po­sa y pre­me­di­ta­da­men­te una opción con­tra­ria radi­cal­men­te a la opción públi­ca, aban­do­nán­do­la de repen­te e impo­nien­do la nue­va estra­te­gia de for­ma sor­pre­si­va por­que se había man­te­ni­do ocul­ta has­ta enton­ces. No ha sido así. Syri­za nun­ca se ha enfren­ta­do a la actual cuar­ta reor­de­na­ción del capi­ta­lis­mo en Euro­pa. Peor aún, cuan­do el ejér­ci­to grie­go ofi­cial­men­te a las órde­nes de Syri­za hace manio­bras con el ejér­ci­to israe­lí, por ejem­plo, mucha mili­tan­cia lo acep­ta o se calla por­que su con­cien­cia anti­im­pe­ria­lis­ta es débil.

Por esto, según aumen­ta­ban las difi­cul­ta­des y se veía venir la fuer­za masi­va del «No» y la posi­bi­li­dad de radi­ca­li­za­ción de las bases, algu­nos de la direc­ción empe­za­ron a pedir la depu­ra­ción del sec­tor de izquier­das. Refor­mis­mo e izquier­da se repe­len mutua­men­te, pero en con­tex­tos de cri­sis pro­fun­da, de peli­gro mayor, de inde­ci­sión del refor­mis­mo, etc., en esos con­tex­tos, refor­mis­mo e izquier­da pue­den coin­ci­dir tác­ti­ca­men­te den­tro de una mis­ma orga­ni­za­ción. Es muy fre­cuen­te que la izquier­da ceda más para man­te­ner esa uni­dad tác­ti­ca, lo que le resul­ta muy peli­gro­so por­que el sen­ti­do común bur­gués, la lógi­ca for­mal, el demo­cra­ti­cis­mo abs­trac­to, la debi­li­dad teó­ri­co-polí­ti­ca y el des­pre­cio de la ver­bo­rrea refor­mis­ta hacia el rigor metó­di­co en el pen­sa­mien­to orga­ni­za­ti­vo, todo esto, y más, ter­mi­nan debi­li­tan­do a la izquier­da: la direc­ción refor­mis­ta mue­ve la maqui­na­ria buro­crá­ti­ca y la doci­li­dad psi­co­po­lí­ti­ca de sus bases para depu­rar len­ta o rápi­da­men­te a la izquierda.

La Gre­cia tra­ba­ja­do­ra está vien­do cómo le anu­lan des­de den­tro su inde­pen­den­cia nacio­nal de cla­se cum­plien­do las órde­nes del capi­tal extran­je­ro que tie­ne en la Gre­cia bur­gue­sa su fiel e intere­sa­do peón. Para la Gre­cia tra­ba­ja­do­ra recu­pe­rar su inde­pen­den­cia nacio­nal es la úni­ca garan­tía de mejo­ra sus­tan­cial de sus con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, pero no pue­de lograr­lo si no se libra del cepo de la Unión Euro­pea, y si no redo­bla su lucha por una nación tra­ba­ja­do­ra inde­pen­dien­te e inser­ta en un movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta mun­dial. De lo con­tra­rio, el vacío des­ilu­sio­na­do y des­afec­to ori­gi­na­do por la clau­di­ca­ción de Syri­za pue­de abrir las puer­tas a la fie­ra fas­cis­ta con su mode­lo inhu­mano de nación con­tra revo­lu­cio­na­ria. De hecho, esta pug­na reco­rre con mayor o menor inten­si­dad la his­to­ria recien­te de los pue­blos des­de 1917.

La mayo­ría euro­peís­ta de Syri­za sigue cre­yen­do con­tra toda evi­den­cia racio­nal que pue­de demo­cra­ti­zar­se la Unión Euro­pea, que el euro pue­de ser un ins­tru­men­to de dere­cho si está con­tro­la­do por la «demo­cra­cia», si el Par­la­men­to es un «ver­da­de­ro par­la­men­to». Ima­gi­na que recu­pe­ra­rá una inde­pen­den­cia per­di­da si aca­ta los dic­tá­me­nes del TTiP y del TiSA. Las varias izquier­das grie­gas son débi­les toda­vía aun­que la con­tun­den­cia del «No» pue­da refor­zar­les y, sobre todo, ense­ñar­les la nece­si­dad del acer­ca­mien­to mutuo pre­pa­rán­do­se para una lar­ga y muy enco­na­da lucha de cla­ses que a la fuer­za será tam­bién de libe­ra­ción nacio­nal aun­que, for­mal­men­te, Gre­cia sea inde­pen­dien­te en apariencia.

Las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de los Esta­dos euro­peos for­mal­men­te inde­pen­dien­tes pero engu­lli­dos ya en la Unión Euro­pea, deben com­pren­der que la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les en la Unión Euro­pea, la for­tí­si­ma com­pe­ten­cia mun­dial, el poder incon­tes­ta­ble del capi­tal finan­cie­ro de altas tec­no­lo­gías, el agu­je­ro negro de la espe­cu­la­ción incon­tro­la­ble, y, sobre todo, como cau­sa bási­ca la ten­den­cia a la baja de la tasa media de bene­fi­cios, estas con­tra­dic­cio­nes bási­cas del capi­ta­lis­mo, han des­bor­da­do ya a los Esta­do-nación bur­gue­ses agu­di­zan­do al extre­mo la urgen­cia de avan­zar hacia los Esta­do-nación obre­ros anta­gó­ni­cos en todo con los anteriores.

Los pue­blos tra­ba­ja­do­res de Euro­pa no esta­mos solos, y los pue­blos nacio­nal­men­te opri­mi­dos, a los que se nos prohí­be crear nues­tro pro­pio Esta­do inde­pen­dien­te, sabe­mos que en Nues­tra Amé­ri­ca se inten­ta avan­zar por sen­de­ros de libe­ra­ción que nos brin­dan refle­xio­nes prác­ti­cas vita­les. Allí y aquí el enemi­go es el mis­mo, y aquí y allí lucha­mos por el mis­mo obje­ti­vo his­tó­ri­co. Hace pocos años una pan­car­ta col­ga­da en el Par­te­nón ate­nien­se decía: ¡Pue­blos de Euro­pa, Uníos!; aho­ra debe decir: ¡Pue­blos del mun­do, Uníos!

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 17 de julio de 2015

Nota: Tex­to escri­to para Resu­men Latinoamericano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *